niños archivos - Runrun

niños

#PasandoLaCuarentena | Rutinas y hábitos para la salud de los niños #23Abr
Según la experta en pediatría Marga Cañellas, es necesario que los niños consuman alimentos frescos, con una dieta rica en fruta y verduras

Los niños conforman una de las más afectadas por el confinamiento. Además de desconocer en su totalidad qué ocurre en Venezuela y el mundo, tienen muchas limitaciones que preocupa a sus padres durante estos días.

De acuerdo con la coordinadora de Pediatría de Baleares (España), Marga Cañellas, el confinamiento puede dejar secuelas en los niños, por lo cual ofrece algunas recomendaciones que ayuden a minimizarlas.

Según Cañellas, los padres pueden seguir los siguientes consejos para hacer que los niños puedan sobrellevar este confinamiento de forma sana:

– Crear rutinas y establecer horarios regulares de comidas, ocio, aprendizaje, ejercicio y sueño.

– Establecer rutinas de higiene diaria, ayudar a las tareas habituales de casa, una exposición solar 10-15 minutos al día y una dieta saludable mediterránea.

– Una parte del día debe estar dedicada a la enseñanza, sin abusar de los tiempos de dedicación diarios.

– Aprovechar las tecnologías para que tengan tiempo de entretenimiento y ocio, pero sin abusar de ellas.

– Fomentar el juego, las actividades y el ejercicio en familia, así como favorecer la comunicación entre miembros de la misma.

¿Qué deberían comer los niños y cómo hacerlo?

La experta en pediatría considera necesario que los niños consuman alimentos frescos, con una dieta rica en fruta y verduras. Esto debe ser habitual y constante.

Asimismo, plantea necesario evitar los excesos en en alimentos como chocolates y picoteos, que tienen potenciales efectos deletéreos en la salud, pero reconoce que estos a veces son consumidos para frenar la ansiedad.

A juicio de Cañellas, es necesario que los niños tengan cinco comidas diarias, divididas en desayuno, almuerzo y cena como las principales, más dos meriendas ligeras a mitad y la mañana y mitad de la tarde.

Por otra parte, recomienda evitar lo más que se pueda consumir productos ultraprocesados, precocinados, bollería y refrescos azucarados, así como un consumo excesivo de hidratos de carbono.

 

En último lugar, para resolver la falta de vitamina D que proporciona la luz solar, la experta aconseja a las familias realizar dietas ricas en este componente, con alimentos como aceites de pescado, sardina y atún; lácteos como leche, queso, yogurt, mantequilla, crema de leche y yema de huevo.

Además, Cañellas recomienda una exposición diaria al sol de 10-15 minutos, aunque sea desde una ventana.

La cuarentena: una oportunidad para fortalecer lazos con los hijos
Con más de un mes de confinamiento en Venezuela muchos padres manifiestan en redes sociales inquietudes y frustraciones sobre cómo manejar la dinámica con los niños en casa. 
La psicóloga Leny Bolívar aseguró que continúa haciendo visitas y trabajos con los más pequeños ya que avizora que si no lo hace, a largo plazo la cuarentena se puede convertir en una crisis de salud mental. 

@gchenriquez1

Insomnio. Ansiedad. Incertidumbre. Miedo. Tristeza. Ira. Falta de motivación. Agresividad. Frustración. Irritabilidad. Estrés. Estas son algunas de las emociones y manifestaciones que se presentan en niñas, niños y adolescentes, y también en los padres, al ya haberse cumplido más de un mes en confinamiento generado por el coronavirus. 

Dos especialistas en conducta y psicología expusieron a Runrun.es los mecanismos con los cuales el grupo familiar puede afrontar la cuarentena, y cómo los padres pueden reinventarse para generar un ambiente más ameno en casa para las niñas, niños y adolescentes. 

Asumir la cuarentena como una decisión tomada por la familia

Mercedes Schnell, médico de la Universidad Central de Venezuela, experta en programación neurolingüística, en hipnosis y en conducta humana, explica que el confinamiento debe ser asumido por los padres como una decisión consciente para evitar contagiarse y preservar la salud. Por el contrario, si la postura a inicios de la cuarentena fue negativa, y se manifestó ante los niños de la casa, ellos asumirán esa misma postura. 

Por su parte, Leny Virginia Bolívar, psicólogo clínico y Directora del Equipo de Intervención en Crisis para niños y adolescentes en Manhattan, aconseja que los papás le expliquen a sus hijos que esta es una crisis global y que existe una vulnerabilidad compartida; que se trata de algo que no solo pasa en sus hogares sino en todos, de diferentes maneras, y el control que pueden tener es el de cuidarse y quedarse en la casa. 

Reconocer las emociones que se experimentan

“Si estás irritable, cualquier cosa que digan y hagan los muchachos, o que no hagan que tú ordenaste, se convierte en un problema”, ejemplificó Schnell. Argumentó que probablemente lo primero que sientan los padres en casa es rabia y, a medida que incrementa, va a aparecer la sensación de frustración o de sentir “que no pueden con la situación”. Esto a su vez se puede trasladar a estrés y luego a depresión. 

Ante esto, Schnell recomienda reconocer que se está experimentando la irritabilidad para no proyectarlo ante los hijos. “Algunos de los indicios que pueden notar son caminar más de lo normal, molestia en la boca del estómago, taquicardia, o sensación de respiración acelerada (…) Si reconoces estos síntomas, con un conjunto de herramientas puedes evitar molestarte con los niños”, dijo. 

Bolívar agregó que los padres deben estar atentos a la ansiedad que pueden experimentar los niños. “Algunas cosas que pueden notar es que los pequeños no están durmiendo bien, o que duermen más de lo normal; dolores de barriga o de cabeza; que les cuesta hacer cosas que antes hacían fácilmente; que pasaron de tener un muy buen comportamiento en casa a ser muy dispersos; que están más sensibles y lloran con más facilidad; y que están desmotivados por hacer cosas que antes disfrutaban”, señaló. 

Las emociones tienen una base fisiológica que se pueden proyectar en dolores que sentimos al 100%. El cuerpo puede ser como una olla. Si es una olla de presión, como en una situación estresante, por ese huequito sale todo el humo hacia afuera, porque por algún lado tiene que salir. Entonces la parte física es muchas veces por ese huequito por el que estamos drenando las emociones que son muy fuertes para contenerlas nosotros solos”, explicó. 

Finalmente, la psicólogo calificó la coyuntura como una oportunidad para que los padres se nivelen emocionalmente con sus hijos. Detalló que no existe nada más validador para un niño o adolescente que sentir que tiene a sus padres experimentando lo mismo. “Un poco el mensaje es que hay que darle espacio a la tristeza como una experiencia compartida (…) Compartir la emoción y ofrecer contención con abrazos, y reafirmarles que estás con ellos”.  

Papá y mamá como “proveedores”

Bolívar explicó que los padres están pasando por un periodo extendido de estrés por la falta de empleo o de comida y esto a su vez desregulariza a los niños y adolescentes. “Las habilidades que tenían de lidiar con las situaciones difíciles, los recursos que ellos utilizaban como salir a la calle, o verse con los amigos, ahora no los tienen y eso hace que los comportamientos se exacerben y, en casos extremos, pueden llevar a situaciones peligrosas”, argumentó

Sin embargo, señaló que los padres deben enfocar estas carencias con sus hijos de manera tal que entiendan que los adultos están haciendo todo lo que está a su alcance para tener las cosas que ellos (los hijos) necesitan. “Quizás lo más difícil puede ser el no caer en la tentación de que los conflictos te lleven a culpar a los niños. Los niños cuando son menores de siete años internalizan todo como si fuera culpa de ellos. Se debe volver a un tema de el papá como proveedor”, dijo. 

Tomar tiempo y espacio 

Schnell indicó que las parejas deben conversar, negociar y dividirse el tiempo con los más pequeños de la casa, de manera que cada adulto tenga también un tiempo y un espacio para estar consigo mismo. “El tiempo libre para los padres es muy importante”, dijo.  

Aconsejó que si en la casa hay niños de distintas edades se debe tratar de hacer actividades acordes para ellos. “No debe ocurrir que los padres no descansen y le encarguen al adolescente de la casa el cuidado del hijo menor. Los niños y adolescentes también están viviendo una situación de estrés y son los adultos los encargados de evitarlo o disminuirlo”, advirtió. 

Dar una buena atención a todos los integrantes de la familia

La experta en conducta humana aseguró que se debe dar atención de manera semejante a todos los integrantes de la familia, incluida la pareja. “Lo que mantiene a una familia es el amor y el trabajo que se le dedica. Se le debe dar atención a todos en su momento y de acuerdo a las necesidades generacionales que cada miembro de la familia tenga”, aseguró. 

Además recalcó que los padres no pueden olvidar ante un episodio de molestia o de frustración que la persona que tienen enfrente es un ser que aman. “Los padres tienen el reto de estar 24 horas con los niños, por lo que deben aprender a comunicarse, a hablar, a escuchar y a entender al otro. Nunca deben olvidar que su papel es el de dar amor y enseñar; deben tener cuidado con dar ejemplos que no son”, recalcó. 

Dividir el trabajo en casa e integrar a la familia con las responsabilidades 

Schnell explicó que la coyuntura del coronavirus es una buena oportunidad para integrar a los niños y adolescentes en el mundo de los adultos y para que conozcan el trabajo de los padres. Por eso recomienda a los hacer un listado de tareas de la casa para dividirlas entre ellos, e incluso integrar a los niños y empoderarlos con responsabilidades. 

“Los adultos primero identificar las tareas que se deben hacer en la casa y luego reunirse con los muchachos y discutir qué tarea quiere cada cual, considerando que la imposición no es buena. Convencerlos que cooperar es lo mejor que pueden hacer”, explicó. 

Hacer una rutina y una estructura flexible

Al dividir las tareas también se deben establecer rutinas para que los más jóvenes de la casa mantengan un marco de orden y estabilidad que les permita a los niños y a los adultos qué es lo que van a hacer en el día. Schnell explica que los niños deben hacer las labores en el momento que ellos quieran, pero lo importante es mantener una rutina que sea flexible pero que también brinde estabilidad y orden. 

La psicólogo clínico, por otro lado, añadió que la creación de rutinas le da a los niños un sentido de predictibilidad y de control, especialmente si ellos fueron partícipes en su creación, algo que es muy importante para que se sientan motivados y empoderados. Detalló que se pueden sentar en la noche con ellos y preguntarles las cosas que quieren lograr al día siguiente y, en lugar de tener un horario detallado, tienen un listado de metas del día. 

“Con las rutinas el niño tiene la flexibilidad de elegir en qué momento juega, algo muy importante para procesar la ansiedad que pudiese sentir. Pero también los padres deben ser intencionales con las rutinas preexistentes que tienen que ver con el cuerpo, como es el sueño y la comida. Hay que asegurarse de que los niños tengan sus ocho horas de sueño y respeten los horarios de las comidas. Tienen que ser un poco más directivos con eso” 

Conversar las expectativas académicas con los niños 

Las especialistas en conducta coincidieron en que la educación en casa es una tarea retadora para los padres. Puntualmente, Bolívar explicó que los niños y adolescentes no tienen acceso a las cosas que tenían antes como a sus amigos y a su salón, por lo que deben pasar por un proceso de ajuste. 

Por esa razón, explicó que los padres deben conversar con sus hijos las expectativas reales que se tienen sobre ellos, tomando en cuenta la adaptación del sistema educativo a la casa. 

“Para un niño es muy importante lo que un maestro piense sobre ellos, especialmente cuando es chiquito. El maestro es un modelo a seguir. Con las clases en casa pueden sentir que no están pudiendo cumplir con las tareas que están siendo esperadas y, como como papás, nuestro rol es ayudarlos a ellos a manejar esta nueva circunstancia en la que estamos viviendo”, detalló. 

Hizo énfasis en que no se puede esperar que los niños cumplan con las mismas expectativas, especialmente cuando los papás tienen que trabajar y no tienen toda la flexibilidad para poder estar con ellos al 100%. 

Limitar la exposición a las noticias 

Bolívar señaló la importancia de limitar el consumo de información que tienen los niños y adolescentes, pero también el de los propios padres. Contó que ella le dice a los papás que lo importante en la coyuntura es mantenerse informados sobre lo que es importante para cada uno y lo que se delimita a la ciudad en donde viven. Cuestionó los beneficios de saber todo lo que pasa en todos los rincones del mundo a toda hora. 

Las noticias visualmente nos impactan mucho más que cuando las leemos o escuchamos. A veces cuando navegas en redes sociales ves imágenes de noticias de cosas que no quieres ver. Con los adolescentes se deben tener conversaciones abiertas sobre qué cuentas están siguiendo, a qué tanta información nos estamos exponiendo como familia ya que pueden haber imágenes que pueden ser muy traumatizantes. Por ejemplo, las fotografías de las personas cuando fallecieron en Italia o en Ecuador que son muy fuertes, por ejemplo, para un niño de diez años”, dijo. 

Recomendó crear algún tipo de protocolo o conversación sobre la información que se está consumiendo en la familia. “Los chamos, especialmente los adolescentes, aprenden por ejemplo. Si un chamo ve que su papá está todo el día pegado en las noticias y todo el día en redes sociales, está teniendo un estándar doble. Para los papás es muy importante reflexionar cuál es el modelaje que uno está dando en un momento difícil en donde todos están igualmente estresados (…) El concepto debe ser mantenerse informado pero no infoxificarse”, aseveró. 

Schnell agregó que los padres deben explorar si sus hijos tienen miedo y explicarles con claridad, pero sin exagerar, la pandemia que está afectando al mundo. Sugirió no darles cifras abrumadoras de fallecidos, sino darles la información de la OMS y de la OPS que les puede ser de utilidad, para así no alarmarlos. 

Salir al aire libre, con prudencia

Ambas especialistas coincidieron en la importancia de salir por unos minutos a tomar una caminata o a jugar en un espacio abierto, especialmente en el caso de los adolescentes. 

Bolívar subrayó que esto es especialmente importante para las familias que viven en espacios muy pequeños. “Yo les recomiendo salir 20 minutos a dar una vuelta, cumpliendo con todos los protocolos de aseo al llegar a la casa, ya que eso les puede asegurar su salud mental. Sobre todo para las personas que viven en situaciones de pobreza extrema, que viven en espacios muy pequeños. Seis personas encerradas por un mes en un hogar del tamaño de un estudio, sin salir, no es un entorno viable”, dijo. 

“El estrés es catecolamina y cortisol circulando en tu cuerpo. Eso produce una sensación de energía que no puedes agotar. Es por eso que es importante quemar energía”, explicó la doctora Schnell. 

Además aportó como idea que en los edificios se organicen los vecinos y definan en qué horarios puede bajar cada hijo, para así evitar el contacto con otros pero disfrutar de unos minutos al aire libre para liberar el estrés. “Cuando son pequeños no es recomendable, pero con los adolescente sí porque se les puede hacer entender la importancia de tener cuidado con lo que tocan y mantener las medidas de seguridad e higiene al llegar a la casa”, detalló. 

“Oportunidad de oro para reconectar con la familia extendida”

Schnell asegura que la cuarentena generalizada en el mundo es una buena oportunidad para que los venezolanos se pongan en contacto con sus familiares fuera del país. “Tenemos a una cantidad de amigos y familiares en el extranjero con los que podemos recuperar el contacto. No necesariamente tiene que ser una llamada de 50 minutos, con solo escribirle por Whatsapp o mandarles un correo te vuelves a incorporar con ellos y se pueden dar apoyo entre sí”, dijo. Añadió que se le puede enseñar a los niños a comunicarse con esos primos con los que habían perdido el contacto por la diáspora, por ejemplo. 

Bolívar detalló que para las personas que viven en espacios muy pequeños es importante mantener contactos telefónicos con otras personas a diario, especialmente en el caso de los niños. Argumentó que en situaciones de preocupación es importante evitar sentirse solo, por eso recomienda mantener contacto con vecinos, amigos, familiares y crear conexiones, dentro de lo que puedan. 

Visualizar y planificar el futuro

“Yo suelo hacer con los niños y adolescentes ejercicios de visualización en los que les pido a los niños que se imaginen y planifiquen desde la A hasta la Z todo lo que van a hacer cuando esta cuarentena termine. A dónde van a ir, qué se van a poner, con quién van a estar, etcétera. Esto es un espacio de receso mental que alimenta la ilusión”, dijo. 

Aseguró que esta es una técnica que se utiliza con frecuencia en la terapia cognitiva conductual, ya que está comprobado que cuando una persona piensa en cosas que va a hacer en el futuro y hace un paso a paso, genera en su cerebro los mismos neurotransmisores que cuando se está haciendo la actividad. 

“Este es un elemento que puede ayudar a los papás para distraer a sus hijos de la realidad.  Pero es un proceso largo. Es como ir a terapia. Como papás debemos entender que es algo que va a tener altos y bajos, pero es un aprendizaje”, finalizó. 

La doctora Schnell, por otro lado, recomendó a los adultos planificar cómo van a resolver problemas que tenían en su trabajo o en otros entornos, antes de la cuarentena. 

Ejercicios de relajación 

Para todos los niños y adolescentes, pero especialmente para aquellos que viven en hogares con entornos estresantes, la doctora Schnell recomendó la meditación. “Si sientes miedo o angustia, te puedes sentar en algún lado solo, cerrar los ojos, y enfocarte en tu respiración. Si te cuesta concentrarte, puedes decir “entra-sale” y te centras en ese ritmo. Una vez tranquilizado, piensas en lo que tú quieras”, indicó. 

Indicó que esta es una buena práctica para dejar de estar afuera para estar con uno mismo.

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) dijo este miércoles que debe recaudar 255,9 millones de dólares para llegar en el 2020 a 2,7 millones de niños y niñas necesitados en Latinoamérica y el Caribe, donde “varias crisis afectan los derechos de la infancia”.

“UNICEF hace el mayor llamado de recaudación de fondos para ayuda humanitaria en Latinoamérica y el Caribe”, indicó el organismo en un pronunciamiento público divulgado por su oficina regional en Panamá.

Los fondos permitirá a UNICEF dar asistencia urgente a niños y niñas afectados por emergencias en Venezuela (153,2 millones de dólares), países afectados por la migración de Venezuela (64,6 millones) y Haití (18,6 millones).

La acción humanitaria de UNICEF en 2020 es la de proporcionar acceso a servicios de agua, saneamiento, nutrición, educación, salud y protección a los niños afectados por conflictos y desastres.

De la mano con sus socios, los objetivos de UNICEF en América Latina y el Caribe incluyen atender a 2,7 millones de niños en la región, de los 7 millones en situación de necesidad.

 

También alcanzar a 2,6 millones de personas en Venezuela afectadas por los desafíos económicos y políticos, de los cuales 2 millones se beneficiarán del acceso al agua potable, y llegar a 1,3 millones de personas en países afectados por el flujo migratorio venezolano en América Latina y el Caribe, incluidos más de 630.000 niños.

 

Bernt Aasen, director regional de UNICEF para América Latina y el Caribe, recordó que en 2019, el número estimado de personas que necesitaban asistencia humanitaria en América Latina y el Caribe “se duplicó en comparación con el año anterior”.

En los primeros 8 meses de 2019, UNICEF y sus aliados llegaron a 226.000 niños en América Latina y el Caribe, quienes recibieron educación, salud, nutrición, agua y saneamiento, asesoramiento o inclusión social como parte de la respuesta a los flujos migratorios desde Venezuela.

 

“Estimamos que la violencia, la desigualdad, la migración y los fenómenos meteorológicos extremos llevarán a unos 7 millones de niños, niñas y adolescentes a buscar y depender de la ayuda de emergencia en 2020. A menudo ellos son quienes sufren primero y sufren más”, indicó Aasen.

 

La directora ejecutiva de UNICEF, Henrietta Fore, señaló que “hoy, en todo el mundo, estamos viendo la mayor cantidad de niños que necesitan asistencia en situaciones de emergencia desde que comenzamos a tener registros”.

“Uno de cada cuatro niños vive en un país afectado por el conflicto o los desastres”, afirmó Fore, tras presentar la mayor solicitud a los donantes hasta la fecha, que representa 3,5 veces más fondos que los solicitados en 2010.

Fore remarcó que los conflictos, el hambre, las enfermedades infecciosas y los fenómenos meteorológicos extremos relacionados con el cambio climático “fuerzan a millones de personas a buscar ayuda para salvar sus vidas”.

Un juguete, una buena noticia regresa para alegrar la Navidad 2019

La iniciativa de periodistas, fotoreporteros y trabajadores de la prensa, “Un juguete, una buena noticia”, arranca su tercera edición consecutiva para brindar alegría a 150 niños de Caracas que se encuentran en situación de riesgo.

Este año se busca recolectar 100 juguetes para los niños del programa de alimentación “Nutriendo El Futuro”, ubicado en El Calvario Alto, en el municipio El Hatillo de Caracas, y para los niños del “Hogar Madre Teresa de Calcuta”, en San Bernardino, un espacio que alberga y acompaña a pequeños con VIH. 

Esta iniciativa también se replicará en el estado Vargas, para dar regalos a la Casa abrigo “Nieves Elena de Rivero”, en Macuto; y en el estado Bolívar con apoyo de la Escuela de Comunicación de la Universidad Católica Andrés Bello – Guayana. Los estudiantes entregarán los donativos a la Casa hogar “Madre Emilia”.

La campaña arrancó este 20 de noviembre con la meta de recolectar los juguetes antes del 15 de diciembre. “Por eso, este año sumamos a todos nuestros aliados y voluntarios, a quienes se suman como colaboradores: El Pitazo, el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SNTP) y el Impact Hub Caracas, interesados en contribuir con la causa de hacer felices a los niños en la navidad, pese a la profunda crisis que atraviesa Venezuela”.

La idea es recolectar juguetes nuevos o usados en perfecto estado para niños de entre 0 y 15 años de edad a los que se les entregarán los regalos en una jornada especial el miércoles, 18 de diciembre. 

Las donaciones serán recibidas directamente por los organizadores, previo acuerdo de quienes estén interesados. Para donar es necesario escribir a [email protected] o contactarnos en nuestras redes sociales: @juguetenoticia en Twitter y @Unjugueteunabuenanoticia en Instagram.

Cecodap: Autorizaciones de viajes para niños se convirtieron en un obstáculo para las familias

“LOS PODERES NO SON VÁLIDOS PARA la movilización de niños, niñas y adolescentes fuera o dentro del país”. Ese fue el recordatorio del Servicio Autónomo de Registros y Notarías (Saren) en su resolución del 19 de julio de este año. El abogado y coordinador general de Cecodap, Carlos Trapani, advirtió que el documento emitido por el Saren generó confusión y desinformación en las familias venezolanas.

“Las notarias deberán abstenerse de autenticar documentos de autorizaciones para viajar, dentro y fuera del territorio nacional (…) a través del Poder General o Especial otorgado por el padre, madre, tutor o tutora”, indicó la resolución.

Al finalizar el comunicado, que iba dirigido a las notarías públicas y registros con funciones notariales, el Saren explicó que el recordatorio respondía a la responsabilidad del Estado de dar protección integral a las niñas, niños y adolescentes (NNyA), especialmente contra el traslado ilícito y la retención indebida.

Trapani coincidió en que la normativa está diseñada para garantizar los derechos de los niños, pero aseguró que en la práctica se ha convertido en un obstáculo para los venezolanos que optan por emigrar.

“Vivimos en un país en el que hay un quiebre institucional y político. Entonces se imponen un conjunto de parámetros y exigencias a las familias que generan desinformación”, explicó Trapani durante una transmisión en vivo.

El abogado especializado en materia de protección de niños, niñas y adolescentes indicó que todos los niños tienen el derecho de libre tránsito. Este cuenta con algunas restricciones, entre ellas: 

  • Si el niño viaja dentro de Venezuela solo o con terceras personas, requiere permisos de ambos padres.
  • Si el viaje es internacional y viaja con uno de los padres se requiere el permiso del otro representante. 
  • Si viaja fuera del país con otras personas o solo, requiere que ambos padres firmen la autorización.

“El niño es susceptible a ser víctima de trata o tráfico. Hemos tenido casos de padres que pierden contacto con sus hijos, porque hay una autorización de viaje mal tramitada a través de un poder. El objetivo es que el niño no pierda el arraigo con su país, ni comunicación o contacto con los padres”, señaló el coordinador general de Cecodap.
 

Resolución no es suficiente

En un comunicado emitido en junio de 2019, la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) aseguró que las personas continúan saliendo de Venezuela para huir de la violencia, la inseguridad y las amenazas, así como la falta de alimentos, medicinas y servicios esenciales. Hasta esa fecha eran más de cuatro millones de venezolanos migrantes.

La resolución del Saren y las autoridades del Estado no previeron los conflictos que el fenómeno migratorio ha convertido en recurrentes: ¿Qué pasa con los poderes notariados que dejó algunos de los dos padres al irse del país? ¿Qué pasa cuando uno de los padres se fue del país y pierde el contacto con el otro? En la resolución se indica que los padres podrán hacer el trámite en los consulados de los países en los que residan, pero ¿qué pasa con los padres que están en países donde los consulados cerraron? Ante estas interrogantes, Trapani planteó que el Estado dejó en el limbo a varias familias. 

Cecodap recomendó a las familias prepararse antes de iniciar la migración. “Acudir a las notarías y solicitar información, quienes están en el deber de ofrecerla y de validar las autorizaciones de viajes. Además, buscar asesoría en los Consejos de Protección y otros organismos que velan por los derechos de los niños”, afirmó Cecodap.

*Con información de Cecodap.
Cecodap: “El Estado mata civilmente a los niños de Venezuela al no garantizar el derecho a la identidad”

LA ORGANIZACIÓN VENEZOLANA CECODAP REVELÓ en un reciente informe que la integridad de los niños y adolescentes del país está en riesgo por las fallas en el sistema del Saime, la falta de material y los elevados costos para la emisión de los documentos.

“El derecho a la identificación en el país sufre las secuelas de las fallas en el sistema automatizado, retrasos en la entrega de documentos, falta de materiales y elevados costos para la emisión de los documentos. Las niñas, niños y adolescentes (NNA) son una de las poblaciones que más padece de estas irregularidades, quienes quedan al margen del ejercicio de otros derechos porque no tienen garantizada su identidad”, se lee en el informe del organismo.

Por su parte, Carlos Trapani, coordinador general de Cecodap (Centros Comunitarios de Aprendizaje), denunció que el Estado en Venezuela “no solo mata a los niños y niñas recién nacidos por la carencia de medicamentos”, sino que además “mata a los niños civilmente al no garantizar su identificación al nacer”.

En este sentido, recordó que la identidad “es la puerta de entrada para el ejercicio de otros derechos. Sin identidad no existo y no puedo ser llamado ciudadano”.  

El 15 de julio la investigadora y trabajadora social Angeyeimar Gil divulgó los hallazgos de un estudio que realizó para Cecodap y cuyo objetivo es demostrar que el Estado “no garantiza el derecho a la identidad en la población infantil y adolescentes”.

Entre sus hallazgos está el hecho de que, desde el nacimiento, los padres y madres no tienen acceso expedito y oportuno a las instituciones que dan registro a sus hijos. De esta manera, la investigadora calculó un estimado de recién nacidos afectados por la falta de planillas EV-25 en los centros de salud: por lo menos 27.540 bebés quedaron sin certificados de nacimiento, solo en el Área Metropolitana de Caracas, y únicamente en 2018. 

“Uno de los riesgos que presentan los niños sin el certificado de nacimiento es el de convertirse en víctimas de trata de personas, robo o secuestro. De allí la importancia de garantizar este derecho en el mismo momento en el que nacen”, indicó Gil.

Angelina Jolie advierte que 20 mil niños venezolanos pueden convertirse en apátridas

La actriz estadounidense Angelina Jolie, enviada especial de Acnur, advirtió este sábado, 8 de junio, que más de 20.000 niños nacidos en Colombia de padres venezolanos corren el riesgo de convertirse en apátridas debido a la falta de documentación para legalizar su situación.

Jolie hizo la advertencia en una declaración que dio junto con el presidente de Colombia, Iván Duque, con quien se reunió este mismo sábado en Cartagena para analizar la respuesta de su Gobierno a la crisis migratoria venezolana.

“El presidente y yo conversamos del riesgo de que más de 20.000 niños venezolanos se conviertan en apátridas y su compromiso de apoyar a los niños”, dijo Jolie, quien llegó ayer viernes, 7 de junio, a Colombia para una visita de dos días como representante de buena voluntad de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur).

Al respecto, Duque señaló que en la reunión con Jolie se trató la nacionalización de los niños nacidos en Colombia de padres venezolanos.

“Quiero destacar que en el diálogo que tuvimos hablamos sobre la necesidad que tenemos de abordar la nacionalización de miles de niños venezolanos en nuestro país que no tienen hoy una situación migratoria definida y que hacerlo es una forma humanitaria de darles a ellos oportunidades y beneficios que merecen para salir de esta tragedia”, apostilló el gobernante colombiano.

La actriz visitó el viernes el departamento caribeño de La Guajira, fronterizo con Venezuela, para conocer de primera mano la respuesta humanitaria ante el éxodo de millones de personas que salen de ese país.

Jolie recordó que esta es su primera visita al país pero que “desearía que se diera en mejores circunstancias para Colombia y para la región”.

“He venido a expresar mi apoyo al pueblo colombiano que está respondiendo a la crisis de Venezuela de una forma admirable”, añadió la estrella de Hollywood.

El número de venezolanos que han abandonado su país por la crisis ha superado la barrera de los cuatro millones, según anunciaron ayer en Ginebra conjuntamente la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y Acnur.

Más de 1,3 millones de ellos están en Colombia en donde el Gobierno les brinda educación y atención en salud, y les ofrece programas que buscan insertarlos en labores productivas.

Jolie contó que el viernes estuvo en Riohacha, capital de La Guajira, en donde se reunió con familias colombianas y venezolanas, y hoy se trasladará a la fronteriza ciudad de Maicao, donde nuevamente tendrá contacto con migrantes del país vecino.

“He visto con mis propios ojos lo sobrecargados que están los colegios, hospitales y servicios locales, pero también es inspirador ver el humanitarismo manifestado por las comunidades locales”, expresó.

Trasplante de médula: La lucha de niños venezolanos contra la muerte y el Estado

SUS MADRES, LUCHADORAS INCANSABLES buscan el milagro en un país donde se hace difícil conseguir un antialérgico, un antibiótico, un ansiolítico o una vacuna. Encontrar el camino que las lleve a conseguir un donante para sus hijos es casi un imposible, pero no están dispuestas a renunciar.

Talasemia mayor, leucemia linfoblástica aguda, aplasia medular, anemia drepanocítica severa, leucemias mieloides de alto riesgo, linfomas de Hodgkin y no Hodgkin. Son palabras que no deberían formar parte del vocabulario de un menor, pero los niños conviven con ellas con una naturalidad casi inexplicable. El menor de los 26 tiene tan solo 4 años. El mayor, 17. La enfermedad y las condiciones de pobreza en las que viven han unido a sus madres en la lucha por salvar su vida.

Las mujeres cuentan, junto a sus hijos, el viacrucis que viven a diario en el hospital J.M. de los Ríos, el principal centro pediátrico público de Venezuela, donde cada día de espera es una batalla contra la muerte. “No podemos seguir así, hemos esperado mucho, todos los días alguien cae”, advierte Evellyne Fernández, madre de Edenny, una joven de 15 años diagnosticada con talasemia mayor, una forma de anemia severa que hace que las personas que la padecen necesiten transfusiones de sangre cada tres semanas.

La joven, que sueña con ser abogada, recibe transfusiones desde que tenía tan solo siete meses y contrajo hepatitis C por una donación de sangre a la que no se le aplicaron protocolos de serología pertinentes, porque en el país no hay los reactivos necesarios para realizar estudios clínicos, según han denunciado varios médicos.

Cristina, una adolescente con talasemia que antes de enfermar era modelo, tocaba el violín y soñaba con ser publicista, espera un trasplante de médula desde 2014, pero en 2016 su situación comenzó a agravarse y, como Edenny, contrajo hepatitis C por una transfusión de sangre. Además, padece malnutrición moderada, producida por la misma talasemia, y lupus eritematoso sistémico. Su madre, Rosa Colina, cuenta que, en ocasiones, le vence desánimo: “ya mamá, no quiero más”.

Lo mismo le sucede Jerson, de 14 años, que sufre aplasia medular severa, una enfermedad por la que la médula deja de producir las células encargadas de generar los componentes de la sangre. El Trombopac, un medicamento que podría ayudarle, no se puede conseguir en Venezuela. Quien tiene la suerte de encontrarlo, puede llegar a pagar 800 dólares por él.

Y no solo se enfrentan a este riesgo. Los niños necesitados de transfusiones deben tomar un medicamento que ayuda a reducir la sobrecarga de hierro en la sangre. A finales del pasado año dejaron de tomarlo porque el Estado ya no se lo proporciona y es muy difícil de conseguir en el país.

EEUU, PERMANENTE CULPABLE

En Venezuela, solo dos centros realizan los trasplantes medulares, siempre que cuenten con donantes: La Ciudad Hospitalaria Henrique Tejera (CHET) de Valencia (público), y el Hospital de Clínicas Caracas (privado). En este último, el trasplante puede llegar a costar alrededor de 20.000 dólares, algo inalcanzable para un venezolano promedio, que gana 6 dólares al mes.

Erick Altuve, de 11 años, quien murió de cáncer el 26 de mayo, ayuda a llevar el ataúd de su hijo a su casa después de saber que no podía enterrarlo por una tarifa impaga en el cementerio. en el barrio de Petare, Caracas, el 29 de mayo de 2019. (Photo by Marvin RECINOS / AFP)

En 2006, el Gobierno de Venezuela estableció con Italia -donde hay un banco de médula- un convenio por el cual los niños que no tenían donantes podían ser trasladados al país europeo para recibir un trasplante. El programa era financiado por la estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa), pero desde inicios de 2018 se encuentra paralizado.

El régimen de Nicolás Maduro culpa a Estados Unidos de la paralización de este programa, pues asegura que el Gobierno de Donald Trump le impuso un “bloqueo económico” que le impide pagar a la Asociación para el Trasplante de Médula Ósea (ATMO) de Italia. El Ejecutivo asegura que “el sistema financiero europeo de Novo Banco, de Portugal, se ha negado a procesar” las órdenes de pago emitidas por Pdvsa, debido al “bloqueo” que denuncian desde finales del año pasado y afirma que tienen retenidos casi cinco millones de euros.

Sin embargo, médicos, organizaciones no gubernamentales y demás personal hospitalario resaltan que la paralización del convenio no se debe a las sanciones, ya que el programa presenta retrasos desde 2015, pero el deterioro de los hospitales se viene produciendo desde hace al menos una década. Los equipos están dañados, hay fallos en los programas alimenticios y la escasez de fármacos y materiales sanitarios puede llegar al 80 %, según han denunciado reiteradamente los sindicatos médicos.

Según la última Encuesta Nacional de Hospitales realizada por la organización Médicos por la Salud, 1.557 pacientes murieron en centros sanitarios por falta de material y 79 por apagones entre el 19 de noviembre y el 9 de febrero pasado. La ONG, que realiza esta encuesta desde 2014, toma en cuenta los 40 hospitales más importantes del país.

Las madres de los pequeños afectados recalcan que los hospitales ya tenían muchos problemas antes de las sanciones, y se quejan de que el Gobierno no les ofrezca ninguna solución. Algunas, como Inés Zarza, censuran que Maduro haya aprobado un gasto de 50 millones de euros para la creación de una industria militar textil y otros más de seis millones de euros para la fabricación de armas.

“En su mente tienen una guerra en la que nadie va a pelear con ellos”, señala Inés, quien tiene mellizas de 7 años, una de ellas, María Elena, con anemia drepanocítica severa (que destruye los glóbulos rojos). La mujer, ama de casa, ni siquiera ha podido practicarles la prueba a las mellizas para ver si son compatibles para el trasplante porque no puede pagar los 2.600 dólares que cuesta.

UNA FAMILIA NACIDA DE LA ADVERSIDAD

Estas mujeres se han convertido casi en familia. Están unidas por una misma causa, aunque sus hijos tengan diferentes enfermedades. Todas colaboran entre sí cuando algunos de sus niños no cuentan con los medicamentos necesarios para sus tratamientos. Llevan tantos años luchando juntas que hasta ofrecen sus casas a las madres que llegan desde el interior del país con problemas como el suyo.

“Entre madres uno se ayuda, a veces yo me paro ahí en el hospital a preguntar quién tiene un medicamento, y si alguien lo tiene me lo da y yo después se lo repongo y así”, cuenta Jacqueline Sulbarán, madre del pequeño madre de un niño de 10 años que sufre leucemia. El pequeño debe recibir quimioterapia durante dos años para evitar la enfermedad regrese, y su madre pelea contra las dificultades. En el hospital “no hay nada” y los tratamientos están paralizados porque se dañó el aire acondicionado de la sala. Las mujeres también reciben el apoyo económico de fundaciones, o de sus familiares más cercanos cuando pueden hacerlo.

VIDAS QUE SE APAGAN

Son cuatro ya los niños que han muerto en mayo esperando por un trasplante: Giovanni Figuera, de 6 años, Robert Redondo, de 7, Yeidelberth Requena, de 8 años, y Erick Altuve, de 11.

Giovanni tenía leucemia linfoblástica aguda, y murió el 6 de mayo tras pasar dos meses hospitalizado en el J.M. de los Ríos.