Observatorio Venezolano de Prisiones, autor en Runrun

Ene 15, 2020 | Actualizado hace 1 semana
Presos de Yaracuy y Miranda en huelga de hambre
Más de 800 reclusos adoptaron la medida 

 

Hacinamiento, retardo procesal y maltratos sufren los presos de las comisarias de la Policía General de Yaracuy y la del estado Miranda quienes como medida de protesta iniciaron una huelga de hambre. 

La mañana de este miércoles 15 de enero, luego de entonar las notas del Himno Nacional, más de 800 presos que permanecen recluidos en la Comandancia General de la Policía en San Felipe estado Yaracuy iniciaron una huelga de hambre. 

Familiares y los propios internos se comunicaron con el equipo del Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP) para informar que decidieron tomar esa acción para llamar la atención de las autoridades de la región, pues están cansados de los contantes maltratos por parte de los funcionarios. 

“Los policías entran cada diez días a hacernos requisa, nosotros no nos negamos, pero cada vez que lo hacen nos golpean sin necesidad, además nos botan las colchonetas, la ropa, los útiles personales y son cosas que nuestra familia compra con mucho sacrificio y nos dejan sin nada”, expresó uno de los detenidos de la Comandancia de PoliYaracuy. 

“Exigimos que se nos respeten nuestros derechos” así dice un escrito que hicieron los presos dentro de los calabozos, cuya imagen hicieron llegar al equipo de OVP. Los privados de libertad además relatan que las condiciones en las que sobreviven en esa comandancia son inhumanas, ya no hay espacio para albergar a más privados de libertad y en ese sentido piden traslados a los penales. 

“Muchos de los reclusos que allí están tienen penas impuestas, otros optando para beneficios y hasta con penas cumplidas, y ni hablar de los que tienen años esperando por un inicio a juicio o por una audiencia, pero es que ni los llevan a los tribunales y hay mucho retardo procesal” explicaron varios familiares de los presos de PoliYaracuy, que no quisieron ser identificados.

En las mismas circunstancias se encuentran los presos de la Comandancia de la Policía de Miranda quienes denunciaron hacinamiento y piden ser trasladados a centros penitenciarios. Estos privados de libertad adoptaron la misma medida a partir de este el lunes 13 de enero, asegurando que su huelga de hambre es indefinida. 

Además de traslados a otros penales , los presos de PoliMiranda también exigen asistencia médica, aseguran que muchos de los reclusos están enfermos y no son atendidos. En tanto, temen que alguno pueda morir a consecuencia de la falta de atención médica. 

Carolina Girón directora del OVP exhortó a las autoridades el cese de las violaciones de los derechos humanos de los presos. “Los presos merecen una atención medica al día y no esperar que estén enfermos o que se estén muriendo para trasladarlos a un centro de salud. Deben estar recluidos en penales en donde puedan hacer estudios y trabajos para sus redenciones y no convivir en comisarías”, manifiesta Girón. 

Asimismo la directora de OVP expresó que estas acciones de protestas por parte de los presos son el reflejo de las malas políticas penitenciarias que se vienen aplicando en el país. 

Presos de cinco penales denuncian que no tienen alimentos
La crisis se vive en el Centro Penitenciario David Viloria, la Comunidad Penitenciaria Fénix, Tocuyito, Tocorón y El Dorado 

 

Las denuncias por la falta de alimentos se reciben a diario y son repetitivas en varios centros penitenciarios del país. El equipo del Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP) ha estado evaluando y monitoreando la situación, y aparentemente están aplicando las mismas acciones en cada uno de los recintos carcelarios como si fuera parte de una política de Estado.

“No tenemos comida. Nos dan una arepa tan delgada como un CD y sin nada. Nos dan agua de caraota o agua de pasta”, este parece ser el menú que dan en las cárceles que están bajo régimen penitenciario en Venezuela, según lo denunciado por los presos y sus familiares al OVP.

A través de fotografías y videos, los privados de libertad han demostrado cómo es su alimentación diaria, por lo que se tienen pruebas suficientes para presentar ante los organismos internacionales.

En el Centro Penitenciario David Viloria y la Comunidad Penitenciaria Fénix, ambos ubicados a escasos metros entre sí en el estado Lara, se conoció que la situación actual es crítica, los reclusos tienen semanas denunciando la falla en la distribución de alimentos. La primera afectada fue Fénix y desde David Viloria, conocida como cárcel de Uribana, les pasaron alimentos para tratar de solventar ese día, pero las fallas continuaron y el alimento ha sido muy escaso en ambos penales.

“Una sola comida al día nos dieron hoy aquí en Fénix”, expresaron los presos este fin de semana, mientras en Uribana denuncian que supuestamente funcionarios les están cobrando por darles una ración de comida. 60 mil bolívares sería el monto mínimo para ello, según explicaron al OVP.

Entre Fénix y Uribana existe una población de al menos 4.500 reclusos, contabilizando a las mujeres que se encuentran en los anexos. Esta sería la población afectada, aunque los internos saben que existe un grupo de presos con más privilegios que otros, pero se trata de pequeños grupos que no representan la mayoría de la población penal.

En el área de mínima del Centro de Formación para el Hombre Nuevo El Libertador, conocida también como cárcel de Fénix o Tocuyito, pues se encuentra en el mismo complejo penitenciario ubicado en el estado Carabobo, también han hecho llegar denuncias de la mala alimentación.

Los presos afirman que les han dado agua de pasta o arroz, además de que no tienen gas para cocinar.

En el Complejo Penitenciario de Aragua (Tocorón), específicamente en la torre administrativa, es el único lugar donde esta implementado el régimen penitenciario y es precisamente donde falta la comida.

Agua de pasta, un pedazo de auyama o patilla serían los alimentos que recibieron la semana pasada estos presos. Las mismas denuncias se extienden al estado Bolívar, pues los reclusos del Centro Penitenciario de Oriente, conocido como cárcel de  El Dorado, hicieron la misma denuncia sumado a que les siguen suministrando agua del río Cuyuní, el cual está contaminado.

Son cinco penales en total desde donde los presos han alzado sus voces para pedir auxilio, pues aseguran que los están matando de hambre. Según lo que han relatado al equipo de OVP, se sienten desesperados, son muchos que están débiles debido a la inadecuada alimentación, situación que ha generado quebrantos de salud y proliferación de enfermedades como la tuberculosis.

Cada vez que los visitan, las madres, esposas y hermanas de los reclusos los describen como unos zombis, porque han rebajado de 10 a 30 kilos en pocos meses.

Carolina Girón, directora del OVP, manifestó que la situación es preocupante. “Esto pareciera que se ha convertido en una política de Estado. Mienten al decir que los presos tienen sus tres comidas al día y una alimentación balanceada, porque no es así, una arepa pura, un agua de pasta, caraota o arroz no se le puede llamar una alimentación balaceada”, recalcó.

Una vez más la directora de OVP hizo un llamado al Ministerio Público y a la Defensoría del Pueblo para que investigue qué está pasando. Ahora son los presos de cinco penales distintos que alzan sus voces, pero recordó que la semana pasada los privados de libertad del Rodeo III en el estado Miranda iniciaron una huelga de hambre por falta de comida.

Días atrás pasó en el Centro Penitenciario de Occidente (CPO) I en el estado Táchira, quienes denunciaron a través de videos que les escondían los alimentos.

Por último, Girón lamentó que ninguna situación ha sido investigada hasta ahora, tan solo se han efectuado traslados de un penal a otro, pero ninguna autoridad ha sido objeto de investigación.

Presos del Rodeo III: “Nos están matando de hambre”
Igualmente reclamaron por el retardo procesal 

 

Más de 1.200 presos del Centro Penitenciario Región Capital Rodeo III decidieron alzar sus voces porque no aguantan más el hambre. Tienen días comiendo agua con sabor a caraotas, porque no viene con granos.

El Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP) recibió denuncias de los propios internos, que a su vez hicieron llegar videos y fotografías como evidencia de lo que comen y las condiciones en las que se encuentran.

La mala alimentación que reciben los presos del Rodeo III ha causado que bajen considerablemente de peso, causándoles desnutrición a muchos de los que allí se encuentran recluidos. Mediante las fotografías se pueden observar los huesos de las costillas a través de su piel y ellos expresan que no aguantan más.

Este martes 10 de diciembre decidieron reclamar por su derecho a la alimentación, pero según denunciaron al OVP un grupo de funcionarios del Grupo de Respuesta Inmediata y Custodia (GRIC) del Ministerio de Servicio Penitenciario los agredió. Algunos internos resultaron heridos con perdigón, pero aun así los presos decidieron no callar y en horas de la noche iniciaron una huelga de hambre como medida de protesta.

Según lo expuesto al OVP, los reclusos han intentado hablar con el director del penal, Miguel Ovalles, y el subdirector Miguel Castillos, pero no son escuchados.

“Esta gente no quiere que se sepa cuál es la realidad, nos están matando. La situación es agonizante, nos estamos muriendo, nos están matando de desnutrición”, denunció uno de los presos del Rodeo III en el video enviado al OVP.

Carolina Girón, directora del OVP, repudió el maltrato a los presos que reclaman sus derechos, y además denunció que se ha convertido en una práctica del Estado el no suministrar comida a los presos, pues la denuncia es repetitiva todos los penales del país.

La directora del OVP también señaló que las condiciones en las que les sirven la comida son “humillantes y degradantes. Cómo es posible que usen tobos de pinturas para llevar los alimentos, además sin cubiertos alguno para servir la comida”.

La insalubridad con que se manejan los alimentos dentro del penal, sumado a la inadecuada alimentación, son condiciones que generan quebrantos de salud en los privados de libertad, quienes además aseguran que no tienen atención médica.

Familiares de los presos del Rodeo III han intentado llevar comida a sus seres queridos para apalear la situación, pero no los han dejado pasar porque desde el fin de semana y sin aviso alguno suspendieron la paquetería para los presos, no les permiten ni siquiera pasar el agua.

Su libertad no llega

Otra de las situaciones que denunciaron los presos del Rodeo III es que las redenciones no les llegan y son negadas. Quienes están en condiciones de procesados no son trasladados a tribunales con el alegato de que no tienen transporte y existen reclusos que tienen penas de 8, 10 y hasta 20 años que la han cumplido en su totalidad, e incluso excediéndolas por uno o dos años, y no le es otorgada la libertad aun cuando las boletas de excarcelación emitidas por un tribunal llegan al penal.

En ese sentido, Girón exigió al Ministerio Público y a la Defensoría del Pueblo que se haga una investigación inmediata, imparcial y exhaustiva sobre lo que está sucediendo con la alimentación de los presos que están bajo la custodia del Ministerio de Servicios Penitenciarios, porque las denuncias que recibe la organización de distintas partes del país son constantes y repetitivas.

Presos de tuberculosis claman por atención en el retén de Cabimas
Alrededor de 40 o 50 reclusos padecen la enfermedad 

 

La tuberculosis se ha convertido en una de las principales causas de muerte en los penales y centros de detención del país, según los monitoreos efectuados por el Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP). El hacinamiento y el hambre son dos factores fundamentales para que esta enfermedad, que debería estar erradicada, prolifere detrás de unos barrotes.

El Centro de Arrestos y Detenciones Preventivas de la Costa Oriental del Lago, situado en Cabimas en el estado  Zulia, conocido como retén de Cabimas, tiene una población entre 1.700 a 2.000 mil presos y  tiene una capacidad para albergar a 350 personas, lo que se traduce a un hacinamiento de 485%.

Desde el 13 de noviembre, los presos del retén de Cabimas padecen una serie de irregularidades. Según lo denunciado a OVP, les suspendieron la visita y el pase de paquetería, por lo que decidieron atrincherarse en los techos de las torres para visibilizar sus denuncias.

Desde ese momento hasta ahora, el Comando Nacional Antiextorsión y Secuestro (CONAS) tomó las instalaciones del recinto policial, pero no ha existido una conversación alguna con los presos.

Hoy los presos denuncian a OVP que su situación ha empeorado, pues se les está agotando los alimentos que les llevaban sus familiares. Anteriormente dejaban pasar al retén comida cruda, la cual era llevada de forma semanal y ellos adentro se encargaban de cocinarla. “Nosotros ayudamos a los que no les traen comida, les damos algo, porque muchos aquí no tienen familia que les traiga porque son de escasos recursos, pero si nosotros no tenemos qué comer cómo les damos a ellos”, exclamó un recluso al equipo de OVP.

Un familiar explicó que no todos los días pueden llevar comida porque no viven en Cabimas, viajan desde otras partes del Zulia y existen otros familiares que ni siquiera son del estado.

Esta situación ha acelerado el deterioro de los presos que están enfermos con tuberculosis, los mismos reclusos calculan que son alrededor de 40 o 50. “Están muy desnutridos, las condiciones son inhumanas. Los tratamientos de algunos son suministrados por sus familiares porque aquí el Gobierno no nos da nada, pero desde hace más de una semana que no los dejan pasar”, denunció un preso al equipo de OVP.

Como prueba enviaron un video de algunos de los enfermos que están recluidos en el pabellón B. En las imágenes se observa que muchos se encuentran en estado de desnutrición.

Carolina Girón, directora del OVP, advirtió que esta situación es crítica, pues la vida de los presos corre peligro. En ese sentido, exigió la inmediata atención de quienes tienen tuberculosis y que además el Estado les garantice los tratamientos al día para tratar su enfermedad.

“Los presos del retén de Cabimas son condenados a muerte al no suministrarles tratamiento”, enfatizó Girón, al tiempo que hizo un llamado a la Defensoría del Pueblo y al Ministerio Público para que cumplan con su rol e investiguen lo que está sucediendo en ese recinto policial, además de tomar acciones inmediatas.

Nov 22, 2019 | Actualizado hace 2 meses
En huelga de hambre se mantienen 40 presos de El Tocuyo
Los privados de libertad están distribuidos en cuatro celdas construidas para cinco personas

 

En la comisaría de la Policía del estado Lara ubicada en El Tocuyo, municipio Morán, 40 presos se mantienen en huelga de hambre. La razón de su protesta quieren comida cruda para ellos prepararla y traslados.

El Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP) tuvo conocimiento que,  los 40 presos llevan cuatro días aguantando hambre se habían estado manteniendo con papelón, azúcar y caramelos pero este miércoles 20 de noviembre el comisionado Rafael Jiménez, jefe de ese recinto policial ingresó en compañía de otros funcionarios y los despojó de todo lo que tenían para mantenerse, además de ellos fueron golpeados con rolos, les dieron patadas, pretendiendo así que acabaran con la huelga de hambre. 

Los familiares de los privados de libertad denuncian al OVP que sus seres queridos están ya débiles, solamente tienen agua y llegan a maltratarlos, explican que ellos están pidiendo comida cruda es porque simplemente en esos calabozos de los 40 que están, tan solo cinco son de El Tocuyo, el resto son foráneos es decir provenientes de Barquisimeto. “No tenemos recursos para trasladarnos hasta El Tocuyo son más de 20 mil bolívares que debemos gastar en pasajes diarios más la comida” dijo un familiar que no quiso identificarse al OVP es por ello que los presos piden una cocina eléctrica y que les permitan el pase de comida cruda porque de este modo su familia no se vea obligada a viajar todos los días sino, cada quince días o mensual. 

De la misma forma,  se conoció que los 40 presos están distribuidos en cuatro celdas construidas para cinco personas, es decir, existe hacinamiento crítico; duermen en el piso y todos apretados según lo que han descrito ellos a sus familiares, las necesidades deben hacerlas en bolsas y pueden bañarse cuando llega el agua y no se los permiten siempre. 

Los presos de la comisaría de El Tocuyo piden traslado a centros penitenciarios, sobre todo los 19 penados muchos de los cuales, están por cumplir sus penas y tampoco les otorgan los cómputos de pena. 

Los familiares exigen a la Fiscalía 13 con competencia penitenciaria del estado Lara que, haga acto de presencia en estos calabozos para que constate la situación y se pueda llegar a una solución del conflicto. 

Carolina Girón, directora de OVP recuerda que los calabozos no son recintos carcelarios, son centros donde la persona no deben permanecer más de 48 horas, máximo 72 horas,  pero ha sido la encargada del Ministerio de Servicios Penitenciarios quien ha creado cárceles paralelas, al negar los cupos en los penales, trasladando los problemas carcelarios a las distintos calabozos policiales del país, trayendo como consecuencia hacinamiento, masacres y el incremento de de enfermedades.

Por lo que los encargados del Ministerio de Servicios Penitenciarios al igual que la Gobernación del estado Lara ente que tiene competencia en esta comisaría son los responsables de los hechos que allí se están registrando.

Nov 03, 2019 | Actualizado hace 3 meses
Denuncian maltratos a presos extranjeros en La Planta
95% de los privados de libertad en la cárcel de El Paraíso son foráneos 

 

Al menos 200 presos extranjeros están recluidos en Centro de Formación de Hombres Nuevos Simón Bolívar, ubicado en El Paraíso Caracas, donde estaba el anexo femenino de la cárcel conocida como La Planta, la torre está dividida en varios pisos en el tercero y en el cuarto se encuentran los privados de libertad de diferentes nacionalidades.

Los familiares de los detenidos que allí se encuentran que, son un 95 % extranjeros, denunciaron al Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP)  que están siendo objetos de maltratos por parte del director del recinto carcelario y los custodios. 

Según lo que relataron a OVP, hace dos semanas se registró una requisa y en medio de esta revisión hubo maltratos verbales por parte de los funcionarios, lo que provocó que, algunos detenidos alzaran sus voces para mostrar su descontento, esto trajo como consecuencia que, un grupo de internos fuera separado del grupo dentro de este se encontraban hasta personas de la tercera y bajo la mirada del director del penal, los custodios que allí estaban golpearon a los presos en varias partes del cuerpo, con sus puños y hasta con cables quedando las marcas en sus cuerpos, como prueba de lo que allí sucedió.

Posterior a los maltratos algunos presos se comunicaron con sus familiares para contar lo sucedido y estos acudieron a la respectivas embajadas, se conoció que la Española y la Ecuatoriana se dirigieron hasta La Planta para velar por la integridad de los ciudadanos que están en ese recinto carcelario, de la misma forma los familiares hicieron conocer a las embajadas que, los extranjeros no cuentan con una buena alimentación, además les han suspendido la visita de sus familiares y apoyos, tampoco les quieren firmar las redenciones a quienes les corresponde, aseguran los informantes al OVP. 

A estos extranjeros también los mantienen como a los venezolanos, la mayoría dando vueltas de penal en penal y lejos de sus tribunales de origen, algunos fueron trasladados del Centro de Reclusión Winnie Mandela ubicado en el estado Zulia, para la Comunidad Penitenciaria Fénix y posteriormente pasados a La Planta, esta rotación constante de los presos de diversas nacionalidades también es muy costoso para los pocos familiares o apoyos que tengan en el país. 

Los presos extranjeros expresaron al OVP que, se sienten solos y con sus derechos totalmente vulnerados por el Ministerio de Servicios Penitenciarios. 

No es la primera vez que los extranjeros recluidos en La Plantan denuncian sus condiciones pues anteriormente lo han hecho ante el OVP por la falta de comida y por los maltratos que no cesan en este recinto.

Estos hechos al igual que todas las denuncias que maneja OVP fueron  notificada a la Comisión Interamericana de DDHH, al Relator de Personas Detenidas en Las Américas de la CIDH, Sistema Interamericano a la Relatoría de Personas Privadas de Libertad y Relator de Venezuela de la CIDH, al Sistema Universal al Comité Contra la Tortura y otros Tratos Crueles Degradantes e Inhumanos a la Relatoría de Detenciones Arbitrarias.

Hambre y enfermedades acaban con la vida de seis presos en lo que va de octubre de 2019
En distintos penales del país el hambre y enfermedades como el paludismo y la tuberculosis han acabado con la vida de seis presos venezolanos

 

El Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP),  ha venido monitoreando como el hacinamiento y la falta de atención médica es la principal causa para que las enfermedades avancen dentro de los recintos carcelarios. Observamos que, no existe voluntad del Ministerio de Servicios Penitenciarios para erradicar esta situación.

OVP conoció seis muertes ocurridas este mes de octubre, dos en el estado Zulia, y los otros cuatro en Bolívar, Portuguesa, Aragua y Lara.

La primera de estas muertes de octubre, ocurre en el Zulia el 2 de octubre. Debido a una tuberculosis, Víctor José Fernández Bracho (24), fallece en el Centro de Arrestos y Detenciones Preventivas de Cabimas, quien estaba recluido desde el 2017 en dicho Centro.

Ese mismo día a las 4 de la tarde se tuvo conocimiento de la muerte de Junior Márquez, en Centro Penitenciario de Oriente, mejor conocido como El Dorado, en el estado Bolívar, había sido trasladado desde el estado Mérida padecia paludismo y desnutrición. Junior solicitó en numerosas ocasiones a los funcionarios del penal ser atendido por un médico porque presentaba fiebre alta, pero nunca lo asistieron, ni le prestaron los primeros auxilios, fue cuando murió que lo trasladaron a un centro asistencial.

Dos días después, específicamente el 4 de octubre, a OVP fue reportada la muerte de José Chiquinquira Parra de 39 años de edad, recluido en el Centro Penitenciario de Los Llanos conocido como CEPELLA, ubicado en la ciudad de Guanare. OVP conoció que su muerte fue producto de una tuberculosis que contrajo en CEPELLA, se tuvo conocimiento que, son muchos los presos infectados y que no tienen acceso a un médico ni a medicamentos.

El 6 de octubre en el Hospital Central Antonio María Pineda de Barquisimeto estado Lara, murió Freddy Rafael Fernández (54) este preso fue trasladado el viernes 4 de octubre del Centro Penitenciario David Viloria mejor conocido como Uribana, presentaba un cuadro de desnutrición severa, había llegado al penal pesando 80 kilos y a la fecha de muerte, pesaba 40 kilos, comía con suerte dos veces al día según lo denunciado al OVP. Precisamente,  la falta de una alimentación balanceada provocó que se debilitara, ese día estaba durmiendo en la parte superior de una litera, se fue a bajar, pero el hambre que tenía hizo que se mareara y callera al piso, el golpe le causó un traumatismo a nivel de la cervical, dos días estuvo hospitalizado y murió el viernes 4,  en horas de la tarde.

Uribana, se encuentra bajo medidas de protección provisionales dictadas por la CorteIDH y a pesar de ello, continúan las violaciones a los derechos humanos de los presos, lo que OVP ha denunciado en reiteradas ocasiones por los constantes maltratos físicos, psicológicos, tortura, además de la calidad de alimentos que reciben los presos y la nula atención médica, hasta ahora el Ministerio de Servicio Penitenciarios no ha dado cumplimiento a lo solicitado  con las medidas.

El 7 de octubre Luis José Barreto Medina (34) falleció por una tuberculosis en el Complejo Penitenciario de Aragua, conocido como TOCORON específicamente en la torre administrativa.

Luis José era del estado Lara, por uno de los castigos que acostumbra el Ministerio de Servicios Penitenciarios fue trasladado hasta la cárcel de El Dorado en el estado Bolívar, allí tenía más de un año recluido y contrajo una tuberculosis, sus familiares hicieron algunos contactos para que fuera sacado de ese recinto y trasladarlo a Lara lugar donde se les haría más fácil suministrarle el tratamiento pero debido a su condición tan delicada fue dejado en Aragua mientras se recuperaba para ser trasladado a su penal de origen pero esto no paso, el preso empeoró y falleció.

 El sexto recluso del que OVP tuvo conocimiento, fallecido en este mes de octubre se trata de Tibaldo Antonio Martínez Martínez (57) se encontraba desde el 2017 en el CICPC Subdelegación Villa del Rosario del estado Zulia en julio del 2018 fue condenado, tenía dos años recluido en un calabozo, que son para corta permanencia y en condición de penado tenía un año y tres meses. Fue en ese recinto donde contrajo la tuberculosis que lo mató este 9 de octubre.

Carolina Girón, directora del OVP siente preocupación por la situación que se está presentando en los penales además de los calabozos policiales en donde existe una gran cantidad de presos en condición de penados y que no son trasladados a un centro penitenciario como lo establece la ley. Girón lamenta y condena cada una de estas muertes que no son más que responsabilidad del Estado y por ende del Ministerio de Servicios Penitenciario, quienes deben adecuar su política penitenciaria para la protección de los derechos humanos de los privados libertad de manera integral y no continuar en la constante y sostenida violación de DDHH, al no suministrar una adecuada alimentación en los penales y no brindarles una atención médica a cada uno de los presos venezolanos.

Como lo viene haciendo OVP con todos los hechos irregulares estás seis muertes serán notificada a la Comisión Interamericana de DDHH, al Relator de Personas detenidas en Las Américas de la CIDH, Sistema Interamericano a la Relatoría de Personas Privadas de Libertad y Relator de Venezuela de CIDH, al Sistema Universal al Comité Contra la Tortura y otros Tratos Crueles Degradantes e Inhumanos a la Relatoría de Detenciones Arbitrarias.

Prensa Observatorio Venezolano de Prisiones

El sufrimiento por un preso se extiende hasta después de su muerte

LOS PRESOS MUEREN EN PENALES VENEZOLANOS y sus familiares son los últimos en enterarse sumado a ello cuando acuden a la morgue para retirar los cadáveres deben esperar días porque la falta de patólogos retrasa la entrega de los cadáveres, así fue el caso de Maikel Antonio Camacho (31) quien fue sacado del Rodeo II y fue entregado a su familia seis días después de su muerte. 

El Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP) pudo documentar este caso. Maikel Antonio era un preso que estaba en condición de procesado, tenía dos años privado de su libertad por el delito de homicidio, en principio fue detenido por el CICPC Subdelegación El Llanito allí permaneció cuatro meses posteriormente fue trasladado al Internado Judicial El Rodeo II, cárcel ubicada en Guatire estado Miranda.   El joven tan solo fue sacado a tribunales en dos ocasiones, la falta de transporte para traslado aumentaron el retraso en su proceso judicial y aun cuando casi tenía dos años preso no había tenido una audiencia preliminar. 

Familiares relataron a OVP que Maikel Antonio era huérfanos de padres, sus tías paternas fueron las que se encargaron de su cuidado pero ninguna llevaba su apellido y cuando fue trasladado al penal por no llevar su apellido no podían visitarlo, se las ingeniaron y pudieron verlo al menos cinco veces, pero continuamente le llevaban alimentos y chucherías pero nunca le llegaban lo sabían cuando el joven se lograba comunicar vía telefónica que les decía como estaba, era padre de tres niños, la menor de 9 años de edad y a los que nunca pudo ver cuando estuvo tras las rejas porque en el penal no le permitían visita de sus hijos. 

Desde hace un mes que Maikel Antonio comenzó a presentar fiebre, había rebajado al menos 40 kilos, en vista de ello sus familiares se movilizaron a tribunales para solicitar un traslado a un centro asistencial y la respuesta era que pedían una autorización directa del director del penal para sacarlo. Pasaron las semanas y nada de soluciones, el martes 30 de julio una llamada desde El Rodeo II recibió una de las tías del joven se identificaron como una enfermera del centro penitenciario le informaron que lo iban a trasladar a un centro asistencial pero nunca se llevó a cabo el traslado. 

El jueves 1 de agosto Maikel Antonio fue sacado de su celda y trasladado hasta el Hospital Dr. Domingo Luciani del estado Miranda fue ingresado al área de emergencia y tan solo veinte minutos duró con vida. Ese mismo día su familia acudió al Rodeo II para llevarles medicamentos y nadie le informó nada, fue al siguiente día el viernes 2 a las 6:30 de la mañana cuando supieron que había muerto y se enteraron por terceras personas. 

La familia denuncia al OVP que dejaron morir a Maikel Antonio y fue por falta de atención médica, aseguran que así fuera quitando dinero prestado ellos costeaban los medicamentos para el tratamiento del joven quien estaba padeciendo de hepatitis y no fue tratado para ello. Además que se enteraron tarde de su muerte y no por el Ministerio de Servicio Penitenciario la entrega del cadáver se paralizó por la falta de patólogos que no trabajan los fines de semana y por seis esperaron por la entrega. 

Familiares de todos los detenidos del Rodeo II denuncian que en ese penal “comen comida de perros (bazofia), los están matando de hambre es por eso que se enferman esos muchachos” a la misma vez denuncian al OVP que mensualmente se hacen requisas dentro del recinto carcelario y les botan los uniformes, sabanas y pertenencias personas y es la familia quien debe costear eso. 

Humberto Prado, coordinador general del OVP explica que las violaciones de los derechos humanos en las cárceles venezolanas son continuas y repetitivas es por ello que se le está notificando a la Comisión Interamericana de DDHH, al Relator de Personas detenidas en Las Américas de la CIDH, Sistema Interamericano a la Relatoría de Personas Privadas de Libertad y Relator de Venezuela de CIDH, al Sistema Universal al Comité Contra la Tortura y otros Tratos Crueles Degradantes e Inhumanos a la Relatoría de Detenciones Arbitrarias de la muerte de este joven en El Rodeo II y de las condiciones en las que están los presos en ese recinto carcelario.