Sueldo archivos - Runrun

Sueldo

Fedecámaras: Incertidumbre por nuevo salario mínimo se mantiene

 

El presidente de Fedecámaras, Carlos Larrazabal, indicó que los venezolanos sienten incertidumbre al no saber si el sueldo mínimo equivalente a 1.800 bolívares soberanos (Bs.S) y si incluye o no el bono de alimentación.

En el marco del programa de recuperación económica, el Ejecutivo nacional, anunció que asumiría el diferencial de toda la nómina pública y privada por 90 días, que comenzó a regir a partir del primero de septiembre.

A demás dentro de las nuevas medidas económicas también incluyó el aumento de la gasolina y del Impuesto al Valor Agregado (IVA) de 12 a 16%.

En ese sentido, Larrazábal explicó durante una entrevista en Unión Radio que aparentemente “el Gobierno no hizo sus cálculos y no analizó las consecuencias de las medidas (económicas)”, pues aseguró que “un paquete de ajustes necesario para corregir la hiperinflación tiene que ser integral y estar acompañado por financiamiento externo y con liberación de las fuerzas del mercado para aumentar la producción”.

El presidente de Fedecámaras señaló que no se pueden aumentar los ingresos si paralelamente no se genera un fuerte impacto en la producción que aumente la oferta de bienes y servicios porque es una mezcla explosiva porque más bolívares persiguiendo menos productos genera más inflación y desabastecimiento.

Salarios de hambre y penuria, por Ramón Hernández

 

A mi teléfono ya no llegan mensajes conminándome a presentarme en los centros de votación ni a nada. El último hace algunos meses me invitaba a registrarme en un censo de algún comité local de abastecimiento y producción, pero no lo hice y ahí se terminaron los mensajitos. Un viernes en la noche, cuando recordaba las bondades de la democracia, la libertad y del capitalismo, cuando uno podía ir al cine, cenar y tomarse unos tragos sin descoyuntar el presupuesto familiar ni estropear los planes vacacionales, me sorprendió un anuncio de que con la misión monedero contaba con 4,2 millones de bolívares para los gastos menudos, me imagino que el transporte, la empanada y el café cotidiano. No me alegré, apenas acusé el error.

Mis cuentas siguen escuálidas y mis deudas buchonas. La pensión y el bono de guerra no alcanzan para un cartón de huevos, que serían de gallina y no de pata, más baratos y nutritivos. Mi capacidad de endeudamiento está en cero y no creo que haciendo tortas, pastelitos andinos o almojábanas compensaría la falta de ingresos sustanciales, urgentes. Primero, no hay materia prima –harina, azúcar, aceite–; y después, algo sustancial, carezco de esos dones y saberes. En estos tiempos de celulares, videos y celestinas digitales tampoco se puede vivir de escribir cartas de amor para uso y beneficio de analfabetas funcionales como hacía Orlando Araujo en Trujillo, que cobraba una locha por carta y ganaba para el helado y el cine del domingo.

En las penurias del socialismo lo único barato es la fuerza de trabajo, todo lo contrario de lo que pregonaban Marx y Engels, pero que Lenin descuartizó cuando descubrió que al Estado le salía más barato tener esclavos que ciudadanos. No se asombre. Los derechos humanos nunca fueron preocupación de los marxistas, mucho menos de los comunistas, de ahí la facilidad con la que hablan de la eliminación de la burguesía y la prontitud con la que procedieron a pasar por las armas al zar Nicolás y a su familia, además del uso descarado del terrorismo: el fin justifica los medios.

Los venezolanos, siempre incrédulos y siempre confiados en su buena suerte, la inmensa fortuna petrolera es fruto del azar no del trabajo, también han descubierto que los ceros valen tanto a la izquierda como a la derecha, que el valor de un billete es inversamente proporcional a los ceros que tenga. Mientras más ceros tenga, menos compra. En las canciones de Alí Primera, que no ahogaba sus penas en miche ni en cocuy de procedencia desconocida sino en escocés, se quejaban de que los niños eran millonarios de lombrices, pero ahora están tan jodidos que ni lombrices tienen. Freddy Bernal se mudó bien temprano de la calle Stadium de Alta Vista, Catia, a su mansión en El Paraíso y tiene una fortificación en el municipio Independencia, donde no cría chivos ni conejos, fo, sino caballos árabes. Me lo dijo Tascón.

Persiste la idea de que la camarilla gobernante –esos que exhiben zapatos de 878 dólares, relojes de 18.000 y aviones privados, no hacen cola por el pan y tienen la asistencia médica garantizada– pretende que Venezuela sea como Cuba. Ilusiones. Su intención no va más allá del saqueo, repiten lo que hacen los cubanos aquí, expoliar. Cuando no quede nada, se van a otro sitio y nos dejan en cero, lo único que multiplican hasta el infinito y más allá.

En la teoría de Marx, los patronos se aprovechan de la plusvalía de los trabajadores y les hacen trampas en el cálculo del salario, siempre por debajo de sus necesidades y de lo que produce. Aquí se dijo que la ventaja del socialismo del siglo XXI era que calculaba con exactitud el valor de uso y el valor de cambio, y que los obreros cobrarían no solo de acuerdo con sus necesidades sino también de sus capacidades su producción. Falso. Las empresas expropiadas, como la torrefactora Fama de América, mantuvo su cálculo salarial capitalista y quien reclamó fue despedido y sometido al escarnio público. Ahora apuestan por que suba el dólar para tener más bolívares que repartir. Vendo caja clap, sin mayúsculas, sin capital y sin ceros, vacía está.

@ramonhernandezg

El presidente Nicolás Maduro anunció este lunes un aumento de 95% del salario integral que entra en vigencia a partir de este 1 de mayo.

El salario base quedó fijado en Bs 1.000.000. La Unidad Tributaria (UT) también incrementó a 850 bolívares por lo que el bono alimenticio subió a Bs 1.555.500. Por lo que el sueldo mínimo total quedó en Bs 2.555.500.

El mandatario informó sobre esta medida durante una transmisión en cadena nacional. Las pensiones aumentan de 392.646 a un millón de bolívares y el bono quedará en Bs. 400 mil. “Este es el aumento número 44 en 19 años”, aseguró Maduro.

“He decidido aumentar el salario mínimo de Bs. 392,646, por decreto del 15ABR18, a Bs. 1.000.000 y aumentar el cestaticket de Bs. 950.000 pasará a Bs. 1.555.000, un incremento del 95% (…) quedando el ingreso mínimo legal en Bs. 2.555,500 y se ordena incrementar todas las tablas salariales de los trabajadores del país (…) para nuestros pensionados, sus pensiones quedarán en Bs. 1.400.000 ”

Aumento de bonos sociales y salarios

Además del anunció del incremento salarial y pensiones,  también informó un aumento de todos los bonos otorgados a través de las misiones sociales, quedando de la siguiente manera:

Hogar con 2 miembros: 500.000,00 (500 mil bolívares)

Hogar con 3 miembros: 760.000,00 (760 mi bolívares)

Hogar con 4 miembros: 1.020.000,00 (1 millón 020 mil bolívares)

Hogar con 5 miembros: 1.280.000,00 (1 millón 280 mil bolívares)

Hogar con 6 miembros: 1.540.000,00 (1 millón 540 mil bolívares)

Hogar con 7 miembros: 1.800.000,00 (1 millón 800 mil bolívares)

Hogar con 8 miembros: 2.060.00,00 (2 millones 060 mil bolívares)

Hogar con 9 miembros: 2.320.00,00 (2 millones 320 mil bolívares)

Hogar con 10 miembros: 2.580.00,00 (2 millones 580 mil bolívares)

¿Aumentó el salario?, por José ToroHardy

 

El presidente Maduro anunció un nuevo aumento del salario mínimo integral del 58%, pasando de Bs 288.510 a 392.646 bolívares que, por cierto, sólo llega al sector formal de la economía.

Ese salario luce irrisorio cuando por otra parte el Cendas declara que la Canasta Alimentaria Familiar de enero de 2018 se ubicó en  Bs 24.402.767,10. Se requerirían 98.2 salarios mínimos para poder adquirir la canasta para que una familia de cinco miembros  pudiera satisfacer sus necesidades de calorías.

Pero nada se gana con aumentar el salario cuando el beneficio que aporta tal aumento es menor que el perjuicio inflacionario que acarrea.

A nadie le importa cuántos bolívares gana. Lo que importa es cuántas cosas se pueden comprar con los bolívares que se gana. Es decir, lo que importa es el salario real.

Habría que enfrentar con urgencia el problema al menos por dos vías de choque: la primera es atacar de frente las causas de la inflación y la segunda concentrar los mayores esfuerzos para estimular aumentos en la producción.

Veamos el primer ángulo, la inflación. La causa fundamental de que Venezuela se esté hundiendo en la vorágine, no ya de la inflación sino de la hiperinflación, es el déficit fiscal. Con una brutal caída de la producción petrolera y en manos del populismo y de un monstruo de mil cabezas en que ha devenido un aparato burocrático corrupto, ineficiente y politizado, el gasto público venezolano crece desenfrenadamente. Quizá el caso más dramático es el de PDVSA que enfrenta un inmanejable déficit en su flujo de caja y que, incapaz de generar más ingresos, sobrevive sólo gracias a los auxilios financieros del Banco Central de Venezuela.

Los auxilios financieros que recibe esa empresa se incorporan al sistema monetario a través de sus gastos. Esa liquidez (no se confunda con efectivo) demanda bienes en el mercado pero debido a la perniciosa escasez imperante, el único efecto que produce es un aumento en el precio de los productos. Al final del día esos excedentes monetarios se desvían hacia lo único que se puede comprar: dólares en el mercado paralelo. Ello da lugar a una insostenible devaluación del Bolívar en ese mercado, lo cual a su vez termina por retroalimentar la inflación.

Este año Venezuela padecerá una hiperinflación nunca antes conocida en el Hemisferio Occidental. Si la inflación promedio mensual fuese de un 70%, la hiperinflación del año alcanzaría a un 58.000%.

Un problema de esa magnitud no se resuelve con decretos de aumentos de salarios. A la hiperinflación hay que liquidarla de cuajo, regresando a la racionalidad fiscal y acatando la Constitución cuyo Art 220 le prohíbe expresamente al Banco Central financiar el  gasto público.

La otra vertiente tiene que ver con los aumentos de producción y de productividad. Es indispensable pasar de una economía de controles a una economía de estímulos.  Hay que abrir la economía. Hay que olvidarse del control de cambios. Es vital estimular las inversiones, abundantes inversiones, y para ello no hay otra vía que devolverle la confianza a los inversionistas, la seguridad jurídica, el respeto a la propiedad privada y el respeto a la Constitución y a las instituciones, pasando por el equilibrio de los Poderes Públicos.

La hiperinflación está provocando una mortandad sin precedentes de empresas y generando un desempleo desmedido. De cumplirse la estimación del FMI de una caída del PIB de un 15% en el 2018, nuestra economía se habrá contraído en más de un 50% en apenas tres años. El empobrecimiento no tiene paralelo. Según la encuesta ENCOVI  (UCAB, UCV y Simón Bolívar) el 87% de las familias viven por debajo de la línea de la pobreza y el 61% en pobreza extrema.

La hiperinflación, la pobreza, el desempleo y la escasez pueden conducir a un desgarre del tejido social.

¿Podrá Venezuela superar tan dramática situación!? La respuesta es sí. Ahora bien, la velocidad con la cual el país pueda sobreponerse guarda relación directa con el cumplimiento de las metas antes señaladas y con la magnitud de las inversiones que seamos capaces de atraer.

Es evidente que para ello se requiere un cambio de modelo económico lo cual, inevitablemente, sólo puede lograrse a través de un cambio del modelo político.

@josetorohardy

Anuncian aumento de 58% del salario mínimo

MaduroyElAissami-

 

El primer mandatario nacional, Nicolás Maduro anunció que aprobó este jueves un incremento del 58% en el salario mínimo a partir del 1º de marzo de 2018, con lo que se ubica en 392.546 bolívares.

En cuanto al ticket de alimentación indicó que este se incrementa de 549.000 a 915.000 bolívares mensuales, a razón del aumento de la Unidad Tributaria, que pasó de 300 a 500 bolívares.

El salario integral pasa a 1 millón 307 mil 646 bolívares. Este sería el segundo aumento en lo que va de 2018.

He decidido aumentar el salario mínimo y las tablas salariales en un 58%, para tratar de mantener el equilibro entre el salario y el cesta ticket“, dijo durante una transmisión en Facebook Live, en la que prometió que en “las semana y meses que están por venir” vigilará que el “salario mínimo esté arriba del ticket de alimentación”.

Aseguró que “ya” los empleados públicos recibieron el aumento.

Este aumento de salario es el segundo del año 2018.

Las pensiones

Las pensiones pasaron a 392.646 bolívares y el “Bono de sobrepensión” a 157.000 bolívares, para un total de 549.705 bolívares.

Afirmó que en “pocos días” llegarán “al 100% de pensionados en el país”.

Siguen los bonos

Maduro anunció “la creación del Bono Semana Santa”, que se entregará, a través del carnet de la patria, a un total de 8 millones de venezolanos por un monto de 700.000 bolívares.

También un “Bono de protección social para las mujeres del país”, destinado a 5 millones de mujeres, por el monto de 700.000 bolívares, a través del carnet de patria. Este lo recibirán el 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer.

Te voy a contar un sueldo, por Carolina Jaimes Branger

salario_minimovzla

 

Por quinta vez en el año, Nicolás Maduro aumentó tu sueldo, trabajador venezolano. El que lo haya aumentado tantas veces sólo significa que estamos dentro de una espiral de hiperinflación y que cada vez que te lo aumenta, puedes comprar menos cosas. Porque mientras tu sueldo sube linealmente, los precios suben exponencialmente. Eso no significa otra cosa que si hace un año con un sueldo x podías comprar 10 productos, hoy, con un sueldo 10 veces x puedes comprar una sola cosa, si acaso. No importa entonces cuánto te paguen. Lo que importa es cuánto puedes comprar con lo que te pagan. ¿Me sigues?…

Eso se llama “capacidad adquisitiva”. Es el poder de compra que tiene tu dinero. Por eso también hay monedas fuertes y monedas débiles. Cuando las monedas son fuertes, como el euro, el yen o el dólar, puedes comprar muchos bienes con relativamente poco dinero. Cuando las monedas son débiles, como nuestro bolívar (aunque te hayan dicho que se llama “fuerte”), puedes tener millones y no compras nada. Todo se lo lleva la inflación en los cachos.

Hablando de capacidad adquisitiva, puedo contarte que cuando Mamajose (la otra mamá de mis hijas) llegó a mi casa a principios de 1987, ganaba Bs. 1500 mensuales. Eso le alcanzaba para mantener bien a sus dos hijos pequeños en Apure, salir a pasear y darse sus gustos, como comprarse ropa o accesorios. Hoy, Mamajose se horroriza de los precios de todo. Sus gastos se reducen a comprar comida. Le pide a Dios no enfermarse, porque si se enferma tendrá que escoger entre comprar remedios o comprar comida. Y eso si los consigue. Por supuesto, Mamajose cuenta con nosotros. ¿Tú con quién cuentas? Con el régimen no será…

Me imagino que a estas alturas debes temblar cada vez que corre el rumor de que Maduro se encadenará para anunciar “protecciones” a los trabajadores que por supuesto incluyen el temido aumento. No te están protegiendo contra nada. Tú lo sabes porque lo vives. Cada vez ganas menos, aunque te paguen más. Cada vez vives peor. Cada vez comes menos.

Te anuncian, como dijo Diosdado Cabello, que la Navidad comenzó el 1 de noviembre. Otros organismos públicos hablan de que ya arrancó el plan “Navidades Felices 2017” ¿Crees que vas a poder hacer hallacas? ¿Has sacado la cuenta de cuánto te va a costar cada una? Esa cuenta cambia todos los días, porque los precios suben todos los días. ¿O tal vez solo te alcanza para hacer un pan de jamón? ¿Tienes dinero para el estreno de tus hijos? ¿Y para el juguete? Me imagino que debes estar esperando que llegue enero para que pasen rápido las peores navidades de tu vida.

Te dirán que los culpables de la “guerra económica” son los gringos, o es la MUD, pero aquí lo único que ha pasado, estimado compatriota, es que los ingresos más altos de nuestra historia fueron dilapidados de la manera más alocada, vil y despreciable. Y la mayoría de esos ingresos se los robaron, punto. Destruyeron la industria y el comercio y ahora buscan a quién achacarle la responsabilidad. Todos sabemos que en la época de las vacas gordas no te hacía mella que este régimen hubiera arrasado con el aparato productivo, pero ahora que las vacas están raquíticas, estamos pagando todos los justos por lo que destruyeron los pecadores.

Maduro dijo que “con amor todo se puede”. En Venezuela sabemos que el amor ni alimenta el estómago ni compra medicinas. Así que no dejes que te cuenten cuentos cuando te suban el sueldo… ¡Es puro gamelote!

 

@cjaimesb

Decretan aumento salarial de 50% para médicos del sector público

MaduroDíadelMédico

 

El presidente de la República, Nicolás Maduro, anunció un aumento salarial de 50% para los profesionales de la medicina. El anuncio lo hizo la tarde de este viernes 10 de marzo durante el acto con motivo de celebrarse el Día del Médico, en homenaje al doctor Gilberto Rodríguez Ochoa.

El mandatario nacional informó que los médicos en todos los cargos gozarán de un incremento de 50% “para recuperar la capacidad salarial”.

“Es cierto que debemos mejorar las condiciones de vida del médico venezolano, por eso he decidido, como parte de esa atención necesaria, decretar un aumento salarial del 50% para los médicos del país, de todas las tablas y cargos en todos los niveles de la salud pública del país”, explicó.

Agregó que esto debe ir acompañado de medidas de apoyo, como la Gran Misión Vivienda Venezuela.

“Todos nuestros médicos deben tener su tableta y debemos hacer un plan especial para acceso a vehículos, porque si alguien necesita vehículos son los médicos. Se hará con las empresas Chery de Venezuela”, agregó.

Señaló que es necesario una nueva gestión en los hospitales del país “Hay que ir a un nuevo modelo de gestión de los hospitales del país y me alegro mucho que estemos graduando expertos en gerencia hospitalaria que vayan a hacer la revolución en los hospitales”.

Trabajadores del CNE protestan para exigir aumento de sueldo y contrato colectivo

trabajadorescne

 

Trabajadores del Consejo Nacional Electoral protestan este lunes frente a la sede del ente comicial, ubicada en el centro de Caracas, para exigir un aumento de sueldo así como la firma del contrato colectivo, reportan usuarios de Twitter.

Los manifestantes hacen sus exigencias de forma pacífica en la esquina Pajaritos, donde el tránsito vehicular fue restringido.

En el sitio hay presencia de efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana; sin embargo, no han intervenido en la concentración.