opositores archivos - Runrun

opositores

Los opositores del mundo versus la franquicia del mal

Los relatos del autoritarismo contemporáneo corren el riesgo de extraviarse. Son muchos, son particulares y, a la vez, iguales.

En Oslo Freedom Forum se reunieron líderes de la resistencia de países que corren el riesgo de ser condenados por mandatarios poco democráticos

El 17 de septiembre comienza la segunda edición de 2018 en Nueva York

 

@laurahcastillo

Oslo, Noruega

 

Aquí hay gente que tuvo mucho miedo y no se detuvo. Que fue amenazada, golpeada, imputada sin pruebas, encarcelada o denigrada públicamente por las fuerzas de seguridad de sus países. Este es el lugar de los opositores.

Varios -muchos- de los que están en las tarimas, en el público o en el coffee break comiendo manzanas y galletas, alguna vez fueron acosados y perseguidos, alejados de sus familias. Aplastados. Ahora, libres y marcados, viven para narrarlo.  

Ellos han sido invitados a la la décima edición del Oslo Freedom Forum para hablar de lo que hicieron y hacen a pesar del miedo. Para hablar de lo que no debe repetirse, pero se repite. Y, también, para comer manzanas y galletas en los coffee breaks.

Vienen de Azerbaiyán, Sudán del Sur, Nicaragua, Rusia, China, Cuba, Hungría, Irán, Filipinas, Ucrania, Yemen, Togo o Venezuela. Son cineastas, activistas políticos, líderes anticorrupción, ministros, exfuncionarios, líderes estudiantiles, comediantes o actores. También hay un hombre que fue un niño soldado que empieza su presentación con una pregunta inquietante, de la que no se puede escapar: “¿A quién pertenece tu mente?”.

El Oslo Freedom Forum es una red de activistas por los Derechos Humanos creada en 2009 que cada año reúne a líderes o personas influyentes con trayectoria en la defensa de la democracia y la libertad.

Thor Halvorssen, venezolano y presidente de la Human Right Foundation, es uno de los voceros del Foro. Camina mucho y muy rápido por el centro de Oslo, donde hay alrededor de 1.000 personas que asisten al Foro y van de una locación a otra sin que se altere la cotidianidad del comienzo del verano escandinavo.

“Existen tres tipos de gobiernos en el mundo: los democráticos, en los que el gobierno tiene límites a su poder; las dictaduras completas y el autoritarismo competitivo.  En las dictaduras completas no existe la libertad ni las elecciones verdaderas, como en Cuba, Rusia, Corea del Norte y, recientemente, Venezuela; en el autoritarismo competitivo sí hay elecciones, pero la libertad es una fachada. Venezuela pasó a ser un autoritarismo competitivo en 2004 y 2005 y, después, pasó a ser una dictadura. Es un proceso paulatino que requiere asfixiar a la sociedad civil, a los medios, a las industrias y a cualquiera que pueda financiar a la oposición”, dice Halvorssen.

De las presentaciones del Oslo Freedom Forum quedan varias  ideas enmarcadas: las democracias son frágiles, no se dan por sentado, vienen sin garantía y requieren mantenimiento. También que los autoritarismos funcionan como una franquicia fácilmente replicable: al igual que en un diplomado del mal, los gobernantes y sus aliados siguen patrones similares en Hungría y en Venezuela; en Rusia y en Nicaragua. Las coincidencias entre las narraciones de los panelistas van generando un ambiente angustioso, casi irrespirable, a pesar del buen sol noruego. La fórmula, con variaciones locales, parece funcionar sin pausa.

“El Foro se fundó con la idea de que todos los seres humanos tienen un derecho natural a vivir libres de la opresión política. Pero ese derecho no se defiende a sí mismo. El Oslo Freedom Forum ofrece un espacio para que los defensores aprendan métodos para amplificar la disidencia, usando tecnología de punta para desafiar a los tiranos e impulsar la reforma”. Así explican en la web oslofreedomforum.com una de las misiones del evento que tendrá su segunda emisión del año a partir del 17 de septiembre en Nueva York y luego, el 10 de noviembre se realizará en Taipei (Taiwán), y el año que viene en Johannesburg.

“Más de la mitad de la población del mundo no vive en democracias. Y muchos de los que viven en democracia no se dan cuenta de que la libertad y los principios liberales no son aire, por ellos se lucha y, cuando se consiguen, hay que protegerlos con una vigilancia eterna, que necesariamente depende de que la sociedad civil se asegure de que el Estado tenga separación de poderes y libertad de expresión. Esto último es quizá lo más importante.

Mucha gente dice que en Venezuela hay medios de comunicación, pero la libertad de expresión no es que una persona la tenga, sino que no haya ninguna a la que se la estén quitando”, precisa Halvorssen.

 

[iconbox title=”“Aquí está Ledezma”” title_align=”left” content_align=”left” layout=”boxed” bg=”#ffffff” border=”#2506ad” title_color=”#2506ad” content_color=”#000000″ align=”center” type=”vector” icon=”undefined” icon_align_to=”box” size=”32″ ]Resultó el más aplaudido del día. El video de “¡Se están llevando a Ledezma!” que en Venezuela convirtieron en meme, en Oslo fue la apertura de la exposición del excalcalde Metropolitano y preso político -aunque escapado- Antonio Ledezma. Al terminar la proyección -un relato bien narrado sobre su situación y la del país- Ledezma salió a la tarima con estudiada postura: “¡Aquí está Ledezma!”, dijo, y el público reaccionó con aplausos. Ledezma, como quien viene del futuro, dejó una advertencia: las dictaduras contemporáneas no destruyen las instituciones de entrada. Al contrario, se aprovechan de los canales democráticos para penetrarlos y debilitarlos desde adentro. Fuera del teatro, en las cenas o en el lobby del hotel, Ledezma es un hombre silencioso, distinto al político de tiempos más adecos. Dos cubanos se acercan a decirle que el día que se escapó de la cárcel ellos celebraron en sus casas de La Habana. Pero para el político venezolano -siempre acompañado de su esposa Mitzy- no parece haber motivo de orgullo: los mira y ensaya algo que no merece ser llamado una sonrisa. Al grupo se suma Edipcia Dubón, Coordinadora del Diálogo de Mujeres por la Democracia de Nicaragua. Mientras está aquí, las protestas en su país van dejando decenas de muertos. “Cada noche me acuesto esperando el mensaje de a quién mataron o encarcelaron”, dice. Venezolanos y cubanos saben de lo que habla. [/iconbox]

 

[iconbox title=”El Chigüire interrupted” title_align=”left” content_align=”left” layout=”boxed” bg=”#ffffff” border=”#2506ad” title_color=”#2506ad” content_color=”#000000″ align=”center” type=”vector” icon=”undefined” icon_align_to=”box” size=”32″ ]En el hall de un centro de convenciones de varios pisos y diseño industrial están las exposiciones de El Chigüire Bipolar medio venezolano ganador del premio Václav Havel a la disidencia política otorgado en el Oslo Freedom Forum 2017- y de Xabier “Bonil” Bonilla, ilustrador ecuatoriano. A Juan Andrés Ravell, uno de los fundadores de El Chigüire, Nicolás Maduro lo ha acusado varias veces de ser “quien tiene las llaves de Twitter en Venezuela” y de formar parte de una “conspiración mayamera”. A Bonil el expresidente Rafael Correa lo llamó “sicario de tinta y enfermo” después de la publicación de una caricatura en El Universo. Ambos stand se encuentran uno frente al otro. Ambos reciben visitantes de buena parte del mundo para conocer sus casos. Bonil muestra enormes caricaturas de Nicolás Maduro y Diosdado Cabello, a quien no es usual ver ilustrado. El Chigüire muestra un video llamado Democracy, interrupted, hecho especialmente para el Foro. Dos historias de la libertad de prensa atacada por el poder se narran en Oslo. [/iconbox]

 

[iconbox title=”Gerardo is using Whatsapp” title_align=”left” content_align=”left” layout=”boxed” bg=”#ffffff” border=”#2506ad” title_color=”#2506ad” content_color=”#000000″ align=”center” type=”vector” icon=”undefined” icon_align_to=”box” size=”32″ ]Gerardo Páez está aprendiendo a usar Whatsapp. Aún no sabe cómo hacer grupos ni mandar mensajes a todos sus contactos, pero lo está aprendiendo en la terraza del Grand Hotel de Oslo gracias a las clases improvisadas de un reportero venezolano. Es el networking de la resistencia. Gerardo hace periodismo y vive en Cuba. Él y otro compañero pudieron salir de La Habana al Foro, mientras otros dos opositores fueron detenidos por el gobierno cubano. De Oslo le asombra todo. “En Oslo conocí personas de varias regiones con experiencias de lucha diversas, historias realmente conmovedoras que me permitieron ampliar mi horizonte político y que me transmitieron mucha fuerza y esperanza ya que, según mi impresión, muchos de ellos, han sufrido más que nosotros los cubanos y sin embargo continúan luchando”, dice Gerardo, vía Whatsapp, desde Cuba. Gerardo edita el boletín La Nueva República, órgano informativo del Partido Cuba Independiente y Democrática. El partido opositor a la dictadura de los hermanos Castro fue fundado en Venezuela en 1980 y comenzó a trabajar en la isla en 2012. Ese mismo año se fundó el boletín que distribuyen con precaución. “Tenemos casas de impresión donde sacamos dos tiradas semanales. La distribución se realiza a lectores fijos mayormente pero también se reparte a lectores ocasionales en lugares públicos, aunque esta estrategia suele ser más riesgosa por ser más confrontacional”, explica Gerardo. Aunque trabajaba con “relativa tranquilidad”, después de que fue al Foro ha sido detenido arbitrariamente dos veces: “La última el mes pasado cuando permanecí encerrado en un calabozo por 24 horas solo para evitar que me desplazara hacia la provincia de Matanza donde debía fundar una nueva delegación de mi partido”, dice. Gerardo confía en que la apertura del wifi en Cuba, aunque sea un servicio caro, favorezca su trabajo de informar: “Gracias a la wifi hemos creado algunos grupos de trabajo utilizando otras vías, como el Whatsapp, que consideramos una herramienta mucho más segura. Para nosotros es una herramienta muy útil que antes no teníamos y para el régimen es un mal necesario que terminará pasándole factura”. [/iconbox]
Mar 20, 2018 | Actualizado hace 2 años
Superar diferencias por el cambio, por Roberto Patiño

 

Alba Páez me dice que era chavista hasta la médula. Ella, que vive en el sector Monserrat de Carapita, trabajaba para el Ministerio de Educación y no se perdía una sola marcha oficialista. Pero entre 2016 y 2017 empezó a sentir una sensación de traición, de desencanto: la crisis del país se manifestó en la alimentación dentro de los hogares y Alba pensó que eso no estaba bien.

“Llego a Caracas Mi Convive porque los niños del preescolar en el que ahora estoy trabajando se acercaban a la fundación para comer algo, y eso a mí me causó mucho impacto. Me acerqué a ellos y ahora soy líder comunitario aquí en Carapita”, recuerda Alba mientras conversa conmigo.

Aunque el preescolar al que hace mención pertenece al gobierno, ella ahora realiza una incansable labor dentro de su comunidad para hacer llegar el mensaje de solidaridad y empoderamiento. Con Caracas Mi Convive trabaja en beneficio de los niños, como una forma de hacer frente a la terrible crisis que padecemos y que día tras día se cobra la vida de decenas de venezolanos.

“Toda mi familia era chavista y al principio fue un poco radical, pero después fue viendo el trabajo social que hacíamos nosotros y se fueron sumando. Al principio hubo roces, pero ya no: estamos trabajando bien, ya vamos para dos años en esto”, me cuenta Alba, quien aprovecha para poner de ejemplo el caso de su madre: “Ella se vestía totalmente de rojo. Y ahora es ella la que está encargada del comedor de Alimenta la Solidaridad”.

La situación actual del país nos afecta a todos. Por eso, todos debemos sumar fuerzas desde los diferentes sectores, y para esto es necesario superar diferencias, desechar ideas preconcebidas, devolver la confianza a las personas y reconocer problemas y necesidades comunes, trascendiendo el temor al fracaso o a ser avasallados por la violencia opresiva del régimen.

En ese sentido, Alba opina que quienes viven en los sectores populares son los más perjudicados, pues a estas personas el gobierno las “trata de forma déspota: las maltrata”.

Una prueba de ello son las cajas del CLAP, la cual le quitaron a Alba debido al trabajo social que realiza. Los CLAP son un sistema de control y manipulación especialmente usado por el régimen para afianzar la base chavista. No busca ni siquiera conquistar nuevos adeptos, sino simplemente no perder los que ya tiene, los cuales, según encuestas, representan alrededor de un 25% de la población: cifra que se corresponde con lo que percibo al adentrarme en las comunidades. De hecho, como ejemplifica el caso de Alba, lejos de funcionar, la relación clientelar, de control y dependencia a cambio de un mínimo beneficio social, está llevando a muchos venezolanos a la oposición hacia el régimen y al mismo chavismo con el que se sintieron representados e identificados.

Indistintamente de las ideologías, todos queremos recuperar las condiciones de bienestar y futuro para nuestras vidas, por lo que todos estamos llamados a organizarnos para hacerle frente al modelo destructor del régimen y manifestar nuestro rechazo.

Para eso es necesario que se produzca un encuentro efectivo de los diversos sectores del país. Esto ya está ocurriendo con la conformación del Frente Amplio, unitario y nacional, el cual también debe contar con la participación del chavismo desencantado, dentro y fuera del gobierno, a través de una dirigencia que transcienda las estructuras partidistas y sume representantes de organizaciones y gremios, así como de sectores populares –muchos de los cuales alguna vez se identificaron con el color rojo– y de la clase media. Todos trabajando juntos por un mismo objetivo: superar la crisis fomentada régimen y restituir la democracia.

 

@RobertoPatino

Coordinador de Movimiento Mi convive

Miembro de Primero Justicia

robertopatino.com

ONU expresó su preocupación por juicios a opositores en Venezuela

onu5-1

 

La Organización de las Naciones Unidad (ONU), expresó este miércoles su preocupación por el juicio que ha iniciado la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), contra líderes opositores por “traición a la patria”, y prometió seguir de cerca esos casos.

“Estamos muy preocupados”, aseguró el alto comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Ra’ad Al Hussein, quien afirmó que cualquier medida debe “respetar escrupulosamente y ser conforme a los estándares de los derechos humanos”.

“Seguiremos esta situación de una manera extremadamente cuidadosa”, dijo Zeid, en una conferencia de prensa, en la que se presentó un informe sobre las violaciones de los derechos y las libertades en Venezuela desde que empezaron las protestas antigubernamentales en abril pasado.

Asimismo, opinó este miércoles que las recientes decisiones del oficialismo en Venezuela, donde se acaba de anunciar un juicio por traición contra líderes opositores, están acabando con lo poco de democracia que queda en este país.

“Con el paso del tiempo, hemos visto la erosión de la democracia en Venezuela y lo que está ocurriendo aumenta la impresión de que se está exprimiendo lo que queda de vida democrática La democracia está apenas viva, si es que sigue viva, así lo plantearía yo”, agregó el alto responsable de la ONU en una rueda de prensa, reseñó Efe.

Reconoció que se teme que la situación se pueda agravar todavía más en Venezuela, donde las autoridades reconocen 124 muertos en relación con las protestas, aunque las ONG dan cuenta de 157 fallecidos.

Zeid presentó un informe sobre las violaciones de los derechos humanos en Venezuela desde que empezaron las protestas antigubernamentales, señalando que “las autoridades siguen una clara política de responder a las manifestaciones a costa de los derechos y de las libertades de los venezolanos”.

Jun 22, 2017 | Actualizado hace 2 años
El gobierno de transición, por Luis Ugalde

Transición

 

Todo gobierno medianamente democrático si llega a una deslegitimación y fracaso parecidos a los de Maduro, renuncia y convoca a elecciones. La Constitución venezolana para situaciones similares prevé el referendo para revocar al presidente antes de su término. Maduro tramposamente lo impidió; luego anuló la Asamblea Nacional y aplazó las elecciones regionales; ahora pretende eliminar la Constitución con una “constituyente” no convocada por el único que lo puede hacer, el pueblo. Es una locura pensar que la actual desesperación deba y pueda prolongarse hasta fines de 2018. El creciente sufrimiento de la gente pide a gritos cambio ya: cambio de presidente y de régimen, con decisiones inmediatas para no seguir muriendo en la calle con la brutal represión o por hambre y falta de medicinas, a causa de la corrupción e ineptitud gubernamentales. El Ejecutivo se ha convertido en verdugo del pueblo y se ha vuelto tiránico. Cambio ya para rescatar la Constitución y emprender de inmediato el camino de la reconstrucción, evitando más muertes y miseria. Para salir de este régimen sin esperanza hace falta cuanto antes un gobierno nacional de transición que tome de modo excepcional medidas de emergencia y convoque elecciones democráticas, previo saneamiento con remoción de los ilegales magistrados del TSJ y de los miembros serviles del CNE.

Urge hablar públicamente para madurar un gobierno de transición saliendo del actual Ejecutivo deslegitimado. Sería un grave error pensar en elecciones inmediatas. Antes necesitamos atender con apoyo internacional la creciente emergencia humanitaria propia de una posguerra, liberar a todos los presos políticos, abrir el regreso de los exiliados, convocar a los empresarios a la activación de la emergencia productiva y atraer a los inversionistas con un nuevo espíritu democrático, libre iniciativa y garantías jurídicas. Urgen el refinanciamiento de la deuda y multimillonarios préstamos económicos para insumos productivos y para necesidades vitales de consumo. Nada de esto podría conseguir una nueva dictadura militar y tampoco un frágil ganador de elecciones partidistas con todos los demás (chavistas o no) en la oposición. Es necesario un gobierno de transición con metas claras y tareas concretas, con amplio apoyo nacional por encima de parcelas partidistas. Un gobierno que incluya a opositores y chavistas, unidos en un esfuerzo de salvación nacional. Tal vez hace un año el gobierno de Maduro hubiera podido abrir este camino, pero ahora es imposible.

El gobierno de transición debe fijar fecha de elecciones libres antes de un año, con condiciones democráticas y transparencia. Mientras ese gobierno responde a la población con medidas urgentes, a los diversos grupos políticos y sociales les corresponde llegar antes de las elecciones a una especie de pacto de gobernabilidad, con el compromiso de reconocer y apoyar a quien gane la Presidencia. Pacto con un programa básico de salvación nacional y de reconstrucción, de no menos de diez años, apoyado por gobernantes y opositores democráticos. Todo ello imposible sin un gran apoyo internacional político, económico y humanitario.

Entramos derrotados a la modernidad del siglo XXI y a la superación de la pobreza. Ahora tenemos que subir una escarpada alta montaña de reconstrucción y no pensar ilusamente que con salir de este gobierno la tarea está hecha. Pero antes de empezar la subida enfrentamos un bloqueo dictatorial que impide avanzar. Quitar ese obstáculo es condición indispensable para seguir, pero, por terquedad de un régimen corrupto y sin esperanza, se nos van en ello vidas, tiempo y energía, cuando urge desarrollar negociaciones e imaginación constructiva. La atención debe centrarse en la difícil subida de mañana y los requisitos para coronarla con éxito. Sin dejar la actual protesta de calle (acción decisiva para desbloquear los caminos constitucionales) debemos simultáneamente empezar a formar un gobierno de transición con hombres y mujeres de diversa procedencia pero unidos con claridad programática y decididos a no prolongarse en el poder más allá de los meses de transición emergente. Un gobierno de transición, con todas las de la ley, con una Fuerza Armada decididamente democrática y defensora de la Constitución. Basarnos en la Constitución y en lo que nos queda de instituciones legítimas; en primer lugar, la Asamblea Nacional en alianza con el pueblo sufriente alzado y con la fiscal convertida en defensora de la democracia y unidos en el rescate del CNE y TSJ. La Fuerza Armada está obligada e invitada a asumir su responsabilidad constitucional y democrática en la difícil reconstrucción del país, con lo que recuperará los perdidos reconocimiento y afecto del pueblo.

La alegría de Venezuela será inmensa cuando veamos aparecer un gobierno de transición realmente plural, de gente honrada e inteligente unida en un programa político de interés superior: la salvación del país. Cuanto más se haga esperar, más grave y dolorosa se volverá la actual agonía.

Maduro usted, al cerrar los caminos de cambio, se convirtió en el eje de un régimen que tortura a Venezuela y ahora quiere perpetuarlo con el fraude de la asamblea constituyente. Renuncie y quite el bloqueo que impide el inicio del ascenso a la montaña de la reconstrucción democrática con rescate de la esperanza y de la unidad nacional.

El Nacional 

Julio Borges:

JBorges-

 

El jefe del Parlamento venezolano, el opositor Julio Borges, dijo que es “público y notorio” que el Gobierno de Nicolás Maduro “le da protección” a “grupos terroristas” y aseguró que más de la mitad del grupo guerrillero colombiano Ejército de Liberación Nacional (ELN) se encuentra en Venezuela.

“Si ustedes quieren tener algo claro, es público y notorio que más de la mitad de lo que queda del ELN está en Venezuela, es público y notorio que el Gobierno de Maduro le da protección a esos grupos terroristas”, dijo Borges en rueda de prensa.Comentó que aunque el ELN haya negado su participación en el atentado ocurrido ayer en Bogotá “se trata de grupos que están actuando” y “tienen protección en Venezuela”.

“De manera que no lo veamos como algo aislado, todo lo contrario”, agregó.

En este sentido hizo un llamado “tanto a la Fuerza Armada venezolana como al Gobierno de Nicolás Maduro” a los que reiteró: “Ustedes saben que buena parte de los grupos relacionados con el ELN están en Venezuela y ese atentado de ayer sin lugar a dudas, y lo digo con toda responsabilidad, tienen conexión con estos grupos que no son otra cosa que grupos terroristas”.
El ELN, la segunda guerrilla en importancia en Colombia, consideró ayer que el Estado debe investigar “a fondo” para identificar a los culpables del “execrable” atentado en un centro comercial en Bogotá, que dejó al menos tres muertos.
GNB lanza lacrimógenas para evitar concentración opositora en Altamira

plazaAltamira

 

Funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) y la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) lanzan bombas lacrimógenas en la plaza Francia de Altamira.

Los funcionaios tomaron y rondan en las adyacencias de la plaza y el distribuidor de Altamira, con el fin de evitar la concentración de manifestantes opositores este miércoles.

“PNB toma adyacencias de plaza Altamira, revisan, lanza lacrimógenas y perdigones a personas en el lugar”, denunció Jorge Millán, diputado a la Asamblea Nacional por la Mesa de la Unidad Democrática (MUD).

Millán destacó que los ciudadanos en la plaza comenzaban a congregarse de forma pacífica. La MUD convocó este miércoles un Plantón Nacional para protestar contra la dictadura en todo el país.

 

 

 

 

 

 

GNB reprimió a manifestantes en Altamira, CCCT, La Candelaria y San Antonio de Los Altos

PNBreprime1

 

Para el día de hoy estaba previsto que se realizará El Gran Plantón en contra de la Constituyente, sin embargo, efectivos de la Policía Nacional Bolivariana impidieron que los ciudadanos realizarán esta actividad reprimiendo fuertemente con bombas lacrimógenas.

Desde varios lugares de Caracas reportaron la situación. En la Avenida Luis Roche de Altamira, la GNB reprimió con bombas y detuvo a tres personas.

Carlos Paparoni, diputado a la Asamblea Nacional, exhortó a los presentes a permanecer en el lugar pese a la represión. “No pueden detener a un pueblo que decidió cambiar”, dijo.

 

 

En el CCCT la GNB rompió portón y disparó a manifestantes

Carlos Paparoni, diputado a la Asamblea Nacional denunció que funcionarios de la GNB reventaron un portón que da acceso al centro comercial Ciudad Tamanaco y dispararon de forma “lineal” en contra de las personas que allí se encontraban. Paparoni denunció, a través de su cuenta de Twitter, que la GNB hirió y robó a varios manifestante:  

 

En Los Salias también reprimieron

En San Antonio de Los Altos no fue distinto. La GNB también reprimió y dispersó a los manifestantes con lacrimógenas.

El periodista Daniel Murolo reportó a través de Twitter que la manifestación en el municipio Los Salias culminó con un herido por impacto de bomba y un detenido.

 


 

Opositores protestan en contra de Maduro en El Guarataro

no+dictadura

 

Este domingo un grupo de personas de la oposición salió a las calles a protestar en contra del presidente Nicolás Maduro y la Asamblea Nacional Constituyente que convocó, pues ha sido calificada de “fraudulenta” por sectores políticos y expertos en derecho.

La manifestación estuvo acompañada por Tomás Guanipa, diputado al Parlamento por el partido Primero Justicia. “Hoy desde el corazón de los sectores populares de Caracas, en El Guarataro, le decimos a Nicolás Maduro que no nos calamos su Constituyente”, expresó el dirigente político.

En la manifestación las personas llevaron pancartas de nombres de víctimas de la violencia. Asimismo denunciaron que el alcalde Jorge Rodríguez no ordena que se recoja la basura del sector.

La gente exigió elecciones inmediatas con una pancarta gigante.