partida de nacimiento archivos - Runrun

partida de nacimiento

Guaidó recuperó documentos de identidad confiscados en Maiquetía
Guaidó publicó en Twitter una foto donde informó que recuperó su cédula de identidad y partida de nacimiento

El presidente encargado Juan Guaidó recuperó este viernes 14 de febrero los documentos de identidad que le confiscaron a su llegada a Venezuela en el aeropuerto internacional de Maiquetía.

A través de su cuenta de Twitter, el mandatario encargado publicó una foto y escribió que ya cuenta con su partida de nacimiento y su cédula de identidad.

“Gracias a los funcionarios honestos y comprometidos que nos ayudaron y me la hicieron llegar. La dictadura que atienda sus fracturas internas y sus divisiones, lo que viene es inevitable”, escribió Guaidó en su publicación.

 

Vale recordar que al llegar el martes 11 de febrero a Maiquetía, el funcionario de seguridad le permitió el ingreso pero le confiscó su cédula de identidad. 

“Le voy a dar ingreso al país, pero me quedo con la cédula”, le dijo el funcionario, quien aseguró que seguía órdenes del Tribunal Supremo de Justicia.

Soy venezolano, de este domicilio, Por Asdrúbal Aguiar

partnac_tjm

Jamás tuve dudas de mi nacionalidad, aun cuando busco sin encontrarlos a mis ancestros españoles. No he aceptado que a alguien se le discrimine por disponer – como derecho humano tutelado – de una o de otra, o de varias a la vez.

Mal puedo referirme con encono y por tal motivo a Nicolás Maduro Moros, de cuyos orígenes colombianos nadie duda; menos luego de su error garrafal, como pretender hacerse de una partida supletoria de nacimiento elaborada por el Tribunal Supremo a su servicio; ello, sin mediar juicio, menos todavía lo elemental en todo proceso ante la Justicia, a saber, el debate sobre las pruebas que se arguyen para sostener un derecho o contestar el del contrario.

En mi caso, soy caraqueño – nacido en la esquina de la Fe, en casa aledaña a la Capilla de la Santísima Trinidad – pero de sangre guara. Mi padre nace en Río Tocuyo hacia 1920 y mi madre en Siquisique, en 1923, en esa Venezuela rural que acaso ofrece a sus habitantes obtener un título de bachiller si se mudan a las capitales de sus Estados; o también el universitario, de hacerse un viaje casi sideral hasta Santiago de León de Caracas, como el que hace mi padre – Hermágoras – en autobús y con un solo traje a cuestas hasta la Casona de San Francisco, en 1939.

Sé que mis antepasados por la rama paterna mueren en Río Tocuyo. No sé si mi abuelo nace allí o acaso en Boconó, Estado Trujillo, pues en su registro sólo consta el nacimiento de su hermano mayor, según inscripción que hace su padre, Magdaleno Aguiar Camejo, de profesión agricultor, pero de orígenes sin rastro. Muere éste, sí, en Rio Tocuyo. Al fin y al cabo la patria está allí donde quedan sepultados los afectos. De mi madre Aura y sus antepasados, los Aranguren, sólo sé que eran señalados de ser guerrilleros en tiempos del castro-gomecismo. Así lo reseña la prensa de la época.

De modo que, ejercí como gobernador de mi ciudad natal, titular de dos carteras ministeriales, y Presidente encargado de Venezuela, siendo venezolano por nacimiento, mayor de 30 años, y con domicilio cierto.

En mi época no se admite la doble nacionalidad. Es una conquista luego de aprobarse el texto de 1999. Pero, incluso así, determinadas funciones del Estado – entre éstas las del Presidente – sólo pueden ejercerlas aquellos venezolanos por nacimiento que no posean dualidad de afectos por la tierra propia o de los antepasados. Es algo elemental.

Ese estatuto que nos ata como venezolanos, siendo consistente con su apertura en materia de nacionalidad, admite, de tal modo, la elección de gobernadores bastando que sean venezolanos. A los diputados, si son naturalizados se les pide tener 15 años de residencia. Y a los ministros ser venezolanos, sin que se precise tener o no nacionalidad originaria o adquirida.

No es el caso del Vicepresidente y Presidente de la República. Han de ser venezolanos por nacimiento y no tener doble nacionalidad. Y si la tienen, antes de ser elegido éste o nombrado aquél, deben renunciar a la nacionalidad extranjera que posean y hacerlo constar.

Maduro, qué duda cabe, tiene nacionalidad colombiana adquirida por lazos de sangre con su madre. Es un misterio su nacimiento por el suelo. Él dice – lo ha dicho públicamente – haber nacido en Los Chaguaramos de Caracas y ahora “su” bufete de escribanos registra y declara que nace en La Candelaria; lo que prueba hasta prueba en contrario que sigue en el limbo su nacionalidad originaria.

En buena hora para quienes se ocupan de la cuestión y en mala hora para él – para Nicolás – los libros que registran el nacimiento de su madre no han sido quemados, tampoco han desparecido, gracias a la labor titánica que realiza en todo el mundo la llamada Iglesia de los Santos de los Últimos Días, que los preserva digitalmente.

En suma, luego del empastelamiento que provoca la sentencia de la Sala Constitucional para acallar el ruido de sables – es el alegato del propio Maduro – y frenar, una vez más, la labor investigadora de la Asamblea como órgano representante de la soberanía popular, se explica – no de otra manera – la violencia que el mismo ejerce contra sus paisanos en la frontera. Se empeña entonces en demostrar que ningún afecto o vínculo guarda hacia su patria chicha, Cúcuta, la de su madre, Teresa de Jesús.

Sigue siendo un misterio su partida de nacimiento, su número, su tomo de registro, su fecha de expedición, pero no así la de doña Teresa, que lo hace colombiano. Consta que es bautizada en San Antonio de Cúcuta el 19 de octubre de 1929, hija de Pablo Antonio Moros y Adelina Acevedo, y casa en Bogotá con Nicolás Maduro, en 1956.

Maduro, al cabo y como todo venezolano, tiene derecho a su doble nacionalidad y a sentirse orgulloso de ambas; pero para gobernarnos debe probar que renunció a su nacionalidad colombiana por la sangre. Eso lo manda la Constitución y no lo pueden escamotear unos jueces coludidos.

[email protected]

Partida de nacimiento por Laureano Márquez

PartidadeNacimiento

 

El suscrito, prefecto ad hoc de la itinerancia natal, de la circuncisión judicial adjunta de los Municipios sucesivos,  certifica la exactitud de la presente copia Número 6.996, capicúa y hace constar, como consta, que en día impreciso del año en curso (En curso del momento de la presentación del susodicho, que no siendo dicho, se infiere, según la lógica del sentido común interpretativo de la gente, que no es bolsa). Me fue presentado un muchacho varón. Inmediatamente se procedió a multar a los padres por haber esperado dos años para presentar al niño, pero la madre alegó que apenas tenía tres días de nacido, pero que aparentaba dos años por lo grandote. Aclarado el punto con testimonio oral de la comadrona (que no era la partera, sino una comadre bastante buena gente y solidaria y por tanto llamada así), se procedió a la inscripción del niño neonato. El niño me fue presentado por su papá y su mamá quienes en alta, clara e inteligible voz le dijeron al suscrito: “aquí venimos a presentarle a este niño”, a lo que yo respondí, según la fórmula establecida: “mucho gusto, niño”. A lo que el niño se acarició los bigotes, como pensando lo que iba a decir, pero no dijo nada, como es de esperarse en un niño de tan tierna edad. El padre del recién nacido declaró lo siguiente: que la criatura era producto de su unión conyugal legítima  y que el niño nació bastante temprano, porque es madrugador, como el resto de la familia. Preguntados los progenitores por mi persona en alta clara e ininteligible voz: “¿y ustedes de dónde son?”, respondió el aludido: “no soy de aqui, ni soy de alla, no tengo edad ni porvenir y ser feliz es mi color de identidad”. Como autoridad competente tome nota precisa de tan detallada declaración de  datos para que quedaran asentados en esta partida y de paso también los invité a sentarse a ellos mismos porque ese niño tenía que pesar por lo menos 10 kilogramos y la progenitora lo cargaba en brazos al no caber en el cochecito. Según testimonios de los progenitores los datos de filiación del infante son los siguientes: si bien es cierto que el niño fue concebido en territorio nacional, parte del embarazo transcurrió en el vecino país. Alimentada su madre con productos de allá, quién le quita a ese niño, lo que tiene en su sustancia de la alimentación de las zonas circunvecinas.  Si digamos que el puente hubiese estado cerrado a efectos de transito, esa inocente criatura, que los avatares del destino obligaban a nacer allá, (o sea aquí) habría  nacido aquí (es decir allá) por fuerza. Pero sí que  es cierto que nació aquí (es decir, allá, dependiendo de donde usted esté leyendo la presente partida). Es que se nota apenas uno lo ve, esa inclinación patriota que traslucen los ojos del neonato. Según consta en registro el niño nació muy específicamente en la localidad de Los Chaguaramos, Valle Abajo, Parroquia El Valle, en una Policlínica  ubicada en La Candelaria, Santa Rosalía, en la zona limítrofe del río Orinoco del poblado conocido como  El Palotal. Los testigos de este acto son Frnlstin Kasrtirn, Rimsenr Olibrts y la señora Quientl Rapurdt, quien como se dijo anteriormente es la comadrona. Dichos testigos presentaron su cédula de identidad y se ve clarito que son ellos. La presente certificación es copia supremamente fiel y exacta del original, lo que sí que el original, la verdad, no se ve muy bien, pero ya se sabe que esos libros envejecen también. Pero yo creo que sí. Y se expide en la ciudad capital (la que fue fundada por los españoles) a los 18 días del mes de marzo de 2016.

Jairo Restrepo

Perfecto.

@laureanomar

Piden a Maduro entregar su partida de nacimiento a la AN

NicolásMaduroGPP6

En carta pública dirigida a la presidenta de la Subcomisión de Asuntos Civiles de la Asamblea Nacional, diputada Dennis Fernández, el abogado y político venezolano Enrique Aristeguieta Gramcko sugiere que, si el presidente o el Consejo Nacional Electoral (CNE) no remiten a la Asamblea los requerimientos que el demuestren que Nicolás Maduro es “venezolano por nacimiento y sin otra nacionalidad”, el parlamento deberá declarar nula la juramentación, con lo que Maduro quedaría inhabilitado para ejercer la presidencia.

A continuación reproducimos el texto íntegro:

Ciudadana
Diputada Dennis Fernández
Presidenta de la Sub-comisión de Asuntos Civiles
Asamblea Nacional.-

Me dirijo a usted, en nombre de los venezolanos que el pasado mes de enero solicitamos a la Asamblea Nacional abrir una investigación para determinar la nacionalidad del presidente Nicolás Maduro Moros, con el objeto de plantearle lo siguiente:

Primero.- La Asamblea Nacional NO tiene la obligación de encontrar las pruebas sobre los orígenes de Nicolás Maduro; por el contrario, le corresponde a él demostrar ante la Asamblea y ante la opinión pública nacional que es “venezolano por nacimiento y sin otra nacionalidad”, requisito exigido por los artículos 41 y 227 de nuestra Constitución para ejercer el cargo de Presidente de la República.

Segundo.- Hasta la fecha Nicolás Maduro no ha remitido a la Asamblea Nacional su partida de nacimiento, ni la de sus padres, a los fines de demostrar que satisface el requisito constitucional de ser “venezolano por nacimiento y sin otra nacionalidad”.

Tercero.- El Consejo Nacional Electoral (CNE) no cumplió con su obligación, como órgano rector del sistema de identificación nacional venezolano, según lo establece la Ley Orgánica de Registro Civil, de constatar que Nicolás Maduro sea “venezolano por nacimiento y sin otra nacionalidad”.

Cuarto.- Hasta la fecha, ni el Servicio de Identificación, Migración y Extranjería (SAIME), ni el Ministerio del Poder Popular para las Relaciones Interiores, Justicia y Paz, remitieron a la Asamblea Nacional la partida de nacimiento de Nicolás Maduro Moros.

Quinto.- Según el artículo 96 de la Constitución Política de Colombia, inciso 1.B., Nicolás Maduro es “colombiano por nacimiento”, por ser hijo de madre colombiana, y por haberse residenciado en Cúcuta durante su juventud.

Por lo arriba expuesto, si en un plazo perentorio el Presidente o el Consejo Nacional Electoral (CNE) no remiten a la Asamblea Nacional los requerimientos que demuestren que Nicolás Maduro es “venezolano por nacimiento y sin otra nacionalidad”, la Asamblea Nacional deberá declarar NULO el acto de juramentación mediante el cual Nicolás Maduro asumió el cargo de Presidente de la República Bolivariana de Venezuela; y seguidamente activar los mecanismos constitucionales para reemplazarlo.

Sin más a que hacer referencia, quedo a su disposición para añadir mas información sobre el tema
Atentamente

Enrique Aristeguieta Gramcko

Para comprar más de una bicicleta piden presentar partida de nacimiento

 Daka

 

Con el objetivo de evitar la “actividad de los especuladores“, el Gobierno venezolano dispuso otra medida que empezará a regir inmediatamente: el control a la venta de bicicletas.

Julio Peña, presidente de la Cámara Venezolana de Bicicletas, informó que se exhortó a la tiendas a vender una bicicleta por persona. En caso de que los padres tengan varios hijos, propone presentar su partida de nacimiento.

“Hay gente que nos dice que tienen tres o cuatros hijos (…) Pero traiga su partida de nacimiento, la gente de la tienda verificará que los niños son suyos y le venderán el producto”, afirmó en el programa Entre todos, transmitido por VTV.

Según publica El Nacional, Peña instó a las personas a que, para garantizar la oferta, compren sólo la cantidad que necesiten: “235 contenedores llegarán al país. En menos de 15 días, ya estarán en las tiendas”, subrayó.

“Las bicicletas a precio regulado son compradas y revendidas a través de Internet. Pasa que abastecemos las tiendas y llega un grupo de personas y compra varias para luego colocarlas en tiendas virtuales y las venden en cuatro o cinco veces su valor”, concluyó.

En otro orden, esta semana Maduro reeditó el “Dakazo” y lanzó a los venezolanos a la caza de electrodomésticos baratos.

En los alrededores de las tiendas Daka, en Caracas, los potenciales compradores se anotaban en listas para lograr un turno, emulando las largas colas generadas hace un año por el llamado “Dakazo”, cuando el presidente Nicolás Maduro ordenó bajar los precios de los electrodomésticos en el país.
Los que hacían fila recibían un número dibujado en cartón o se les marcaba en sus brazos, custodiados por militares y policías. La escena se repetía en todas las tiendas Daka del país, según medios locales.
“Llegué ayer (lunes) a la madrugada y ya había gente esperando. Me anoté en una lista y hoy volví”, dijo Judith Negrón, una jubilada de 63 años, mostrando un número 94 pintado con tinta azul en su brazo.
Las personas que estaban comprando el martes, cuando abrieron las tiendas, se habían anotado el domingo, habían estado en fila hasta el lunes y luego hecho turnos cuidando los cupos.
Maduro lanzó el “Dakazo” el año pasado poco antes de unas elecciones regionales que las encuestas auguraban que su partido no iba a poder ganar. Logró revertir la tendencia.
En el escenario actual, en el cual la oferta se ha limitado a cuatro artículos por persona, el impacto de esta segunda “ofensiva económica” podría no ser tan favorable para el mandatario que afronta una baja en su popularidad.
Usuarios de redes sociales compartieron imágenes de las largas filas y campamentos en otros locales del país, en lo que muchos llamaron la edición criolla del Viernes negro estadounidense.