Municipio Libertador archivos - Runrun

Municipio Libertador

Tarifas del aseo urbano subieron casi 11.000% en apenas un mes

 

VECINOS DEL MUNICIPIO LIBERTADOR Y BARUTA DENUNCIARON un nuevo aumento en las tarifas del aseo urbano que sobrepasa el 10.000%, específicamente en o que respecta a la disposición de los desechos en el relleno sanitario de La Bonanza, servicio cancelado a través de Serdeco a la empresa Cotécnica.

Tanto el concejal por Baruta Héctor Urgelles como el coordinador del Frente en Defensa del Norte de Caracas, Carlos Julio Rojas, expresaron que los aumentos son desproporcionados, al punto que para algunos vecinos el alza es de 10.800% en el mes de octubre respecto a septiembre.

“El aseo es el servicio más caro que pagamos, es superior su costo al de televisión por cable, internet, teléfono móvil o fijo, más costoso que la electricidad y el gas pero tan ineficiente como cualquiera de los otros servicios. No se justifica, que mientras tengamos salarios paupérrimos se nos cobre por servicios ineficientes sumas superiores a varios salarios mínimos”, dijo el edil al diario El Universal.

Rojas, entretanto, recordó que mientras se da el aumento, la ciudad sufre una emergencia sanitaria caudada por la falta de recolección de desechos, muestra inequívoca de la ineficiencia del servicio.

Destacó que gracias al alza, un apartamento pasó a pagar Bs.S 700, una casa supera los 1.200 bolívares y un comercio pequeño tiene que cancelar 3.000 soberanos por la recolección de basura.

MonitordeVíctimas | Denuncian que joven barbero fue víctima de sicariato tras pedir desalojo de su local
Richard Joel Pacheco Tejada no sabía lo que iba a provocar querer expandir su negocio, pues a los días de enviarle una citación de desalojo a su arrendatario, sus familiares denuncian que fue emboscado por cuatro hombres armados a las afueras de su barbería
ORDENÓ DESOCUPAR SU BARBERÍA A SU INQUILINO y una semana después apareció muerto de tres disparos en las inmediaciones de El Calvario, municipio Libertador. Richard Joel Pacheco Tejada, de 28 años, no sabía lo que iba a provocar el proyecto de expansión de su negocio, pues a los días de enviarle una citación de desalojo a su arrendatario fue emboscado por cuatro hombres armados en el bulevar Anauco de San Bernardino, según denunciaron sus familiares a El Pitazo.
Richard Joel, según cuenta su padre, quien pidió omitir su identidad, salió de su vivienda ubicada en el barrio 11 de Agosto, parroquia San José, Cotiza, el pasado 5 de noviembre a eso de las 2:00 pm. El hombre recibió una llamada de un desconocido quien le aseguró que desde las afueras de su local había un cable que hacía corto circuito y podía causar un incendio.
A su llegada, a eso de las 3:30 pm, cuatro hombres se estacionaron al frente de la barbería en dos motos. Narran que una vecina le dijo si los conocía, el joven afirmó que no. Minutos después los hombres ingresaron al comercio, le gritaron: “Tú mismo eres”, y se lo llevaron. Richard Joel terminó en una de las dos motos encapuchado con su propia camisa; de acuerdo a testigos los desconocidos vestían de negro y usaban pasamontañas.
Alrededor de las 5:00 pm, según cuentan los familiares, la madre del joven recibió una llamada. Eran funcionarios de la Delegación de Homicidios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) de Propatria para comunicarle que Joel se encontraba muerto en las inmediaciones del Cuartel de la Montaña.
Tras recibir la información, la hermana de la víctima se dirigió a la zona junto a su esposo. No lo encontró. La familia siguió buscando hasta que fueron avisados por un padrino, que tiene conexiones con la policía, que estaba en El Calvario.
Allí, funcionarios de la Guardia Nacional les anunciaron que Richard Joel había sido trasladado al hospital de Coche, pues a eso de las 4:00 pm, tras escuchar varios disparos, lo localizaron con tres tiros en el pecho. Destacaron que estaba esposado, con signos de haber sido arrodillado, y su rostro estaba cubierto por su camisa.
La víctima, quien tenía un año de haberse graduado de TSU en ingeniería industrial en el Instituto Universitario de Tecnología Industrial (IUTI), ejercía desde hacía tres el oficio de la barbería, y tras aprenderlo, sus familiares comentan que “aprovechó la oportunidad de comprar dos locales”. Desde principios de año, su rutina se centró en ir y venir de Colombia, y con la ganancia que da actualmente el cambio del peso colombiano al bolívar su interés se volcó en invertir lo ganado en crear una gran barbería unificando sus dos locales.
Para lograr su cometido, hace cinco meses le informó a su inquilino que lo desocupara. El hombre, quien reside en San Agustín, de acuerdo a lo que expresa el padre de la víctima, no vio con buenos ojos la noticia y lo amenazó. Ante la resistencia del ocupante del local, Richard Joel emitió una demanda ante el tribunal y el pasado 29 de octubre se la hizo llegar.
El hombre, luego de recibir el documento, lanzó improperios contra Richard Joel y su papá, quien sirvió de acompañante. Aseguró que era de San Agustín, y que tenía contactos en el barrio y en la cárcel, pues tenía un año de haber salido de pagar condena y actualmente se encuentra en régimen de presentación. Por este motivo, familiares de la víctima presumen que esta persona podría estar implicada en el homicidio del joven.
Este barbero es el número siete que es asesinado en la Gran Caracas de enero a noviembre de 2018, según la data recogida por Monitor de Víctimas. Además, deja dos niños en orfandad: uno de 10 y otro de tres años.
#MonitordeVíctimas | Denuncian que las FAES ejecutaron a un hombre frente a sus vecinos en Altavista
La madre asegura que los policías levantaron de su cama a Mervin Guillermo Herrera Atencio, de 29 años, lo sacaron con una camisa en la cabeza y, según testigos, lo obligaron a tomar un arma y a disparar a la acera para fingir un enfrentamiento.

@Daigalaviz

UN NUEVO NOMBRE SE SUMA A LA LISTA DE LOS PRESUNTOS AJUSTICIADOS por las Fuerzas Especiales (FAES) de la Policía Nacional Bolivariana (PNB). En  esta oportunidad, la víctima fue identificada como Mervin Guillermo Herrera Atencio, de 29 años, quien murió de dos disparos frente a su vivienda en Altavista, parroquia Sucre del municipio Libertador, a las 4:00 de la madrugada del domingo 14 de octubre.

De acuerdo con la madre de Mervin, Lisneida Atencio, los funcionarios de las Fuerzas Especiales llegaron a su vivienda pasadas las 4:00 de la mañana. El joven se encontraba durmiendo y lo sacaron de su cama. La mujer dice que salió en boxer y sin camisa.

Los policías lo llevaron a la acera que está frente a su casa con una camisa en la cabeza y, según testigos, los funcionarios lo obligaron a tomar un arma y que disparara a la acera; según la madre de la víctima, esta acción fue para fingir un enfrentamiento.Minutos después el joven recibió dos disparos en la espalda, frente a sus vecinos.

Mervin se ganaba la vida como vendedor de plátanos y huevos en un camión que se para frente al mercado de Quinta Crespo. Además de comerciante, era miembro principal del consejo comunal de su sector.

Se conoció que la víctima no tenía pareja y residía con su mamá.

#MonitordeVíctimas | Violencia homicida ha cobrado la vida de 85 niños y adolescentes en lo que va de 2018
La mañana de este jueves 11 de octubre un pequeño de apenas 12 años fue asesinado al quedar atrapado en un tiroteo entre funcionarios policiales y delincuentes. El niño iba a su escuela junto a su papá y un hermano

 

@carlos_dhoy

UN TOTAL DE 85 NIÑOS Y ADOLESCENTES han sido asesinados entre el primero de enero y el 31 de octubre de 2018 en Caracas, 55 de ellos murieron en el municipio Libertador del Distrito Capital y 30 en el estado Miranda.

La última víctima de la violencia homicida contra menores de edad fue un niño de 12 años quien murió la mañana de este jueves 11 de octubre cuando se dirigía a su colegio junto a su padre. El vehículo en que se dirigían quedó en el medio de una balacera entre funcionarios policiales y presuntos delincuentes, en el tiroteo el pequeño, quien recibió un tiro en la cabeza, murió en el acto.

Otra víctima de la violencia capitalina fue un adolescente de 15 años identificado como Joyce Bolívar González quien el pasado lunes en horas de la noche murió acribillado en el callejón del Amor en el sector Santa Eduvigis de El Cementerio.

La víctima se encontraba desaparecida desde el pasado lunes 8 de octubre cuando salió de su casa a visitar a su novia en el sector Villa Zoila de la Cota 905. Al salir llevaba un morral con parte de su ropa que quería lavar, ya que no había agua en su residencia.

Algunas versiones señalan que cuando llegaba al sector Villa Zoila fue interceptado por un grupo de entre 6 y 10 menores de edad, integrantes de una banda que opera en el sector, quienes bajo amenaza se lo llevaron a un lugar desconocido.

Aproximadamente a las 10:00 pm los vecinos del sector Santa Eduvigis, en El Cementerio Parroquia Santa Rosalía, denunciaron que escucharon una ráfaga de tiros, minutos después al salir a ver qué había ocurrido encontraron el cadáver del adolescente, quien había sido totalmente  despojado de su ropa, zapatos, del morral que llevaba, de su teléfono y otros objetos que cargaba y luego procedieron a dispararle en más de 10 oportunidades en la cara y espalda.

Familiares desconocen las causas por las que fue asesinado.

Joyce Bolívar González era estudiante de bachillerato en el liceo Pablo Vila, de El Paraíso.

Allegados denunciaron que a pesar de que el cadáver fue descubierto por vecinos del sector a las 10:00 pm del lunes, no fue sino 17 horas después, pasadas las 3:00 pm del martes 9 de octubre, cuando comisiones del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas acudieron al lugar a realizar el levantamiento de los restos mortales del adolescente.

Violencia desatada

Según datos recopilados por el Monitor de Víctimas en el período comprendido entre el primero de enero y el 31 de octubre de 2018 un total de 1.254 personas fueron asesinadas en los cinco municipios que integran la ciudad de Caracas, de ellos 1.183 eran hombres, 85 tenían eran menores con edades comprendidas entre 1 y 17 años.

El 68% de las víctimas murieron por heridas provocadas por armas de fuego, en total fueron 856 los muertos por balas en Caracas.

Libertador fue municipio más violento para los niños y adolescentes, en lo que va de año han sido asesinados 55 niños y adolescentes.

30 murieron en el estado Miranda, en esa jurisdicción el municipio Sucre encabeza el listado de fallecidos con 10 muertos menores de edad, en Baruta murieron cinco menores, El Hatillo reportó la muerte de tres menores, mientras que en Chacao no se registró ningún deceso violento en el período.

#MonitorDeVíctimas | Asesinan a un albañil en la UCV

@franzambranor 

EDUARD SIBADA QUEDÓ EN ENCONTRARSE CON SU NOVIA en las inmediaciones de la Universidad Central de Venezuela (UCV) el pasado lunes 24 de septiembre en la mañana. Pero el albañil de 23 años de edad nunca llegó a encontrarse con su pareja. Un delincuente le quitó la vida para robarlo.

Mireibis Sibada, hermana de Eduard, dijo que este opuso resistencia cuando un sujeto le pidió el teléfono celular. En respuesta recibió un tiro en el abdomen que le mató casi de forma instantánea.

Mireibis indicó que su hermano llegó sin signos vitales al Hospital Clínico de la UCV, ubicado a solo unos metros de donde le dispararon.

En 2017, cinco personas fueron asesinadas en las instalaciones de la casa de estudios capitalina. El periodista del diario El Nuevo País, José Daniel Hernández, con arma blanca y Paula Solís, esposa de un exdirectivo del Instituto de Inmunología, a quien mataron con un objeto contundente.

El 22 de mayo de 2017 murió un presunto ladrón a quien lanzaron desde lo alto de un edificio de la Facultad de Ingeniería, la víctima fue identificada como Hernán Miguel Alemán Rodríguez (19).

Diez días antes, el 12 de mayo de 2017, fue asesinado el comerciante Víctor Coello (47), cuando intentó impedir que le robaran su camioneta. El crimen ocurrió en las cercanías de la Escuela de Comunicación Social.

#MonitordeVíctimas | Acusan a un presunto Cicpc de asesinar de 12 disparos a un joven en Antímano

@MoreLosada24

IBA A COMER A CASA DE SU MAMÁ Y NO LLEGÓ. Según testigos había sido capturado por al menos tres hombres, y dos días después apareció tiroteado en Antímano. Familiares denuncian que Adrián Jesús Planchez Guédez, de 23 años de edad, fue víctima de la venganza de un presunto funcionario del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc).

Los allegados del muchacho indicaron en la morgue de Bello Monte que Adrián Jesús mantuvo una relación sentimental con una mujer, quien al parecer sería pareja de un funcionario policial.

Supuestamente, el oficial sostuvo un altercado hace varias semanas en el sector Las Lagunas con la víctima, allí lo habría amenazado de muerte.

El lunes 10 de septiembre, Adrián Jesús salió de casa de su padre a las 8:00 pm. Iba a comer en la residencia de su mamá, pero en el camino fue interceptado por varios hombres que descendieron de una camioneta Toyota Hilux, color azul, en Los Magallanes de Catia y lo obligaron a abordar el vehículo.

Los vecinos de la comunidad ubicada en la parroquia Sucre del municipio Libertador vieron a varios de los victimarios quienes vestían uniformes del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc).

Además identificaron al presunto policía que había amenazado al joven. A golpes, montaron a Adrián Jesús en el vehículo, mientras que otros se apoderaban de la moto que la víctima conducía.

Al no recibir ninguna llamada telefónica de los presuntos secuestradores, los parientes supieron que no se tratara de un secuestro común. Intentaron avisar a las autoridades del hecho, pero el Cicpc les indicó que debían esperar 48 horas para hacer la denuncia por desaparición.

Esas horas fueron exactamente las que tardaron en localizar el cuerpo. El miércoles a las 3:00 am la Policía Nacional Bolivariana (PNB) encontró el cadáver debajo de un puente en Antímano, cerca de la salida hacia la autopista Francisco Fajardo. Tenía 12 disparos en el cuerpo, la mayoría de ellos en la cara.

“El acta del Cicpc dice que lo encontraron a las 10:00 am. No entendemos eso”, indicó uno de los allegados, que hacía los trámites en la morgue de Bello Monte, estado Miranda. Allí se enteraron de que el cadáver permanecía en la sede del Servicio Nacional de Medicatura y Ciencias Forenses (Senamecf) del hospital de Coche.

Adrián Jesús trabajaba como mecánico, en el taller que desde hace más de veinte años tiene su papá. Deja a una niña de cinco años huérfana.

#MonitordeVíctimas | A un año de la muerte de su hijo madre espera que hagan justicia
A José Daniel Bruzual Pulido lo mató una comisión de las FAES en su casa del callejón Rondón de Santa Rosalía la mañana del 22 de agosto de 2017 y aún el expediente del caso no ha llegado a la Fiscalía 127º

 

ELIBETH PULIDO TIENE UN AÑO ESPERANDO que se haga justicia en la muerte de su hijo, José Daniel Bruzual Pulido, pero hasta ahora sus esperanzas parecen desvanecerse puesto que el expediente ni siquiera ha llegado a manos del fiscal 127º, Yendry Hernández designado en la investigación.

Pulido presume que no existe expediente relacionado con ese homicidio ocurrido la mañana del 22 de agosto de 2017.

Recuerda que ese día salió muy temprano a trabajar mientras que José Daniel, quien era electricista, se quedó en la vivienda con sus dos hijos, de 4 y 2 años de edad. Ambos quedaron a su cargo luego de la separación de la madre de los niños.

Desde que ocurrió el homicidio Pulido ha estado pendiente del avance de la investigación pero aparentemente ésta estaría como el primer día. En vista de que todo parece haber quedado en el olvido para las autoridades envió una comunicación al fiscal 127º pidiéndole que adelante la pesquisa y se practiquen las diligencias inherentes para determinar la identidad de los autores del homicidio cometido en su casa del callejón Rondón de Santa Rosalía, en La Bandera.

De acuerdo a lo que ella pudo observar cuando regresó a su domicilio una vez que los vecinos la llamaron porque en la vivienda se escuchaban disparos y el llanto de sus dos nietos, los autores de la muerte del segundo de sus tres hijos fueron funcionarios de las FAES de PNB, los hombres vestían de civil, llevaban chalecos antibalas color negro y llegaron en unidades policiales.

“A un año de ocurrido no han detenido a los responsables y el tiempo transcurrido juega en contra de la obtención de oportuna justicia”, señala un párrafo de la comunicación dirigida al fiscal.

Pulido además acudió a la Defensoría del Pueblo a plantear su situación y en ese despacho, le manifestaron que sin expediente no podían hacer nada. Por eso ella se pregunta “porqué no hay expediente a un año de lo ocurrido”.

Ahora recuerda que cuando ese día retornó a su casa los policías no le permitieron entrar. Ya el cadáver de su hijo, de 25 años de edad, se lo habían llevado envuelto en una sábana.

La esposa del coronel de la GNB

La muerte del hijo de Pulido ocurrió la mañana del 22 de agosto, en la madrugada de ese día las FAES habían ultimado, en supuestos enfrentamientos, a tres hombres y dos mujeres los presuntos responsables del secuestro de la esposa del coronel de la GNB, Alirio Cruz Ortega, que fue liberada a las 6:00 am. Había sido plagiada la noche anterior en su camioneta Ford Escape en El Cementerio.

Mediante rastreo telefónico la policía científica logró la ubicación de los presuntos implicados y hasta allá llegaron las comisiones de las FAES

Dos de los implicados fallecieron en un tiroteo en una casa del barrio Bruzual de El Valle y las mujeres murieron en una vivienda del barrio San Antonio de la misma parroquia.

Los vecinos le contaron a Pulido que cuando las Fuerzas Armadas Especiales de PNB llegaron al callejón Rondón, José Daniel estaba asomado al balcón y los policías le pidieron que bajara y él se negó por lo que los hombres entraron a la vivienda, lo sometieron y lo golpearon.

Al niño de 4 años lo interrogaron y le preguntaron donde guardaban la pistola de su papá. El pequeño subió con los policías al segundo piso y pensando que se referían al arma de fuego de la pareja de su abuela, que es escolta, les mostró la parte alta del escaparate.

A esa hora el guardaespaldas estaba trabajando y se había llevado el arma de fuego. Sin embargo a José Daniel lo obligaron a arrodillarse y le hicieron el disparo. Luego los policías simularon el enfrentamiento haciendo disparos en las paredes de la casa.

Pulido indicó que mientras eso ocurría a su nieto menor lo encerraron en un cuarto y le pusieron el televisor a todo volumen para que no escuchara lo que ocurría.

Al hijo mayor de José Daniel lo sacaron de la residencia y obligatoriamente tuvo que ver el cadáver de su papá lo cual lo afectó porque ahora se asusta y llora cuando oye ruidos o cuando ve policías.

Elibeth Pulido se pregunta porque a su hijo lo implicaron en ese secuestro cuando su vivienda está ubicada muy distante de los dos sectores de El Valle donde hubo los enfrentamientos con las cuatro personas que presuntamente  implicadas en el plagio.

Expresó que es difícil pensar que José Daniel hubiese dejado solos a sus dos hijos en la casa para participar en un plagio sin tomar en cuenta el riesgo que corrían los pequeños.

A todo lo ocurrido se agrega que los funcionarios policiales cargaron con comida, pertenencias y dinero en efectivo de la familia.

#MonitordeVíctimas | Madre pide justicia y que cambien a juez que liberó a presuntos asesinos de su hijo
Uno de los implicados en el homicidio sería un primo de la víctima

 

Fotografía Carlos Ramírez

DESDE JUNIO PASADO, LIGIA ELENA CARVAJAL está luchando para que los dos implicados en la muerte de su hijo sean detenidos nuevamente y paguen lo que hicieron.

A Junior José Martínez Carvajal lo mataron a golpes y machetazos para robarle un celular que después vendieron. Lo sepultaron en un área boscosa del sector Alto Pino en Lomas de Baruta. El joven que laboraba en un restaurante de La Trinidad despareció el pasado 4 de marzo cuando salió a vender el teléfono.

Cuando las horas transcurrieron y no retornó a la casa de sus padres, se encendieron las alarmas y comenzó la búsqueda que resultó infructuosa. La denuncia fue formulada en la policía científica cuyos funcionarios comenzaron a hacer su labor hasta que lograron ubicar a la mujer quien compró el teléfono. Ella fue detenida aunque no estaba vinculada al homicidio y luego un tribunal ordenó su libertad para quedar a presentación ante esa instancia.

A finales del mes de junio Ligia Elena realizaba las tareas de su hogar y vecinos le dijeron que desde temprano una comisión del Cicpc estaba en la zona en labores de búsqueda pero por la mente de Ligia Elena no pasó la idea de que se tratara de su hijo mayor.

Pasaron las horas y cuando hallaron el cadáver de Junior José, los investigadores, que no se habían atrevido a manifestarles sus sospechas de que buscaban a su hijo, llegaron a su vivienda y le dieron la mala noticia.

Su hijo llevaba 3 meses desaparecido. Ella recuerda el día en que salió de su casa por última vez cuando le dijo que iba a vender el celular. Antes de irse besó a su hermanita, de 4 años de edad y ella le pidió la bendición.

El día en que hallaron el cadáver de Junior José, Ligia Elena se llevó una doble sorpresa. Primero que el cadáver estuviese cerca de su residencia y la otra era que uno de los implicados en el homicidio era Humberto Subero Martínez, primo de su hijo, por parte de su papá. El otro implicado era un adolescente de 17 años.

A pesar de que el Cicpc los aprehendió a ambos y los dos habrían confesado los hechos, la madre de la víctima se sorprendió cuando el tribunal 10 de Control en materia de Adolescentes, a cargo de la juez Mireira Velásquez, ordenó la libertad de los aprehendidos.

Ese día ella había tratado de asistir a la audiencia de presentación pero un fiscal se lo impidió diciéndole “que no haría nada en esa sala porque allí se iba a escuchar a los imputados”, así que estuvo esperando por tres horas con la esperanza de entrar a la audiencia.

Ahora espera que la fiscal 117º Daisy Jaime apele a la decisión de ese juzgado. “Pido que se haga justicia, que se cambie a la juez del caso”.

Se preguntó “cómo quedaron en libertad los dos implicados si ambos confesaron y llevaron a la policía hasta el lugar donde enterraron a Martínez Carvajal”.

Junior José estudió hasta 4º año de bachillerato en el liceo Pedro Emilio Coll de la parroquia Coche, pero tuvo que abandonar los estudios cuando su novia quedó embarazada por lo que optó por trabajar para darle a su hija lo que necesitara pero los padres de la muchacha rechazaron todo lo que él y su mamá le llevaban a la recién nacida. Y ahora tampoco han permitido que los familiares de la víctima visiten a la pequeña que ya cumplió un año de edad.