Laura Helena Castillo, autor en Runrun

Laura Helena Castillo

Stalin González:
El ex primer vicepresidente de la Asamblea Nacional cree que las dificultades para entrar al Palacio Federal Legislativo obligan a una reinvención opositora

Dress code: semiformal con zapatos de goma. Así vestía la mayoría de los diputados que se reunió la mañana del martes 7E en el CEN de AD antes de partir en caravana al Palacio Federal Legislativo. Stalin González, diputado de Un Nuevo Tiempo que fue primer vicepresidente de la Asamblea Nacional hasta el domingo pasado, usaba la chaqueta clásica de político-sport y zapatos negros con suela antimotín. El grupo estaba preparado para correr.

A la oficina donde estaba Juan Guaidó y los miembros de su nueva junta directiva se podía llegar sin alcabala. Allí, Roberto Campos -animador frecuente de las concentraciones opositoras- recogía las firmas de la asistencia. A las 8:55 am subió a las oficinas una mujer con un pan Bimbo Artesano, jamón, queso amarillo y mandarinas. Stalin González llevaba rato en la planta baja, sin muchas ganas de atender a los periodistas, pero atendiéndolos. 

“Nicolás Maduro creía que le iba a salir bien la jugada. ¿Qué es lo que yo creo que pasó? Que los estafadores dijeron que tenían los votos para elegir la junta directiva y no era verdad. Ahí no hay grabación de la votación porque no hubo votación. Ellos se montaron en la tribuna, le quité el micrófono al señor que montaron ahí, tomaron una foto y ya. El reglamento es claro: quien instala la sesión es el presidente saliente o los vicepresidentes”. 

González se refería al intento liderado por el diputado Luis Parra, en alianza con el Psuv, de ocupar la junta directiva de la Asamblea Nacional. A pesar de que la mayoría de los países democráticos de occidente han repudiado el control violento del Palacio por parte de Maduro y la Guardia Nacional Bolivariana para evitar la reelección de Juan Guaidó, un nuevo pulso por el control del Hemiciclo donde sesiona la AN acaba de empezar.

“Evidentemente se abre una nueva etapa en la política en caso de que el acceso al Palacio Federal Legislativo sea cada vez más complicado. Eso significa que debemos tener una respuesta distinta a lo que está pasando y construir una oportunidad para reinventarnos. Entiendo que dentro de la oposición tenemos diferencias y distintas visiones políticas de cómo salir de esto, pero hay unos que creen que las cosas van a cambiar atacándonos por Twitter mientras nosotros estamos aquí trabajando todos los días”, dijo González. 

 

 

 

 

 

 

La foto de la reja, anuncios y acciones de calle: la segunda oportunidad de Juan Guaidó

Una foto intentando brincar una reja le alcanzó. No tuvo ni que brincarla de verdad. Los últimos meses de 2019 la presidencia interina de Juan Guaidó acusó el desgaste de no haber logrado sus objetivos de cambio de gobierno y los errores en el manejo político de la unidad opositora, en ocasiones carente de ideas que conectaran con los ciudadanos y la emergencia de su cotidianidad.

Guaidó transitaba un momento chato, modulaba sin aparente entusiasmo un mensaje afónico y uniformado, mientras Nicolás Maduro y su entorno jugaban al juego mudo de su desgaste. Pero abandonaron la estrategia de ignorarlo y volvieron a prestarle atención para evitar su reelección el 5 de enero como presidente de la Asamblea Nacional y presidente interino. Y entonces vinieron las fotos y los videos.

Las imágenes de Guaidó tratando de entrar al Palacio Federal Legislativo mientras varios militares se lo impedían y le rompían el traje azul –que fueron difundidas en serie por medios internacionales y líderes extranjeros- parecen haber activado el poder –usualmente efímero- de lo simbólico para otorgarle el bien más ansiado de cualquier político: una segunda oportunidad.

“No estoy pidiendo una segunda oportunidad para Juan Guaidó. Estoy pidiendo una segunda oportunidad para Venezuela”, dijo el martes 7 de enero desde El Hatillo, dos días después de la imagen de la reja, ya investido como presidente del Parlamento y como presidente interino de Venezuela gracias a los votos de 100 diputados. Además, había sumado a su reciente racha de materiales virales los videos logrando entrar -ahora sí, abriendo puertas- al Palacio Federal Legislativo gracias a la tracción de unos diputados que los militares no pudieron contener.

Pero el símbolo y el momentáneo entusiasmo serán puestos a prueba: Guaidó anunció actividades de calle jueves, viernes (asambleas y cabildos estos dos días) y sábado (movilización) y llamó a los caraqueños para acompañarlo en la Asamblea Nacional el próximo martes 14 de enero.

Sacando provecho del timing, anunció que nombrará representantes diplomáticos en Bolivia, Uruguay y El Salvador, países que a inicios del año pasado estaban gobernados por políticos cercanos a Nicolás Maduro. También que se creará una junta directiva adhoc para Conatel. “Telesur dejará de ser un instrumento de propaganda del régimen”, aseguró.

Con los militares también se animó. Guaidó le pidió una reunión a Vladimir Padrino López, ministro de Defensa, para que explique la militarización del Palacio Federal Legislativo. Volvió a insistir en la posibilidad de conformar un Consejo de Estado para la transición.

Al parecer, Guaidó sabe que este momento puede ser corto: “Hoy tomamos el control del Parlamento, mañana la FAES pueden decidir poner un tanque ahí, así que seguiremos empujando. Queremos invitar a todos los venezolanos a empujar en una sola dirección”.

Por segunda vez, la Guardia Nacional Bolivariana acordonó el Palacio Federal Legislativo para impedir el ingreso de Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional. Acompañado por los 100 diputados que votaron su reelección el 5E, logró pasar los piquetes y, empujando juntos, abrieron las puertas que sin mucha resistencia custodiaban unos militares que optaron por correr. Un video de The New York Times registró el momento
Adentro del Palacio, el grupo de opositores disidentes que se alió con el Psuv para intentar evitar la reelección de Guaidó -a través de un proceso del que aún no se conocen el quórum ni los votos-, se sorprendió al ver entrar a los parlamentarios y también salió con rapidez del lugar 

9:49 am. Una caravana de autobuses Encava blancos, encabezados por la camioneta de Juan Guaidó, salen de la sede del CEN de Acción Democrática, en La Florida. Adentro iban los diputados que votaron por la reelección de Guaidó al frente del parlamento. Una comitiva exploratoria -en la que iba la diputada Manuela Bolívar- partió antes y la diputada Larissa González prefirió irse en moto.

En el camino, motorizados de cuerpos de seguridad del Estado los seguían. A pesar de un pequeño piquete de la Policía Nacional Bolivariana en la avenida Universidad, los vehículos lograron acercarse al Palacio Federal Legislativo. 

 

A Guaidó lo reciben sus seguidores y la GNB. Alrededor del Palacio, estudiantes, sociedad civil y vecinos de la zona reciben y aúpan a Guaidó. También la GNB, que se ha convertido en anfitriona habitual de los parlamentarios, les bloquean el paso. De acuerdo con la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela la Asamblea Nacional es un poder autónomo y el ingreso de los diputados, representantes de los ciudadanos, no puede ser condicionado por las fuerzas del orden público. 

 

 

La campana del orden sonó. Después de empujar, arengar y cantar el Himno Nacional, los diputados y la nueva junta directiva ocupan sus curules. Desde la tribuna presidencial, Guaidó tocó, con insistencia, la campana que llama al orden en la sesión. 

 

 

Brito no lo vio venir. El diputado José Brito, quien el 5E propuso a su compañero de Luis Parra como presidente de la AN en alianza con el Psuv y en sustitución a Guaidó, observa con sorpresa la entrada del grupo de Guaidó al Hemiciclo. Menos de dos horas después ya corría por Whatsapp un sticker de su cara. 

 

 

Parra sí lo vio venir y aceleró el paso. Entró Guaidó con los 100 y salió Parra con los ¿7? No coincidieron en el Hemiciclo la junta directiva recién electa y la no-electa. “Por ahí salieron unos corriendo. Es la demostración de que son minoría y de que la gente los repudia”, dijo Daniel Antequera, diputado suplente de la Causa R-Lara.

 

Esta votación sí fue fotografiada. La instalación de la sesión de este martes 7 de enero sí fue fotografiada (cortesía de prensa de la AN) y transmitida. En la que Luis Parra asegura haber sido electo, el domingo 5E, no. De ese acto aún no hay pruebas. 

También Juan Guaidó fue ratificado como presidente interino de Venezuela durante un año más. 

“Pondremos el pecho”. Sin luz, pero con silla, Guaidó aseguró que los diputados seguirán poniendo el pecho por Venezuela. El flux, se vio, ya lo puso el 5E. 

 

El 5E empezó como
Dos veces en dos días funcionarios de seguridad del gobierno de Nicolás Maduro han acudido al hotel Paseo Las Mercedes donde se hospedan diputados opositores

La madrugada del domingo 5 de enero los pasillos del hotel Paseo Las Mercedes, en Caracas, recibieron a funcionarios del SEBIN quienes, a modo de la película de Stanley Kubrick, “El Resplandor”, se le aparecieron en las habitaciones a los diputados de oposición que allí se hospedaban. Uno de los motivos que explicaron a los parlamentarios fue la supuesta aparición de un maletín sospechoso.

Desde temprano, Nicolás Maduro demostró que estaba dispuesto a entorpecer la reelección de Juan Guaidó con varias estrategias. Una de ellas fue trasnochar a los parlamentarios.

Funcionarios del gobierno de Nicolás Maduro la madrugada del 5 de enero en los pasillos del Hotel Paseo Las Mercedes

 

La noche del 6 de enero terminó con escenas similares: cuerpos de seguridad del Estado regresaron al hotel Paseo Las Mercedes, esta vez aduciendo un procedimiento del SENIAT, órgano tributario del gobierno. La diputada Delsa Solórzano lo denunció en Twitter: “#URGENTE continúa el acoso. Están en FAES y otros cuerpos de seguridad tomando de nuevo el hotel Paseo Las Mercedes donde estamos los diputados”.

 

En Paseo Las Mercedes se encontraba la recién electa junta directiva de la Asamblea Nacional, conformada por Juan Guaidó -presidente-, Juan Pablo Guanipa -primer vicepresidente- y Carlos Berrizbeitia -segundo vicepresidente-, y un grupo de más de 90 diputados, preparándose para la sesión de mañana martes.

“Estamos arriesgando nuestras vidas, pero todo lo hacemos por Venezuela”, dijo la diputada zuliana Nora Bracho en las puertas del hotel. Los funcionarios del SENIAT, policías de las FAES y otros cuerpos de seguridad no subieron a las habitaciones, como sí hicieron el domingo en la madrugada. “Estábamos reunidos cuando nos informaron que habían llegado. Este es el verdadero talante del régimen”, dijo Bracho. El Comisionado Presidencial para los Derechos Humanos y Atención a las Víctimas, Humberto Prados, emitió un informe a la oficina de Michelle Bachelet, alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, en el que consta el hostigamiento del que son víctima los diputados que se hospedan en Paseo Las Mercedes.

Hay lugares hechos para el acoso. Los pasillos de los hoteles están en esta categoría. Con las horas y la incertidumbre, la locación de Paseo Las Mercedes fue adquiriendo el aire del Hotel Overlook de “El Resplandor”, donde los pasillos también están alfombrados con figuras geométricas color naranja que disimulan las manchas y las pisadas de triciclos y botas policiales.

Mañana martes 7 de enero tanto Juan Guaidó como Luis Parra -diputado disidente de la oposición que, aliado con el Psuv, se considera presidente de la AN aunque todavía no ha logrado mostrar los votos que lo avalan- han convocado para la sesión ordinaria de la AN. Después de lo que probablemente será una noche larga para los diputados opositores, mañana la película continuará. 

 

 

La hora de los suplentes y los 100 votos de Juan Guaidó
Diputados suplentes de los que están en el exilio y de los que se deslindaron de Guaidó para unirse a Parra sumaron los votos necesarios para la reelección del diputado de VP
“Desafortunadamente, algunas personas se vendieron al Psuv, pero no sus suplentes”, dice la diputada Tamara Adrián, suplente de Tomás Guanipa

Aurelio Quiñones, Leonardo Regnault, Joaquín Aguilar o Zandra Flores. Sus nombres son poco reseñados en los medios de comunicación, pero sus votos de ayer como suplentes -en el mismo orden- de los diputados disidentes de la oposición José Brito, José Gregorio Noriega, Conrado Pérez y Adolfo Superlano fueron clave para lograr los 100 apoyos que sumó Juan Guaidó para reelegirse como presidente de la Asamblea Nacional. 

De los 100 votos obtenidos por Guaidó, 34 correspondieron a diputados suplentes, indispensables para lograr los 84 requeridos en su reelección como presidente. Después de la persecución judicial, las desapariciones e inhabilitaciones de parlamentarios opositores -agravadas durante 2019- y de la reciente disidencia de 17 legisladores, el 5E fue la hora de los suplentes. 

“En un escenario en el que la persecución a los diputados principales es evidente, la incorporación de los suplentes ha sido fundamental para mantener viva la Asamblea Nacional, no solo en la garantía de quórum, sino también en el funcionamiento de las subcomisiones, así como en la articulación política e institucional”, dice Manuela Bolívar (Voluntad Popular), suplente de Julio Borges (Primero Justicia), a quien le fue allanada la inmunidad parlamentaria y se encuentra en el exilio.

Esas 34 suplencias tienen orígenes diversos: diputados principales en el exilio, diputados principales presos/desaparecidos, diputados principales disidentes y relacionados con casos de corrupción del programa de alimentos Clap -grupo que encabeza Luis Parra, quien también se considera nuevo presidente de la AN. Este último grupo se alió con el Psuv para conformar una directiva que, aún, no se sabe si contó con los votos suficientes para instalarse, pero si se sabe que se definió sin cumplir el reglamento interno de la AN. La diputada zuliana Nora Bracho (Un Nuevo Tiempo) los acusó de haber recibido sobornos entre un 1.000.000 y 1.500.000 dólares por parte del chavismo.

“Los que votamos el 5E somos los mismos que vamos todas las semanas a las sesiones. Desde 2017 hay 36 o más principales afuera. Desafortunadamente, algunas personas se vendieron al Psuv, pero no sus suplentes. Se cavaron su tumba”, dice Tamara Adrián (Voluntad Popular), diputada suplente de Tomás Guanipa (Primero Justicia).

Algunos parlamentarios hicieron dibujo libre a favor de Guaidó. Es el caso de Oneiber Peraza, suplente de María Teresa Pérez, ambos de Avanzada Progresista -partido de Falcón-, que obligó a Luis Augusto Romero, secretario general nacional de AP, a desmentir la expulsión de Peraza del partido por dar su voto a Guaidó, después de que así lo publicara un medio regional.

El cierre de filas alrededor de la oposición, después de que la Guardia Nacional Bolivariana impidiera el ingreso de Guaidó al Palacio Federal y de los actos liderados por Parra y el Psuv, implicó que, así como sucedió con Peraza, otros diputados de organizaciones claramente críticas al desempeño del presidente de la AN decidieran apoyarlo a última hora. A las 5:45 de la tarde del 5E, el diputado Omar González de la fracción 16J -apoyada por María Corina Machado de Vente Venezuela- informó que habían decidido cambiar su determinación inicial de abstenerse, en rechazo a lo que consideraron un “golpe de Estado parlamentario” por parte de Nicolás Maduro.

A pesar de su apoyo a Guaidó, la fracción 16J advirtió que persistían las razones por las cuales, inicialmente, decidieron abstenerse. “Hemos planteado la necesidad de construir una fuerza poderosa, mediante una coalición nacional e internacional, encabezada por el Presidente Encargado, pero sus gestiones se han desviado hacia diálogos inútiles o posiciones ambiguas sobre unas elecciones que sólo son admisibles después del cese de la usurpación. En el curso de 2019, pese a nuestras reiteradas propuestas al Presidente Encargado para coordinar estrategias y entendernos en puntos mínimos, solo recibimos negativas, excusas o simulaciones”, dice un comunicado hecho público por la fracción la tarde del hoy lunes 6 de enero.

Con suplentes, nuevas adhesiones y algunas sorpresas, Guaidó sumó 100. 

Parra arrastra las sillas del despacho e invita a la sesión en la AN
Juan Guaidó, presidente reelecto de la AN y presidente interino, también convocó para la sesión de mañana
El  Movimiento estudiantil anunció que acompañará a Guaidó para entrar el Palacio Federal

El diputado Luis Parra no levanta las sillas del despacho presidencial del Palacio Federal Legislativo: las arrastra. En un video publicado en su cuenta de Twitter se le ve caminar por los jardines del palacio y entrar a la oficina rodeado por José Brito, Goyo Noriega, Franklyn Duarte, Negal Morales y un militar. Al cruzar la puerta, Brito se seca con la mano el sudor de la frente, se dirige -rodeado de teléfonos que lo graban- hacia el escritorio y rueda una silla que chirría. Es su debut en el cargo que ayer, 5E, decidió ostentar.  

“Hoy estamos tomando posesión del Despacho Presidencial de la Asamblea Nacional, en cumplimiento a la decisión de la mayoría expresada el día de ayer en la Sesión de Instalación”, publicó Parra en Twitter, como leyenda del video. 

 

El grupo de diputados (menos Morales, que no lo es), también conocido como los Dipu-Clap (por su supuesta vinculación con casos de corrupción del programa de alimentos Clap), sería la nueva junta directiva de la Asamblea Nacional (pactada con el Psuv) elegida sin la conformación legal de la AN, violando el Reglamento Interior y de Debates de la Asamblea Nacional que estipula que las sesiones de la Asamblea Nacional -también la sesiones para la instalación del período anual- solo se pueden instalar bajo la conducción de su Presidente. Su presidente, Juan Guaidó, se encontraba intentando brincar una reja para entrar al palacio mientras Parra y su equipo aseguraban juramentarse. 

El chavismo y el grupo de Parra han asegurado que la nueva directiva fue electa con los 84 votos necesarios para ganar la presidencia del órgano legislativo pero, en un primer cálculo (ya que, por ahora, no hay forma de verificar el voto nominal que no fue transmitido por televisión) los números no les dan: el chavismo cuenta con 55 diputados (sin restar a los que detentan otros cargos y han sido desincorporados) y los “desertores” de la oposición son 17: la suma da 72 y no 84. 

A pesar de esto, y de que horas más tarde Guaidó se juramentó en la sede del diario El Nacional con 100 votos de los 112 parlamentarios con los que cuenta la oposición, Parra citó al poeta Andrés Eloy Blanco: “Hoy presto los versos de Andrés Eloy para decir junto con él: ‘Viviendo estás, los tiempos más sucios de nuestra historia, pero si sobrevives será tu tiempo, el tiempo de la verdad triunfante y de la justicia erguida, donde la libertad alcance la voz del sueño'”. 

En una rueda de prensa Parra ha declarado que mañana martes habrá sesión ordinaria en la Asamblea Nacional. Después de juramentarse, Guaidó invitó a la misma sesión y dijo que Parra ni siquiera tendrán quórum para sesionar. El equipo de prensa de la Asamblea Nacional de Guaidó envió la convocatoria para ese mismo día, con un punto único: “Rechazo de la toma y asalto militar al Palacio Federal Legislativo, impidiendo el acceso a diputados en violación a la Constitución Nacional”. El Movimiento estudiantil venezolano anunció que acompañará a los diputados de oposición a la AN. 

Mañana, la reja del Palacio Federal Legislativo volverá a ser noticia.  

¿Qué pasó el 5E o por qué José Tadeo Monagas es un “niño de pecho” al lado de Maduro?

Juan Manuel Raffalli, abogado constitucionalista, y Juan Miguel Matheus, diputado y abogado, explican por qué el acto de hoy, 5 de enero de 2020, –sin quórum, sin votación y sin presidente- en la Asamblea Nacional fue un golpe de Estado parlamentario:

“El artículo 194 de la Constitución Bolivariana de la República de Venezuela establece que la Asamblea Nacional tiene autonomía política o de gobierno. Es decir, tiene la capacidad y la competencia constitucional de designar su junta directiva, que es el órgano encargado del gobierno interno del parlamento venezolano”, dice Matheus, diputado de Primero Justicia y uno de los artífices del soporte legal de la presidencia interina de Juan Guaidó.

 

 

¿Qué?

“Se considera un golpe de Estado al parlamento porque hubo actos de fuerza que, hasta ahora, han impedido a los diputados de oposición válidamente electos, sesionar y designar a la Junta Directiva. Se vulneró por la fuerza la Constitución en sus normas sobre funcionamiento de la Asamblea Nacional como poder público democráticamente electo y representante del pueblo”, dice Raffalli.

“En este momento lo que ha ocurrido es una violación de la autonomía parlamentaria porque hubo un arrebato, una injerencia salvaje, por parte del régimen de Nicolás Maduro sobre el parlamento nacional”, dice Matheus.

¿Cómo?

“Al impedir la entrada de Guaidó al parlamento hubo una violación de la autonomía política de la Asamblea Nacional, es decir, de la capacidad que tiene el parlamento de darse sus propios órganos de gobierno”, precisa Matheus.

¿Por qué?

“En su lógica destructiva, Maduro entiende que para sacar de raíz lo que para él es el problema de la presidencia encargada de Guaidó, tiene que eliminar el fundamento constitucional de la presidencia encargada que es, precisamente, la Asamblea Nacional. Pero, como quedó en evidencia el día de hoy, hubo violencia institucional en un grado burdo y lacerante, con la que se pretende erradicar el parlamento”, asegura Matheus.

¿Quién?

“Maduro es el autócrata que más ha atentado contra del parlamento venezolano. José Tadeo Monagas, que fusiló al congreso en 1848, es un niño de pecho frente a Maduro, quien ya tiene en su prontuario la mayor lista de afrentas en contra del parlamento”, asegura el diputado.

 

#EstoNoEsNormal | La cola, el efectivo y el café

-Porfa, LA QUE VEA GASOLINA AVISA.

Este es el primer mensaje, antes de las 8 de la mañana, en el grupo de una familia que vive en una ciudad del centro de Venezuela. Siguen los demás: 

-Tengo 1 hora y media en la cola de la bomba de XXXX y apenas llevo 50 metros avanzados.

-Buenos días, por favor, ¿alguna ha visto bomba de gasolina abierta???

-No he salido

-Ahora me asomo a ver si la bomba cerca de mi casa abre. Las bombas no abren tan temprano; anoche se fue la luz aquí y se cerró la bomba y no abrió más.

Al día siguiente:

-Buenos días. Estoy en XXXXX haciendo la cola con poquiticos carros pero aquí la gandola llega tarde :(((( El encargado dijo que hoy sí venía, vamos a ver. 

-Aquí el enlace del grupo para amigos familiares que quieran saber dónde hay gasolina: https://chat.whatsapp.com/B6n3eJogCfAI34gCSB2uqzuytrt

-La de XXXX llega a la avenida Bolívar. Jamás había visto esa cola tan larga. 

-Nada que llega la gandola y ahora el encargado dice que esta bomba tiene dos tanque contaminados. Qué estrés, y yo teniendo que ir a trabajar al hospital. Auxilio. 
 
-Cuando vengan a la bomba de mi casa pegan el grito que les llevo efectivo. Si no tengo, les hago café

Al otro día, a media mañana:

-Se me acaba de colear un carro adelante de mí. ¡¡Qué rabia!!!!!

-Chama a mí también me pasó y ¡¡qué rabia!! El de adelante lo dejó pasar.

-Qué rabia eso. En vez de avisar que están guardando puesto.

Al final de la tarde:

-Me vine pa’ mi casa, mañana lo intento.

Así tienen más de una semana: haciendo inventario matutino de bombas abiertas, ayudándose con el efectivo, ofreciendo café, dándose la cola, comiendo helado de batibati en el carro y bajo el sol; dejando de ir al trabajo para pasar horas en una fila en cualquier calle, dejando de ir a lugares para no gastar combustible, calculando cuánto alcanza un cuarto de tanque. La vida medida. La vida sin vivirla. La vida que otros han diseñado.

Lo mismo ocurre en varias ciudades de la zona central del país. En Caracas, la capital-burbuja, apenas hay congestionamiento en algunas estaciones de servicio. 

Mañana me despertaré con los mismos mensajes. Normal.