Nazareno archivos - Runrun

Nazareno

Misa del Nazareno culminó en enfrentamiento entre oficialistas y opositores

MisadeNazareno

 

Grupos oficialistas ingresaron este miércoles a la Basílica de Santa Teresa donde se oficiaba la tradicional misa del Nazareno de San Pablo gritando consignas a favor del gobierno nacional.

Antonio Ecarri, presidente de la Casa Uslar Pietri y dirigente opositor denunció que se produjo un impasse entre opositores y afectos al oficialismo y que, tras culminar la liturgia, grupos violentos empujaron e insultaron al cardenal, Jorge Urosa Savino.

Efectivos de la Policía Nacional Bolivariana acudieron al lugar para restablecer el orden. Al Cardenal se lo llevaron y laicos de la Basílica empezaron a rezar Ave María y Padre Nuestro para calmar a la gente.

 

Laureano Márquez Ene 18, 2017 | Actualizado hace 3 años
Divina Pastora, por Laureano Márquez

DivinaPastora_1

 

Cuentan que el cólera causaba estragos en la ciudad de Barquisimeto a mediados del siglo XIX y que el padre Macario Yépez organizó para el 14 de enero de 1856 una procesión en la que habrían de encontrarse el Nazareno con la Divina Pastora. A esta última, el sacerdote se ofrendó pidiendo que fuese él la última víctima de la epidemia. Cuentan que el cólera cedió y que el religioso murió el 16 de junio del mismo año. En conmemoración de este hecho, todos los 14 de enero se realiza la multitudinaria procesión, que se encuentra entre las más concurridas del mundo.

La procesión comienza con una misa, este año a cargo del arzobispo Antonio José López Castillo, cuya homilía como va siendo habitual cuando la Iglesia habla de los agobios del pueblo— molestó a algunos. Verdaderamente, que en estos tiempos se diga que la confrontación de poderes no conduce a nada bueno mientras el pueblo está agobiado por el hambre y las necesidades, que debe haber una amnistía para los presos políticos y que el voto popular tiene que ser respetado puede escandalizar a los dueños del poder, un escándalo que pone en evidencia el talante de quien lo detenta. Quizá por ello este año, el de la centésima sexagésima primera procesión, se escuchaba por todos ladoslo que llaman vox populi en Lara, que las cadenas de radio y televisión de ese día pretendieron silenciar a la Divina Pastora. Ejercicios militares vs. procesión de civiles, lanzamiento de granadas vs. lanzamiento de mandarinas; en definitiva: armas vs. paz. Verdaderamente fue un día emblemático de la confrontación que vive Venezuela: el señorío de la fuerza enfrentando el deseo y la voluntad de los que quieren peregrinar pacíficamente por los caminos de la libertad.

Lo más hermoso de la procesiónademás de la patrona, naturalmente es la gente. Con todos los infortunios que vivimos, la bondad no ha podido ser exterminada de nuestros corazones. Acudir a la Divina Pastora reafirma la intuición galleguiana: si te vas por tierra y transitas la hermosa autopista construida por el zambo Andresote con el nombre de Rafael Caldera, percibes la magnificencia de esta tierra de horizontes abiertos, donde la mirada se pierde en los verdores, propicia para un esfuerzo que es frenado sistemáticamente desde arriba para fomentar una tierra de abuso, riqueza fácil e improductiva y corrupción (que viene a ser todo la misma cosa); donde una raza buena teje hamacas en Tintorero, o nos pinta con el pincel de Armando Villalón, Jesús Pernaletea e Isabella Despujols; ama en los versos de Rafael Cadenas o espera agazapada en los crepúsculos que la “arropan” (como diría Luz Estrella Parra, también poetisa larense)un luminoso despertar de democracia y libertad.

El milagro solicitado este año era prácticamente unánime. No era menester, siquiera, hacerlo explícito, porque todo el mundo estaba claro en lo que pedía. En esta ocasión el mal no es el cólera, como en tiempos de Macario Yépez, sino la cólera, la ira, el odio, que pretende edificar a la fuerza una forma de nación que excluya todo disenso y criminalice toda inconformidad, invocando ancestrales demonios que han vuelto a subyugarnos, porque no estaban muertos, sino mal sepultados.

Una procesión no es otra cosa que el transitar juntos un camino de fe. No perdamos la fe en Venezuela en esta difícil hora. Quiera Dios que la Divina Pastora nos conceda que nuestro andar sea bueno; nuestros pasos, honestos; y nuestro caminar, justo, para que se convierta en camino para nuestra tierra.

@laureanomar

 

El apóstol que dejó a Maduro a pie

@AdrianitaN

UN INDIGENTE DUERME EN UN RINCÓN de la planta baja del Centro Simón Bolívar -centro de Caracas-. Lleva puestas unas medias panty rosa pálido, “rajadas” desde la ingle hasta las rodillas. No tiene camisa y cada vez que inspira exhibe las costillas. Los creyentes que pasan junto a él solo tienen ojos para el material “P.O.P” y  las camisitas con la cara de Jesús estampada, que lucirán ante la imagen del Nazareno de San Pablo, en la iglesia de Santa Teresa.

Buhoneros, más cristianos que nunca, ofrecen batas color “morado nazareno” con bordes dorados y escapularios “del santo que desees”. También venden matas de sábila amarradas con un cordón rojo, útiles para “ahuyentar las malas energías” y sahumerios “abrecaminos”, para atraer la suerte o para endulzar a “Don Juan del Dinero”.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Un hombre vestido de Nazareno camina por el medio de la calle, descalzo, con una cruz de cartón piedra a cuestas. “Ponte ahí pa’ tomarte una foto”. El principio de la fila de feligreses casi alcanza a morder su propia cola y da la vuelta a la manzana. Luces, cámara, acción.

Juvenal y su mesita están en una esquina de la sede principal del Saime (Servicio Administrativo de Identificación, Migración y Extranjería). Sobre la mesa tiene el manifiesto escrito por Nicolás Maduro en rechazo a las medidas tomadas por el presidente de Estados Unidos en contra de funcionarios del gobierno de Venezuela. También están las planillas dispuestas para recibir las firmas de todo humano que quiera manifestarse para contrarrestar las “maldades” del imperio.

“Epa, vamos a firmar” y tres golpecitos en la mesa con el kilométrico de tinta azul. “Epa, a firmar, a firmar por la patria” y dos golpecitos más. “Ajá, ustedes creen que esto es juego de carritos. Nos van a matar a todos. Así mismo. A firmar”, dos golpes. “A firmar”, tres golpes más. Juvenal explica que “esto no es político”, sino un asunto de defensa de la nación.

“A la nación hay que defenderla de la inminente ocupación gringa, del bombardeo y de la muerte de los niños”, grita Juvenal, vestido con una camisa amarillo pastel. “Los gringos matan niños. Así como el tuyo. A los niños hay que defenderlos”. Pasa una vendedora de café. “Epa, vengan a firmar, vengan a firmar y me das un conlechito”. El conlechito se derrama y va de las planillas al  manifiesto y, de ahí, a la mesa.

El revolucionario lo limpia, azorado, y regresa a su discurso y a sus golpecitos en la mesa. “El país puede tener problemas, pero tenemos que resolverlos no (pum) so (pum) tros (pum). Ninguna potencia extranjera. A firmar, señores”. Pero no se acerca nadie más.

En otras circunstancias un hombre calvo reiría por toparse con alguien que lleva una camisa amarilla, tan parecida a la suya. Pero no, en esta ocasión lo enfrenta señalándolo con el dedo: “Farsante, farsante, ustedes son unos farsantes”. Juvenal lo ignora, como el feligrés al indigente. “Yo no caigo en provocaciones, la gente provoca y provoca y yo les doy la espalda”, confiesa. Un poco desconfiado, accede a contestar unas preguntas.

-Juvenal, se dice que a los trabajadores públicos los botan si no firman. ¿Eso es verdad?

-No, no tiene nada que ver. Esto es una cosa de sentido común, de firmar por la patria, hay que tener cuatro dedos de frente. Esto es un problema de la patria. Yo no soy político, yo soy un trabajador. Tú me ves esta gorra (de la Superintendencia de Precios Justos), ¿tú crees que yo trabajo aquí? Yo lo que hago es colaborar, adhonorem. Yo hago trabajo de fiscalización a los comercios. A ninguna persona que no firme le van a hacer una retaliación, una persecución política. Mira, vale, que tú no firmaste te vamos a botar. No, no, no.

-¿Y esas 78 firmas (las que están en la planilla) son solo de hoy?

-78 en hora y media, que es lo que yo tengo aquí. Yo hablo por hablar, pudiese estar ahí sentado y ya. La gente tiene que saber, porque eso está en todos los medios y el Presidente ha hecho un exhorto a firmar.

-El decreto de Barack Obama comprende dos cosas: por un lado que Venezuela es una amenaza para EE UU, y por otro las sanciones a funcionarios del gobierno por violación de derechos humanos y corrupción. Maduro no solo los defendió, sino que le dio un cargo de ministro a uno. ¿Qué te parece?

-Maduro no los defendió, yo recuerdo que él en cadena dijo que si tenían las pruebas de que estos funcionarios eran corruptos, mostraran las pruebas. Muestren las pruebas. Y no las han mostrado. ¡Muestren las pruebas!

-¿No crees que sería bueno que Maduro les pusiera la lupa a esos funcionarios?

-Mira…yo pienso que sí, porque al gobierno no le conviene ganarse esa fama. La corrupción mata la revolución. Todos los gobiernos son corruptos. Dígame Lusinchi, Carlos Andrés Pérez, eso sí era corrupción de verdad.

-Pero la idea es no repetir lo que se hizo en el pasado, ¿o no?

-Sí, pero lamentablemente se están repitiendo muchas cosas. Se están haciendo muchas cosas como no son. Al final la corrupción afecta es al pueblo. Estas cosas no pasaban con Chávez. Lo que pasa es que Maduro no… (sacude la cabeza y no termina la frase). Yo soy trabajador de la salud. Le digo a Maduro, que vaya a ver cómo están los hospitales. La gente se está muriendo por falta de insumos. Que vea que su ministro no le está diciendo la verdad. También lo que pasa es que muchos médicos no se ponen del lado del paciente…

-¿Crees que es muy fácil atender a alguien si no tienes ni una inyectadora?

Claro…no hay insumos. Y tú ves el presupuesto que baja Maduro a este ministerio, el de salud, y son millones. Pero se van por otro lado. A la Sader (Eugenia Sader, exministra del Poder Popular para la Salud) la llamaron del Ministerio Público, pero eso “fuiiii”, lo metieron en la gaveta otra vez. Ahí están los tomógrafos del Hospital Vargas. Los trajeron, los dejaron arrimados en un rincón y cuando los fueron a conectar no servían. Después se desaparecieron.

-La situación con los hospitales es muy grave…

-Los hospitales que dependen del Ministerio de Salud no sirven para nada. Yo voy al Hospital Vargas y eso me produce nostalgia… la desidia. Estuvieron haciendo un edificio que tardó ocho años. ¿Cuánto no le costó eso al Estado? ¿Cuánta gente no se ha muerto por falta de inyectadoras, de medicamentos, de una sutura?

-¿Qué te parece si se recogieran firmas para exigir, por ejemplo, un mejor sistema de salud?

-Aquí se acerca mucha gente a decirme, a insultarme, porque no recojo firmas por los hospitales, o para que haya más comida. Yo les digo que eso es otra cosa, o no les respondo.

-¿Qué crees tú que hace falta para que todo mejore?

-Mira, yo no quisiera, en verdad, no quisiera, pero aquí vayan a poner un gobierno tipo Pinochet, tipo Franco. Tiene que venir un militar duro. Chávez era un militar muy blandito, un tipo muy humanista. Venga el que venga esto va a seguir igual, todo está muy podrido. Hay que hacer una limpieza.

Y ahí siguió Juvenal, dando golpecitos a la mesa, predicando sobre una guerra de fantasía, pero con la realidad derramada ante sus ojos.

Si te están presionando para que firmes el manifiesto en contra de las sanciones de EE. UU. a funcionarios venezolanos, o te están amenazando con algún castigo si te niegas, escríbenos a [email protected] Tu identidad será protegida.

Mitzy Capriles:

MitzyCaprilesBasílicaSantaTeresa

 

Como cada año,  miles de feligreses se congregaron en la Basílica de Santa Teresa, para renovar su fe y devoción por el Nazareno de San Pablo. En esta oportunidad,  Mitzy Capriles de Ledezma junto a la Alcaldesa Metropolitana de la Gran Caracas (E) Helen Fernández, participaron  en la Eucaristía que se llevó a cabo en el templo católico,  para pedir por la liberación de los presos políticos, por una mejor Venezuela e invitar a los ciudadanos a la reflexión  para lograr la reconciliación del país.

Capriles de Ledezma recordó que todos los años, como una tradición familiar, acudía a la Basílica junto a su esposo Antonio Ledezma como una muestra de su fe y  del compromiso por devolverles a los caraqueños la “Ciudad para la Vida” que todos esperan.

“Hoy es un día difícil porque no nos acompaña Antonio Ledezma. Pero seguimos con fuerza, porque toda Venezuela está contigo Antonio y te acompañamos de corazón. Le vengo a pedir al Nazareno paz, justicia y libertad, porque sabemos que nuestro país está en crisis, esta adoleciendo por un Gobierno poco conciliador para los venezolanos y por ello al  Nazareno, tan amado, le venimos a implorar que nos ayude a reencontrarnos entre los venezolanos y por la libertades de todos los presos políticos, Antonio Ledezma, Leopoldo  López, Daniel Ceballos y  por nuestros queridos estudiantes. Le pido por esa Venezuela dolida, herida profundamente y dividida”, dijo.

Por su parte, la Alcaldesa Metropolitana (E), Helen Fernández, agregó que esta época es propicia para pedir por la reconciliación del país. “La Semana Santa es reflexión. Hoy estamos unidos por la fe,  por la fraternidad, en apoyo a todos aquellos necesitados, a quienes les han vulnerado sus derechos humano (…) unidos a nuestros presos políticos. Sirva este día para que entendamos que somos un solo pueblo, por una sola lucha, por una Venezuela  digna”.

Tanto Mitzy Capriles como la Alcaldesa Fernández, compartieron con el Cardenal, Jorge Urosa, quien posteriormente ofreció la Misa al Nazareno de San Pablo donde hizo un llamado a la unión del país.

Católicos recuerdan pasión, muerte y resurrección de Jesús

nazareno1

 

El papa Francisco dijo el domingo en Roma que en estos días “Veremos el desprecio de los jefes del pueblo y sus engaños para acabar con él. Asistiremos a la traición de Judas, uno de los Doce, que lo venderá por treinta monedas. Veremos al Señor apresado y tratado como un malhechor; abandonado por sus discípulos; llevado ante el Sanedrín, condenado a muerte, azotado y ultrajado. Veremos cómo los soldados se burlarán de él, vestido con un manto color púrpura y coronado de espinas. Y después, a lo largo de la vía dolorosa y a los pies de la cruz, sentiremos los insultos de la gente y de los jefes, que se ríen de su condición de Rey e Hijo de Dios”

La Semana Santa deriva de los primeros tiempos del cristianismo, cuando los feligreses se reunían, en Jerusalén, para recordar la muerte de Jesús en el transcurso de la noche al día entre el sábado y el domingo. La costumbre se extendió, en el siglo IV, cuando el emperador Constantino y su madre santa Elena ordenaron construir iglesias en los lugares de la pasión.

De esta forma se atrajo a miles de turistas que querían estar, el mismo día y a la misma hora, en los lugares de la pasión. Nació asi la Semana Santa.

 

Memoria De Cristo

El Concilio Vatcano II ordenó mantener la unidad de la memoria de Cristo muerto y resucitado porque, la Semana Santa, es una reconstrucción litúrgica de los últimos dias de Jesús para actualizar su la obra salvífica, a través del misterio de la pascua de su muerte y resurrección por medio de signos reales y eficaces.

La Semana Santa comenzó el Domingo de Ramos con la procesión de las palmas y la Misa de la Pasión en cuyo evangelio se da lectura al testimonio bíblico de los acontecimientos que condujeron a la muerte de Cristo.

Este miércoles santo, está dedicado a Jesús Nazareno, con la cruz sobre sus hombros.Esta imagen es motivo de fervorosa devoción del pueblo venezolano por lo cual, hoy, los templos están llenos de feligreses niños, adultos y adolescentes que pagan promesas, vestidos con la clásica túnica morada, en agradecimiento por favores recibidos.

Pero el centro de la conmemoración está en los próximos días, a partir del jueves, llamados litúrgicamente el Triduo Pascual que conduce a la vigilia del sábado para celebrar, el domingo, la Resurrección.

 

Triduo Pascual

Aunque puede celebrarse antes, en Valencia el jueves en la mañana tiene lugar, en la Catedral, la Misa Crismal llamada asi porque en ella es consagrado el santo crisma, una combinación de aceites y perfumes para grandes celebraciones litúrgicas como la bendición de un templo, ordenación sacerdotal y consagración de obispos y arzobispos. En esta oportunidad, el obispo bendice también el óleo de los enfermos y el óleo de los catecúmenos para los bautismos y confirmaciones.

En la tarde del jueves, es celebrada la misa de la Ultima Cena en la que Cristó creó la eucaristía y el orden sacerdotal . En el inicio de los ritos, el sacerdote celebrante, lava los pies a doce varones cuyo significado es el mandamiento del amor y la caridad fraterna.

En esta misa se tocan las campanas qe permanecerán en silencio hasta la vigilia pascual. Al final, el altar queda sin mantel y sin ningún tipo de adorno y el sagrario queda abierto.

Las hostias bendecidas se colocan en un cupón que se lleva en procesión hasta el monumento, donde se venera al santísimo sacramento, hasta el viernes al mediodía.

El Viernes Santo es como el miércoles de ceniza, día de ayuno y abstinencia. Quiere que decir que se debe comer lo indispensable y no comer carnes rojas.

En este día no se celebra misa pero si puede comulgar Las hostias consagradas, el jueves en la noche, son ofrecidas durante la la solemne acción litúrgica de la pasión y muerte del Señor, que se celebra después del sermón de las Siete Palabras, a partir de las 5 de la tarde.

En la noche del viernes sale la procesión del Santo Sepúlcro acompañado de las imágenes de María Magdalena y San Juan.

El sábado en el día no hay misas. Todos los templos católicos del mundo permanecen cerrados en señal de duelo hasta las 8 de la noche cuando se da inicio a la vigilia pascual, calificada por san Agustín, como la madre de todas las vigilias.”