Frontera Colombia Venezuela archivos - Runrun

Frontera Colombia Venezuela

Smolansky: Migrantes que se ven obligados a regresar a Venezuela son los más afectados

David Smolansky, comisionado de la secretaría general de la OEA para la crisis de migrantes y refugiados venezolanos, indicó que los migrantes venezolanos que se han visto obligados a regresar a su país son los que se ven más afectados durante la pandemia de covid-19.


Smolansky señaló que se ha registrado un retorno “forzado” de venezolanos desde Colombia. El comisionado aseguró que la lista no supera las mil personas.

El gobierno de Colombia ha ayudado a crear un corredor humanitario para que los migrantes puedan llegar al estado Táchira. Sin embargo, Smolansky afirmó que al llegar “son maltratados por cuerpos de seguridad del Gobierno de Nicolás Maduro”.

“Una vez que entran al estado Táchira son aglomeradas en el terminal de autobuses. Lo único humanitario es desde el norte de Santander hasta el territorio venezolano”, indicó. 

El ex alcalde aseveró que en la frontera no se cumple con la realización de las pruebas de detección a los migrantes que cruzan, como lo había anunciado Nicolás Maduro en una de sus últimas alocuciones.

Smolansky reiteró que es importante evitar la xenofobia a venezolanos ante la grave crisis de la pandemia. “El venezolano que hoy llega a Bogotá o a otra ciudad no lo hace por voluntad propia, sino de manera forzada”, insistió.

El comisionado indicó que la OEA se está planteando cuáles pueden ser los tres grandes desafíos que deje el covid-19 en la región.

El primero, evidentemente la inversión en salud para atender a los venezolanos contagiados, lo segundo, hemos hecho un llamado al gobierno colombiano para que se prohíban los desalojos de viviendas y tercero, haremos una campaña en contra de la discriminación y la xenofobia, en el ámbito del coronavirus”, puntualizó.

*Con información de El Universal. 

Trochas, único vínculo entre Venezuela y Colombia por cierre de frontera

CON LOS PUENTES FRONTERIZOS CERRADOS desde el  23 de febrero, las trochas que atraviesan el río Táchira son la única conexión entre la ciudad colombiana de Cúcuta y Venezuela, y por esos pasos improvisados cruzan a diario miles de personas que necesitan ir de un país al otro.

El 23 de febrero, en medio del fallido intento de enviar de Colombia a Venezuela toneladas de ayuda humanitaria, Nicolás Maduro, anunció la ruptura de relaciones y el cierre de los pasos limítrofes con el departamento de Norte de Santander, lo que afecta a miles de personas que ven en Cúcuta un oasis en el desierto de su escasez.

Por eso  la desesperación lleva a muchos a aventurarse a través de la maleza que rodea las trochas -pasos ilegales que normalmente utilizan los grupos criminales dedicados al contrabando y el narcotráfico-, para traspasar el bajo caudal del río Táchira, que divide a ambos países, y tratar de seguir con su vida normal mientras se reabre la frontera.

Estrechos caminos de piedra sobre el lecho del río hacen las veces de puentes para multitudes que bajo un sol implacable cruzan presurosos el Táchira, de aproximadamente 30 centímetros de profundidad en este punto, llevando a cuestas maletas, costales y bolsas repletos de productos que no consiguen en Venezuela.

Entre el gentío hay numerosos niños que con su uniforme escolar pasan el río cada mañana sobre improvisadas balsas construidas con pedazos de madera y bidones de plástico para ir a Cúcuta a estudiar, y por la tarde hacen el camino de vuelta a casa.

“He estado todo el día ayudando a pasar a los estudiantes, a las madres, a las embarazadas, sin cobrarles nada, a veces nos traen comida o nos dan algo (de dinero)”, explica a Efe un hombre que se presenta solo como Larry, ya que por miedo a la delincuencia que hace de “autoridad” en las trochas, muchos prefieren no dar detalles de su identidad.

Oriundo del estado  Miranda, Larry rechaza las restricciones que la Guardia Nacional Bolivariana  le pone a sus compatriotas para ir a Colombia.

“Los guardias en el puente no dejan que la gente pase, pero alguna vez se va a presentar que un familiar de uno de ellos tenga que pasar, y también lo vamos a ayudar”, asegura.

Luis López, quien llegó a Cúcuta desde Carache, en el estado de Trujillo, es una de esas personas que no pudo esperar a que la GNB le permitiera el paso, ya que necesita comprar un medicamento para un familiar que sufre de cáncer.

“Tratamos de pasar por el puente pero no se puede. Entonces tocó pasar por la trocha para buscar la medicina para mi suegra. Planeamos comprarla y devolvernos”, explicó este hombre de 54 años de edad.

Así como algunos van a Colombia y regresan a Venezuela con víveres a cuestas, otros llegan cargados de decepción, como es el caso de Geraldine Morales, venezolana que vivía en  Medellín donde se ganaba la vida como manicurista y se vio obligada a regresar a su país porque no tiene quien le cuide a su hijo pequeño.

“El simple hecho de pensar en regresar le cambia a uno la mentalidad que tenía: pasar todas estas calamidades, tener que cruzar así, ni siquiera se puede cruzar por el puente, es totalmente triste y deprimente”, dijo Morales. Como todos los que transitan por estas trochas, esta mujer de 31 años espera que la situación mejore y que los guardias permitan el paso a sus compatriotas.

No muy lejos de allí, y sobre el mismo río Táchira, se levanta el puente Francisco de Paula Santander, que une a Cúcuta con Ureña  y también es testigo del drama de quienes se arriesgan por el inhóspito terreno de las trochas.

En la orilla colombiana, por uno de los tantos senderos que se abren entre la maleza, un grupo de voluntarios venezolanos decidió ayudar a quienes necesitan cruzar, ya que hay incluso personas que caminan con muletas o están en silla de ruedas.

“Por el momento el paso de nosotros va a ser este, para venir a hacer mercado, para cualquier diligencia, para los enfermos, para todo”, dijo Yorlei Carrillo, que desde muy temprano se mete por las trochas con sus hijos de 8 y 14 años de edad para llevarlos a la escuela en Cúcuta.

Con la resignación dibujada en el rostro al ver que los puentes seguirán cerrados, Carrillo afirma: “Dicen que las trochas son peligrosas, pero por el momento para nosotros han sido de gran ayuda y gran alivio”.

A sus 33 años de edad, y con la respiración agitada después de cruzar el río por enésima vez, la mujer añade que no siente miedo y concluye que las trochas son, “como dicen, el paso amigo de todos”.

Detuvieron a periodista de Al Jazeera en la frontera venezolana

EN HORAS DE LA MAÑANA DE ESTE SÁBADO, 9 de febrero, la periodista del canal de televisión Al Jazeera, Lucia Newman, fue detenida junto a su equipo por efectivos de la Guardia Nacional venezolana mientras trabajaba en San Antonio del Táchira, en la frontera con Colombia.

Según reporteros en el lugar, los comunicadores fueron arrestados cuando filmaban imágenes de las largas colas que se forman en las gasolineras de la zona limítrofe.

Horas después, cerca del mediodía, los periodistas de Al Jazeera fueron liberados. Según una nota de El Pitazo, esto ocurrió luego de que el grupo fuese trasladado a la sede del Consejo Legislativo del estado Táchira, donde intervino el dirigente oficialista, Freddy Bernal.

ELN habría movido oro en helicóptero del CICR para comprar armas en Venezuela

GUSTAVO Y QUIEN VIAJE CON ÉL DEBEN ABORDAR la nave una vez esta aterrice. O sea que debe tener listo el brillante (oro) en bolsas que eviten sospecha (…). Deben embarcarse de civil y llevar bien oculta su arma corta”.

Este es uno de los 26 correos que la Fiscalía tiene en su poder de comunicaciones entre Nicolás Rodríguez Bautista, alias Gabino, uno de los máximos jefes del Eln, y varios de sus hombres, en los que se habla de un movimiento de oro para adquirir armamento. La información fue revelada por el diario colombiano El Tiempo.

Si bien se podría tratar de una transacción usual de una guerrilla que alterna el terrorismo con la minería ilegal, lo que llevó a la Fiscalía a abrir un expediente calificado como ultrasecreto, es que el movimiento del metal se hizo –según los correos– en un helicóptero privado con emblemas del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) y en pleno proceso de paz con el gobierno de Juan Manuel Santos, cuando se socializaba un protocolo de cese del fuego.

Según el expediente, lo que se transportó fueron 77 libras de oro “de ley”, que equivalen a 34 kilos y, según los interlocutores de ‘Gabino’, costaban cerca de 3.000 millones de pesos colombianos (alrededor de $955 mil USD), que se iban a usar para comprar armas para sus cinco frentes de guerra. La transacción, dice El Tiempo, se haría en un lugar de la frontera con Venezuela.

Más información en El Tiempo.

Duque dice no caerá en “tentación” de cerrar frontera con Venezuela

COLOMBIA NO CAERÁ EN “LA TENTACIÓN” de cerrar su frontera con Venezuela pese a la llegada masiva de migrantes que huyen de la crisis en este último país, afirmó este lunes el presidente Iván Duque en presencia del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, Filippo Grandi.

Duque, que ejerce una fuerte presión internacional sobre la “dictadura” de Nicolás Maduro, destacó “el ejemplo” que está dando Colombia en esta emergencia que Caracas niega abiertamente.

Esto implica “no caer en las tentaciones ni de la xenofobia ni de cerrar fronteras”, sostuvo el mandatario en una declaración a los medios, al término de una reunión con el enviado de Naciones Unidas.

De su lado Grandi, quien habló con Duque antes de proseguir su gira regional en Argentina, aplaudió el proceso colombiano de regularización temporal de unos 820.000 venezolanos.

“Es un ejemplo para toda la región y ACNUR continuará apoyando estos esfuerzos para llevar a cabo el registro y documentación que aseguren la estadía legal de todas las personas venezolanas en el país”, aseguró el funcionario de Naciones Unidas.

El mandatario colombiano retomó las palabras de Grandi para referirse al éxodo como una “crisis monumental” e insistió en que, pese a ello, su gobierno seguirá actuando con apego a los “derechos humanos” y con respeto “a las personas que están siendo perseguidas por las dictaduras”.

El domingo Grandi visitó la frontera colombo-venezolana y afirmó haber constatado personalmente el “flujo complejo” de migrantes.

La ONU calcula que cerca de 1,9 millones de personas han dejado Venezuela desde 2015, la mayoría hacia países de la región, debido a la difícil situación económica y política.

Solo Colombia estima un flujo migratorio de un millón de personas por su territorio.

En una reciente declaración en Ginebra, Grandi precisó que “unas 5.000 personas abandonan Venezuela cada día actualmente”, en “el mayor movimiento de población en la historia reciente de América Latina”.

Reacio a admitir la crisis migratoria, el presidente de Venezuela ha pedido a la ONU “sincerar” las estadísticas, al tiempo que desmiente la emergencia humanitaria que denuncian otros gobiernos a raíz de la hiperinflación y la escasez crónica de alimentos y medicinas.

Entre agosto de 2015 y agosto de 2016, Maduro cerró la frontera, luego de un ataque de supuestos paramilitares colombianos contra una patrulla militar venezolana.

Almagro visitó frontera con Colombia para atender crisis de migrantes

Un grupo de diplomáticos internacionales y trabajadores de los derechos humanos encabezados por el secretario general de la OEA, Luis Almagro, visitaron el viernes 14 de septiembre la zona fronteriza entre Colombia y Venezuela para analizar formas para resolver la crisis de migrantes venezolanos.

Almagro dijo que todos los países americanos deben trabajar juntos para ayudar a los miles de migrantes venezolanos que huyen de la hiperinflación y la escasez de alimentos y medicinas en su país.

Un día antes, Almagro calificó al gobierno venezolano de “dictadura” y dijo que la crisis sólo se resolverá si se restablece la democracia.

El grupo de trabajo se reunió con funcionarios del gobierno y grupos de ayuda en la ciudad colombiana de Cúcuta y examinar formas de proporcionar ayuda a los migrantes.

El ex alcalde del municipio El Hatillo David Smolansky también visitó el puente Simón Bolívar de San Antonio junto a Almagro y el director para las Américas de Human Rights Watch José Miguel Vivanco.

Smolansky aseguró que se reunió con alcaldes y gobernadores de municipios y departamentos fronterizos con Venezuela.  “Vamos a articular esfuerzos con estas autoridades desde el Grupo de Trabajo de la OEA para promover campañas en contra de la xenofobia”, afirmó el dirigente de Voluntad Popular en el exilio.

*Con información de Associated Press.

EE UU enviará buque hospital a Colombia para ayudar a migrantes venezolanos

El Pentágono se está preparando para enviar un buque hospital a Colombia y posiblemente a otras partes de Sudamérica para ayudar a los sistemas de salud sobrecargados por la crisis de refugiados venezolanos, anunció el viernes el secretario de Defensa, Jim Mattis.

“Es una misión humanitaria, definitivamente”, dijo Mattis a reporteros que regresaban con él a Washington tras una gira de seis días por Sudamérica en la que visitó Brasil, Argentina, Chile y Colombia.

Mattis no dijo cuándo arribaría el buque hospital USNS Comfort a las costas de Colombia, pero aparentemente no será en las próximas semanas. Dana W. White, portavoz en jefe del Pentágono, dijo que sería “en el otoño”, sin dar datos más específicos.

Como resultado de la situación económica de su país, un creciente número de venezolanos han decidido cruzar las fronteras.

Las Naciones Unidas dijeron a principios de la semana que aproximadamente 2,3 millones de venezolanos habían huido de su país hasta junio, principalmente a Colombia, Ecuador, Perú y Brasil.

El presidente colombiano Iván Duque aceptó la propuesta del buque durante conversaciones sostenidas el viernes en la mañana en Bogotá, afirmó Mattis.

“No sólo estuvieron de acuerdo en principio, sino que proporcionaron detalles sobre cómo podríamos maniobrar el navío a través de la región”, agregó.

Aún no se han resuelto algunos detalles del plan para enviar al USNS Comfort desde Norfolk, Virginia, señaló Mattis. Dijo que el barco podría visitar otros países sudamericanos que también enfrentan las secuelas del problema de los refugiados.

“Vamos a ir a donde haya más necesidad”, indicó, pero Venezuela no está incluida.

El Comfort tiene 12 quirófanos totalmente equipados, un hospital de 1.000 camas, servicios radiológicos digitales, un laboratorio médico, una farmacia, un laboratorio de optometría, un aparato de tomografía axial computarizada y dos plantas productoras de oxígeno.

El buque también está equipado con un helipuerto con capacidad para helicópteros militares grandes, así como una compuerta lateral que le permite a la tripulación recoger pacientes en el mar.

Cúcuta: Salida de Emergencia | El vuelo de Jesús
Jesús Longa, un niño de 10 años, y su papá Gustavo Longa, cruzan el puente Simón Bolívar todos los días desde Venezuela hacia Colombia. Ambos hacen parte de un grupo de migrantes denominado “pendulares”, que cruzan la frontera continuamente y que suman más de 1,3 millones de personas

 

Guión y video: Johana Osorio y Yaikel Dorta

LA CRISIS ECONÓMICA DE VENEZUELA LLEVÓ A GUSTAVO LONGA a desplazarse todos los días hacia Cúcuta, en Colombia, para trabajar como lustrabotas. Muchas veces, su acompañante en esa travesía es su hijo Jesús, de 10 años, quien cruza el puente Simón Bolívar con su papá los días que le suspenden sus clases de 5° grado de primaria; situación cada vez más frecuente debido al éxodo de profesores venezolanos.

Mientras su papá está trabajando en alguna calle de Villa del Rosario, localidad fronteriza, el niño lo espera en una carpa ubicada en el área de migración, donde una organización defensora de Derechos Humanos ofrece abrigo y educa, académicamente y en valores, a los hijos de los venezolanos que cruzan hacia el vecino país.

Los dos hacen parte de un grupo denominado como “migrantes pendulares”, porque cruzan la frontera continuamente. Se estima que actualmente hay 1,3 millones de venezolanos en esta situación. Este tipo de migrantes no busca establecerse en Colombia. Atraviesan la frontera con un objetivo muy claro: suplir necesidades básicas como la compra de alimentos o la atención médica, para luego regresar a su país.

De estos 1,3 millones de migrantes pendulares, 51% son hombres y 49% mujeres, la mayoría entre los 18 y los 39 años, según el informe Radiografía Migratoria 2017, emitido por el Ministerio de Relaciones Exteriores colombiano.

También hay niños, como Jesús. Migración Colombia registró hasta diciembre del 2017 un poco más de 141 mil menores de edad que entran y salen del país todos los días. Esta es la historia de uno de ellos.

Mira el especial “Cúcuta: Salida de emergencia“.