Universidad archivos - Runrun

Universidad

“A la libertad por la Universidad”, por Antonio José Monagas

LA AUTONOMÍA UNIVERSITARIA, ha inspirado no sólo momentos de lucha académica, política y social. Ha sido el blasón que ha exaltado actitudes, tanto como ha prescritos episodios y guiado decisiones volcadas en palabras escritas o pronunciadas.

América Latina, ha sido escenario de importantes acontecimientos en defensa del espíritu de libertad que aviva la conciencia de quienes fundamentan la gestión universitaria en la comprensión y ejercicio de la autonomía universitaria.

Por ejemplo, Córdova, en 1918, lideró la reivindicación de la autonomía universitaria como la razón (política y social) de ser de la academia universitaria. Fue el espacio donde se conjugó la disposición necesaria para que de su esencia, se radiara y comprendiera todo lo que diera forma, sentido y dirección al lema que en América Latina cobijó la lucha por la autonomía universitaria. Así se vivió, entrada la década de los sesenta del siglo XX. Fue como bajo el expresión “a la libertad por la Universidad”, distintas comunidades académicas se volcaron a la calle para exhortar todo lo que cabía bajo tan connotada frase.

Así continuó animándose el quehacer universitario. De ese modo, se proyectaba lo que significaban los derechos académicos que infunden movilidad propia al libre desempeño sobre el cual se apoya la docencia, la investigación, la extensión y la gerencia universitaria. Los hechos que para entonces se dieron, enaltecieron el concepto de universalidad del pensamiento. Particularmente, en quienes sentían la vibración de la funcionalidad universitaria, Aquellos eventos prendían esperanzas de cambio. Así se abrían ventanas al futuro y puertas al estudio.

Es conveniente que se conozca el problema que, históricamente, ha significado la labor de una universidad en un contexto de libertades políticas, sociales y académicas. El hecho que ha representado ir tras la verdad, tanto como destacar los valores fundamentales del hombre desde el compromiso que su naturaleza académica determina, le ha ganado el desdeño de gobiernos que pretenden controlar al ciudadano. O que busca someterlo a través de forzados aprendizajes que colisionan con las libertades que respira la Universidad toda vez que enseña a pensar con criterio autonómico y crítico. Distinto de lo que significa enclaustrar el pensamiento en un ámbito de cerrada condición cultural, política y económica. O que es lo mismo, entubar el pensamiento por una brecha atascada de ignorancia.

La autonomía universitaria es un símbolo tan especial que, en su necesidad de fundamentar el conocimiento asido a la libertad de pensamiento, motiva un derecho político cuya soberanía sólo puede comprenderse y ejercerse mediante formas de articulación que vinculen necesidades e ideales con propuestas y realidades. Pero eso no es ni fácil de entender, ni tampoco sencillo de aplicar. Un marasmo de complicaciones inducidas por rivalidades, egoísmos y envidias, suelen trabar y tramar cualquier vía o canal que posibilite el acceso del hombre libre, cultivado bajo el amparo que puede permitir el sentido autonómico de del conocimiento, a posicionar sus valores en alguna situación donde su juicio tenga el debido arraigo y provecho colectivo.

De ahí que apostar a la autonomía universitaria, es impulsar el libre desarrollo de la individualidad, el legítimo derecho a inventarse formas que den sentido a las expresiones del ser humano, la participación sin temor a importunar el espacio de la palabra. Asimismo, darle vuelo al ejercicio de la política como acertada razón de vida fortalecida y productiva.

La autonomía universitaria es un proceso continuo que, al concienciar al universitario en su papel de actor político tras la defensa del honor, la dignidad y la majestad de la educación libertaria, adquiere la fortaleza necesaria para consolidar la identidad institucional. Eso, sólo puede alcanzarlo el universitario consciente al demostrar -ante el entorno político, económico, cultural, científico, humanístico y social que cobija su vida- su disposición de apoyar la construcción de una sociedad más igualitaria, libre, solidaria, democrática y de propia determinación.

Por eso, el autoritarismo en subversiva complicidad con el totalitarismo que encubre la ofuscación y estupidez de gobernantes de indolente actitud, siempre reta la intelectualidad académica universitaria a enfrentar a la sórdida condición de las bayonetas. Aún así, y a pesar de la desigualdad de tan absurda confrontación, siempre se elevará por encima de cualquier circunstancia, crisis o desafío, el histórico grito que alcanzó a tramontarse sobre los cuatro vientos y enarbolarse sobre los cuatro puntos cardinales: “a la libertad por la Universidad”.

En defensa de la UCV, por Laureano Márquez

COMO EGRESADO DE LA Universidad Central de Venezuela, no puede uno permanecer impávido e indiferente ante este nuevo atropello a nuestra alma mater

La democracia es el mejor sistema de gobierno que se ha podido dar el ser humano a lo largo de la historia, es el que iguala a los ciudadanos, confiriendo a cada uno el mismo derecho a opinar sobre los asuntos que a todos nos conciernen en un complejo equilibrio entre justicia y equidad. Así como es el mejor sistema de gobierno, es también el más débil, si no hay tras él una visión ética de la política y un proceso de preparación creciente y sistemático de la población para la exigente tarea del ejercicio de la ciudadanía. 

La mayor debilidad que la democracia presenta es que democráticamente se puede optar por la extinción de la democracia al escoger una opción cuyos postulados sean la negación de la misma. Sucedió en la Italia fascista, en la Alemania nazi, también en la Venezuela chavista. Los caudillos no democráticos, lo primero que hacen al llegar al poder es desnaturalizar la democracia, convenciendo a la población -y a ellos mismos- de que la  aclamación popular sustituye a la democracia, de que al encarnar ellos la auténtica voluntad del pueblo, las votaciones son intrascendentes, por ello, cuando se hacen -si se hacen- deben blindarse los sistemas electorales para que no permitan que triunfe una opción diferente.

La existencia de la democracia no significa que todo deba ser sometido al voto popular. Por ejemplo, se cuestiona mucho en los últimos tiempos que se convocara, en el Reino Unido, a un referéndum para decidir la salida de la Unión Europea. Someter un tema de tal trascendencia a las pasiones del momento no fue una buena idea. Terminó ganando una opción que dividió al país y complicó las cosas para todos, incluido el propio Reino Unido. El liderazgo democrático debe implicar también un ejercicio de formación ciudadana. La enemiga principal  de la democracia es la demagogia. 

Hay temas e instituciones que requieren de una ponderación que también es democrática.  ¿Se imaginan los lectores -por ejemplo- qué consecuencias tendría para la justicia que los jueces fuesen electos con campañas electorales? Aunque los jueces sean electos, se busca para ellos un sistema de elección que pondere su capacidad académica, jurídica y profesional para el cargo. Se busca -en teoría- que lleguen los más capaces y justos y no los más populares. Ideal sería una democracia en la que el pueblo eligiese también a sus mejores jueces, pero en la realidad no es usualmente así.

Algo similar sucede con las instituciones académicas. Su democracia es de una naturaleza diferente porque se intenta que en la elección de sus autoridades, la preparación, la capacidad, la trayectoria académica tenga un peso específico en función de la propia esencia de la institución. Por eso, en las elecciones universitarias se da mayor peso en la votación al académico e investigador de larga trayectoria que al estudiante recién inscrito. Tiene lógica, se supone en teoría, que el primero debería tener un mayor conocimiento de los requerimientos y necesidades de la universidad. Dicho en otras palabras: en ciertas instituciones es más democrático (para su existencia y supervivencia) que haya algo menos de democracia, aunque suene contradictorio.

Los togados que se hacen pasar por Tribunal Supremo de Justicia, consideran que en las elecciones de la Universidad Central de Venezuela debe haber voto igualitario. Es su último desesperado intento  de destruirlo todo, se pretende también acabar con nuestra universidad. Las instituciones académicas de Venezuela, con la UCV a la cabeza no se han doblegado ante el régimen, han sido por el contrario centros de resistencia, casualmente en defensa del sistema democrático.

Es comprensible que la universidad represente el principal enemigo para un régimen que en su esencia y existencia es contrario a la razón.

 

@laureanomar

 

Autonomía universitaria, represión gubernamental y libertad, por Luis Fuenmayor Toro

LA UNIVERSIDAD NACE AUTÓNOMA. El universitas magistrorum et scolarium, como gremio o colectivo de la edad media nacido en Bolonia, debió enfrentar el poder de los reyes y de la Iglesia, para llevar adelante sus actividades sin las limitaciones que estos quisieron imponerles desde un principio. Tratar de conocer en aquella época era un pecado, muchas veces mortal, pues cuestionaba o negaba el contenido de las santas escrituras. El conocimiento también hacía comprender las relaciones del poder ejercido sobre las sociedades en las nacientes ciudades y sus consecuencias, generando sentimientos de libertad y de justicia, a la vez que socavaba la hegemonía política existente de carácter feudal, al facilitar el desarrollo económico e influencia de la clase revolucionaria de aquel tiempo: la burguesía, en su enfrentamiento de la monarquía y el sistema feudal.

Desde entonces, y pasando por diferentes momentos muy importantes en distintas partes del mundo, la Reforma de Córdova entre ellos, la contraposición universidad/gobierno ha estado siempre presente a lo largo de la historia. Venezuela no ha sido una excepción: Gómez, Pérez Jiménez, Betancourt, Leoni, Caldera, Lusinchi, Chávez, hostigaron en sus momentos a la universidad, la agredieron con las fuerzas de seguridad pública o con bandas de delincuentes, impidieron sus manifestaciones de protesta, detuvieron y asesinaron estudiantes, la sometieron a importantes limitaciones presupuestarias, la calificaron como un Estado dentro del Estado, la allanaron, las cerraron por períodos diversos y efectuaron modificaciones legales y reglamentarias para controlarlas.

En el caso de la UCV, siempre la más afectada por la represión gubernamental, Gómez la cerró durante 10 años, Pérez Jiménez lo hizo por 2 años, Leoni durante 2 meses y Caldera, en su primer período, por casi dos años. Más adelante, el hostigamiento continuó en las formas descritas y no se detuvo con la llegada de Chávez al poder, independientemente que hasta 2004 la actuación del gobierno era muy contradictoria en su relación con las universidades. Maduro no ha sido la excepción, todo lo contrario; su intervención de las universidades, el daño y grave deterioro que les ha producido, aunque escondido detrás de un discurso falso y muy cínico, han sido más que evidentes y están a la vista de quien no esté ciego por el dinero que recibe, por estar ideologizado o por la estupidez supina.

La universidad frente al Estado, en general, es la lucha de la luz contra la obscuridad, del conocimiento frente a la ignorancia, del poder de quien discute y argumenta contra el poder de quien se impone por la fuerza, de quien enseña frente a quien embrutece, del comportamiento ético contra la inmoralidad y la corrupción, del trabajo tesonero contra el facilismo depredador, de la posibilidad del desarrollo frente al mantenimiento de la dependencia, de la justicia frente al desafuero, del bienestar nacional contra la desventura. Es el caso de la razón frente a la fuerza. Por ello, las contradicciones, el enfrentamiento y las luchas nunca dejarán de estar presentes, a menos que los intereses del Estado cambien en función de los intereses nacionales y del más amplio bienestar de la población.

Estos últimos 20 años no nos han conducido a un cambio radical en la relación del gobierno con las universidades, sin desconocer que éstas no han actuado de la mejor manera posible ni en el pasado ni en el presente. La represión y agresiones de hoy son más siniestras y alevosas que las del siglo anterior y, trágicamente, son llevadas adelante por quienes en ese entonces se presentaban como luchadores al lado de la universidad. La abandonaron y se volvieron en su contra y contra sus principios esenciales, de la misma manera que lo han hecho con el pueblo y con toda la nación venezolana, cancelando las posibilidades reales de libertad.

 

@LFuenmayorToro

UCAB cumple 65 años de excelencia educativa y lucha democrática

LA MISION QUE MUEVE A LA UNIVERSIDAD CATÓLICA Andrés Bello está centrada en “contribuir con la formación integral de la juventud venezolana, promover el desarrollo nacional y seguir siendo faro, luz y aporte en medio de la situación que vivimos”. Así lo sostiene el rector, Francisco José Virtuoso, y sus palabras están lejos de ser un lugar común.

Este 24 de octubre se cumplen 65 años desde que la UCAB abrió sus puertas en la esquina de Jesuitas, en el centro de Caracas, para albergar a sus primeros 311 estudiantes. Más de 60 años después, la universidad ha graduado a 60.000 profesionales, tiene sedes en Caracas y Guayana y está afianzada, no solo como referente en el área educativa sino como una institución que cumple un rol destacado en la sociedad venezolana, gracias a los aportes de sus integrantes y de sus numerosos proyectos de investigación, desarrollo y extensión.

“Son 65 años de tradición, de lucha, de trabajo, 65 años de muchos logros. En este cumpleaños tenemos la buena noticia de una universidad consolidada, modernizada, que alberga varias sedes, entre ellas la UCAB Guayana, la cual también arriba a su cumpleaños número 20 desde el inicio de sus estudios de pregrado”, apunta el sacerdote jesuita.

 

Prestigio certificado

Pese a la crisis que golpea al sector universitario, este 2018 la UCAB tiene muchas razones para celebrar. En el último año marcó hitos importantes, entre ellos haber sido ubicada –una vez más- en el ranking internacional QS University, como una de las 100 mejores de Latinoamérica y la primera universidad privada del país. La UCAB fue la única institución venezolana en mejorar su lugar en la lista, al subir 2 peldaños y quedar en el puesto #65 de la región.

Igualmente, la Organización de Naciones Unidas (ONU) certificó a la UCAB como miembro de su iniciativa “Impacto Académico”, la cual reconoce el compromiso social de las organizaciones educativas y culturales que la conforman. La UCAB se convirtió en una de las dos universidades nacionales en ser incorporada al grupo de 1000 instituciones en 120 países que trabajan, junto a la ONU, en la promoción de asuntos de prioridad global como los derechos humanos, la paz y los objetivos de desarrollo sostenible.

 

Venezuela primero: Educación, ENCOVI y Reto País

Para enfrentar la deserción docente, durante este período la UCAB y la Compañía de Jesús lanzaron el programa de becas Educa 20-20, a través del cual bachilleres que estudien Educación en la universidad reciben el subsidio de hasta 100% del costo de la matrícula. A la fecha, ya se han incorporado más de 200 beneficiarios y la primera cohorte de egresados saldrá en 2022. Los nuevos maestros prestarán sus servicios en las escuelas de la red Fe y Alegría y en las de la Asociación Venezolana de Educación Católica.

Con el fin de ofrecer información confiable sobre la situación social venezolana, en 2018 y por cuarto año consecutivo la UCAB presentó, junto a la UCV y la USB, los resultados de la Encuesta de Condiciones de Vida de la Población Venezolana (ENCOVI), radiografía pormenorizada de la realidad en materia de educación, salud, seguridad, alimentación, pobreza y empleo, y material de consulta imprescindible para organizaciones nacionales e internacionales.

También este año, profesores y estudiantes de las distintas facultades de esta institución protagonizaron las jornadas de Reto País, en las cuales investigadores y especialistas dictaron ponencias sobre la realidad nacional y debatieron ideas para contribuir a resolver los problemas económicos, sociales, políticos y de infraestructura. La experiencia incluyó foros en varias regiones, realizados en alianza con organizaciones de la sociedad civil. A finales de noviembre, la UCAB realizará un encuentro nacional con el primer informe de resultados y lanzará una plataforma de organizaciones de la sociedad civil.

Estrechando alianzas con el sector empresarial, la universidad lanzó el programa ANCLA, plataforma que ofrece servicios a organizaciones que necesiten atraer, capacitar y retener a las nuevas generaciones profesionales a partir de las capacidades técnicas y académicas de la UCAB.  Más de 15 compañías se han sumado a este proyecto, que busca adaptar la mano de obra a las necesidades del mercado.

Este 2018, la universidad celebra su expansión nacional,  pues se cumplen 20 años desde que en 1995 se iniciaron los estudios de pregrado en UCAB Guayana. Durante dos décadas, esta extensión se ha erigido como referente de formación para el oriente y sur del país y plataforma de debate y aporte de soluciones sobre la región de la Amazonía.

 

Internacionalización en marcha

Más allá de las fronteras, La Católica fundó en Panamá la “Planta de Energía Social”, centro de investigación, formación y extensión que comenzó a prestar servicio a organizaciones públicas y privadas de Centroamérica a través de un acuerdo de cooperación con la Universidad Santa María La Antigua. Gracias a esta alianza, la UCAB está aportando su experiencia académica en temas de desarrollo sostenible y lucha contra la pobreza.

Igualmente, la institución dio un espaldarazo a la formación global de sus alumnos al suscribir acuerdos de validación académica con dos universidades estadounidenses: la Florida Global University y la URBE University (ambas con sede en Miami), gracias a los cuales los ucabistas podrán obtener un título de pregrado con validez en Estados Unidos, cursando en línea una fracción del plan curricular de esas casas de estudios.

Con todos estos logros, el rector Francisco José Virtuoso insistió en que, aunque la universidad atraviesa el “período más difícil de su historia”, continuará trabajando por el bienestar del país.  “Tenemos delante dificultades que impactan la vida nacional y también la universidad. Pero si algo estamos haciendo en la UCAB es luchar por mejores condiciones de vida, por la democracia, por la libertad, haciendo frente a los problemas y consolidando nuestra institución. No nos rendimos, tenemos razones para seguir, porque queremos que este país mejore y cambie”, finalizó.

Humano Derecho: con Mónica Krauter, profesora de la Universidad Simón Bolívar

 

¿Cómo están motivando a los jóvenes a ir a la universidad? ¿Cómo manejan el tema de la diáspora en las universidades? ¿Cuál ha sido el análisis realizado a las bombas lacrimógenas utilizadas en manifestaciones? Estos y otros temas los estaremos conversando con Mónica Krauter, profesora de la Universidad Simón Bolívar conocida por el análisis realizado a las bombas lacrimógenas utilizadas en el contexto de las manifestaciones desde el año 2014 hasta la fecha.

“En Venezuela el 90% del gas lacrimógeno que se utiliza es el “CS”, su componente principal no es letal, pero luego de 5 años de almacenamiento y efectos del calor y la humedad deriva compuestos letales para la salud… Juan Pablo Pernalete cae al piso por el impacto directo a su pecho de una bomba lacrimógena que sale de un rifle en un rango de velocidad entre 150 y 250 Km/h”

Iniciaremos acompañados de los Mad Caddies y el tema “She”, una versión de Green Day llevada al género del reggae, continuaremos acompañados por la banda Dischord y la canción “Obligado A Dejar” y finalmente cerraremos con el tema “Never Gonna Die” de Pennywise; Estas son las pausas del rock planeadas por @fanzinero y @Melaniobar para este Humano Derecho

Conducido por Melanio Escobar y Rafael Uzcátegui, somos el radioweb show semanal que mezcla la buena música con gente que ayuda gente. Transmitido por diferentes plataformas del país, es producido por Redes Ayuda y Provea. Más contenido en www.humanoderecho.com

 

Gobierno planea construir una universidad sobre la cárcel de Yare

El gobierno construirá una universidad de Ciencias Políticas sobre la sede de la cárcel de Yare, lugar en el que estuvo preso el fallecido presidente Hugo Chávez (1999-2013) luego del intento de golpe de Estado de 1992, informó Nicolás Maduro tras aprobar una propuesta.

“Aprobada la Universidad de las Ciencias Políticas Hugo Chávez y su sede nacional será donde queda hoy la cárcel de Yare, aprobado”, dijo Maduro a través del canal estatal VTV, luego de leer una propuesta del gobernador del estado Miranda (centro), Héctor Rodríguez, y los ministros de Educación Universitaria, Hugbel Roa, y de Servicio Penitenciario, Iris Varela.

“Esto nos obliga ministra Iris Varela a construir una cárcel moderna, alterna” para que los presos que se encuentran en Yare sean trasladados y cumplan sus penas, agregó Maduro.

El jefe de Estado venezolano explicó que la Universidad de Ciencias Políticas se construirá “en homenaje a la cárcel de la dignidad del comandante Hugo Chávez” y encargó al gobernador Rodríguez del proyecto.

“Cárcel de Yare se transforma en universidad ¡Qué idea tan bella en homenaje al comandante Chávez!”, sostuvo.

El Gobierno venezolano anuncia la creación de esta universidad cuando se cumplen 24 años de la salida de Chávez de la cárcel de Yare, donde permaneció durante dos años después del intento de golpe de Estado en febrero de 1992 y desde donde dirigió la segunda asonada militar de noviembre de ese año.

Según dijo hoy el gobernador Rodríguez, Chávez “siempre reflexionó” sobre que ese período no fue un “encierro, sino un espacio de reflexión, de crecimiento, de estudio para él”.

“Y nosotros creemos que en honor a la palabra de Chávez tenemos la obligación de abrir esa casa para que la juventud venga a formarse”, agregó.

Los Runrunes de Bocaranda de hoy 01.03.2018: MEDIO: Embates
MEDIO
REALIDADES: 
Andrés Velásquez, dirigente de Causa R y ganador de la última elección para la gobernación del estado Bolívar, me señala respecto a ésta que tras llevar todos los recaudos del fraude electoral cometido en su contra al CNE principal, lo único que el ente hizo -ante todas las evidencias que entregó de la trapisonda militar-cívica para darle el triunfo al general Justo Noguera- fue solamente decirle “no tenemos respuesta”. Andrés, en mi show por VivoPlay.net, cataloga al gobierno de dictatorial por el control, secuestro y recluta electoral donde hasta la extorsión utiliza. El cambio de hambre por votos para sus fichas con las cajas CLAP, que cada vez están más distanciadas y con su precio en aumento, son la herramienta favorita del régimen pues es un negocio redondo para los enchufados que las venden y aquellos funcionarios -civiles o de uniforme- que firman las órdenes de compra. Fustigó a quienes rompen la unidad alcanzada para no ir a las elecciones adelantadas montadas por Maduro y sus secuaces …
LA UCV:
La casa que vence las sombras, como la conocemos, está pasando por quizás el peor momento de su historia en medio de un gobierno que tiene entre sus fichas centenares de graduados en sus aulas. Los embates de este gobierno contra las casas de estudios superiores- en especial contra la UCV en dónde muchos de estos destructores estudiaron y dan clases- es implacable. No solo no les dan dinero y las quieren quebrar, sino que facilitan que los vándalos hagan de todo contra ellas. Ejemplos hay decenas. La Facultad de Medicina ha sido objeto de 54 robos, equipos sobre todo. El Jardín Botánico-cuya custodia es tarea de la gloriosa GNB- está en el suelo. Se robaron todo el cableado eléctrico, Asaltaron la Casa de Huéspedes, en la que los investigadores pernoctaban. En el terrario tampoco hay electricidad y los equipos de ambos espacios fueron robados. Allí no se puede hacer, prácticamente, nada. En Medicina Tropical se llevaron los caracoles y ratones que sirven para investigaciones. Los mismo sucedió en Agronomía y Veterinaria del núcleo de Maracay en dónde han asaltado las instalaciones y se han llevado hasta los animales. “Es una calamidad total y estos pillos como si no fuera con ellos” me dice un científico afectado. A esto se suma la penosa situación del éxodo de profesores y alumnos que huyen hacia otros lados a un ritmo creciente y doloroso …
  
runrunesalto
runrunesbajo
Títulos universitarios de venezolanos serán reconocidos legalmente en Argentina

argentina

 

 

El Gobierno de Argentina otorgará “tratamiento especial” a los estudiantes venezolanos en lo que a “trámites administrativos de reconocimiento de estudios” se refiere, motivado a la situación que atraviesa Venezuela.

La Resolución 232-E/2018 firmada por el ministro de Educación Alejandro Finocchiaro expone que quedan exceptuados del requisito de legalización de la documentación educativa que deben realizar todos los estudiantes extranjeros que decidan cursar en instituciones de Argentina.

La medida tiene por finalidad “permitir el ingreso y egreso de estudiantes a los establecimientos educativos de toda la República Argentina, mientras persista ruptura del orden democrático en aquel país”.

Antecedentes

La resolución puntualiza que el 1 de abril de 2017, en la “Declaración de los Estados Parte del Mercosur sobre la República Bolivariana de Venezuela” se constató la “ruptura del orden democrático” en Venezuela.

Y añade que se registra un “volumen significativo” de solicitudes de revalidaciones de títulos universitarios extranjeros provenientes de ese país, por lo que es pertinente “otorgar una respuesta integral” a las necesidades de los profesionales extranjeros que han ingresado a la Argentina, desde Venezuela, a raíz de la situación que padece el país.

Por último, dice que la medida permitirá “la incorporación a la matriz cognitiva nacional de la habilidad experta de estos profesionales” a fin de complementar la oferta profesional, llenando los vacíos que los sectores socioproductivos demandan.