Honduras archivos - Runrun

Honduras

Honduras se incauta de avioneta cargada con cocaína procedente de Venezuela
Los tripulantes, dijo una fuente oficial en Tegucigalpa, pretendieron hacer creer a las autoridades que transportaban ayuda humanitaria de las Naciones Unidas para damnificados hondureños que dejaron en noviembre las tormentas tropicales Iota y Eta

Las autoridades de Honduras se incautaron, este 3 de diciembre, de una avioneta bimotor procedente de Venezuela que venía cargada con cocaína, y durante la operación resultó muerto un hombre, informó una fuente oficial en Tegucigalpa.

La aeronave fue interceptada en el sector de Brus Laguna, departamento de Gracias a Dios, frente al Caribe, al este del país, dijo a periodistas el portavoz de las Fuerzas Armadas, José Antonio Coello.

Agregó que los tripulantes al parecer pretendieron hacer creer a las autoridades que transportaban ayuda humanitaria de las Naciones Unidas para damnificados hondureños que dejaron en noviembre las tormentas tropicales Iota y Eta.

Según Coello, la avioneta traía varios fardos de cocaína y algunos kilos fueron lanzados a tierra, en una región pantanosa, donde se inició una operación de búsqueda de los tripulantes del aparato y la incautación de la droga.

Durante la operación de aseguramiento de la avioneta, según Coello, se registró un enfrentamiento armado en el que un soldado resultó herido de bala en un pie y otra persona que estaba cerca del aparato.

Coello indicó que las pruebas incautadas serán remitidas a Tegucigalpa para conocer sobre la cantidad de cocaína que traía la avioneta, en cuyo interior había unos cinco fardos, que se suman a unos 40 kilos sueltos de la droga que quedaron esparcidos en el sector.

En un comunicado, las Fuerzas Armadas indicaron que al momento de ser interceptada la avioneta, “se le dio seguimiento en aplicación a la Ley de Espacio Aéreo Hondureño”, y que “al momento de aterrizar de manera improvisada se accidentó, reportando un enfrentamiento entre bandas delictivas ligadas a la narcoactividad que operan en la zona de la Mosquitia con un ciudadano civil fallecido”.

La aeronave, tipo “Piper Ala baja”, está asegurada y las autoridades continúan en la búsqueda de más droga y de sospechosos en la zona de operación, añade la información oficial castrense.

El Caribe de Honduras es utilizado por traficantes de drogas que envían cargamentos cuyo destino final es Estados Unidos.

Restricción de vuelos en Venezuela no aplica para el crimen organizado
El lunes 24 de agosto fue interceptada en Honduras una avioneta proveniente de Venezuela con 489 kilos de cocaína. Esta es solo una más en la lista de al menos seis aeronaves venezolanas que han sido detenidas en otros países por transportar mercancía o pasajeros en conflicto con la ley durante la pandemia por Covid-19

@ronnarisquez

 

Droga, armas y jefes de estructuras criminales es lo que viaja en los vuelos que llegan o salen de Venezuela, desde que el Gobierno ordenó suspender las operaciones aéreas privadas y comerciales con el argumento de hacer frente al Coronavirus. 

Desde el pasado 12 de marzo, miles de venezolanos permanecen varados en distintos lugares del mundo a la espera de vuelos humanitarios, o que se reabran los vuelos internacionales para poder retornar al país. Sin embargo, durante ese mismo período, el crimen organizado se ha movido a sus anchas por el espacio aéreo nacional.

El lunes 24 de agosto fue interceptada en Honduras una avioneta proveniente de Venezuela, con 489 kilos de cocaína. Autoridades de ese país centroamericano hicieron seguimiento a la aeronave, que tenía matrícula mexicana y aterrizó en el departamento de Gracias a Dios, una zona boscosa y deshabitada cerca de la frontera con Nicaragua. En el procedimiento también decomisaron un fusil AK-47, un cargador para fusil, una pistola 9 milímetros y un lanzagranadas.

La ruta de los soles

Este hallazgo no sorprende. La avioneta solo es una más en la lista de al menos seis aeronaves venezolanas que han sido detenidas en otros países por transportar mercancía o pasajeros en conflicto con la ley, durante la pandemia por Covid-19. Y desde el inicio de una operación militar antidrogas de Estados Unidos en el Caribe. 

Además coincide con decenas de investigaciones y reportes periodísticos sobre la existencia de una ruta de la droga que sale de Venezuela hacia Norteamérica, con parada en Centroamérica, principalmente en Honduras. “La mayoría de las operaciones se hacen por el departamento de Gracias a Dios… Centroamérica es importante, ideal para el Cartel de los Soles”, dijo en una entrevista, Claudio Sandoval, embajador de Juan Guaidó en Honduras.

Entre el 1 y el 23 de abril, un mes después de iniciada la cuarentena radical ordenada por la administración de Nicolás Maduro con restricción hacia y desde Venezuela, autoridades de Estados Unidos anunciaron la incautación de tres toneladas de droga en Guatemala. La cocaína había sido ingresada en dos aviones que salieron de territorio venezolano. 

El 26 de julio, la Fuerza Aérea de Guatemala obligó a aterrizar una aeronave con más de 2,1 toneladas de droga, también proveniente de Venezuela. Las autoridades colombianas y estadounidenses venían haciendo seguimiento al Jet Gulfstream III desde abril de 2019 y alertaron a la Fuerzas Armadas guatemaltecas. Mediante un rastreo pudieron identificar que un día antes el avión había volado de México a Venezuela, para luego ingresar al país centroamericano.

Guatemala es otro de los destinos más comunes de los narcovuelos que salen desde Venezuela. Es una de las ramificaciones de la “superautopista de cocaína a Estados Unidos” que arranca en Venezuela, según una investigación de CNN

El mismo reportaje asegura que la frecuencia de los narcovuelos que parten desde Venezuela aumentó de dos vuelos semanales en 2017 a uno diario en 2018. 

Dirigentes políticos de la oposición venezolana han denunciado que existen unas 400 pistas clandestinas en el estado Zulia. También se han identificado, al menos otros cinco estados del país, que tienen narcopistas: Apure, Amazonas, Falcón, Guárico y Cojedes.

La mayoría de las aeronaves que salen de territorio venezolano tienen como destino, además de Honduras y Guatemala, Belice y México. 

El pasado 5 de julio, otro avión cargado con droga se desplomó en el estado de Quintana Roo, en México, había salido de un país suramericano, que las autoridades suponen era Venezuela. 

Pero no es solo droga lo que sigue moviéndose desde pistas clandestinas y aeropuertos venezolanos desde que el Instituto Nacional de Aeronáutica Civil (INAC) restringió los vuelos por la pandemia y advirtió que: “Solo están permitidos los sobrevuelos, aterrizajes y despegues de carga y correo”.

El pasado 12 de junio fue detenido en Cabo Verde, África, un avión procedente de Venezuela, donde viajaba Álex Saab, empresario colombiano y supuesto socio del presidente Maduro, acusado de lavado de dinero y de un amplio catálogo de delitos por el Departamento de Justicia de Estados Unidos. 

Adicionalmente, el 15 de agosto autoridades estadounidenses interceptaron un avión cargado con armas en el aeropuerto de Fort Lauderdale, en Florida, que según algunos expertos tenía como destino Venezuela. Los tripulantes de la aeronave son venezolanos, se formaron en la Escuela de Aviación Militar de Venezuela, y coincidencialmente trabajaban para Saab y su socio Álvaro Pulido

Estos incidentes revelan que la suspensión de vuelos comerciales y privados no ha limitado las actividades de las estructuras de crimen organizado que operan en Venezuela, mientras los ciudadanos han sido sometidos a una cuarentena radical durante casi seis meses de confinamiento. Sin paseos en la ciudad, ni traslados a la playa, ni, mucho menos, viajes al exterior. Solo se ha autorizado el despegue y aterrizaje de algunos vuelos humanitarios.

Políticas de EE UU causan penurias a solicitantes de asilo

Había pasado casi un año desde que el humilde obrero de fábrica solicitó asilo en Estados Unidos por temor a ser asesinado en su Honduras natal. Y habían pasado cuatro meses desde que fue repatriado a la fuerza.

Ahora estaba sentado en un restaurante en San Pedro Sula, contando como eludió la muerte apenas tres días antes.

Caminaba en una atestada calle del centro de la ciudad, a dos cuadras del concejo municipal de San Pedro Sula, donde policías montan guardia con ametralladoras y chalecos antibala.

Súbitamente un hombre se le acercó, le disparó y huyó.

El obrero se desplomó contra una pared, aturdido, sintiendo un dolor y escozor en la pierna. Pero tuvo suerte: la bala apenas le rozó debajo de la cintura, dejando sólo una lesión de unos 8 centímetros. Fue al hospital, de donde le dieron de alta tras unas horas y regresó a su pequeño apartamento alquilado y a su vida a escondidas.

Bajo el gobierno del presidente Donald Trump, se ha vuelto más difícil que un migrante consiga asilo en Estados Unidos, por lo que muchos son forzados a regresar a sus países donde sus vidas corren peligro.

La presión de Estados Unidos sobre México ha obligado a decenas de miles de solicitantes de asilo a subsistir en un limbo migratorio en campamentos improvisados en la frontera mexicana, a la espera de que sus casos sean considerados. Las presiones sobre ciertos países centroamericanos han llevado a acuerdos bilaterales según los cuales los migrantes tienen que esperar en Guatemala, El Salvador y Honduras.

Muchos de los migrantes, como el humilde obrero de fábrica, se han visto obligados a regresar a los peligrosos lugares de donde vinieron.

El migrante relata que desde hace más de 20 años su familia ha sido amenazada por una poderosa banda criminal en su pequeño pueblo natal, desde que un asalto mató a su madrastra y a su medio hermano. La familia rival, dice, teme que él y sus parientes buscarán vengarse.

“Llevo toda la vida corriendo”, aseveró el refugiado al narrar cómo es su vida en las sombras. “Ya vendrá el día en que me conseguirán”.

Todo el mundo conoce las normas para entrar en carro a los barrios en San Pedro Sula: con las ventanas abiertas para demostrar que no eres una amenaza, manejando despacio, por las calles principales y mejor sales antes del anochecer.

Hay estaciones policiales en estos barrios pero todo el mundo sabe quién es el que manda de verdad. Las pandillas vigilan las calles, atentas a las patrullas policiales gracias a una compleja red de jovencitos que trabajan en turnos las 24 horas y reportan toda actividad sospechosa.

Hay dos pandillas que dominan San Pedro Sula: la MS-13 y la Mara 18. Entre ambas, están enteradas de todo lo que acontece.

“Nos dijeron que sabrán dónde encontrar a mi hijo”, contó una madre en San Pedro Sula cuando ella y su esposo se quedaron sin dinero para pagar el “impuesto de guerra” que cobran las pandillas.

De tal modo que la familia huyó. El padre se llevó al niño de 11 años a Estados Unidos donde solicitaron asilo, y fueron rechazados. La madre se fue al monte llevándose a la hija adolescente.

Cuando el padre y el hijo fueron deportados a fines de noviembre, la familia sostuvo un emotivo reencuentro pero inmediatamente volvió a separarse para no ser blanco fácil.

“Nadie sabe dónde estamos, nadie”, expresó la madre por teléfono recientemente.

La administración Trump insiste en que los centroamericanos que se encuentran amenazados sí tienen a donde ir.

“Para quienes tienen argumentos legítimos para pedir asilo, les animamos a buscar asistencia en el país vecino más próximo”, expresó el director interino de la Agencia de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos, Mark Morgan.

Pero esos países vecinos son igual de peligrosos, con pandillas criminales, cárteles de drogas, funcionarios corruptos e impotentes fuerzas policiales.

Si bien los activistas reconocen que no todos los casos cumplen con los estándares para recibir asilo, creen que la intención del actual gobierno estadounidense es desanimar a los migrantes –incluso los que tienen razones válidas para huir- de tratar de entrar.

Y los migrantes están recibiendo el mensaje.

Las detenciones de migrantes en la frontera entre México y Estados Unidos han disminuido en más de 70% en los últimos seis meses, comparado con 132.000 en mayo.

“El objetivo es disuadirlos. Decirles ni lo intentes porque serás deportado de vuelta”, indicó Yael Schacher, especialista en temas de asilo para el grupo Refugees International.

De tal manera que hoy en día Guatemala ha estado aceptando refugiados de Honduras y El Salvador, invitándolos a pedir asilo allí. En México han surgido puestos de control militarizados en las rutas usadas por los migrantes y las compañías de transporte hondureñas están impidiendo que venezolanos y cubanos se monten en sus autobuses rumbo norte.

En la principal estación de autobuses de San Pedro Sula, hasta hace poco atestada de migrantes que buscaban ir a Estados Unidos, muchos de los autobuses ahora parten con unos pocos pasajeros.

Y para muchos migrantes, el culpable de sus penurias es una sola persona: el presidente estadounidense Donald Trump.

“Ese viejo no quiere dejar entrar a nadie”, se quejó Junior Elvir, un mecánico hondureño de 26 años de edad que trató de llegar a Estados Unidos en noviembre pero fue deportado.

Renacer de las visas para los venezolanos

A raíz de la migración de 4,307,930 venezolanos a distintos destinos en el mundo, la migración venezolana se ha topado con el renacer de las visas en la mayoría de los países latinoamericanos. Desde 2017, once naciones acudieron a la implementación y exigencia de algún tipo de control de acceso para moderar la entrada de venezolanos a sus territorios.

Colombia es el principal receptor de migrantes del país suramericano, con alrededor de 1,3 millones de venezolanos en su territorio. El Gobierno colombiano exige una Tarjeta de Movilización Fronteriza (TMF) desde el 27 de noviembre de 2018 a los migrantes venezolanos.

Perú es el segundo país con mayor número de venezolanos dentro de su territorio. Según el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), la cifra corresponde a 768.000 venezolanos. El 15 de junio de 2019, el Gobierno peruano informó que los venezolanos deberían solicitar una visa de turista o una visa humanitaria para ingresar al país suramericano. La visa humanitaria puede ser tramitada desde Venezuela, Colombia y Ecuador, en el consulado peruano correspondiente a cada país.

Desde el 9 de abril de 2018, Chile solicita a los migrantes venezolanos una visa de responsabilidad democrática. De acuerdo con ACNUR, la nación ubicada al sur del continente americano cuenta con 288.233 personas provenientes de Venezuela, a quienes se les pide desde 2018 la Visa de Responsabilidad Democrática (VRD), que permite una residencia temporal por un año.

Por otro lado, ACNUR aseguró que en Ecuador residen alrededor de 263.000 venezolanos. Por ello, el 26 agosto de 2019 Ecuador afirmó que los ciudadanos venezolanos requerirán visa de residencia temporal de excepción por razones humanitarias o la visa consular de turismo para ingresar a su territorio. 

A partir de final de año de 2021, la Unión Europea pedirá a los ciudadanos venezolanos deberán llenar un formulario del ETIAS, Sistema Europeo de Información y Autorización de Viajes, en línea para solicitar la autorización a los 28 países que conforman el organismo.

El 2 de octubre de 2019, el ministro holandés de Asuntos Exteriores, Stef Blok, dijo que para mediados de 2020, los venezolanos necesitarán una visa para ingresar al Caribe holandés. Aruba, Bonaire y Curazao se sumarán a la lista de naciones latinoamericanas que solicitan visado a los venezolanos. Blok aseguró que solo se otorgarán 8000 visas por año.

En el mapa a continuación, podrás observar cuáles son los países que desde 2017 han implementado la exigencia de visa a los venezolanos. 

Nikki Haley dice que Venezuela y Cuba buscan “socavar” gobierno de Honduras

LA EMBAJADORA DE ESTADOS UNIDOS ante la ONU, Nikki Haley, respaldó el 23 de octubre las palabras que ofreciera más temprano el vicepresidente de ese país, Mike Pence, sobre la supuesta financiación por parte del Gobierno de Nicolás Maduro al movimiento de más de 7.000 personas que marchan desde Honduras a la nación estadounidense.

Así lo expresó Haley a través de su cuenta en Twitter, en donde hizo referencia a un artículo publicado en el Wall Street Journal, en el que expresa que el partido Libre es quien ha organizado la caravana a EEUU. Esa organización política es liderada por el expresidente Manuel Zelaya, “un aliado de Venezuela y Cuba quien en 2009 trató de violar la Constitución de Honduras para quedarse en el poder después de haber terminado su periodo”.

Haley manifestó la necesidad de observar los motivos políticos que hay detrás de la caravana, ya que a su juicio “los políticos hondureños aliados con los dictadores socialistas venezolanos y cubanos están alentando a la caravana a socavar el gobierno del presidente (Orlando) Hernández”.

De igual forma, recordó que EEUU es una nación de leyes y no de “caos fronterizo”.

El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, aseguró que el presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, le dijo que la caravana de migrantes que se dirige al país estadounidense ha sido financiada por el Gobierno de Venezuela.

“El presidente de Honduras me dijo que (la caravana) fue organizada por grupos de izquierda hondureños, financiada por el Gobierno de Venezuela y enviada al norte para desafiar nuestra soberanía y nuestra frontera”, afirmó Pence en una conferencia patrocinada por el diario The Washington Post, reseñada el 23 de octubre.

Mike Pence: Presidente de Honduras me dijo que la caravana fue financiada por Venezuela

 

EL VICEPRESIDENTE DE ESTADOS UNIDOS, MIKE PENCE, aseguró este martes que el presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, le dijo que la caravana de migrantes que se dirige al país estadounidense ha sido financiada por el Gobierno de Venezuela.

“El presidente de Honduras me dijo que (la caravana) fue organizada por grupos de izquierda hondureños, financiada por Venezuela y enviada al norte para desafiar nuestra soberanía y nuestra frontera”, afirmó Pence en una conferencia patrocinada por el diario The Washington Post.
El vicepresidente subrayó que el Ejecutivo liderado por el presidente, Donald Trump, hará todo lo que esté en su poder para evitar que esta caravana llegue a territorio estadounidense y “viole” la frontera sur del país.
En este sentido, Pence recordó que tanto él como Trump han contactado con los presidentes de Honduras y Guatemala y han trabajado estrechamente con las autoridades mexicanas para tratar de frenar la comitiva de migrantes hondureños.
La caravana, que partió el pasado 13 de octubre de San Pedro Sula (Honduras) en dirección a Estados Unidos, está formada actualmente por más de 7.000 personas, según estimaciones de la ONU.
El presidente de México, Enrique Peña Nieto, ha advertido en las últimas horas que los migrantes centroamericanos que conforman la comitiva que no se apeguen a la ley “difícilmente” podrán cumplir su objetivo de llegar a EEUU o permanecer en el país azteca.
Trump, por su parte, ha amenazado con mandar al Ejército a la frontera y ha asegurado que EEUU recortará “sustancialmente” la ayuda económica que concede anualmente a Guatemala, Honduras y El Salvador como represalia por el avance de la caravana, al tiempo que ha arremetido contra México por no detenerla.
De acuerdo a los últimos datos oficiales del Departamento de Estado, en el año fiscal 2018 Estados Unidos destinó 84 millones de dólares en asistencia extranjera a Guatemala, 58 millones de dólares a Honduras y otros 51 millones a El Salvador.
Aunque Trump tiene el poder de proponer menos fondos para Centroamérica en su siguiente propuesta de presupuesto, no puede detener el desembolso de la ayuda que el Congreso ya ha autorizado para la región, según expertos.
Grupo de Lima preocupado por despliegue militar de Venezuela a frontera con Colombia

 

El Grupo de Lima manifestó hoy su “profunda preocupación” por informes de una movilización militar venezolana a la frontera con Colombia y reiteró su “alarma y consternación” por las violaciones a los derechos humanos y la ruptura del orden democrático en Venezuela.

Los países del Grupo de Lima “expresan su profunda preocupación por informaciones recientes sobre movilización de armamento y aviones de combate por parte de Venezuela a la frontera con Colombia, acciones que se contradicen con el espíritu de la Proclama sobre América Latina como Zona de Paz aprobada en 2014 por la CELAC”, señalaron en una declaración difundida hoy en Santiago por la Cancillería chilena.

La nota, suscrita por los Gobiernos de Argentina, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay y Perú, miembros del Grupo de Lima, planteó además atención a las “graves violaciones a los derechos humanos” en Venezuela.

Violaciones “denunciadas en los informes y comunicados de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y registradas en el reciente Informe del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos”, consignaron.

Precisaron que tales actos “incluyen ejecuciones extrajudiciales, uso excesivo de la fuerza, arrestos arbitrarios, tortura y malos tratos, y la falta de acceso a la Justicia, así como la erosión de los controles y equilibrios institucionales y de la democracia en ese país”.

En la nota, los países condenaron la ruptura del orden constitucional y del Estado de derecho en Venezuela, “reflejada en la pérdida de instituciones democráticas y la falta de garantías y libertades políticas para todos los ciudadanos”.

En ese contexto, reiteran su desconocimiento de “la legitimidad y credibilidad del proceso electoral” que concluyó el pasado 20 de mayo, “por no cumplir con los estándares internacionales, no haber contado con la participación de todos los actores políticos venezolanos y haberse desarrollado sin las garantías necesarias para un proceso libre, justo, transparente y democrático”.

Sobre la base de lo anterior, llaman a la instalación de “un verdadero diálogo nacional en el que participen todos los actores políticos venezolanos para acordar la celebración de un nuevo proceso electoral que cuente con las garantías democráticas de justicia, libertad y transparencia”.

En el texto de ocho puntos, también insistieron en un “llamado urgente” al Gobierno de Venezuela “para que permita el establecimiento de un canal humanitario que facilite brindar la atención inmediata que requieren los venezolanos que siguen atravesando la frontera en estados precarios de salud y desnutrición”.

Asimismo, reconocieron la reciente resolución de la Asamblea General de la Organización de los Estados Americanos (OEA) que busca “apoyar el restablecimiento de la democracia en Venezuela, en el marco de la Carta Democrática Interamericana”.

El Grupo de Lima expresó por último su disposición a implementar, de conformidad con sus respectivos marcos legales y con el derecho internacional aplicable, “medidas a nivel político, económico y financiero para coadyuvar al restablecimiento del orden democrático en Venezuela”.

CIDH examinará en República Dominicana situación de Venezuela

 

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) inaugurará mañana en Santo Domingo su 168 período de sesiones, en el que a partir del 7 de mayo tratará temas relacionados con la situación de derechos humanos en países como Colombia, Honduras, Nicaragua, México y Venezuela.

El acto inaugural será mañana, pero las audiencias públicas no iniciarán hasta el próximo lunes 7 y se extenderán hasta el 11.

En esta ocasión, la CIDH realizará audiencias públicas y reuniones de trabajo con respecto de diversas situaciones de derechos humanos en todo el hemisferio, según el organismo.

El 10 de mayo se debatirá sobre el proceso electoral y su impacto sobre la situación general de derechos humanos en Venezuela, el impacto de las medidas extraordinarias sobre los derechos de las personas privadas de libertad en El Salvador, y la situación de derechos humanos de las mujeres en el contexto de la criminalización de las drogas en el continente.

Mientras que la agenda del 11 de mayo arranca con la libertad religiosa y Estado laico en América Latina, al que seguirán la situación de derechos sexuales y reproductivos de mujeres y niñas con discapacidad en el hemisferio; y las denuncias de hostigamiento contra personas defensoras de derechos humanos, periodistas y medios de comunicación en Venezuela.

La jornada concluirá con el análisis de la situación de derechos humanos de los venezolanos en el contexto de la migración en América, de acuerdo con el calendario dado a conocer por la CIDH.