#1S archivos - Runrun

#1S

Sep 12, 2016 | Actualizado hace 3 años
¡Es el momento de las comunidades! por Roberto Patiño

patino

 

Uno de los retos que se plantean a partir de la manifestación el  1° de septiembre, donde miles de venezolanos se reunieron en la ciudad de Caracas para expresar la voluntad mayoritaria de celebrar un referendo revocatorio  al gobierno de Nicolás Maduro, es el de la incorporar con mayor decisión en el quehacer político a las comunidades populares.  

A diferencia de jornadas pasadas, en  nuestra participación en la marcha de aquel día pudimos apreciar una presencia significativa de estos sectores. En nuestro caso, decidimos  partir desde el punto de concentración de la plaza O´ Higgins, y la asistencia de la gente, ya a tempranas horas de la mañana, había superado las expectativas de gran parte de la dirigencia y los líderes en el municipio Libertador. La cantidad de personas reunidas allí, provenientes de La Vega, Caricuao, Carapita, La Pastora, La Cota 905 y el 23 de Enero, y las que se fueron incorporando a lo largo de esa mañana, expresaban un cambio de paradigma con respecto a situaciones pasadas.

Esto se evidenció tanto en la reducida afluencia que tuvieron las concentraciones organizadas por el oficialismo en la Avenida Bolívar aquel mismo día, como en los sucesos que se produjeron el viernes posterior en la localidad de Villa Rosa, en la isla de Margarita,  donde la aparición sorpresiva en esa comunidad del presidente Nicolás Maduro generó una expresión de rechazo y protesta de una virulencia pocas veces vista.

Las posteriores detenciones temporales y la requisa de celulares para impedir (tardíamente) la difusión de imágenes de lo ocurrido, evidenciaron nuevamente la dificultad  de reprimir que se le plantea al gobierno cuando es la propia gente la que se hace sujeto de sus derechos y los ejerce en la protesta.

Si la jornada del 1° septiembre fue una expresión contundente del rechazo a la gestión del actual gobierno y de la convicción de la gente de cambiarlo a través de formas democráticas, lo fue también de la mayor fuerza que tiene la presencia de los sectores populares, y su exigencia para articularse con otros sectores de la sociedad, en la construcción de salidas para la crisis actual.   

Hace tres años formamos junto con Leandro Buzón el Movimiento Caracas mi Convive, con el objetivo de transformar la cultura de la violencia a través del rescate y activación de las expresiones  de convivencia, desde y con las comunidades del Municipio Libertador. Uno de nuestros objetivos ha sido mostrar y resaltar los casos individuales de personas que, enfrentadas a experiencias de violencia, se sobreponen a las circunstancias rehaciendo sus vidas y generando cambios en su entorno,  que toman conciencia de sí mismas y su realidad para hacerse  responsables en la activación de las soluciones para producir los cambios necesarios.

Creemos que lo que hemos visto en estas historias se está reflejando en el momento del país. Ha sido un largo proceso para llegar hasta este punto y que estamos empezando a apreciar a partir de 1° de septiembre.  Como sociedad estamos demostrando una madurez colectiva y viendo la presencia más activa y exigente de nuevos factores de cambio y actores políticos, que buscan superar la difícil situación actual enfrentándose y reaccionando en contra de esta cultura de la violencia de la que hablamos, y que es representada en toda su dimensión por el actual gobierno.

La represión violenta de manifestaciones, el arresto de líderes políticos y miembros de partidos de oposición, el secuestro o inhabilitación de instituciones públicas , el discurso hostil e insultante,  el sectarismo y la intolerancia,  la aplicación de políticas económicas empobrecedoras, la censura de medios de comunicación, la militarización exacerbada del aparato estatal, son muestras de la reacción del gobierno de Nicolás Maduro frente a esta nueva realidad que se viene dando en el país, y que ha acabado por convertirlo en el principal escollo para la construcción de un futuro diferente en el que todos podamos participar y tener cabida.

Los sucesos ocurridos en la localidad de Villa Rosa demuestran la completa falta de sintonía  entre el  actual gobierno y las necesidades y deseos de la gente, y el divorcio de sus políticas y visión de país con respecto a los venezolanos.

En nuestro país, la gran mayoría ha tomado la decisión de buscar, en medio de las circunstancias más difíciles,  las vías de la convivencia y la solidaridad.  Los sectores populares, con su masiva participación en la marcha del 1° de septiembre y las manifestaciones de rechazo ante el gobierno están enviando un claro mensaje de protesta y participación.

Han evidenciado, también, una gran verdad: si los gobiernos son la representación de la gente, entonces, está claro que el gobierno de Nicolás Maduro, que ha terminado por revelar su verdadero carácter violento y excluyente, no puede ya representarnos.

@RobertoPatino

Reporte de Espacio Público: La difícil tarea de informar antes y durante el #1S

 

periodismo

Como cada principio de mes, Espacio Público, Organización No Gubernamental (ONG) dedicada a la promoción y defensa de la libertad de expresión, el derecho a la información y la calidad de los medios de comunicación, emitió el balance correspondiente a su monitoreo de los treinta días previos.

De acuerdo con el informe de la agrupación, difundido este viernes 9,  agosto transcurrió marcado por la gran expectativa en torno a la agenda desarrollada por la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) para empujar la activación, este mismo año, del proceso revocatorio al mandato del presidente Nicolás Maduro, y cuya principal acción fue la denominada Toma de Caracas el 1 de septiembre.

Espacio Público indicó que los casos registrados estuvieron asociados a los preparativos para la cobertura noticiosa de las manifestaciones opositoras:

“El primer paso fue  impedir la entrada de la prensa internacional al país. El Servicio Nacional Integrado de Administración Aduanera y Tributaria (Seniat) se convirtió en el brazo ejecutor de algunos de estos impedimentos, pues solicitaron a los reporteros de CNN en Español la nacionalización de sus equipos; es preciso señalar que este proceso no es necesario porque son equipos que están en uso y que saldrán del país al terminar la cobertura”, afirma la ONG.

Lo siguiente fue la deportación. Ocho periodistas pertenecientes a Al Jazeera (5), Radio Caracol Radio (1), Le Monde (1) y NPR (1), fueron expulsados de Venezuela apenas llegaron para hacer la cobertura de las mencionadas manifestaciones. Espacio Público pudo comprobar que en algunos casos las autoridades de Migración ya sabían que estas personas eran periodistas, antes de que ellos se lo dijeran.

La ONG  explica que cuando un equipo de prensa internacional se dispone a realizar un trabajo periodístico en Venezuela no existe un mecanismo de acreditación transparente que impida la arbitrariedad.  “Hay un conjunto de requisitos que aún cuando los periodistas o sus medios los completan, no reciben respuesta por parte del Ministerio de Comunicación e Información; en otros casos se les incluye una solicitud de visa que deben tramitar en el Consulado venezolano en el país de origen, donde tampoco obtienen respuesta”, denuncian.

Espacio Público asevera que el mes pasado el Gobierno también se esforzó en inducir censura previa, esto a través de un comunicado del Directorio de Responsabilidad Social de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel), “parecido al que en 2014 provocó la salida del aire del canal NTN24”.    En vísperas del 1S, además de expresar su completo respaldo al presidente Maduro, el organismo regulador advirtió: “No se tolerarán irresponsabilidades mediáticas destinadas a reproducir un escenario similar al del 11 de abril de 2002 y de principios de 2014, cuando se avaló la agresión al pueblo venezolano mediante el uso de los medios de comunicación.

 

Atropellos en cifras

El conteo de Espacio Público indica que en el contexto de las movilizaciones del 1S se registraron 20 casos, 29 violaciones a la libertad de expresión y 32 víctimas, 31 de éstas periodistas.

Los ataques contra medios de comunicación se registraron en agosto en dos oportunidades, la primera de ellas contra el Diario de Los Andes, en la celebración de su 38 aniversario. Contra la sede del diario El Nacional lanzaron excremento y bombas molotov, así como un papel con un mensaje dirigido a Miguel Henrique Otero, director editor del diario.  Ambos eventos ocurrieron en horas de la madrugada.

 

ataque-a-el-nacional

El hostigamiento judicial mostró otra cara. El Tribunal Segundo de Primera Instancia del Circuito Judicial Civil, Mercantil y Tránsito del Estado Barinas, hizo saber mediante comunicación escrita a los directores de los impresos El Diario de Los Llanos, La Prensa y La Noticia la prohibición de publicar, a partir del 23 de agosto, toda información que haga público cualquier señalamiento o indicio de corrupción atribuible al gobernador de la entidad, Adán Chávez.

 

adan

Durante el mes pasado, Espacio Público documentó 11 casos de intimidación.  En 7 de éstos observó que los victimarios fueron funcionarios de los distintos órganos de seguridad del Estado.

La ONG elaboró un informe detallado del 1S.

Los tumbos del becerro, por Marianella Salazar

maduroco

La descomunal movilización del 1S ha significado un hito en el proceso que guía la lenta y dolorosa recuperación de la democracia en Venezuela. De manera impecable, el raudal popular venció uno a uno los inmorales obstáculos con los que el narcorrégimen agonizante pretendió impedir lo que todos sabemos desde hace tiempo: que la revolución perdió la calle, que el rechazo a Maduro y la cúpula de hampones que lo acompaña es superior a 90% de la población. Intentaron llenar la avenida Bolívar, que resultó inmensa para recibir a las milicias uniformadas de franelas rojas y a los pocos simpatizantes que por inercia pululan en el chavismo, quizás motivados por la promesa de una bolsa con harina PAN o un carapacho de pollo.

El contraste de las dos convocatorias no pudo ser peor para el régimen; se mostró que hay un país entero unido a favor de una salida constitucional a la crisis de hambruna y gobernabilidad que padecemos, impecablemente pacífica y firme en su mensaje a instituciones carcomidas por la corrupción.

Las imágenes de la grandiosa marcha que desbordó Caracas salieron al mundo para conmover incluso a quienes habían volteado convenientemente hacia otro lado, como el presidente colombiano Juan Manuel Santos, que se lanzó un pronunciamiento contundente a favor del reclamo de los venezolanos de hacer el referéndum revocatorio este año.

Maduro acusa otro golpe inesperado después de la batuqueada propinada en la isla de Margarita por gente del pueblo, al día siguiente de la Toma de Caracas. La negación de Maduro al asistir a la supuesta remodelación de un barrio popular en el sector de Villa Rosa no pudo ser peor, allí fue recibido por un pueblo que espontáneamente salió iracundo a repudiarlo indignado. En su ceguera de poder, pensó que lo aclamaban y decidió salir de la caravana presidencial, que con camionetas y ambulancias, rodeadas de esbirros, humillaba a un pueblo enardecido que, además de no tener agua ni electricidad, sufre la misma crisis de inseguridad, hambre y salud del resto de los venezolanos.

Familias enteras, cacerola en mano, salieron valientemente a la calle, desafiando los anillos de seguridad, para espetarle en la cara sus justos reclamos. Insultos y groserías que salían del alma de la gente calificaban su incapacidad para gobernar. Los videos se hicieron virales en las redes sociales y durante más de 12 horas fue la noticia más vista en el mundo. Los gritos de ¡becerro!, ¡becerro!, aderezados con todo tipo de vulgaridades sacaron de quicio a Maduro; obnubilado, no tuvo mejor idea que confrontar físicamente a la gente, a mujeres mayores, a quienes, según testigos presenciales, no solo agredió físicamente, sino que intentó desarmar de sus ollas, desesperado como estaba ante la cayapa de patria y la atónita mirada de la Casa Militar.

Huyendo y corriendo, como los cobardes, el deshonroso comandante en jefe de la FANB se retiró aterrorizado, desnudo ante un pueblo que le perdió el miedo y, sobre todo, el respeto que nunca supo ganarse. Como los becerros alebrestados en el llano terminó dando tumbos a lo loco para dejarse arrear por los cabestreros, como lo hacen con él los dictadores cubanos, que conscientes de la inminente caída de su hombre en Venezuela se aseguran otro proveedor de petróleo, estable como el de Rusia y lo dejan guindado de la brocha.

Los espontáneos sucesos en Villa Rosa llenan de euforia a quienes sufren lo indecible con un régimen opresor al servicio de su megalomanía, tienen algo de iniciático y liberador, que se acerca como un tsunami de libertad, que se aproxima a toda velocidad, sin freno posible.

 

@AliasMalula

El Nacional

¿Y ahora qué?... ¿qué de qué?, por Orlando Viera-Blanco

TomadeCaraca#1S

 

El 1-S fue un hermoso despertar. Un grito de cambio de una Venezuela sufrida y desesperada, que cantó a una voz el gloria al bravo pueblo…

                          

Lo primero que deseo destacar es lo que NO sucedió el 1-S. Ni violencia, ni golpe de Estado, ni leva de armas. Toda un majarete oficial propagandístico, que obedece más al proverbio “dime de que presumes y te diré que careces” (o que conflicto no resuelto tienes), que a una rebelión temida. El gobierno quedó desnudo en su “legitimación represiva”, después que 1.5 millones de almas en paz- salieron a la calle a decir “yo revoco”,  “yo quiero cambio”, “renuncia…no te tengo miedo”.

En otro sentido, hay algo poco visible pero muy ruidoso, que debo traer al teclado, al menos por una par de párrafos, porque tampoco busco elocuencia de una suerte de “fauna ciudadana” que ve las cosas siempre desde una trinchera negativa de lugar comunes. Son aquellos que se preguntan, ¿Aja, y ahora qué? ¿Por qué nos mandaron tan rápido a casa? ¿Qué sigue? La respuesta es predecible. Lo que tú quieras que siga.  Pero la reflexión es inevitable. Quienes andan en tal “despecho”  os comento que desde Aristóteles pasando por Maquiavelo hasta Napolitan-sic- en política, los cambios no se fraguan en el llantén sino en la acción organizada.  Podemos criticar a un actor político. Pero cuestionar la indudable expresión de fuerza ciudadana que representó el 1-S, aparte de una muestra típica de mezquindad criolla que nos fragmenta, es demostración de una radicalidad insulsa, donde el primero que invita a ir hasta Miraflores, es quien está en casa bostezando o amarrado a un ordenador, tratando de salvar una responsabilidad que no ha asumido a profundidad: unirse disciplinadamente a una dinámica de cambio.

Los agua fiestas (los escépticos), tratan de reducir las dificultades del momento-poder que atraviesa el país, a un epígrafe personalísimo por emocional: “Debimos quedarnos más”. “Fue una edición repetida de una bailoterapia”. “Así no vamos a ninguna parte”, etc. A ellos les pregunto  ¿A dónde querían ir? ¿Cuál es su plan? ¿Su estrategia? ¿Cuántos, quiénes? Entonces dejemos de contagiar insomnios y permitan a  la gente soñar, despertar y luchar civilmente. Aporte, compromiso y voluntad es lo que suma. Es lo que trae ánimo y esperanza. Lo otro aletarga.

En el plano de dividendo político la marcha fue un éxito.  Una sociedad apaciguada por la inseguridad, escasez, inflación, desesperanza e intimidación, sale de sus casas con sus hijos y abuelos a decirle al gobierno,  quiero que os marchéis  ejerciendo mi derecho a votar esa decisión.  Sin fusiles, sin reyertas, sin escándalos, ni desquites. Pueblo y sociedad civil marcharon juntos desde el Paraíso al Marqués, desde Prados del Este a La Forida, atiborrando la Francisco de Miranda,  la Av. Victoria, O’Higgins y Rio de Janeiro.  1 millón de mts2, 18 Kms lineales de dignidad y fe. Un grito de la decencia colectiva, superior a cualquier palabrota o amedrentamiento engorilado, donde  el miedo no encontró cosecha, [el miedo] disipado por la demanda de respeto a la dignidad humana. En la medida que emerge el insulto y la ofensa (con la complicidad de las instituciones del Estado), la motivación de la gente (en memoria de las madres profanadas),  sigue incólume. Ahí está la reacción de Villa Rosa. Y ahí estuvo una vez más la brutalidad oficial, cuya respuesta fue requisar caseríos, golpear y encarcelar ciudadanos, y hasta quitarles -en retaliación- su derecho a comer.

Ha resurgido de un liderazgo disidente coherente, paciente y pensante. El reconocimiento de la gente ha sido obedecerle.  Esto es muy importante para  futuros emplazamientos. El registro de una multitud variopinta-clases pobres, medias y altas-en calma, y en todos los titulares del mundo, es otro acierto grupal y comunicacional brutal. Está reapareciendo un liderazgo político con un carácter  renovado. Henry Ramos, por ejemplo,  ha sabido torpedear al adversario de un modo muy filoso y cauteloso a la vez. A cada amenaza le responde con un “moderado” desafío. “No prevemos otro escenario, sino el de la paz” “Mi madre está en el cielo…” Palabras retadoras pero aquiescentes de un dirigente que muestra una costura y cordura política sujetada al derecho, a la inteligencia y a una densa testosterona.

El 1-S representa el debut de un pueblo unido y homogéneo (todos los estratos) con sed de cambio. No de un bloque blanco, aurinegro, naranja o celeste. Un tricolor que anhela un nuevo modelo de poder en un país normal. La voluntad popular al decir del poeta, es más fuerte que cualquier tempestad, cualquier tanqueta o cabelleriza, porque le asiste un elemento más poderoso: la ilusión de vivir sin un trozo de yuca en el bolsillo, un velorio en ciernes o un paredón detrás de unas rejas. Por eso usan [el pueblo] sus piernas, sus brazos, su voz y sus cacerolas. Armas más potentes que cien batallones.

El 1-S fue un hermoso despertar. Un evento profundamente humano y republicano. Un grito de cambio de una Venezuela sufrida y desesperada, que cantó a una voz el gloria al bravo pueblo … Espíritu bravío de libertad que vale recordar, la historia lo etiqueta como incontenible e irreversible. No hay mazo que lo apacigüe, ni criticismo que lo sabotee. Que nadie subestime el camino andado. Falta poco…

 

@ovierablanco

Los Runrunes de Bocaranda de hoy 06.09.2016
ALTO
¿NO ALINEADOS CON NICO?:

El colmo de las ilusiones de Maduro y sus adláteres es la realización de la Cumbre de los Países No Alineados en Margarita del 13 al 18 de este mes. A juro quiere la foto con presidentes de muchas naciones -mas bulto que calidad y democracia- para “afrontar el golpe de Estados Unidos y otros imperios contra mi mandato constitucional”. Por supuesto nada que ver con su golpe contra el mandato constitucional que eligió la Asamblea el 6D. El gasto del que ya hablamos en esta columna ($140 MM) es un negociado de varios ministros actuales y anteriores en la Cancillería, Petróleo y Turismo así como contratistas rojos rojitos que usufructuarán las arcas de PDVSA, paganini de la piñata dolarizada, en medio de la peor crisis de la historia venezolana. Tengo información de la negativa de algunos mandatarios a asistir debido a la realidad de Venezuela. Los esfuerzos rojos para convencerlos les garantizan seguridad total con todos los alimentos y productos y tiendas repletas para sus regalos en la misma fecha que se celebra en Nueva York la Asamblea General de la ONU. Por cierto que esa organización ofreció correr con todos los gastos si se celebraba en las mismas fechas. Claro que no, le contestaron. Negocio mata razón. ¿Y mata Figueroa? Sin embargo tras los acontecimientos del viernes en Villa Rosa hay quienes dudan de la conveniencia de viajar a la isla pauperizada por el gobierno y con altos índices de escasez y de violencia criminal. Uno de los más importantes países africanos, el primero en aceptar la invitación, tras los hechos del viernes avisó que no vendría. El miedo de la cancillería es que otros sigan su ejemplo. Ahora serán más los militares y colectivos a movilizar a la isla para amedrentar a los pobladores y no permitirles acceso a los centros comerciales y supermercados principales para “no incomodar” a quienes cada día están más reacios a retratarse con Nico&Co sin los fondos de antes. En este festín de Baltazar los hoteles, proveedores de alimentos y servicios están exigiendo pago en dólares por adelantado. Nadie cree en el gobierno y menos en cuentas a futuro. Maduro raspará la olla para tomarse su última foto en una c pues la próxima sería en 2020. La anterior fue en Teherán en 2012 cuando siendo canciller Maduro logró la $ede para Venezuela por in$truccione$ de Chávez…

¿SANTA ROSA?:

NMaduro-12

Es la expresión de un colectivo llamado Venezuela. ¿Se imagina usted a Maduro bajándose de su camioneta en el mercado de Las Pulgas en Maracaibo? ¿Visitando de sorpresa el portón de Sidor?  ¿Deteniendo su caravana de escoltas y espías cubanos en  medio de la autopista que une Acarigua con Turen? ¿Cómo sería el recibimiento de Maduro en La Asunción, ahora que viene la fiesta de la Virgen del Valle? ¿Cómo reaccionaría el propio pueblo de Barinas si se le ocurre comerse una carne en vara a orilla de carretera?  Es Venezuela entera quien ya se expresa con sentimiento de repudio más que de rechazo. Todas los estudios de opinión, privados y oficiales, nacionales y extranjeros, indican lo mismo. Y Nicolás bien los conoce. Está obligado a reconocerlos por mas sordo que sea a los cacerolazos y ciego a los trompones….

MEDIO
LA TOMA DEL 1S:

TomadeCaracas1S

Recojo varias opiniones sobre la marcha del 1S. 1) El 5 de marzo del 2013 Hugo Chávez dejó esta tierra. El 6 de diciembre del 2015 los electores abandonaron al PSUV y el 1 de septiembre del 2016 el pueblo de Venezuela le dijo al chavismo que se fuera. Son tres fechas claves para entender cómo la utopía anti histórica del Socialismo del Siglo XXI no es más que un asalto, una aberración, una equivocación en nuestro camino por compartir un país unido, trabajador, en paz y orientado hacia la modernidad y el bienestar. 2) Si dispusiéramos de mecanismos científicos de medición estoy seguro que esta marcha fue aún mayor que la del 2002. En esta del primero de septiembre destacó la presencia de la juventud de las barriadas, de la clase media. Determinante. 3) La Toma de Caracas es un hecho público y notorio, no fue un decreto, no fue una decisión de salón. Poner en boca del presidente y de sus adláteres cifras irrisorias de concurrencia es consolidar entre sus propios seguidores la condición de mentirosos, farsantes y miedosos. No hay un solo militante de base del PSUV que viendo el desarrollo de la Toma de Caracas dude un solo segundo que su presidente miente. Cerca del millón de personas asistentes han hecho de Nicolás Maduro un hombre aún más solitario en Miraflores. El mundo entero ya no tiene excusa para seguir creyendo que Nico tiene aceptación, seguidores y compañeritos de partido como tuvo Chávez, el originario responsable de la debacle de hoy en sus manos. Los medios globales lo mostraron. Ya no caben mentiras rojas por más cartas que los embajadores, cretinos y enchufados, envíen a los medios locales para negarlo…

¿SIGUEN LOS ESCALOFRÍOS?:

gnb

Desde hoy se ordenará acuartelar a la Guardia Nacional en la zona metropolitana de Caracas y en todas las capitales de estado en previsión a la marcha prevista mañana 7/9  por la MUD hacia las oficinas regionales del CNE. Dicha movilización es solo a esas sedes regionales y no a la sede del CNE en Caracas, coto vedado por el régimen a los que no son sus afectos, asalariados o enchufados. La orden desde la oficina del ministro del Interior Néstor Reverol a la GNB es cerrar todas las vías de acceso al CNE en el centro de Caracas “por si acaso deciden algunos voluntarios llegar allí y sorprender a nuestras cuatro rectoras, compatriotas y fieles a la revolución”…

BAJO
EL COLMO DEL RIDÍCULO:

CapitaníadelPuertodeLaGuaira

Por instrucciones del presidente del INEA, Almirante Víctor Miguel Ortiz Rojas, se celebró el miércoles 31 una reunión en la Capitanía del Puerto de La Guaira con todos los comodoros de los puertos del litoral central. El objetivo: “suspender la navegación de lanchas deportivas y de pescadores por nuestras costas desde hoy a los fines de evitar que entren armas o logren fugarse los líderes que tienen previsto un golpe de estado durante la marcha de mañana jueves 1º de septiembre”. Una medida absurda, de mente tribal. De quienes creyéndose sus propias mentiras y mitos, atropellan el derecho del ciudadano, de la gente común. Varios diplomáticos, pequeños empresarios y deportistas federados fueron afectados por esta nueva ¿madurada? Los rojos sigüis dan pena ajena…

 

[scroller style=”sc1″ title=”LECTURAS RECOMENDADAS EN RUNRUN.ES” title_size=”30″ sub_title=”Artículos, noticias y trabajos de investigación de RunRun.es” display=”cats” cats=”1011″ number_of_posts=”4″]

El 1° de septiembre: el logro de encontrarnos para enfrentar la crisis, por Roberto Patiño

tomadecaracas

 

Las grandes expectativas que teníamos para la movilización del 1° de septiembre comenzaron a hacerse realidad desde las primeras horas de ese día. En nuestra  ida al punto de encuentro desde donde comenzaría la caminata,  atravesamos una ciudad de calles despejadas, como de domingo.

Lo interpretamos como señal de que la gente se estaba preparando y aquel día la gran mayoría de los venezolanos se avocaría, de una forma u otra,  a la manifestación.

La gente  había llegado desde temprano. A las 9 de la mañana una gran multitud, que continuaba creciendo, llenaba la Avenida O’higgins. Una amplia reunión de  personas, diversa, compuesta por vecinos de la zona y grupos venidos de sectores como La Vega, Caricuao, Carapita, La Pastora, La Cota 905 y el 23 de Enero.  Diferentes líderes comunitarios traían pancartas con consignas de apoyo al RR y que identificaban a sus comunidades.  Fue una primera impresión de aliento. Ante la intensa campaña del Gobierno Madurista de desmoralización  e intimidación, que durante semanas  había buscado minar la voluntad de las personas, se había producido una respuesta de participación masiva, dando la cara con orgullo y retando al miedo.

Sobre todo, sentimos que aquella era una muestra palpable y contundente de nuestra verdadera naturaleza de convivencia y reencuentro. El discurso de violencia y polarización, con el que se nos ha bombardeado desde el gobierno, que convierte expresiones de descontento en actos terroristas y busca imponer la confrontación hostil como única forma de resolución a los problemas de los venezolanos, se  nos mostró en aquel primer momento de la marcha en toda  su magnitud de mentira e insulto; una representación  falsa e irresponsable  de nuestra situación  por parte  un grupo desconectado del país para intentar justificar su presencia en el poder.

Las siguientes horas de la marcha, en una ruta que nos llevó por la Avenida Victoria y Las Mercedes  hasta llegar a hasta la Avenida Francisco de Miranda, no hizo sino confirmar esta realidad.

Los episodios irregulares que se produjeron en el Rosal y la Libertador, por grupos aislados de una u otra tendencia, fueron hechos aislados en medio de un manifestación de inmensas proporciones , llevada a cabo por las diversas personas que participaron con una actitud ejemplar a de civismo y profunda responsabilidad.  

Esto se vio no sólo en las personas que marchamos durante toda la jornada, sino en la gente que  acompañó e interactuó con los manifestantes.  Al pasar por edificios de la Misión Vivienda a lo largo de la ruta, conversamos con algunos residentes de los mismos, que aunque no participaban en la marcha,  respetan nuestro derecho sin mayores complicaciones. Algunas personas incluso los invitaban a sumarse, siempre en  medio de  un intercambio cordial y de entendimiento. En la Madariaga atravesamos la zona controlada por la GN sin problemas. Nuestro desenvolvimiento, ordenado y pacificado, no dio pie a ninguna  intervención de los contingentes del ejército con los que nos cruzamos.  Conocimos testimonios de gente que dio la mano a soldados, con incluso algunos de ellos expresando su apoyo a la manifestación.

A la marcha se sumaron  grupos de personas que desde el día anterior se trasladaron a Caracas desde distintos puntos del país, a pesar de los cierres de vías y alcabalas. En la Avenida Victoria, por ejemplo, señoras que venían de buscar bolsas de comida ayudaron y acompañaron a los marchantes, antes de volver a sus casas.

Durante toda la jornada el mensaje de los manifestantes fue claro: estamos aquí para expresar el descontento ante la situación, para exigir la activación de mecanismos democráticos para cambiarla, para manifestar la firme voluntad de lograr nuestros objetivos sin violencia, juntos, sin dejarnos imponer la agenda de violencia y confrontación obcecada que el gobierno y su dirigencia insiste en imponernos.

Llegamos al municipio Chacao alrededor del mediodía.  Un inmenso caudal de gente salido del Municipio Libertador, unido a multitudes venidas de todos los puntos de Caracas y de ciudades y pueblos de Venezuela.  La jornada culminaba y se convertía en hito de la construcción de una solución de convivencia y encuentro en oposición a la cultura  de violencia a la que el gobierno busca darle continuidad.

La grave situación de crisis que atravesamos, con su carga de dificultades y problemas, exige sacar lo mejor en nosotros para enfrentarnos a ella.  Nos muestra un camino donde asumimos la importancia de nuestra participación activa y responsable para promover y activar soluciones democráticas y de convivencia. Para nosotros la muestra de esta conciencia se ha materializado  en esta manifestación  del 1°de septiembre.  Es un logro indiscutible y muestra la dirección a la que dirigiremos nuestros próximos pasos.

@RobertoPatino

Coordinador de Movimiento Mi Convive

Miembro de Primero Justicia

 

Sep 05, 2016 | Actualizado hace 3 años
El pueblo contra Maduro, por Armando Durán

TomadeCaracas_1

 

E[/dropcapste 1° de septiembre, el pueblo de toda Venezuela inundó las calles, avenidas y autopistas de Caracas para expresar su rechazo a Nicolás Maduro y refrendar, masivamente, la derrota aplastante del chavismo en las urnas electorales del pasado 6 de diciembre. Poco importaron esta vez las acciones del régimen para aislar Caracas trancando todos sus accesos, menos aún las groseras amenazas de los voceros civiles y militares del oficialismo. La determinación de quienes hoy por hoy constituyen una sólida y ya invencible mayoría democrática pudo más que las penalidades físicas y el miedo. Los venezolanos, sencillamente, están hartos de “revolución bolivariana” y nada ni nadie les impedirá seguir manifestando, donde y como sea, su indignación, con la contundencia que exigen las condiciones asfixiantes impuestas desde hace 17 años por un régimen cuyo único objetivo político ha sido desde el primer día de su gestación reproducir en Venezuela la terrible experiencia cubana.

La consigna de esta ejemplar Toma de Caracas fue el revocatorio. Es decir, el cambio constitucional de presidente, gobierno y régimen en el más breve plazo posible. No con la finalidad de elegir a este o a aquel dirigente opositor presidente de la República en las próximas elecciones, como si la actual confrontación política siguiera siendo entre las dos mitades polarizadas en que Hugo Chávez dividió al país desde febrero de 1999, sino para dar testimonio físico y moral de un compromiso inconmovible y unitario: sacar a Maduro de Miraflores electoralmente, como paso previo necesario para reencauzar a Venezuela por los caminos de la libertad, el progreso material y el bienestar social. Mucho más ahora, porque después de esta jornada excepcional nadie puede poner en duda que quienes se oponen a Maduro constituyen una notable y formidable mayoría.

Esta es la realidad que se registra en la Venezuela actual. El ocaso definitivo del sistema de gobierno que surgió del fracasado golpe militar del 4 de febrero y el advenimiento de una nueva etapa en el proceso político venezolano. La funesta transformación de lo que tenemos en una feroz dictadura de izquierda, o la restauración de la democracia perdida. Este es el dilema del momento, imposible de pasar por alto, y primer e inquietante enigma a despejar cuanto antes por la dirigencia política de la oposición.

¿Por cuál de estos dos senderos avanzará la nación en los próximos días, meses y años? En otras palabras, ¿bastará esta palpable demostración de fuerza popular del jueves para producir el cambio de gobierno y régimen al que aspira la rotunda e incuestionable mayoría antichavista? Sin duda, la Toma de Caracas ha sido un paso muy importante para hacer de ese deseo una realidad definitiva, pero no creo que esta concentración de voluntades por el cambio, por grande e impactante que haya sido, sea suficiente por sí sola para introducir reformas sustanciales en la conciencia de Maduro y compañía y hacerlos mudar de parecer. La intención de ellos y el interés de La Habana es que nada cambie en Venezuela. Vaya, que como indica el sabio dicho popular, “los deseos no empreñan”, de modo que para que una jornada como la del jueves se haga realidad definitiva se necesita bastante más.

Esta es, precisamente, la respuesta que esperan de sus dirigentes políticos los ciudadanos de a pie. Un objetivo concreto, un camino claro y una estrategia firme y única. Al margen, por ahora, de banderas partidistas y ambiciones legítimas pero absolutamente extemporáneas. O sea, que ese pueblo que acudió el 6 de diciembre a las urnas y que este jueves le dijo a Maduro: “Ya basta”, sencillamente pretende que sus dirigentes estén a la muy difícil altura de las circunstancias. De lo contrario, serían cómplices de lo que les caería a los venezolanos si sus conductores le dan la espalda a este nuevo y categórico mandato popular y dejan que la Toma de Caracas, desenlace atroz de todas las esperanzas, se quede en una simple exhibición de hermosos fuegos artificiales y autocomplacencia, pero nada más.

@aduran111

El Nacional

Contradicciones, por Carolina Jaimes Branger

NMaduro-12

 

Cualquiera que haya oído la alocución de Maduro el pasado 1 de septiembre –y que no sepa lo que está pasando aquí- se preguntaría por qué si el presidente está tan seguro de tener tan arrolladora mayoría, cuál es el inconveniente que tiene en contarse. Cuando se montó en la tarima estaba absolutamente alterado. Las sonrisas simuladas de quienes lo rodeaban no han debido ayudarlo, sobre todo porque entre ellos se conocen tanto. Me imagino que ya sabrían las cifras de la mayor concentración que se haya hecho en Venezuela (y hay que ver que aquí hemos tenido concentraciones multitudinarias) y algunos expertos ya han asomado que tal vez sea la segunda en todo el  mundo. Además, él estaba viendo la Avenida Bolívar, donde la gente no llegaba ni al Museo de los Niños. Tanto así, que Diosdado Cabello echó mano de la foto del cierre de campaña de Chávez en 2012, cuando le hubiera sido tan fácil agarrar su celular y tomar la foto él mismo. En la noche, Fernando Del Rincón mostró la foto en la página original… Así estaría de escuálida la Avenida Bolívar que Cabello tuvo que ponerse a buscar una foto que le sirviera en el pasado. ¡Ayayay, Maracay!
Me confirmó un amigo que vive en Parque Central que muchos llegaron en autobuses, hasta de Sidor. Que con varios de los que habló estaban furibundos porque les habían ofrecido bolsas de comida y no se las habían dado. Y que entre unos y otros había muchos claros. VTV no hizo paneos como los que hacía cuando Chávez estaba vivo.
Es contradictorio, sí, que Maduro asegure que cuenta con la mayoría del pueblo y que a la vez no sólo no acepte el referéndum revocatorio, sino que haga absolutamente todo por impedirlo. Y qué contradictorio que siga apelando a Chávez para ver si repone algo de su maltrecha imagen, porque si hay un culpable mayor de todo esto, se llama Hugo Chávez. Maduro lo heredó y terminó de ponerla. Pero en su terquedad infinita, insiste en evocar al responsable principal.
Luego, las amenazas. Es contradictorio que en una concentración por la paz, quien amenace sea el convocante. Otra vez el rayadísimo cuento del magnicidio, de la derecha, la oligarquía, el imperio. ¿No habrá pensado el señor presidente que mientras él aseguraba haber descubierto un supuesto golpe de estado organizado por los Estados Unidos, un avión comercial de ese país aterrizaba en Cuba por primera vez desde hace seis décadas y que sus mentores Castro no dijeron ni ñe? Extraño, muy extraño. Contradictorio que hayan capturado a Carlos Melo con explosivos. Si hay alguien en este país que no es cogido a lazo, ése es Carlos Melo. Si tuviera explosivos, jamás se los conseguirían.
Luego, las pretensiones de gran demócrata de haber “permitido” la marcha y sale con que tiene listo “el decreto para levantar la inmunidad a todos los cargos públicos, y que nadie use la inmunidad parlamentaria para conspirar, para matar, para ir contra el pueblo y la paz”. Aquí los conspiradores están en el poder, los malandros sueltos y campea la impunidad. ¡Otra contradicción más! ¡Ese decreto es un golpe de estado! Es imposible que un presidente -ni siquiera bajo estado de excepción- allane la inmunidad de los diputados. ¡Otra bravuconada más!
Así las cosas, no nos queda sino seguir presionando con calle y más calle. El objetivo del 1-S está más que cumplido. La gente salió sin miedo a las calles y las desbordó. Se dio cuenta de que las fuerzas del orden público, por más armadas y agresivas que sean, no pueden contra tanta gente. Y eso tiene un importantísimo efecto psicológico. El que se contradice, pierde y Maduro está perdido.

@cjaimesb