ONU archivos - Página 2 de 133 - Runrun

ONU

ONU: COVID-19 causará
«Esta pandemia es un asunto global, todos estamos en el mismo barco y tenemos que trabajar juntos»

 

La pandemia del coronavirus y su freno económico, unidos a las crisis humanitarias ya existentes, han creado una «tormenta perfecta» que amenaza con desencadenar «hambrunas de proporciones bíblicas», según el jefe del Programa Mundial de Alimentos de la ONU, David Beasley.

En una entrevista con EFE, Beasley -que acaba de recuperarse del virus- aseguró que la enfermedad ha llegado en un momento «ya muy frágil» para el sistema humanitario y que sus efectos van a «causar estragos» alrededor del mundo.

Según cuenta, durante los últimos meses ya había ido alertando a los líderes internacionales de que 2020 iba a ser «la peor crisis humanitaria desde la Segunda Guerra Mundial», como consecuencia de las guerras en países como Sudán del Sur, Yemen o Siria, los problemas en la región del Sahel, la plaga de langostas en África oriental y los efectos del cambio climático.

«Pensaba eso antes del COVID-19″, subraya Beasley, que calcula que la pandemia puede poner en riesgo de morir de hambre a unos 130 millones de personas más, que se sumarían a los 135 millones que su agencia ya preveía que estuviesen en esa situación.

Millones de personas pueden morir de hambre

El Programa Mundial de Alimentos (PMA) ayuda de forma cotidiana a unos 100 millones de personas a acceder a comida y, de ellos, unos 30 millones dependen en exclusiva de esa asistencia para alimentarse. «Si perdemos acceso o dinero para esos 30 millones… Uno no puede estar sin comida durante un par de semanas», apunta Beasley.

Según subraya, si el avance de la pandemia no se controla, podrían verse «hambrunas de proporciones bíblicas» y una catástrofe humanitaria «nunca vista durante nuestras vidas».

Entre las prioridades del PMA, figura conseguir que se mantenga en todo momento la cadena de suministro y disponer de los fondos suficientes para apoyar a los lugares más vulnerables.

Estrategias coordinadas

En ese sentido, al jefe de la agencia reconoce que le preocupa que el golpe económico que la pandemia está suponiendo para varias potencias limite su capacidad para donar fondos a las operaciones humanitarias y que las restricciones para combatir la enfermedad puedan dificultar el movimiento de alimentos.

«Estamos intentando trasladar a los líderes que no se puede pensar únicamente en el impacto del COVID-19 a corto plazo o desde un punto de vista sanitario. Tiene que ser una perspectiva total», explica por videoconferencia desde Washington.

«Tenemos que resolver esto juntos y tenemos que mantener un pensamiento estratégico juntos, porque si no, todos vamos a perder», insiste.

El riesgo, según Beasley, es que las consecuencias económicas de la pandemia terminen por costar más vidas que la propia enfermedad.

Por ello, el PMA urge a los Gobiernos a no imponer vetos a exportaciones, restricciones en los controles fronterizos o cierres de puertos u otros puntos logísticos por los que fluyen los alimentos.

Por ahora, asegura, la cooperación de las potencias con la ONU y su compromiso para mantener la ayuda a los más necesitados están siendo muy sólidos, pero resulta obvio que por delante quedan «días difíciles».

La alternativa, insiste Beasley, es que la gente «se muera de hambre».

África, el gran riesgo

En las zonas más vulnerables al hambre, sobre todo en África, el PMA está tratando de anticiparse a las necesidades antes de que el coronavirus impacte con fuerza sobre el terreno para evitar, entre otras cosas, el riesgo de desestabilización social que puede crearse si se combinan enfermedad y hambre.

«El COVID-19 está entrando en África y las próximas cuatro semanas van a ser muy preocupantes. No creo que en África vaya a hacer algo distinto a lo que ha hecho en otros países. Una o dos semanas despacio y luego empieza a crecer exponencialmente», explica.

Los estragos de la pandemia, sin embargo, ya se hacen notar en muchos países, incluso si el virus aún no se ha propagado allí, dado el impacto económico de las medidas que se han tomado en otros lugares.

El desplome de los precios del petróleo, por ejemplo, es devastador para Sudán del Sur y el del turismo para Etiopía, dos Estados que figuran entre los peores del mundo en cuanto a su situación alimentaria.

Pero el peligro no se limita a África, con países como Yemen, Siria, Haití o Venezuela también con crisis muy graves, según el último análisis del PMA.

«Esta pandemia es un asunto global, todos estamos en el mismo barco y tenemos que trabajar juntos», insiste Beasley.

 
Runrunes de Bocaranda: Gobierno venezolano acusa a Trump ante el Consejo de Seguridad de la ONU de preparar una guerra contra Maduro

Gobierno venezolano acusa a Trump ante el Consejo de Seguridad de la ONU de preparar una guerra contra Maduro y afirma que en la región caribeña, donde está la armada de EE.UU., “hay poco tráfico de droga”.

Hoy en reunión cerrada del Consejo de Seguridad -y por instancia de Rusia– el embajador de Maduro, Samuel Moncada, presentará un documento en el que el Gobierno venezolano tratará de demostrar las agresiones del “imperio estadounidense” contra Venezuela.

En las líneas a presentar señalan entre otros puntos que “es falso que la ruta del Caribe Occidental sea utilizada por los narcotraficantes que más bien usan las rutas del Pacífico” y que el Gobierno de Maduro “ha luchado muy duro contra al narcotráfico utilizando la cooperación internacional”.

Parte del texto

“El gobierno de los Estados Unidos de América está actuando extremadamente irresponsable hacia su población y el resto del mundo al desviar la atención de la catástrofe humanitaria causada por COVID-19 y aprovechando la interrupción mundial como resultado de la pandemia más grande en el siglo, para imponer sus ambiciones geopolíticas y abrir un nuevo frente de conflicto estableciendo un bloqueo naval contra mi país, con cruel desprecio por los gritos de todos los pueblos del mundo, por los esfuerzos de la comunidad internacional, para centrarse en luchar contra nuestro enemigo común: el COVID-19 (sic).

El 1 de abril de 2020, en la rueda de prensa diaria de la Casa Blanca sobre COVID-19, el gobierno de los Estados Unidos anunció que el Comando Sur de los EE. UU. iba a emprender una operación hostil en aguas cercanas a la costa venezolana en el Caribe Occidental. Esto tiene el efecto práctico de establecer un bloqueo naval que sin duda tienen (sic) consecuencias catastróficas, particularmente en un momento en que mi país está dirigiendo toda la capacidad del Estado a la protección de la población en el contexto de una terrible pandemia”.

Continúa más adelante el documento refiriéndose a la “verdadera intención” de Trump: “Los  comentarios hechos contra el presidente Nicolás Maduro por Mark Esper, Secretario de Defensa de los Estados Unidos de América, en el momento del anuncio revela la verdadera intención del gobierno de los Estados Unidos: tomar acción política y militar coercitiva contra el gobierno y el pueblo venezolano, en violación de nuestra soberanía e integridad territorial. En la rueda de prensa, el secretario Esper declaró que ‘el pueblo venezolano continúa sufriendo tremendamente debido al control criminal de Maduro sobre el país’ y que ‘los narcotraficantes están aprovechando esta ilegalidad’. Del mismo modo, el presidente Trump señalaba:

‘No debemos permitir que los carteles de la droga exploten la pandemia para amenazar vidas estadounidenses.’ Este es un argumento monstruoso en un momento sin precedentes con prohibiciones de viajes por avión y tierra, cierres de fronteras y cuarentenas que cubren países enteros. Tales narrativas oportunistas carecen de credibilidad y se burlan de la inteligencia de toda la humanidad”.

“Llama la atención que Estados Unidos de América está fortaleciendo con sus fuerzas armadas la presencia en un área donde hay poco tránsito de narcóticos, según el Informe Mundial sobre drogas 2019 publicado por la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) y las cifras publicadas por el Gobierno de los Estados Unidos en sus bases de datos, que indican que la mayoría (más del 80 por ciento) del narcotráfico hacia los Estados Unidos de América tiene lugar a lo largo de la costa del Pacífico, desde Colombia a Guatemala, no a través del Caribe occidental, cerca de la costa venezolana  que es donde el gobierno de los Estados Unidos ha establecido su presencia naval.”

“Mi gobierno ha cumplido responsablemente sus obligaciones internacionales relacionadas con la lucha contra el narcotráfico, como el continuo fortalecimiento de la cooperación multilateral. Los mecanismos son una prioridad política. Las cifras publicadas por las Naciones Unidas muestran que hay poco tráfico de drogas en Venezuela, lo que refleja los esfuerzos significativos que se han hecho para destruir cultivos ilícitos e interceptar y confiscar cargamentos de drogas. Nosotros por lo tanto, condenamos los intentos de utilizar la lucha crucial contra el narcotráfico como un pretexto para justificar una operación militar falsa contra mi país”.

“El anuncio de estas operaciones el 1 de abril se produjo un día después de que el Departamento de Estado de los Estados Unidos de América publicó un “informe democrático para el marco de transición para Venezuela”,  con el que busca suplantar a nuestra Constitución Nacional, presentando el documento como una orden que debe ser aceptada por el pueblo y las instituciones venezolanas para evitar el uso de la fuerza militar por parte de Estados Unidos. Esto es una violación del Artículo 2, párrafo 4, de la Carta de las Naciones Unidas que establece lo siguiente: “Todos los Miembros se abstendrán en sus relaciones internacionales de la amenaza o el uso de fuerza contra la integridad territorial o la independencia política de cualquier estado o de cualquier otra manera incompatible con los propósitos de las Naciones Unidas. Mi país, de acuerdo con su tradición pacifista, agotará todos los medios de diálogo y solución de controversias; sin embargo, se reserva el derecho de tomar medidas bajo el artículo 51 de la Carta, en el ejercicio de su derecho de legítima defensa, en caso de agresión por parte del gobierno de los Estados Unidos o los gobiernos de sus aliados”.

“Este curso de acción progresivo que involucra amenazas y extorsión también incluye operaciones militares encubiertas, como las denunciadas por el presidente Nicolás Maduro en su carta de 29 de marzo de 2020 dirigida a todos los Jefes de Estado y de Gobierno, en que condenó el hecho de que un grupo de mercenarios y personal paramilitar estaba siendo organizado, entrenado, financiado y armado en la territorialidad colombiana, bajo los auspicios del gobierno de Colombia y el gobierno de los Estados Unidos de América, con miras a la perpetración de actos terroristas en mi país en la última semana de marzo de 2020 y la realización de un cambio de gobierno a través de la fuerza”.

“La incautación de un arsenal de guerra destinado a ser utilizado en Venezuela por estos terroristas, grupos capacitados en Colombia, que tenían la intención de ingresar al país a través de la frontera en la región de La Guajira, fue confirmada públicamente por el propio jefe de la operación. El 26 de marzo de 2020, Clíver Alcalá, general retirado de la  Fuerza Armada Nacional Bolivariana y un prófugo de la justicia venezolana, declaró que había sido jefe de un complot terrorista de “operación quirúrgica” para asesinar al presidente Nicolás Maduro y otros funcionarios venezolanos de alto rango usando armas compradas a agentes de los Estados Unidos y bajo la protección del Gobierno de Colombia.

En múltiples ocasiones, mi Gobierno ha denunciado públicamente, en particular a las autoridades gubernamentales de Colombia, las conspiraciones que se están gestando en ese país. Sin embargo, no hemos recibido una respuesta positiva con respecto al  desmantelamiento de los centros de capacitación, aunque en realidad hayamos proporcionado información sobre sus ubicaciones; la incautación de armas; o el arresto de las personas responsables. Esto prueba que el Gobierno de Colombia está violando la Resolución 1373 (2001) del Consejo de Seguridad al permitir todas las condiciones propicias a la planificación, financiación y capacitación de estos grupos, con el propósito de comisión de actos terroristas en mi país, para existir en su territorio. También está violando la resolución al negarse a proporcionar asistencia en relación con la delincuencia, investigaciones o procedimientos penales relacionados con la financiación o el apoyo de la organización de actos terroristas, a pesar de que Venezuela siempre ha estado lista para colaborar tanto como sea posible en este importante asunto sobre la base de la legalidad, mutua asistencia y el principio de extraditar o enjuiciar.

Como si eso no fuera suficiente, cuando estos planes se hicieron públicos, el 26 de marzo 2020, el Gobierno de los Estados Unidos de América, a través de su Departamento de Justicia, viola abiertamente el Artículo 2, párrafo 7, de la Carta al intentar imponer su sistema de justicia sobre el Estado soberano de Venezuela. El Fiscal General de los Estados Unidos de América acusó al presidente de la República, Nicolás Maduro Moros, de ser narcotraficante y ofreció una recompensa de $ 15 millones por información conduciendo a su arresto. Esta acusación infame no es más que la reiteración de la narrativa racista y narrativa degradante sobre los pueblos de América Latina que se ha presentado durante más de un siglo de práctica colonial supremacista por parte de los Estados Unidos de América para justificar sus numerosas intervenciones militares en nuestro continente.La subordinación del orden jurídico internacional a las leyes nacionales de un Estado es inaceptable, ya que contraviene el principio de igualdad soberana previsto en el Artículo 2, parágrafo 1, de la Carta de las Naciones Unidas. En violación de los preceptos del derecho internacional, el gobierno de los Estados Unidos intenta reclamar el poder extraterritorial unilateral y selectivo inexistente para ‘enjuiciar’ al jefe de Estado en ejercicio de un país soberano, que tiene inmunidad según el derecho internacional en virtud de su cargo. No hay ninguna ley o autoridad que respalde este curso de acción, ya que Venezuela es un país independiente y sus leyes y justicia y el sistema emana de la soberanía de su gente, no de autoridades extranjeras con ambiciones imperiales que buscan ejercer la jurisdicción colonial.

A la luz de la tendencia errática del Gobierno de los Estados Unidos de América este actuará en contravención de las disposiciones de la Carta de las Naciones Unidas y el derecho internacional, esta acción plantea una amenaza absoluta para la moral, la integridad física y psicológica de los representantes de más alto nivel de mi país. Equivale a coerción política, judicial y militar por parte de una Potencia que busca ejercer su jurisdicción nacional de manera extraterritorial. Además, todo esto está sucediendo en medio de una catastrófica pandemia global. Es despreciable y cruel oportunismo que pone en peligro la paz y la seguridad en la región.

Mi país observa con preocupación que, en estos casos extremadamente excepcionales, en circunstancias en las que se presentan problemas de salud relacionados con COVID-19, se planteen desafíos con respecto al funcionamiento del Consejo de Seguridad, donde los Estados Unidos, actuando como un Estado al margen de la ley, aprovecha la oportunidad de moverse hacía adelante con sus planes de agresión militar.

A la luz de lo anterior, mi país solicita que el Consejo de Seguridad tome una acción fuerte al declarar que la política belicista de los Estados Unidos de América y Colombia contra Venezuela será una amenaza para el mantenimiento de la  paz y seguridad internacional. También solicitamos que el Consejo de Seguridad, de conformidad con los poderes conferidos en virtud del artículo 39 de la Carta, instar a los gobiernos que deben poner fin a su política de agresión contra mi país para evitar una escalada de tensiones en la región. Al mismo tiempo, nos unimos a la llamada realizada por el Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres, el 23 de marzo de 2020, para un cese inmediato de las hostilidades en todos los conflictos para que, juntos, podamos centrar nuestras energías para combatir la terrible pandemia que está devastando a la humanidad. Le agradecería que hiciera circular la presente carta y su anexo como documento del Consejo de Seguridad”.

World Drug Report 2019 United Nations Office on Drugs and Crime
Gobierno venezolano acusa a Trump ante el Consejo de Seguridad de la ONU
Source: Drug Enforcement Administration of the United States of America, October 2017
Position of the warships deployed as part of the counter-narcotic operation announced by the Government of the United States of America on 1 April 2020, according to the United States Department of Defence.
#ReporteCoronavirus | Las 6 noticias más importantes hasta la tarde del #22Abr

RunRun.es hizo una recopilación de las noticias más importantes del momento sobre el coronavirus. El #ReporteCoronavirus te mantendrá informado de todo lo que ocurre con este nuevo virus que hasta la fecha ha causado 182.992 muertos en el mundo y 2.628.894 de infectados. Aquí las 6 noticias más relevantes de la tarde: 

 

Subió a 45 mil la cifra de fallecidos por coronavirus en Estados Unidos

Las muertes por coronavirus en Estados Unidos superaron las 45 mil el martes 21 de abril, duplicándose en poco más de una semana y aumentando en una cantidad casi récord en un solo día, según un recuento de Reuters.

Estados Unidos tiene, el mayor número de casos de coronavirus confirmados en el mundo, con más de 810.000, casi cuatro veces más que España, el país con el segundo número más alto. En todo el mundo, los casos superaron los 2,5 millones ayer.

Las muertes en EEUU aumentaron en más de 2.750 sólo el martes, justo por debajo del pico de 2.806 muertes en un solo día el 15 de abril.

Turquía confirma más de 3 mil contagios entre el personal sanitario

Un total de 24 profesionales de la salud han muerto de Covid-19 en Turquía, donde se confirmaron 3.474 casos de contagio por coronavirus entre el personal sanitario, entre ellos 1.307 médicos, según la Asociación de Médicos de Turquía (TTB).

Dos tercios de los contagios se concentran en Estambul, la ciudad más grande del país, donde se han detectado también el 60 % de los casos de Covid-19 de la nación.

En está última provincia se aplicará un toque de queda de cuatro días a partir de mañana jueves, coincidiendo con dos días festivos, para evitar la propagación del virus.

Reino Unido superó los 18 mil fallecidos por coronavirus

El número de personas fallecidas en hospitales del Reino Unido por Covid-19 aumentó este miércoles en 763, hasta un total de 18.100 personas, informó el Ministerio de Salud.

El ministro de Sanidad, Matt Hancock, aseguró que el Reino Unido se encuentra «en el pico» de la expansión de la pandemia y recalcó que todavía no se cumplen las condiciones para relajar las normas del confinamiento ordenado el 23 de marzo.

A pesar de que el Gobierno aún está lejos de cumplir su objetivo de realizar 100.000 test al día antes de fin de mes, el ministro británico de Exteriores, Dominic Raab, aseguró que mantiene esa meta.

El mundo registra 2,47 millones de casos y 169.000 muertes por COVID-19

Los casos de COVID-19 confirmados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) alcanzaron este miércoles 22 de abril la cifra de 2,47 millones, con más de 80.000 infecciones diagnosticadas en las últimas 24 horas.

Los fallecidos en todo el planeta ascienden a 169.006, más de 6.000 reportados después de la anterior actualización diaria de la OMS, lo que supone un nuevo repunte tanto en el número de nuevos casos como en el de muertes.

Nueva York tendrá un “ejército de rastreadores” del Covid-19

El estado de Nueva York, epicentro de la pandemia de coronavirus en Estados Unidos, tendrá un gigantesco “ejército de rastreadores” que trabajarán como detectives para rastrear a residentes infectados, y que será coordinado por el exalcalde Mike Bloomberg, informó este miércoles 22 el gobernador Andrew Cuomo.“Tenemos que crear un ejército de rastreadores” a gran escala, dijo Cuomo en conferencia de prensa.“El rastreo es algo muy, muy importante. Una vez que rastreas (a un individuo) y encuentras más (casos) positivos, se pueden aislar. Están bajo cuarentena. No pueden salir y no pueden infectar a nadie más. Esta operación nunca se hizo antes. Es intimidante”, señaló.

Cuba alcanza los 40 fallecidos por coronavirus y se acerca a 1.200 casos

Cuba anunció este miércoles 22-A otras dos muertes y 52 nuevos positivos de Covid-19 en el país, que dejan el número total de fallecidos en 40 y el de casos en 1.189, lo que supone una letalidad del 3,3 %.

Los dos nuevos muertos son un hombre de 84 años de la provincia de Matanzas y otro de 86 de la de Villa Clara que fallecieron en la víspera y en ambos casos presentaban patologías previas, informó el director de Epidemiología del Ministerio de Salud Pública, Francisco Durán.

La cifra de 52 nuevos infectados, todos de nacionalidad cubana, mantiene la tendencia de los dos días anteriores, en los que se reportaron 52 y 50 casos respectivamente.

ONU alerta sobre riesgos para Venezuela por falta de gasolina
En un informe la organización reveló que no existe ni siquiera un plan de abastecimiento especial que les permita seguir llevando alimentos y medicinas a zonas vulnerables

La escasez de gasolina en Venezuela es seguida cada vez más de cerca por agencias que prestan auxilio humanitario en el país. La generalización de las fallas en el surtido del combustible fueron expuestas, como un riesgo para la población, en la reciente actualización del Plan Intersectorial de Preparación y Respuesta al COVID-19 en Venezuela. El reporte fue elaborado por la Organización de Naciones Unidas (ONU) para actualizar la evolución de sus planes de ayuda.

El programa articula los esfuerzos de las misiones de la ONU frente a la contingencia por la pandemia del coronavirus. En el apartado Análisis de riesgos, se enumeran las dificultades que conlleva para los más vulnerables la falta de combustible. Además, se enfatiza que es un obstáculo adicional a las restricciones para mitigar la transmisión del virus.

“Parte de la población enfrenta dificultades para acceder a los servicios de atención de la salud debido a varios factores, como la escasa cobertura del transporte, la falta de combustible y la falta de recursos económicos. Estas circunstancias afectan especialmente a las poblaciones más vulnerables y aisladas. Incluidos los ancianos, los niños en situación de riesgo, las personas con discapacidad y las comunidades indígenas”, detalla el informe.

La contención del SARS-COV-2 en territorio venezolano abarca desde reducción de la movilidad hasta toque de queda en zonas de gran propagación. Las medidas se decretaron el pasado 15 de marzo. Sin embargo, las irregularidades en la distribución de gasolina acumulan más de tres años en algunas regiones. La deficiencia se generalizó a la par pandemia.

Más obstáculos

La ONU señaló que el problema impide la labor humanitaria. Esta limitación aumenta los obstáculos que comprometen la capacidad de respuesta, pese a la llegada de insumos. Es decir, pese a que el gobierno de Nicolás Maduro agradeció la llegada de suministros, estos no se han podido entregar de forma oportuna. Desde 2018 el organismo aumentó su despliegue en el país para atender a poblaciones con necesidades alimentarias y de salud.

“Entre las limitaciones de la respuesta humanitaria figuran la falta de financiación, la limitada capacidad operacional, la ausencia de un mecanismo de registro para las organizaciones no gubernamentales internacionales y la ausencia del Programa Mundial de Alimentos (PMA). Otros problemas para el acceso humanitario son las dificultades de acceso al combustible. La movilidad en el contexto de la ‘cuarentena social’ y, en algunas zonas, por razones de seguridad (como en las zonas fronterizas o mineras)”, precisaron.

Ante esto, el organismo insistió en la necesidad de flexibilizar las sanciones que pesan sobre la industria petrolera venezolana. Así, según lo expuesto, mejoraría el acceso a importaciones. Se refirieron a exhortos similares de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos. Michelle Bachellet suscribió tres informes acerca de la situación venezolana. En todos pidió mejorar las condiciones en las que los organismos de asistencia hacen su trabajo.

“En el contexto venezolano es particularmente importante aumentar las posibilidades de importar combustible y/o diluyentes para su producción, a fin de aliviar la escasez de gasolina como un obstáculo importante para el acceso humanitario. La Alta Comisionada también señaló que los países objeto de sanciones debían adoptar medidas que ofrecieran a las organizaciones nacionales e internacionales las garantías necesarias para llevar a cabo sus actividades humanitarias sin injerencias”, reiteraron.

 

Por la trocha

El retorno de emigrantes venezolanos desde naciones de la comunidad andina fue otro de los puntos que abordó el informe. El organismo urgió implementar medidas sanitarias adecuadas y un alojamiento temporal seguro a las miles de personas, incluidos niños, que abandonaron los países de acogida por el deterioro de las condiciones, resultado de la crisis global por el COVID-19.

“El regreso de venezolanos de Colombia, Ecuador, Perú y otros países desde mediados de marzo requiere una consideración especial para asegurar la implementación adecuada de medidas sanitarias, incluyendo la vigilancia epidemiológica del COVID-19 durante al menos 15 días y, cuando sea necesario, el suministro de un alojamiento temporal seguro y adecuado”, solicitaron.

La institución reveló que el Estado venezolano pidió una ayuda adicional para atender a los venezolanos en la frontera. La petición de asistencia abarca a las cárceles, de acuerdo con una solicitud enviada por el Ministerio de Asuntos Exteriores. Con esto la ONU aumentaría su presencia en el país y se convertiría en el organismo con mayor participación en el abordaje de la emergencia humanitaria compleja que atraviesa Venezuela.

“Los gobiernos nacional y estatal han solicitado asistencia para atender las necesidades de esta población y han designado instalaciones como centros de alojamiento temporal. El 7 de abril, el Ministerio del Poder Popular para Asuntos Exteriores presentó una solicitud oficial de asistencia al Coordinador Residente y Coordinador de Asuntos Humanitarios de las Naciones Unidas para apoyar la respuesta”, señalaron.

Invelecar: 37% de los venezolanos no cumple con requerimientos alimenticios de ONU
El representante de Invelecar, Carlos Albornoz, indicó que 27 millones de venezolanos no cubren el kilogramo de alimento diario, al tiempo que detalló que unos 10 millones de personas no cumple ni con la mitad de lo establecido 

El presidente del Instituto Venezolano de la Leche y la Carne (Invelecar), Carlos Albornoz, indicó este fin de semana que el 37% de la población venezolana no cumple con los requerimientos alimenticios de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), que señala que cada persona debe consumir un kilogramo de comida diario.

Durante una entrevista con la dirigente política María Corina Machado, Albornoz indicó que 27 millones de venezolanos no cubren el kilogramo de alimentos diarios, reseñó el portal web Minuta Agropecuaria.

Asimismo detalló que 17 millones de personas en el país ingieren 900 gramos por día, mientras que un 37% de la población, es decir unos 10 millones no cumple ni con la mitad de lo establecido porque consumen menos de 400 gramos.

En ese sentido, el presidente de Invelecar aseguró que el país consume ocho millones de kilogramos de alimentos menos de lo requerido, debido al poco poder adquisitivo que tienen los venezolanos y por la poca producción que hay en la nación.

Sobre el abastecimiento de alimentos, Albornoz sostuvo que se observa un normal abastecimiento debido a que no todos los ciudadanos tienen acceso por los altos niveles inflacionarios, pero alertó que en un tiempo se comenzará a sentir el desabastecimiento, y que hay fallas en el transporte de alimentos dentro y fuera del país. 

 

ONU identifica a Venezuela como país prioritario para atender el Covid-19
La ONU considera a Venezuela como país prioritario al señalar que tiene una capacidad limitada para atender el coronavirus

La Organización de Naciones Unidas (ONU) identificó a Venezuela como un país prioritario para atender entre abril y diciembre de 2020 ante la pandemia del coronavirus.

En su Plan Global de Respuesta Humanitaria por Covid-19, la ONU advirtió que el sistema de salud pública de Venezuela tiene una capacidad limitada, por lo cual es prioritario.

De acuerdo con el informe, esa limitación se origina por factores como la escasez de medicamentos e insumos médicos, la falta de agua y electricidad, así como la migración de profesionales de la salud.

En el documento, la ONU igual hace referencia a los grupos en riesgo en Venezuela ante la pandemia. Entre ellos destacan personas mayores de 60 años de edad, con condiciones de salud preexistentes, con limitado acceso a servicios de higiene y con inseguridad alimentaria.

Asimismo, destaca como vulnerable a la población indígena, los trabajadores de la salud y ciudadanos que vivan en centros colectivos hacinados, también son los vulnerables.

Por otra parte, la ONU alerta en el informe que las restricciones por la cuarentena para acceder a la gasolina pueden condicionar las labores de las organizaciones humanitarias.

“Muchos de los 81 socios humanitarios han limitado o suspendido temporalmente sus actividades, debido a las medidas”, denuncian.

 

El plan de la ONU, que se extenderá hasta diciembre de este año, incluye donaciones hasta de 2.000 millones de dólares ante la amenaza del covid-19.

Con información de El Nacional

ONU ofrece ayuda al gobierno de Maduro para luchar contra el COVID-19
El organismo está apoyando al país Venezuela en áreas como la salud, afectada por el deterioro de hospitales y la escasez de medicamentos, y el agua, cuyo suministro no es constante en numerosos sectores del país

 

La Organización de Naciones Unidas (ONU) ofreció al gobierno de Venezuela su ayuda para afrontar la pandemia del coronavirus COVID-19, del que hasta ahora se han detectado 42 casos en el país, informó Nicolás Maduro.

En una conversación telefónica con la vicepresidenta ejecutiva, Delcy Rodríguez, transmitida por la televisión pública, Maduro leyó una carta que el coordinador residente del sistema de las Naciones Unidas en Venezuela, Peter Grohmann, envió al canciller Jorge Arreaza.

En la misiva, dijo el presidente, Grohmann “ratifica que el sistema de Naciones Unidas está listo para apoyar al Gobierno (…) en la respuesta al COVID-19” y ya puso en marcha varias acciones como la divulgación de información confiable y actualizada a comunidades para la prevención y contención del coronavirus.

En medio de la coyuntura, la ONU está apoyando a Venezuela, siempre según la carta leída por Maduro, en áreas como la salud, afectada por el deterioro de hospitales y la escasez de medicamentos, y el agua, cuyo suministro no es constante en numerosos sectores del país.

Además, Grohmann informó a Maduro que la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) “está desarrollando un llamamiento global para movilizar recursos para el sistema de Naciones Unidas y socios para la prevención y respuesta del COVID-19”.

“Estamos trabajando para incluir los requerimientos de Venezuela en el llamamiento global para poder hacer efectivo y apoyar en la respuesta en la pandemia global”, reza el texto.

Maduro reiteró que el miércoles sostuvo una conversación con el director de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom, y que este le garantizó “todo el apoyo de asesoría científica y todo el apoyo en materiales que necesite Venezuela”.

Además, denunció que el gobierno de Estados Unidos ha incrementado el bloqueo a la importación de alimentos y medicinas a Venezuela como parte de las sanciones que el Ejecutivo de Donald Trump ha aplicado a Venezuela.

“El gobierno de EE.UU. está tratando de perseguir a los barcos que traen alimentos y medicinas a Venezuela (…) Se han recrudecido las medidas de ese Gobierno fascista, hipócrita, contra Venezuela”, dijo el jefe de Estado.

OIT estima que 24,7 millones de personas perderán su empleo debido al Covid-19
La OIT estima que entre 8,8 y 35 millones de personas estarán en situación de pobreza laboral en todo el mundo, frente a la estimación original para 2020

La Organización Mundial del Trabajo (OIT) estimó que entre 5,3 y 24,7 millones de personas perderán su empleo por la pandemia del Covid-19. En comparación con la crisis financiera mundial de 2008-2009 el desempleo mundial aumentó en 22 millones.

En este sentido, la organización internacional propuso a los gobiernos del mundo “tomar medidas decisivas, coordinadas e inmediatas”, como ocurrió frente a la crisis financiera mundial de 2008-2009, para prevenir el impacto de esta pandemia sobre el desempleo.

Según la OIT, las caídas del empleo también conllevan grandes pérdidas de ingresos para los trabajadores.

“El estudio estima que éstas se situarán entre 860.000 millones de dólares y 3,4 billones de dólares a finales de 2020. Esto se traducirá en caídas en el consumo de bienes y servicios, lo que a su vez afectará a las perspectivas de las empresas y las economías”, expresa el informe.

El organismo indicó que se prevé un importante aumento de la pobreza laboral, ya que “la presión sobre los ingresos resultante de la disminución de la actividad económica tendrá un efecto devastador para los trabajadores que se encuentran cerca o por debajo del umbral de la pobreza”.

La OIT estima que entre 8,8 y 35 millones de personas más estarán en situación de pobreza laboral en todo el mundo, frente a la estimación original para 2020 (que preveía una disminución de 14 millones en todo el mundo).

Además, la OIT asegura que habrá un aumento exponencial del subempleo, puesto que las consecuencias económicas del brote del virus se traducirán en reducciones de las horas de trabajo y los salarios.

De acuerdo con su informe preliminar, El COVID-19 y el mundo del trabajo: Consecuencias y respuestas; la organización solicita a los gobiernos del mundo la adopción de medidas urgentes basadas en tres pilares: “proteger a los trabajadores en el lugar de trabajo, estimular la economía y el empleo, y sostener los puestos de trabajo y los ingresos”.

Esas medidas incluyen la ampliación de la protección social, el apoyo para mantener el empleo (es decir, el trabajo a jornada reducida, las vacaciones pagadas y otros subsidios) y la concesión de ayudas financieras y desgravaciones fiscales, en particular a las microempresas y pequeñas y medianas empresas.

*Con información de Noticias ONU.