Roma archivos - Runrun

Roma

ACLARATORIA: ¿Una trampa

TRAS NUESTRA NOTA TITULADA: ¿Una trampa de roja paz para el Vaticano? recibí la llamada del Sistema Nacional de Orquestas diciéndome que “lamentablemente alguien se aprovecho de tu buena fe para engañarte con la información publicada en Runrun.es”.

Con gusto explico aquí su aclaratoria y adjunto los documentos enviados para testimoniar que la invitación y los gastos correrán por cuenta del Estado Vaticano.

Una carta del Dicasterio para la Promoción del Desarrollo Humano Integral en unión con el Consejo Pontificio para el Diálogo Interreligioso invita para la conferencia sobre “Religiones y las Metas del Desarrollo Sostenible” a celebrarse en el Vaticano del 7 al 9 de marzo. El encuentro tendrá una audiencia con el Santo Padre el viernes 8 e invitan a la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar a presentarse con un “Concierto en Religiones y Desarrollo Sostenible” en el Aula Pablo VI el jueves 7 de 6 a 8pm. La invitación la firma Peter Cardenal Turkson, quien es el Prefecto del Dicasterio arriba citado.

Anexo las invitaciones y añado las palabras que me envía Ana Cecilia Abreu, directiva del Sistema Nacional de Orquestas: “Te escribo pues leí tu nota con respecto a la gira de la Orquesta al Vaticano. Lamentablemente esta vez se valieron de tu buena fe. Esa información es falsa. Absolutamente todos los gastos han sido cubiertos por el Vaticano. Y es una invitación que recibimos el 6 de febrero de este año la cual te anexo. Creí prudente avisarte pues alguien, no se con que intenciones, te paso una información completamente falsa. Así mismo te informo que las líneas aéreas que emitieron los boletos fueron Ibera y Tap.  También te envío la información emanada del Vaticano donde además, por cierto, queda claro que no somos la única agrupación invitada. Me parece que aclarar es lo justo pues se lesionan injustamente personas e Instituciones. Te envío mi respetuoso saludo”.

También debo decir que con varias personas cercanas al PSUV y funcionarios públicos constaté que los llevarían invitados al evento. El sigilo obedece a que no pueden llevar muchos sino acaso una docena de personajes fuera del Sistema. No quiere decir esto que viajen juntos en Iberia y TAP pero irán a Roma, no con la prioritaria intención de asistir al evento musical, pero seguro a la audiencia papal o a darse un paseo por Roma. Sus pasajes y viáticos sufragados por el gobierno de Maduro como premio a su apego a la revolución ante los últimos acontecimientos. Precisamente por ello es el secretismo para la salida de ese premiado grupo, pequeño  y anexado durante el día de hoy miércoles 6/3/19, al otro viaje pagado por el Estado Vaticano y las fundaciones partícipes. De allí la confusión al mezclarse ambas informaciones.

Aclarado pues.

 

 

 

CON MUCHO SIGILO el Sistema Nacional de Orquestas está enviando hoy miércoles a Roma a un grupo de jóvenes músicos, supuestamente “pagados por la Santa Sede”, para ofrecer un concierto al Papa por “la Paz de Venezuela con el presidente Nicolás Maduro al frente”. La verdad es que el viaje de la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar está pagado en su totalidad por el régimen venezolano. Estas últimas semanas han obligado a marchar a empleados cercanos al alto poder ofreciéndoles como premio “la colita a Roma en el avión de Conviasa para que disfruten Europa unos días”.

Una informante me señala que les tienen prohibido hablar con “terceros” y que sus superiores despotrican a diario contra Gustavo Dudamel y José Antonio Abreu. Una fuente “oficial” me deja saber que “la invitación vino de Roma y que el Nuncio Giordano es quien está encargado de todos los detalles incluida la prensa” pero que se ha manejado de manera prudente conociendo la actual situación del país y cualquier reacción por parte de la ciudadanía local y, sobretodo, la que pueda presentarse en el Vaticano a protestar por tal evento.

Para los más agudos observadores el hecho se asemeja mucho a lo que pasó el año pasado con la invitación a unos gimnastas cubanos que se presentaron con su espectáculo ante el Papa Francisco para celebrar los 59 años de la revolución cubana. Para los mal pensados es una repetición del montaje castrista utilizando a los jóvenes músicos venezolanos que “sin chistar” tienen que cumplir obligatoriamente con las actividades del Sistema.

Este evento se hace con premura pues la semana próxima toda la Curia Romana estará en la ciudad de Ariccio en ejercicios espirituales previos a la Semana Santa con el Papa Francisco.

Por lo pronto, esperemos que todo se aclare y no “caigamos por inocentes” (incluido el Nuncio Apostólico) enterándonos a posteriori de cualquier manipulación gobiernera a las que ya estamos acostumbrados tras dos décadas rojas rojitas.

Roma hizo historia al obtener 10 nominaciones a premios Oscar

La productora venezolana Gabriela Rodríguez y el director Alfonso Cuarón comparten la postulación a Mejor Película. La cinta además compite en las categorías de Mejor Actríz (Yalitza Aparicio), Mejor Actríz de Reparto (Marina de Tavira), guión, dirección, fotografía, mejor edición de sonido y mejor mezcla de sonido

 

 

LA PELÍCULA ROMA DE ALFONSO CUARÓN hizo historia este martes en los premios Oscar. Logró diez nominaciones en total para la edición de este año, incluido el doblete a mejor película y a mejor película de habla no inglesa, y será el primer filme rodado en español en competir en la máxima categoría en toda la historia de la Academia de Hollywood. El nombre del cinesasta mexicano, de hecho, podría sonar hasta en cuatro ocasiones durante la ceremonia, ya que opta a ser galardonado como director, responsable de fotografía y autor del guión. El resto de categorías en las que está presente Roma son: mejor actriz (Yalitza Aparicio), mejor actriz de reparto (Marina de Tavira), mejor diseño de producción, mejor edición de sonido y mejor mezcla de sonido.

Cuarón tratará de repetir el éxito que obtuvo en los pasados Globos de Oro, donde se llevó el premio a la mejor película extranjera además del reconocimiento al mejor director. Antes de Roma, nueve filmes extranjeros, entre ellos El cartero, Z o La vida es bella, lograron una nominación en los Oscar a mejor película, pero ninguno se llevó finalmente la estatuilla. Por su parte, La favorita, dirigida por Yorgos Lanthimos, ha hecho honor a su nombre y empata con Roma al obtener otras diez nominaciones. Les siguen, con ocho nominaciones cada una, El vicio del poder, el biopic de Dick Cheyney protagonizado por Christian Bale, y el remake de Ha nacido una estrella, dirigido por Bradley Cooper y protagonizado por Lady Gaga. Con siete nominaciones ha quedado la cinta de superhéroes Black Panther. Las otras seis películas que completan el apartado de nominadas a mejor filme son: Black Panther, Infiltrado en el KKKlan, Bohemian Rapsody, Green Book, Ha nacido una estrella y El vicio del poder. Por otro lado, Madre, del español Rodrigo Sorogoyen, opta a ser el mejor cortometraje de ficción. Esta pieza cuenta, en apenas diecinueve minutos -tiempo real-, la angustia contrarreloj de Marta (Marta Nieto) que, a punto de salir de casa con su madre (Blanca Apilánez), recibe una llamada de su pequeño hijo, Iván (Álvaro Balas), que pasa unos días con su padre en una playa de Francia. La ceremomia de entrega de premios de la 91 edición de los Oscar se celebrará en Los Ángeles el próximo 24 de febrero.

MEJOR PELÍCULA

MEJOR DIRECCIÓN

MEJOR ACTRIZ

MEJOR ACTOR

MEJOR ACTRIZ SECUNDARIA

MEJOR ACTOR SECUNDARIO

MEJOR GUION ADAPTADO

MEJOR GUION ORIGINAL

MEJOR PELÍCULA DE HABLA EXTRANJERA

MEJOR PELÍCULA ANIMADA

MEJOR FOTOGRAFÍA

MEJOR DISEÑO DE PRODUCCIÓN

MEJOR VESTUARIO

  • La Balada of Buster Scruggs
  • Black Panther
  • La Favorita
  • El regreso de Mary Poppins 
  • María, Reina de Escocia

MEJOR MONTAJE

MEJORES EFECTOS ESPECIALES

MEJOR MAQUILLAJE Y PELUQUERÍA

MEJOR MONTAJE DE SONIDO

MEJOR MEZCLA DE SONIDO

MEJOR BANDA SONORA

MEJOR CANCIÓN

MEJOR DOCUMENTAL

MEJOR CORTOMETRAJE DOCUMENTAL

  • Ovejas asesinas
  • End Game
  • Lifeboat
  • A Night at the Garden
  • Period. End of Sentence

MEJOR CORTOMETRAJE DE FICCIÓN

  • Detainment
  • Fauve
  • Marguerite
  • Madre
  • Skin

MEJOR CORTOMETRAJE ANIMADO

  • Animal Behaviour
  • Bao
  • Late Afternoon
  • One Small Step
  • Weekends

 

 

Los políticos sin principios, por Elías Pino Iturrieta

 

Una república solo se construye partiendo de la fidelidad a unos principios básicos, que se mantienen a través del tiempo y solo admiten modificación cuando deben atender las conminaciones de un tiempo determinado, es decir, cuando se deben acoplar a los reclamos de una época sin perder la esencia de su orientación. Si uno se pone a rastrear esos principios debe mirar hacia la antigüedad para llegar, por ejemplo,  a las reflexiones célebres que se dieron en la segunda mitad del siglo XX en universidades como Oxford y Cambridge, un periplo del cual se deduce cómo la fábrica solo se puede mantener a través del seguimiento de unos valores cardinales sin cuya existencia desaparece la libertad, es decir, el bien mayor que se persigue gracias al establecimiento de regímenes equilibrados y civilizados cuyo fin último no es otro que la erradicación del autoritarismo, la muerte de César.

El ejemplo de Maquiavelo resulta aquí fundamental, y no se escoge al azar. Los desvelos del autor de El Príncipe encuentran origen y meta  en el estudio de la Historia de Roma escrita por Tito Livio, cuya lectura no abandona desde la juventud y a la cual acude en su lecho de muerte para justificar sus afanes de secretario florentino. No solo se detiene en sus páginas cuando encuentra oportunidad, sino que también escribe sobre ellas unos Discorsi  a través de los cuales demuestra su sagacidad y su profundidad como historiador, uno de los más sólidos del Renacimiento italiano. Gracias a su lectura conoce las alocuciones de Cicerón, que utiliza a menudo, y se interna en el conocimiento de clásicos como Plutarco y Tácito que le permiten un lúcido examen de las vicisitudes  de su tiempo tras el objeto de llegar a una sola meta: la creación de una república en Florencia y, por añadidura, la unidad de Italia frente a las invasiones extranjeras.

Cuando los políticos no tienen principios, o se burlan de ellos, o los cambian en la feria de sus necesidades, no falta quien los compare con Maquiavelo, o quienes digan que solo siguen el ejemplo del  creador de la teoría política moderna que se olvidó de los elementos fundamentales de la moral tradicional, desarrollada en la época de oro de Roma y enriquecida por el cristianismo, para enseñarle a los tiranos cómo serlo de veras y cómo mantenerse en las alturas aconsejados por un amanuense diligente, influyente, servicial  y bien remunerado. Esos mismos políticos, campeones de la maroma y libres del fastidio de las lecturas bien hechas y cabalmente aprovechadas, acuden a citas fragmentarias del autor, o a algunas anécdotas inconexas, para exhibirse como los oportunos discípulos que rompen las barreras de la decencia y de la dignidad para hacer buenas las enseñanzas del maestro que, como portavoz de unas prácticas deslumbrantes y capaces de cambiar el entendimiento de los negocios públicos a escala universal, llegó a la cima por echar los escrúpulos al tarro de la basura para ser la primera estatua de los genios de la política juzgada como asunto de supervivencia y de viveza. Maquiavelo es justamente lo contrario, como se desprende de una revisión cuidadosa de sus escritos, pero también de su paso decoroso y de poco respaldo material en un tiempo dominado por señorones ambiciosos, por Papas soberbios y deshonestos, por soldados despiadados que no lograron que cambiara su meta de fundar repúblicas en un continente que las había convertido en cadáveres adornados de mármol.

No pretenden estas líneas el encomio de Maquiavelo, que ha tenido revisiones extraordinarias en los últimos tiempos, a través de las cuales ha aumentado su estatura de  teórico de los hábitos republicanos, sino la crítica de los políticos venezolanos que, haciéndose pasar por señores de la praxis contemporánea y por sagaces pescadores de la mejor oportunidad para el retorno de la democracia, trepan en el primer árbol que les ofrece la oportunidad de levantar cabeza, en esta ocasión un patético arbusto electoral. La restauración de una república no solo depende de mirar hacia sus fuentes  cristalinas, sino también de descubrir a los profetas vacíos que hoy la proponen mientras son comparsas del César de turno.

@eliaspino

El Nacional

Obispos venezolanos al Papa: Deje de ser blando con nuestro déspota

venezolanosroma

 

Un ítem inesperado apareció en la agenda del Papa Francisco en los últimos días. Aunque la reunión no figuraba en su programa semanal pre-anunciado, el 8 de junio se supo que se había abierto un espacio en algún momento para conversar con seis obispos de Venezuela, uno de los lugares más problemáticos del mundo e históricamente católico.

Los visitantes declararon después que habían subrayado su absoluta lealtad al pontífice, y que éste a su vez les había expresado su “plena confianza” en ellos. Ambas afirmaciones son lugares comunes. Hay una contención masiva sobre el papel que la iglesia ha jugado y que podría jugar en detener una sacudida hacia la guerra civil y el desastre humanitario en Venezuela, un país que es abrumadoramente católico.

Los obispos de Venezuela han cuestionado constantemente los abusos de los derechos humanos y el procedimiento democrático por parte de los regímenes de Hugo Chávez y su sucesor, Nicolás Maduro. Pero para muchos venezolanos, el propio Papa ha estado demasiado dispuesto en dar puerta libre al Sr. Maduro. En octubre pasado, por ejemplo, el hombre fuerte venezolano convocó a una reunión con Francisco en un acto de propaganda. Hasta el día de hoy, el Sr. Maduro afirma que al adoptar una postura tan crítica, los obispos de Venezuela no están de acuerdo con su propio pontífice. Entonces culpa a los prelados locales por el estancamiento de un “diálogo” político que quiere llevar a cabo en sus propios términos interesados.

Como una institución que todas las partes quieren aprovechar, la iglesia no puede evitar jugar un papel fundamental en el choque cada vez más agudo entre el régimen de Maduro y sus opositores. Las agencias católicas de socorro, sobre todo Caritas, están profundamente involucradas en el monitoreo y mitigación de los problemas humanitarios del país. Caritas informa que el 11% de los niños venezolanos menores de cinco años padecen de malnutrición moderada a severa. En algunas regiones, las cosas son mucho peores.

La gente que conoce a Venezuela dice que la iglesia ha hablado con al menos cuatro voces diferentes en respuesta a los problemas del país. Sus obispos han sido duros defensores de la libertad civil y del estado de derecho. Pietro Parolin, secretario de Estado del Vaticano y ex enviado papal a Venezuela, también ha sido muy claro al señalar las fechorías del régimen.

Sin embargo, su sucesor como nuncio papal en Caracas, Aldo Giordano, ha sido mucho más suave con el señor Maduro. Y el Papa Francisco ha parecido a veces que escucha al Sr. Giordano. Por ejemplo, en comentarios en su regreso a casa desde Egipto en abril, el pontífice consternó a los críticos del régimen de Maduro diciendo que “la oposición está dividida”, lo que implica que esto era un obstáculo para el progreso político.

En diciembre, el cardenal Parolin envió una carta al señor Maduro pidiendo la liberación de los presos políticos, el respeto a la constitución y elecciones justas. El gobierno no ha hecho nada para atender esas demandas, y la visita episcopal de esta semana fue una forma educada de preguntarle al Papa Francisco si la Santa Sede estaba junto a ellos.

Por el relato de los obispos de su sesión con el pontífice, ellos no se ahorraron palabras. Le dieron a su anfitrión una lista de 70 personas, en su mayoría jóvenes, que habían sido asesinados en las represalias del gobierno contra las protestas pacíficas. También le dijeron al pontífice que la lucha interna de Venezuela no era un enfrentamiento entre derecha e izquierda sino más bien una lucha entre un gobierno que se ha convertido en una dictadura, un régimen que sólo sirve a sus propios intereses y un pueblo entero que clama por la libertad y busca desesperadamente, a riesgo de las vidas de los más jóvenes, el pan, medicinas, seguridad, trabajo y elecciones justas.

Los obispos también dijeron al Papa su total oposición al “plan innecesario, inexplicado … y peligroso” de Maduro de convocar a una asamblea constituyente no elegida el próximo mes. Ellos creen que el verdadero propósito de esto es la imposición de una dictadura militar a través de medios supuestamente constitucionales.

¿Francisco escuchará a los prelados, y comenzará a enviar mensajes duros, públicos o privados, al señor Maduro? Podría ser una oportunidad única para mostrar al mundo que puede ser un formidable crítico de los regímenes e ideologías izquierdistas como lo es de los conservadores y los capitalistas.

Conferencia Episcopal entregó al Papa lista de muertos en protestas e informe nutricional

papaCEV

 

Los miembros de la directiva de la Conferencia Episcopal de Venezuela (CEV), conformada por seis obispos, le hicieron entrega este jueves al papa Francisco, de la lista con los muertos en las manifestaciones y un informe de Cáritas sobre la situación “nutricional” que hay actualmente en el país.

Luego de la reunión, los integrantes de la (CEV), tuvieron un almuerzo con Pietro Parolin, prelado italiano de la iglesia católica, confirmó una fuente oficial a El Universal.

La audiencia comenzó a las 10.00 de la mañana, hora local, en el palacio pontificio, donde se celebran las reuniones oficiales y estaba previsto que tuviese una duración de una media hora debido a la agenda del Papa.

En el encuentro  participó el presidente de la CEV, el arzobispo de Cumaná Diego Rafael Padrón Sánchez; el vicepresidente y arzobispo de Barinas, Luis Azuaje Ayala; los obispos de San Cristóbal, Mario del Valle Moronta Rodríguez, y de San Felipe, Víctor Hugo Basabe; el cardenal arzobispo de Caracas, Jorge Liberato Urosa Savino, y el cardenal arzobispo de Mérida, Baltasar Porras Cardoso.

Con información de Eliana Loza

Jorge Urosa y Baltazar Porras llegan a Roma para reunirse con el Papa

vaticano1-2

 

Ya están en el Vaticano. Los integrantes de la directiva de la Conferencia Especial Venezolana (CEV), junto a los cardenales Jorge Urosa y Baltazar Porras, llegaron a Roma para una reunión urgente con el Papa. A Francisco esperan entregarle informaciones precisas sobre la grave crisis que atraviesa el país sudamericano. Los obispos están apurados, porque el presidente Nicolás Maduro avanza con velocidad en su proyecto de reformar la Constitución, mientras la represión a las protestas contra su gobierno ya dejó más de 60 muertos, en su mayoría jóvenes.

El cardenal Urosa Savino permanece en la “ciudad eterna” desde el pasado 26 de mayo, el resto de la comitiva ya viajó el mediodía de este martes 6 de junio. Mientras tanto continúan las protestas en las calles venezolanas con movilizaciones que este miércoles se realizarán en los 23 estados del país. Las marchas tendrán como puntos de llegadas las oficinas regionales del Poder Electoral, para condenar ahí la Asamblea Constituyente impulsada por Maduro.

Aunque Francisco ya recibió en el pasado a la actual directiva del episcopado venezolano, lo hizo en circunstancias y contextos muy diferentes. El miércoles 30 de septiembre de 2015 pidió a los obispos impulsar el “diálogo y la reconciliación como una prioridad pastoral”, pero el tema clave de ese encuentro fue la situación de la frontera colombo-venezolana

Días antes, el 19 agosto de 2015, Maduro anunció el cierre fronterizo tras un ataque contra la Fuerza Armada de Venezuela en el que tres de sus integrantes y un civil resultaron heridos. La reacción de la Iglesia fue inmediata: primero por parte de los prelados locales y luego desde Roma, con un pronunciamiento del Papa en el Ángelus del 6 de septiembre.

Entonces solicitó la apertura del paso fronterizo tras señalar, en español, que “los obispos de Venezuela y Colombia se han reunido para examinar juntos la dolorosa situación que se ha creado”. Poco tiempo después se reunió con la CEV “no sólo para tratar la situación general de Venezuela, sino la coyuntura particular fronteriza”, según reveló el obispo de Táchira, Mario Moronta, al Vatican Insider.

La urgencia de aquellos encuentros obedeció a razones humanitarias. Entonces, mil 355 colombianos fueron “trágicamente deportados” y 15 mil regresaron por su cuenta al país, procedentes de Venezuela ante el miedo de la deportación, según denunció en su oportunidad la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios. A ello se sumó la inédita escasez de alimentos y medicinas del lado venezolano.

Pero la cita de esta semana tiene otros puntos de particular relevancia, entre otros la presencia del cardenal Baltazar Porras, arzobispo de Mérida. Su amistad y cercanía con el secretario de Estado del Vaticano, cardenal Pietro Parolin, con quien -se asegura- mantiene fluida comunicación, es un elemento de peso.

Con él, Porras cumplió un rol excepcional en julio de 2013 para destrabar los conflictos estudiantiles en Mérida, donde el manejo diplomático del entonces nuncio apostólico logró poner fin -en términos salomónicos- a una huelga de hambre durada 39 días, la cual amenazaba con cobrar la vida de varios jóvenes universitarios.

Además, fue Baltazar Porras a quien Hugo Chávez llamó para que sirviera como garante de su vida en Fuerte Tiuna, durante la madrugada del 12 de abril de 2002, en el primer golpe de Estado que sufrió el militar y presidente. Aquel gesto del hoy cardenal no detendría una posterior andanada de insultos oficiales.

El arozbispo no sólo conoce de primera mano al actual gobierno y a su predecesor sino que, siendo directivo de la CEV (desde 1999 hasta 2006), fue objeto directo de ataques en una relación que lo convirtió en declarado enemigo debido a sus posiciones claras y críticas, habitualmente mediáticas.

La reunión de este jueves genera enorme expectativa porque, esta vez, hablarán los directos interesados con el Papa, y no por medio de enviados. Es la opinión de algunos prelados, entre ellos la del arzobispo emérito de Coro, Roberto Lückert. Él recuerda bien que durante la mediación vaticana en Caracas, el representante papal Claudio María Celli llegó a reunirse con Nicolás Maduro sin haber escuchado previamente al episcopado, detalle que no cayó nada bien entonces.

No obstante, está claro el particular interés del pontífice por la nación sudamericana, en lo cual ha insistido ampliamente el nuncio apostólico Aldo Giordano. El diplomático recordó este fin de semana que el “Papa Francisco quiere profundamente a Venezuela y a su pueblo; por ende, trabaja y reza por su paz”.

En el mismo tono, se ha ratificado con firmeza la comunión entre los obispos y Roma, en respuesta a críticas surgidas en fechas recientes sobre presuntas diferencias con las posiciones del episcopado local, algo que la CEV atribuye a la “manipulación” y “distorsión” de las palabras del Papa.

El nuncio Apostólico reiteró el compromiso del Vaticano y el suyo “para ayudar al sufrido pueblo venezolano” y destacó que cuentan con una maquinaria diplomática integrada por “operadores de paz”. Sostuvo que Venezuela forma parte de los “retos de la Santa Sede” y que cree “profundamente en los milagros”. Insistió que “a todos los niveles hay encuentros” y precisó: “Es un momento difícil, no podemos negarlo; pero es bueno decir que la Iglesia intenta (una solución)”.

“Francisco está muy pendiente de Venezuela. El Santo Padre es un portador de pacificación en el mundo entero como protagonista de la paz. Y creo que es una esperanza para Venezuela (el hecho de) que el Papa mismo quiera ayudar”, dijo. Consideró “difícil ahora mismo decir cuáles son los caminos”, pero ratificó: “¡Creemos en los milagros!”.

Consultado respecto al continuo pedido de los obispos para que el gobierno permita abrir un canal humanitario, dijo al Vatican Insider que también cree en ese milagro. “Sí. Yo creo que es un deber en Venezuela que los venezolanos vivan la solidaridad”.

Giordano agradeció las acciones generosas de quienes ayudan a mitigar el drama: “Conozco a muchas personas que tienen grandes necesidades en sus casas y en medio de su pobreza comparten las pocas cosas que tienen; eso también es un milagro, porque los panes compartidos se multiplican. Por eso, con tanto cariño e insistencia seguimos clamando fervorosamente a Dios por Venezuela”.

 

* Periodista y ex editor del Diario Católico de Venezuela

Papa Francisco viajará a Colombia entre

papafrancisco_2

 

El viaje del papa Francisco a Colombia, en varias ocasiones anunciado para el 2017, es probable que se realice “más adelante”, entre septiembre y octubre, indicaron este lunes en Roma fuentes religiosas.

“Va, va a ir, pero más adelante”, aseguró a la AFP una fuente bien informada quien no quiso dar más precisiones.

“Están estudiando realizar el viaje entre septiembre y octubre” de este año, escribió el domingo por su parte el vaticanista del diario italiano La Stampa, Andrea Tornielli, entre los periodistas mejor informados sobre asuntos de la Santa Sede.

Si bien la agenda para el 2017 de los viajes papales aún está por definirse,hay muchas expectativas por el viaje a Colombia, inicialmente anunciado para el primer semestre de 2017.

Sin embargo, el mismo pontífice había puesto en entredicho su visita al admitir que viajaba sólo “si el acuerdo de paz está blindado y reconocido por la comunidad internacional”, recalcó.

“Para el Vaticano el acuerdo de paz es de hecho una realidad”, explicó Tornielli, quien cita como gesto clave el adiós a las armas iniciado la semana pasada por la principal guerrilla.

Por lo pronto, el presidente Juan Manuel Santos le entregó la invitación en el Vaticano el pasado 16 de diciembre, durante su visita tras el otorgamiento del Nobel de la Paz por la firma de los acuerdos de paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FARC) y que puso fin a más de 50 años de conflicto.

El único viaje por ahora confirmado es en mayo a Portugal, con motivo del centenario de las apariciones de la Virgen de Fátima.

Francisco tiene previsto visitar el santuario mariano del 12 al 13 de mayo de 2017, tal como los hicieron sus predecesores Benedicto XVI y Juan Pablo II.

“El peligro en tiempos de crisis es buscar un salvador que nos devuelva la identidad”: Papa Francisco

Papa-Francisco-L'Ossevatore-Romano

El viernes, a la misma hora que Donald Trump juraba su cargo en Washington, el papa Francisco concedía en el Vaticano una larga entrevista a EL PAÍS en la que pedía prudencia ante las alarmas desatadas por el nuevo presidente de Estados Unidos —“hay que ver qué hace, no podemos ser profetas de calamidades”—, aunque advertía de que, “en momentos de crisis, no funciona el discernimiento” y los pueblos buscan “salvadores” que les devuelvan la identidad “con muros y alambres”.

Durante una hora y 15 minutos, en una sencilla habitación de la Casa de Santa Marta donde vive, Jorge Mario Bergoglio, que nació en Buenos Aires hace 80 años y se encamina a su cuarto año de pontificado, aseguró que “en la Iglesia hay santos y pecadores, decentes y corruptos”, pero que lo que más le preocupa es “una Iglesia anestesiada por la mundanidad”, lejana a los problemas de la gente.

 Sacando a veces a pasear el humor porteño, Francisco demuestra estar al tanto no solo de lo que ocurre dentro del Vaticano, sino en la frontera sur de España o en los barrios bravos de Roma. Dice que le encantaría ir a China —“en cuanto me inviten”— y que, aunque de vez en cuando pega “patinazos”, su única revolución es la del Evangelio.

El drama de los refugiados le ha marcado —“aquel hombre lloraba y lloraba en mi hombro, con el salvavidas en la mano, porque no había logrado rescatar a una niña de cuatro años”— tanto como las visitas a las mujeres esclavizadas por las mafias de la prostitución en Italia. Aún no sabe si se morirá de Papa u optará por el camino abierto de Benedicto XVI. Admite que a veces se ha sentido utilizado por sus compatriotas argentinos y a los españoles les pide algo que parece fácil y no lo es: “Diálogo”.

¿Qué queda después de casi cuatro años en el Vaticano de aquel cura callejero que llegó de Buenos Aires a Roma con el pasaje de regreso en el bolsillo?

Que sigue siendo callejero. Porque en cuanto puedo, salgo a la calle a saludar a la gente en las audiencias, o viajo… Mi personalidad no cambió. No digo que me lo propuse: me salió espontáneo. No, acá no hay que cambiar. Cambiar es artificial. Cambiar a los 76 años es maquillarse. Por ahí no puedo hacer todo lo que quiero, pero el alma callejera está y ustedes lo ven.

En los últimos días de pontificado, Benedicto XVI dijo sobre su último periodo al frente de la Iglesia: “Las aguas bajaban agitadas y Dios parecía dormido”. ¿Ha sentido usted también esta soledad? ¿La jerarquía de la Iglesia estaba dormida con respecto a los problemas nuevos y viejos de la gente?

Yo, dentro de la jerarquía de la Iglesia, o de los agentes pastorales de la Iglesia (obispos, curas, monjas, laicos…) le tengo más miedo a los anestesiados que a los dormidos. A aquellos que se anestesian con la mundanidad. Entonces claudican ante la mundanidad. Y eso me preocupa. Que si está todo quieto, está tranquilo, si las cosas están bien… demasiado orden. Cuando uno lee los Hechos de los Apóstoles, las epístolas de San Pablo, ahí había lío, había problemas, la gente se movía. Había movimiento y había contacto con la gente. El anestesiado no tiene contacto con la gente. Está defendido de la realidad. Está anestesiado. Y hoy día hay tantas maneras de anestesiarse de la vida cotidiana, ¿no? Y quizás la enfermedad más peligrosa que puede tener un pastor proviene de la anestesia, y es el clericalismo. Yo acá y la gente allá. ¡Vos sos pastor de esa gente! Si vos no cuidás de esa gente, y te dejás cuidar de esa gente, cerrá la puerta y jubílate.

¿Y hay una parte de la Iglesia anestesiada?

Todos tenemos peligros. Es un peligro, es una tentación seria. Es más fácil estar anestesiado.

Se vive mejor, se vive más cómodo

Por eso, más que los dormidos, hay esta anestesia que da el espíritu de la mundanidad. De la mundanidad espiritual. En esto, a mí me llama la atención que Jesús en la última cena, cuando hace esa larga oración al padre por los discípulos no les pide “mirá, cuidalos del quinto mandamiento, que no maten, del séptimo mandamiento, que no roben”. No. Cuidalos de la mundanidad; cuidalos del mundo. Lo que anestesia es el espíritu del mundo. Y entonces el pastor se convierte en un funcionario. Y eso es el clericalismo, que a mi juicio es el peor mal que puede tener hoy la Iglesia.

Aquellos problemas que tuvo Benedicto XVI al final de su pontificado y que estaban en aquella caja blanca que le entregó en Castel Gandolfo. ¿Qué había allí dentro?

La normalidad de la vida de la Iglesia: santos y pecadores, decentes y corruptos. ¡Estaba todo ahí! Había gente que había sido interrogada y está limpia, trabajadores… Porque aquí en la Curia hay santos, ¿eh?. Hay santos. Eso me gusta decirlo. Porque se habla con facilidad de la corrupción de la Curia. Hay gente corrupta en la Curia. Pero muchos santos. Hombres que han pasado toda su vida sirviendo a la gente de manera anónima, detrás de un escritorio, o en un diálogo, o en un estudio para lograr… O sea, ahí adentro hay santos y pecadores. A mí ese día lo que más me impresionó es la memoria del santo Benedicto. Que me dijo: “Mirá, acá están las actas, en la caja. Acá está la sentencia, de todos los personajes”. Y acá “fulano, tanto”. ¡Todo en la cabeza! Una memoria extraordinaria. Y la conserva, la conserva.

¿Se encuentra bien de salud [Benedicto XVI]?

De acá para arriba, perfecto. El problema son las piernas. Camina con ayuda. Tiene una memoria de elefante, hasta en los matices. Por ahí yo digo una cosa, y me responde: “No es ese año, fue en tal año”.

¿Cuáles son sus mayores preocupaciones con respecto a la Iglesia y en general con la situación mundial?

Con respecto a la Iglesia, yo diría que la Iglesia no deje de ser cercana. O sea, que procure ser continuamente cercana a la gente. La cercanía. Una Iglesia que no es cercana no es Iglesia. Es una buena ONG. O una buena organización piadosa de gente buena que hace beneficencia, se reúne para tomar el té y hacer beneficencia… Pero lo que a la Iglesia la identifica es la cercanía: ser hermanos cercanos. Porque Iglesia somos todos. Entonces, el problema que siempre hay que evitar en la Iglesia es que no haya cercanía. Ser cercanos todos. Cercanía es tocar, tocar en el prójimo la carne de Cristo. Es curioso, cuando Cristo nos dice el protocolo con el cual vamos a ser juzgados, que es el capítulo 25 de Mateo, es siempre tocar al prójimo: “Tuve hambre, estuve preso, estuve enfermo…”. Siempre la cercanía a la necesidad del prójimo. Que no es solo la beneficencia. Es mucho más. Después, en el mundo, es la guerra. Estamos en la Tercera Guerra Mundial en pedacitos. Y últimamente ya se está hablando de posible guerra nuclear como si fuera un juego de baraja: se juega a las cartas… Y eso es lo que más me preocupa. Me preocupa del mundo la desproporción económica: que un pequeño grupo de la humanidad tenga más del 80% de la fortuna, con lo que esto significa en la economía líquida, donde al centro del sistema económico está el dios dinero y no el hombre y la mujer, ¡el humano! Entonces se crea esa cultura del descarte.

Lea la entrevista completa  al Papa Francisco en El País