oposición venezolana archivos - Runrun

oposición venezolana

El Kremlin pide a la oposición venezolana ser flexible con Maduro

EL KREMLIN RUSO PIDIÓ A LA oposición venezolana ser más flexible con el gobernante Nicolás Maduro, con el objetivo de resolver a través del diálogo, la crisis que sufre Venezuela en la actualidad.

“El presidente de Venezuela ha hablado en más de una ocasión acerca de la posibilidad y la necesidad de tal diálogo, demostrando la flexibilidad de las autoridades venezolanas”, dijo el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.

Asimismo, el funcionario manifestó que ahora hace falta es que la oposición “corresponda” al llamamiento de Maduro y acceda a dialogar con una mayor flexibilidad.

“Sin embargo, lo más importante es que todos los problemas de Venezuela deben ser resueltos por los propios venezolanos sin ninguna injerencia desde el exterior”, dijo Peskov, citado por la agencia Interfax.

También puede leer: EEUU prohíbe la entrada al país a funcionarios venezolanos e iraníes

Por su parte, el presidente de Rusia, Vladímir Putin, reiteró que su país respalda los intentos emprendidos por el régimen de Nicolás Maduro para conversar con las fuerzas de la oposición.

*Con información de EFE

The Washington Post: Maduro ofreció elecciones durante negociaciones en Oslo

ELECCIONES PRESIDENCIALES EN VENEZUELA CON NICOLÁS MADURO en el poder a cambio del levantamiento de las sanciones. Esa fue la oferta que, según el diario estadounidense The Washington Post, pusieron sobre la mesa los chavistas durante la ronda de negociaciones con la oposición venezolana que se llevó a cabo en mayo pasado.

El medio norteamericano señala que tales comicios podrían llevarse a cabo entre 9 meses y un año. Sin embargo, Estados Unidos insistió en que las medidas de Washington contra los funcionarios gubernamentales venezolanos no se eliminarían hasta tanto Maduro dejara el poder.

“El escepticismo sigue siendo alto entre los líderes de la oposición y los funcionarios de EE UU. Algunos de ellos dicen que Maduro simplemente está estancado, colgando cebos para tratar de evitar un mayor aislamiento internacional. Pero la oferta, reiterada por el gobierno en la ronda de conversaciones más reciente de este mes, sin embargo ha aumentado las esperanzas de un avance en las próximas semanas, según cuatro personas familiarizadas con las negociaciones que ofrecieron detalles previamente no informados sobre las conversaciones secretas”, apunta The Washington Post.

El periódico destaca que mientras la oposición presiona para que las elecciones se lleven a cabo con “las estrictas condiciones necesarias” de unos comicios libres, ofrece su disposición para dar medidas de amnistía sólidas y protección contra el enjuiciamiento para funcionarios gubernamentales y militares.

“En un intento por endulzar su posible partida, Washington, a través de intermediarios, ha intentado ofrecer a Maduro garantías de seguridad si acepta un nuevo voto y se exilia, según dos personas familiarizadas con las ofertas”, añade el diario.

Más información en The Washington Post.

Voto de confianza, por Antonio José Monagas

LA CONFIANZA ES EL ÁMBITO IMPERCEPTIBLE sobre el cual fragua toda posibilidad de logro al momento de blandirse en medio del azaroso juego que sostiene con la incertidumbre. Por eso la confianza, se comprende desde la perspectiva que mejor resulte frente a todo valor que exalte la capacidad del hombre para adelantarse con la mayor seguridad a todo acontecimiento que pueda desafiarlo o conminarlo. 

Aunque definir tan preciada condición, no es fácil pues su concepción y comprensión están sujetos al enfoque que sobre el instante o la perpetuidad, puede detentarse. Es así que en palabras genéricas, la confianza podría entenderse como la convicción necesaria sobre la cual es posible impulsarse a fin de saltar las brechas que pululan a ras de cualquier sendero o camino de la vida. 

Sin embargo, operar al lado de la confianza en el regazo que alberga la política, es aún más engorroso. Pero no tanto por lo que concierne al mundo de la política el hecho de inmiscuirse entre prácticas sociales, económicas y, por supuesto, políticas, que al fin de todo se prestan para ganar el espacio necesario que mejor resulte. Siempre, a los fines de sumar los réditos que le infunden consistencia a la causa política en articulación y movimiento.

El problema persiste toda vez que la dinámica política busca comprometer actitudes,  recursos e ideas que aseguren la estabilidad de la propuesta política en ciernes. Sobre todo, cuando se halla motivada por problemas incitados a consecuencia de la pérdida de confianza que ha allanado instituciones y organizaciones de todo género. Especialmente, aquellas dominadas por intereses políticos. Más aún, por conveniencias político-partidistas devenidas en procesos de gobierno.

La afanosa actualidad, da cuenta de cuánta desconfianza ha irrumpido el discurrir de la política. Es el caso del caos que, infortunadamente, abate a la oposición venezolana como resultado de la absurda rivalidad que últimamente ha inundado las redes sociales en pos del liderazgo que -en apremio- debe abanderar la reconquista de la democracia en el país.

Por consiguiente, resulta improbable ocultar la brutalidad con la que, escribientes mediáticos, apoyándose en el furor de la Internet, tratan a Juan Guaidó, presidente interino de Venezuela. A desdén de las incorrecciones que haya podido cometer en medio del zarandeo que caracteriza el manejo de la política venezolana, la pugna que se ha desplegado en su contra, es profusamente indecente. 

A decir de Rafael Poleo, le han endosado acusaciones “como si fuera el jefe enemigo”. Y no, como quien ha dado la cara por tantos millones de venezolanos convencidos en recuperar la democracia extraviada. 

Así que ante tan gruesas inculpaciones, vale considerar no sólo el talante y talento de Guaidó en su condición de luchador de primera plana. Asimismo, la inquina de quienes sin mayores razones y exentos de la fuerza que ha motivado que más de sesenta países apoyen su estrategia aducida, se hayan convertido  en groseros verdugos sin capucha. Más, cuando lo acosan y apesadumbran políticamente sin entender que el ejercicio de la política es una labor multifactorial. O sea, de temeridad, imagen, postura, arrojo, capacidad de gerente político y planificador de situaciones. 

Carlos Matus habría dicho: “un hombre obsesionado por crear métodos y técnicas al servicio de los hechos (…) consciente de que su práctica de producción social habrá de darse en un mundo de múltiples recursos escasos, tanto como de múltiples criterios de eficacia”.

A decir de la crisis que padece Venezuela a consecuencia de la ofuscación del régimen usurpador por enquistarse impúdicamente en el poder, luce inminente actuar con base en la confianza. Particularmente en la confianza, visto el compromiso que representa Juan Guaidó. Pero entendiéndose dicha confianza, como la cualidad humana que permitiría al venezolano que actúa con libertad de conciencia, encauzar la necesidad de rescatar al país que por ahora se encuentra perdido entre la oscuridad de una gestión de gobierno roñosa. Además, realizada con la saña de quien busca en la envidia y el egoísmo, la ruta para usufructuarse del desorden de sus acciones. 

Por eso, bien merece girar en torno a la figura política de Juna Guiadó un necesario e inminente voto de confianza.

Juan Guaidó entra al país por el Aeropuerto Internacional de Maiquetía y llama a movilización

 

 

 

EL PRESIDENTE ENCARGADO DE VENEZUELA, Juan Guaidó, regresó este lunes al país a través del Aeropuerto Internacional de Maiquetía ‘Simón Bolívar’ después de una gira internacional de poco más de una semana.

Aproximadamente a las 12:20 p.m., Guaidó apareció en la salida de los vuelos comerciales internacionales del aeropuerto. Lo esperaban parte del cuerpo diplomáticode la Unión Europea acreditado en el país, los embajadores de Francia, Rumania, España, Alemania y Países Bajos.

En su cuenta de Twitter, explicó que pasó migración “sin problema” y que había logrado entrar al país “como ciudadanos libres”.

A petición de Guaidó, la oposición venezolana se concentró en Distrito Capital y 21 estados del país en apoyo a su regreso. A través de sus redes sociales difunció los puntos de concentración. En el caso de Caracas, sus seguidores lo están esperando en Las Mercedes a desde las 11:00 a.m.

Después de su llegada, el líder opositor detalló que primero iría a Catia La Mar, en el Edo. Vargas, y luego se dirigiría a la concentración en la capital.

Aproximadamente a la 1:20 p.m. Guaidó ya se encontraba en la tarima de la Plaza Alfredo Sadel. “Logramos seguir buscando ayuda para nuestra gente, a pesar de que el usurpador bloquea los pasos. Pero no podrá detener a este bravo pueblo que sigue en las calles (…) Mi reconocimiento a todos los diputados que se trasladaron valientemente a cada rincón de Venezuela (…) ¿Hay miedo? ¡No! Nos amenazaron con cárcel, con muerte. Pero no va a ser a través de la persecución y la amenaza que nos van a detener. Estamos más unidos y fuertes que nunca”, afirmó.

Agradeció el apoyo de los mandatarios latinoamericanos que lo recibieron y de los representantes de Unión Europea que lo acompañaron desde el aeropuerto.

Envió un nuevo mensaje a la Fuerza Armanda: “Estoy aquí. Es evidente que después de las amenazas alguien no cumplió, muchos no cumplieron, lo dijimos el 5 de enero, la cadena de mando está rota (…) Ayer ni siquiera los quisieron recibir en Rusia. En cambio, nosotros hicimos una exitosa gira por el sur. El mundo está unido respaldando esta lucha libertaria de Venezuela (…)”, indicó.

Reconoció que la entreda de la ayuda humanitaria el pasado 23 de febrero no fue un éxito. Sin embargo, aseguró que oficialismo había tenido que usar “su última línea de defansa”: los grupos civiles armados, colectivos. Es por ellos, pidió a los militares: “Fuerzas Armadas les decimos que no es suficiente jugar a brazos caídos. Deben detener a los colectivos armados que actuaron el 23 de febrerp. Ser cómplices por omisión, también es delito (…) FAN, el presidente (E) de la República les da una orden (…)”.

Aseguró que hay dos elementos fundamentales para sellar la transición: la unión de todos los sectores y el segundo es mantenernos movilizados en las calles.

Con respecto a los siguientes pasos, convocó a sindicatos y empleados públicos para mañana 5 de marzo, cuando dará un anunció importante. Además, llamó a una gran movilización para el próximo sábado, 9 de marzo, en toda Venezuela.

Desde temprano, Guaidó había estado informando sobre su regreso. A las 10:16 a.m. el líder opositor tuiteó que: “voy camino a casa. Regreso a seguir trabajando por nuestra ruta y a fortalecer la presión interna que nos permita liberar a nuestro país”.

En un audio que acompañaba el mensaje, Guaidó aseguró no se le había encomendado “una tarea más bonita” que volver para que los venezolanos en el exterior puedan volver y ratificó que tiene el apoyo internacional para “restitución de la democracia” del país. “Quien usurpa Miraflores va pretender como nunca reprimirnos y desunirnos”, afirmó Guaidó.

 

Guaidó comenzó su gira internacional en Colombia el pasado viernes 22 de febrero, cuando apareció en la tarima del concierto Venezuela Aid Live en la fronteriza ciudad de Cúcuta. También visitó Brasil, Paraguay, Argentina y Ecuador.

La Fiscalía y el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), ambos controlados por el oficialismo, le dictaron prohibición de salida del país a finales del mes de enero y ya Nicolás Maduro ha advertido que tendrá que enfrentarse a la justicia.

Los puntos que llevaría el oficialismo a un eventual “diálogo”

 

 

EN UNA ENTREVISTA A LA AGENCIA RUSA SPUTNIK NÓVOSTI, el vicepresidente para la Comunicación, Cultura y Turismo, Jorge Rodríguez, dijo que el gobierno tiene cinco puntos para llevar a una eventual mesa de diálogo con la oposición.

Estos son: respeto a la soberanía, a la paz, levantamiento de las sanciones contra Venezuela, un mecanismo que permita dirimir las diferencias políticas entre gobierno y oposición, y la no injerencia de otras naciones en los asuntos internos del país.

“Nosotros veremos qué trae la oposición en su propuesta”, expresó Rodríguez, al ser consultado sobre una posible mesa de diálogo.

Sobre el planteamiento de una posible convocatoria a elecciones como propone el Grupo de Contacto convocado por la Unión Europea, Rodríguez resaltó que las elecciones presidenciales que se realizaron el 20 de mayo de 2018, y en donde Nicolás Maduro resultó reelecto con 67.84 % de los votos, cumplieron con estándares internacionales.

“Ya las elecciones presidenciales se realizaron, no solo con estándares internacionales, sino con el sistema electoral venezolano, que es el más blindado del mundo entero, más fiable que el sistema electoral de Estados Unidos, de España, y sin duda que el de Colombia”, agregó.

 

 

Por ahora los objetivos no fueron logrados … por Carlos Blanco

 

UN CAPITAL POLÍTICO FUNDAMENTAL QUE TIENEN LAS FUERZAS DEMOCRÁTICAS ES LA FIGURA DE JUAN GUAIDÓ. Colocado en una encrucijada de la historia, cuando tantas voces vacilaban en su juramentación, echó hacia adelante y se consagró súbitamente como el eje de una nueva ofensiva contra el régimen de Maduro; tanto, que decenas de países lo reconocen como jefe de Estado. Su popularidad ha volado hasta niveles inimaginables. Sin embargo, hay que saber que esa resonancia no emana de un espectacular trabajo político y obra realizada, sino de su buen sentido estratégico y de la esperanza exasperada del pueblo venezolano; subió como la espuma y como suele ocurrir en liderazgos súbitos, como la espuma puede bajar. Por esta razón, a Guaidó hay que preservarlo física y políticamente; preservarlo del sectarismo al cual lo confinan algunos asesores, preservarlo del desgaste y, desde luego, preservarlo de la saña criminal del régimen.

El 23 de febrero se plantearon dos objetivos centrales: la fractura del Alto Mando Militar y la entrada “sí o sí” de la ayuda humanitaria. Ninguno de esos objetivos fue alcanzado y no se pueden edulcorar los resultados. Una porción fundamental del país y de los aliados internacionales actuaron como si Maduro iba a salir ese día o en los dos o tres días siguientes. Es posible que se haya hecho creer tal especie para entusiasmar a los ciudadanos y atemorizar al régimen; sin embargo, se dejó colgados de la brocha a gobernantes y pueblos que creyeron que tales objetivos eran alcanzables, además se aguó el Grupo de Lima.

¿Hubo elementos positivos al lado de ese fracaso? Sí; los hubo y los hay: Maduro desplegó su crueldad en vivo y directo hacia el mundo; presidentes, embajadores, dirigentes políticos y sociales de todo el mundo, periodistas y ciudadanos de a pie vieron las urgencias y el agobio de los venezolanos sin que nadie se los contara; vieron, estupefactos, a un régimen homicida quemando comida y otros elementos indispensables para ciudadanos hambreados y humillados; vieron a militares y grupos paramilitares en sus tareas asesinas; también percibieron a militares yendo a Colombia y colocándose a las órdenes de Guaidó, lo cual evidencia el descontento militar (¿debilita los movimientos de rebeldía internos?).

¿Maduro se ha fortalecido? No. Ha demorado su salida; pero no se ha fortalecido. La presión de Estados Unidos, Brasil y Colombia, a lo cual Guaidó como presidente encargado ha contribuido en forma decisiva; las sanciones económicas e individuales de Trump; la efervescencia militar creciente; la descomposición de los cuadros del régimen con una moral bajísima, y la furia ciudadana siempre presente, aunque oscile entre la esperanza y el desencanto, debilitan la estructura del régimen.

Ahora, a diseñar mejor, con amplitud, porque Maduro está débil y un buen empujón, masivo, externo e interno, finiquita la tarea.

 

 

@carlosblancog

Feb 19, 2019 | Actualizado hace 9 meses
Un millennial contra la censura, por Edward Rodriguez

 

 

DEFINIR A UNA GENERACIÓN COMO “MILLENNIAL” NO ES TAREA FÁCIL, pero la mayoría de las tesis a cerca de ellos, coinciden en que son una generación digital, hiperconectada y con altos valores sociales y éticos. Una generación que vino cambiar el paradigma tradicional. 

Y es precisamente en esta definición en donde Juan Guaidó, el Presidente (e) de Venezuela, encaja y surge como un líder político “millennial”; implosionó las redes haciendo sus propios videos. 

Ahondando a cerca del fenómeno Guaidó, a quien le atribuyen el logro de haber despertado la “primavera venezolana” en tan sólo mes y medio, nos topamos con un estudio muy interesante que nos lleva a revisar su perfil y ponderarlo con las características de un líder de esta nueva generación disruptiva.

Se trata del informe “Líderes Millennial: Horizonte 2020” elaborado por la firma global Right Management; allí establecen que para los líderes millennial, el 97% opina que un líder es una persona que motiva; el 91% piensa que  inspira; mientras que el 87% considera que construye un equipo; y finalmente el 65% cree que impulsa el cambio. Estas características se fundamentan en el nivel de influencia y en la figura del líder como inspirador y guía. De allí que de este estudio surge la tesis de que los “líderes millennial” priorizan un liderazgo más inspirador y orientado a las personas, frente a modelos tradicionales.

Ahora bien, hagamos rápidamente un check list de Guaidó y verifiquemos si su perfil encaja en un líder de esta generación: ¿Se ha catapultado su liderazgo basado en las redes sociales y la hiperconexión? Sí ¿Cambió los paradigmas a cerca de hacer política en Venezuela? Sí; ¿Logró cambiar la percepción colectiva a cerca de la Unidad? Sí; ¿Ha motivado e inspirado a millones de venezolanos a retomar la calle y vencer el miedo y la apatía? Sí; ¿Su liderazgo es participativo, más no impositivo? Sí; ¿Proviene de un hogar con altos valores morales? Sí; ¿Logró recuperar la confianza y la esperanza en los venezolanos? Sí. Entonces, ¿es Juan Guaidó un Presidente millennial?, pues claro que la respuesta es: sí.

El joven Presidente (e) de Venezuela, se ha convertido en un fenómeno comunicacional que ha irrumpido y logrado movilizaciones masivas inéditas valiéndose tan sólo de las redes sociales, de los medios internacionales y uno que otro valiente medio venezolano que, desatendiendo órdenes de censurarlo e invisibilizarlo, se han atrevido a servir de plataforma informativa para difundir sus mensajes.

La estrategia comunicacional implementada hacia el exterior, con los corresponsales internacionales que aún permanecen en el país y que han hecho un trabajo invaluable evidenciando la crisis humanitaria que agobia al pueblo, ha sido fundamental; la construcción de una amplísima agenda de medios que da cuenta de 150 entrevistas en menos de un mes a diversos medios de alcance mundial, regional o local, han valido para generar un alto grado alto de conocimiento, reconocimiento y aceptación mundial y sobre todo, desnudar la verdad sobre lo que pasa en el país, desmontando todos los fake news, montajes y manipulaciones de quienes hoy usurpan Miraflores. 

En esta estrategia comunicacional, quiero detenerme para destacar dos recientes momentos que, sencillamente se viralizaron generando cifras récords en retwitts, reposts, likes, imágenes y videos compartidos, y marcando tendencias en las redes sociales de @jguaido; me refiero, en primer lugar, al inspirador selfie tomado por él mismo en la concentración del 12 de febrero, Día de la Juventud; que infundió alegría y reacciones, métricamente, medidas; y en segundo lugar, a la invitación a registrarse como “voluntarios” para la ayuda humanitaria que hizo el 10 de febrero y que en tan sólo horas, logró la adhesión de más de 600 mil voluntarios.  

Otro logro que apunta a considerar a Juan Guaidó como un “líder millennial” es el aprovechamiento y optimización de las redes de todos los medios con los cuales ha contactado, además de contactos en vivo y transmisiones on line con artistas y hasta con Presidentes de otros países, como Iván Duque, de Colombia; con quien hizo un Live Instagram, una práctica poco usual entre mandatarios, pero que demostró ser más que efectiva y que alcanzó además, cifras récords de conexiones.   

Sin duda, el principal logro del liderazgo de Juan Guaido, el “Presidente millennial”, y su estrategia comunicacional, ha sido, emerger y viralizarse, a pesar del muro mediático impuesto por orden gubernamental, a pesar de los millones de bots creados por el oficialismo para manipular y distorsionar la realidad, de los fake news, del bloqueo intencional de internet, todo un aparataje y un cerco, que no ha hecho mella, ni en la credibilidad, ni en la confianza que inspira Guaidó, y mucho menos ha logrado, frenar el crecimiento avasallador de sus redes.

Es un fenómeno comunicacional, que más adelante, estoy seguro, será objeto de estudio y análisis, como una exitosa estrategia. Una estrategia que logró superar obstáculos y cercos, romper paradigmas, cambiar un país y recuperar la esperanza del pueblo venezolano. 

 

@edwardr74

 

El

Las enfermeras llevaron la batuta, por ejemplo en el Pérez Carreño

 

Durante 2018 se registraron 5.892 protestas en todo el territorio, según El Termómetro de la Calle. La conflictividad laboral fue protagonista, y hasta los aumentos salariales impactaron en el devenir de las manifestaciones de calle. El gremio de la salud encendió una mecha difícil de apagar, en un país donde los servicios públicos deficientes y los reclamos de pensionados y jubilados marcaron también la temperatura social

 

Texto: Víctor Amaya

Infografías: Elsy Torres

Fotografías: Alexandra Blanco, Rayner Peña, Francisco Touceiro

 

NICOLÁS MADURO HA DICHO QUE GRACIAS A LA INSTALACIÓN DE LA ASAMBLEA CONSTITUYENTE, Venezuela estuvo “en paz” durante todo 2018. Pero en realidad fue un año turbulento, en el que los venezolanos no dejaron de protestar. Según los registros de El Termómetro de la Calle, un monitor de conflictividad social realizado en alianza entre El Pitazo, TalCual y Runrunes con instrumentos desarrollados junto a ORC Consultores, hubo 5.892 protestas en todo el territorio nacional.  

A diferencia de 2017, el motivo de los reclamos no fue tanto lo político sino lo relativo a la calidad de vida. En un país con hiperinflación, los ritmos de la economía fueron determinantes en la conflictividad. Comenzando con enero, cuando se registraron 438 protestas y al mes siguiente el dato se redujo a 288. Eran momentos de aumento salarial con el ya desaparecido bolívar fuerte, decretado el 15 de febrero, y una inflación en el primer mes de 84,2% seguida al mes siguiente por 80%, según la Asamblea Nacional.

null

Las protestas en Venezuela durante 2018 estuvieron marcadas por lo económico, con el 34% de las manifestaciones registradas durante el año motivadas por razones laborales. Allí se cuentan reclamos por bajos ingresos, por contrataciones colectivas, por entrega de pensiones y jubilaciones, entre otros.

La cantidad de protestas se mantuvo al alza hasta abril. El día 15 de se mes, Nicolás Maduro anunció un nuevo aumento salarial, y las protestas bajaron en mayo un 47% en mayo con respecto a abril. Pero el alivio al bolsillo duró poco, y las manifestaciones tomaron una nueva senda al alza desde junio, a pesar de un nuevo ajuste salarial.

Entonces llegó el mes de mayor cantidad de reclamos de todo 2018, julio. El 18,8% de todos los reclamos registrados durante el año ocurrieron durante esas cuatro semanas. Un pico que estuvo impulsado por el gremio de la salud. Médicos y trabajadores de los hospitales tomaron las calles para reclamar sus condiciones laborales, bajos salarios, incumplimiento de tabuladores y decisiones inconsultas con respecto a las remuneraciones debidas.

Una pradera que se incendió a partir del 25 de junio cuando las enfermeras del país convocaron a un paro nacional de actividades. Ocurrió, por primera vez en el año, que las protestas por salarios superaron en cantidad a las impulsadas por falta de insumos médicos. A ello se le sumaron los reclamos de los pacientes, quienes también protestaron por las dotaciones precarias de los centros de salud, la falta de medicinas o la disminuida calidad de los servicios hospitalarios.

En septiembre volvió a bajar la cantidad de protestas. El país estaba en proceso de entender las consecuencias de la reconversión monetaria al bolívar soberano, y la escalada del salario mínimo a 1.800 bolívares dio un alivio muy temporal al bolsillo. Pero duró poco. Ya en octubre, hubo 509 protestas, casi 30% más que el mes anterior.

En el sector laboral ya no era solo que el dinero no alcanzaba, sino que las escalas salariales se vieron afectadas. Además, en septiembre fue el mes que se registraron más protestas de pensionados y jubilados del país en todo el año, con 43 protestas que se manifestaron por los efectos del cambio de moneda y, especialmente, de la falta de efectivo para pagar los compromisos.

null

No solo de pan se vive

El país no solo protestó por derechos laborales sino por cómo se vive en el día a día. En casi 14% de los casos, los reclamos tuvieron que ver con falta de gas doméstico.

En todo el territorio se vieron manifestaciones por esta causa, principalmente con cierre de vías como método para llamar la atención de las autoridades. En distintos estados se reportaron fallas en la distribución del combustible, debido a fallas en los camiones cisterna o la falta de bombonas para recargar. Donde no hay conexiones de gas directo el drama fue mayor. haciendo de estas protestas un fenómeno protagonizado por sectores populares y comunidades rurales.

El registro de El Termómetro de la Calle apunta que las fallas en el servicio eléctrico fue el tercer motivo de protesta durante 2018, seguido del agua. En ambos casos se produjeron en poblaciones donde los días sin servicio se contaban por decenas, principalmente.

Los motivos políticos estuvieron en un distante quinto lugar, con 430 veces en el año, para completar el 72% de las razones para manifestar en 2018. Fuera de ese porcentaje, se incluyen las manifestaciones por salud, transporte y entrega de comida vía los CLAP.

null

Curiosamente, la inseguridad fue el motivo de protesta menos ocurrente, con apenas 80 repeticiones en todo el año, a pesar de que el país siguió teniendo una alta criminalidad. En 2018 se registraron 23.047 muertes violentas en todo el territorio, según el Observatorio Venezolano de Violencia, con una tasa de homicidios de 81,4 por cada cien mil habitantes.

En contraste, desde el Poder Ejecutivo afirman que la tasa correspondiente a 2018 apenas es de 30 por cada 100 mil, en palabras de Pablo Fernández, secretario ejecutivo del Consejo Nacional de Policía. De ser cierto el dato, no solo se trataría de una caída más que abrupta de los indicadores (50% menos en tan solo dos años), sino que milagrosamente derrumbaría la noción defendida por el chavismo de “a menos pobreza menor delincuencia”, pues según la Encuesta de Condiciones de Vida 2018 la pobreza por ingresos ya alcanza a 92% de los hogares venezolanos.

Los gatillos

De todas las protestas registradas durante 2018, los cuerpos de seguridad del Estado estuvieron presentes en 423 oportunidades. De esa cifra hubo represión registrada 352 veces. Se trata del 6% apenas de las protestas registradas durante el año en las cuales hubo actuación gubernamental, directa o indirecta.

La Guardia Nacional protagonizó el 46% de esas intervenciones, y accionaron los gatillos en el 80% de las ocasiones en las que se presentó. En segundo lugar, la Policía Nacional Bolivariana hizo lo propio, seguida de las policías regionales. En 35 ocasiones la represión ocurrió a manos de grupos parapoliciales, que también jugaron un rol en conjunto con uniformados tres veces durante el año.

null