3×3 | Internet en Venezuela podría dejar de ser para toda la población - Runrun
3×3 | Internet en Venezuela podría dejar de ser para toda la población
Venezuela ocupa el último puesto en el ranking de conectividad en la región, con una una velocidad de descarga de Internet promedio de 7,68 Mbps, según el informe de Speedtest del 2019
Wlliam Peña consideró necesario que haya garantía de que los retornos de inversión sean importantes para que las empresas puedan invertir
“No hay capacidad de ancho de banda en las compañías para poder ofrecer teletrabajo, telemedicina o tele educación a nadie”, advirtió Peña sobre el Internet en Venezuela

 

@Andrea_GP21

 

“Las empresas no podrán hacer sostenible tanto tiempo las operaciones a pérdida así que habrá un crecimiento en el segmento de servicios dolarizados y a precios reales para las estructuras de costo”, consideró Luis Carlos Díaz, periodista y ciberactivista sobre el futuro de las conexiones a Internet en Venezuela.

Venezuela se sitúa en el último lugar de América Latina en cuanto a la velocidad en la conexión a Internet, de acuerdo con el informe presentado en noviembre de 2019 por Speedtest, la web que mide las velocidades.

Uruguay se encuentra a la cabeza de los países de América Latina, con una velocidad de descarga en red móvil que no llega a los 30 Mbps. En el ranking mundial está en la posición 58.

Por su parte, Venezuela está en el puesto 139 del mundo, con una velocidad de descarga de Internet promedio de 7,68 Mbps. Detrás solo se sitúan Argelia y Afganistán como los países con una velocidad de Internet inferior.

Desde que inició la cuarentena por COVID-19 en Venezuela, como en el resto del mundo, se intensificó la necesidad de acceder a Internet, bien sea para trabajar desde casa, asistir a clases a distancia, entre otras actividades, pero las conexiones locales dificultan llevar a cabo esas actividades.

 

A través de las redes sociales los usuarios se quejan de la mala conexión y constantes fallas que presentan algunos servicios de Internet en Venezuela como Cantv, Movistar e Inter, además de destacar que algunas telefonías móviles suelen tener un costo que muchos consideran muy elevado cuando navegan con datos.

En Runrun.es consultamos a tres expertos en el área que puedan dar su visión sobre lo que podría venir y cómo solucionar algunas precariedades en las telecomunicaciones y el Internet en Venezuela.

Se trata de Luis Carlos Díaz, periodista, ciberactivista y presidente de Internet Society Capítulo Venezuela; William Peña, periodista especializado en Telecomunicaciones, ancla de Tecnofinanzas por Fedecámaras Radio, la digital de economía y negocios; y Andrés Azpúrua, director de VE Inteligente que lidera proyectos como VE sin Filtro y Conexión Segura.

¿Cuáles son sus expectativas a futuro sobre los servicios de Internet en Venezuela en cuanto a funcionamiento, velocidad de navegación, disponibilidad y costos?

Luis Carlos Díaz

Habrá cada vez una brecha más marcada entre conectados y desconectados porque el chavismo ha quebrado tanto la economía que 8 de cada 10 familias no pueden pagar lo que realmente cuesta el servicio de Internet. Las empresas no podrán hacer sostenible tanto tiempo las operaciones a pérdida así que habrá un crecimiento en el segmento de servicios dolarizados y a precios reales para las estructuras de costo.

Significa que hay y habrá Internet (en Venezuela) rápido y de calidad pero solo para quienes puedan pagar lo que cuesta llevarlo hasta su casa. Eso podría llamarse “internet bodegón”. De resto, estamos rezagados respecto a la región.

El Estado se ha entrometido para afectar el mercado y censurar contenidos así que ese sector económico se mantiene frágil y bajo amenaza.

William Peña

En Venezuela todo el tema de los servicios de telecomunicaciones va a depender del entorno político y económico del país. Lamentablemente, en un entorno donde no hay políticas públicas aplicadas a las telecomunicaciones, donde la gran empresa del Estado es la peor en servicios y no hay garantía de que haya inversiones a corto, medio y largo plazo, hablar de futuro es realmente peligroso, porque no existe la forma en que ellos puedan de una u otra manera mejorar todo el tema del funcionamiento de la operación, tanto de la velocidad de la navegación como la disponibilidad del tema de costos, que es el problema más grande que tienen las operadoras en Venezuela, porque lamentablemente todas están ancladas a lo que decide Conatel.

Ya no se utilizan los estudios que se hacían anteriormente y dependiendo de cómo estaban las tarifas de telecomunicaciones en la región de países que ellos analizaban, tomaban las decisiones. En Venezuela se subían los servicios de telecomunicaciones de telefonía móvil por lo menos cada dos o tres meses, dependiendo de cómo estaba el resto del mundo. Eso desde hace mucho tiempo no se hace porque Conatel simplemente paralizó el aumento de las tarifas.

Conatel sencillamente decide cuáles son las tarifas a permitir y las empresas hacen una estructura de costo, plantean una tarifa y Conatel decide si se las acepta o no. Algunas veces las ha aceptado, pero cuando ven que explotan las redes, se las vuelven a paralizar.

 

En el caso de la telefonía móvil, deben permitir que haya inversiones y que puedan ser garantizadas con retornos de inversión basados en tarifas. Igual pasa con los servicios de Internet, tanto de fibra óptica, como los de cable de cobre que dan Cantv y el resto de empresas. Tiene que haber garantía de que los retornos de inversión sean importantes para que ellas puedan invertir.

Si no hay garantía y seguridad jurídica lamentablemente el funcionamiento del servicio va a ser cada día peor y habrá empresas pequeñas que puedan ofrecer uno que otro tipo de servicios, pero no van a poder suplir al mercado que está con una gran demanda y poca oferta porque no existen empresas que puedan resolver los problemas.

En el tema del ancho de banda, hace dos años las empresas tomaron la decisión de cortar a la mitad las capacidades que tenían con empresas internacionales porque no podían pagar en dólares y cobrar en bolívares las tarifas irrisorias que tenían. Entonces eso trajo como consecuencia que la mayoría de los servicios quedaron con datos por planes muy bajos, excepto Cantv, pero tiene tantos problemas que el 70% de sus usuarios no tienen ningún tipo de servicio de ABA en todo el país y el 30% restante quedaron con inestabilidad. Realmente no importa cuánta capacidad tienes si realmente el servicio no funciona.

Andrés Azpúrua

Si estamos hablando en los próximos seis meses a un año o durante el tiempo que dure la cuarentena puede que no haya mayor cambio radical de ningún tipo, por la presión del gobierno a subir las tarifas en la conexión de datos.

No creo que haya mucha disposición a cambiar eso. Los peores servicios que están funcionando en Venezuela no creo que mejoren significativamente en mucho tiempo y por ejemplo Cantv, que está ofreciendo mejores velocidades más rápidas, eso no va a ser generalizado.

En general, la tendencia de Cantv va a seguir yendo hacia abajo, porque además no es un cambio que se resuelva rápidamente. Hay que recuperar muchas de esas líneas que estaban pagando y perdieron el servicio hace mucho tiempo.

Toda la industria de telecomunicaciones está haciendo un esfuerzo muy grande por mantenerse operativo en estas condiciones. Algunas empresas están haciendo inversiones, pero no vamos a ver las mejoras de calidad o conectividad que el país necesita en estos momentos.

 

El tema de Cantv no va a ser generalizado. Muchos usuarios de Cantv no están utilizando la velocidad que están pagando y otros no tienen servicio. Muchísima gente paga por ABA, pero muchos no lo tienen realmente.

El único sector que realmente está invirtiendo es el del mal llamado Internet satelital, que en realidad son antenas que se conectan en los edificios. Ese servicio sí se sigue expandiendo, aunque ahora no tanto por la pandemia, pero no le va a llegar a todo el mundo. Los costos del servicio son mucho más altos y no todo el mundo tiene acceso a ellos.

Además, es posible que los aumentos de precio de los datos móviles no estén yendo a la misma velocidad de antes por el tema de la pandemia, pero puede que recupere la velocidad que tenía antes de la pandemia.

¿Cuán afectado se ha visto el teletrabajo / home office / empleos freelance ante las desmejoras en las conexiones de internet, que se ha intensificado durante la cuarentena?

Luis Carlos Díaz

Algunas conexiones están deterioradas y funcionan por inercia o por terquedad de algunas empresas. Pero cuando eso falla, no hay incentivos económicos para repararlo y la gente se queda desconectada. No se verá afectada la minoría que puede costear un servicio con tarifas reales.

Necesariamente las empresas y empleados tendrán que meter la conectividad en sus estructuras de costo, algo que no pasaba cuando pagaban de 0 a 10 dólares por un servicio que costaba mucho más. Será algo similar a la gasolina, ahora que cuesta, la gente tendrá que planificarse y tomar decisiones económicas para cubrir esa necesidad.

William Peña

La desmejora es brutal porque ya había servicios colapsados antes de la pandemia. Cuando vino la cuarentena las empresas duplicaron y triplicaron el consumo y se redujeron las capacidades para poder darle servicios a sus clientes y con la salida de Directv eso se empleó mucho más.

Hoy en día el deterioro de servicios es mucho más profundo porque las empresas no han podido mejorar o garantizar mejores conexiones.

Ahorita Movistar acaba de ampliar la red 4.5G Plus en algunas ciudades del país, entre esas Barinas, Guatire, Guarenas, Los Teques y pudo mejorar un poco el tema de la conectividad, pero son casos puntuales de algunas inversiones que habían anunciado en enero y febrero que iban a hacer en 10 ciudades de todo el país.

Si tú tienes 4.5G Plus en la zona, pero no tienes un teléfono con tecnología MIMO, no puedes disfrutar de sus servicios.

El deterioro es importante porque no hay capacidad de ninguna empresa para mejorar el ancho de banda de las compañías, incluso la de Internet como Inter no tiene más capacidad de ancho de banda contratado porque no tienen cómo poder pagarlo, porque si están cobrando tarifas irrisorias en servicios, no pueden darte a ti un servicio que estás pagando en bolívares a precios congelados, para yo tener que pagar eso en dólares a compañías internacionales.

Lamentablemente el usuario se ha visto muy afectado en teletrabajo, tele educación y home office, porque hay un problema grave. Una cosa es la capacidad de conexión que tienes tú en la compañía, otra cosa es la capacidad de conexión que tienes tú en la casa y otra cosa es la infraestructura de telecomunicaciones que te está brindando el proveedor.

Hay tres partes importantes: si tú puedes tener un buen internet en la compañía porque contratas un servicio de una compañía grande como Globenet pero cuando vas a tu casa y tienes Cantv, Inter y otro operador que te da unos servicios no muy buenos, eso te afecta la capacidad de conectarte al VPN o a lo que tiene que ver con el código interno de la empresa.

En casa se puede tener 1, 2, 3 o 4 megas, pero cuando llegas a casa esa cantidad está compartida con todos los usuarios de la zona y además la tienes que compartir con un número de dispositivos que hay consumiendo. Por eso muchas veces cuando alguien tiene una videoconferencia, le pide al resto de sus familiares que apague sus equipos y que no consuman dados para aprovechar él lo máximo de Internet.

Andrés Azpúrua

Se ha visto afectado por la mala conectividad. La gente recurre a utilizar los datos del teléfono. La calidad de las videoconferencias no son suficientes. Hay gente que está acostumbrada a tener un Internet no tan bueno en su casa, pero por lo menos en la oficina tenían mucha mejor conexión.

Ahora es más difícil, porque si todo el mundo está en su casa y nadie puede aprovechar el Internet que la oficina está ofreciendo. Eso solo genera problemas porque no todos los clientes de la empresa van a poder interactuar de la misma manera y los empleados no van a ser igual de productivos. No importa que el jefe tenga una buena conexión a Internet, la empresa son muchas personas y el teletrabajo está muy afectado por eso.

 

Me parece que no es sostenible tener un teletrabajo en las condiciones en las condiciones que normalmente se habla, como tener videoconferencias, hacer actividades interactivas, es muy difícil. Para eso se requiere que las personas con las que se tienen que reunir también tengan esas facilidades y eso no siempre es posible o por lo menos se verá entorpecido.

3.- ¿Es sostenible adquirir responsabilidades de teletrabajo o educación a distancia dependiendo del consumo de datos del teléfono únicamente?

Luis Carlos Díaz

Sí, por supuesto que es posible, pero necesitas tres cosas concretas y una de uso:

– Una buena ubicación para lograr conexión 4G LTE continua. No todos gozan de eso en todo el territorio porque el rezago ha impedido conectar todas las antenas necesarias. Quienes tienen buena ubicación y logran una buena velocidad, la pasarán mejor.

– Dinero. Cada GB cuesta plata. La idea es que todo lo que consuman esté cubierto por su trabajo, así tendrán datos para trabajar, educarse y divertirse. No es lo ideal, pero si es lo que se tiene, hay que aprovecharlo.

– Deben aprender a usar sus conexiones y aliviar la demanda de datos. Usarlo sin discreción es como dejar las llaves de agua de la casa abiertas. Eso significa reducir el consumo de videos, desactivar la descarga automática de multimedia en whatsapp y redes sociales, entre otras cosas.

William Peña

Es complicado, porque si tú no tienes un servicio dedicado en tu casa. El consumo de datos es un consumo que va y viene a la red y mientras más consumo estás haciendo, más estás afectando la red, la estás complicando, y si son muchos haciendo lo mismo llega un momento en que la red colapsa y no le da servicio a nadie.

Para ese tipo de cosa es mejor tener servicios ilimitados o dedicados en casa, que son los que están ofreciendo algunos WISP, pero están conectado a algún tipo de proveedor que en algunas zonas no llega la huella, entonces tampoco es garantía de que puedas tener un buen servicio cuando pagues bastante dinero por ellos.

En el caso de telefonía móvil o los datos de teléfono, es muy complicado para los usuarios poder cumplir con una gran cantidad de obligaciones cuando tienen una conexión tan limitada en casa.

Además, las desmejoras del servicio de internet son muy graves y se han intensificado muchísimo en la cuarentena. Puedes asumir las responsabilidades de teletrabajo o educación a distancia dependiendo del consumo, pero en Venezuela eso es un tema para profundizar y analizar. No hay capacidad de ancho de banda en las compañías para poder ofrecer teletrabajo, telemedicina o tele educación a nadie. Aquí realmente vivimos con un rancho de banda y lamentablemente la capacidad de consumo disminuye mientras la demanda de consumo aumenta y eso afecta a todos los usuarios.

En una zona equis, si hay mucha gente conectada la posibilidad de conectividad es irrisoria. Antes podías hacer los trabajos en la madrugada. Ya no, porque mucha gente piensa como tú y termina trabajando en la madrugada y tampoco tiene servicio.

Andrés Azpúrua

Muchos usuarios resuelven tener que compartir los datos con su computadora, incurriendo en gastos de gatos. Si tú eres prepago eso es un problema, porque entonces tienes que ir a recargar el teléfono. Si solamente dependes de la telefonía móvil es delicado el tema de estar continuamente recargando, porque si te consumes los datos, ¿con qué te vas a meter en la página del banco para recargar?.

No hay manera de ser competitivos sin un buen servicio de Internet. No solamente es una cosa que usamos para divertirnos. Es trabajo, es educación y sin Internet bueno no creo que vaya a funcionar el tema del teletrabajo, o por lo menos va a exacerbar las diferencias de acceso que ya se tienen.

Estamos hablando de trabajo, pero también hay que hablar de los profesores. ¿Cómo un profesor o un maestro va a trabajar con sus estudiantes cuando ellos mismos no tienen conexiones de calidad en su casa? A veces ellos mismos no tienen equipos suficientemente buenos como para hacer una clase desde casa.

Venezuela no está preparada para esto porque no le han dado la importancia durante años que ameritaba. Hacen falta políticas públicas que muevan este tema en la dirección correcta.