Observatorio Venezolano de Prisiones, autor en Runrun

Nov 03, 2019 | Actualizado hace 1 semana
Denuncian maltratos a presos extranjeros en La Planta
95% de los privados de libertad en la cárcel de El Paraíso son foráneos 

 

Al menos 200 presos extranjeros están recluidos en Centro de Formación de Hombres Nuevos Simón Bolívar, ubicado en El Paraíso Caracas, donde estaba el anexo femenino de la cárcel conocida como La Planta, la torre está dividida en varios pisos en el tercero y en el cuarto se encuentran los privados de libertad de diferentes nacionalidades.

Los familiares de los detenidos que allí se encuentran que, son un 95 % extranjeros, denunciaron al Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP)  que están siendo objetos de maltratos por parte del director del recinto carcelario y los custodios. 

Según lo que relataron a OVP, hace dos semanas se registró una requisa y en medio de esta revisión hubo maltratos verbales por parte de los funcionarios, lo que provocó que, algunos detenidos alzaran sus voces para mostrar su descontento, esto trajo como consecuencia que, un grupo de internos fuera separado del grupo dentro de este se encontraban hasta personas de la tercera y bajo la mirada del director del penal, los custodios que allí estaban golpearon a los presos en varias partes del cuerpo, con sus puños y hasta con cables quedando las marcas en sus cuerpos, como prueba de lo que allí sucedió.

Posterior a los maltratos algunos presos se comunicaron con sus familiares para contar lo sucedido y estos acudieron a la respectivas embajadas, se conoció que la Española y la Ecuatoriana se dirigieron hasta La Planta para velar por la integridad de los ciudadanos que están en ese recinto carcelario, de la misma forma los familiares hicieron conocer a las embajadas que, los extranjeros no cuentan con una buena alimentación, además les han suspendido la visita de sus familiares y apoyos, tampoco les quieren firmar las redenciones a quienes les corresponde, aseguran los informantes al OVP. 

A estos extranjeros también los mantienen como a los venezolanos, la mayoría dando vueltas de penal en penal y lejos de sus tribunales de origen, algunos fueron trasladados del Centro de Reclusión Winnie Mandela ubicado en el estado Zulia, para la Comunidad Penitenciaria Fénix y posteriormente pasados a La Planta, esta rotación constante de los presos de diversas nacionalidades también es muy costoso para los pocos familiares o apoyos que tengan en el país. 

Los presos extranjeros expresaron al OVP que, se sienten solos y con sus derechos totalmente vulnerados por el Ministerio de Servicios Penitenciarios. 

No es la primera vez que los extranjeros recluidos en La Plantan denuncian sus condiciones pues anteriormente lo han hecho ante el OVP por la falta de comida y por los maltratos que no cesan en este recinto.

Estos hechos al igual que todas las denuncias que maneja OVP fueron  notificada a la Comisión Interamericana de DDHH, al Relator de Personas Detenidas en Las Américas de la CIDH, Sistema Interamericano a la Relatoría de Personas Privadas de Libertad y Relator de Venezuela de la CIDH, al Sistema Universal al Comité Contra la Tortura y otros Tratos Crueles Degradantes e Inhumanos a la Relatoría de Detenciones Arbitrarias.

Hambre y enfermedades acaban con la vida de seis presos en lo que va de octubre de 2019
En distintos penales del país el hambre y enfermedades como el paludismo y la tuberculosis han acabado con la vida de seis presos venezolanos

 

El Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP),  ha venido monitoreando como el hacinamiento y la falta de atención médica es la principal causa para que las enfermedades avancen dentro de los recintos carcelarios. Observamos que, no existe voluntad del Ministerio de Servicios Penitenciarios para erradicar esta situación.

OVP conoció seis muertes ocurridas este mes de octubre, dos en el estado Zulia, y los otros cuatro en Bolívar, Portuguesa, Aragua y Lara.

La primera de estas muertes de octubre, ocurre en el Zulia el 2 de octubre. Debido a una tuberculosis, Víctor José Fernández Bracho (24), fallece en el Centro de Arrestos y Detenciones Preventivas de Cabimas, quien estaba recluido desde el 2017 en dicho Centro.

Ese mismo día a las 4 de la tarde se tuvo conocimiento de la muerte de Junior Márquez, en Centro Penitenciario de Oriente, mejor conocido como El Dorado, en el estado Bolívar, había sido trasladado desde el estado Mérida padecia paludismo y desnutrición. Junior solicitó en numerosas ocasiones a los funcionarios del penal ser atendido por un médico porque presentaba fiebre alta, pero nunca lo asistieron, ni le prestaron los primeros auxilios, fue cuando murió que lo trasladaron a un centro asistencial.

Dos días después, específicamente el 4 de octubre, a OVP fue reportada la muerte de José Chiquinquira Parra de 39 años de edad, recluido en el Centro Penitenciario de Los Llanos conocido como CEPELLA, ubicado en la ciudad de Guanare. OVP conoció que su muerte fue producto de una tuberculosis que contrajo en CEPELLA, se tuvo conocimiento que, son muchos los presos infectados y que no tienen acceso a un médico ni a medicamentos.

El 6 de octubre en el Hospital Central Antonio María Pineda de Barquisimeto estado Lara, murió Freddy Rafael Fernández (54) este preso fue trasladado el viernes 4 de octubre del Centro Penitenciario David Viloria mejor conocido como Uribana, presentaba un cuadro de desnutrición severa, había llegado al penal pesando 80 kilos y a la fecha de muerte, pesaba 40 kilos, comía con suerte dos veces al día según lo denunciado al OVP. Precisamente,  la falta de una alimentación balanceada provocó que se debilitara, ese día estaba durmiendo en la parte superior de una litera, se fue a bajar, pero el hambre que tenía hizo que se mareara y callera al piso, el golpe le causó un traumatismo a nivel de la cervical, dos días estuvo hospitalizado y murió el viernes 4,  en horas de la tarde.

Uribana, se encuentra bajo medidas de protección provisionales dictadas por la CorteIDH y a pesar de ello, continúan las violaciones a los derechos humanos de los presos, lo que OVP ha denunciado en reiteradas ocasiones por los constantes maltratos físicos, psicológicos, tortura, además de la calidad de alimentos que reciben los presos y la nula atención médica, hasta ahora el Ministerio de Servicio Penitenciarios no ha dado cumplimiento a lo solicitado  con las medidas.

El 7 de octubre Luis José Barreto Medina (34) falleció por una tuberculosis en el Complejo Penitenciario de Aragua, conocido como TOCORON específicamente en la torre administrativa.

Luis José era del estado Lara, por uno de los castigos que acostumbra el Ministerio de Servicios Penitenciarios fue trasladado hasta la cárcel de El Dorado en el estado Bolívar, allí tenía más de un año recluido y contrajo una tuberculosis, sus familiares hicieron algunos contactos para que fuera sacado de ese recinto y trasladarlo a Lara lugar donde se les haría más fácil suministrarle el tratamiento pero debido a su condición tan delicada fue dejado en Aragua mientras se recuperaba para ser trasladado a su penal de origen pero esto no paso, el preso empeoró y falleció.

 El sexto recluso del que OVP tuvo conocimiento, fallecido en este mes de octubre se trata de Tibaldo Antonio Martínez Martínez (57) se encontraba desde el 2017 en el CICPC Subdelegación Villa del Rosario del estado Zulia en julio del 2018 fue condenado, tenía dos años recluido en un calabozo, que son para corta permanencia y en condición de penado tenía un año y tres meses. Fue en ese recinto donde contrajo la tuberculosis que lo mató este 9 de octubre.

Carolina Girón, directora del OVP siente preocupación por la situación que se está presentando en los penales además de los calabozos policiales en donde existe una gran cantidad de presos en condición de penados y que no son trasladados a un centro penitenciario como lo establece la ley. Girón lamenta y condena cada una de estas muertes que no son más que responsabilidad del Estado y por ende del Ministerio de Servicios Penitenciario, quienes deben adecuar su política penitenciaria para la protección de los derechos humanos de los privados libertad de manera integral y no continuar en la constante y sostenida violación de DDHH, al no suministrar una adecuada alimentación en los penales y no brindarles una atención médica a cada uno de los presos venezolanos.

Como lo viene haciendo OVP con todos los hechos irregulares estás seis muertes serán notificada a la Comisión Interamericana de DDHH, al Relator de Personas detenidas en Las Américas de la CIDH, Sistema Interamericano a la Relatoría de Personas Privadas de Libertad y Relator de Venezuela de CIDH, al Sistema Universal al Comité Contra la Tortura y otros Tratos Crueles Degradantes e Inhumanos a la Relatoría de Detenciones Arbitrarias.

Prensa Observatorio Venezolano de Prisiones

El sufrimiento por un preso se extiende hasta después de su muerte

LOS PRESOS MUEREN EN PENALES VENEZOLANOS y sus familiares son los últimos en enterarse sumado a ello cuando acuden a la morgue para retirar los cadáveres deben esperar días porque la falta de patólogos retrasa la entrega de los cadáveres, así fue el caso de Maikel Antonio Camacho (31) quien fue sacado del Rodeo II y fue entregado a su familia seis días después de su muerte. 

El Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP) pudo documentar este caso. Maikel Antonio era un preso que estaba en condición de procesado, tenía dos años privado de su libertad por el delito de homicidio, en principio fue detenido por el CICPC Subdelegación El Llanito allí permaneció cuatro meses posteriormente fue trasladado al Internado Judicial El Rodeo II, cárcel ubicada en Guatire estado Miranda.   El joven tan solo fue sacado a tribunales en dos ocasiones, la falta de transporte para traslado aumentaron el retraso en su proceso judicial y aun cuando casi tenía dos años preso no había tenido una audiencia preliminar. 

Familiares relataron a OVP que Maikel Antonio era huérfanos de padres, sus tías paternas fueron las que se encargaron de su cuidado pero ninguna llevaba su apellido y cuando fue trasladado al penal por no llevar su apellido no podían visitarlo, se las ingeniaron y pudieron verlo al menos cinco veces, pero continuamente le llevaban alimentos y chucherías pero nunca le llegaban lo sabían cuando el joven se lograba comunicar vía telefónica que les decía como estaba, era padre de tres niños, la menor de 9 años de edad y a los que nunca pudo ver cuando estuvo tras las rejas porque en el penal no le permitían visita de sus hijos. 

Desde hace un mes que Maikel Antonio comenzó a presentar fiebre, había rebajado al menos 40 kilos, en vista de ello sus familiares se movilizaron a tribunales para solicitar un traslado a un centro asistencial y la respuesta era que pedían una autorización directa del director del penal para sacarlo. Pasaron las semanas y nada de soluciones, el martes 30 de julio una llamada desde El Rodeo II recibió una de las tías del joven se identificaron como una enfermera del centro penitenciario le informaron que lo iban a trasladar a un centro asistencial pero nunca se llevó a cabo el traslado. 

El jueves 1 de agosto Maikel Antonio fue sacado de su celda y trasladado hasta el Hospital Dr. Domingo Luciani del estado Miranda fue ingresado al área de emergencia y tan solo veinte minutos duró con vida. Ese mismo día su familia acudió al Rodeo II para llevarles medicamentos y nadie le informó nada, fue al siguiente día el viernes 2 a las 6:30 de la mañana cuando supieron que había muerto y se enteraron por terceras personas. 

La familia denuncia al OVP que dejaron morir a Maikel Antonio y fue por falta de atención médica, aseguran que así fuera quitando dinero prestado ellos costeaban los medicamentos para el tratamiento del joven quien estaba padeciendo de hepatitis y no fue tratado para ello. Además que se enteraron tarde de su muerte y no por el Ministerio de Servicio Penitenciario la entrega del cadáver se paralizó por la falta de patólogos que no trabajan los fines de semana y por seis esperaron por la entrega. 

Familiares de todos los detenidos del Rodeo II denuncian que en ese penal “comen comida de perros (bazofia), los están matando de hambre es por eso que se enferman esos muchachos” a la misma vez denuncian al OVP que mensualmente se hacen requisas dentro del recinto carcelario y les botan los uniformes, sabanas y pertenencias personas y es la familia quien debe costear eso. 

Humberto Prado, coordinador general del OVP explica que las violaciones de los derechos humanos en las cárceles venezolanas son continuas y repetitivas es por ello que se le está notificando a la Comisión Interamericana de DDHH, al Relator de Personas detenidas en Las Américas de la CIDH, Sistema Interamericano a la Relatoría de Personas Privadas de Libertad y Relator de Venezuela de CIDH, al Sistema Universal al Comité Contra la Tortura y otros Tratos Crueles Degradantes e Inhumanos a la Relatoría de Detenciones Arbitrarias de la muerte de este joven en El Rodeo II y de las condiciones en las que están los presos en ese recinto carcelario.

Presos de El Dorado mueren y con suerte su familia se entera

LOS FAMILIARES DE YSMER YOBIER VARGAS FLORES, de 28 años de edad, recibieron una llamada de una persona a quien preferimos resguardar su identidad por seguridad, la conversación fue breve y el tono de quien hablaba se notaba que lo estaba haciendo escondido, simplemente les dijo que su familiar había muerto de un supuesto dengue hemorrágico y que fueran al CICPC de Tumeremo.

Ysmer Yobier estaba recluido en el área de máxima seguridad del Centro Penitenciario de Oriente mejor conocida como la cárcel de El Dorado en el estado Bolívar desde hace dos años, tenía 20 días que no se comunicaba con su familia porque les han quitado las llamadas a todos los presos de esa cárcel, ahora quien quiera saber de ellos debe ir y ese es un penal que según manifiestan los familiares al Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP) estar allí es una sentencia de muerte porque es la cárcel más olvidada y la más retirada. 

Ysmer Yobier es del estado Lara había estado preso en la cárcel de Uribana pero en una de esos traslados que hacen como castigo trasladaron a 181 internos para El Dorado, todos habían sido regresado menos este preso. Su familia denuncia a OVP que durante su detención en ese penal hicieron todos los trámites legales para solicitar su traslado, “bien lo especifican las Reglas Mándelas todo interno debe estar cerca de su círculo familiar y con él hicieron todo lo contrario”, agregó uno de los seres queridos. Fueron dos años que estuvo privado de su libertad en este penal y al principio era visitado semanalmente o quincenal por lo lejano del penal, pues son al menos 17 horas de camino desde la región larense, pero a medida que la situación país fue agravando y la carencia de efectivo fue aumentando, así como la inflación fue creciendo las visitas pasaron a ser mensual y hasta llegaron a pasar tres meses que no lo veían.

Hace un mes los Ysmer Yobier fue visitado por su madre, el día que lo vio estaba  delgado porque no estaba comiendo muy bien pues la comida del penal no es la apropiada, arepas solas, arroz puro o granos son los menús, en ese entonces lo noto bien de salud, al contrario de muchos otros reclusos que allí se encuentran. Hacia 20 días que había hablado con él nunca le comentó de malestar alguno. Pero OVP pudo conocer por una fuente interna que el preso hacia días que estaba presentando fiebres altas, dolores abdominales y tenía evacuaciones líquidas, según sería un dengue hemorrágico aunque personal del Eje de Homicidios del Cicpc habría indicado que se trataba de una tuberculosis. 

¿Porque nunca nos llamaron para decirnos que estaba enfermo? “acá todos los funcionarios saben perfectamente que si lo hacían traíamos las medicinas, no es justo que nos llamen y escondidos para decirnos que ya está muerto quien sabe desde cuando lo está”, dijo a OVP familiares del preso muerto. Según la información interna manifiesta que este detenido habría muerto dentro de la cárcel El Dorado este domingo 14 de julio, pero fue sacado de las instalaciones del penal el lunes 15 de julio tres días después fue enterrado en una fosa común  porque ya su cuerpo estaba descompuesto cuando sus familiares llegaron a Bolívar su cadáver tuvo que ser exhumado por los mismos funcionarios del CICPC y aunque trasladaron el cuerpo por sus propios medios a Lara no pudieron darle una cristiana sepultura. 

Sin poder trasladarse 

Un nuevo deceso se registró en El Dorado según conoció el equipo de OVP, fue este domingo 28 de julio cuando se conoció de la muerte de Jesús David Pineda Escalona, justo el día de su muerte cumplía 22 años de edad. La víctima era larense estaba en el área de máxima, el joven tenía tres años detenido por el delito de robo agravado, se encontraba privado de su libertad en la Comunidad Penitenciaria de Fénix Lara y en el mes de noviembre por salir con un grupo de presos al patio a recoger agua de lluvia porque ellos tenían días sin agua fueron castigados y enviados al estado Bolívar. 

Ocho meses tenía Jesús David en El Dorado, su familia nunca lo pudo visitar porque el joven no tiene madre y era una tía quien estaba a su cargo y no contaba con los recursos para hacerlo, el muchacho se comunicaba vía telefónica con su familia cada vez que podía, la última vez que lo había hecho que fue hace una semana dijo que tenía fiebres muy altas y dolores de cabeza, había pedido asistencia médica y no se la dieron, así lo relataron los seres queridos de Jesús David a OVP. 

Su familia queriendo darle un último adiós al joven trataron de buscar ayuda del Ministerio de Servicios Penitenciarios y acudieron a una de las sedes de atención a los familiares de los presos que se encuentran en Barquisimeto, la respuesta fue que el Ministerio fue que el pasaje para Bolívar era muy costoso y el Ministerio no contaba con recurso para eso. “Ellos se lo llevaron, nosotros somos personas de escasos recursos como creen que vamos a tener para costear el traslado del cuerpo si ni siquiera pudimos visitarlo ni un día porque no teníamos como viajar”, expresa un ser querido de Jesús David a la misma vez que se le quiebra la voz.  Son cuatro días ya que lleva el cuerpo de este joven en una morgue del estado Bolívar y sus dolientes simplemente quieren darle cristiana sepultura.

Muchos presos foráneos 

La fuente interna del penal también develó al OVP que en El Dorado son constantes las muertes de los internos bien sea por tuberculosis, paludismo, dengue y hasta unos que mueren de hambre por lo general son sacados y enterrados en fosas comunes porque muchos de sus familiares tienen años que no van pues es sumamente difícil que estos lleguen al estado Bolívar y han dejado de visitar a sus presos.

Aseguran que hay un tercer fallecido a quien ni siquiera habían sacado del penal y sería del estado Portuguesa.

En cuanto a estos hecho OVP se pregunta ¿si una persona se muerte bajo custodia del Estado venezolano, por qué el Ministerio Penitenciario no hace una llamada a su ser querido que falleció? Asegura Humberto Prado, coordinador general de OVP que es una irregularidad y una violación más a los derechos de los privados de libertad y de sus familiares, quien tiene la responsabilidad de notificar e incluso de correr con todos los gastos del traslado del cadáver es el Ministerio que fue quien se encargó de llevarlo hasta ese lugar.

Familiares de reclusos que se encuentran en El Dorado manifiestan a OVP que la mayoría de los presos que se encuentran en ese penal del estado Bolívar son de otro estado piden que sean trasladados para sus sitios originales de reclusión porque en ese penal no se dan traslado y quienes están en calidad de procesados pasan sus años allí sin asistir a una audiencia, la falta de atención médica, la falta de comida, contacto con la familia, entre tantas desatenciones está matando a los presos que están en El Dorado.

Presa directora de Casa Amarilla

Otra de las irregularidades que el equipo de OVP pudo conocer fue sobre una fuga que se registró en El Dorado el pasado 6 de julio, en un anexo especial de la Casa Amarilla en donde se encuentran ocho reclusos los cuales son trabajadores del área de la cocina y tienen un régimen de confianza otorgado presuntamente por Yuslebi Jiménez quien es la directora de la Casa Amarilla y funcionaria del Ministerio de Servicio Penitenciario. 

Según un parte policial al que tuvo acceso OVP la propia abogada del penal habría denunciado a Jiménez, porque tenía conocimiento de una fuga, además de que supuestamente estos presos de “confianza” eran vistos por el pueblo y así mismo indicó que se hacían pagos para tener estos privilegios y además poder pasar mujeres a esas áreas. Fue una comisión de la Guardia Nacional quien hizo el conteo y efectivamente faltaba Benardino Lorsa Muriel, quien estaba en ese penal y estaba penado a 13 años por el delito de tráfico de droga y llevaba siete años detenido esperaba un beneficio para salir. El primero de este mes los presos de El Dorado se habrían alzado porque pasaron todo un día sin recibir alimentación alguna lo que también comenzó a generar las denuncias por la desviación de alimentos que llegan al penal.

En vista de la fuga y las otras denuncias los castrenses detuvieron a Yuslebis Josefina Jiménez Gamboa (42), directora de Casa Amarilla, Efren Isaac Cabrera Aguilero (56), jefe de régimen de la Casa Amarilla y Luis Antonio Zamora Martínez (30), Marcos Antonio La Rosa Guerra (31) ambos custodios penitenciarios.

Humberto Prado, coordinador general de OVP manifiesta que con estos hechos como las fugas, denuncias de pagos por privilegios donde se evidencia la corrupción y las muertes por hambre y enfermedades son parte de lo que ha creado el sistema carcelario que tiene este régimen. “Usan la cárcel de El Dorado como un depósito de presos porque no tienen asistencia, ni atención alguna, las aguas que consumen  provienen del propio Río Cuyuni, aguas que contienen mercurio por la práctica ilegal de minería y los separan a kilómetros de sus familiares condenándolos a que no sean visitados, les están aplicando una política de exterminio”. 

Asegura el coordinador general de OVP que la responsabilidad no es solo de un director también tienen parte quien está a cargo del Ministerio de Servicio Penitenciario y el Estado venezolano. Estás situaciones ocurridas en El Dorado informó Prado que están siendo notificadas a la Comisión Interamericana de DDHH, al Relator de Personas detenidas en Las Américas de la CIDH,  Sistema Interamericano a la Relatoría de Personas Privadas de Libertad y Relator de Venezuela de CIDH, al Sistema Universal al Comité Contra la Tortura y otros Tratos Crueles Degradantes e Inhumanos a la Relatoría de Detenciones Arbitrarias.

En el primer trimestre del año 31 presos murieron en calabozos policiales

LA CRISIS CARCELARIA SE HA TRASLADADO a los calabozos policiales y es que desde hace más de cuatro años desde el Ministerio de Asuntos Penitenciario se han dedicado a no permitir la entrada de los presos a las cárceles venezolanas, alegando que son ellos quienes deben autorizar los cupos, desacatando por completo la decisión de un Tribunal de Justicia.

Esta medida impuesta por el Estado ha convertido a los calabozos en sitios de reclusión permanente, aun cuando el Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP) ha advertido a lo largo de los años que los calabozos según la ley venezolana son para la estadía de una persona en un lapso máximo de 48 horas y no tienen las condiciones mínimas para la permanencia de personas por largos tiempos.

En el primer trimestre del 2019 según el monitoreo realizado por OVP se han registrados 31 muertes en los calabozos policiales, de las cuales 12 han sido de forma violenta, bien sea por disparos en intentos de fuga, estrangulados, asfixiados, el uso de armas blancas y golpes, así mismo dos suicidios. Han muerto 17 presos por condición salud, las casusas reales han sido enfermedades como tuberculosis, hepatitis, uno de los reos murió por insuficiencia renal, otro quien padecía de VIH y no recibió el tratamiento adecuado y también se presentaron casos en donde los presos murieron por desnutrición  pues no había quien les llevara comida.

OVP ha constatado que en todo el país se repite la misma situación en los calabozos de las policías nacionales, regionales, municipales, del CICPC y GNB, en cada uno están alrededor de 200 o 300 personas recluidas cuando son sitios con capacidad para 20, 30 o hasta 50. En la Policía Nacional Bolivariana (PNB) de Boleíta en el estado Miranda es donde se presenta la situación más crítica de hacinamiento, la capacidad es para 250 personas y a finales del año pasado tenían aproximadamente a mil presos lo que se traducía en un 400% de hacinamiento.

Humberto Prado, coordinador general de OVP indica que en cada calabozo policial las situaciones de convivencia son inhumanas los presos deben dormir parados, sentados, sus necesidades las hacen en bolsas, potes, no tienen acceso a las duchas libres, no salen a tomar el sol, debido a ello se les nota una piel amarillenta y además se registran muchas enfermedades en la piel. Las visitas aunque son semanales escasamente son de 15 minutos o hasta de 5 minutos, tiempo insuficiente para compartir con sus familiares. Prado también indica que la alimentación va por cuenta del familiar y por lo que ha constatado el OVP en cada sitió más del 60 % no recibe alimentación diaria, incluso hay presos que ni siquiera tiene una familia que vele por ellos y por lo tanto no reciben alimentos y es allí cuando vienen las muertes por hambres o los quebrantos y cuadros de desnutrición que hacen vulnerables a los presos para que contraigan alguna enfermedad.

A pesar de los reiterados llamados de atención por parte de OVP y las advertencias el Estado ha hecho caso omiso y lejos de mejorar la situación, continúan avalándola y la encargada del Ministerio de Asuntos Penitenciarios quien es la principal responsable del caos penitenciario sigue haciéndose la que no tiene nada que ver con el problema ante estos hechos que se traducen a una sistemática violación de los Derechos Humanos de los presos.

https://runrun.es/wp-content/uploads/2019/06/Info-Calabozos-Policiales2.jpg

 

 

Observatorio Venezolano de Prisiones: Seis presos muertos en medio de violencia y desatención

LA VIOLENCIA CARCELARIA se sigue trasladando hasta los calabozos policiales donde el hacinamiento y la corrupción ha generado motines, huelgas y hasta la muerte de muchos internos, así mismo la falta de atención médica ha llevado a muchos presos a morir por enfermedades y falta de alimentación, siendo el Estado el principal responsable de estos hechos que enlutan cada vez más hogares venezolanos.

En una semana se registraron los decesos de seis presos por distintas causas, los hechos fueron en los estados Mérida, Trujillo, Anzoátegui, Guárico, Bolívar y Táchira. Además de la fuga de cuatro presos de una cárcel de la Comunidad Penitenciaria de Coro en el estado Falcón, según pudo corroborar el Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP).

En calabozos

Edwin Salazar, de 39 años de edad murió el jueves 30 de mayo, padecía de paludismo y salmonella requería ser atendido en un centro asistencial porque se sentía bastante mal y según reseña un diario local el juez que llevaba su causa había otorgado el permiso para que fuera trasladado. Salazar se encontraba detenido en los calabozos de la Guardia Nacional (GN) en la población de El Vigía estado Mérida.

Según las denuncias hechas fue precisamente la misma GN quien se negó a trasladarlo en un centro de salud y por ende el preso al no recibir la asistencia requerida su estado empeoró y murió.

Jhonatham David Cadiz Borges era un preso de los calabozos del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (CICPC) había estado presentando malestar y por ello fue trasladado al Hospital José Gregorio Hernández de Trujillo, en ese centro asistencial se complicó por lo que fue referido este 29 de mayo al Seguro Social Juan Montezuma Guinari de la ciudad de Valera, fue ingresado con insuficiencia respiratoria.

Según los medios locales consultados por el equipo de OVP el preso no recibió atención alguna y es que la propia directora de la institución Marisol Materán supuestamente ordenó que el preso no fuera atendido, alegando que estaba bien que no requería asistencia alguna, se conoció que los médicos   de guardia no estaban de acuerdo con la medida, mientras debatían el cuadro que llevaba el preso se fue agravando y murió, al OVP le aseguraron que ni siquiera permitieron que le colocaran oxígeno.

Mientras esto sucedía hacia la región andina de Venezuela hacia el oriente la pelea a muerte entre dos reclusos hizo que uno perdiera la batalla. Edwar José Vásquez Figueroa (29)  recluso del Centro Penitenciario Agro productivo José Antonio Anzoátegui, conocido como Puente Ayala, fue sacado sin vida del recinto, presentó varias puñaladas en un costado.

OVP pudo conocer que Edwar José y otro recluso se desafiaron a muerte y cada uno con arma blanca en mano comenzaron a pelear entre sí. El preso muerto fue de los que trasladaron de la cárcel de Nueva Esparta cuando hicieron el desalojo.

El lunes 28 de mayo un grupo de al menos 30 presos rodearon a Jonathan Leiner Astro y Miguel Ángel Flores Arocha, ambos de 20 años de edad, los acuchillaron en pecho, costado y espalda con la finalidad de neutralizarlos porque eran los cuidadores de Eduardo José Rivas (28) quien fungía como pran de los más de cien presos que conviven en los calabozos de la Coordinación Policial número 4 de Poliguárico en Valle de la Pascua estado Guárico.

Se conoció que los presos apuñalearon al pran en al menos 20 oportunidades y según conoció el equipo de OVP tanto el fallecido como los heridos fueron sorprendidos mientras dormían, los heridos fueron auxiliados y sacados hasta el Hospital Rafael Zamora Arévalo de Guárico.

La quinta víctima fatal fue el 26 de mayo y se trata de Adolfo José Rodríguez Hernández (21) quien se encontraba recluido en el Centro de Coordinación Guaiparo, en el estado Bolívar. OVP pudo indagar que el suceso se registró a las 10:30 de la noche y supieron porque escucharon unos ruidos extraños dentro de la celda cuando los funcionarios observaron estaba un preso desmayado era Adolfo José.

Cuando funcionarios del CICPC revisaron el cadáver le observaron hematomas en la cabeza, además de marcas en el cuello y tras realizar la autopsia determinaron que fue asfixiado, este preso tenía apenas trece días preso por el delito de homicidio,  OVP supo que se encontraba en la celda A junto a 126 detenidos más.

En el estado Táchira en los calabozos de Politáchira murió el 21 de mayo Ramón Arilio Villamizar Contreras (33) el recluso estaba bastante desnutrido pues no le llegaba con regularidad sus alimentos.

Según el registro de OVP fueron tres muertes violentas y tres por falta de atención médica.

Humberto Prado, coordinador general de OVP denuncia que hace una semana se registró una masacre en un calabozo policial de Acarigua estado Portuguesa que dejó como saldo 30 presos fallecidos y aunque se viene advirtiendo que estas comisarías que han sido convertidas en cárceles transitorias por Iris Valera quien no otorga los cupos a los penales y que el hacinamiento es un factor de mucho peligro para que se registren este tipo de hechos violentos, donde además se proliferan las enfermedades y donde la corrupción galopa por parte del Estado no hay respuesta ni intención alguna por una solución.

Prado advierte que en estos calabozos no se cumplen las mínimas condiciones para tener recluidos a una persona más de 48 horas que es precisamente lo que expresa la ley sobre la permanencia de privados de libertad en los calabozos. Exige al Estado que instruya a los encargados del Ministerio de Asuntos Penitenciarios a que se deshacinen los calabozos y se comiencen hacer traslado hacia los penales.

Cuatro fugados de Coro

La noche de este 31 de mayo se fugaron cuatro presos de la Comunidad Penitenciaria de Coro, estado Falcón, todos ellos penados.

Según la información que pudo recabar OVP es que se escucharon unos disparos dentro del penal y los funcionarios de la Guardia Nacional hablaron con José Gregorio Méndez, director del penal para saber qué era lo que pasaba y este fue quien indicó que al parecer había una fuga, autorizando el pase de los castrenses y de inmediato se hizo el conteo de los privados de libertad, efectivamente faltaban cuatro.

Una fuente que prefirió no develaran su identidad le relató a OVP que los presos fueron maltratados para que estos delataran a sus compañeros y fue así que unos hablaron e indicaron que se habían ido por el sistema de alcantarillado del penal, cuando fueron a realizar la inspección tanto en la parte interna como externas ambas tapas de alcantarillas estaban movidas, hacía rato que se había perpetrado la fuga.

Los presos fugados fueron identificados como: Anthony José Bravo Salas, está penado a 15 años y dos meses de prisión por el delito de violencia sexual, violencia psicológica, asalto a transporte público y asociación para delinquir, su causa es del 2013, fue trasladado e ingresado a este penal  el 27 de agosto del 2015, Antoni José Labarca Labarca, fue penado a 15 años de prisión por violencia sexual, violencia psicológica, asalto a transporte público y asociación para delinquir fue detenido en el 2011 y fue ingresado el de abril del 2016, Miguel Enrique Morales Urdaneta, está penado a 19 años y 4 meses de prisión por los delitos de , violencia psicológica, asalto a transporte público, asociación para delinquir, aprovechamiento de vehículo proveniente de robo, aprovechamiento de cosas proveniente del delito y porte ilícito de arma de fuego, fue detenido en el 2011 e ingresado al penal el 26 de junio del 2014, estos tres detenidos vienen de Centro de Arrestos y Detenciones Preventivas del Marite del estado Zulia, el cuarto recluso fugado es Ángel Rafael Romero Sabariego, penado a 8 años de prisión por el delito de homicidio intencional simple y aunque fue detenido en el 2013 a este penal ingresó el 27 de julio del 2015 proviene del Centro Penitenciario Agroproductivo de Barcelona estado Anzoátegui, mejor conocido como Puente Ayala.

En la búsqueda  se mantienen funcionarios de la Guardia Nacional y custodios penitenciarios y OVP pudo conocer que a las 8 de la noche del 1 de junio a casi las 24 horas de haberse perpetrado la fuga funcionarios de la guardia asesinaron a uno de los cuatro fugados se trata de Anthony José Bravo Salas, el hecho fue vía la Sierra de Coro en el estado Falcón, aún se mantiene prófugos tres privados de libertad.

Es de resaltar que la Comunidad Penitenciaria de Coro tiene una población de 2.233 presos y el 77 % de los privados de libertad que allí albergan son de otros estados como Zulia, Trujillo, Lara y Ciudad Bolívar. La capacidad instalada para este penal es para 980 presos y existe una sobrepoblación un hacinamiento que llega a 128 %.

En el estado Falcón la mayor cantidad de presos que son de esa región y que deberían estar en está cárcel reposan en calabozos de la Policía estadal, GNB, CICPC, SEBIN y DGCIM.

El coordinador general de OVP señala que cada preso debe estar en el estado que le corresponde es decir en su penal de origen donde se encuentra su causa judicial y reitera que los presos deben ser sacados de los calabozos en donde no existen las condiciones mínimas para su permanencia y ser trasladados hacia penales.

OVP pide intervenir policía de Acarigua tras masacre en comisaría de Campo Lindo

FUERON 30 LOS PRESOS FALLECIDOS en una masacre en los calabozos del Centro de Coordinación N° 2 General José Antonio Páez en el sector Campo Lindo en Acarigua, estado Portuguesa, uno de los presos fue asesinado el jueves 23 de mayo y de allí se desato el conflicto que culminó el viernes 24 de mayo con 29 presos muertos, convirtiéndose en una nueva masacre, según informa a través de una nota de prensa el Obversatorio Venezolano de Prisiones (OVP).

Los cadáveres de los 30 reclusos fueron trasladados hasta el Hospital Dr. Jesús Casal Ramos de Acarigua, allí comenzaron a llegar sus familiares quienes fueron pasando para identificarlos. Una vez que tenían conocimiento que su ser querido estaba muerto comenzaba la faena con los papeles para retirar el cuerpo y según pudo conocer el OVP muchos de ellos no tenían recursos para darle cristiana sepultura a sus seres queridos.

“El Gobierno fue quien los mató ellos deberían darnos para enterrarlos”, expresó una de las tías de los fallecidos a un medio de comunicación local y es que un servicio funerario lo mínimo que cobraba era un millón 300 mil bolívares, muchos resolvieron pidiendo prestado a amigos, familiares, otros con donaciones de vecinos, algunos los ayudaron familiares de afuera, otros simplemente vendieron lo que tenían, pero casi todos son familias de escasos recursos y solo les alcanzó para adquirir los féretros más baratos.

Además del sufrimiento de haber perdido a sus familiares cada uno debió esperar para la entrega de los cuerpos porque en un principio en el Hospital no había suministro para hacer las autopsias, hasta este domingo en horas de la mañana eran 26 de los 30 cadáveres que habían sido entregados a sus familiares.

Humberto Prado, coordinador general de OVP pide a las autoridades una investigación inmediata, exhaustiva e imparcial de estos hechos pues  familiares aseguraron que algunos de los cadáveres presentaban orificios de bala en la cabeza y estas heridas fueron omitidas en los informes forenses, los documentos expresaban que la causa de muerte era por la explosión de un artefacto explosivo.

De igual forma, Prado exigió que no exista la impunidad en estos nuevos hechos violentos, que se ubique, enjuicie y condene a los responsables de esta masacre, así como el Estado debe reparar los daños causados a cada una de las víctimas y sus familiares.

En este sentido, solicitó una intervención de está policía en la que a través de videos se evidenció como los presos estaban armados y en una supuesta requisa realizada después de la masacre en donde además se observaron a los presos totalmente desnudos, violando totalmente su integridad, fueron presuntamente sacadas 17 armas de fuego, entre ellas pistolas, revólver y escopetas, tres artefactos explosivos tipo granadas, así como múltiples armas blancas.

“¿Quién arma a los presos?” se pregunta el coordinador general de OVP. “El preso ya está preso y bajo custodia de ellos, un familiar no puede introducir en sus partes íntimas una escopeta, una pistola o una granada, además ellos son sometidos a una rigurosa revisión que le violan hasta el alma” expresa Humberto Prado.

OVP: A un año de masacre de Navas Spínola no ha iniciado formalmente el juicio
AL CUMPLIRSE UN año de la muerte de 67 detenidos y 2 visitantes en la comandancia de la Policía de Carabobo, llamada la “masacre de la Navas Spínola”, los familiares de las víctimas siguen en su lucha para que se haga justicia.
Este sábado realizaron varias actividades en la sede del Instituto de Estudios Jurídicos del Colegio de Abogados del estado Carabobo.  Iniciaron con una misa oficiada por el presbítero Diego Angulo. También participaron en una charla ofrecida por Hervitz González, especialista en Derechos Humanos y por Pedro Rondón, penitenciarista, quien habló sobre el Sistema Penitenciario en Venezuela.
Seguidamente, fue presentado el informe “Quemados detrás de las rejas”, elaborado por el Observatorio Venezolano de Prisiones.
Humberto Prado, director de la ONG, informó que desde que se produjeron los hechos el 28 de marzo de 2018, han estado acompañando a las madres y esposas de los fallecidos, trabajando por los derechos humanos de las víctimas. “Nuestro propósito es llevar este caso ante el Sistema Universal y presentarlo en el Comité contra la Tortura por ejecución extra judicial”, afirmó.
El juicio no se ha iniciado
En el informe presentado queda en evidencia la dilación de la justicia.
“A un año de estos dantesco hechos, ni siquiera se ha iniciado formalmente el juicio, no hay responsables, ni se han tomado en cuenta los testimonios de familiares y de los mismos sobrevivientes, por eso afirmamos que la justicia no es justicia si se aplica a destiempo”, señaló  Prado.
Indicó que el informe del OVP fue elaborado en forma documental, con los testimonios de familiares y sobrevivientes de la masacre.
De acuerdo a los datos recabados, en este caso se evidencia una serie de irregularidades por parte de quienes debían garantizar la vida y custodia de los detenidos, a quienes por el contrario, les aplicaron la pena de muerte, fueron asesinados, tal como se evidencia en las fotografías recabadas, donde se aprecian hasta 4 impactos de bala en los cuerpos de los reos fallecidos.
Otra de las irregularidades que se presenta en el informe, es la falta de experticia al realizar las autopsias de los cuerpos.
Todas las actas de defunción son similares, y señalan como causa de la muerte la inacción, asfixia y quemaduras. “No nos explicamos como presuntos médicos forenses se prestaron para tan horrenda mentira, que va en contra de su juramento hipocrático”, señaló Prado.
El experto en Derechos Humanos considera que jurídicamente se ha burlado a los familiares de las víctimas. Criticó a la Defensoría del Pueblo, que no ha cumplido con la función que le consagra el artículo 281 de la Constitución Nacional de accionar en contra del Estado a nivel judicial.
Por su parte, Maibí Rondón, representante del OVP en Carabobo, señaló “en un año se ha diferido la audiencia preliminar en 8 ocasiones, lo cual es totalmente irregular, representando un caso más de retardo procesal e injusticia penal en Venezuela”.
De igual forma, Rondón denunció que el diferimiento se ha producido, según la información suministrada por las víctimas, por falta de notificación a los familiares, a quienes están exigiendo su dirección y demás datos de ubicación, sin embargo, muchos de ellos sienten temor de suministrar esa información, pues han sido amenazados por presuntos funcionarios.
A pesar de todos estos hechos, los representantes del Observatorio Venezolano de Prisiones se sienten optimistas, y aseguran que seguirán trabajando por el tiempo que sea necesario para que las madres, esposas e hijos de las víctimas reciban justicia a través de los órganos internacionales.