Periodismo archivos - Runrun

Periodismo

SIP llama a defender ejercicio del periodismo en países como Cuba, Venezuela y Nicaragua

LA 75 EDICIÓN DE LA ASAMBLEA GENERAL de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) dio inició la mañana de este viernes 4 de octubre en la ciudad de Coral Gables, en el sur de Florida con un llamado a a continuar defendiendo la libertad de prensa, en los países donde quienes ejercen el periodismo son más vulnerables, como Cuba, Nicaragua y Venezuela.

A nombre de la institución, Alejandro Aguirre, expresidente de la SIP e integrante del comité organizador de esta Asamblea, dio la bienvenida a los participantes y agradeció a la ciudad de Coral Gables la acogida.

María Elvira Domínguez, presidenta de la SIP y directora del periódico colombiano El País de Cali, reconoció que en el aniversario 75, en el que se realiza este encuentro, “la lucha por la libertad sigue siendo una búsqueda cotidiana y permanente, de ahí la importancia de una organización como la SIP”.

Domínguez afirmó que durante el año que ha estado a cargo de la presidencia, ha podido constatar que “en cada rincón del continente los periodistas no encuentran las circunstancias idóneas para ejercer, “sin embargo”, admitió, “hay muchas formas de defender la libertad de prensa”.

Lamentó que 18 periodistas son asesinados por año en en el continente. También se refirió a los retos que en estos momentos asume nuestra profesión con los cambios de modelos negocios que asume la industria.

 

*Vea más información en Diario Las Américas 

Absurdos digitales, engaños reales. Por Ramón Hernández

LA REVOLUCIÓN DIGITAL puede ser más destructiva para el periodismo que la bolivariana, y ya sabemos cuán demoledora han sido las acciones y omisiones de la tiranía contra el noble oficio de informar: desde el asesinato rampante de periodistas como el cierre de medios o su desdoblamiento en auténticas máquinas de fango o en simples emisores de bobadas y dogmas doctrinarios.

En España, donde siguen viendo a sus antiguas provincias de ultramar con aguzado desdén y poca simulada lástima, siguen las noticias del Nuevo Mundo con un singular cristal. Solo son noticia los hechos que se ajusten a sus composiciones de lugar, a sus deseos o a lo que ellos andan buscando, a sus prejuicios, de lo contrario no existen. Así, el cierre de medios impresos o su desaparición lo reseñan no como otra grave herida a la libertad de expresión y el libre flujo de información, sino como el origen de la “irrupción (es el término que utilizan) de una primavera digital”.

Consideran un gran logro que cada día sean más los portales que se presentan como informativos, y hasta hablan de democratización del periodismo. Saltaron de júbilo cuando un tribunal estadounidense sentenció que los blogueros son periodistas, como si solo se tratara del cognomento y no de la formación. Mientras, la sociedad queda más indefensa y es menos dueña de su destino. Influyen más el poco ético dueño de Facebook o los robots noticiosos de Google que Robert Caro o el Truman Capote, que hizo escuela con la manera como reportó el asesinato de una familia en Holcomb, Kansas.

No es casualidad el silencio de la televisión venezolana privada. Pagan el derecho de sobrevivir como esas vallas abandonadas en carreteras intransitadas que anuncian productos, servicios o candidatos que ya ni existen. Por miedo o por comodidad han dejado de ser útiles a sus “usuarios y usuarios”, las palabrejas traídas de Cuba para hacer creer a los televidentes que participaban en la comunicación cada día más unidireccional que recibían. Ni los culebrones son atractivos y los clientes están menos interesados en pagar sus altas tarifas publicitarias con una audiencia que se reduce por cientos de miles con cada apagón.

Demasiados portales operan con modelos de negocio que se fundamentan en los bajos costos. En lugar de periodistas, pasantes que se conforman con lo que capta la mirada o les dicen por teléfono, sin llegar al sitio de los hechos, y paga mínima; en vez de noticias, triquiñuelas para generar tráfico o simularlo. Obvian, contra su existencia, que pueden engañar una vez a todo el mundo, pero no a todo el mundo todas las veces. Los picos son efímeros, saltos al abismo. No por talento, sino a pesar de no tenerlo, las noticias del oficialismo encabezan cada minuto el algoritmo del resumen informativo de Google, que no jerarquiza las noticias por su relevancia para la sociedad, sino por la cantidad de medios que las reproducen. Si todos los portales del oficialismo abren con una declaración del hombre del mazo, Google erradamente dirá en todo el mundo que esa es la noticia más importante de Venezuela. Es absurdo confiar en los robots informáticos o creer las tendencias que marca el chavismo en Twitter. Son datos trucados.

Venezuela, sin proponérselo, se ha adelantado a la tendencia digital que impera en el planeta, y ha devenido en un archipiélago de medios que para subsistir apenas cuentan con un pequeñísimo porcentaje de la minúscula torta publicitaria. Ya no hay corresponsales ni enviados especiales, ni trotamundos como Juan Manuel Polo describiendo los rincones más olvidados del país. Las noticias se cubren por su bajo costo y por el alto tráfico que puedan generar, no por las consecuencias que tengan en la sociedad en la que sirven los medios. Serán pocos los que sobrevivirán y no por mucho tiempo, salvo que inventen un modelo de negocios que permita no prestar atención a los costos de cubrir una noticia vital, pero de poco interés para unos lectores que están lelos con la saga de Juego de Tronos. La web amarilla es más destructiva que el periodismo ibídem. Las civilizaciones, los países se suicidan o se entregan cuando ceden a la superficialidad.

Los teóricos y académicos españoles y franceses empiezan a echar de menos el buen periodismo ido. Aparecen voces que quieren “resucitar” y colocar como fuentes de inspiración a olvidados mitos como Albert Camus, Ryszard Kapuscinski, Gabriel García Márquez y algún otro más famoso por su literatura que por los aciertos periodísticos, mientras ven con desdén el verdadero buen periodismo estadounidense y manifiestan admiración por un diario que ha traicionado demasiadas veces la confianza de sus lectores, el The New York Times, pero que da mucho prestigio nombrarlo con acento newyorkino. Crece la ola de la estupidez. Vendo patraña en la web y sus alrededores.

 

@ramonhernandezg

Los Runrunes de Bocaranda de hoy 19.07.2019: ALTO: Viva el periodismo libre
ALTO
VIVA EL PERIODISMO LIBRE: 

 

Ha sido una gran semana para el periodismo venezolano en el mundo entero. Nuestros amigos de Armando Info recibieron una mención honorífica en los premios Maria Moors Cabot junto a la premiación del periodista venezolano Boris Muñoz por su trabajo como editor de opinión en The New York Times en español, mientras que la red global de periodismo de investigación (GIJN) seleccionó nuestro trabajo, del equipo de www.runrun.es : “OLP: la máscara del terror oficial” sobre las ejecuciones extrajudiciales en Venezuela como uno de los 12 trabajos finalistas. A pesar de las trabas y persecuciones para censurarnos a todos los medios incómodos para la autocracia de Maduro&Cia., la información fluye al mundo. Enhorabuena pues…

 

 EL JEFE DE BACHELET: 

Es el portugués Antonio Guterres, Secretario General de la Organización de Naciones Unidas. En visita de hace un par de días a Mozambique fue entrevistado por un corresponsal de la TVPortuguesa y en sus palabras respaldó totalmente el informe de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos. No hubo ni un punto que reprocharle al enjundioso trabajo de investigación que los funcionarios de la ONU en el área de los derechos humanos levantaron en Venezuela…y siguen recopilando información fresca y vigente que engrosará las páginas del informe veraz y oportuno…

 

EL SILENCIO DE EVO:

Los presidentes de Argentina, Brasil,Paraguay y Uruguay como Estados Partes del Mercosur con la adhesión de Chile, Colombia, Perú, Ecuador, Guyana y Suriname en ocasión de la LIV Cumbre de Presidentes de Mercosur” emitieron una declaración ayer 17 de julio en la que implícitamente respaldan el Informe Bachelet al citarlo como prueba de la crisis humanitaria venezolana y pedir el restablecimiento pleno de la democracia y el Estado de Derecho en Venezuela, incluyendo la celebración de elecciones presidenciales libres, justas y transparentes en el menor tiempo posible. La sorpresa para todos fue que ni en la discusión del papel de trabajo ni ante la declaración del grupo el presidente de Bolivia, Evo Morales -siempre alineado con Chávez y Maduro-, se quedó callado y no dijo ni pío. Indicativo de que las barbas del dictador venezolano podrían estar en remojo. El comentario mas circulado en la reunión en Santa Fé, Argentina, es que Maduro ya habría aceptado a regañadientes la realidad de su futuro a pesar de los obstáculos mas duros, como son -además de la elección presidencial sin él en Miraflores- el levantamiento de sanciones personales a algunos capitostes de la cúpula roja y el descongelamiento secreto, para ese grupo, de algunas cuentas en bancos europeos y asiáticos para salir del poder. Los ojos de algunos investigadores globales siguen puestos en bancos y empresas de Turquía, Grecia, Nicaragua, Rusia, China, Dubai, Qatar, India, Bielorrusia, Suráfrica, Bolivia, Congo y Emiratos. Esta semana incorporaron a Nepal tras la visita del hijo de Maduro, miembro de la ANC. Por cierto que en todos los planteamientos de países amigos para la transición están la eliminación de la ilegitima Asamblea Nacional Constituyente y la reincorporación de los diputados oficialistas electos en diciembre de 2015 y los diputados demócratas sancionados, presos, asilados o exilados a la legítima Asamblea Nacional.

 

 

En defensa de Aníbal, por Laureano Márquez

CONOCÍ A ANÍBAL NAZOA GRACIAS A MI AMISTAD CON CLAUDIO, SU SOBRINO. Las cenas con María Lucía -su esposa- y él, en su casa, eran, además de divertidas, terreno fértil para discusiones de alto vuelo con la concurrencia de gente interesante. Se conversaba de literatura, de poesía, de ciencia (yo hablaba poco y escuchaba mucho, además como no existía el celular, era posible concentrarse). Aníbal sabía de todo con detalle y profundidad, era eso que antes se denominaba un autodidacta, con justicia su hermano, Aquiles, lo llamaba “el pequeño Larousse ilustrado”. Las tertulias en su casa dominaban la cena y la trascendían, llegaban hasta el carro estacionado en la calle en interminable despedida y se prolongaban aún con el vehículo encendido largo rato (en aquellos tiempos la inseguridad no era tan extrema) y uno salía de aquella casa con la sensación de que había aprendido un montón de cosas y que tenía otras tantas por investigar y muchos libros por leer. Era un verdadero gusto escucharle. Tan sabrosa era su conversa, que contaba que en los tiempos de su temprana juventud en El Guarataro, estando su grupo de amigos en precaria situación para pagar una entrada al cine, hacían una “vaca” y le compraban la entrada a Aníbal para que luego les contara la película, cosa que él hacía con tal regodeo en los detalles y tanta habilidad narrativa que, muchas veces, cuando alguno de ellos podía luego ver la película en cuestión, se sentía decepcionado. Con razón dijo alguna vez: “Mi infancia fue pobre, pero nunca fue triste”.

Aníbal Nazoa militó siempre en el pensamiento de izquierda, miembro del partido comunista, nunca ocultó sus ideales y luchó fervientemente por ellos usando el arma poderosísima de su ingenio humorístico y su vasta cultura. Siendo hermano de otro grande del humor venezolano, brilló con luz propia dejando una obra importante. Sus escritos muestran agudeza, profundidad y un sentido del humor tan refinado como sutil. Participó en diversas publicaciones de humor, desde los legendarios tiempos de El morrocoy azul del que fue cofundador, pasando por la larga lista de semanarios con los que los humoristas del momento intentaron encontrar un espacio para expresarse. Con el seudónimo de Matías Carrasco mantuvo por muchos años una columna en el diario El Nacional: “Aquí hace calor”. Siempre estuvo su arte y su oficio en las antípodas de la descalificación, el insulto, las mezquindades y el envilecimiento. La estatura intelectual de este menudo hombre de mirada siempre por encima de sus lentes inquietos, estaba por muy distante de la reyerta baja y agresiva que se daba en la arena de la lucha política de momento, como diría el Dr. Caldera, cuya candidatura, por cierto, para el segundo mandato apoyó desde el partido comunista. Eran tiempos en los que las discrepancias políticas no nos llevaban a odiarnos y éramos capaces de admirar a la gente más allá de los desacuerdos ideológicos, pues había personalidades inteligentes en todos los sectores.

A comienzos de los noventa, se intentó revivir la Cátedra del humor que tanto éxito había tenido en la Universidad Central y que comandaba -con la habitual genialidad puesta en todo lo que hacía- Pedro León Zapata. Hicimos el intento de retomarla bajo la dirección de Aníbal. Se presentó en el Aula Magna en cuatro o cinco oportunidades, sin el éxito y el apoyo (la verdad sea dicha) de la original. Hicimos un homenaje al humorista gráfico Claudio Cedeño y dos o tres cosas más entre las que se cuenta una parodia del Don Juan Tenorio de Zorrilla para representarla el día de los difuntos, como manda la tradición española. En esa oportunidad trabajamos juntos en la redacción del guión en verso, del que solo viene a mi memoria uno, cuya actualidad cobra fuerza en las actuales circunstancias:

“La cosa está tan peluda
que Scannone, el gran gourmet,
come hasta batata cruda”

Aníbal Nazoa fue, en definitiva, una figura extraordinaria de nuestra cultura, de nuestro mejor humorismo. Era de esa gente sabia desde antes, tan sabrosa de tratar y conocer. Sin duda -por su destacada actividad periodística e intelectual- merece que un reconocimiento al periodismo lleve su nombre, pero sobre todo merece, como mínimo, que los galardonados con él sean poseedores de los mismos valores de talento, integridad, cultura y honestidad que él representó.

@laureanomar

Qué es el periodismo, por Sebastián de la Nuez

¿QUÉ ES EL PERIODISMO? Un oficio en el cual tenemos la posibilidad de tomar un drama por los cachos y entregárselo, entero y sin anestesia, a quienes hasta entonces han permanecido indiferentes. El periodista tiene la oportunidad de captar los hechos y colocarlos ante ojos, oídos y nariz del espectador o lector en forma de relato, con lo cual adquiere entidad, coherencia y trascendencia lo hasta entonces fragmentado. Habría que agregar dos elementos para que, en efecto, esa oportunidad sea aprovechada: voz propia y actitud. Hoy en día, estas cosas no deberían depender de un tercero, sea una empresa o un social manager.

¿Cuál es el punto de vista adecuado para narrar una realidad? La sensibilidad es el primer chicharrón en el asado. Hay varios géneros fundamentales: la nota, el reportaje, el perfil, la crónica y la entrevista son campos interconectados. Sus claves preservan el oficio suceda lo que suceda en el mundo, cualesquiera sean las plataformas tecnológicas. La lengua es su vehículo, el puente que comunica con mayor o menor efectividad según las herramientas de cada cual. 

Hay un tipo de periodismo seco y otro empapado. Es una forma de separar la nota simple —un hecho puntual, la declaración de una autoridad, una novedad más o menos importante— del llamado periodismo interpretativo o del asociado, en Estados Unidos sobre todo, con el Nuevo Periodismo que prosperó en los sesenta con la banda de muchachos que escribía torcido al mando de la cual estuvo Tom Wolfe.  Los nombres por los que sea conocido el periodismo que sobresale es lo de menos; lo importante es una cosa: cuenta una historia. Pasa que, cuando uno habla de Periodismo con pe mayúscula, acordándose de Fallaci, Kapuscinski, Guerriero, Poniatowska, García Márquez, etc., sabe que detrás de todo palpita un sentido literario y allí se complican las cosas. Hay algo del colombiano Plinio Apuleyo Mendoza que viene de perlas en esa discusión de lo literario y lo periodístico pues alega que no le da la gana de elegir entre dos oficios: «Mi reflexión al respecto es bastante simple: si uno necesita de sus dos manos, no tiene por qué escoger entre la una y la otra.»

El Periodismo al cual se refiere PAM revela, en una historia, cualquiera sean el tema o las fuentes, zonas en penumbra. Eso es clave. Ese Periodismo se empeña en indagar y narrar más allá de la efímera noticia del día. Como Martín Barbero y Javier Darío Restrepo, el periodista debe ser entendido no como simple intermediario en la sociedad de masas sino como mediador. ¿Hay opinión, entonces, entremezclada con los hechos puros y duros? Desde luego, en todo hay subjetividad. Pero la principal virtud del periodista debe ser la honestidad, no la objetividad. La objetividad es hueca.

El Periodismo necesita tres condiciones: talento, rigor y ética (además de inclinación literaria, pero eso conllevaría otra discusión). El talento no se compra en botica; el rigor es cuestión de cabezonería y método, y su manía, darse golpes contra diferentes piedras. La ética es el alma del oficio y debe acompañar al reportero y, luego, al redactor cuando se sienta a revisar el material recopilado y a escribir o armar un guion. Si no, tendrá razón esa terrible primera frase del libro de Janet Malcom, El periodista y el asesino:

Todo periodista que no sea tan estúpido o engreído como para no ver la realidad sabe que lo que hace es moralmente indefendible. El periodista es una especie de hombre de confianza que explota la vanidad, la ignorancia o la soledad de las personas, que se gana la confianza de estas para luego traicionarlas sin remordimiento alguno.

Eso es o puede ser así, en ciertos casos. Pero no deja de ser una provocación para amarrar el lector a un libro que ciertamente relata un caso excepcional. Esa frase inicial es, también, una traición o una coartada.

En suma: para ejercer el Periodismo se debe asegurar la ilación, colocar el énfasis en los hechos pero también en los claroscuros y en las reflexiones que el reportero o redactor cuela entre líneas o expresa abiertamente. Es lícito. El periodista que cuenta una historia hace tanteos y acercamientos; no significan la verdad completa, absoluta o única ni lo pretenderá. Pero esos tanteos, al ser compartidos, al tomar forma dentro de un cuerpo con principio, desarrollo y remate, dejarán al receptor formándose su propia idea.  

Nada de esto que se refiere al Periodismo puede confundirse o relacionarse con el batiburrillo gritón y promiscuo de las redes sociales. El gran zoco de lo banal, lo efímero, lo escatológico y lo epidérmico no constituye el marco preciso del Periodismo. El Periodismo va por otros caminos aun cuando se sirva de estas redes para promoverse.

En las redes la reflexión resulta irreflexiva, pasa a toda velocidad sin dejar rastro. Prevalece lo no elaborado. O el estallido anecdótico. Desde luego, puede servir para que cualquiera, teniendo a mano un móvil y estando en el lugar adecuado a la hora señalada, dé el alerta de un suceso o atestigüe un acto criminal. Y eso podrá convertirse en el punto de arranque de una buena crónica a cargo de un profesional. O en el detalle que redondeará uno de esos tanteos mencionados. O complementará la descripción de un contexto, colocando quizás la nota colorida en un drama. Uno de esos dramas terribles que están al doblar cada esquina de un país muy querido, muy agobiado, muy vaciado de sí mismo en estos días aciagos.

@sdelanuez
Olivia Lozano: 87 periódicos cerraron, desde los regionales hasta los nacionales

La diputada de la Asamblea Nacional (AN), Olivia Lozano, explicó que 87 periódicos han cerrado en el país y resaltó la complicada situación actual que viven los periodistas en Venezuela, debido a “la persecución, el acoso, el asedio hacia los familiares”, considerando que la prensa es “el blanco para silenciar la voz del ciudadano”.

La Corporación Editorial Alfredo Maneiro que se encargaba de comprar papel a precios más accesibles, según explicó Lozano, “acabó con la prensa escrita” y se ve reflejado en el hecho de que “87 periódicos salieron, desde los regionales hasta los nacionales, todos salieron, pero además de eso la compra de medios con presión de quitarles y de evitar que esta gente siguiera publicando, sucedió… y no hay transparencia, no sabemos quiénes lo hicieron”, señaló la parlamentaria.

Comentó que los periodistas “son el blanco del régimen para silenciar al ciudadano, una manera de mecanismo para silenciar la voz del ciudadano que protesta todos los días por la situación que vive” y agregó que varios profesionales de la comunicación “han sido acosados y han tenido que salir del país”.

“Tenemos periodistas en el exilio que también han acosado; tenemos el caso, por ejemplo, de La Patilla, que fue demandada por Diosdado Cabello, y la persecución y la judicialización de las investigaciones sobre corrupción”, complementó.

La diputada hizo énfasis en que lo más grave es la “agresión física”, empezando por “a persecución, el acoso” y llegando incluso hasta el “asedio hacia los familiares”. “Tenemos caso como el de Luis Carlos Díaz, que es emblemático, o el de Angélica González, que fue arrastrada y golpeada por la Guardia Nacional”, añadió Lozano.

De igual manera, acotó que algunas organizaciones no gubernamentales (ONG) “hacen una inmensa labor recopilando información sobre las agresiones que han ocurrido en Venezuela para la libertad de expresión durante estos últimos años. 4.300 agresiones desde el 2007 hasta el día de hoy y cada vez son más”.

CNP: 52 trabajadores de la prensa detenidos en lo que va de 2019

LA JUNTA DIRECTIVA DEL COLEGIO NACIONAL DE PERIODISTAS seccional Distrito Capital, con motivo de conmemorarse el Día Mundial de La Libertad de Prensa, presentó un balance de agresiones a los trabajadores  de los medios de comunicación.

Para el Secretario General del CNP Caracas, Edgar Cárdenas, el  derecho a la libertad de prensa está fuera de toda discusión en la sociedad actual, ya que es factor fundamental e indispensable para la existencia de una sociedad democrática, aunque en el caso venezolano no solo es importante la presencia de este derecho sino su efectividad, es decir la garantía de su cumplimiento.

El dirigente gremial dijo que el 3 de mayo es una fecha en la que se celebran los principios de la libertad de prensa, y en Venezuela aprovechamos “para denunciar las distintas violaciones; donde destacan la censura, el cierre de emisoras de radio, agresiones y detenciones de periodistas y demás trabajadores de la prensa”.

Cárdenas señaló que el gobierno utiliza mecanismos directos e indirectos de coacción contra el sagrado deber de informar que tienen los periodistas, desconociendo la vigencia de la Constitución Nacional Bolivariana de Venezuela, así como de la Ley de Ejercicio del Periodismo; añadiendo que entre el 1ero de enero y 1ero de mayo de este año, se han registrado 52 detenciones arbitrarias de trabajadores de la prensa, de los cuales 16 son de nacionalidad extranjera. Asimismo destacó el robo de 18 equipos de cobertura, así como el saldo de 16 heridos y 11 corresponsales extranjeros deportados.

 

Puede leer también: Periodismo en recesión | Día Mundial de la Libertad de Prensa

 

Solamente el 1ero de mayo, en Caracas, fueron verificadas 6 agresiones y 7 en el resto del país; dentro de los que se encuentran los  casos de los periodistas Gregory Jaimes  de VPITV en Caracas y José Daniel Sequera del diario La Prensa de Lara, así como el fotógrafo independiente Juan Carlos Neira; quienes recibieron impactos directos por perdigones.

Para el CNP-DC queda claro, según dijo el Secretario General, que el gobierno presidido por Maduro adopta como política de Estado la agresión  a los periodistas y a la prensa libre; tratando de evitar que la ciudadanía reciba la información necesaria para poder formarse un criterio sobre la realidad y distinguir la verdad de la mentira; “hoy no hay avances en materia de libertades, por el contrario se presenta un retroceso evidenciado  en distintas violaciones a la libertad de prensa, información y opinión”

Destacó el dirigente gremial que desde programas de radio y televisión, transmitidos por señales de emisoras propiedad del Estado, se estigmatiza, ofende y amenaza a periodistas, por el simple hecho de cumplir su labor de informar, lo que se traduce en una vulneración al libre ejercicio del periodismo.

El gremio periodístico venezolano asume la lucha por la defensa de la libertad de expresión, porque esta es parte de los valores de la Democracia y exige al gobierno nacional garantice se cumpla con el respeto a la libertad de expresión, y establezca condiciones mínimas para el trabajo de la prensa; señaladas en la Constitución de la República, en la Ley de Ejercicio del Periodista y demás instrumentos de nuestro marco jurídico, finalizó Cárdenas.

La revista ‘5W’, ‘El Pitazo’, Vincent West y Darío Arizmendi, ganadores de los premios Ortega y Gasset en su 36ª edición

LOS PREMIOS ORTEGA Y GASSET DE PERIODISMO 2019, que se han fallado este jueves en Madrid, reconocen el periodismo comprometido y valiente de los medios independientes. El premio a Mejor historia o investigación periodística ha sido para Los muertos que me habitan, de la revista 5w, una crónica sobre los cuerpos sin nombre que el Mediterráneo arroja a las costas. En Mejor cobertura multimedia ha sido galardonado La Generación del Hambre, de El Pitazo, un retrato de las carencias alimentarias y sanitarias infantiles en Venezuela. Vincent West ha obtenido el galardón de Mejor fotografía por una imagen del 8M tomada en Bilbao y el colombiano Darío Arizmendi ha sido reconocido con el de Trayectoria profesional.

El trabajo ganador en la categoría de Mejor historia o investigación periodística, Los muertos que me habitan, está firmado por el periodista Agustín Morales y el fotógrafo Eduardo Ponces. El reportaje, publicado en la revista 5W y enmarcado en un proyecto de Ruido Photo, es una crónica que narra la labor de Chamseddine Marzoug, un hombre que voluntariamente entierra los cadáveres que el Mediterráneo devuelve a las playas de Túnez.

El jurado ha resaltado que es “un magnífico reportaje” que “golpea la emoción del lector en un tema de actualidad –el drama de los naufragios en el Mediterráneo- a través de un enfoque distinto”. Además, ha añadido que “reúne todas las cualidades del buen periodismo, tiene una sensibilidad especial y está maravillosamente escrito”.

El premio en la categoría de Mejor cobertura multimedia ha sido para La Generación del hambre, un reportaje coordinado por Johanna Osorio Herrera y publicado en el medio venezolano El Pitazo en colaboración con la plataforma Connectas. Catorce periodistas han investigado durante ocho meses las consecuencias de las políticas económicas del Gobierno de Nicolás Maduro en la salud de un grupo de niños. “Es durante los primeros cinco años de vida cuando una alimentación adecuada es más importante, y el resultado es entristecedor: ocho niños cuyo futuro parece marcado antes de tiempo por daños irreversibles, y uno que no pudo sobrevivir”, narran en la presentación de su trabajo.

El Pitazo es un medio creado por un grupo de periodistas cuyo objetivo es hacer llegar información a las zonas más desfavorecidas de Venezuela. Además de la red de informadores, cuentan con colaboraciones con ONGs que les ayudan a acercarse a las diferentes comunidades del país. “Seguiremos trabajando para que El Pitazo suene, hasta convertirnos en la voz de los sectores populares”, reza en su web.

El jurado ha enfatizado el trabajo de este medio: “Son un grupo de periodistas jóvenes y admirables que arriesgan y que van al lugar en el que suceden las cosas, a buscar los hechos y contarlos”.

El premio a Mejor fotografía se lo ha llevado Vincent West, de la agencia Reuters. El trabajo seleccionado es una de las imágenes más icónicas del 8-M de 2018: una marea de mujeres forman un triángulo con sus manos alzadas durante una manifestación en favor de la igualdad en Bilbao. La fotografía fue publicada en EL PAÍS y en otros medios internacionales como The New York Times. El jurado ha ensalzado “el empuje y la fuerza” de una imagen que condensa el gran año para los derechos de las mujeres, con movimientos internacionales como el #MeToo.

En la categoría de Trayectoria profesional el galardonado es Darío Arizmendi. Director de noticias de la cadena colombiana Caracol y una de las voces más escuchadas de su país, tuvo que exiliarse en los años 80 tras varios intentos de asesinato por parte de los cárteles de la droga.

El jurado ha valorado “la excelencia profesional de su trayectoria, su constante esfuerzo para explicar a la sociedad lo que está pasando en cada momento, su defensa de las propuestas de paz y el diálogo y, por encima de todo, su valentía a la hora de afrontar las dificultades que, a lo largo de su carrera, se le han presentado para el ejercicio de la profesión periodística”.

Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad de Navarra, Arizmendi ha sido director y presentador de programas de televisión, fue fundador del periódico El Mundo de Medellín y su director desde 1971 hasta 1991. También fue embajador plenipotenciario de Colombia ante la Asamblea General de las Naciones Unidas, en 1989, en Nueva York y profesor fundador de la Escuela de Comunicación Social de la Universidad Pontificia Bolivariana.

Esta 36 edición el jurado ha estado compuesto por Manuel Mirat, presidente de EL PAÍS y consejero delegado de PRISA; Soledad Gallego-Díaz, directora de EL PAÍS; Carlos Yárnoz, Defensor del lector en el diario; Jesús Ceberio, presidente del Comité editorial de PRISA; Daniel Gavela, director general de Cadena Ser; Inés Juste, presidenta de la Asociación de la Empresa Familiar y del grupo Juste; Elena Salgado, economista y exvicepresidenta del Gobierno; Vicente del Bosque, exseleccionador nacional de fútbol; Zahara, cantante, y los redactores de EL PAÍS María Fabra, miembro del Comité de redacción, y Mikel López Iturriaga, responsable de El Comidista. Ha ejercido como secretario del jurado Pedro Zuazua, director de Comunicación de PRISA Noticias.

Los Premios Ortega y Gasset, creados en 1984 por EL PAÍS y que llevan el nombre del pensador y periodista español, buscan resaltar la defensa de las libertades, la independencia y el rigor como virtudes esenciales del periodismo y dar reconocimiento a aquellos trabajos que hayan destacado por su calidad.

Cada uno de los galardones está dotado con 15.000 euros y con una obra del artista donostiarra Eduardo Chillida. Pueden optar a estos premios los trabajos escritos o gráficos publicados en español, en medios de todo el mundo.

Los galardones se entregarán el próximo jueves 9 de mayo en el Auditorio Caixaforum de Madrid.