Santo Domingo archivos - Runrun

Santo Domingo

A Andrés le faltó el oxígeno a miles de pies de altura
Según un pasajero del vuelo de Estelar que se devolvió a Venezuela el pasado 3 de noviembre, las máscaras no sirvieron en el aire 
Expertos aseguran que las máscaras sí tenían oxígeno, pero que no debieron activarse 
Consideran que actualmente la tripulación no recibe el adiestramiento adecuado para encarar situaciones de emergencia 

 

@franzambranor

Andrés se cansó de aspirar a través de la máscara y no sintió nada. El oxígeno que supuestamente debía inhalar nunca salió. Andrés era uno de los pasajeros del vuelo de la aerolínea Estelar que partió el domingo 3 de noviembre del Aeropuerto Internacional de Maiquetía con destino a Miami con escala en Santo Domingo y debió devolverse a la terminal del estado Vargas debido a la falla de uno de los motores.

“Según él sí falló el oxígeno de las máscaras y hubo mucha inexperiencia por parte del personal de cabina”, dijo el abogado y profesor universitario Ángel Monagas, familiar de Andrés.

Monagas publicó en su cuenta de Twitter un vídeo del interior del avión donde se ven las máscaras de oxígeno colgando sobre los asientos de los pasajeros.

 

El vuelo apenas duró 45 minutos. El capitán decidió regresar a Maiquetía. La aerolínea Estelar anunció en un comunicado que el avión solo iba a Santo Domingo y no tenía como destino final la ciudad de Miami.

A juicio de un experto en aeronáutica que prefirió mantenerse en el anonimato, es falso que las máscaras no hayan tenido oxígeno.

“Cuando halas de la máscara ya se desprende el oxígeno porque se rompe un cilindro interno y comienza una reacción química, obvio la gente no lo siente”, dijo el experto.

“Es un generador de oxígeno que se activa cuando hay una emergencia”, añadió un piloto nacional que tampoco quiso dar su nombre a conocer.

Pero las máscaras de oxígeno no debieron haber sido expulsadas porque estas se activan cuando hay una despresurización y en el avión eso no sucedió.

Especialistas consideran que la falta de adiestramiento en el personal de tripulación provoca que se tomen decisiones erradas a la hora de una emergencia. Este es el segundo caso -conocido gracias a las redes sociales- en menos de un mes en el que la posible impericia de la tripulación de una línea aérea venezolana agrava una evento en el aire. 

De acuerdo al experto en aeronáutica, el desperfecto en el vuelo de Estelar surge cuando se tranca una guaya del acelerador y el capitán opta por apagar un motor. 

“Lo que pasó es que cuando el capitán apagó el motor, las máscaras inmediatamente saltaron. La cabina posee un censor que cuando hay una condición irregular hace que las máscaras se disparen”, dijo el experto en aviones.

 

“Se debió haber devuelto y apagar el motor llegando a Maiquetía. Si le quitas potencia al motor que está bueno y dejas la potencia del que está malo, vas volando hasta nivelar, pero hay que estar en los zapatos de la tripulación. Tú no debes causar una emergencia donde no la hay.  El capitán puede decir que lo hizo bien porque el resultado fue positivo y todos terminaron con vida”, agregó el experto. 

En el comunicado emitido por Estelar, la aerolínea reconoce que sí hubo una falla mecánica, pero que el protocolo de emergencia funcionó. 

El caso similar ocurrió el 22 de octubre de 2019, un vuelo de Swift Air, aliada comercial de Laser, presentó una falla en uno de sus motores y debió devolverse al Aeropuerto de las Américas en Santo Domingo, lugar de la escala hacia Miami.

La imagen de un pasajero de este vuelo tomando directo de una botella de ron al aterrizar sanos y salvos se volvió viral.

 

La verdadera historia de la botella de ron que se abrió en la fila 5 y terminó en la 32

 

Mayday, mayday 

Para los especialistas en la materia, este tipo de accidentes seguirán sucediendo debido a varios aspectos: una flota de aviones caduca, escaso entrenamiento del personal de tripulación e imposibilidad de las aerolíneas de comprar repuestos a proveedores debido a las sanciones que impuso el gobierno de los Estados Unidos a la administración de Nicolás Maduro. 

“Los márgenes de seguridad se están estrechando. Cada vez hay menos vuelos y más incidentes”, dijo el experto en aeronáutica civil.  

 

Aviones en Venezuela: un chequeo que quedó en el aire 

 

“La capacitación que están dando aquí no es la mejor. No están lo suficientemente preparados”, aseveró el piloto.

El experto en aviones indicó que la crisis por la que atraviesa el país provocó que pilotos con experiencia emigraran. 

“Aquí hubo un éxodo y muchos de esos jóvenes copilotos los tuvieron que pasar a capitanes. Un capitán aquí puede ganar 1.000 dólares; en Europa ganan entre 7.000 y 11.000 dólares”, dijo el experto. 

 

“Las aerolíneas no mandan a su personal  a capacitarse en el extranjero apropiadamente porque sale muy caro”, agregó el piloto. 

El piloto asegura que en Venezuela la flota de aviones es vieja. “Son aviones que tienen mucho recorrido. A eso se suma que no se pueden comprar repuestos por el tema de las sanciones”.

“En Maiquetía hay huecos en la pista, ya uno hasta se los conoce”, bromeó el piloto. “En los aeropuertos de Venezuela no hay agua, no hay aire acondicionado. Los pilotos cuando se montan en un avión ya están estresados”, añadió. 

Otro inconveniente es la falta de gasolina tipo avgas, un combustible de alto octanaje diseñado básicamente para aviones pequeños y avionetas. 

“Desde abril no hay gasolina avgas. Pdvsa es la encargada de dotar de combustible a los aviones y no lo hace, argumenta que por las sanciones no pueden dar suministro”, dijo el piloto.

“Hay muchos aviones parados porque no hay gasolina y los pilotos están perdiendo sus licencias, porque si no demuestras que volaste en los últimos tres meses, el INAC (Instituto Nacional de Aeronáutica Civil) te quita la licencia”, indicó el experto en aviones.

Desde Estados Unidos, Andrés prefiere no hablar del incidente del pasado 3 de noviembre y todavía se pregunta si la máscara tenía o no oxígeno. Le da gracias a Dios por haber llegado sano y salvo a sus destino. 

Antonio Ledezma dice que Maduro quiere una “ayudita a la dominicana” para continuar en el poder

EL EXALCALDE METROPOLITANO, ANTONIO LEDEZMA, considera que el gobernante venezolano, Nicolás Maduro, está buscando una “ayudita a la dominicana” para llegar al 10 de enero de 2019 y “cruzar la línea  roja que fue trazada por la comunidad internacional al reconocer  el fraude en la farsa electoral del pasado 20 de mayo”.

Así lo manifestó Ledezma el 9 de noviembre luego de reunirse con el secretario general de la OEA, Luis Almagro, a quien le manifestó su preocupación sobre aquellos sectores que podrían ser partícipes en un nuevo intento de una eventual negociación con el Ejecutivo.

“Ningún sector democrático de Venezuela comprometido con el rescate de nuestra libertad, debe prestarse a servirle la mesa a Maduro para que imponga de nuevo el tóxico menú de la trampa mediante el amañado diálogo”, expresó según una nota de prensa.

Hizo referencia a la “ayuda a la dominicana” al recordar las conversaciones que se llevaron a cabo en la sede de la Cancillería en Santo Domingo y las gestiones que adelantara el expresidente del Gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero para llevar a cabo el proceso, el cual se extendió unos tres meses sin resultados.

“Mientras persista esa banda de delincuentes en el poder con un Consejo Nacional Electoral a su servicio, no se puede plantear la participación en elecciones.  Lo que está claramente definido es la salida de Maduro del poder lo antes posible, y en este sentido es necesaria la unidad de fuerzas”, señaló.

Aseveró que en la agenda del movimiento “Soy Venezuela” hay una única estrategia, que es la de continuar luchando hasta propiciar un cambio de Gobierno en el país, al tiempo que le dijo a Almagro que el pueblo venezolano “está satisfecho” con la iniciativa presentada por la OEA ante la Corte Penal Internacional en contra de Nicolás Maduro y que en la actualidad es respaldada por ocho naciones.

CIDH examinará en República Dominicana situación de Venezuela

 

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) inaugurará mañana en Santo Domingo su 168 período de sesiones, en el que a partir del 7 de mayo tratará temas relacionados con la situación de derechos humanos en países como Colombia, Honduras, Nicaragua, México y Venezuela.

El acto inaugural será mañana, pero las audiencias públicas no iniciarán hasta el próximo lunes 7 y se extenderán hasta el 11.

En esta ocasión, la CIDH realizará audiencias públicas y reuniones de trabajo con respecto de diversas situaciones de derechos humanos en todo el hemisferio, según el organismo.

El 10 de mayo se debatirá sobre el proceso electoral y su impacto sobre la situación general de derechos humanos en Venezuela, el impacto de las medidas extraordinarias sobre los derechos de las personas privadas de libertad en El Salvador, y la situación de derechos humanos de las mujeres en el contexto de la criminalización de las drogas en el continente.

Mientras que la agenda del 11 de mayo arranca con la libertad religiosa y Estado laico en América Latina, al que seguirán la situación de derechos sexuales y reproductivos de mujeres y niñas con discapacidad en el hemisferio; y las denuncias de hostigamiento contra personas defensoras de derechos humanos, periodistas y medios de comunicación en Venezuela.

La jornada concluirá con el análisis de la situación de derechos humanos de los venezolanos en el contexto de la migración en América, de acuerdo con el calendario dado a conocer por la CIDH.

Unión Europea debatirá sobre anticipada convocatoria a elecciones en Venezuela

unioneuropea1

Los ministros de Exteriores de la Unión Europea (UE) debatirán este lunes la situación en Venezuela y mostrarán su preocupación por la convocatoria de elecciones presidenciales del próximo 22 de abril, no pactada con la oposición, que considera que no se dan las garantías para su celebración.

Aunque no se espera una decisión, los ministros mostrarán su preocupación ante esta convocatoria, anunciada por el chavismo tras el fracaso de las negociaciones en Santo Domingo, bloqueadas después de que las partes no lograran consensuar la fecha y las reglas de juego de las presidenciales.

La oposición se negó a firmar un acuerdo que establecía la fecha del 22 de abril para las elecciones, al considerar que es demasiado temprano y que las garantías dadas para los comicios son insuficientes.

Según fuentes diplomáticas, los ministros expresarán su inquietud por la situación humanitaria que “no afecta solo a Venezuela, sino a países vecinos” como Colombia o Brasil, dado el “flujo de refugiados” provenientes del país.

“La prioridad es que el desarrollo de las elecciones se haga de manera honesta y transparente. Estamos dispuestos a poner en marcha una misión de observación electoral”, indicó otra fuente diplomática.

La UE no tiene previsto por ahora ampliar las sanciones aunque no descarta hacerlo en el futuro en función del desarrollo de los acontecimientos en el país, agregaron las fuentes.

En su última reunión formal, los ministros de Exteriores formalizaron sanciones contra siete altos cargos del Gobierno de Nicolás Maduro por la “represión” en el país, entre los que figuran su “número dos”, Diosdado Cabello; el presidente del Tribunal Supremo, Maikel Moreno, y el ministro de Interior y Justicia, Néstor Reverol.

Completan la lista el jefe del servicio de inteligencia, Gustavo Enrique González; la presidenta del Consejo Nacional Electoral, Tibisay Lucena; el fiscal general Tarek William Saab, y el excomandante de la Guardia Nacional Bolivariana, Antonio José Benavides.

 

Felipe González: En Venezuela no van a haber elecciones limpias

felipeGo

El expresidente español Felipe González instó a la Unión Europea aplicar sanciones individuales a dirigentes venezolanos y pidió que se “congelen” sus fortunas al margen del diálogo entre el gobierno y la oposición, pues “no va a haber elecciones limpias en ese país”.

El exgobernante español denunció que el gobierno del presidente Nicolás Maduro no habla de democracia en ese diálogo, comenzado en junio de 2016 en Santo Domingo, sino de paz y concordia.

González espera que nadie de la oposición reconozca la “fraudulenta” asamblea constituyente venezolana, como demanda el Gobierno, y que el Grupo de Lima se mantenga firme en esta cuestión.

“Maduro no va a entregar el poder y, si hay elecciones, será porque elige al opositor adecuado para enfrentarse a él y no dará garantías para unas elecciones limpias. Olvídense, eso no ocurrirá”, explicó González.

El presidente venezolano está convencido, según González, de que le irá mejor con el “control de la miseria”, entregando a los más necesitados de cajas subvencionadas de alimentos básicos y con el éxodo de miles de venezolanos a otras naciones, más que con un eventual repunte económico.

El asunto de los “presos políticos”, dijo, es una “broma”, pues han sido convertidos en un “mercancía”, en el sentido de que algunos han sido excarcelados. Cuando comenzó ese diálogo eran 74, que ya eran “muchos”, y ahora, según la ONG Foro Penal, hay más de 300, denunció González.

“No hay democracia con presos políticos, eso no es negociable, ni el poder de la asamblea constituyente; lo único que podría negociarse son elecciones limpias. No las va a haber”, concluyó.

 

Lo que ocurrió, es que no pasó nada, por Armando Martini Pietri

DiálogoRepúblicaD_2

 

Se apaciguan las angustias de los venezolanos de bien, al menos por Navidad, tras enterarnos de lo que muchos anunciaban pasaría en Santo Domingo. No hubo acuerdo, al menos que pudieran hacer público, porque en privado -según rumores y chismes-, están bien acordados. Hablaron horas y los incapaces de siempre no fueron capaces de aceptar lo que se temía consintieran bajo la parcializada intermediación de Rodríguez Zapatero, previamente fracasado en el gobierno de España, fracasado en sostener el liderazgo de su partido, el Socialista Obrero Español, fracasado en ser punto de referencia de sus propios copartidarios españoles. Quizás piense, en su caso personal, que alguna vez irá la vencida.

Algunos “opositores”, oficialistas, asesores, mirones interesados y, por supuesto, hoteleros, cobran por las reuniones caribeñas. Ingresan, ayudas económicas para gastos, pasajes, hospedajes de lujo, todo gratis para conversar sabiendo desde el comienzo, antes de subir a los aviones, que nada lograrían ni los unos ni los otros.

Para el pueblo, claro está, porque para ellos todo lo que ya tienen y disfrutan -cargos, sueldos, choferes, guardaespaldas, favores mutuos bajo el manto secreto de la complicidad- lo seguirán disfrutando. Ninguno padecerá penurias y sufrimientos que sí aguantarán cerca del 90% de los venezolanos. Los viajeros no morirán por falta de medicamentos ni sus hijos lo harán por hambre, no son pueblo votante, son dirigentes y eso paga. No en fe, pero sí en beneficios.

Y si llegasen al otro acuerdo aún más escondido, el de yo me quito y te pones tú, garantizas que me cuidarás como te cuido ahora, me opondré a todo lo que tu hagas para que todo siga igual sólo que con posiciones diferentes y después nos volvemos a poner de acuerdo para cambiar de lugares, hacer creer que entre los dos sostenemos una democracia, habrá gritones y tirapiedras, también militares y policías para mantenerlos en sus sitios, unos cuantos heridos y muertos, serán sólo daños colaterales, sacrificios necesarios e inevitables, lo importante es conservar “espacios”. Un estólido politiquero dijo alguna vez, “los que murieron dieron sus nacientes vidas porque pedían elecciones, no libertad”. Un dislate imposible de superar. 

En Santo Domingo no pasó nada porque no iba a pasar, el diálogo es otro elemento de propaganda para seguir teniendo lo único que por ahora podemos tener, eso que llaman poder con sus ventajas, y así deberá seguir al menos mientras no vuelva a subir el petróleo lo suficiente para poder pagar la enorme deuda robada, extraída de las finanzas públicas sin contemplación, que nos asfixia y han aprobado pública o silenciosamente; ambos deben ponerse de acuerdo para refinanciar y reestructurar, que los pendejos tendrán que cancelar. Y si algunos acreedores menos comprensivos se ponen cómicos, los acusamos de conspiración derechista si son gringos o europeos.

Pasarán, así, unas navidades tranquilas y bien surtidas -muchos en el exterior- mientras el resto del país sólo tendrá fiestas oscuras con hambre, pocas hallacas y pan de jamón carísimo, tratando de hacer magia con el poquito dinero que reciban como aguinaldos o utilidades para comprar comida, porque lo de los estrenos y regalos imposible, no alcanza.

Al menos, suerte por poco tiempo antes que este pueblo acogotado, maltratado y engañado empiece a pagar lo que no tiene ni debe, mientras como no pasó nada, politiqueros ganaron semanas y al Gobierno de Maduro & cómplices, lo que más le interesa, sanciones retrasadas, respaldo y firma de la AN para que organismos multilaterales y grandes bancos puedan reestructurar la deuda, la que se tiene con avarientos y codiciosos que pueden ponerse fastidiosos junto con sus cabilderos. 

Y es posible que MUD/PSUV continúen sin ponerse de acuerdo y prorroguen sus vivezas hasta carnavales y Semana Santa. La firma es lo único que les queda a esos dirigentes que perdieron toda representación legítima, y lo que importa al Gobierno para correr la monumental arruga. En 2018 le será cómodo, un aliado compinche y encubridor asume la Presidencia de la Asamblea Nacional.

Un problema delicado de partícipes mequetrefes sentados en ambos lados de la mesa con Zapatero, es que ninguno es mayoría, ni siquiera juntos. Ambos carecen de la confianza ciudadana. Sólo pueden negociar y pactar, entre ellos, repartiéndose lo que no les pertenece. Lo malo es que esos acuerdos entre bandoleros, los pagaremos nosotros, y los seguirán cancelando nuestros hijos y nietos. 

Lo bueno, desde otra perspectiva, es que mientras más presión de pueblo y menos puedan componer entre ellos, más crece la frustración e indignación de los ciudadanos y podría pasar que los cómplices se quedaran sin el poder que por ahora disfrutan y usurpan indebidamente. Será peligroso, muy riesgoso, pero al menos los venezolanos de principios morales, buenas costumbres y trabajo podremos empezar de nuevo sin el peso de tiranos, tramposos y ladrones que podrán irse a disfrutar -mientras puedan- los dólares hurtados, pero con la angustia de que donde vayan podrían quitárselos y llevados a la cárcel.

Los que estarán esperando deseosos y felices, serán los abogados de Estados Unidos y Europa.

 

@ArmandoMartini

Carlos Blanco Dic 13, 2017 | Actualizado hace 2 años
Viaje hacia la nada, por Carlos Blanco

venezuela-bandera-1

 

El régimen de Maduro tiene el tonto lejos o los veteranos cubanos le mantienen a raya la bobería. La idea de reunirse en Santo Domingo esta semana con opositores dialogantes al lado de su docena de asesores, se hará –si se hace– bajo la sombra ominosa de unas elecciones inexistentes, el pasado domingo, en las cuales el régimen se autoadjudica la inmensa mayoría de las alcaldías del país. Para la narrativa roja no importa la abstención (¿alrededor de 80%?) ni el hostigamiento del oficialismo, ni el activismo de los militares, ni el chantaje del carnet de la patria, ni la manipulación de presos políticos convertidos en candidatos apenas traspusieron la salida de la cárcel, ni que tuvieran a cuatro partidos “sentados” en el teatro dominicano, ni nada; lo que les importa ahora es vender la idea en el mundo, ya que dentro de Venezuela el hambre les complica su capacidad de convencimiento, según la cual las elecciones les dieron una sólida mayoría municipal, además de derrotar a uno de los dialogantes principales –Rosales– en el Zulia, quien ya había dejado colgado de la brocha al candidato a gobernador de las elecciones del 15 de octubre, Juan Pablo Guanipa, quien se negó –con honra– a someterse a la constituyente.

Los ciudadanos se abstuvieron y se divorciaron. Se abstuvieron como repudio masivo al sistema electoral, al cual parece habérsele dicho ¡ya no más! Y se divorciaron de una dirección que los dejó literalmente solos, en medio de la nada política: sin oferta, sin camino, mientras preparan el acuerdo dominicano. Los partidos de la MUD, salvo los de Rosales y de Falcón, dijeron que no participarían, luego bajaron el tono; más adelante algunos de sus militantes, contraviniendo o no las directrices partidistas, se inscribieron; de seguidas no se sabía si los apoyaban de verdad o no, aunque ciertos partidos recolectaban fondos para unas elecciones en las que supuestamente no participarían. En fin, el desmadre.

Aun con este ambiente la urgencia para algún acuerdo este 15 de diciembre se incrementa, pues ambos contertulios tienen ahogos políticos: el régimen necesita que se le suavicen las sanciones económicas y el G4 necesita mostrar algo para intentar cierta legitimidad ante los ciudadanos que fueron abandonados; además, los cancilleres de los países democráticos pujan por resultados.

La verdad es que lo que se obtenga –si se obtiene– se hará sobre los escombros de un país arruinado económica e institucionalmente, lo que incluye a la mayor parte de su dirección política roja y azul.

Y, por cierto, ¿qué hay de la Asamblea Nacional?

 @carlosblancog

El Nacional

Dic 12, 2017 | Actualizado hace 2 años
Rumbo al reino de un partido único, por Armando Durán

dialogo_4

 

¿Se reanudará este viernes el diálogo gobierno-oposición en Santo Domingo?

Esta es la duda razonable que nos asalta al comprobar el inevitable desenlace que ha tenido la parodia electoral del domingo, comenzando por la información oficial del CNE de que la abstención fue grande, pero no tanto como todos vimos que fue. La segunda mentira podrida de la jornada fue que los candidatos del PSUV “ganaron” prácticamente en los 335 municipios del país. La roja rojita guinda de este pavo navideño la puso Nicolás Maduro, quien aprovechó la ocasión para confirmar la advertencia formulada la semana pasada por Jorge Rodríguez de que la farsa electoral del domingo podría ser la última que se celebre en Venezuela si Estados Unidos, Canadá y la Unión Europea continúan su campaña de sanciones y guerra económica contra el pueblo y la revolución.

En realidad, esta vuelta al torniquete dictatorial es la única alternativa que le quedaba a un régimen políticamente agónico, financieramente quebrado e internacionalmente más solo que una cucaracha. Se trata del efecto lógico de una mezcla explosiva de crisis, incompetencia y corrupción, que ha terminado por agotar la paciencia de un pueblo cuya prioridad, en estos días menguantes de Venezuela, es no morir en el peor y más inhumano de los abandonos.

El rechazo masivo a esta última convocatoria electoral debe entenderse, pues, como una condena popular al régimen, pero también como una condena igual de indignada a los dirigentes de una oposición claudicante, que después de haber insistido hasta la saciedad en la urgencia de cambiar de presidente, gobierno y régimen, lo que ha intentado hacer, sin tener en cuenta la entrega, el sacrificio y la sangre derramada a raudales por este pueblo que dicen representar, es acomodar sus pasos a los sones inexorables que desde hace añales les tocan desde Miraflores. Una rendición sistemática que ha terminado siendo el más cruel de sus errores, pues de muy poco les ha servido a quienes ni siquiera intuyeron que su persistente esfuerzo por colaborar con el régimen solo los conduciría a la humillante nada que sufren hoy en día.

En el marco de esta vergonzosa situación que atraviesa Venezuela, construida a cuatro manos por los jefazos del régimen y de la llamada Mesa de la Unidad Democrática, es que debemos colocar la advertencia hecha la semana pasada por Rodríguez, auténtico anticipo del anuncio presidencial de este domingo electoral. De acuerdo con estas nuevas coordenadas político-electorales fijadas por Maduro, los partidos políticos que se negaron a participar en estos trucados comicios no podrán presentarse a ninguna otra elección que se celebre en Venezuela. Es decir, sencillamente dejarán de existir porque para ellos –como repiten a diario– no hay vida fuera del juego electoral.

Para hacer efectiva esta súbita condena capital solo falta el aval “institucional” de la inconstitucional asamblea chavista que preside Delcy Rodríguez. Una vez que se produzca el desafuero quedará cerrado definitivamente el cerco del oficialismo a la ya insignificante oposición, obligada a partir de ese instante a renunciar al sueño electoral, sin consecuencias reales posibles, promovido con cínica insistencia desde Miraflores por Hugo Chávez y sus sucesores. Pero más allá de su carácter patético, la crucial decisión del régimen constituye un punto de inflexión decisivo en el proceso político venezolano: tan pronto como la asamblea chavista la oficialice, se materializará en Venezuela el establecimiento de un sistema político de partido único. En el terreno de los hechos concretos, esto significa que si bien hasta ahora muchos venezolanos todavía abrigaban la esperanza de que sus presuntos dirigentes, dialogando con el régimen, derribarían los obstáculos que entorpecen el desarrollo físico y espiritual de la nación, desde hoy perderán esa esperanza y tendrán que asumir que el porvenir del país será ciertamente muy distinto, pero no para bien sino para peor.

De ahí mi pregunta inicial. ¿Será factible que tras esta posible ruptura de este leve jirón constitucional que cubría las últimas desnudeces del régimen, los representantes de Julio Borges, Henry Ramos Allup, Leopoldo López y Manuel Rosales se atrevan a acudir a la cita de Santo Domingo el próximo 15 de diciembre?

 

@aduran111

El Nacional