Bello Monte archivos - Runrun

Bello Monte

#MonitordeVíctimas | Niegan que muerto en masacre de las FAES y Polisucre sea un delincuente
 
Siete hombres fueron asesinados el lunes de 7 de octubre en Petare. Familiares de uno de los fallecidos afirmaron que éste no poseía antecedentes penales

 

@franzambranor 

Fotografías: Jesús Ramírez

KAYBER DAVID LANDAETA Villegas tenía 18 años de edad y ayudaba a su padre en labores de herrería. Landaeta Villegas fue una de las siete personas muertas en la masacre que hicieron las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES) y Polisucre en el barrio José Félix Ribas de Petare, el pasado lunes 7 de octubre en horas de la tarde.

Néstor Landaeta, padre de Keyber, negó que su hijo haya pertenecido a una banda de delincuentes y aseguró que no poseía antecedentes penales.

“Era mi único hijo varón”, dijo este miércoles 9 de octubre desde la morgue de Bello Monte. “Él estaba en casa de un amigo cuando de repente entraron y lo mataron. Lo dejaron en el hospital de El Llanito completamente desnudo. Le robaron todo”, señaló.

Landaeta Villegas no dejó huerfános y tenía cinco hermanas, tres de las cuales viven actualmente en Colombia.

Según el parte policial, cuatro presuntos delincuentes, miembros de la banda delictiva del “Wilexis”, murieron en un presunto enfrentamiento con efectivos de Polisucre y horas más tarde funcionarios de las FAES asesinaron a tres personas en el mismo sector.

 

 

 

#MonitorDeVíctimas | Hallaron cadáver de ex empleada bancaria en tanque de agua en Santa Fe

Foto: Carlos D´Hoy

 

ANA MIRELLA AMORER Reyes, de 76 años de edad, ex administradora de una agencia del Banco Provincial, desapareció después de las 5:00 pm del pasado martes, 17 de septiembre de 2019. Ella había salido esa tarde a llevar a la doméstica que laboraba en su casa y retornó a su domicilio en residencias Santa Fe, en la urbanización homónima del municipio Baruta, a las 5:12 pm, según lo revelan las cámaras de seguridad del edificio.

Como desde ese momento desapareció, sus familiares presumían que podía haber sido secuestrada. Sin embargo, funcionarios del Cicpc y Polibaruta que investigaban el acontecimiento no encontraron indicios de que se tratara de un secuestro.

Dos días después, la tarde del jueves 19 de septiembre, hallaron su cartera y teléfono celular en el cuarto de bombas del edificio. Pero la mujer seguía desaparecida. Debido a que el agua que salía por las tuberías tenía mal olor, un equipo técnico se introdujo en el tanque de agua del edificio y halló el cadáver de Amorer Reyes en el fondo. Tenía diferentes golpes y una contusión en la región occipital.

El cadáver fue ingresado esa misma noche a la morgue de Bello Monte, una vez que una comisión de la subdelegación de Santa Mónica del Cicpc colectó evidencias y citó a declarar a vecinos y familiares de la víctima.

Los investigadores se llevaron los videos de las cámaras de seguridad, que también grabaron al hombre que se llevó el Honda Civic de la víctima que está solicitado por la policía científica.

Se trata del vigilante de residencias Santa Fe, identificado como Juan Carlos Serrano, de 24 años de edad, quien no tiene registros policiales y tenía 2 semanas laborando en el edificio. La ex administradora del Banco Provincial vivía sola en el apartamento 11 A, piso 11.

 

 

#MonitorDeVictimas / Venezolano herido en Perú murió en Caracas
Un peruano lo atacó con un arma blanca cuando el joven ofreció el servicio de mototaxi a su esposa

Sandra Guerrero @SandraGuerrero1 / Fotografias Carlos Ramírez

DICK GREGORIO GALEA BRITO, de 20 años de edad, tomó la decisión de irse del país debido a la crisis que viven los venezolanos. Quería ayudar a sus padres desde el exterior.

En 2018, se fue a Ecuador y el pasado 22 de enero viajó a Perú donde vive un hermano. Allá comenzó a trabajar en seguridad en una empresa de construcción y al mes lo retiraron junto con cuatro venezolanos, quienes fueron sustituidos por personal peruano.

Al salir de esa empresa consiguió trabajo en una juguetería de donde se retiró para laborar como mototaxista desde enero pasado.

El 4 de este mes, en Puente Acho, cerca de la línea de mototaxis donde trabajaba, se detuvo para ofrecerle sus servicios a una joven. 

Lo que no sabía Dick Gregorio era que la pareja de la muchacha lo había visto y escuchado. El hombre reaccionó en forma violenta y lo acusó de haberle faltado el respeto a la joven. Lo insultó y lo llamó “veneco”.

El venezolano prendió la moto y rodó hasta la línea de mototaxis. Allí llego el peruano que continuó insultándolo, riñeron y el hombre lo hirió con un arma blanca en un hombro y el pecho.

Compañeros de la víctima lo llevaron a un médico quien no lo quiso atender por ser venezolano. Entonces, decidieron llevarlo al sitio donde vivía con otros venezolanos. A esa residencia se presentó el agresor y amenazó a Dick Gregorio  diciéndole que si no se iba del país lo mataría.

El 8 de este mes, el venezolano emprendió el regreso por carretera. El viaje culminó seis días después en el terminal de La Bandera.

Ese mismo día la familia, que reside en el barrio El Limón de la carretera vieja Caracas-La Guaira,  lo llevó a un CDI en Propatria y luego recorrieron diferentes centros asistenciales. En algunos no lo atendieron por falta de insumos y en otros solo lo dejaban unas horas para suministrarle oxígeno.

Así se fue deteriorando la salud de Dick Gregorio hasta que, el 21 de este mes, la familia lo trasladó al hospital Vargas donde los médicos decidieron intervenirlo, pero ya era tarde. Ese día murió a las 3:00 pm cuando lo operaban. Tenía un pedazo de metal en el pecho.

Así culminó la vida de un venezolano que creyó que migrando de su país conseguiría mejor calidad de vida para él y su familia. 

Mayellys Galea Brito, en la morgue de Bello Monte, narró lo ocurrido al cuarto de los cinco hijos que integraban su familia.

#MonitorDeVíctimas | Carretillero del Mercado de Coche fue asesinado a tiros
La víctima tenía 26 años de edad. Durante un año trabajó como encargado de las carretillas del Mercado de Coche

 

@Daigalaviz / Fotografias Carlos Ramírez

EL ENCARGADO DE VELAR POR las carretillas del Mercado de Coche fue asesinado la tarde del pasado sábado 8 de junio. La víctima fue identificada con el nombre de Juan Bastidas y tenía 26 años de edad.

Familiares del joven, a quien describen como alguien que vivía más en el mercado de frutas y verduras que en su casa, explican que el sábado no llegó a dormir. El hecho no les sorprendió, pues era costumbre que pasara las noches en el establecimiento comercial.

Desde hace un año el joven era el encargado de entregar y guardar las carretillas usadas para cargar mercancía. Sus deudos no tienen mayores detalles de su homicidio. Lo que saben es que su cuerpo que fue hallado en el área del estacionamiento y presentaba varios tiros.

Un conocido se comunicó con ellos la mañana del sábado y les contó lo sucedido. La familia lo reconoció en la medicatura forense de Bello Monte. Se conoció que la víctima residía en Petare y no deja hijos. 

 

#MonitorDeVíctimas | Denuncian que “minero” del Guaire fue asesinado por las Faes cuando salió a trabajar
La víctima tenía 20 años de edad y diariamente buscaba joyas en el río Guaire. El jueves no llegó a dormir. El informe de la morgue asegura que se enfrentó con las Faes, pero su familia lo niega

 

@Daigalaviz | Fotografía: Carlos Ramírez

DIARIAMENTE SACABA COLLARES, anillos, monedas y residuos de metal de las riberas del río Guaire. Pero el pasado 4 de abril no regresó a dormir a su casa. Al día siguiente, Antoni Alfredo Patete Urbina fue identificado con una foto en la morgue de Bello Monte.

La madre del joven de 20 años de edad, quien se identificó como Brígida Yolanda Urbina, narró que ese jueves Antoni salió aproximadamente a las 6:30 am a lo que era su faena diaria desde hacía tres años: sumergirse en el Guaire, a la altura de Caño Amarillo, en busca de objetos de valor para canjearlos por efectivo en tiendas de negociación de oro y plata.

Antoni terminaba su trabajo en el río y entre 2:00 pm y 3:00 pm ya estaba en su casa, en el sector Las Quintas de la Cota 905, municipio Libertador. Como no llegó a dormir, la madre sospechó que algo le había pasado.

Al amanecer del 5 de abril, Brígida ya estaba buscando en comisarías y hospitales al cuarto de sus seis hijos, pero no lo encontró en ninguno de los sitios visitados. Entre un lugar y otro, recibió la llamada de una sobrina que le dijo que le ayudaría a localizarlo, pero que empezaría por la morgue “para descartar”.

En horas de la tarde del viernes, la sobrina de Brígida la llamó nuevamente y le dijo: “Ay, tía. Ya lo conseguí”. La mujer le respondió: “Ay, qué bueno que lo conseguiste”. La joven hizo silencio y luego le detalló: “Lo conseguí, pero muerto”.

A través de una fotografía, funcionarios de la medicatura forense le mostraron el rostro de Antoni a su prima. La joven identificó que era su primo el que se ganaba la vida de minero en el río Guaire. La víctima tenía un tiro en el pecho con el que le quitaron la vida.

Antoni fue fichado con el número 62, código usado para identificar los enfrentamientos con organismos policiales. El informe que le entregó la morgue a los familiares indica que murió tras enfrentarse con funcionarios de las Fuerzas de Acciones Especiales (Faes) –ente adscrito la Policía Nacional Bolivariana (PNB)-, en el sector Los Niches de El Cementerio. La madre niega la versión y asegura que “mi hijo no era ningún malandro, era un chamo trabajador”.

El cuerpo de Antoni llegó a la morgue sin identificación y sin vestimenta. Residía junto a su madre y no deja hijos.

 

#MonitordeVíctimas | Denuncian que hombre fue ajusticiado dentro de su vivienda en Macarao
De enero a diciembre de 2018 fueron ejecutadas 529 personas, 387 de estas muertes ocurrieron en el municipio Libertador, según estadísticas de Monitor de Víctimas. La parroquia Macarao protagonizó 18 de esos casos

 

FAMILIARES DE RAÚL DE JESÚS FIGUERA, de 45 años, informaron que fue ajusticiado por funcionarios de las Faes el pasado 17 de enero. La víctima se encontraba solo en su vivienda, en Macarao, municipio Libertador, cuando una comisión ingresó y le disparó en el tórax.

La madre de Raúl, Vicenta Paula Figuera, relató desde la medicatura forense de Bello Monte que aproximadamente a las 6:10 am del jueves ella salió de su casa, pues debía realizarse un ecosonograma renal en San Martín. Tras su salida, funcionarios de las Fuerzas de Acciones Especiales de la PNB se acercaron a su apartamento, ubicado en la planta baja del edificio Mara. Con la llegada de los efectivos, sonaron los primeros disparos. El ataque provocó que los vecinos del conjunto residencial escucharan lo que sucedía y también sus gritos.

Una moradora de la comunidad relató lo que uno de ellos dijo: “Agarren a sus menores, y los malos llévenselos a Colombia porque vamos a seguir matando”. La madre de la víctima denunció que los efectivos se llevaron de su casa prendas, dinero, alimentos de primera necesidad y el cilindro de una puerta. Se conoció que Raúl fue trasladado al Hospital Miguel Pérez Carreño, pero ingresó sin signos vitales.

Desde hace cinco años, Raúl se ganaba la vida como jardinero. Vecinos de la comunidad de Macarao lo identificaron como “un hombre que siempre estaba allí. Una mano amiga, y el que siempre arreglaba todo lo que se dañaba en el sector”. Además ejercía desde hace cuatro meses como vocero del consejo comunal “En Honor a Robert Serra”.

La víctima dejó una hija de 24 años que vive actualmente en Trinidad y Tobago. Vecinos relataron que desde este jueves iniciaron una recolección de firmas para denunciar la presunta ejecución ante la Fiscalía.

#MonitordeVíctimas | Localizaron cadáver de taxista en zona boscosa de La Mariposa
Ricardo cada viernes buscaba un ingreso extra haciendo viajes fuera de Caracas. Según estadísticas de Monitor de Víctimas, durante el año 2018 fueron asesinados 32 taxistas, 10 de ellos eran mayores a los 40 años

 

Foto: Carlos Ramírez

RICARDO ABEL OJITOS ZAMORA, de 55 años, este 17 de enero cumpliría 56 años, pero el no montar a las personas adecuadas en su taxi lo impidió. La víctima salió del terminal terrestre de La Bandera con dirección a Barquisimeto junto a cuatro pasajeros, y su cadáver terminó siendo localizado en una zona boscosa de La Mariposa, estado Miranda.

El pasado 11 de enero, Ricardo fue al terminal de La Bandera, en el municipio Libertador, para buscar viajeros con destino a Barquisimeto, estado Lara. Un trabajador del sitio le ayudó a conseguir pasajeros; y según su esposa, Cielo Bonilla, a eso de la 1:00 pm le informó que iba saliendo en su vehículo marca Chery, modelo Orinoco, color blanco con rayas amarillas.

Ricardo no pertenecía a una línea, tampoco trabajaba diariamente como taxista; de acuerdo a su pareja, hacía viajes los días viernes tras la afluencia de viajeros. Sin embargo, Cielo Bonilla aclaró que cuando salía de la ciudad le informaba en todo momento en qué sitio del país se encontraba. El 11 de enero eso no pasó, ella solo supo que salió de Caracas, pero no tenía su ubicación.

La víctima y su familia residen en una casa en el pueblo aragüeño de San Casimiro. Tras llenarse de angustia por desconocer el paradero de su esposo, Cielo decidió acercarse al comando de la Guardia Nacional de la localidad. Allí los funcionarios, luego de hacer gestiones de rastreo, le informaron que la última llamada que había realizado Ricardo tenía fecha de 11 de enero, y hora 1:00 pm. Esa era la comunicación que ella tuvo con él.

Con esa información, Cielo tomó la decisión la mañana del 15 de enero de asistir junto a su hija de 28 años a la medicatura forense de Bello Monte; allí le notificaron que no habían recibido un cadáver con el nombre de Ricardo Ojitos.

Posteriormente se acercaron a la sede del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas, en la avenida Urdaneta. Un comisario del Eje de Homicidio le informó a Cielo que el cuerpo de su pareja lo habían localizado cerca de la estación de bombeo de La Mariposa, pero que no tenía heridas ni de arma blanca, ni de arma de fuego. La familia espera el resultado del informe forense, pues se presume que la víctima falleció de un infarto, que fue aprovechado por las cuatro personas que trasladaba.

Ricardo solo tenía su cédula y 200 bolívares en su cartera. Se desconoce el paradero de su vehículo.

Hace siete años trabajó como chofer de Empresas Polar y era el antepenúltimo de 10 hermanos.

Médico integral con un mes en la morgue fue quien firmó acta de defunción de Albán

AL PASAR LAS HORAS SURGEN NUEVOS DATOS que rodean la muerte del concejal Fernando Albán, quien según versiones oficiales, se habría lanzado del piso 10 del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) para quitarse la vida.

Un médico integral comunitario fue el encargado de firmar el acta de defunción de Albán, que adjudica las causas de la muerte a un traumatismo craneoencefálico severo, shock hipovolémico y traumatismo toracoabdominal por una caída de altura.

El responsable de la certificación es Arnoldo José Pérez Durán, quien apenas lleva un mes trabajando para el Servicio Nacional de Medicina y Ciencias Forenses, específicamente en la morgue de Bello Monte, según los registros del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales.

 

IVSS médico Fernando Albán

 

Pérez Durán se graduó en la segunda cohorte como médico integral comunitario de la Universidad de las Ciencias de la Salud “Hugo Chávez Frías”, informó el portal A Todo Momento.

 

 

Un médico consultado por TalCual indicó que los doctores solo pueden firmar un acta de defunción siempre y cuando no haya sospechas en la forma del deceso de la persona. “Si existe alguna sospecha de que la muerte fue inducida, o en el caso de asesinatos, el acta de defunción debe estar debidamente certificada por el forense”.

El abogado del concejal, Joel García, aseveró desde la Asamblea Nacional que ningún familiar o la defensa pudo acceder al Sebin de Plaza Venezuela para confirmar el deceso de Albán. Tan solo pudieron verlo en la morgue, luego de haberse realizado los procedimientos, a los que tampoco tuvo acceso ningún médico de confianza.

García también expresó sus dudas acerca de las versiones oficiales sobre la muerte del dirigente de Primero Justicia. “Es totalmente falso que pidió permiso para ir al baño; sabemos que en esta sede del Sebin ninguna persona se mueve sola, hay cámaras por todos lados”.

El partido Primero Justicia denunció que el cuerpo fue entregado “sin procedimientos mínimos correspondientes”, mientras que organismos internacionales como la ONU indicaron que investigarán la muerte de Albán como parte de las violaciones a los derechos humanos en el país.