Luis Carlos Díaz archivos - Runrun

Luis Carlos Díaz

3×3 | Internet en Venezuela podría dejar de ser para toda la población
Venezuela ocupa el último puesto en el ranking de conectividad en la región, con una una velocidad de descarga de Internet promedio de 7,68 Mbps, según el informe de Speedtest del 2019
Wlliam Peña consideró necesario que haya garantía de que los retornos de inversión sean importantes para que las empresas puedan invertir
“No hay capacidad de ancho de banda en las compañías para poder ofrecer teletrabajo, telemedicina o tele educación a nadie”, advirtió Peña sobre el Internet en Venezuela

 

@Andrea_GP21

 

“Las empresas no podrán hacer sostenible tanto tiempo las operaciones a pérdida así que habrá un crecimiento en el segmento de servicios dolarizados y a precios reales para las estructuras de costo”, consideró Luis Carlos Díaz, periodista y ciberactivista sobre el futuro de las conexiones a Internet en Venezuela.

Venezuela se sitúa en el último lugar de América Latina en cuanto a la velocidad en la conexión a Internet, de acuerdo con el informe presentado en noviembre de 2019 por Speedtest, la web que mide las velocidades.

Uruguay se encuentra a la cabeza de los países de América Latina, con una velocidad de descarga en red móvil que no llega a los 30 Mbps. En el ranking mundial está en la posición 58.

Por su parte, Venezuela está en el puesto 139 del mundo, con una velocidad de descarga de Internet promedio de 7,68 Mbps. Detrás solo se sitúan Argelia y Afganistán como los países con una velocidad de Internet inferior.

Desde que inició la cuarentena por COVID-19 en Venezuela, como en el resto del mundo, se intensificó la necesidad de acceder a Internet, bien sea para trabajar desde casa, asistir a clases a distancia, entre otras actividades, pero las conexiones locales dificultan llevar a cabo esas actividades.

 

A través de las redes sociales los usuarios se quejan de la mala conexión y constantes fallas que presentan algunos servicios de Internet en Venezuela como Cantv, Movistar e Inter, además de destacar que algunas telefonías móviles suelen tener un costo que muchos consideran muy elevado cuando navegan con datos.

En Runrun.es consultamos a tres expertos en el área que puedan dar su visión sobre lo que podría venir y cómo solucionar algunas precariedades en las telecomunicaciones y el Internet en Venezuela.

Se trata de Luis Carlos Díaz, periodista, ciberactivista y presidente de Internet Society Capítulo Venezuela; William Peña, periodista especializado en Telecomunicaciones, ancla de Tecnofinanzas por Fedecámaras Radio, la digital de economía y negocios; y Andrés Azpurúa, director de VE Inteligente que lidera proyectos como VE sin Filtro y Conexión Segura.

¿Cuáles son sus expectativas a futuro sobre los servicios de Internet en Venezuela en cuanto a funcionamiento, velocidad de navegación, disponibilidad y costos?

Luis Carlos Díaz

Habrá cada vez una brecha más marcada entre conectados y desconectados porque el chavismo ha quebrado tanto la economía que 8 de cada 10 familias no pueden pagar lo que realmente cuesta el servicio de Internet. Las empresas no podrán hacer sostenible tanto tiempo las operaciones a pérdida así que habrá un crecimiento en el segmento de servicios dolarizados y a precios reales para las estructuras de costo.

Significa que hay y habrá Internet (en Venezuela) rápido y de calidad pero solo para quienes puedan pagar lo que cuesta llevarlo hasta su casa. Eso podría llamarse “internet bodegón”. De resto, estamos rezagados respecto a la región.

El Estado se ha entrometido para afectar el mercado y censurar contenidos así que ese sector económico se mantiene frágil y bajo amenaza.

William Peña

En Venezuela todo el tema de los servicios de telecomunicaciones va a depender del entorno político y económico del país. Lamentablemente, en un entorno donde no hay políticas públicas aplicadas a las telecomunicaciones, donde la gran empresa del Estado es la peor en servicios y no hay garantía de que haya inversiones a corto, medio y largo plazo, hablar de futuro es realmente peligroso, porque no existe la forma en que ellos puedan de una u otra manera mejorar todo el tema del funcionamiento de la operación, tanto de la velocidad de la navegación como la disponibilidad del tema de costos, que es el problema más grande que tienen las operadoras en Venezuela, porque lamentablemente todas están ancladas a lo que decide Conatel.

Ya no se utilizan los estudios que se hacían anteriormente y dependiendo de cómo estaban las tarifas de telecomunicaciones en la región de países que ellos analizaban, tomaban las decisiones. En Venezuela se subían los servicios de telecomunicaciones de telefonía móvil por lo menos cada dos o tres meses, dependiendo de cómo estaba el resto del mundo. Eso desde hace mucho tiempo no se hace porque Conatel simplemente paralizó el aumento de las tarifas.

Conatel sencillamente decide cuáles son las tarifas a permitir y las empresas hacen una estructura de costo, plantean una tarifa y Conatel decide si se las acepta o no. Algunas veces las ha aceptado, pero cuando ven que explotan las redes, se las vuelven a paralizar.

 

En el caso de la telefonía móvil, deben permitir que haya inversiones y que puedan ser garantizadas con retornos de inversión basados en tarifas. Igual pasa con los servicios de Internet, tanto de fibra óptica, como los de cable de cobre que dan Cantv y el resto de empresas. Tiene que haber garantía de que los retornos de inversión sean importantes para que ellas puedan invertir.

Si no hay garantía y seguridad jurídica lamentablemente el funcionamiento del servicio va a ser cada día peor y habrá empresas pequeñas que puedan ofrecer uno que otro tipo de servicios, pero no van a poder suplir al mercado que está con una gran demanda y poca oferta porque no existen empresas que puedan resolver los problemas.

En el tema del ancho de banda, hace dos años las empresas tomaron la decisión de cortar a la mitad las capacidades que tenían con empresas internacionales porque no podían pagar en dólares y cobrar en bolívares las tarifas irrisorias que tenían. Entonces eso trajo como consecuencia que la mayoría de los servicios quedaron con datos por planes muy bajos, excepto Cantv, pero tiene tantos problemas que el 70% de sus usuarios no tienen ningún tipo de servicio de ABA en todo el país y el 30% restante quedaron con inestabilidad. Realmente no importa cuánta capacidad tienes si realmente el servicio no funciona.

Andrés Azpurúa

Si estamos hablando en los próximos seis meses a un año o durante el tiempo que dure la cuarentena puede que no haya mayor cambio radical de ningún tipo, por la presión del gobierno a subir las tarifas en la conexión de datos.

No creo que haya mucha disposición a cambiar eso. Los peores servicios que están funcionando en Venezuela no creo que mejoren significativamente en mucho tiempo y por ejemplo Cantv, que está ofreciendo mejores velocidades más rápidas, eso no va a ser generalizado.

En general, la tendencia de Cantv va a seguir yendo hacia abajo, porque además no es un cambio que se resuelva rápidamente. Hay que recuperar muchas de esas líneas que estaban pagando y perdieron el servicio hace mucho tiempo.

Toda la industria de telecomunicaciones está haciendo un esfuerzo muy grande por mantenerse operativo en estas condiciones. Algunas empresas están haciendo inversiones, pero no vamos a ver las mejoras de calidad o conectividad que el país necesita en estos momentos.

 

El tema de Cantv no va a ser generalizado. Muchos usuarios de Cantv no están utilizando la velocidad que están pagando y otros no tienen servicio. Muchísima gente paga por ABA, pero muchos no lo tienen realmente.

El único sector que realmente está invirtiendo es el del mal llamado Internet satelital, que en realidad son antenas que se conectan en los edificios. Ese servicio sí se sigue expandiendo, aunque ahora no tanto por la pandemia, pero no le va a llegar a todo el mundo. Los costos del servicio son mucho más altos y no todo el mundo tiene acceso a ellos.

Además, es posible que los aumentos de precio de los datos móviles no estén yendo a la misma velocidad de antes por el tema de la pandemia, pero puede que recupere la velocidad que tenía antes de la pandemia.

¿Cuán afectado se ha visto el teletrabajo / home office / empleos freelance ante las desmejoras en las conexiones de internet, que se ha intensificado durante la cuarentena?

Luis Carlos Díaz

Algunas conexiones están deterioradas y funcionan por inercia o por terquedad de algunas empresas. Pero cuando eso falla, no hay incentivos económicos para repararlo y la gente se queda desconectada. No se verá afectada la minoría que puede costear un servicio con tarifas reales.

Necesariamente las empresas y empleados tendrán que meter la conectividad en sus estructuras de costo, algo que no pasaba cuando pagaban de 0 a 10 dólares por un servicio que costaba mucho más. Será algo similar a la gasolina, ahora que cuesta, la gente tendrá que planificarse y tomar decisiones económicas para cubrir esa necesidad.

William Peña

La desmejora es brutal porque ya había servicios colapsados antes de la pandemia. Cuando vino la cuarentena las empresas duplicaron y triplicaron el consumo y se redujeron las capacidades para poder darle servicios a sus clientes y con la salida de Directv eso se empleó mucho más.

Hoy en día el deterioro de servicios es mucho más profundo porque las empresas no han podido mejorar o garantizar mejores conexiones.

Ahorita Movistar acaba de ampliar la red 4.5G Plus en algunas ciudades del país, entre esas Barinas, Guatire, Guarenas, Los Teques y pudo mejorar un poco el tema de la conectividad, pero son casos puntuales de algunas inversiones que habían anunciado en enero y febrero que iban a hacer en 10 ciudades de todo el país.

Si tú tienes 4.5G Plus en la zona, pero no tienes un teléfono con tecnología MIMO, no puedes disfrutar de sus servicios.

El deterioro es importante porque no hay capacidad de ninguna empresa para mejorar el ancho de banda de las compañías, incluso la de Internet como Inter no tiene más capacidad de ancho de banda contratado porque no tienen cómo poder pagarlo, porque si están cobrando tarifas irrisorias en servicios, no pueden darte a ti un servicio que estás pagando en bolívares a precios congelados, para yo tener que pagar eso en dólares a compañías internacionales.

Lamentablemente el usuario se ha visto muy afectado en teletrabajo, tele educación y home office, porque hay un problema grave. Una cosa es la capacidad de conexión que tienes tú en la compañía, otra cosa es la capacidad de conexión que tienes tú en la casa y otra cosa es la infraestructura de telecomunicaciones que te está brindando el proveedor.

Hay tres partes importantes: si tú puedes tener un buen internet en la compañía porque contratas un servicio de una compañía grande como Globenet pero cuando vas a tu casa y tienes Cantv, Inter y otro operador que te da unos servicios no muy buenos, eso te afecta la capacidad de conectarte al VPN o a lo que tiene que ver con el código interno de la empresa.

En casa se puede tener 1, 2, 3 o 4 megas, pero cuando llegas a casa esa cantidad está compartida con todos los usuarios de la zona y además la tienes que compartir con un número de dispositivos que hay consumiendo. Por eso muchas veces cuando alguien tiene una videoconferencia, le pide al resto de sus familiares que apague sus equipos y que no consuman dados para aprovechar él lo máximo de Internet.

Andrés Azpurúa

Se ha visto afectado por la mala conectividad. La gente recurre a utilizar los datos del teléfono. La calidad de las videoconferencias no son suficientes. Hay gente que está acostumbrada a tener un Internet no tan bueno en su casa, pero por lo menos en la oficina tenían mucha mejor conexión.

Ahora es más difícil, porque si todo el mundo está en su casa y nadie puede aprovechar el Internet que la oficina está ofreciendo. Eso solo genera problemas porque no todos los clientes de la empresa van a poder interactuar de la misma manera y los empleados no van a ser igual de productivos. No importa que el jefe tenga una buena conexión a Internet, la empresa son muchas personas y el teletrabajo está muy afectado por eso.

 

Me parece que no es sostenible tener un teletrabajo en las condiciones en las condiciones que normalmente se habla, como tener videoconferencias, hacer actividades interactivas, es muy difícil. Para eso se requiere que las personas con las que se tienen que reunir también tengan esas facilidades y eso no siempre es posible o por lo menos se verá entorpecido.

3.- ¿Es sostenible adquirir responsabilidades de teletrabajo o educación a distancia dependiendo del consumo de datos del teléfono únicamente?

Luis Carlos Díaz

Sí, por supuesto que es posible, pero necesitas tres cosas concretas y una de uso:

– Una buena ubicación para lograr conexión 4G LTE continua. No todos gozan de eso en todo el territorio porque el rezago ha impedido conectar todas las antenas necesarias. Quienes tienen buena ubicación y logran una buena velocidad, la pasarán mejor.

– Dinero. Cada GB cuesta plata. La idea es que todo lo que consuman esté cubierto por su trabajo, así tendrán datos para trabajar, educarse y divertirse. No es lo ideal, pero si es lo que se tiene, hay que aprovecharlo.

– Deben aprender a usar sus conexiones y aliviar la demanda de datos. Usarlo sin discreción es como dejar las llaves de agua de la casa abiertas. Eso significa reducir el consumo de videos, desactivar la descarga automática de multimedia en whatsapp y redes sociales, entre otras cosas.

William Peña

Es complicado, porque si tú no tienes un servicio dedicado en tu casa. El consumo de datos es un consumo que va y viene a la red y mientras más consumo estás haciendo, más estás afectando la red, la estás complicando, y si son muchos haciendo lo mismo llega un momento en que la red colapsa y no le da servicio a nadie.

Para ese tipo de cosa es mejor tener servicios ilimitados o dedicados en casa, que son los que están ofreciendo algunos WISP, pero están conectado a algún tipo de proveedor que en algunas zonas no llega la huella, entonces tampoco es garantía de que puedas tener un buen servicio cuando pagues bastante dinero por ellos.

En el caso de telefonía móvil o los datos de teléfono, es muy complicado para los usuarios poder cumplir con una gran cantidad de obligaciones cuando tienen una conexión tan limitada en casa.

Además, las desmejoras del servicio de internet son muy graves y se han intensificado muchísimo en la cuarentena. Puedes asumir las responsabilidades de teletrabajo o educación a distancia dependiendo del consumo, pero en Venezuela eso es un tema para profundizar y analizar. No hay capacidad de ancho de banda en las compañías para poder ofrecer teletrabajo, telemedicina o tele educación a nadie. Aquí realmente vivimos con un rancho de banda y lamentablemente la capacidad de consumo disminuye mientras la demanda de consumo aumenta y eso afecta a todos los usuarios.

En una zona equis, si hay mucha gente conectada la posibilidad de conectividad es irrisoria. Antes podías hacer los trabajos en la madrugada. Ya no, porque mucha gente piensa como tú y termina trabajando en la madrugada y tampoco tiene servicio.

Andrés Azpurúa

Muchos usuarios resuelven tener que compartir los datos con su computadora, incurriendo en gastos de gatos. Si tú eres prepago eso es un problema, porque entonces tienes que ir a recargar el teléfono. Si solamente dependes de la telefonía móvil es delicado el tema de estar continuamente recargando, porque si te consumes los datos, ¿con qué te vas a meter en la página del banco para recargar?.

No hay manera de ser competitivos sin un buen servicio de Internet. No solamente es una cosa que usamos para divertirnos. Es trabajo, es educación y sin Internet bueno no creo que vaya a funcionar el tema del teletrabajo, o por lo menos va a exacerbar las diferencias de acceso que ya se tienen.

Estamos hablando de trabajo, pero también hay que hablar de los profesores. ¿Cómo un profesor o un maestro va a trabajar con sus estudiantes cuando ellos mismos no tienen conexiones de calidad en su casa? A veces ellos mismos no tienen equipos suficientemente buenos como para hacer una clase desde casa.

Venezuela no está preparada para esto porque no le han dado la importancia durante años que ameritaba. Hacen falta políticas públicas que muevan este tema en la dirección correcta.

 

Dentro del fuerte contraste en el panorama económico venezolano existe quienes creen que las burbujas entorno a los bodegones significan un gran cambio en la economía del país. Sin embargo, las cifras demuestran lo contrario: una inflación 7300%, la pérdida de 75% del producto interno bruto y más de 24 meses en hiperinflación.

Naky Soto y Luis Carlos Díaz reciben al economista Omar Zambrano para que responda: ¿Qué busca Maduro intentando imponer el Petro? ¿por qué se dice que la dolarización en Venezuela es pirata? y ¿qué hay que hacer para volver a la normalidad?

En este video Luis Carlos Díaz y Naky Soto resumen los últimos insólitos acontecimientos de la política venezolana, desde la toma del Parlamento hasta el dinero de Pdvsa que camina por América Latina.

En el podcast #EnSerio, Naky Soto y Luis Carlos Díaz entrevistan al periodista parlamentario Pedro Pablo Peñaloza: “La legitimidad de la Asamblea Nacional no depende de un edificio”, asegura el reportero al referirse a la pugna por el Palacio Federal Legislativo que se ha profundizado desde el pasado domingo. 
“El chavismo se ajustan a una ley, que es la ley orgánica de la selva, la ley del más fuerte”, dice Peñaloza.

 

 

 

 

 

Leo un tuit del periodista Luis Carlos Díaz (@LuisCarlos) en el que comenta una frase que califica de horrorosa: “teníamos que pasar por esto para aprender”. El comunicador responde lo siguiente: “Hemos visto gente morir y partir por diseño estatal. Nadie debería pasar por eso jamás. Es más: no hay garantía de aprendizaje. De trauma seguro que sí. No hay mérito en el sufrimiento”.

Interesante tema para la reflexión: ¿realmente hemos aprendido algo en las últimas dos décadas o hemos olvidado a causa del envilecimiento político al que ha sido sometida la sociedad venezolana? La travesía del pueblo de Israel por el desierto duró mucho más de lo previsto, porque se suponía que el viaje era una lección para un pueblo que había osado adorar a un becerro de oro en lugar de a Dios, que les había liberado de la esclavitud. ¿Qué lección hemos sacado nosotros en este largo transitar por el desierto de la destrucción institucional y económica de la nación? Teme uno que no mucho.

Algunos, los peores, los que nos someten a la barbarie, aprendieron cosas horribles, que pensábamos que ya estaban en el olvido en Venezuela: a matar sin remordimiento, a usar la justicia para su provecho personal, aprendieron a robar de una manera que ha producido una insuperable marca mundial de corrupción. El gran aprendizaje de este régimen es que la democracia puede ser desmontada con los votos, que el cinismo es una extraordinaria herramienta de sometimiento, que el miedo y la ignorancia son las mejores formas de arremeter contra un pueblo para tiranizarlo, que el uso estratégico del hambre puede arrodillar a una nación entera, que el “divide et impera” es una antigua verdad que está más vigente que nunca.

Ciertamente, este régimen nos dejará con muchas cosas que aprender para edificar el país que merecemos. Por ello el papel de la educación, en todos sus niveles, ha de ser la protagonista de la Venezuela que ha de venir. La elevación cultural de nuestro pueblo para que no caiga en las garras de los demagogos, ni en la abulia ni la barbarie, que eran, según Picón Salas, males que pesaban por igual en nuestra “argamasa étnica”. Ya decía Andrés Eloy Blanco en su discurso de lanzamiento al mar de los grillos del castillo de Puerto Cabello: “hemos lanzado al mar los grillos de los pies, vayamos ahora a la escuela a quitarle a nuestro pueblo los grillos de la cabeza, porque la ignorancia es el camino de tiranía”.

 

Tenemos, sí, cosas por aprender:

– Que la civilidad es el único camino para el avance y que la experiencia histórica lo demuestra.

– Que los militares no deben tener injerencia en la política y deben ser un cuerpo profesional obediente al poder civil.

– Que no somos un país rico, a menos que haya riqueza en nuestros cerebros para aprovechar con sensatez la que tenemos en el subsuelo, que solo el trabajo y el esfuerzo son el camino del progreso.

– Que la justicia debe ser profesional, independiente, en manos de gente proba y no de criminales.

– Que, como decía Bolívar, no hay nada peor que una persona eternizada en el poder, que el caudillismo es una de nuestras grandes catástrofes históricas.

– Que cuando recuperemos un sistema electoral transparente, no debemos dejar de votar en ningún caso.

– Que el país que anhelamos nace, a fin de cuentas, en cada uno de nosotros; que un país decente es la sumatoria de muchas decencias individuales, de un compromiso con la convivencia cívica. Entre muchas otras cosas.

Estos veinte años no han sido una enseñanza, han sido una catástrofe que nos deja política, económica y moralmente devastados. Solo se puede aprender algo en libertad y cuando ella retorne nos tocará, entonces sí, aprender como evitar que una tragedia política como la padecida vuelva a repetirse.

@laureanomar

Se venció el plazo para que la Fiscalía presentara acusaciones contra Luis Carlos Díaz
De acuerdo con los plazos de la legislación venezolana, la Fiscalía dispone de ocho meses para presentar acusaciones contra Luis Carlos Díaz

Este martes 12 de noviembre venció el plazo legal para que la Fiscalía investigara y presentara la acusación contra Luis Carlos Díaz, periodista y activista por los derechos humanos.

Luego de ocho meses de su detención y del allanamiento de su vivienda, el fiscal no presentó pruebas que sustentaran la continuación del proceso, por lo cual se ha solicitado que sea concluida la investigación declarando su inocencia.

En un artículo publicado por Espacio Público, señalan como otra exigencia la eliminación de las medidas cautelares que afectan su libertad o en última instancia se fije la audiencia para escuchar a las partes.

El pasado 12 de marzo funcionarios del Sebin interceptaron a Díaz cuando se dirigía en bicicleta a su casa, lo detuvieron, y horas más tarde allanaron su vivienda.

Luis Carlos es acusado de “instigación pública” por ejercer su derecho a la libertad de expresión, el Tribunal de Control le impuso prohibición de salida del país, de declarar a los medios sobre su caso, y régimen de presentación.

De acuerdo con la legislación venezolana, la Fiscalía tiene ocho meses para hacer la investigación y presentar ante el Tribunal las pruebas que sustenten la acusación contra Díaz; de no conseguir suficientes, el caso puede ser archivado y reabierto hasta 20 años después.

 

En tal sentido, si la Fiscalía no presenta pruebas en contra Díaz en esta situación particular, el Tribunal debe aplicar el control difuso de la constitucionalidad y declarar el sobreseimiento de la causa: la suspensión del proceso legal por falta de pruebas, que equivale a la inocencia y libertad plena.

La tercera posibilidad era que el fiscal, Farik Mora, obtuviese suficientes elementos para afirmar que Díaz cometió un delito, lo que habría iniciado un proceso de juicio. Por consiguiente, la falta de independencia en el sistema judicial empaña la investigación: Mora también está involucrado en los casos políticos contra Juan Requesens, Roberto Marrero y Fernando Albán.

LLEGÓ EL MES DE ABRIL y con él, la “intervención, modernización y reestructuración de Coropoelec” luego de la destitución de Luis Motta Domínguez y la designación de Igor Gavidia como nuevo titular del Ministerio de Energía Eléctrica, la orden de allanamiento a la inmunidad parlamentaria del presidente de la Asamblea Nacional y Presidente (E) de Venezuela, Juan Guaidó.

Entre los principales reportajes de la alianza entre Runrun.es, Tal Cual y El Pitazo destaca el tema eléctrico. Por RunRun.es, el ingeniero eléctrico Julio Colina aseguró que la capacidad de solventar la crisis eléctrica es limitada, haciendo énfasis en que la empresa podría colapsar en cualquier momento. La Periodista de TalCual, Gabriela Rojas escribió un reportaje donde explica que en Venezuela solo se trabajaron 10 días durante el marzo, de esos, solo ocho pudieron culminar en una jornada laboral completa. Rojas detalla que el calendario escolar también se vio afectado y que en total 17 días se han perdido de clases.

Por El Pitazo, resalta el trabajo de la periodista Andrea Tosta en el que detalla como fueron las 29 horas que duró detenido el periodista Luis Carlos Díaz, luego de ser acusado de ser uno de los responsables del primer apagón, ocurrido el pasado 7 de marzo.

 

 

Prisión, maltratos y allanamientos: Maduro mostró una brutal represión mientras una comisión de la ONU visitaba Venezuela

DESAPARECIERON PERSONAS DURANTE LARGAS HORAS y aparecían después en manos de los servicios de inteligencia o la policía política; mostraron videos de militares detenidos en condiciones de tortura; allanaron hogares; robaron pertenencias y golpearon periodistas… todo eso ocurrió en Venezuela durante los 13 días de la visita del grupo de trabajo de la Comisión de Derechos Humanos de la ONU que preside Michelle Bachelet.

Los expertos llegaron a Venezuela el 10 de marzo de 2019 y se fueron este sábado 23. Por lo general, los gobiernos bajo la lupa de organizaciones internacionales tratan de presentar una buena cara mientras este tipo de comitivas se encuentra en sus territorios.

Pero Maduro no y se ensañó particularmente con periodistas, como el emblemático caso del tambien activista de redes sociales y derechos humanos, Luis Carlos Díaz, ocurrido en la capital, Caracas.

Pero en el interior del país, otros 50 comunicadores sufrieron amenazas y agresiones durante los 18 primeros días de marzo, como reportó el Instituto Prensa y Sociedad (Ipys). El Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa ha registrado 41 detenciones a periodistas y trabajadores de la prensa en lo que va del año 2019.

Al mismo tiempo llevaron a prisión a 72 personas en ese periodo de tiempo que duró la visita de expertos, según relató a Univision Noticias Alfredo Romero, director de la organización Foro Penal venezolano, que se dedica a defender a ese detenidos de forma gratuita y llevar registro.

La mayor parte de los arrestos ocurrieron en el interior del país y zonas populares. El estado Barinas, en lo llanos venezolanos, llevó la peor parte, con 17 detenidos, seguido del central estado Carabobo y Monagas, en el oriente del país, con 12 cada uno.

Estos son algunos de los casos más simbólicos de represión ocurridos durante la visita de la ONU:

Roberto Marrero

Un grupo comando de la policía política (Sebin) entró violentamente a su apartamento y se lo llevó detenido la madrugada del 21 de marzo. Marrero es abogado especialista en derechos humanos y fundador del partido Voluntad Popular, donde milita el líder opositor Leopoldo López y Juan Guaidó. Entre las irregularidades de su detención se encuentra la supuesta atribución de posesión de armas largas y granada que habrían colocado los funcionarios policiales en el lugar, según denunció el vecino y diputado Sergio Vergara, quien también fue víctima de una allanamiento en su casa, pese a tener fuero parlamentario.

Maduro acusó a Marrero de terrorismo. El ministro de propaganda del régimen, Jorge Rodríguez mostró públicamente imágenes supuestamente extraídas del celular de Marrero para demostrar lo que denomina un complot para atacar a Maduro. Lo hizo en las pantallas de la televisión estatal este sábado 23, el mismo día que la comisión de la ONU salió del país.

Coronel Johnny Mejías Laya

El coronel activo del ejército fue desaparecido el 31 de enero, en Caracas. Dos semanas después, el 16 de febrero lo llevaron a tribunales y le imputaron los delitos de traición a la patria, conspiración y asociación para delinquir. Pero su imagen encerrado, atado y con ojos vendados se hizo pública en una denuncia ante la OEA que hizo Tamara Suju, defensora de derechos humanos y representante de Juan Guaidó en la república Checa, gracias al testimonio y pruebas en video presentadas por el exfuncionario de contrainteligencia, teniente Ronald Dugarte.

El denunciante explicó que los videos donde se ven otros detenidos hacinados y con problemas de salud, fueron grabados entre diciembre de 2018 y enero de 2019. Pero fueron presentados y ampliamente difundidos mientras la comisión de derechos humanos de la ONU permanecía en Venezuela.

Continúa leyendo en Univisón.