Parroquia Sucre archivos - Runrun

Parroquia Sucre

#MonitordeVíctimas | Operativo del FAES deja un muerto en la carretera Caracas-La Guaira

Foto referencial | Carlos Ramírez

@Daigalaviz 

UN PRESUNTO DELINCUENTE MUERTO FUE EL SALDO que dejó un operativo del cuerpo táctico de la Policía Nacional Bolivariana, las Fuerzas de Acciones Especiales de la Policía Nacional (FAES) realizado la madrugada del lunes 30 de julio, en el sector Los Claveles de la carretera vieja Caracas-La Guaira, municipio Libertador.

La víctima fue identificada como Carlos Luis Ochoa Rodríguez, quien fue asesinado pasadas las 5:30 de la mañana, específicamente, en la entrada del barrio El Garin del referido sector. De acuerdo a funcionarios policiales Ochoa Rodríguez era una de las principales figuras de una banda de la zona.

Desde el 1 de enero de 2018 al 31 de junio, de acuerdo a la data ofrecida por Monitor de Víctimas, seis personas han sido asesinadas en la carretera vieja Caracas-La Guaira. De los fallecidos, tres eran menores de edad y uno de esos casos fue denunciado por familiares de ser una ejecución extrajudicial por parte del FAES.

 

#MonitordeVíctimas | Localizan cadáver de comerciante chileno tras 10 días de desaparecido

@lysaurafuentes | Fotografía Carlos Ramírez

EL PASADO MIÉRCOLES 18 DE JULIO el cadáver del chileno Jorge Edwin Faria Quintanilla, de 73 años, fue encontrado en avanzado estado de descomposición en la carretera vieja Caracas-La Guaira.

La víctima había desaparecido el pasado domingo 8 de julio cuando salió de su vivienda, situada en Naiguatá, estado Vargas, a bordo de su vehículo Toyota Autana, color marrón, para dejar a un amigo en el sector El Tigrillo de la entidad, luego se dirigió a encontrarse con un socio, pero nunca llegó.

Como Quintanilla no tenía familiares en Venezuela, sus conocidos comenzaron a buscarlo en las zonas que él frecuentaba y en hospitales de Vargas y Caracas. Hasta que lograron conocer del hallazgo de su cadáver en la carretera vieja Caracas -La Guaira.

El cadáver estaba en avanzado estado de descomposición, por lo que fue trasladado a la morgue de Bello Monte para realizarle la autopsia. El fallecido no presentaba heridas visibles y funcionarios del Consulado de Chile acudieron al recinto forense para legalizar la entrega del cuerpo.

La víctima tenía 50 años viviendo en Venezuela luego de que llegó al país proveniente de Providencia, Chile. No dejó hijos y era el menor de dos hermanos.

Quintanilla vivía sólo en Naiguatá y era abogado, comerciante y administrador por su cuenta. El vehículo de la víctima está desaparecido por lo que se presume que lo sorprendieron para robárselo.

El fallecido siempre llevaba consigo a su perrita “Mía” de raza Yorkshire que también se encuentra desaparecida.

#MonitordeVíctimas | Adolescente de 16 años asesinó a su madre y abuela en Catia

@lysaurafuentes | Fotografía Carlos Ramírez

UN HECHO SORPRENDIÓ ESTE MIÉRCOLES  4 DE JULIO a los vecinos del bloque 8 de Propatria, situado en la parroquia Sucre del municipio Libertador de Caracas, cuando un menor de 16 años atacó y asesinó con un cuchillo a su madre y abuela, mientras ambas dormían.

El menor vivía con su abuela, madre, abuelo y hermana de 12 años en un apartamento ubicado en el bloque 8 de Propatria, donde se produjo el mortal ataque.

El martes 3 de julio en horas de la tarde una tía del adolescente, contó que vio al muchacho llorando incesantemente, por lo que se le acercó y le preguntó qué le pasaba, él menor le dijo: “no quiero, que mi mamá se vaya, ella se va a ir”.

Alrededor de las 3:00 de la madrugada del 4 de julio, la hermana de 12 años del adolescente, salió corriendo por el pasillo del bloque pidiendo ayuda a gritos, acababa de escapar del horror de casi haber sido asesinada y haber visto los cadáveres de su mamá y abuela, relataron testigos.

Los vecinos auxiliaron a la niña y denunciaron lo que estaba ocurriendo a funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) quienes se acercaron al lugar para verificar los hechos.

Los uniformados al ingresar al apartamento encontraron un baño de sangre en el inmueble, allí yacían los cadáveres de la abuela y la madre del adolescente con múltiples heridas provocadas por arma blanca. También estaba el implicado, quien manifestó a los funcionarios que se había desmayado y cuando despertó vio a sus familiares muertos.

El joven quedó bajo resguardo de los uniformados, hasta que llegó una comisión de la División de Homicidios del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc), quienes lo trasladaron hasta la sede del cuerpo detectivesco en la avenida Urdaneta.

El abuelo del victimario resultó con una herida por arma blanca en la mano derecha y un golpe en la cabeza, por lo que fue trasladado al Hospital de Los Magallanes de Catia, mientras que la menor de 12 años, fue llevada al hospital Dr. Miguel Pérez Carreño con heridas en el cuello.

El tío del adolescente quien es funcionario activo de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) contó que la primera en ser atacada fue la abuela y luego la madre. El abuelo resultó herido cuando intentó desarmar al joven.

Manifestó que su sobrino “no tenía problemas, era muy aplicado y estudioso… cuando se lo estaban llevando… me dijo que no lo dejara solo”.

Hace siete años el padre del adolescente fue asesinado en la planta baja del bloque 8 por delincuentes, lo mataron para robarle el arma que portaba, ya que era escolta. En la misma zona también fue asesinado un tío del menor.

Los vecinos y familiares expresaron su sorpresa por lo ocurrido, “era un muchacho de buena conducta, nunca se manifestó agresivo”, jugaba básquet y estudiaba en un liceo del oeste de la capital.

Los nombres de las cuatro víctimas se mantienen bajo reserva en cumplimiento con lo establecido en la Ley Orgánica de Protección del Niño Niña y Adolescente con el objetivo de proteger la integridad del menor que se encuentra en conflicto con la ley penal, quien según las leyes vigentes en el país no puede ser identificado.

 

 

 

#MonitordeVíctimas | Por un par de zapatos matan a cocinero de sushi

@carlos_dhoy | Fotografía Carlos Ramírez

UN PAR DE ZAPATOS NIKE y algunas pertenencias fueron la causa para que le dieran dos tiros de escopeta al cocinero de sushi Rayler Hondervi Burgos de 27 años de edad, quien tenía planificado emigrar del país próximamente.

Rayler Burgos fue asesinado en el sector Paramaconi de la carretera vieja Caracas La Guaira, a las 7:00 am del pasado miércoles. La familia desconoce qué hacía en ese sector, ya que no se encuentra cerca de su residencia.

Rayler es el segundo hijo que le asesinan a Luis Goncalves. Hace tres años mataron a su otro hijo Ricky Anderson Burgos en el sector Las Trincheras en la carretera vieja Caracas La Guaira, también para robarlo. Ninguno de sus hijos deja descendencia, “me dejaron solo”, dijo compungido el operador de Televén.

Goncalves recordó que Rayler Burgos, se iría del país en las próximas semanas, “tenía unos amigos que lo estaban esperando en Panamá, por eso había renunciado a su trabajo en Bonsai Sushi”.

#MonitordeVíctimas | Denuncian al FAES ante Fiscalía por masacre de Lomas de Urdaneta

Dairocy López, madre de Jairo Istúriz López

@carlos_dhoy

“ES MENTIRA QUE MI HIJO MURIÓ EN UN ENFRENTAMIENTO, ellos, los policías, llegaron al apartamento, tocaron la puerta y cuando abrimos se metieron, nos golpearon, nos separaron, nos maltrataron, nos calificaron de malditas. Luego sacaron a Jairo del apartamento. Ya en el pasillo lo esposaron, luego lo obligaron a arrodillarse para que le pidiera perdón a los policías… después le dispararon tres veces, un tiro le dio en el cuello, otro en el pecho y el tercero en el hombro, con los disparos cayó hacia atrás muerto, a mi hijo lo asesinaron mientras estaba esposado”.

De esta manera Dairocy López, madre de Jairo Istúriz López, desmintió las informaciones policiales sobre el resultado de un supuesto enfrentamiento ocurrido el pasado martes en horas de la tarde en el bloque 11 de la urbanización Lomas de Urdaneta, en la parroquia Sucre del municipio Libertador, en el que versiones policiales reseñan que siete presuntos delincuentes resultaron muertos al enfretarse a comisiones que realizaban un operativo en el sector.

“Todo eso es mentira, ellos llegaron y tomaron el edificio, fueron casa por casa, primero tocaban la puerta, si no les abrían, la tumbaban. Yo les abrí la puerta de mi apartamento, les dije que pasaran porque sé como son las cosas con ellos, les dije acá estamos mi hijo, Luis José García Rodríguez y yo, ellos me dijeron que iban a hablar con él, me sacaron del apartamento ubicado en el piso 10 y me hicieron bajar, cuando estaba abajo escuché los disparos, supe que algo malo había pasado y como pude me colé de nuevo en el edificio, cuando llegué al apartamento lo que vi fue el charco de sangre… y una pistola, ya me imaginaba el resto de lo que había pasado, pero mi hijo no estaba armado, a mi hijo lo mataron, ya estaba en sus manos, ya estaba controlado, pudieron habérselo llevado para meterlo preso, si era el caso, pero no… prefirieron matarlo”.

Los representantes de las víctimas del enfrentamiento, aseguraron que acudieron ante el Ministerio Público con el objetivo de denunciar la operación policial realizada en esta populosa urbanización del oeste de Caracas.

“No podemos dejar que esto siga así, están matando a la gente sin que nadie haga nada para impedir que esto continúe, es necesario ponerle un freno a esta situación”, indicó uno de los familiares.

Tanto los allegados de Jairo Istúriz, como de Luis García, reconocieron que ambos habían tenido problemas con la justicia. Jairo estuvo preso cinco años en la Penitenciaría General de Venezuela, en San Juan de los Morros, de donde fue liberado a finales del año pasado. Por su parte los familiares de Luis José, indicaron que estaban trabajando para reencaminarlo, “era un muchacho rebelde, pero no era malo, no tenía esa malicia del delincuente” y coincidieron en asegurar que “matarlos como lo hicieron no era el mecanismo para que se hiciera justicia”.

En la operación realizada en el Bloque 11 de Lomas de Urdaneta además fue asesinado el funcionario Luis Manuel Rizzo González, adscrito a la Dirección contra la Delincuencia Organizada de la Policía Nacional Bolivariana.

Además cayeron muertos Aarón Wilkerman Istúriz Bracho (26), su primo Jairo Gabriel Istúriz López (27) Alberto Isaac Subero Pérez (29) Julio César Alemán Tejar (20) Jhosmar Osmariel Pineda Vargas (19), Luis José García Rodríguez (21) y un séptimo hombre quien no había sido identificado.

Vale destacar que para los equipos que cubrieron el desarrollo de los acontecimientos relacionados con esta operación fue imposible conversar con los familiares del oficial muerto, debido al cerco impuesto por los funcionarios, quienes en todo momento impidieron a los periodistas acceder a la familia con el objetivo de obtener datos sobre el efectivo asesinado.

#MonitordeVíctimas | FAES tomó Lomas de Urdaneta para vengar muerte de policía

En la operación resultaron muertos siete presuntos antisociales Foto Cortesía

@joancamargo_

“LA MUERTE DE UN CURSO JAMÁS SE PERDONA, por eso les dimos plomo hasta que nos cansamos”. Con estas palabras un funcionario de las Fuerzas de Acciones Especiales de la Policía Nacional se refirió al despliegue policial del pasado martes 22 de mayo en la el bloque 11 de la urbanización Lomas de Urdaneta, al oeste de Caracas.

Fueron al menos ocho los muertos que dejó el procedimiento. Esa tarde nadie pudo entrar ni salir de sus viviendas. Los policías cortaron la luz y bloquearon las señales telefónicas para que nadie se pudiera comunicar. “Era una cacería”, dijo el funcionario táctico que estuvo presente en el lugar.

En un principio el despliegue no pretendía ser de tal dimensión. Todo inició cuando un grupo de funcionarios subió a buscar a presuntos delincuentes que habían robado a varios transeúntes de la zona.

Cuando los efectivos incursionaron en el bloque 11 fueron atacados a tiros por pistoleros que se encontraban en una de las escaleras del mismo edificio. Fue en ese momento cuando el oficial Luis Miguel Rizzo González fue alcanzado por varios proyectiles y cayó muerto. El resto de la comisión solicitó apoyo mientras resistía el ataque.

Fueron más de cinco las patrullas que subieron hasta El bloque 11. Para ese entonces el operativo ya había  cambiado de tono, ahora buscaban a los homicidas del funcionario. Al lugar acudieron aproximadamente 50 efectivos del FAES, de Delincuencia Organizada, Equipo Táctico, entre otras direcciones quienes tomaron el bloque y buscaron a los supuestos atacantes, apartamento por apartamento.

Todos los apartamentos fueron allanados, desde la planta baja hasta el piso 10. Durante ese proceso se escuchaban varias detonaciones.

La primera víctima cayó a las 4:19 de la tarde, específicamente en un apartamento de la letra C del piso 10. El fallecido fue identificado como alias “El Luisito”.

Los demás fueron asesinados en el transcurso de la misma tarde en los pisos dos, siete y ocho. En el parte policial, no reseñan sus nombres, mucho menos explica si estaban solicitados por algún delito. Solo se refirieron a ellos como los integrantes de una banda delictiva dedicaba al hurto, robo y extorsión.

Reorganizaciones a medias

Vale destacar que como consecuencia de diversas operaciones de cuestionada legalidad realizadas por grupos tácticos de la Policía Nacional Bolivariana, se han realizado diversas reorganizaciones.

La primera dirección en ser desarticulada fue la Dirección Antiextorsión y Secuestro (DAES), tras supuestas irregularidades presentadas en un procedimiento donde fue asesinado el detective agregado del Cicpc Jefferson Daniel Bolívar Delgado (25), durante un presunto enfrentamiento ocurrido el año pasado en la urbanización UD2 de Caricuao.

Por ese mismo caso se dictaron cinco órdenes de captura contra un directivo y cuatro oficiales de ese organismo.

Semanas atrás la Dirección de Inteligencia Estratégica (DIE) también fue desarticulada por una presunta extorsión realizada por funcionarios de esa división contra ciudadanos de origen asiático.

Estas son sólo dos de las investigaciones que se le han abierto a las FAES por su forma de actuar en los operativos. En el Ministerio Público reposan  decenas de denuncias como  estas. Sin embargo, se desconoce el avance de las investigaciones.

#MonitorDeVíctimas | Una de las víctimas en Lomas de Urdaneta planeaba emigrar a Perú

Otra de las víctimas supuestamente salió a comprar pan y quedó en medio de la balacera

@franzambranor

FAMILIARES DE CUATRO DE LAS VÍCTIMAS de un operativo de la Fuerza Armada Especial de la Policía Nacional Bolivariana (Faes) que culminó con siete muertos en los bloques 11 y 12 de Lomas de Urdaneta en la parroquia Sucre denunciaron abuso de autoridad por parte del cuerpo de seguridad.

Allegados a Jhosmar Omariel Pineda Vargas de 19 años dijeron que este había salido a comprar pan y quedó en medio de una ráfaga de disparos en el supuesto enfrentamiento que se produjo este martes 22 en la tarde, ocurrido luego del asesinato del funcionario del Faes, Luis Manuel Rizzo González.

A juicio de un allegado, cuya identidad prefirió dejar en el anonimato, Pineda Vargas bajaba las escaleras del Bloque 11 cuando recibió dos impactos de bala en el pecho. Pineda Vargas era barrendero y deja huérfana a una bebé de tres meses.

Otros que cayeron en el Bloque 11 fueron los primos Istúriz: Jairo Gabriel Istúriz López de 28 años de edad y Aaron Wilkerman Istúriz Bracho de 26.

Jairo murió luego de recibir tres disparos. Era comerciante, tenía cuatro hijas y planeaba emigrar a Perú en el corto plazo.

Aaron, también de oficio comerciante y padre de dos menores de edad, fue asesinado dentro del apartamento de un vecino. Presentó dos impactos de bala en el rostro, según informó un familiar.

Jesús Enrique Matos Betancourt de 21 años fue asesinado por uniformados dentro de la vivienda de un amigo. A juicio de su madre Erika Betancourt tenía un solo disparo en la cara. Era oficial de seguridad, el mayor de cuatro hermanos y dejó a una bebé de un mes de nacida.

Betancourt también denunció que su hija de 16 años fue agredida por una efectiva del FAES mientras aguardaba por la entrega del cuerpo de Matos Betancourt en la morgue de Bello Monte.

De acuerdo a la versión policial, los asesinados pertenecían a una banda dedicada a la venta de estupefacientes, además de robo y hurto de vehículos. A los presuntos delincuentes se les incautaron armas cortas y largas.

#MonitordeVíctimas | Asesinan a mujer embarazada y a su pareja en Casalta II

La mujer tenía cinco meses de embarazo. Cortesía

@Daigalaviz

UNA MUJER CON CINCO MESES DE EMBARAZO y su pareja fueron asesinados con disparos en la cabeza en el sector Los Pinos de Casalta II, Propatria, en el municipio Libertador. Sujetos desconocidos ingresaron la noche del martes 24 de abril a la vivienda de las víctimas, con el supuesto objetivo de matar al presunto cabecilla de una banda delictiva que opera en el sector.

La mujer asesinada fue identificada como Elizabeth del Carmen Viloria de 32 años y tenía cinco meses de embarazo, mientras que el hombre muerto fue identificado como John Henry Romero Montilla, apodado “El John”, quien había tomado las riendas de la banda de “El Brayan” tras su muerte  el 30 de septiembre de 2017.

De acuerdo a información policial los presuntos asesinos de la pareja, serían integrantes de la misma banda de “El Brayant” que opera en ese sector del oeste caraqueño.

Las autoridades policiales presumen que el móvil del crimen fue la venganza y la toma del control de la organización criminal. Los hombres también estaban en búsqueda del segundo al mando de la banda, un hombre identificado como “El Drácula”, hermano de Elizabeth Viloria.

Se conoció que esta organización criminal extorsiona a los consejos comunales que funcionan en la zona, así como a comerciantes ytransportistas a quienes les piden una cantidad de dinero, bolsas de comida para mantenerse.

La banda estuvo dirigida hasta finales de septiembre del año pasado por Brayant Alberto Quintero, de 27 años, quien estaba solicitado por diversos delitos entre los que se incluyen varios homicidios. Quintero murió en un presunto enfrentamiento con funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc).

Según datos recabados por Monitor de Víctimas entre enero y marzo 2018, alrededor de 20 hombres y una mujer fueron asesinados por motivos de ajuste de cuentas o venganza en el Distrito Capital.

Asesinada por ser testigo

En horas de la mañana de este jueves 26 de abril, familiares de Elizabeth Viloria suministraron otra versión sobre los hechos que culminaron con la muerte de la embarazada. Indicaron que la mujer fue asesinada por haber sido testigo del crimen de John Romero.

“Ella estaba en la platabanda de su casa cuando lo mataron y vio a los asesinos a quienes identificó como “Chino” “Ñeco” y “Chichón”, todos integrantes de la banda del Brayan”.

Horas después del crimen, uno de los miembros de esa organización, llegó hasta la casa de Viloria, donde la mujer se encontraba en compañía de sus dos hijos, un sobrino todos menores de edad y de su mamá. El hombre le preguntó si había visto quién mató a John y ella respondió que si, dio dos de los apodos, quizá pensando el sujeto iría tras los asesinos, sin embargo lo que sucedió de inmediato sorprendió a todos: el hombre sacó un arma de fuego y le disparó en la cara a la mujer, el tiro le entró por el mentón. “La mató en seco”.

Familiares negaron que Viloria fuese pareja de la otra víctima del doble homicidio, John Henry Romero Montilla, dijeron que él tenía su pareja, “se llamaba Francis”.

“Ella estaba embarazada, no tenía cinco meses, tenía ocho meses”. El papá del bebé era, Brayan Alberto Quintero, “El Brayan”

Al parecer el motivo del asesinato de Romero Montilla sería la distribución de las cajas de alimentos que cobraban como consecuencia de la extorsión que ejercían contra los integrantes de los consejos comunales de Castalta II.