niños archivos - Runrun

niños

Cecodap: Autorizaciones de viajes para niños se convirtieron en un obstáculo para las familias

“LOS PODERES NO SON VÁLIDOS PARA la movilización de niños, niñas y adolescentes fuera o dentro del país”. Ese fue el recordatorio del Servicio Autónomo de Registros y Notarías (Saren) en su resolución del 19 de julio de este año. El abogado y coordinador general de Cecodap, Carlos Trapani, advirtió que el documento emitido por el Saren generó confusión y desinformación en las familias venezolanas.

“Las notarias deberán abstenerse de autenticar documentos de autorizaciones para viajar, dentro y fuera del territorio nacional (…) a través del Poder General o Especial otorgado por el padre, madre, tutor o tutora”, indicó la resolución.

Al finalizar el comunicado, que iba dirigido a las notarías públicas y registros con funciones notariales, el Saren explicó que el recordatorio respondía a la responsabilidad del Estado de dar protección integral a las niñas, niños y adolescentes (NNyA), especialmente contra el traslado ilícito y la retención indebida.

Trapani coincidió en que la normativa está diseñada para garantizar los derechos de los niños, pero aseguró que en la práctica se ha convertido en un obstáculo para los venezolanos que optan por emigrar.

“Vivimos en un país en el que hay un quiebre institucional y político. Entonces se imponen un conjunto de parámetros y exigencias a las familias que generan desinformación”, explicó Trapani durante una transmisión en vivo.

El abogado especializado en materia de protección de niños, niñas y adolescentes indicó que todos los niños tienen el derecho de libre tránsito. Este cuenta con algunas restricciones, entre ellas: 

  • Si el niño viaja dentro de Venezuela solo o con terceras personas, requiere permisos de ambos padres.
  • Si el viaje es internacional y viaja con uno de los padres se requiere el permiso del otro representante. 
  • Si viaja fuera del país con otras personas o solo, requiere que ambos padres firmen la autorización.

“El niño es susceptible a ser víctima de trata o tráfico. Hemos tenido casos de padres que pierden contacto con sus hijos, porque hay una autorización de viaje mal tramitada a través de un poder. El objetivo es que el niño no pierda el arraigo con su país, ni comunicación o contacto con los padres”, señaló el coordinador general de Cecodap.
 

Resolución no es suficiente

En un comunicado emitido en junio de 2019, la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) aseguró que las personas continúan saliendo de Venezuela para huir de la violencia, la inseguridad y las amenazas, así como la falta de alimentos, medicinas y servicios esenciales. Hasta esa fecha eran más de cuatro millones de venezolanos migrantes.

La resolución del Saren y las autoridades del Estado no previeron los conflictos que el fenómeno migratorio ha convertido en recurrentes: ¿Qué pasa con los poderes notariados que dejó algunos de los dos padres al irse del país? ¿Qué pasa cuando uno de los padres se fue del país y pierde el contacto con el otro? En la resolución se indica que los padres podrán hacer el trámite en los consulados de los países en los que residan, pero ¿qué pasa con los padres que están en países donde los consulados cerraron? Ante estas interrogantes, Trapani planteó que el Estado dejó en el limbo a varias familias. 

Cecodap recomendó a las familias prepararse antes de iniciar la migración. “Acudir a las notarías y solicitar información, quienes están en el deber de ofrecerla y de validar las autorizaciones de viajes. Además, buscar asesoría en los Consejos de Protección y otros organismos que velan por los derechos de los niños”, afirmó Cecodap.

*Con información de Cecodap.
Cecodap: “El Estado mata civilmente a los niños de Venezuela al no garantizar el derecho a la identidad”

LA ORGANIZACIÓN VENEZOLANA CECODAP REVELÓ en un reciente informe que la integridad de los niños y adolescentes del país está en riesgo por las fallas en el sistema del Saime, la falta de material y los elevados costos para la emisión de los documentos.

“El derecho a la identificación en el país sufre las secuelas de las fallas en el sistema automatizado, retrasos en la entrega de documentos, falta de materiales y elevados costos para la emisión de los documentos. Las niñas, niños y adolescentes (NNA) son una de las poblaciones que más padece de estas irregularidades, quienes quedan al margen del ejercicio de otros derechos porque no tienen garantizada su identidad”, se lee en el informe del organismo.

Por su parte, Carlos Trapani, coordinador general de Cecodap (Centros Comunitarios de Aprendizaje), denunció que el Estado en Venezuela “no solo mata a los niños y niñas recién nacidos por la carencia de medicamentos”, sino que además “mata a los niños civilmente al no garantizar su identificación al nacer”.

En este sentido, recordó que la identidad “es la puerta de entrada para el ejercicio de otros derechos. Sin identidad no existo y no puedo ser llamado ciudadano”.  

El 15 de julio la investigadora y trabajadora social Angeyeimar Gil divulgó los hallazgos de un estudio que realizó para Cecodap y cuyo objetivo es demostrar que el Estado “no garantiza el derecho a la identidad en la población infantil y adolescentes”.

Entre sus hallazgos está el hecho de que, desde el nacimiento, los padres y madres no tienen acceso expedito y oportuno a las instituciones que dan registro a sus hijos. De esta manera, la investigadora calculó un estimado de recién nacidos afectados por la falta de planillas EV-25 en los centros de salud: por lo menos 27.540 bebés quedaron sin certificados de nacimiento, solo en el Área Metropolitana de Caracas, y únicamente en 2018. 

“Uno de los riesgos que presentan los niños sin el certificado de nacimiento es el de convertirse en víctimas de trata de personas, robo o secuestro. De allí la importancia de garantizar este derecho en el mismo momento en el que nacen”, indicó Gil.

Angelina Jolie advierte que 20 mil niños venezolanos pueden convertirse en apátridas

La actriz estadounidense Angelina Jolie, enviada especial de Acnur, advirtió este sábado, 8 de junio, que más de 20.000 niños nacidos en Colombia de padres venezolanos corren el riesgo de convertirse en apátridas debido a la falta de documentación para legalizar su situación.

Jolie hizo la advertencia en una declaración que dio junto con el presidente de Colombia, Iván Duque, con quien se reunió este mismo sábado en Cartagena para analizar la respuesta de su Gobierno a la crisis migratoria venezolana.

“El presidente y yo conversamos del riesgo de que más de 20.000 niños venezolanos se conviertan en apátridas y su compromiso de apoyar a los niños”, dijo Jolie, quien llegó ayer viernes, 7 de junio, a Colombia para una visita de dos días como representante de buena voluntad de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur).

Al respecto, Duque señaló que en la reunión con Jolie se trató la nacionalización de los niños nacidos en Colombia de padres venezolanos.

“Quiero destacar que en el diálogo que tuvimos hablamos sobre la necesidad que tenemos de abordar la nacionalización de miles de niños venezolanos en nuestro país que no tienen hoy una situación migratoria definida y que hacerlo es una forma humanitaria de darles a ellos oportunidades y beneficios que merecen para salir de esta tragedia”, apostilló el gobernante colombiano.

La actriz visitó el viernes el departamento caribeño de La Guajira, fronterizo con Venezuela, para conocer de primera mano la respuesta humanitaria ante el éxodo de millones de personas que salen de ese país.

Jolie recordó que esta es su primera visita al país pero que “desearía que se diera en mejores circunstancias para Colombia y para la región”.

“He venido a expresar mi apoyo al pueblo colombiano que está respondiendo a la crisis de Venezuela de una forma admirable”, añadió la estrella de Hollywood.

El número de venezolanos que han abandonado su país por la crisis ha superado la barrera de los cuatro millones, según anunciaron ayer en Ginebra conjuntamente la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y Acnur.

Más de 1,3 millones de ellos están en Colombia en donde el Gobierno les brinda educación y atención en salud, y les ofrece programas que buscan insertarlos en labores productivas.

Jolie contó que el viernes estuvo en Riohacha, capital de La Guajira, en donde se reunió con familias colombianas y venezolanas, y hoy se trasladará a la fronteriza ciudad de Maicao, donde nuevamente tendrá contacto con migrantes del país vecino.

“He visto con mis propios ojos lo sobrecargados que están los colegios, hospitales y servicios locales, pero también es inspirador ver el humanitarismo manifestado por las comunidades locales”, expresó.

Trasplante de médula: La lucha de niños venezolanos contra la muerte y el Estado

SUS MADRES, LUCHADORAS INCANSABLES buscan el milagro en un país donde se hace difícil conseguir un antialérgico, un antibiótico, un ansiolítico o una vacuna. Encontrar el camino que las lleve a conseguir un donante para sus hijos es casi un imposible, pero no están dispuestas a renunciar.

Talasemia mayor, leucemia linfoblástica aguda, aplasia medular, anemia drepanocítica severa, leucemias mieloides de alto riesgo, linfomas de Hodgkin y no Hodgkin. Son palabras que no deberían formar parte del vocabulario de un menor, pero los niños conviven con ellas con una naturalidad casi inexplicable. El menor de los 26 tiene tan solo 4 años. El mayor, 17. La enfermedad y las condiciones de pobreza en las que viven han unido a sus madres en la lucha por salvar su vida.

Las mujeres cuentan, junto a sus hijos, el viacrucis que viven a diario en el hospital J.M. de los Ríos, el principal centro pediátrico público de Venezuela, donde cada día de espera es una batalla contra la muerte. “No podemos seguir así, hemos esperado mucho, todos los días alguien cae”, advierte Evellyne Fernández, madre de Edenny, una joven de 15 años diagnosticada con talasemia mayor, una forma de anemia severa que hace que las personas que la padecen necesiten transfusiones de sangre cada tres semanas.

La joven, que sueña con ser abogada, recibe transfusiones desde que tenía tan solo siete meses y contrajo hepatitis C por una donación de sangre a la que no se le aplicaron protocolos de serología pertinentes, porque en el país no hay los reactivos necesarios para realizar estudios clínicos, según han denunciado varios médicos.

Cristina, una adolescente con talasemia que antes de enfermar era modelo, tocaba el violín y soñaba con ser publicista, espera un trasplante de médula desde 2014, pero en 2016 su situación comenzó a agravarse y, como Edenny, contrajo hepatitis C por una transfusión de sangre. Además, padece malnutrición moderada, producida por la misma talasemia, y lupus eritematoso sistémico. Su madre, Rosa Colina, cuenta que, en ocasiones, le vence desánimo: “ya mamá, no quiero más”.

Lo mismo le sucede Jerson, de 14 años, que sufre aplasia medular severa, una enfermedad por la que la médula deja de producir las células encargadas de generar los componentes de la sangre. El Trombopac, un medicamento que podría ayudarle, no se puede conseguir en Venezuela. Quien tiene la suerte de encontrarlo, puede llegar a pagar 800 dólares por él.

Y no solo se enfrentan a este riesgo. Los niños necesitados de transfusiones deben tomar un medicamento que ayuda a reducir la sobrecarga de hierro en la sangre. A finales del pasado año dejaron de tomarlo porque el Estado ya no se lo proporciona y es muy difícil de conseguir en el país.

EEUU, PERMANENTE CULPABLE

En Venezuela, solo dos centros realizan los trasplantes medulares, siempre que cuenten con donantes: La Ciudad Hospitalaria Henrique Tejera (CHET) de Valencia (público), y el Hospital de Clínicas Caracas (privado). En este último, el trasplante puede llegar a costar alrededor de 20.000 dólares, algo inalcanzable para un venezolano promedio, que gana 6 dólares al mes.

Erick Altuve, de 11 años, quien murió de cáncer el 26 de mayo, ayuda a llevar el ataúd de su hijo a su casa después de saber que no podía enterrarlo por una tarifa impaga en el cementerio. en el barrio de Petare, Caracas, el 29 de mayo de 2019. (Photo by Marvin RECINOS / AFP)

En 2006, el Gobierno de Venezuela estableció con Italia -donde hay un banco de médula- un convenio por el cual los niños que no tenían donantes podían ser trasladados al país europeo para recibir un trasplante. El programa era financiado por la estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa), pero desde inicios de 2018 se encuentra paralizado.

El régimen de Nicolás Maduro culpa a Estados Unidos de la paralización de este programa, pues asegura que el Gobierno de Donald Trump le impuso un “bloqueo económico” que le impide pagar a la Asociación para el Trasplante de Médula Ósea (ATMO) de Italia. El Ejecutivo asegura que “el sistema financiero europeo de Novo Banco, de Portugal, se ha negado a procesar” las órdenes de pago emitidas por Pdvsa, debido al “bloqueo” que denuncian desde finales del año pasado y afirma que tienen retenidos casi cinco millones de euros.

Sin embargo, médicos, organizaciones no gubernamentales y demás personal hospitalario resaltan que la paralización del convenio no se debe a las sanciones, ya que el programa presenta retrasos desde 2015, pero el deterioro de los hospitales se viene produciendo desde hace al menos una década. Los equipos están dañados, hay fallos en los programas alimenticios y la escasez de fármacos y materiales sanitarios puede llegar al 80 %, según han denunciado reiteradamente los sindicatos médicos.

Según la última Encuesta Nacional de Hospitales realizada por la organización Médicos por la Salud, 1.557 pacientes murieron en centros sanitarios por falta de material y 79 por apagones entre el 19 de noviembre y el 9 de febrero pasado. La ONG, que realiza esta encuesta desde 2014, toma en cuenta los 40 hospitales más importantes del país.

Las madres de los pequeños afectados recalcan que los hospitales ya tenían muchos problemas antes de las sanciones, y se quejan de que el Gobierno no les ofrezca ninguna solución. Algunas, como Inés Zarza, censuran que Maduro haya aprobado un gasto de 50 millones de euros para la creación de una industria militar textil y otros más de seis millones de euros para la fabricación de armas.

“En su mente tienen una guerra en la que nadie va a pelear con ellos”, señala Inés, quien tiene mellizas de 7 años, una de ellas, María Elena, con anemia drepanocítica severa (que destruye los glóbulos rojos). La mujer, ama de casa, ni siquiera ha podido practicarles la prueba a las mellizas para ver si son compatibles para el trasplante porque no puede pagar los 2.600 dólares que cuesta.

UNA FAMILIA NACIDA DE LA ADVERSIDAD

Estas mujeres se han convertido casi en familia. Están unidas por una misma causa, aunque sus hijos tengan diferentes enfermedades. Todas colaboran entre sí cuando algunos de sus niños no cuentan con los medicamentos necesarios para sus tratamientos. Llevan tantos años luchando juntas que hasta ofrecen sus casas a las madres que llegan desde el interior del país con problemas como el suyo.

“Entre madres uno se ayuda, a veces yo me paro ahí en el hospital a preguntar quién tiene un medicamento, y si alguien lo tiene me lo da y yo después se lo repongo y así”, cuenta Jacqueline Sulbarán, madre del pequeño madre de un niño de 10 años que sufre leucemia. El pequeño debe recibir quimioterapia durante dos años para evitar la enfermedad regrese, y su madre pelea contra las dificultades. En el hospital “no hay nada” y los tratamientos están paralizados porque se dañó el aire acondicionado de la sala. Las mujeres también reciben el apoyo económico de fundaciones, o de sus familiares más cercanos cuando pueden hacerlo.

VIDAS QUE SE APAGAN

Son cuatro ya los niños que han muerto en mayo esperando por un trasplante: Giovanni Figuera, de 6 años, Robert Redondo, de 7, Yeidelberth Requena, de 8 años, y Erick Altuve, de 11.

Giovanni tenía leucemia linfoblástica aguda, y murió el 6 de mayo tras pasar dos meses hospitalizado en el J.M. de los Ríos.

Presidencia encargada asigna equipo de emergencia para atender crisis del JM de los Ríos

EL PRESIDENTE ENCARGADO DE VENEZUELA, Juan Guaidó, emitió un comunicado en el que se pronunció nuevamente sobre la situación de emergencia que viven los niños del J.M de los Ríos que esperan por trasplante de médula.

El mandatario informó que se designó un equipo de emergencia que se puso en contacto con los familiares de los menores y buscarán atender de manera inmediata esta situación, bien sea con ayuda pública o privada.

“Desde la presidencia hemos entrado en contacto con los familiares de los menores y se ha designado un equipo de emergencia para atender de manera inmediata esta inhumana problemática, tomando en cuenta cualquier tipo de ayuda, privada o pública que permita dar atención urgente a los niños que se encuentra en esta situación”, dice el mandatario en alusión a los pequeños que esperan trasplante de médula ósea.

Guaidó responsabilizó nuevamente a Nicolás Maduro por la muerte de seis niños que esperaban por la intervención quirúrgica. Dijo que no se trato de muertes, sino de “asesinatos cometidos por Maduro, quien no tuvo voluntad política para atender el problema”.

 

 

ONG denuncia que cuatro niños murieron cada día en 2018 en Venezuela

LAS ONG CECODAP, Observatorio Venezolano de Violencia y el Instituto de Investigaciones Jurídicas adscrito a la Facultad de Derecho de la Universidad Católica Andrés Bello presentaron el informe de violencia  denunciaron este viernes 17 de mayo que en Venezuela murieron cuatro niños o adolescentes cada día en 2018.

Al presentar el informe sobre muertes violentas y otras formas de violencia contra los niños, niñas y adolescentes en Venezuela, el Observatorio Venezolano de Violencia precisó que se trata de 1.484 muertes en un año (2018).

Agregó que los niños o adolescentes representan 6% del total de muertes violentas en el país.

 

Violencia sexual en aumento

Mercedes Muñiz, directora para la educación sexual, informó que aumentó la violencia sexual y la cantidad de niñas, niños y adolescentes víctimas de explotación sexual.

Afirmó, sin embargo, que 39% de los consejos de Protección en zonas rurales dijeron no recibir denuncias sobre esos casos.

 

Los padres como principales victimarios

Angeyeimar Gil, trabajadora social, indicó que mamá y papá son hoy los “principales victimarios”.

“Antes había una situación de explotación de niños, ahora hay varias. La sobrevivencia es clave, por ello muchos padres recurren a la explotación para conseguir alimentos”, dijo Gil.

La representante de la ONG Profan manifestó además que la violencia familiar en Venezuela “se modificó y aumentó”.

“Si antes un niño llegaba con una marca de correa, ahora llega con las piernas completamente golpeadas“, afirmó.

Niños presos por protestar: El lado más oscuro de la represión en Venezuela

DECENAS DE NIÑOS QUE SALIERON a sus colegios el 23 de enero de 2019 en Venezuela no han regresado a sus hogares. Se encuentran maltratados, sucios y encarcelados en calabozos militares por órdenes de jueces designados a dedo por el hombre fuerteNicolás Maduro.

La agitación política que ya cuenta con 29 muertos y casi 800 detenidos comenzó el 21 de enero, dos días antes de la protesta nacional convocada por el presidente interino Juan Guaidó para solicitar el cese de la usurpación del poder de Maduro. Una de las primeras víctimas fue un adolescente.

Para muchos de los niños que se encuentran detenidos se trataba de un día de clases como cualquier otro miércoles y quedaron atrapados en las revueltas. Otros asistieron a las manifestaciones acompañados por sus padres.

La Organización No Gubernamental Foro Penal denunció que a la mayoría de los niños detenidos se les negaron medidas cautelares para su liberación y que permanecen tras las rejas, acusados de terrorismo en distintos estados del país.

Al menos 11 niños se encuentran detenidos en Yaracuy, una fértil región agrícola ubicada en el centro occidente del país, célebre por ser la cuna de María Lionza, una diosa indígena venerada por miles de venezolanos.

El Foro Penal dijo que de los 34 menores detenidos el 23 de enero en Yaracuy, 11 quedaron privados de libertad por órdenes de la juez de control Ediluz Guedez sin “tener ni una sola prueba”. Los chicos, que tienen entre 11 y 16 años, fueron imputados por terrorismo, obstrucción de justicia, agavillamiento y asociación para delinquir, pese a la solicitud de libertad realizada por el Ministerio Público y la defensa.

El apoyo a Guaidó en las zonas populares tomó por sorpresa a las autoridades regionales pertenecientes al gubernamental Partido Unido Socialista de Venezuela (PSUV). En Yaracuy, los partidos que apoyan la revolución bolivariana habían ganado todas las elecciones a la Gobernación desde 2004.

*Vea la nota completa en Yahoo.com

Cecodap: 79% de los padres dejan a sus hijos con familiares por emigrar

LA MIGRACIÓN FORZADA ha obligado a 79% de los padres a dejar a sus hijos a cargo de los abuelos, quienes se han convertido en sus principales cuidadores, reveló un estudio presentado este lunes 10 de diciembre por Cecodap, organización de derechos humanos que previene la violencia y promueve el buen trato a la niñez y adolescencia.

Durante la presentación de los resultados del informe, el psicólogo Abel Saraiba señaló que 31% de la población ha considerado irse del país. Indicó que la migración ha aumentado sostenidamente: de 1,4% en 2014 a 47,6% en 2018, de acuerdo con los datos recabados con apoyo de la encuestadora Datanálisis.

La investigación calcula que entre 2013 y 2018 han emigrado 4.225.517 venezolanos, lo que significa que 13,5% de la población se ha ido en los últimos cinco años. “La condición del país ha sido expulsora de los ciudadanos”, dijo Saraiba.

Al respecto, Carlos Trapani, abogado de Cecodap, señaló que los niños y adolescentes que migran con sus familias son víctimas de la discriminación y no tienen acceso a la protección social. Señaló limitaciones en el acceso a los alimentos, vivienda y servicios de salud. “Los niños tampoco cuentan con documentos de identidad ni pueden solicitar documentos. Les cuesta, incluso, ubicar a sus familias en el país de destino”, dijo.

 

*Vea la nota completa en El Pitazo