La Habana archivos - Runrun

La Habana

Hasta el siglo XX, desde mucho antes de que se produjese el gran quiebre de la historia en 1989, cuando se derrumba la Cortina de Hierro y emerge con fuerza inusitada la inteligencia artificial, los Estados territoriales – ahora piezas de museo – si eran democráticos se organizaban sobre la base de la división del poder, del ejercicio de contrapesos entre sus distintas manifestaciones: la legislativa, la judicial, la administrativa o de gobierno. La elección de sus titulares, por ende, si bien implicaba el otorgamiento de un voto de confianza, se dispensa a beneficio de inventario, no es total. En las cabezas de la política y de la Ciudad se confía, por ende, pero no tanto como para dejar de vigilarlas.

La democracia, siendo sustancialmente representativa, expresa así un modelo o sistema de desconfianza constante. Para mantenerla, dentro de límites razonables y a fin de asegurar la gobernabilidad, se predica la participación en las tareas de control, sea por los propios ciudadanos, sea, en nombre de éstos, por los demás poderes del Estado distintos del controlado.

El espacio público, en suma, es una casa de cristal cuyo interior lo observan todos, las 24 horas del día.

¿A qué viene todo esto?

Más allá de las conjuras – que las hay y toman cuerpo desde el Foro de São Paulo y la sede de su casa matriz, La Habana – la violencia popular destructiva y sin destino que se aprecia en la región, no solo en la América Hispano-Lusa sino igualmente en el Occidente, cuyas raíces culturales y cristianas están siendo vapuleadas por la onda de relativismo y amoralidad que ahora se expande como pólvora encendida, refleja desconfianza, un estado de incredulidad suma por parte de la gente hacia el poder político. Lo hace precario.

No se trata, como lo afirman los reduccionistas, de un quehacer irresponsable por la supuestamente anti-política sociedad civil, pues, así como nuestras sociedades se están parcelando y pierden sus texturas, la idea de la política, en lo adelante incluye al mundo de la intimidad, el de los enojos personales, ahora transformados en cuestión pública. Esto es así, así resulte absurdo. Cabe entenderlo, si el propósito es reconducir ese fenómeno con sabiduría y espíritu abierto, en procura de renovar el sentido de la política, afirmado en raíces y el servicio a la verdad.

La cuestión es que quienes, asumiéndose como líderes y además considerándose con derecho a usufructuar, a su arbitrio, del Internet y las redes “sociales” para su oficio y la práctica cotidiana del narcisismo digital, parecen no digerir las reglas de este cosmos. Luego se rasgan las vestiduras cuando al quedar al descubierto sus abusos de confianza o su falta de pudor ante la orfandad existencial de los internautas, estos se vuelven en su contra.

 

César Cansino, lucido teórico del tema de la posverdad – que deja de lado los hechos objetivos al momento de incidirse sobre la opinión pública, apelando más a las creencias y sentimientos personales – destaca, entre otros, dos efectos de este inédito panorama que presenciamos: Uno, el paso de las sociedad de masas – con una cultura unitaria, atada a visiones compartidas – a la individualización de la sociedad, que hace reparo difuso y diversificado contra todas las versiones oficiales de quienes se consideran detentadores del poder. El otro, el tránsito desde una sociedad de confianza hasta otra de desconfianza.

Si bien en la confianza, incluso relativa, ayer radica la unidad social bajo un orden político dado y compartido, ahora, mediante la inevitable práctica de la ciudadanía digital y mientras logra educarse ella para atajar las irrealidades que se construyan como verdades, por lo pronto rige una “sociedad de distanciamientos”, de seres aislados, prevenidos. Unidos todos, eso sí, al momento de expresar sus indignaciones y drenar sus desconfianzas, no sólo entre ellos mismos sino fundamentalmente contra quienes no reparan en los ánimos predominantes en las redes y los desafían con desparpajo.

Cabe, pues, separar la paja del trigo. El problema no radica tanto en la práctica del periodismo digital que trabaja en línea inversa, por lo explicado, al periodismo profesional. Cada internauta parte de su estado de ánimo o aspiración y va en búsqueda sólo de aquel pedazo de la realidad que le serena y le valida su convicción personal; así no muestre toda la realidad, pues no le importa. La cuestión es que quienes usan las redes para las Fake News y a tal propósito disponen de Bots para hacerlas correr con destino a centenares de miles de internautas, creando hechos falsos para estimular la crispación o para dividir y sembrar mayor desconfianza entre la gente, son esencialmente los actores políticos; quienes se han corrompido al medrar en las aguas cenagosas de la mendacidad, tanto a la derecha como a la izquierda, y los grupos que los financian, para beneficiarse, unos y otros, del caos constitucional de transición.

Cabe estar conscientes que, si al Homo Videns de Sartori se le podía acusar de estúpido y pasivo, el Homo Twitter de Cansino racionaliza el discurso con aguda inteligencia. Es capaz de crear metáforas de la realidad con apenas 140 caracteres, y de atarlas a lo que ve, evitando que las imágenes hablen por sí solas o confundan.

[email protected]

Runrunes de Bocaranda: MEDIO – Cuba

CUBA:

En La Habana este fin de semana Nicolás Maduro celebró el triunfo de Axel Kicillof como gobernador de la provincia de Buenos Aires. Aseguró que su país está listo para invertir y terminar los buques de la petrolera Pdvsa que se construyen en el astillero bonaerense Río Santiago desde hace años. Maduro no ofreció detalles ni de la cantidad de dinero ni de la fecha estimada de entrega de los fondos. Acusó a Mauricio Macri de sabotear la finalización de los buques. «Macri, que nos odia y nos tiene miedo a la vez, paró todo. Lo saboteó», expresó en un discurso en un encuentro de izquierda en Cuba.

«Hay un nuevo gobernador en esa provincia. Hay un nuevo presidente. Yo les digo a ustedes: Venezuela tiene los recursos y está lista para invertir y terminar estos dos buques», agregó. Maduro dijo que recibió información actual acerca de los dos barcos tras una reunión con líderes sindicales del astillero Río Santiago en un restaurante el fin de semana en La Habana. Viajaron allá con ese fin. Las naves fueron anunciadas por Chávez en 2006. El encuentro fue en una reunión secreta de lideres de la izquierda latinoamericana, comunistas y radicales socialistas incluyendo a los dirigentes de las protestas en Chile, Ecuador y Perú y con invitación a algunos ganadores de las elecciones internas colombianas ligados también a los partidos de las FARC e independientes mas radicales.

El encuentro fue preparado por Cuba pero financiado y dirigido por Maduro y su gobierno. Allí pasaron revista a la situación latinoamericana, escucharon en persona o por Skype a los dirigentes de Chile, Argentina, Bolivia, Perú, Ecuador y Colombia con quienes compartieron visiones y estrategias conjuntas. Punto especial fueron las revueltas suramericanas pero con énfasis en Chile. Allí se sorprendieron por la organización desplegada por los jóvenes “contra Piñera, Pinochet y el imperialismo”. Dos dirigentes colombianos declinaron la invitación. Ofertas económicas de apoyo por parte de Venezuela a esos grupos estaban en la minuta. Siempre la cooperación en moneda dura dirán que es cubana.

EL DINERO:

Mientras muchos apuestan que el dinero que usa el régimen venezolano viene solo de Rusia hay un nuevo runrún que logramos en exclusiva: DINERO EN CASH también viene de Serbia y de Grecia. Los tanqueros fletados que entregan petróleo en el Mediterráneo y los armadores serbios pagan parte en efectivo. Los griegos tienen el negocio triangulado desde cuando Lula presidía Brasil y patrocinaba los acuerdos a tres partes con PDVSA que, precisamente por estos días, están bajo investigación luego que un tanquero derramara petróleo venezolano en costas brasileras. Otro punto son los viajes “dorados” a llevarle ofrendas a la memoria de Shirdi Sai Baba en la India o a las autoridades reverenciadas de Nepal.

Los aviones repletos de euros provenientes de Rusia como ha sido revelado por Bloomberg News así como la venta de oro a nivel global sin ningún control son parte de ese túnel de dinero ilegítimo. Hoy por hoy hay varios esquemas en la mira de las autoridades financieras tanto de estados Unidos como de la Comunidad Europea. Uno sería el lavado de dólares de los carteles mexicanos de la droga comprando oro de las minas venezolanas, llevándose el precioso mineral a México lo que le permite ahora ser el octavo o noveno productor aurífero del mundo sin tener minas de oro en su territorio. México si se conoce por su enorme producción de plata pero nunca lo ha sido del amarillo mineral.

EL DINERAL DE MADURO:

Una pregunta que diariamente nos hacemos todos los venezolanos que no participamos del “Festín de Baltazar” -y que significa el uso indiscriminado de todas las ilegalidades posibles por parte del régimen para apropiarse de recursos económicos que le permiten sobrevivir ante la debacle económica y las sanciones globales- es de dónde sale tanto dinero. Maduro aún tiene dinero para seguir sobreviviendo con el esquema de gobierno que ha implantado. Para citar un ejemplo, conversé en mi programa por @VivoPlay.net con el economista César Aristimuño (@bancaynegocios.com) quien de manera sencilla nos explicó una de las últimas operaciones financieras del gobierno.

“Inyectaron al torrente monetario 36 Millones de Euros en efectivo que rápidamente se convirtieron en esta suma de moneda local: BsF 900.000.000.000”. Para un régimen que tiene 6 años en caída libre en materia del decrecimiento de su economía, (-60%), este malabarismo irresponsable golpeó al dólar y para ellos fue “un triunfo sobre la moneda imperial”. Hoy estamos muy por debajo de la economía que encontró Chávez en 1999.
Los #Runrunes de Bocaranda de hoy 26.09.2019: ALTO: Con Cuba
ALTO
CON CUBA:
 

Canadá esta en conversaciones con ellos. Han anunciado haber entrado en un período especial. Igual anuncio que en 1991 cuando la Unión Soviética, la comunista y empobrecida URSS, dejó de enviar sus millones de rublos para mantener a flote al subsidiado régimen de Fidel Castro. Fue cuando comenzó la disolución de esa Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas y por ende del COMECOM (Consejo para Asistencia Económica Mutua) fundado por Josef Stalin en 1949. Ese período se caracterizó por por la aguda escasez de hidrocarburos (gasolina, diesel y derivados petroleros) y de productos y alimentos con precios controlados por el gobierno castrista. La salud y la dieta alimentaria sufrieron seriamente. ¿Casualidad que hoy el asesor cubano de Maduro sea el octogenario Orlando Borrego?. Su cercanía con el Ché Guevara antes de llegar al Banco Central de Cuba, donde fue asistente del médico revolucionario a quien nombraron presidente del ente financiero, fue organizando los fusilamientos en el fuerte de La Cabaña en La Habana. Aquí parece obcecado con reproducir el castrismo original tanto como el español Serrano Mancilla pretendió calcarse el socialismo comunista de la URSS y nos empujó por el barranco de la hiperinflación y la quiebra del país. Retomando este runrún, Canadá en sus diálogos a nivel de cancilleres con Cuba ha insistido en forzar un acuerdo obligando a la isla de los Castro a “deslastrarse del control de Venezuela”. En estos encuentros los canadienses se pudieron dar cuenta que el poder dentro de Cuba no es monolítico y por ello no se ha logrado una concertación sobre el caso venezolano. La nuevas generación de dirigentes cubanos es más pragmática y quiere asegurarse un mejor futuro en el concierto de naciones. Tras el colapso venezolano, su segundo tropezón económico de graves consecuencias, quieren un futuro sin sobresaltos. ¿Podrán los mas liberales contra los obsoletos parados en el tiempo?…

 
EL TIAR:

Los países del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca pactaron este lunes identificar y sancionar a dirigentes del Gobierno de Nicolás Maduro vinculados con actividades ilícitas, corrupción o violaciones de los derechos humanos. La decisión figura en una resolución aprobada con el apoyo de 16 de los 19 Estados firmantes de este tratado, según explicó en Nueva York al término de una reunión ministerial el presidente de la cita, el canciller colombiano Carlos Holmes Trujillo.

En el texto, los países se comprometen a identificar a personas y entidades asociadas al Gobierno de Maduro que estén vinculadas a actividades ilícitas, a corrupción o a violaciones de los derechos humanos para proceder a investigarlas y sancionarlas, por ejemplo con una congelación de los activos que puedan tener en esos Estados. Los firmantes también prometen perseguir, capturar y extraditar a esos individuos, ya sean personas vinculadas con “el blanqueo de capitales, el tráfico ilegal de drogas, el terrorismo y su financiación” o responsables de “actos de corrupción o de violaciones graves de los derechos humanos”. El trabajo de identificación de las personas a perseguir y sancionar ya está avanzado y permitirá acabar con la “impunidad” que muchos de ellos disfrutan señalaron los diplomáticos. Para salir adelante, esta decisión necesitaba el apoyo de al menos 13 de los 19 firmantes del TIAR, algo que finalmente logró con holgura al lograr 16 votos de Argentina, Bahamas, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, El Salvador, EE.UU., Guatemala, Haití, Honduras, Panamá, Paraguay, Perú y la República Dominicana. La resolución no hace ninguna mención a una posible intervención armada, una posibilidad que plantea el marco del TIAR, que es una suerte de OTAN americana. Sin embargo tan solo esta semana Uruguay rechazó el TIAR y se salió del mismo anunciando que pedirá a la OEA su eliminación ante el peligro de que se use la fuerza militar contra sus miembros. La izquierda bolivariana y chavista en acción.

 

JOHN MAGDALENO:

Buen amigo y politólogo ha venido analizando y explicando, desde hace mas de un año, los distintos tipos de transiciones de dictaduras a democracias en mas de dos docenas de países en conflicto y sin él. Su último tuit es contundente: “¿En qué casos se acusó al régimen autoritario de vínculo con el narcotráfico, entre los que experimentaron transiciones a la democracia? Lo repetiré por tercera vez: Bolivia, Chile, El Salvador, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú (1980 y 2000), Burkina Faso, Níger y Mali”.

Viene al caso cuando cada día se descubren más vínculos gubernamentales, civiles y militares, con los grupos irregulares colombianos como el ELN y las FARC así como con grupos del Caribe y Surinam. La pregunta es la respuesta a las repetitivas interrogantes que siempre le hacen en las redes. 

 

 

Cuba: Un tornado deja al menos tres muertos y 174 heridos en La Habana

 

 

UN TORNADO Y FUERTES LLUVIAS AZOTARON EL ESTE DE LA CAPITAL DE CUBA durante la madrugada del lunes derribando árboles, doblando postes de luz y haciendo volar por los aires techos de metal mientras una tormenta se abría paso por La Habana.

El servicio eléctrico quedó suspendido en muchas zonas mientras el presidente Miguel Díaz Canel informó el lunes temprano que al menos tres personas murieron y 172 resultaron heridas.

Julio Menéndez, quien trabaja en un restaurante en el barrio 10 de Octubre de La Habana, relató que estaba en su casa anoche cuando oyó algo parecido a un tornado.

“De momento se sintió un ruido como si fuera un avión cayéndose. Lo único que hice fue abrazar a las niñas”, dijo Menéndez, quien tiene 33 años y dos hijas de 9 y 12 años. “Esto parece una película de terror”.

Oster Rodríguez, quien trabaja de chofer, dijo que en medio de una tormenta feroz vio una nube densa y arremolinada que descendió sobre la plaza central del barrio Reparto Modelo “como una bola de fuego”.

En el Hospital Hijas de Galicia todos los pacientes, mujeres embarazadas o con recién nacidos, fueron evacuados a otro centro médico. El hospital de siete pisos se quedó sin cristales porque fueron succionados por el viento, dejando las cortinas ondeando en la brisa.

Las imágenes publicadas por medios cubanos y residentes en La Habana en Twitter mostraron vehículos aplastados por postes de luz caídos y autos atrapados en inundaciones en toda la ciudad. Una emisora de radio local señaló en Twitter que los vecindarios de Regla y 10 de Octubre y la localidad de San Miguel de Padrón se vieron afectados por el tornado.

Leanys Calvo estaba trabajando el domingo en la noche en una cafetería en el barrio 10 de Octubre en La Habana pese a la fuerte lluvia y viento cuando oyó “un ruido terrible”.

“Fue algo que bajó y volvió a subir como una torre … Fueron los segundos más negros de mi vida”, dijo Calvo, de 38 años.

El presidente Díaz Canel publicó fotos en Twitter en la madrugada del lunes en las que aparece con rescatistas, además de una imagen de lo que parece ser un vehículo volcado por la tormenta. Los medios estatales apenas reportaron sobre la tormenta.

Rafael Ramírez: A Maduro se le acabó el tiempo

Más de cinco años después, Rafael Ramírez no tiene respuesta para responder a la pregunta del porqué el fallecido presidente Hugo Chávez nombró como su heredero a Nicolás Maduro. “A Chávez lo embaucaron. Allí en La Habana, el grupo del madurismo lo rodeó, hizo un cerco muy difícil de penetrar”, afirma antes de confesar que Chávez pensaba que no moriría tan pronto.

Asegura que, hasta entonces, la relación con Maduro era buena, ningún parecido con la hostilidad presente, con ataques verbales que salen de Miraflores y contraataques en escritos y videos que llegan de un lugar impreciso del mundo. Hoy se desconoce el paradero del expresidente de PDVSA, exministro de Petróleo y embajador de Venezuela en la ONU, último cargo que ocupó en representación del Gobierno. Indica que países amigos le dieron refugio, pues volver a Venezuela no es una alternativa mientras Maduro y su comitiva mantengan el mando del país.

Hoy, Ramírez es un enemigo del madurismo. Fue señalado de corrupción durante su gestión de 10 años en la estatal petrolera, una empresa que se encuentra en quiebra, situación de la cual dice no ser responsable.

Ramírez, durante hora y 36 minutos, respondió una treintena de preguntas a través de una llamada telefónica. Los usuarios de El Pitazo tendrán la oportunidad de conocer sus respuestas en dos entregas. En esta primera pieza se abordan temas políticos y, en la segunda, algunos de los casos de corrupción develados durante su gestión.

 

–César Batiz:  En el congreso del Partido Socialista Unido de Venezuela, pese a las peticiones y solicitudes de algunos sectores de incorporar mayor democracia en el PSUV, incluso de personas como Elías Jaua y Adán Chávez, vimos un proceso en el cual Diosdado designó a Maduro presidente y Maduro designó a Diosdado vicepresidente. Es decir, no hubo esa democracia que se esperaba de un partido que ha pregonado la participación. ¿Qué opina usted de lo que ocurrió en este congreso?

–Rafael Ramírez: Tú debes recordar que yo también solicité incluso un derecho de palabra ante el congreso. Y me dirigí al congreso de manera pública y privada, porque creo que todos esperábamos que en esta situación de crisis tremenda que tenemos el Psuv fuera un espacio para debatir y discutir los problemas desde las perspectivas del chavismo, por lo menos. Lo que ha sucedido es una gran decepción para todo el país, para todos nosotros. Te voy a contar más. Yo no sé si Diosdado propuso a Maduro, lo vi en la transmisión, pero se fue la luz. Si no hubiera apagones constantes en el país yo te diría que Chávez le quitó la luz de la vergüenza. Porque todo empezó mal. Fíjate que la primera propuesta que se hizo de los sectores que pedían democracia era que la directiva se eligiera por las bases, pero entre los 100 candidatos que postulara Maduro. Es decir, cual emperador, Maduro decía quién podía ser de la dirección política, entonces las bases escogían, pues, entre lo que él nos dejó. Pero resulta que eso que podamos decir que hubo una especie de apertura, ni siquiera fue aceptado. A mí me llaman los delegados, ¿saben? Me llaman, me dicen, me van contando. Me dicen que inmediatamente recogieron la propuesta de Elías y de Adán y se impuso una consigna que es horrible: lo que diga Nicolás, o lo que Maduro diga, algo así fue. Lo cual quiere decir que para qué hicimos congreso. Entonces no hay discusión, si es lo que Maduro diga para imponer y controlar el Psuv. Chávez siempre dijo que debería conducir una revolución, por lo tanto debería ser un ente crítico del gobierno, conductor del gobierno, no un apéndice del gobierno. Si al final quedó como eso, no solo el congreso ha sido un fracaso, sino que yo creo que el Psuv —yo soy miembro fundador de ese partido, fui de su dirección nacional y vicepresidente de oriente, occidente y de Los Andes— se va a quedar a la zaga y no está interpretando el sentimiento del pueblo ni las necesidades del país. Es una lástima ver cómo un nuevo partido Acción Democrática.

.

–Andrea Tosta ¿Ha conversado con Diosdado Cabello en los últimos meses?

–RR: Por supuesto, cuando mencioné que yo conversaba con Diosdado, resaltaron eso como el titular. Fíjate que yo en esa entrevista que di lo más importante era ratificar que Chávez murió en Caracas. Sin embargo, la dinámica política del país a veces tiene otros cauces y el titular fue que yo conversaba con Diosdado. No. Yo conversé con Diosdado cuando yo podía ir al país, porque me daban aviones para trasladarme, siempre conversaba con Diosdado y él era consciente de lo que estaba pasando.
.

–CB: ¿Cuándo fue la última vez que vino al país?

–RR: La última vez que yo fui al país fue el año antes de mi renuncia, como a mediados del año pasado. Digo lo de aviones porque, bueno, no hay posibilidad de trasladarse vía comercial. A mí me encanta trasladarme en vía comercial, pero bueno, era la manera más rápida que teníamos. De manera que estaba imposibilitado. Además que me decían que no me moviera de mi puesto en las Naciones Unidas y yo por supuesto no me movía. Pero las veces que conversé con él (Diosdado Cabello) teníamos un diagnóstico de lo que estaba pasando similar, pero con una aproximación distinta a este tema. Es lo que quería decir, que en el algún momento hablé, y hablo con Adán, asimismo hablé con Elías, con todos los dirigentes, compañeros que compartimos tantos años con Chávez de todo. Yo insisto que Diosdado, a pesar que está pasando lo que está pasando, tiene todavía un momento histórico. La historia le ha dado la suerte a él de ponerlo al menos en dos momentos importantes, estelares: estuvo el 4 de febrero, estuvo cuando el golpe de Estado era el vicepresidente del país y ahora, porque en la Asamblea Nacional Constituyente sucedió algo que se escapó de las manos del férreo control que tiene Maduro de todas las cosas. En el sentido de que cuando ellos designan a Delcy Rodríguez vicepresidente, hubo una reacción de los delegados que rápidamente propusieron a Diosdado —Diosdado no es el candidato de Nicolás. Su candidato era Elvis Amoroso— y uno de los vicepresidentes, y bueno, salió electo Diosdado. Tal como están las cosas él tendría una oportunidad de decir o hacer algo, pero mira, ya eso depende de cada quien. Yo soy muy respetuoso de las posiciones de cada quien. Yo tengo la mía. Yo asumo las consecuencias, que han sido bastantes, de mi posición.

.

–CB: ¿Pero cómo se expresaría que Diosdado Cabello asuma ese protagonismo histórico en este momento?

–RR: Bueno, lo que pasa es que la Asamblea Nacional Constituyente, de acuerdo a las mismas potestades que le otorga la Constitución y al mismo poder supraconstitucional que le ha dado Maduro, podría asumir la conducción del país. Así de sencillo y tomar las medidas.

 

–CB: ¿Usted sugiere que Diosdado Cabello asuma la dirección del país?

–RR: Yo lo que respaldo fue lo que dijo Andrés Izarra: hace falta un cambio de gobierno, pero ya. Es impostergable. Lo ha dicho el propio Giordani también. Dos personas que respeto muchísimo por su integridad y su honestidad. Y lo vengo diciendo en mis artículos, pero yo creo que es muy importante que esto suceda siempre en el marco de nuestra Constitución, porque no vamos a salir nosotros a pregonar una salida violenta, ¿no? Nuestra Constitución tiene los espacios para que esto suceda y eso hay que hacerlo.

.

–CB: ¿Por qué es necesario un cambio de gobierno?

–RR: Mira, porque a Maduro se le acabó el tiempo, y al madurismo. Es decir, en cinco años han destrozado el país. Vamos a hacer un ejercicio, una retrospectiva. Vamos a ponernos en el año 2012, parece que hubiera sido hace cien años. No, fueron hace tan solo seis años. Teníamos, por ejemplo en mi ámbito, en el área petrolera, teníamos una empresa que producía tres millones de barriles diarios de petróleo. Un precio que estaba bajando, que ya sabíamos que podíamos manejar la situación. Teníamos una inflación que siempre estuvo alrededor del 20%, de dos dígitos. Teníamos una moneda con un valor, que aunque se sentía que había ya un ataque a la moneda, bueno, teníamos una estabilidad en la economía y los precios. Pero fíjate que tan solo en seis años, eso se vino abajo. El que nosotros tengamos una hiperinflación que está estimada en 60.000% y el Fondo Monetario dice que va a llegar a un millón, es una cosa absurda, es una incapacidad manifiesta para manejar la economía del país. Y vamos a colapsar y podemos entrar en un severo problema de gobernabilidad, porque la gente no aguanta más. Ya la gente no le está dando más tiempo a Maduro en el gobierno para que siga inventado cosas, como las últimas medidas. Eso no tiene ni pies ni cabeza. Nuestra población, sobre todo nuestros jóvenes, como él no va a renunciar, optan por irse del país. El país se está vaciando de cientos de miles de jóvenes que están desesperados. No ven futuro.

.

–CB: Usted mencionaba a Giordani, quien precisamente hablaba el fin de semana pasado que Chávez se equivocó. ¿Qué pasó antes de ese 8 de diciembre de 2012? ¿Por qué Chávez se decantó por Nicolás Maduro y no por Diosdado Cabello, usted o cualquier otro de los cuadros del Psuv?

–RR: Esa es una pregunta muy importante de dilucidar bien. Yo no tengo la respuesta ahorita, pero sí te puedo a decir algo. A Chávez lo embaucaron. A Chávez, allí en La Habana, el grupo del madurismo lo rodeó, hizo un cerco muy difícil de penetrar. Yo mismo lo vi, yo me sorprendí de que eso estuviera sucediendo y, mientras, todos estábamos en línea de la lealtad, ¿no?, de mantener la estabilidad del país en una situación que evidentemente era compleja. El jefe de Estado estaba muy afectado con su enfermedad, terrible. Sin embargo, nosotros estábamos en Venezuela echando para adelante todo. Estaba Elías, yo, todos ahí al frente, pero allá estaba el madurismo que no se despegaba. Se instalaron allá. Y bueno, uno no sabe. Yo solamente te puedo decir que cuando llegaba a La Habana, al llegar del trabajo, encontraba un círculo muy estrecho que tenía rodeado al comandante Chávez. Yo, al final, no sé qué pasó. Yo tengo mi propia visión de las cosas. Yo creo que el presidente Chávez, verdaderamente cuando hizo su mensaje el 8 de diciembre, no contemplaba que iba a fallecer. No lo tenía ni siquiera previsto. El presidente Chávez lo que sí pensaba era que probablemente de la operación de diciembre iba a salir tan mal, como salió, que no iba a poder asumir el nuevo período. Entonces, por tanto, él pasaría a la silla de atrás y lanzaría un candidato, pero estaría entre nosotros y estaría su equipo de gobierno. Chávez no dijo “apoyen a Nicolás y eso sí, me sacan a todo el mundo, me sacan a Rafael, a Giordani”. No, no, no. Chávez dijo que apoyáramos a Nicolás, no que apoyáramos a Rasputín. Yo creo que Chávez fue embaucado y que él sinceramente no quería morir. Cuando Chávez tuvo la certeza, ya estaba muy mal, trabajábamos mucho y, después aquí, cuando llegó a la patria, que estaba muy mal, fuera de lo previsto, ya Chávez no podía dirigirse al país, pues no estaba en condiciones. A duras penas se pudo hacer aquella foto, aquella fe de vida, en la primera página del Gramma, donde sale con sus hijas, como una muestra de que Chávez estaba vivo. Acuérdate también de que en ese momento, la oposición intolerante, irrespetuosa, andaba haciendo chistes de la cosa humana del comandante. Fue un momento muy duro, pero estaba vivo. Yo pienso que él estaba seguro de que no iba a morir; de que iba a vivir. De hecho, el jueves antes de que él muriera tuvimos una reunión muy dura, muy terrible. Él decía que, como yo dije en un artículo, íbamos a entrar en una tormenta terrible con su situación y que sabía todas las fuerzas que acechaban al movimiento bolivariano. Pero estuvimos trabajando con él cinco horas. Era un hombre que pensaba que iba a estar al frente de la batalla.

.

–CB: ¿Quiénes formaban parte de ese cerco?

–RR: No, no. Yo solo te digo que es un cerco del madurismo. Tú imagínatelo y después podremos hacer otra entrevista, pero era un cerco muy estricto, por supuesto encabezado por la gente más cercana a Nicolás. Yo creo que por ahí vi una entrevista de una persona de izquierda que dice que Nicolás estaba preparándose para asumir la conducción del país desde el 2010, incluso antes de que el Presidente se enfermara. Yo creo que eso es verdad, y una de las razones por las que en mi caso personal el comandante Chávez me tuvo tanto años al frente de una institución tan importante del país como PDVSA es porque sabía que yo no andaba con grupos ni planes secundarios. A mí siempre me decía alguna gente de esta que ahora está con el madurismo: “Rafa, ¿y cuál es tu plan b?”. Alguna gente que me conoce me dice Rafa. Les decía “yo no tengo plan b, mi plan es el de Chávez. Yo estoy con Chávez hasta el final”.

.

–AT: ¿Cuál era su relación en aquel entonces con el actual presidente Nicolás Maduro y ese cerco del que usted habla?

–RR: Mi relación en lo personal con Nicolás siempre fue buena. Aquí hay un punto que quiero aclarar: esto no es un tema personal. Él lo convirtió en un tema personal. Tiene un problema que es que es incontinente en el sentido de que le entra una rabieta y bueno, ya ustedes lo ven en las declaraciones, las cosas que dice. Cómo le cambia el rostro, la expresión, la fisonomía… todo. Yo, sin embargo, nunca tuve problemas con Nicolás. Al contrario, tal vez tuviera algo que a él no le gustaba, pero Chávez me llevaba a todas las idas, recorrimos todo el mundo, como una especie de cancillería paralela porque él entendía que el petróleo era un instrumento fundamental de nuestra jugada geopolítica y así lo hicimos. Yo lo que trataba era de ayudar y de cumplir las orientaciones del comandante Chávez. Tal vez a alguna gente eso le molestó, a los grupos de cancillería que hoy día tomaron control de todo el país. Hubo otros que se sentían desplazados en la confianza del Presidente. Es algo que es humano, pero este no es un problema personal, es un problema político. Yo estoy convencido de que el rumbo que ha tomado el Gobierno no tiene nada que ver con el chavismo, y mucho menos de revolucionario… Yo creo que nuestro pueblo está sufriendo el capitalismo más salvaje y atrasado; puro capitalismo. Porque la hiperinflación, la devaluación, la especulación son mecanismos que tiene el capitalismo para apropiarse del trabajo de todos nosotros y eso es lo que está pasando. Entonces, se pregona como socialista pero tiene un gobierno capitalista con un paquetazo horrible, que sería la envidia de cualquier neoliberal. Se pregona chavista pero en nombre de Chávez, como si él tuviera una patente de corso para interpretar a Chávez. Entonces, ha destruido la obra de Chávez. Una de las obras más importantes de Chávez, que está destrozada, es PDVSA. Esta gente la quiere privatizar y la destrozaron. La gente dice que eso era desde hace tiempo. No es verdad. Nicolás destrozó esa empresa desde el primer año. Ya yo tengo cuatro años fuera del país y yo no le entregué a PDVSA el primer año. Tú sabes que lo primero que hizo cuando asumió la presidencia fue que le entregaran PDVSA. No tuvo nada que ver con mi desempeño, no tuvo nada que ver con los precios del petróleo. Él tenía en su agenda tomar PDVSA, él quería tomarla desde siempre. Por eso Chávez siempre nos tuvo ahí,g porque nosotros teníamos eso blindado. Pero destrozaron la obra de Chávez y PDVSA. Las misiones, ninguna sirve. Hay tremendo proceso de desabastecimiento y el gobierno lo que hizo fue desarticular y desaparecer la empresa de la alimentación. Todas las obras del chavismo están por el piso, la salud, la educación, la cultura, todo. Este es un país disfuncional, nada funciona. No hay transporte, no hay luz, ¿qué es eso? Se va la luz todo el tiempo y aquí no hay un responsable. El ministro saca las teorías más absurdas de conspiración. Todo es una conspiración, o es la corrupción, o es que desde afuera están bombardeando la producción de PDVSA. No. Este gobierno no tiene más tiempo, no tiene más chance y el país no lo aguanta. Si ellos no se quieren convencer de eso, creo que el país se lo va a indicar. El país no aguanta..

 

–AT: Hablaba de que PDVSA está destruida. Muchos otros sectores y gremios están en situaciones preocupantes y críticas. ¿Esto es el resultado de las políticas del chavismo?

–RR: No, no, no. Para nada. Nicolás Maduro no ha gobernado con las políticas del chavismo, ni ha gobernado con Chávez. Ha gobernado con su grupo de amigos. Tú los conoce, todo el país los conoce ¿Quién está al frente del ministerio de Finanzas y qué hacía antes? ¿Quién está al frente de todo el equipo económico y qué hacía antes? No importa si tiene la capacidad o no, lo que importa es que son sus amigos; es su gente. Eso pasa en el Poder Judicial, eso pasa en todas partes. Así no se puede gobernar un país. Se necesita conocimiento, estudio, preparación y experiencia. Nicolás Maduro hizo de lado toda la experiencia que tuvimos nosotros en 12 años con Chávez, como si eso no valiera nada. Sí vale, y vale mucho, porque una economía de país petrolero ya es complicada. No podías poner en puestos tan importantes como PDVSA a gente que no tenga la capacidad, que no tenga los estudios. Él prefiere a los militares. Yo estimo mucho a los militares, creo que es una extraordinaria institución, pero no saben de petróleo. Es como si me pusieran a volar los Sukhoi. Me estrello. Solo que me estrello yo con el Sukhoi. En PDVSA nos estamos estrellando todos; todo el país se está estrellando.

.

–CB: Usted ha insistido mucho en el tema de que dejó la producción en 3 millones de barriles diarios, pero de acuerdo con fuentes secundarias y con expertos del área, ya para el momento en que usted deja la presidencia de PDVSA, en septiembre de 2014, estaba en 2,3 millones de barriles diarios y con señales claras de descenso.

–RR: No, no, no, no. Mira. Cuando alguien vaya a evaluar PDVSA tiene que evaluar con los estados financieros auditados, porque a final de año haces un corte y entonces no es que tienes la producción puntual del mes de septiembre, es que tienes una producción promedio y eso está reportado no solo por nosotros sino también evaluado por agencias secundarias. El 31 de diciembre de 2013 fue mi último cierre. PDVSA dio unos números muy claros de fortaleza. No te digo que no tuviéramos problemas, pero nuestra capacidad operativa estaba intacta. Me sacan de PDVSA en agosto de 2014 de la manera en que me sacaron, bueno, era el Presidente de la República, yo entregué eso. Estuve un año tratando de convencerlo de que PDVSA era mucho más compleja de lo que él y su equipo suponían, pero bueno, al final se la entregué. Además de que fue anticipado de una campaña terrible de desprestigio hacia mi persona con todos estos palangristas que escriben en los periódicos semanales. En fin, los números están allí. Yo puedo dar una discusión sobre la producción de PDVSA con quien sea. Lo que está pasando ahorita es que PDVSA a duras penas puede producir un millón de barriles. La gente dice que esto no es posible que suceda en cinco años. Te digo algo, eso sucede en el primer año. Te voy a explicar por qué: Nuestro petróleo extrapesado tiene un factor de declinación que alcanza a los 700.000 barriles al año, es decir, que si tú no haces lo que tienes que hacer en un año, tú pierdes técnicamente un millón de barriles, 700.000. Eso es así, no hay nada hacer porque nuestro crudo es extrapesado, porque necesita recuperación secundaria. Estos que llegaron a PDVSA comenzaron a dudar de todo, bloquearon todo con el tema de la corrupción, pararon todos los procesos. Cuando nosotros empezamos cada enero, ya las áreas de producción tienen que tener sus tuberías, sus servicios a pozos contratados, sus bombas, sus repuestos, todo. Entonces llegó esta gente a aprender, gente extraña a la empresa. Hay más de cien presos sin derecho a la defensa. Eso no es una concha de ajo. Nadie ha podido defenderse de lo que los acusan públicamente. En fin, en un año se destruye una empresa petrolera. Ahora llevan cuatro años en esta campaña contra PDVSA, resulta un tema absurdo para desalojar del ámbito del chavismo a un liderazgo, el mío en este caso, ellos hayan prendido fuego a PDVSA. Está destrozada en su capacidad y los muchachos se han ido. Yo recibí los últimos números de Recursos Humanos y cerca de 30.000 muchachos han renunciado de entonces para acá… Ahora, ¿qué va a pasar? Ellos van a privatizar PDVSA. El decreto inconstitucional 3.380, creo que es el que dictó Maduro dándoles plenas facultades al ministro y presidente Quevedo para que hiciera lo que fuera con PDVSA: allana el camino para privatizar la industria petrolera.

.

–AT: ¿Usted desmiente que durante su gestión comenzó el declive en la producción petrolera?

–RR: Claro.

.

–AT: ¿Usted no se considera responsable del inicio del caos actual que se evidencia en PDVSA?

–RR: No, no, porque nosotros, cuando teníamos control de la industria, teníamos la empresa como la quinta empresa petrolera más importante del planeta. Aportamos al fisco en 11 años más de 500 mil millones de dólares para poder sostener no solo los planes de Gobierno sino todo el país se sostuvo con PDVSA. Tenemos todo súper auditado. El que no quiere verlo, no lo ve. Pero eso está allí. La gente que sabe, sabe que nuestra empresa tenía otro modelo, y viene la diferencia con los expertos, porque hay expertos petroleros que consideran que PDVSA solo debería sacar petróleo y nosotros siempre decíamos que para eso hubiéramos dejado a la Shell aquí, o la Exxon Movil. PDVSA es una empresa a la que se le impuso tareas nacionales como una empresa nacional y lo hicimos muy bien. Entre ellos la Gran Misión Vivienda Venezuela y una cantidad de tareas que nos puso el comandante Chávez. Y la cumplimos. Estoy muy orgulloso de eso. Es una empresa distinta con otro modelo de gestión, pero estaba muy bien.

.

–AT: En este panorama actual de la empresa, ¿qué pudiésemos prever en los últimos meses, para el cierre de 2018?

–RR: Hay una estimación de la Agencia Internacional de Energía que recibe mucha información técnica, sobre todo de los proveedores de servicios. Nuestras estimaciones es que podemos estar en 700 mil barriles de petróleo, de producción, lo cual es muy grave. Porque eso no solo tiene que ver con los temas de declinación natural, como te he dicho, sino que hay otro término técnico que se llama la producción diferida. Tienes en el Occidente del país una producción de 600 mil barriles de petróleo, están ahí, pero las bombas están malas… No hay repuestos, no compraron las cosas a tiempo, se fueron los muchachos, renunciaron, no hay luz, cada vez que hay un apagón de estos la producción cae inmediatamente. En fin. Ojalá no sea así, ojalá me equivoque. Yo no me regodeo en este fracaso. A mí me gustaría que a mi país le fuera bien porque todo mi sentimiento está ahí. Jamás he llamado a un sabotaje petrolero ni lo llamaré nunca, pero es lo que está pasando. ¿Me debo quedar callado? Hay gente que dice que no hubiera dicho nada y estaba de embajador en Nueva York o en Ginebra, ellos me querían mandar lejos de Venezuela. Y no puedo. Me da tristeza, dolor, indignación, cada vez nos alejamos tanto, tanto, tanto del estado actual de los países del mundo. Es increíble que una cantidad de incapaces muy autoritarios tengan el país en esta situación. Es muy preocupante. Yo me preocupo, yo sé que ustedes también.

.

–CB: ¿Qué diferencias existen entre sus propuestas económicas, las que estaba haciendo cuando lo nombraron vicepresidente del área económica, y esto que ha presentado el presidente Nicolás Maduro?

–RR: Hay muchas. No se parecen para nada. Desde que me nombraron vicepresidente del Área Económica —tú sabes que yo soy ingeniero y sé algo de economía petrolera—, pero convoqué todo el pensamiento económico que yo conocía del país. Chavistas y no chavistas. Busqué toda la asesoría y preparamos 18 puntos que le presenté a Maduro para que los leyera y los revisara. Como ya yo había visto que las recomendaciones de Giordani se las devolvió sin siquiera avisar, me aseguré de que las discutiera conmigo. Ahí estaba Nelson Merentes, es un testigo de excepción. El Presidente dijo que sí a todo, pero no hizo nada. Cuando me dí cuenta de qué cosas había ahí, la más grave, la más fuerte, fue que había que ir a una unificación cambiaria. El control cambiario ya no era capaz de controlar nada. En ese momento se veía, el paralelo estaba en 95 y yo saqué 11 mil millones de dólares de PDVSA solamente para conducir una política cambiaria, porque tienes que tener dinero en las reservas porque si no nadie te cree. Y comencé a vender dólares en el Sicad. Bueno, el paralelo bajó de 95 a 53. Tenía que seguir convergiendo hacia un precio único. ¿Sabes cuál era? 25 bolívares por dólar. ¿Yo me lo saqué de las mangas? No. Con el Banco Central trabajamos que ese era el precio de diferencia con Colombia, es decir, que a 25 bolívares en el cambio no se iban a ir los productos a Colombia. Bueno, me dijeron de todo, me acusaron de escuálido, me dijeron que era un paquetazo mío. ¿En cuánto está el paralelo ahorita y en cuánto está la Dicom que es la semioficial del gobierno? Es absurdo, y este número de 25 bolívares por dólar y el paralelo en 53 fue de 2014.

También yo hablaba de que la gestión de las empresas del Estado tenía que unificarse porque tienen una mala gestión. Nosotros queríamos llevarlas al modelo de PDVSA, que era trabajar un sistema corporativo, eso se llama sistema presupuestario de financiamiento. Era que las empresas del Estado no se vendieran entre ellas mismas, sino que fueran parte de una misma filial como las empresas de la CVG. Eran propuestas muy complejas. Me di cuenta de que no iba a tener apoyo del Presidente y se lo dije. No tomar una decisión también es una decisión. “Ahora, tú eres el jefe de la hacienda pública del país, no sé qué vas a hacer”. Estaba el tercer congreso del PSUV, dije que iba a leer las propuestas y se las expliqué al PSUV. Cuando estaba de vicepresidente (Jorge) Arreaza, parecía que estaba un poco preocupado, recibía llamadas de Maduro que no le gustaba lo que estaba pasando porque el partido estaba apoyando todas las medidas. Arreaza me caceroleó, me tocó un vasito de vidrio que se me había acabado el tiempo, y la gente se paró de los puestos y decían “que siga, que siga”. No sé hizo nada. Ya no se puede hacer lo mismo, porque una cosa es una medida con una inflación de 20% y con otra de 60.000%. La economía trabaja mucho con la confianza, con el sentido de la oportunidad, todo eso… Más allá de esa pelea chiquitica, de grupos, incluso de nuestras propias posiciones políticas aquí se impone una visión compartida por lo menos para rescatar al país. Después veremos, pero hay que rescatarlo. Los que pudieron salir del barco, salieron. Todo va para abajo.

.

–AT: Tal como están dadas las condiciones políticas, económicas y sociales en el país, ¿qué tendría que suceder para que usted regresara? ¿Usted tiene aspiraciones presidenciales y si llegase a haber alguna elección estaría dispuesto a competir en ella y regresar a Venezuela?

–RR: Pero claro que sí. Yo lo que más quiero es regresar a mi país. Yo con mi país tengo una relación estrecha dentro de mi corazón, en mi alma. Yo no soy de andar fuera de mi país. Estoy preocupado, acogido por países hermanos, amigos. Me he tenido que mover, porque el Presidente tiene un empeño en contra mía, pero siempre protegido. Por cierto, que es mentira eso de que me está buscando la Interpol, nada de eso. Hablé con el secretario general de las Naciones Unidas, hablé con la gente de la Interpol. Nadie le cree a Maduro, nadie se presta a eso, pero, obviamente, no puedo volver al país. Yo dije, tal vez ingenuamente, que quería volver a unas primarias en el PSUV para ser candidato, porque yo creo que puedo manejar eso. Creo que podemos articular una respuesta una gran fuerza nacional, patriota, más allá de esos partidos, de esa pelea que tiene al país acabado. Tan pronto pueda volver a mi país, vuelvo. Lo primero, no puede estar el fiscal Tarek William Saab porque, y este es un tema personal mío, no tiene moral para juzgar. Si el presidente fuera Chávez no hubiera dudado un segundo de presentarme allá.

.

–AT: ¿Pero usted teme por su vida?

–RR: No sé de qué es capaz esta gente. Han hecho de todo. Bueno, yo nunca he andado por miedo por ahí. Ni en el momento de la peor cosa, nunca me moví de mi casa.

.

–AT: ¿Dónde se encuentra en estos momentos? Hay muchos rumores.

–RR: Fuera del país, lamentablemente.

EEUU expulsa a 15 diplomáticos cubanos tras los

EmbajadasEEUUYCuba

 

El Gobierno de Estados Unidos anunció este martes la expulsión del país de 15 diplomáticos de la embajada de Cuba en Washington, como consecuencia de los misteriosos “ataques” acústicos contra su personal en La Habana.

En una nota oficial, el Secretario de Estado, Rex Tillerson, informó que su oficina comunicó a la embajada cubana “la orden de salida de 15 de sus diplomáticos en su embajada en Washington”, aunque no responsabiliza a Cuba por los ataques a su personal.

Según Tillerson, esta decisión fue adoptada por el “fracaso de Cuba en adoptar medidas para proteger a nuestros diplomáticos de acuerdo con sus obligaciones ante la Convención de Viena”.

“Mantenemos nuestra relaciones diplomáticas con Cuba, y seguiremos cooperando con Cuba en la medida en que investigamos estos ataques”, expresó el Secretario de Estado.

Poco antes, un funcionario del Departamento de Estado informó que se le entregó a la embajada de Cuba una lista con los nombres de 15 funcionarios, que tienen siete días a partir de este martes para abandonar el territorio estadounidense.

“Estamos expulsando a estos 15 cubanos hoy. No han sido declarados persona non grata, y esperamos que se vayan en siete días”, dijo el diplomático.

De acuerdo con la fuente del Departamento de Estado, el Gobierno estadounidense no responsabiliza a Cuba por los alegados “ataques” con ultrasonido, pero sí por lo que considera su incapacidad de proteger al personal diplomático extranjero.

“Nuestra posición no es presumir la culpa de los cubanos. En cambio requiere que el Gobierno cubano sea capaz de cumplir sus obligaciones con la seguridad, bienes y protección de diplomáticos extranjeros en su país”, dijo el funcionario.

El viernes, el  había anunciado la decisión de reducir a la mitad su personal en la embajada en La Habana a raíz de estos ataques que por ahora no han sido explicados.

Embajada americana en Cuba desalojó a familiares de empleados y personal no esencial

cubaestadosunidos

El Departamento de Estado está retirando a todas las familias de empleados y personal no esencial de Cuba, después de una serie de misteriosos ataques sónicos contra diplomáticos estadounidenses, según dos funcionarios estadounidenses.

La embajada seguirá operando con un personal reducido. Las fuentes dijeron que Estados Unidos dejará de emitir visas en Cuba de inmediato.

La decisión se produjo después de una revisión exhaustiva de la seguridad de los diplomáticos estadounidenses en La Habana y de las discusiones con el gobierno cubano, que ha negado cualquier participación en los ataques.

¿Magnicidio o tiranicidio? por Marianella Salazar

chavez-y-maduro

 

Nicolás Maduro denunció que desde el despacho Oval de la Casa Blanca dieron la orden de asesinarlo, y responsabilizó al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y al presidente de la Asamblea Nacional, Julio Borges, de cualquier atentado contra su vida. Los planes de magnicido, supuestamente orquestados por los gobiernos de turno en Estados Unidos –Bush, Clinton, Obama, Trump– con el respaldo de la derecha nacional, están demasiado trillados.

Chávez era experto en crear matrices de histeria general, con muchas variables de sus extravagantes teorías sobre el magnicidio; se paseaba desde el envenenamiento hasta el estallido del avión presidencial, que sus seguidores le creían a pie juntillas junto con todo tipo de fábulas sobre atentados, secuestros y conspiraciones ficticias producto de las manías persecutorias que caracterizaban su voluntad temperamental, espíritu vengativo y su naturaleza criminal, al fabricar incidentes en los que Venezuela terminó perdiendo toda compostura y circunstancia.

Hay que recordar el vergonzoso chantaje petrolero de Chávez al presidente dominicano Hipólito Mejías porque permitió al ex presidente Carlos Andrés que residiera en República Dominicana, pretendía que lo expulsara por planificar una supuesta conspiración en su contra. La repuesta inmediata de Pérez no pudo ser más sugestiva al asegurar que un magnicidio contra Chávez sería un “tiranicidio”, algo que sus detractores interpretaron como una incitación al asesinato político.

Ese. globo de ensayo fue todo un escándalo y terminó con la salida del ex presidente Pérez de República Dominicana, alertado por la presencia de sicarios, entre venezolanos y colombianos presuntamente de las FARC, fuertemente armados, que entraron con pasaportes venezolanos y se encontraban en la sede de la Embajada de Venezuela con el propósito de asesinarlo (tiranicidio versus gochicidio).

En cambio, Nicolás Maduro no atina en su intención; aburre hasta lo indecible y fracasa en el intento distraccionista del magnicidio urdido por Trump-Borges. Tremendo caliche con el cual no alcanza a generar miedo ni crear desasosiego, ni mucho menos aumentar su audiencia. La puesta en escena del magnicidio no tiene nada de inédito, es un guión para monitorear lealtades revolucionarias y confianzas castrenses sacado de la maquinaria cubana que tiene más de 60 años rodando.

El gobierno, con el apoyo de la sincronizada inteligencia cubana, reactiva una campaña para promocionar el magnicidio. Maduro acaba de estar en La Habana recibiendo instrucciones del viejo dictador para intentar capear las últimas sanciones de Estados Unidos y Canadá a funcionarios de su gobierno, familias y testaferros que los mantienen contra la pared, sin capacidad de movilizar sus finanzas y la prohibición de ir a destinos que les son muy apetecibles.

Las sanciones se han convertido en la coartada perfecta para justificar el empobrecimiento e imponer una sujeción totalitaria a toda la sociedad. Las fuentes de desestabilización de la dictadura venezolana están en la grave crisis humanitaria que sufre el país y en el cerco internacional, donde Nicolás Maduro ha sido estigmatizado como prototipo de dictador del siglo XXI, debido al voluminoso expediente sobre violación de los derechos humanos y por el narcotráfico que salpica a sus colaboradores, civiles y militares. Un narco-estado significa una amenaza real para la seguridad de la región y del mundo.

El fin deseable para Maduro no será el tiranicidio, sino un asiento en el banquillo de los acusados ante la Corte Penal Internacional de La Haya.

@AliasMalula

El Nacional