Manuel Rosales archivos - Runrun

Manuel Rosales

ONU, CAF y Cruz Roja evalúan compra de equipos para paliar crisis eléctrica en Zulia

Agencias de Naciones Unidas, la Corporación Andina de Fomento (CAF) y Cruz Roja evalúan un proyecto de compra de equipos para generación eléctrica en el estado Zulia, con el objetivo de mitigar los efectos de la crisis en la región.

El proyecto fue presentado por el exgobernador Manuel Rosales, quien informó que se trata de una compra específica de barcazas, turbinas y generadores móviles para garantizar parte de los megavatios que necesitan en la entidad.

Rosales aseguró que el ingreso de los equipos al país se haría a través de la Cruz Roja bajo el concepto de ayuda humanitaria, con la intención de “disminuir el impacto de la catástrofe eléctrica que azota al pueblo zuliano, y de forma paralelamente a nuestra lucha para buscar una alternativa que acabe con el sufrimiento de los venezolanos, trabajamos en la solución parcial del drama eléctrico del Zulia».

Este proyecto también puede ser implementado en otras entidades como Nueva Esparta, y varias regiones andinas.

“Hay personeros del régimen que aspiran boicotear esta gestión en beneficio de la gente, que buscan alargar el sufrimiento de nuestros niños, madres y ancianos quienes ven alterado su ritmo de vida, así como también de los sectores comercial, industrial, agropecuario y sanitario prácticamente paralizados debido a la falta del servicio eléctrico”, dijo Rosales.

El exgobernador indicó que fue ubicada y verificada la factibilidad en la colocación de una barcaza con capacidad de generar 250 megavatios en las inmediaciones de la planta Ramón Laguna, en el sector Los Haticos (Maracaibo). “Ya se constató la viabilidad en el Canal de Navegación del Lago de Maracaibo y es totalmente posible su ingreso, así como la compatibilidad para la distribución a través de los sistemas de esas instalaciones”.

En la costa oriental del Lago y en el municipio Mara se instalarían “turbinas generadoras de 45 mw en cuyo caso serían de seis para la costa oriental y cuatro para la subregión Guajira, que estarían operando tres días después de su llegada al punto definido para su colocación”, dijo Rosales.

Con estos equipos se estarían incorporando 700 mw al sistema eléctrico zuliano que “no es la solución definitiva, pero servirá para minimizar el impacto de esta catástrofe producto de la corrupción, ineficiencia y desprofesionalización de la empresa eléctrica nacional, que ha convertido al Zulia en un Purgatorio donde pareciéramos estar pagando los pecados del régimen que destruyó todo”, destacó el dirigente.

Además, señaló que técnicos en Venezuela, Panamá y Estados Unidos ya están en mesas técnicas con los representantes de la CAF y ONU para definir detalles sobre el proyecto.

Los recursos aprobados para el plan de las barcazas sean manejados exclusivamente por la ONU a través del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), para garantizar que sean correctamente utilizados.

Los jefes de la MUD: No se descartan elecciones presidenciales este año
Henry Ramos Allup, Tomás Guanipa, Manuel Rosales y Juan Guaidó responden las preguntas sobre la tormenta que sacude a la coalición en este momento y la estrategia a seguir para enfrentar al régimen chavista

 

@pppenaloza

FUE LLEGAR A LA CIMA Y, ACTO SEGUIDO, comenzar a rodar en caída libre. Luego de su resonante triunfo electoral en las parlamentarias de 2015, el mayor éxito conquistado por la oposición venezolana en 20 años, la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) se ha hundido en una crisis profunda que incluso atenta contra su existencia.

Para entender el trance que atraviesa la alianza opositora, Runrunes le ha hecho las mismas cinco preguntas a los principales líderes del llamado G4, conformado por Primero Justicia, Acción Democrática, Un Nuevo Tiempo y Voluntad Popular. De esta manera, se busca identificar las coincidencias y diferencias que mantendrían los dirigentes y portavoces de las organizaciones que han conducido a la MUD desde su formación.

– ¿Cuál es el principal obstáculo que impide la unidad de la oposición en este momento?

Henry Ramos Allup (HRA)- Varios obstáculos. En lo que se refiere a la MUD, el incumplimiento del compromiso que suscribimos todos el 19 de julio pasado que contemplaba la elección del candidato presidencial de la oposición por elecciones abiertas, directas y universales, así como también la no reelección presidencial y el gobierno de unidad.

La dificultad de varios meses ya para designar al secretario ejecutivo, con todas las complicaciones y obstáculos operativos que esa falta de designación trajo consigo. La falta de respuesta oportuna, cada vez que se produce un acontecimiento la respuesta de la MUD se produce 24 horas después y muchas veces incluso se produce la respuesta después de que el hecho perdió importancia. Y finalmente, la imposibilidad de que juntos cumpliéramos el programa de giras que yo vengo planteando desde hace meses para que todos los dirigentes del país vayamos a todos los municipios a reunirnos con los integrantes de la MUD y los elementos de la sociedad civil.

Una dirigencia no puede estar encapsulada en Caracas sin siquiera visitar las parroquias de la capital de la República. Esto nos mantenía a todos inmovilizados y seguir en este inmovilismo es la mayor contribución que podemos hacer para que la oposición se desintegre. Esto hay que articularlo de alguna manera. Si todos hacemos esto, si nos desplazamos, si afrontamos la realidad que existe en cada estado, si vamos a ofrecer soluciones, vamos a mantener vivo el espíritu oposicionista, porque si no esto va a ir languideciendo poco a poco, y el gobierno en medio de esta tragedia consolidándose sin que nosotros ofrezcamos una respuesta.

Tomás Guanipa (TG)- El principal obstáculo que debe sortear la Unidad es la dictadura de Nicolás Maduro. Y ese es el punto de partida para analizar no solo la situación de la oposición, sino el momento que vive el país. Los partidos hemos sufrido persecución, exilio y prisión, a lo cual se suma, por supuesto, la grave crisis económica y de hambre que aqueja a nuestras estructuras y es común a todo el país.

Pero aparte de ello, haciendo un ejercicio de realismo y de autocrítica, podemos referir algunas ideas que sirven de punto de partida para repensar la unidad. Lo primero es partir de una autodefinición más amplia: la MUD fue una alianza electoral, con fines electorales, y ahora debemos actuar como una alianza política en términos más amplios, cuyo fin es derrotar un régimen autocrático y consolidar las bases de la reconstrucción del país.

Lo segundo es dotarnos de reglas jurídicas que aseguren el funcionamiento interno más diáfano. Lo tercero es crear mejores cauces de relación de la Unidad con el pueblo de Venezuela, aturdido por el hambre y la desesperanza que produce la incertidumbre. Y lo cuarto es establecer mejores conductos para vencer el monopolio comunicacional del régimen de Maduro y dar a conocer los alcances del trabajo unitario por el cambio.

En este sentido, estoy profundamente convencido de que si avanzamos en esta dirección vamos a lograr sobreponernos al segundo gran obstáculo que debe superar la Unidad, que es la falta de confianza entre los partidos que la conformamos, y seguirá imperando la convicción de que todos somos necesarios. Eso es lo que espera Venezuela y no la vamos a defraudar.

“La MUD fue una alianza electoral, con fines electorales, y ahora debemos actuar como una alianza política en términos más amplios, cuyo fin es derrotar un régimen autocrático y consolidar las bases de la reconstrucción del país.”- Henry Ramos Allup

Manuel Rosales (MR)- Vivimos una era de incertidumbre que nos plantea más preguntas que respuestas. Espero que la oposición retome el camino de la confianza y la fuerza. No podremos sobrevivir como alternativa sin unidad. Sin estrategia clara, sin confianza. En oportunidades hemos sucumbido al personalismo y la desconfianza, lo que se ha traducido en un obstáculo. El presidente Lincoln dijo: “una casa dividida contra sí misma no se puede mantener en pie”.  Es hora de tomar decisiones muy importantes. Nos unimos en busca de la razón y la victoria o nos separamos por conjeturas personales y el no hacer nada. Confío que elegiremos la opción correcta.

Juan Guaidó (JG)- El principal obstáculo de la Unidad es articular las diferentes visiones. Visiones que dicen que se cerró totalmente la vía electoral o que hay posibilidades de abrirla logrando condiciones. Creo que es importante en este momento la coalición para poder enfrentar la situación. La persecución política ha dificultado las reuniones, también la cárcel de muchos de nuestros dirigentes como Leopoldo López. El régimen ha jugado con la persecución, la cárcel y el exilio para tratar de desmembrar a la oposición política, cosa que complica el día a día.

– ¿Cuál debería ser la estrategia de la oposición en este momento?

HRA- No solamente mantenernos unidos en la retórica o en una mesa de reuniones, porque esa es una unidad que existe en una mesa y se acaba cuando se termina la reunión. Que todos actuemos con sinceridad y vayamos ante el país, no importa que lo hagamos ya por separado, pero que todos uniformemos el mensaje porque tenemos un mismo problema y una misma tragedia. ¿Qué respuesta le estamos dando a la cotidianidad de la gente? Seguir ensimismados o encerrados en tratar asuntos de carácter político cuando la cotidianidad de la gente y el interés de la gente va por otra parte, son los problemas de comida, inflación, desabastecimiento, servicios públicos, etc. Con eso tenemos que articular, no seguir pensando solamente en el tema electoral, en la renovación del Consejo Nacional Electoral (CNE). Es decir, otro tipo de respuesta que solo podemos dar cuando tengamos un mensaje uniforme y cuando vayamos al interior a transmitir eso porque tenemos un problema comunicacional terrible.

“La MUD fue una alianza electoral, con fines electorales, y ahora debemos actuar como una alianza política en términos más amplios, cuyo fin es derrotar un régimen autocrático y consolidar las bases de la reconstrucción del país.“- Tomás Guanipa

TG- La estrategia opositora debe ser una amalgama de mecanismos de lucha democrática, cada uno de los cuales posee su importancia específica. El primero es repotenciar y profundizar la unidad, no solo de los partidos sino de toda la sociedad venezolana. Por eso la importancia de promover simultáneamente más unidad de los partidos políticos entre sí, pero sobre todo más unidad de los factores de la sociedad civil en el Frente Amplio Venezuela Libre.

En segundo lugar debemos acompañar a quienes más sufren el drama humanitario y estar al lado del pueblo que padece día a día la crisis, de modo que puedan ejercer su derecho constitucional a la protesta. Se trata de reivindicar la protesta social y dotarla de contenido constitucional y político.

En tercer lugar, profundizar la presión internacional y hacer que no haya un rincón del planeta en el que no reine plena conciencia de la naturaleza dictatorial del régimen de Maduro y de la necesidad de celebrar elecciones libres en Venezuela este mismo año. En cuarto lugar, presentarle a Venezuela y al mundo que somos opción real de poder para reconstruir este país. Para ello debemos celebrar sin dilaciones un pacto político claro sobre las reglas para la transición democrática y los contenidos programáticos para transformar a Venezuela (programa mínimo de Gobierno) y sacarla de la crisis.

Y en quinto lugar, tenemos la tarea de preservar la auctoritas institucional de la Asamblea Nacional para que sea el foco de irradiación de legitimidad democrática sobre los demás poderes públicos cuando llegue el momento de la transición democrática. Nadie puede decir con certeza las fecha y hora en las que ocurrirá el quiebre del régimen de Maduro, pero tenemos la convicción de que ocurrirá. Y cuando eso ocurra estaremos preparados para llevar a Venezuela a la modernidad democrática, económica y social sin traumas innecesarios y con la mayor estabilidad y gobernabilidad posibles.

MR- Para los demócratas, el centro de su lucha, el sujeto del cambio político es el pueblo, y las elecciones libres, como la única alternativa que existe para que ese pueblo exprese sus decisiones.  Esta inédita crisis política, económica y social que padece Venezuela no hará más que agravarse si el ejercicio de inteligencia, dirección serena y el patriotismo del liderazgo no detiene la destrucción de nuestra sociedad. Llegó el momento de decidir si estamos dispuestos a asumir los retos del doloroso presente o seguir viviendo en el pasado.

JG- La estrategia debe enfocarse en estos elementos importantes: reestructurar la mayoría que se expresó en votos en 2015 y que fue movilizada en 2017, para de esa manera rescatar la confianza de la gente y poner toda la presión que queremos ejercer. Todas esas reivindicaciones sociales que están allí latentes, que se manifiestan todos los días por luz, agua, transporte público, salarios, medicinas, porque hoy en día la vida del venezolano es un calvario, poder articular toda esa expresión de descontento para transformarla en conquistas y logros. Luego, generar un acuerdo importante de gobernabilidad de cara a una transición, y tener una interlocución válida con el mundo democrático que está muy pendiente de la situación venezolana para empujar hacia una transición.

– ¿Da por cerrada la vía electoral y la negociación con el gobierno o, pese a las condiciones adversas, podrían retomarse ambas rutas?

HRA- Separar. Negociación con el gobierno no hay ni puede haber en estas condiciones porque, entre otras cosas, el gobierno no cumple. Para sentarse a negociar con el gobierno para llevarnos otro fiasco que lo que hace es desacreditarnos ante la opinión pública, esa vía no se puede explorar porque no hay garantías ni de diálogo ni de resultados.

La vía electoral no solamente no la podemos abandonar, ha sido una exigencia de nosotros mismos y de la comunidad internacional, tenemos que seguir luchando por condiciones electorales y cuando esas condiciones electorales se den, podemos participar. Ahora, también hay otro tema que es importante abordar: hay factores de la oposición que dicen que no se puede ir a elecciones hasta que no salgamos del gobierno, pero no dicen cómo hay que salir del gobierno.

Como no conocemos otra vía para salir del gobierno que no sea la constitucional, y la constitucional en este caso es electoral o es renuncia y si es renuncia también es electoral, pues estamos bregando por lograr mejores condiciones electorales aunque esté el gobierno allí. ¿Qué vamos a esperar, que se caiga el gobierno? ¿Que Maduro renuncie? ¿Va a renunciar? ¿Que Maduro se muera? ¿Ese hecho depende de nosotros? ¿Que haya un golpe de Estado que lo deponga para que se queden los militares allí? ¿Cuál es la solución que ofrecen los que dicen que hay que salir primero del gobierno, pero no dicen cómo? Para salir del gobierno tenemos que insistir en la única vía que conocemos que es la electoral y es la que precisamente te está negando el gobierno.

En oportunidades hemos sucumbido al personalismo y la desconfianza, lo que se ha traducido en un obstáculo.“- Manuel Rosales

TG – Hemos dicho muchas veces que luchamos contra una dictadura que pretende secuestrar todos los derechos de los venezolanos, incluidos los derechos políticos y electorales. El régimen de Nicolás Maduro ha huido de las urnas porque teme al pueblo de Venezuela y huye de la negociación real, la que supone compromisos vinculantes, porque solo le interesa mantenerse en el poder.

Pasó de ser un autoritarismo competitivo a una dictadura ramplona con vocación totalitaria.  Y aquí podemos poner dos ejemplos concretos: respecto de la vía electoral, esta fue cercenada de manera vil con la quiebra del sistema electoral a partir del 30 de julio de 2017, al darse los resultados de la fraudulenta Asamblea Constituyente y con los resultados hamponiles de las elecciones regionales de octubre de 2017; y respecto de la negociación, debemos referir con mucho orgullo lo ocurrido en República Dominicana, cuando intentamos construir una solución negociada a la crisis, pero ante la intransigencia de Maduro tuvimos que ser firmes y con Julio Borges a la cabeza nos negamos a firmar unos falsos acuerdos que solo hubiesen servido para someter al pueblo de Venezuela a más esclavitud.

La conciencia de todo lo anterior nos lleva a seguir teniendo claridad: nuestra meta es devolver la soberanía al pueblo de Venezuela en unas elecciones libres y si eso supone, en un cambio de circunstancias, deliberaciones con plenas garantías para proteger los derechos electorales de los venezolanos y con acompañamiento internacional calificado, estaríamos dispuestos a ello.

MR – El dolor ha sido muy extenso. Nos  hemos caído y levantado muchas veces en estos 20 años de fallido y trágico experimento de socialismo del siglo XXI. Muchas cartas hemos ensayado para recuperar el equilibrio democrático. Mucho se ha hecho, lo bueno y lógico, incluso lo radical, lo indebido y lo torpe, pero el régimen ha resistido con un ventajismo nunca visto, tejido con los hilos del poder.

Los dirigentes, los partidos políticos, tenemos  que sumar valor y sobre todo coraje para afrontar estos tiempos difíciles llenos de contradicciones, incluso de señalamientos entre los nuestros. Es la hora de la alta política, nacida de los aciertos y errores, lejos de los fanatismos, los encuentros de sordos y mudos, movidos muchas veces por la ambición personal y el poder.

JG – Hoy está cerrada la vía electoral tal y como la conocemos, con un CNE secuestrado y sin condiciones. El régimen no está dispuestos a arriesgar nada en absoluto en un desafío electoral y ha utilizado la negociación para ganar tiempo y no para resolver los problemas de los venezolanos o buscar soluciones al conflicto. Pero esos siempre son mecanismos que debemos conquistar y exigir. Sin presión, sin coalición, sin un a conducción clara, eso sería absurdo y darle tiempo al régimen.

El esfuerzo debe orientarse a construir las condiciones porque están dadas las variables: un régimen señalado internacionalmente por violaciones a derechos humanos y corrupción, se quedaron sin dinero porque se lo robaron, la mayoría del pueblo venezolano quiere cambio, y han producido el éxodo masivo más grande en la historia de este hemisferio. Debemos unirnos la mayoría articulada y movilizada para las exigencias claras y no hay que descartar ningún mecanismo, pero debemos entender su función y uso en cada momento histórico del país. Como hicimos el 20 de mayo, no prestarnos para una farsa sino realmente reunir las condiciones.

– ¿Cree que es posible celebrar nuevas elecciones presidenciales este año?

HRA- Sí es posible. Yo creo que si la crisis se sigue agravando, el gobierno no tendrá otra que aceptar que se hagan unas elecciones que hasta ahora no se han hecho, porque el evento del 20 de mayo no se puede considerar como una elección ni está reconocido como tal en la comunidad internacional ni tampoco dentro del país.

TG – Sí. El pueblo de Venezuela, articulado en el Frente Amplio y acompañado por los factores que hacemos vida en la Unidad, puede forjar unas elecciones libres en 2018 que permitan el inicio de un nuevo orden democrático y constitucional. Y esto lo digo con realismo, plenamente consciente de la dificultad del momento, pero teniendo en cuenta las fragilidades del régimen de Nicolás Maduro.

Un régimen que arde por las luchas internas, por las ambiciones que generan la corrupción y las prebendas, que ha sumergido al país en la más terrible hiperinflación y que está aislado internacionalmente, no tiene ningún sustento de gobernabilidad y está destinado a resquebrajarse. Y si a esa precaria situación de Maduro le sumamos la resistencia y organización del pueblo de Venezuela que no deja de luchar para liberarse democráticamente, no tengo dudas de que este mismo año podríamos estar reivindicando la Constitución con unas elecciones libres que nos permitirían comenzar la reconstrucción del país.

MR – Es urgente un cambio político profundo, que haga posible una convivencia solidaria. Salir de esta encrucijada, sin violencia, sin matarnos, guiados por la Constitución. Siempre ha sido nuestra bandera, caminar por la senda democrática, electoral y cívica. Esto no significa pasividad, ni sumisión. Significa firmeza en los principios de los derechos ciudadanos.

Como dirigente de profundos principios democráticos, considero el voto como instrumento constitucional para expresar la soberanía popular, así como la salida a la grave crisis que vive Venezuela, pero dentro de un proceso electoral libre, con reglas claras, donde participen todos los venezolanos. Después de las elecciones del 20 de mayo, el gobierno pretende decir que ganó, cuando realmente está entrampado en el marasmo que torpemente ha edificado. La oposición tampoco ganó, mientras nuestro país se cae a pedazos.

JG – Creo que es posible una salida al conflicto este año, de nuevo, si se reúnen las condiciones. Una elección presidencial sería una salida al conflicto con las condiciones válidas, un nuevo CNE, sin presos políticos, con todos los líderes nacionales habilitados. Siempre es una salida al conflicto una elección real, hoy no hay condiciones para eso y por ello no participamos el 20 de mayo. Son seis meses (de anticipación) lo que se exige para (convocar) una elección, estamos en el tiempo límite para que sea convocada. Que sea convocada una elección es el reconocimiento o de que Maduro hizo fraude o de la invalidez de esa elección (del 20 de mayo), así que sería también producto de una presión muy grande poder lograr cualquier tipo de salida o transición pacífica de ese estilo.

– ¿Los partidos tienen que enfocarse en recuperar la MUD o deberían crear una plataforma distinta?

HRA- No es cuestión de siglas, lo que hay que recuperar es el sentido unitario y que nos vean realmente unidos en la práctica independientemente del nombre. Las críticas a la MUD porque era solo una alianza de partidos que no comprendía la participación de otros sectores no partidistas, eran ciertas. La MUD es una alianza de partidos para las elecciones, se suponía que también para diseñar políticas que no tuvieran solo que ver con las elecciones, pero eso no ocurrió sino que se concentró en ser una alianza de carácter electoral.

Por eso se creó el Frente Amplio para que se incorporaran sectores empresariales, comunicacionales, iglesias, estudiantes, trabajadores e incluso chavismo disidente. Pero también la crítica que se ha hecho a la MUD ha derivado incluso hacia el Frente Amplio, porque en el Frente Amplio lamentablemente los sectores que se incorporaron no han participado y los pocos eventos que se hacen es porque los motorizan los propios partidos políticos.

TG – Los partidos tenemos la responsabilidad histórica de asegurar más y mejor unidad para el pueblo de Venezuela, teniendo de referencia que, como diría Cecilio Acosta, es momento de “intereses restringentes” para agrandar las posibilidades de la lucha democrática. En Primero Justicia sabemos que no hay transición sin unidad, y por ello estamos trabajando sin descanso y con humildad para servir de elemento catalizador de la unidad.

Nos estamos ocupando diariamente, y en todos los niveles, de rehacer los términos de la unidad, las reglas de la unidad y los modos para imprimir una conducción política más eficaz a la unidad. Pero sobre todo, nos estamos esforzando por construir una vía muy ancha en la que el elemento dinamizador sea la confianza de todos los componentes políticos. Es muy pronto para decir si todo esto terminará en una unidad que seguirá teniendo como instrumento concreto a la MUD o si será alguno nuevo, pero no tengo dudas de que en poco tiempo tendremos una mejor unidad y será para el provecho de Venezuela.

 

El régimen ha jugado con la persecución, la cárcel y el exilio para tratar de desmembrar a la oposición política, cosa que complica el día a día.“- Juan Guaidó

MR – El país  tiene que ser salvado. Nos necesita a todos los opositores unidos.  Repetir el gesto de nacer como sociedad, intentar de nuevo sus caminos. Necesitamos a los que buscan soluciones en cada esquina. A los venezolanos de bien. Las turbulencias planteadas a partir de la salida de AD de la MUD, con quien compartimos muchas de sus argumentaciones, nos deben conducir a una reingeniería. A rectificaciones personales y partidistas. Lo cierto es que no podemos hablar de sueños muertos, cuando tenemos por delante un compromiso con Venezuela.  La MUD nació como una plataforma electoral que cumplió una extraordinaria actividad. Es tiempo de revisión y rectificación.

JG – Los partidos políticos debemos sin duda unirnos. Si, por decirlo de alguna manera, la marca es MUD o no es otro elemento. De hecho, hay un esfuerzo como el Frente Amplio para aliarnos más allá de los partidos. Es fundamental la conducción, no solamente para convocar acciones políticas, protestas por las reivindicaciones sociales, sino para la interlocución ante los distintos sectores que tienen mucho que decir con respecto a la salida a la crisis venezolana. Además de rescatar la confianza y articular la protesta social, los partidos políticos deben hacer su mayor esfuerzo conscientes de que si hay un elemento clave en todos los procesos de transición en el mundo es la unidad de los factores que adversan al régimen.

Delsa no fue, Stalin calló, Márquez declinó, Rosales eligió y Barboza ganó
El fundador de Un Nuevo Tiempo, Manuel Rosales, marcó la pauta y en el partido se impuso el “consenso” en torno a Omar Barboza, quien sucederá a Julio Borges en la presidencia del Parlamento. Delsa Solórzano, una de las principales aspirantes al cargo, no participó en la reunión interna, al igual que Timoteo Zambrano y Luis Emilio Rondón

 

“ESTE ES UN PARTIDO DEMOCRÁTICO donde la democracia la decide Manuel Rosales”, ironizaba la noche de este jueves un diputado de Un Nuevo Tiempo (UNT), luego de que se conociera que esa formación postularía a la presidencia de la Asamblea Nacional a Omar Enrique Barboza Gutiérrez (Zulia).

La palabra del fundador de UNT marcó la ruta del “consenso” que encumbró al veterano dirigente marabino y gobernador del estado Zulia en los tiempos del presidente Jaime Lusinchi. “Todos intervinimos en la discusión para apoyar al doctor Barboza, pues consideramos que es un hombre probo, respetado y ecuánime”, comentó uno de los asistentes al cónclave que se realizó en un hotel ubicado en Altamira, Caracas.

Lejos de imponer su autoridad por la fuerza, el ex candidato presidencial, exiliado y preso político hizo ver que prácticamente se adhería al deseo de la mayoría de sus correligionarios. “En medio del debate, Rosales dijo que todos los diputados con los que había hablado manifestaban que el doctor Barboza era la persona correcta y que a él le parecía que nuestra decisión era acertada”, relata un testigo del hecho.

Sin embargo, hubo ausencias y silencios notables. Delsa Solórzano (Miranda), quien hasta última hora luchaba por conquistar el cargo, no se presentó a la reunión. Vía telefónica, se habría excusado por un inconveniente personal. “Delsa está molesta, por eso no vino en clara señal de protesta”, interpretó uno de sus compañeros.

Al final de la jornada, un legislador de UNT advertía que “el ala del exgobernador Henrique Capriles Radonski podría romper la unidad y proponer este viernes en la sesión de instalación a Delsa como presidenta contra Barboza”. El temor se fundaba en un tuit que al mediodía publicó Adriana D’Elía (PJ-Miranda), donde respaldaba a Solórzano resaltando que desde su curul “ha dejado un testimonio de compromiso con la solución de los gravísimos problemas que vivimos los venezolanos”.

Otros dos posibles candidatos a la jefatura del Poder Legislativo tampoco acudieron al encuentro. “La madre de Timoteo Zambrano (Zulia) cumplía este jueves año de fallecida y él estaba en la misa, por eso no vino”, expuso una fuente sobre el polémico asambleísta. Luis Emilio Rondón (Nueva Esparta), por su parte, no se encontraba en Caracas.

Stalin González (Caracas) fue, vio y calló. “Stalin no habló porque claramente no está de acuerdo con la designación de Barboza, pero es un tipo disciplinado, no va a salir con una pataleta ahora”, confió un diputado de UNT. Después de llevar las riendas de la fracción de la Unidad en 2017, González aspiraba a dar el gran salto hacia la cúpula del Parlamento, pero no contó con la bendición de Rosales.

El camino hacia el “consenso” lo terminó allanando Enrique Márquez (Zulia), quien declinó a favor de Barboza. En diciembre, varios representantes del partido afirmaban que Márquez sucedería a Julio Borges (PJ-Miranda). Hasta el diario Panorama de Maracaibo anunció a mediados del mes pasado que esta designación era un hecho. “Enrique facilitó el acuerdo porque es un patriota y un caballero de la política”, indicó un aliado de Márquez, quien ocupó la primera vicepresidencia de la Cámara en 2016 durante la gestión de Henry Ramos Allup (AD-Caracas).

Los miembros de la Unidad acordaron rotarse la presidencia de la AN tomando como referencia el número de diputados de cada partido. Primero Justicia ha debido gobernar el primer año, pero la escogencia derivó en una contienda interna que llevó a Acción Democrática a la cúspide con Ramos Allup. Respetando el pacto original, ahora le corresponde el turno a la tercera fracción que cuenta con 19 legisladores principales.

Barboza asumirá la conducción de un Poder Legislativo disuelto en la práctica por el Tribunal Supremo de Justicia y cuyas funciones han sido arrebatadas por la Asamblea Nacional Constituyente. No obstante, esta es la única institución venezolana reconocida por las democracias de Occidente y podría jugar un papel importante en este año de elecciones presidenciales.

Procesión azul

“A los diputados del Zulia nos gusta el doctor Barboza”, celebraba el triunfo un representante del estado que sigue siendo la base electoral y política de UNT. Mientras en diciembre en las redes sociales hacían una escabechina con Zambrano, un breve comunicado anónimo que se atribuía a “dirigentes de UNT” circulaba por Whatsapp exigiendo a Rosales que apoyara a Barboza.

Ante la opinión pública, la carrera se centraba entre Solórzano y Márquez. Quienes apoyaban a la diputada se activaron en Twitter con las etiquetas #AhoraLeTocaADelsa y #DelsaPresidentaAN. “Ambos jugaron duro, pero los zulianos no los queríamos”, sostiene la fuente consultada. González también rodó bajo el argumento de que “estamos cansados de los caraqueños que no nos solucionan los problemas”.

Está claro que UNT no atraviesa su mejor momento. Tachado de “colaboracionista” y “vendido” por sectores de la oposición que cuestionan su comportamiento frente al régimen chavista, el partido aún no se recupera de los varapalos electores sufridos en sus antiguos bastiones de Maracaibo y Zulia.

Más que por sus incorporaciones, la organización ha sido noticia por la separación de figuras como el exalcalde Gerardo Blyde, los antiguos diputados Liliana Hernández e Hiram Gaviria, y el parlamentario Luis Stefanelli (Falcón), nueva ficha de Voluntad Popular. Mención aparte merecen los casos de Ricardo Sánchez y William Ojeda, quienes abandonaron sus filas para sumarse al chavismo.

Consciente de la crisis interna, un legislador de UNT puntualiza que respeta a Barboza, pero no aplaude su ascenso a la presidencia del Poder Legislativo. “A lo mejor, Rosales cree que de esta manera sofoca el conflicto con Solórzano y Márquez, pero a mediano plazo esto puede reventar. Si no hay espacio para la renovación de la dirección, habrá una rebelión”, alerta preocupado.

 

Encuesta de Venebarómetro: Evaluación positiva de Maduro creció 6,7% de septiembre a noviembre

NicolásMaduro_

*28,6% de consultados votaría por Maduro en presidenciales. El opositor con mayor respaldo en unas hipotéticas primarias es Leopoldo Lopez con 20,6%

*65,3% de los encuestados considera que Maduro debe salir de Miraflores, 65,7% califica como negativo el desempeño de la Mesa de la Unidad Democrática

*49,8% está en desacuerdo con el establecimiento de una mesa de negociación entre gobierno y oposición

*75,3 % cree que la situación del país es pésima, mientras que 61,4% piensa que la ANC es ilegal e ilegítima

 

Infografía: Juan Carlos Hernández

@ideografiko 

La más reciente encuesta de Venebarómetro avalada por el Instituto Venezolano de Análisis de Datos (IVAD) arrojó que el 28,6% de los consultados votaría por Nicolás Maduro si las elecciones presidenciales se llevaran a cabo en el corto plazo; 25,1% no respondió o no supo qué decir; 18% sufragaría por el dirigente preso Leopoldo López en caso que pudiese ser candidato; 15,4% por el inhabilitado Henrique Capriles Radonski; 6,6% por Henry Ramos Allup y 6,3% por Henri Falcón.

Entre quienes consideran la gestión de Maduro positiva, el respaldo ha crecido de un 24,4% en septiembre a 31,1% en noviembre de 2017, es decir 6,7%. Mientras que para aquellos que etiquetan como negativo su paso por Miraflores el rechazo ha disminuido de 75,6% a 68%.

Por otro lado, 68% de la población consultada considera negativa la gestión del jefe de Estado y 31,1% cree que es positiva. De esos números, 51% piensa que la administración del presidente es muy mala y 9,2% muy buena

65,3% de los encuestados considera que Maduro debe salir de la presidencia lo más pronto posible, mientras que 32,1% cree que debe continuar.

Más del 75% de los consultados considera que la situación del país es negativa, mientras que 24,5% la percibe positiva. De ese universo, el 50,5% cree que la situación es muy mala; el 17% mala; el 15,6% de regular hacia buena; el 8,3% buena; el 7,8% de regular hacia mala y el 0,6% muy buena.

Un 49,8% de los encuestados está en desacuerdo con el establecimiento de una mesa de negociación entre gobierno y oposición. De esa cifra 31,9% está muy en desacuerdo y 17,9% en desacuerdo. Por otro lado 45% está de acuerdo con el encuentro en República Dominicana; 28,8% solo de acuerdo y 16,2% muy de acuerdo.

Para un 41,7% lo más importante a negociar es la fecha para que se produzcan unas elecciones presidenciales en 2018; un 28,2% considera que es la apertura de un canal humanitario;12,3% que se libere a los presos políticos y 8% que el gobierno respete y reconozca a la Asamblea Nacional.

Un 61,4% considera que la asamblea nacional constituyente es ilegal e ilegítima, mientras que 33,8 opina que es legal.

65,7% de los encuestados califica como negativo el desempeño de la Mesa de la Unidad Democrática y 31% piensa que la labor de la oposición ha sido positiva. De esas cifras 28,4% cree que el trabajo de la MUD ha sido muy malo y 26% malo.

El 37% dijo que no está dispuesto a protestar por la escasez de alimentos; 26,1% estaría muy de acuerdo con manifestar; 23,3% quizás saldría a hacerlo y 9,4% tal vez no respaldaría una iniciativa de esa índole.

40,8% aseguró no estar dispuesto a protestar para exigir la salida de Nicolás Maduro; 32,4% dijo encontrarse muy dispuesto y 16,3% quizás lo haría.

34,8% de los encuestados aseguró que no es militante ni simpatiza con partido político alguno; 30,6% con el Psuv; 8,8% con Acción Democrática; 8,2% con Primero Justicia; 4,8% con Voluntad Popular; 2,1% con Un Nuevo Tiempo y 1,9% con Copei.

De mayo a noviembre de 2017, el apoyo al oficialismo ha crecido de un 22,8% a 33%, mientras que el respaldo a la oposición pasó de 45,8% a 49,1% en el mismo período.

En lo que respecta a quienes se definen como opositores, el 46% dijo que estaría muy seguro de ir a votar si las elecciones primarias fuesen próximamente, 29% manifestó que probablemente lo haría, 12% aseguró que no votaría y 10% que probablemente no.

En el caso hipotético que pudiesen postularse un amplio abanico de candidatos a una eventual elección primaria de la oposición; 20,6% apoyaría al encarcelado Leopoldo López; 11,7% a Henrique Capriles Radonski; 10,8% a Henri Falcón; 7,1% a Lorenzo Mendoza; 5,7% a Henry Ramos Allup; 5,2% a María Corina Machado; 4,8% a Julio Borges y 2,1% a Manuel Rosales.

A la pregunta ¿Por cuál candidato nunca votaría para presidente de Venezuela?, Henry Ramos Allup lideró la consulta con 23,6%; seguido de cualquier candidato oficialista con 22,5%; Henrique Capriles con 12,1%; Henri Falcón con 8,5%; Leopoldo López con 6,1%; Julio Borges con 6,1%; María Corina Machado con 4,4% y Manuel Rosales con 0,6%.

 

 

Encuesta VB_V2-01

 

 

Acceso a la Justicia: Rosales y Scarano, dos caras de una misma moneda

CON LA HABILITACIÓN POLÍTICA del exgobernador del estado Zulia, Manuel Rosales el pasado 30 de octubre de 2017, el Tribunal Supremo de Justicia reconoció que las inhabilitaciones ordenadas por la Contraloría General de la República violan el debido proceso, pero con la decisión también dejó en evidencia el trato discriminatorio de la administración de justicia venezolana.

La Sala Político Administrativa del TSJ, en sentencia n° 1.169, resolvió dejar sin efecto la inhabilitación de Rosales para ejercer cargos públicos por un período de siete años y seis meses, impuesta por la CGR en agosto de 2014.

Con el fallo, es la primera vez que esta instancia cuestiona una disposición de la Contraloría que restringe la participación política de un opositor. Estas medidas ya habían sido condenadas como una práctica de persecución por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos  en el informe intitulado “Democracia y Derechos Humanos en Venezuela”, publicado en 2009.

En el documento, la CIDH advierte que se trata de una violación al debido proceso, porque la CGR no siguió procedimiento alguno para establecer la inhabilitación, y además por la irregularidad que supone que un órgano administrativo imponga una condena penal y no un tribunal.

Hace unas semanas esa misma sala, en sentencia n.° 1.110 de fecha 17 de octubre no tomó la misma resolución con respecto al exalcalde del municipio San Diego en el estado Carabobo, Vicenzo Scarano.

Atendiendo a la decisión, la sala argumentaría que las causas por las que consideró que en el caso de Rosales no hubo debido proceso son distintas a la del procedimiento seguido contra Scarano y otros políticos. Al exgobernador del Zulia, la SPA le reconoció la violación, señalando que cuando fue inhabilitado él estaba fuera del país, por lo que fue procesado en ausencia, mientras que Scarano y otros dirigentes estaban en el país, por lo que no se trataría de la misma situación.

Sin embargo, Acceso a la Justicia hace notar que, como refiere la CIDH, la decisión de inhabilitarlos provino de un órgano incompetente y no de un tribunal, además que fue tomada sin procedimiento alguno, por lo que el estar en Venezuela no les garantizó tener un debido proceso.

Cabe resaltar además que lo hecho por la CGR con Rosales replica lo hecho por la Sala Constitucional con Scarano la primera vez que lo inhabilitó, así como lo ejecutado contra varios alcaldes recientemente y el exgobernador de Miranda, Henrique Capriles Radonski. La Sala les siguió juicios en ausencia bajo la figura de un amparo cautelar y un supuesto desacato, tomando una decisión de índole penal y además violando su derecho a que los procese su juez natural.

Principio de igualdad

Otro elemento que debe ser considerado, por las dudas que genera en cuanto a la intencionalidad de la sentencia, es por qué se le dio un trato distinto a Rosales si es un opositor político al igual que Scarano y otros alcaldes.

La inquietud parte de que una vez conocida la medida, el Consejo Nacional Electoral (CNE), por orden de la fraudulenta Asamblea Nacional Constituyente, decidió repetir la elección del gobernador del estado Zulia tras declarar vacante el cargo, pues el mandatario regional electo en octubre pasado, Juan Pablo Guanipa, perteneciente a la oposición, no se subordinó a la ANC, pero Rosales se inscribió para participar en esa elección inconstitucional.

Sumado a la secuencia de eventos que favoreció la vuelta al ruedo político de Rosales, pero no así la de otros tantos opositores, Acceso a la Justicia pide a la SPA que habilite a Scarano como lo hizo con el exgobernador zuliano, así como al resto de dirigentes de la oposición que la CGR ha inhabilitado sin seguir los procedimientos de ley.

Otro elemento que ensombrece la decisión es que, de forma muy inusual, la sentencia a favor de Rosales se publicó un día lunes, cuando lo habitual, en el caso de la SPA, es hacerlo de martes a jueves (días de despacho). La revisión de las sentencias publicadas en lo que va de año evidencia que esta es la única decisión divulgada un día fuera de los establecidos para dar despacho.

De manera coincidente, las postulaciones para la elección del gobernador zuliano iniciaron el día después de dictada la medida, de acuerdo con el cronograma publicado por el CNE.

Conocidos los hechos, Acceso a la Justicia está en la obligación de señalar todas las irregularidades que evidencien un trato ajeno a la imparcialidad de cualquier decisión judicial, y que el TSJ dé despacho un día que no corresponde para publicar una única sentencia y en el contexto antes descrito es un ejemplo de ello.

En suma, para la ONG resulta preocupante que la justicia se esté aplicando de manera distinta según quién sea la persona que se enjuicia, cuando un tribunal para ser tal debe ser imparcial e independiente, y debe aplicar la Ley con base en el principio de igualdad constitucional.

También es contrario a la seguridad jurídica, que un juzgado modifique sin razón y el debido proceso, las reglas y derechos, pues ello coloca a las personas en una situación de absoluta y grave indefensión.

Cada vez se hace más claro que, al estilo de la obra Rebelión en la granja, de George Orwell, en la que el autor, imaginando en lo que se convertiría el socialismo, describe un Estado totalitario con un partido único en el que el Gobierno hacía lo contrario a lo que promovía con su discurso e iba cambiando las normas a su conveniencia, en Venezuela rige la regla: “todos somos iguales pero unos más iguales que otros”.

Con información de Acceso a la Justicia 

 

No hay respeto por la gente, por Asdrúbal Aguiar

henrimanuel

El desprecio por la opinión de la gente, no la de quienes como yo ejercitamos a diario nuestros dedos sobre el teclado y de suyo somos despreciados como “chispero exaltadamente liberal” o irresponsables críticos “viviendo tranquilos entre los godos” [tal y como se lo dice Santander a Bolívar en 1826], es la constante que domina y contamina a buena parte del mundo político en Venezuela.

Acaso sea lo propio de estos tiempos posdemocráticos más ganados para el narcisismo, en los que ni siquiera se es sensible al dolor ahogado de las víctimas de las ergástulas de la dictadura, de quienes sufren un ostracismo forzado que les obliga colgar títulos para lavar pocetas en tierras extrañas, o de los hombres o mujeres que dejan su piel y aliento en procura de lo que no encuentran para medio alimentarse, para medio sanar sus dolencias. Y es que todos a uno son tratados, siguen siendo tratados, como datos de encuestas o mercancías electorales, nada más.

En quienes hacen política desde la acera de la dictadura tal comportamiento se explica, por desviaciones “ideológicas” y hasta conductuales. Únicamente les interesa preservar la maquinaria del Estado a costa de la vida misma, pues este es el instrumento para la ejecución de los crímenes de narcotráfico, corrupción y lavado de dineros sucios en los que se encuentran comprometidos desde cuando Hugo Chávez Frías, el “patrón del mal”, hace casi veinte años, pacta dicho despropósito con las FARC, con el régimen cubano y los gobiernos libio e iraquí. Lo saben bien los servicios de inteligencia extranjeros. Y quienes, desde adentro, se hacen los tontos, es que tienen miedo a perder los espacios logrados dentro de ese Leviatán mefistofélico, por coludidos, o por que viven aterrados siendo sus rehenes.

El caso es que ahora, para colmo, el tiempo del amor hacia el pueblo o de la simulación democrática – sostenida para distraer la práctica de la narco-política y repartir sin mayores peligros sus dividendos, confundiéndolos con los de las finanzas públicas o los que provee la industria del oro negro – ha llegado a su final. Que los esbirros de Nicolás Maduro asesinen a mansalva a 140 jóvenes de la resistencia sin que les tiemble el pulso, o que éste se engulla una empanada frente a los moribundos por la hambruna, son meros síntomas de esa desnudez revolucionaria y terminal.

Que se haya cargado y hecho trizas luego, el mismo Maduro, el voto universal, directo y secreto para imponernos una constituyente dictatorial que persiga, condene o doblegue, por encima y más allá de la ley, a todo aquel quien se le oponga, es texto del mismo libreto. Lo del joven Yon Goicoechea clama al cielo, todavía más por las complicidades “opositoras” habidas en su tortura blanca, antes de que acepte ser candidato a alcalde por la tolda del redivivo Marqués de Casa León, Henri Falcón. Y las declaraciones de Manuel Rosales a CNN, no bastando lo anterior, son un monumento a la doblez y amoralidad que rasga en la política vernácula y constata su desprecio cabal por el soberano.

“El hombre es todo y los principios y las instituciones valen bien poco”, decía Bolívar, El Libertador, según González Guinán. Y es ese, qué duda cabe, el catecismo que siguen quienes diciéndose opositores llaman al voto popular cuando la constituyente dictatorial se los ordena, para elegir gobernadores, césares de ocasión, validando no solo el origen espurio de dicho acto electoral sino convalidando que se omita elegir, en contra de la Constitución, a las legislaturas estadales, que son las casas del pueblo. Lo que se repite, recién, cuando piden el voto para elegir alcaldes bajo decisión de la misma narco-constituyente, pero excluyendo los concejos deliberantes, cabezas de la representación popular en cada municipio.

Así, no de otra manera, por importar poco el respeto al pueblo y sus mandatos, ahora se decide por la libre y anuncia – arguyéndose un pedido de la comunidad internacional inexistente y la que, antes bien, se apresura a sancionar a la dictadura – el regreso al diálogo, para partir confites con los jefes del narco-estado venezolano en República Dominicana; en ese desprestigiado santuario en el que se cruzan, como en un casino, ángeles y demonios.

Narra la historia que al Padre Libertador le incomoda la deliberación popular, de allí su rechazo al Congreso de 1811. Prefiere el Senado vitalicio y su presidencia perpetua como opciones e impone, por ende, “sus” constituciones de 1819 y 1826. Le fastidia la omnipotencia del parlamento creado en Cúcuta en 1821 y el año siguiente cuestiona a la municipalidad de Caracas que expresa y hace públicas sus reservas a la Constitución de la Gran Colombia, manifiesta que no tuvo voz propia el pueblo que representa en su formación y critica que no se le permita sancionarla sino jurarla como un acto de conquista, con lo que atentaría contra lo que más importa según el propio Bolívar, “porque de la unión [bajo el despotismo] resultaba un pueblo más fuerte y más poderoso”.

La redemocratización de Venezuela habrá lugar, en suma, cuando se le permita a la soberanía popular decidir integralmente sobre sus destinos, dibujar sus caminos, no simplemente elegir a los mandones de turno, sean revolucionarios o camuflados, sean o no opositores a pie juntillas. Es lo que pienso.

[email protected] 

Artífices de la antipolítica, por Marianella Salazar

ManuelRosales

 

El régimen ha sido eficiente en aplicar sus estrategias para poner en evidencia las miserias de una dirigencia opositora que, al hacerle el juego a un gobierno de naturaleza criminal como el de Maduro, ha llevado a la sociedad civil venezolana al desaliento y la frustración. El gobierno avanza en su estrategia para que se manifieste lo peor de una clase política que en casi veinte años de un proceso envilecedor terminó por traicionar la ética y los principios a cambio de unos supuestos espacios que son un absurdo en sí mismos, despojados de toda competencia, que solo sirven –como se sabe– para financiar nóminas de partidos políticos.

Estamos frente una nueva fase de estrategia gubernamental para terminar de aplastar a una oposición que luce derrotada, destruir lo que queda de la Asamblea Nacional, continuar el linchamiento iniciado contra su directiva e imponer en el país un plan perverso de sometimiento, represión y empobrecimiento que es rechazado abrumadoramente por la población.

Los que se acuerdan con el gobierno están descubiertos y han provocado una gran molestia y desconfianza en la sociedad civil, que al menos ya tiene claro el panorama político y sabe a qué atenerse con esa clase de dirigentes que no están dispuestos a respetar la palabra empeñada y que justifican el engaño y la mentira como instrumento político.

El caso de Manuel Rosales, que aspira a ser electo gobernador del Zulia, es un deplorable ejemplo de cómo el quehacer político se ha vaciado de todo sentido y contenido altruista. Estamos presenciando el ejercicio de la política en el que “todo vale”, incluida la traición, con tal de recuperar el poder perdido. Con su participación, Rosales convalida la anulación de la elección del gobernador Juan Pablo Guanipa.

Otro caso incalificable es el de Yon Goicoechea, importante figura de Voluntad Popular que por fin ha logrado su libertad e inmediatamente fue postulado como candidato a alcalde de El Hatillo por el partido Avanzada Progresista, que lidera un infiltrado como Henri Falcón. El otro caso es el del dirigente de Voluntad Popular Delson Guarate, que también logró salir de la cárcel y es apoyado por el partido de Manuel Rosales, Un Nuevo Tiempo, para volver a la Alcaldía del Municipio Mario Briceño Iragorry en el estado Aragua.

Ambos traicionaron su partido, Voluntad Popular, que decidió no participar en las elecciones municipales. ¿Qué les pasó?, ¿acaso fueron doblegados por el régimen a través de los partidos esquiroles AP y UNT? Por qué asumieron el riesgo de comprometer su patrimonio político cuando se esperaba de ellos compromiso y una madurez política adquirida como prisioneros de la dictadura, necesitada como nunca de una oposición fantoche para consumar una nueva farsa electoral cuyos resultados están cantados de antemano.

Es más que lamentable el comportamiento de unos jóvenes en los que se había depositado la confianza para ser parte de la necesaria renovación de dirigentes a quienes se les exige prácticas políticas honestas y distanciamiento de los métodos de los actores tradicionales, que se mueven exclusivamente sobre la base de su interés individual. Es tiempo de asumir la cuestión de fondo.

En una crisis económica terminal, como la que sufre el país, en manos de quién está el recambio político en un momento en el cual toda una dirigencia, o casi toda, está colapsando y no representa sino a unos partidos cuyas estructuras verticales son antiparticipativas. Es esa dirigencia representada por los Rosales, los Allup, los Falcón, similares y advenedizos la verdadera artífice de la antipolítica.

 

@AliasMalula

El Nacional 

PJ y VP se unen para rechazar candidatura de Manuel Rosales en Zulia

PJYVP

 

Los partidos Voluntad Popular (VP) y Primero Justicia (PJ) rechazaron la conducta de algunos líderes opositores frente a la ilegal suspensión de Juan Pablo Guanipa como gobernador electo por no juramentarse ante la Asamblea Constituyente.

A través de un comunicado, VP y PJ reafirmaron su compromiso de “acompañar al pueblo de Venezuela en los momentos más difíciles de nuestra historia”. Se solidarizaron con los habitantes del estado Zulia que no son solo víctimas del gobierno de Nicolás Maduro si no de “dirigentes que usan su escudo y su bandera para proyectos políticos personales”.

Ambas toldas políticas reconocieron como único gobernador de la entidad al gobernador electo, Juan Pablo Guanipa. “Calificamos de bajeza, que ante un momento tan delicado políticamente, existan dirigentes de oposición que se aprovechen de la situación para avanzar con sus proyectos personales”.

Los partidos reiteraron que no acompañarán ninguna decisión que no se corresponda con la “lucha” de los venezolanos. “Vergüenza debe darle a cualquier venezolano utilizar su nombre y su cara para arrastrar al pueblo a un nuevo fraude electoral. A ellos les preguntamos, ¿abandonarán sus principios y valores para avalar la Constituyente?”.

Aquí está el comunicado: 

Cumpliendo con nuestro compromiso de acompañar al pueblo de Venezuela en los momentos más difíciles de nuestra historia; desde Primero Justicia y Voluntad Popular queremos solidarizarnos con el bravo pueblo del Zulia, que no solo es víctima de los atropellos constantes de la dictadura de Nicolás Maduro, sino que hoy dirigentes utilizan su escudo y su bandera para proyectos políticos personales.

Rechazamos que se pretenda engañar al pueblo zuliano y seguirle el juego al Gobierno nacional. El Zulia tiene gobernador y su nombre es Juan Pablo Guanipa. Vergüenza debe darle a cualquier venezolano utilizar su nombre y su cara para arrastrar al pueblo a un nuevo fraude electoral. A ellos les preguntamos, ¿abandonarán sus principios y valores para avalar la Constituyente?

Calificamos de bajeza, que ante un momento tan delicado políticamente, existan dirigentes de oposición que se aprovechen de la situación para avanzar con sus proyectos personales, que en ningún momento responde a la única lucha que debemos batallar en nuestro país para tener a Venezuela libre: sacar a Nicolás Maduro del poder.

Por lo que les exhortamos a reflexionar sobre esta conducta que avala los vejámenes y violaciones a la Constitución y las libertades ciudadanas que desde el gobierno actual se cometen y les invitamos a poner por encima de intereses individuales, los intereses de nuestra nación.

Juan Pablo Guanipa Villalobos, gobernador electo del estado Zulia, ha ejercido y seguirá ejerciendo las acciones legales, en instancias nacionales e internacionales, que le permitan ejercer las facultades del cargo para el que fue electo por el pueblo zuliano, al tiempo que ha emprendido junto a demás miembros de nuestras organizaciones políticas una cruzada en defensa del respeto al voto y condiciones transparentes para futuros eventos electorales.

Desde Primero Justicia y Voluntad Popular reiteramos que no acompañaremos ninguna decisión que no esté alineada con la lucha de todos los venezolanos, una batalla dura que se pelea en el ámbito político, pero que es más dura cuando es contra el hambre y la escasez de medicinas. Ya nuestro pueblo sufre demasiado.

No estamos en condiciones de cumplir con proyectos individuales, llegó la hora de mirar lo importante y eso es Venezuela.