Daniel Ortega archivos - Runrun

Daniel Ortega

Salida de Morales es una
El mandatario estadounidense cree que la renuncia del exmandatario boliviano constituye un “momento significativo” para la democracia del hemisferio occidental

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, celebró la renuncia de Evo Morales como presidente de Bolivia y advirtió a los mandatarios de Venezuela, Nicolás Maduro, y Nicaragua, Daniel Ortega, que el panorama boliviano les “lanza una fuerte señal”.

“Estos acontecimientos lanzan una fuerte señal a los regímenes ilegítimos en Venezuela y Nicaragua de que la democracia y la voluntad del pueblo siempre prevalecerán”, aseguró Trump.

Tanto Maduro como Ortega se han opuesto a la renuncia de Morales, al considerar este hecho como un “golpe de Estado”, al igual que los presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, Cuba, Miguel Díaz-Canel y Argentina, Alberto Fernández.

Insistió en que la renuncia del exmandatario boliviano constituye un “momento significativo” para la democracia del hemisferio occidental, que a su juicio, da pasos para consolidar la democracia y la libertad.

“La renuncia ayer de Morales es un momento significativo para la democracia en el Hemisferio Occidental. Ahora estamos un paso más cerca de un Hemisferio Occidental plenamente democrático, próspero y libre”, argumentó.

Para Trump, el papel del pueblo boliviano al momento de exigir sus derechos fue ejemplar. Sin embargo, sostiene que la clave para presionar la salida de Morales fue la participación de los militares al “acatar su juramento”.

“Estados Unidos aplaude al pueblo boliviano por exigir libertad y a los militares bolivianos por acatar su juramento de proteger no solo a una sola persona”, detalló.

Informe Otálvora: Movimientos para retomar negociaciones Guaidó - Maduro

La ministra de Exteriores de Noruega Ine Marie Eriksen reunida con el Secretario de Estado Mike Pompeo el 19DIC18 en Washington. Foto: Departamento de Estado.

Diversas gestiones internacionales estarían produciéndose para reiniciar las negociaciones entre Juan Guaidó y Nicolás Maduro.

El diputado vicepresidente de la Asamblea Nacional Stalin González y el también negociador Fernando Martínez Mottola habrían viajado a Washington alrededor del 15OCT19. Previamente Martínez habría visitado Madrid donde habría sostenido contactos con el gobierno español. En la capital estadounidense durante esos días también habría estado una delegación noruega encabezada por Dag Nylander quien ejerce como director de la sección “Paz y Reconciliación” en el Ministerio de Exteriores de Noruega. Nylander ha sido el responsable de motorizar las negociaciones entre Guaidó y Maduro promovidas por Noruega y que fueron suspendidas el 07AGO19 tras varios encuentros celebrados en Oslo y Barbados. La delegación noruega llegó a Washington con el propósito de sostener encuentros de bajo perfil con los enviados de Guaidó y con el Departamento de Estado de EEUU. Según fuentes no oficiales consultadas en Washington, Noruega procura que EEUU apoye una nueva ronda de negociaciones entre Guaidó y Maduro. Fuentes consultadas en Caracas, conocedoras de los procesos de negociación, aseguraron que el tema de esa hipotética nueva ronda sería definir los términos para celebrar elecciones generales (presidenciales adelantadas y parlamentarias) durante el año 2020.

*****

Desde que las negociaciones celebradas en Barbados fueron suspendidas, la cancillería noruega ha enviado emisarios a Caracas para reuniones tanto con representantes de Maduro como de Guaidó. Ninguna de las tres partes se ha manifestado sobre una posible reanudación de las negociaciones.

El Departamento de Estado de EEUU, consultado por este Informe, no se pronunció sobre posibles encuentros con venezolanos o noruegos sobre la reanudación de las negociaciones. Gustavo Marcano, quien forma parte del equipo diplomático de Guaidó en EEUU con cargo de “ministro consejero”, fue visto junto a Stalin González el día 15OCT19, lo que hace suponer que la presencia del negociador en Washington era una actividad oficial del gobierno interino de Venezuela.  

*****

En la que pudiera ser su última visita a Latinoamérica en condición de Ministro de Exteriores de España, Josep Borrell viajó a Cuba y Colombia en un periplo que arrancó el 15OCT19. Borrell debería asumir el 01NOV19 el cargo de Alto Representante de Política Exterior de la Unión Europea por lo que su visita a La Habana se produce a dos aguas entre su actual cargo y su inminente nueva posición. Aparte de su reunión de trabajo con el canciller cubano Bruno Rodríguez, Borrell fue recibido por Miguel Díaz-Canel y su encuentro fue reseñado con gran despliegue en la primera plana de los periódicos Granma y Juventud Rebelde. Borrell prometió continuar desde el alto cargo en la UE su línea de rechazo “a la aplicación extraterritorial de las leyes de EEUU”, es decir a las sanciones que el gobierno Trump ha implementado contra el régimen cubano incluyendo la aplicación de la Ley Helms-Burton como parte del paquete de presión sobre el eje castrochavista. Borrel, en su condición de jefe de la diplomacia española, se ha mostrado contrario a la aplicación de sanciones económicas contra el régimen venezolano afirmando que prefiere las de tipo individual. Borrell igualmente confirmó un inminente y polémico viaje del rey Felipe VI a La Habana, el cual había sido ofrecido por Pedro Sánchez en su visita del 2018 a Cuba. La reanudación de las negociaciones entre Juan Guaidó y Nicolás Maduro amparadas por Noruega habría sido un tema incluido por Borrell en sus conversaciones con el régimen cubano, según fuentes de la oposición venezolana. 

*****

Tanto el Departamento de Estado de EEUU como el aparato diplomático de Guaidó ha estado enviando numerosos mensajes públicos o reservados a la Unión Europea promoviendo una ampliación de las sanciones europeas contra el régimen de Maduro. En una carta fechada el 11OCT19 cuyo texto no ha sido hecho público, Julio Borges, el “Comisionado para las Relaciones Exteriores” de Guaidó, se dirigió a los veintiocho ministros de exteriores de la UE informándoles sobre las razones para la paralización de las negociaciones Guaidó-Maduro y pidiéndoles aumentar la presión sobre el régimen chavista. La llegada de Borrell pudiera significar una reducción de esa presión a juicio de varios operadores internacionales de la oposición venezolana.

Aunque desde Managua, Borrell ha recibido fuertes ataques por parte de Daniel Ortega quien lo acusa de actuar en alianza con EEUU. Ortega ha desatado insultos contra el español a raíz de la aprobación el 14OCT19 por el Consejo de Relaciones Exteriores de la UE de las normas para sancionar a altos jerarcas del régimen sandinista. El marco legal “establece la posibilidad de imponer sanciones específicas e individuales a personas y entidades responsables de violaciones o abusos de los derechos humanos o de la represión de la sociedad civil y la oposición democrática en Nicaragua, así como a personas y entidades cuyas acciones, políticas o actividades menoscaben de otro modo la democracia y el estado de Derecho en Nicaragua”. El 16OCT19 durante un acto de recepción de nuevos embajadores ante su gobierno, Ortega afirmó que “es una vergüenza para Comunidad Europea tener al frente de la política exterior a un personaje como Borrell, ¿Con qué seriedad se podrá hablar con Borrell?, no tiene el mínimo tacto de alguien que parece más bien enloquecido en la forma que habla, en la forma en que despotrica”.

Por cierto, Borrell incluyó en su periplo una visita el 19OCT19 a la ciudad de Cúcuta en la frontera de Colombia con Venezuela, para conocer de primera mano el impacto de la crisis migratoria venezolana en esa zona.

*****

En paralelo al Foro de Sao Paulo, la izquierda latinoamericana está procurando estructurar un nuevo ente referencial denominado Grupo de Puebla. Creado el 14JUL19 en Puebla, México, tiene entre sus fundadores a un grupo de políticos “socialistas” de Latinoamérica y España entre los cuales aparece el mexicano Cuauhtémoc Cárdenas, los argentinos Alberto Fernández (candidato presidencial actual), Jorge Taiana y Felipe Solá, los chilenos Marco Enríquez-Ominami, Alejandro Navarro y José Miguel Insulza, los brasileños Lula da Silva, Dilma Rousseff, Fernando Haddad y Aloizio Mercadante, los colombianos Ernesto Samper y Clara López, el paraguayo Fernando Lugo, Rafael Correa y Gabriela Rivadeneira por Ecuador, el dominicano Leonel Fernández y el español José Luis Rodríguez Zapatero, entre otros. El PT brasileño, el kirchnerismo argentino, el correismo ecuatoriano, los socialistas chilenos conforman el epicentro de la operación.

*****

Según su primera declaración, el Grupo de Puebla se propone “construir un nuevo proyecto común aprendiendo de nuestros errores y recuperando nuestra vocación de mayorías y de gobierno”. Algunos de sus voceros ya adelantan un giro en la política continental hacia la izquierda basado en las próximas elecciones argentinas del 27OCT19 para las cuales el candidato kirchnerista cuenta con ventaja en las encuestas.

El Grupo de Puebla se mostró particularmente activo, mediante la difusión de comunicados de ataque al gobierno de Lenin Moreno, durante las violentas escenas vividas en Ecuador en las dos primeras semanas del mes de octubre. Gabriela Rivadaneira, una de las fundadoras del grupo, ingresó a la Embajada de México en Quito el 12OCT19 para solicitar asilo político. El gobierno de Ecuador señaló a los seguidores de Rafael Correa congregados en el “Movimiento Revolución Ciudadana” de haber estimulado la violencia callejera en Ecuador.

El Grupo de Puebla buscaría compensar, en cuanto a presencia en los medios, la acción del grupo de expresidente democráticos que conforman la “Iniciativa Democrática de España y las Américas” y que congrega nombres como Fernando Henrique Cardoso, Oscar Arias, José María Aznar, Felipe González, Laura Chinchilla, Sebastián Piñera, Andrés Pastrana, Álvaro Uribe Vélez, Jorge Quiroga, Eduardo Frei entre otros, el cual es coordinado por el venezolano Asdrúbal Aguiar.

*****

El 16JUL15, el entonces presidente de Ecuador Rafael Correa, anunció que su Ministro de Exteriores Ricardo Patiño, abandonaría por un plazo de dos meses su cargo oficial. Durante esos meses Patiño tendría la tarea de organizar el aparato de acción callejera para el partido Alianza País controlado entonces por Correa. El propósito de Correa era crear mecanismos para movilizar grupos organizados hacia las calles de Quito para proteger el palacio presidencial y enfrentar violentamente a potenciales grupos opositores. Desde los “centros de la Revolución Ciudadana” Correa aspiraba a movilizar a más de diez mil militantes en un lapso de dos horas. 

El 01OCT19, Lenin Moreno anunció el fin del subsidio estatal a los combustibles como parte de un programa de ajuste económico. La medida generó dos vertientes de movilizaciones en contra. Movimientos indígenas centrados en la Confederación de Nacionalidades Indígenas desplegaron su usual esquema de acción de protesta con una marcha hacia Quito. En la capital ecuatoriana y en otras poblaciones se registró el accionar de grupos claramente organizados, desvinculados del movimiento indígena, que mostraban tácticas de combate urbano en sus enfrentamientos con cuerpos policiales y militares desplegados por el Gobierno. Según la versión oficial ecuatoriana, los grupos violentos estaban directamente vinculados con el correismo.

Ricardo Patiño, el organizador del aparato de acción callejera del correismo, se encuentra fuera de Ecuador desde el mes de abril de 2019 y actualmente es beneficiario de la condición de asilado político en México. Un tribunal ecuatoriano le sigue proceso por “ instigación a la violencia contra el Estado”.

 

@ecotalvora

Tomado de Diario Las Américas

Los #Runrunes de Bocaranda de hoy 15.10.2019: BAJO: Remedando a Chávez y Maduro
BAJO

REMEDANDO A CHÁVEZ Y MADURO:

Daniel Ortega, el represor, incestuoso y borrachín presidente de Nicaragua, ha venido siguiendo el peor guión de Venezuela para enfrentar a los medios de comunicación libres en su país. Si el “comandante eterno” lo hizo y Maduro lo sigue entonces el nica se decidió a repetirlo: Embargó el papel de periódico para que los medios impresos no impriman y así desaparezcan de circulación. Los diarios HOY, La Prensa y El Nuevo Diario además del suplemento de sátira política El Azote, suspendieron temporalmente su impresión. Esta reacción de la pareja dictatorial nicaragüense vino después de que, de nuevo, los medios hicieran una dura critica a la represión contra los manifestantes en las protestas que comenzaron en abril de 2018. Solo basta recordar lo que el informe publicado en www.runrun.es de los profesores de IBI Consultants, LLC y la Universidad Nacional de la Defensa (INSS) Douglas Farah y Caitlyn Yates presentado este mayo bajo el título: “El último aguante de Maduro”. Lo reproduzco ante la avalancha de informes que en estas dos décadas han aparecido en diferentes investigaciones globales y por nuestra corta memoria pues un escándalo tapa a otro en perfecta sucesión. En su capítulo “Proyectos de infraestructura falsificados” se detalla la transferencia de grandes sumas de dinero estatal a través de proyectos de infraestructura no existentes, es una metodología importante utilizada por los estados criminalizados para el lavado de fondos. Porque el estado asigna los fondos para estos proyectos y controla los cuerpos de investigación del Estado, la supervisión y la rendición de cuentas por parte de los vigilantes estatales no existe. Ni PDVSA, ni sus subsidiarias centroamericanas, podrían ser investigadas por auditores fiscales, entidades encargadas de hacer cumplir la ley o de control financiero porque todos están bajo el control de los Estados cuyos líderes permitieron que las operaciones se desarrollaran y son quiénes se beneficiaron de esas actividades.

“Como esta tipología criminal se ha perfeccionado con el tiempo, esta es una de las metodologías más efectivas y menos riesgosas para que la use la Empresa Criminal Conjunta Bolivariana. Uno de los más grandes de estos casos fue el programa de firmas anunciado entre Albanisa y PDVSA en Nicaragua. En 2007, los presidentes Chávez y Ortega pusieron conjuntamente la piedra ceremonial donde Nicaragua construiría una gran refinería de petróleo para refinar el petróleo crudo pesado de PDVSA. Los presidentes anunciaron que el proyecto costaría un estimado de $ 6,6 mil millones una absurda e irracional cantidad de dinero absurdo para tal empresa.

Grandiosamente llamada “El Supremo Sueño de Bolívar ” (“The Supreme Dream of Bolívar”), la refinería en papel recibió una inicial de $32 Millones en fondos iniciales en 2008 y $ 60 millones adicionales en los próximos tres años.

En 2012 y 2013, el programa recibió $341.2 millones adicionales. Desde 2013, la suma exacta de dinero dedicada al proyecto no se conoce pero los gobiernos de Venezuela y Nicaragua aportaron varias decenas de millones de dólares hasta el 2015. En ese momento, el rastro del papel financiero se terminó y no se supo más. Sin embargo, los casi 500 Millones de Dólares en inversiones en papel, que ya se han movido a través de este proyecto, han dejado pocos resultados visibles. Múltiples visitas al sitio entre 2014 y 2016 encontraron solo un campo vacío con algunos tanques de almacenamiento oxidados, una valla de madera hundida, sin signo alguno de una refinería. En realidad, la cadena financiera criminalizada movió los fondos de PDVSA a través de su subsidiaria Albanisa y luego redistribuyeron los fondos como pagos por trabajos y materiales inexistentes a una serie de empresas contratistas vinculadas a los gobiernos de Ortega y Chávez.

Estas compañías de fachada movieron luego el dinero “limpio”, ahora imposible de rastrear, de nuevo al control de las estructuras criminales nicaragüenses y venezolanas. Si bien la Refinería fue uno de los proyectos ficticios de infraestructura de estado a estado más grande, descubierto en nuestra investigación de campo, fue solo una de las docenas de empresas similares que finalmente blanquearon cientos de millones de dólares con el apoyo de la Empresa Criminal Conjunta Bolivariana. Finalmente la tipología criminal a explorar en este informe son las transferencias de banco a banco. A principios de 2014, el flujo de fondos ilícitos que fluyeron a través de la red de PDVSA estuvo en su punto máximo. Esta inundación de dinero en efectivo comenzó a sobrepasar la estructura de PDVSA centroamericana y la cantidad física de dólares en circulación hizo que la acumulación de billetes en las estructuras bancarias tradicionales fuera casi imposible de depositar sin activar las alarmas. Esta abundancia de recursos obligó a la empresa a optar por una solución audaz disponible para los estados que participan en actividades delictivas. Nicaragua creó su propio banco bajo la protección del estado nicaragüense. Este banco fue controlado por el presidente Ortega y supervisado por sus socios financieros más confiables, que ya controlaban el consorcio Albanisa. En octubre de 2014, las autoridades nicaragüenses registraron oficialmente a Banco Corporativo (Bancorp) como entidad financiera, ubicando la sede de ese banco en la misma oficina que Albanisa. En la declaración inaugural del banco se dijo que la institución se especializaría en fideicomisos y servicios de administración de dinero, y los medios locales informaron que el banco era propiedad de Albanisa. Sin embargo, el banco llevó a cabo pocas actividades bancarias normales, optando por no ofrecer cuentas corrientes, préstamos o hipotecas entre su repertorio de herramientas financieras. Sin embargo, Bancorp recibió un fideicomiso de $ 1.500 Millones de Albanisa y empresas relacionadas y $ 1.000 millones en otros fideicomisos. Las actividades de esta institución financiera recién acuñada parecían tan inusuales que los líderes del sector bancario establecido en Nicaragua se reunieron con funcionarios de la Embajada de los Estados Unidos para destacar su distanciamiento profesional de la entidad Bancorp. Las preocupaciones crecieron cuando Bancorp recibió en depósito $ 16 millones en efectivo solo en el mes de diciembre de 2016. 

Sin embargo, las alarmas se dispararon cuando el banco declaró que sus depósitos aumentaron a $340 millones en 2017, un 237% de aumento porcentual con respecto al año anterior, a pesar de la falta de clientes o de una clara actividad comercial. Una de las anomalías más significativas de Bancorp es la falta de relaciones con algún banco corresponsal con acceso al sistema financiero de los Estados Unidos. En esencia, esto corta la posibilidad del banco de realizar negocios en la mayor parte del mundo. Los investigadores de campo de IBI Consultants encontraron que Bancorp obtuvo una solución para mover dinero fuera de Nicaragua abriendo una cuenta en la sucursal de Panamá de un banco asiático con sucursales en Hong Kong, Corea del Sur y Panamá. Los fondos de la Empresa Criminal Conjunta Bolivariana fueron luego transferidos de Nicaragua en la cuenta de Bancorp con el banco asiático en Panamá, antes de finalmente aterrizar en la sucursal de Hong Kong. En Hong Kong, los fondos fueron saneados y distribuidos en diferentes cuentas controladas por Ortega y sus aliados. El dinero podría entonces ser fácilmente movido desde Hong Kong y transferido por la web a cualquier parte del mundo, incluyendo los Estados Unidos. Este mecanismo de transferencia de banco a banco cambió en enero de 2019, cuando Estados Unidos sancionó a Bancorp. En respuesta, el presidente Ortega optó por su opción más audaz hasta ahora (al menos con respecto a la banca) acelerando una propuesta legislativa a través de la Asamblea Nacional de Nicaragua, controlada por el partido FSLN de Ortega, para que el estado nicaragüense comprara Bancorp por unos 23 millones de dólares y convertirlo en el Banco Central de Nicaragua. La jugada pasó, amalgamando así los fondos existentes de Bancorp, lo que dificulta la identificación y el corte del flujo ilícito de dinero en el sistema bancario de Nicaragua.”. Con esto se determinó que una suma cercana a los 4 mil millones de dólares provenientes de PDVSA desde Caracas fue “desaparecidos y lavados” en cuentas bancarias, inversiones y compras desde estaciones de gasolina hasta medios de comunicación en Centroamérica por parte de Ortega, Rosario su mujer y un grupo de funcionarios de ambos países.

Todo señala que cada día saldrán mas pruebas de la corrupción de estas dos décadas de chavismo-madurismo. La sola comprobación de la “propiedad” de casas, edificios y terrenos en la capital hasta las casas playeras tanto en el litoral central como en “Los Ranchos de Chana” en Margarita serán “peanuts” como dicen los gringos. Hay gente documentando los “registros”, “testaferros” y “funcionarios de confianza”.

 

 

 

Préstamos de Venezuela a Nicaragua se desplomaron 73,4 %

LA COOPERACIÓN DE VENEZUELA con su tradicional aliado Nicaragua, que se concentra en el área de préstamos petroleros, se desplomó un 73,4% el año pasado respecto al 2017, según un informe divulgado este domingo por el Banco Central nicaragüense (BCN).

Los flujos de la cooperación venezolana fueron de 27,2 millones de dólares en 2018, por debajo de los 102,4 millones de dólares del 2017, precisó el banco emisor del Estado en un informe sobre cooperación oficial externa.

La ayuda venezolana correspondió esta vez únicamente en préstamos en colaboración de la estatal Petróleos de Venezuela S.A. (Pdvsa), explicó la entidad nicaragüense.

De los 27,2 millones de dólares en préstamos de Pdvsa, el 100% fue destinado a proyectos socio productivos, entre ellos, desarrollo del comercio justo (6,3 millones de dólares), un subsidio energético (5 millones de dólares), y producción agropecuaria y forestal (5 millones de dólares) y el resto a otros proyectos socio productivos, según el Estado nicaragüense.

En el marco del acuerdo de cooperación petrolera, los préstamos de Pdvsa continúan derivándose de una política de créditos a 25 años de plazo, incluyendo dos años de gracia, y una tasa de interés del 2% anual, los cuales serán cancelados por el sector privado a través de las inversiones que este realiza en proyectos socioproductivos, indicó el banco emisor.

Los fondos de la cooperación venezolana, que suman al menos 4.950,4 millones de dólares desde que el dos veces reelegido presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, asumió el poder en enero de 2007, son administrados al margen de la ley del presupuesto nacional, algo que es criticado por diversos sectores.

La cooperación venezolana es canalizada a través de la empresa mixta petrolera Alba de Nicaragua S.A. (Albanisa), que se encarga de suministrar combustible.

Albanisa está integrada por PDV Caribe, filial de Pdvsa, y la estatal Petróleos de Nicaragua (Petronic).

Esta caída en la cooperación se da en el marco de la peor crisis que atraviesa el país caribeño, donde se estima que la inflación a fin de año puede alcanzar los 10.000.000%. Asimismo, la petrolera Pdvsa, envuelta en numerosos casos de corrupción, bajó drásticamente su capacidad de producción.

Maduro y Ortega serán excluidos de la toma de posesión de Nayib Bukele

NICOLÁS MADURO Y LOS PRESIDENTES DE NICARAGUA, Daniel Ortega, y de Honduras, Juan Orlando Hernández, no serán invitados a la toma de posesión de Nayib Bukele como presidente de El Salvador el 1° de junio, reveló este martes un allegado del futuro mandatario.

“Ellos no serán invitados. El Salvador, en el próximo gobierno, va a ser parte de un grupo de países democráticos que creen en las elecciones, en los Estados donde la gente debe elegir en forma democrática a sus gobernantes”, dijo a la prensa Federico Anliker, secretario general del partido Nuevas Ideas, de Bukele.

Anliker, quien es parte del círculo más cercano a Bukele, señaló: “Esos tres países son muy cuestionados”. Agregó que sus presidentes se han autoimpuesto.

El presidente electo de El Salvador ha sido un crítico duro de Ortega y Hernández, a los que ha tildado de dictadores, y la semana pasada dijo que ambos están el poder “a la fuerza” y “a costa de muchos muertos”.

Su posición marca un giro de la política exterior seguida por el actual presidente, Salvador Sánchez Cerén, un ex guerrillero izquierdista que mantiene relaciones cercanas con Ortega y Maduro.

Por el contrario, Bukele adelantó que buscará una relación más cercana con Estados Unidos, donde viven 2,5 millones de salvadoreños.

“¿Cuál es la diferencia entre Hernández y Ortega? Uno se dice de derecha, el otro de izquierda. Pero la realidad es que ambos están en el poder a la fuerza, a costa de muchos muertos y sin legitimidad democrática”, escribió Bukele en Twitter.

El presidente electo acusó a Ortega de ser responsable de la crisis que vive Nicaragua por la represión a las protestas antigubernamentales que han dejado al menos 325 muertos, cientos de detenidos y miles de exiliados, según organismos humanitarios.

Bukele pidió al presidente del Congreso, Norman Quijano, organizar el acto de toma de posesión en una plaza pública de San Salvador.

Venezuela y Nicaragua son considerados como los países más corruptos

VENEZUELA Y NICARAGUA SON CATALOGADOS COMO los países más corruptos del mundo, señaló este martes un informe de Transparencia Internacional (TI), que se dice “preocupada” por la involución en la región.

La tabla la lideran Dinamarca y Nueva Zelanda, con 88 y 87 enteros, y la cierran Somalia y Siria, con 10 y 13. Uruguay y Chile son percibidos como los países latinoamericanos menos corruptos.

Entre medias, Costa Rica (56), Cuba (47), Argentina (40), Panamá (37), Colombia (36), Brasil, El Salvador y Perú (35), Ecuador (34), República Dominicana (30), Bolivia, Honduras y Paraguay (29), México (28) y Guatemala (27).

“La situación de la lucha contra la corrupción en América Latina es preocupante”, alertó en una entrevista la presidenta de TI, Delia Ferreira, quien denunció que hay una “clara tendencia” a “restringir el espacio de la sociedad civil” en una región en la que proliferan líderes autoritarios y populistas.

En Nicaragua “el régimen ha cooptado totalmente” las instituciones, en Guatemala el gobierno ha transformado los organismos que ejercen de árbitro que solo atacan a los opositores, y en México la corrupción está desatada por la infiltración del crimen organizado en la política.

ElPitazo.net Ene 20, 2019 | Actualizado hace 10 meses
#Petrofraude
La clave del apoyo internacional que aún mantiene el régimen de Nicolás Maduro en Venezuela y que le ayuda a evitar el completo aislamiento tiene nombre propio: Petrocaribe. Un plan energético y de cooperación que ha inyectado más de 28.000 millones de dólares en 14 países, pero que en la práctica ha servido para la compra de respaldos diplomáticos. Así, los recursos de un pueblo arrinconado por el desabastecimiento y con una inflación de un millón por ciento el año pasado, en unos casos fortalecieron grupos de poder local en varios países, y en otros se tradujeron en corrupción y hambre

Unidad de Investigación de El Pitazo

 

TRES DE LAS REALIDADES MÁS COMPLEJAS DE AMÉRICA LATINA están entrelazadas a cientos de kilómetros por un factor común: el petróleo venezolano. Por un lado en Venezuela, país con las mayores reservas de crudo en el mundo, el pueblo vive una emergencia humanitaria mientras el gobierno que la niega es considerado ilegítimo por buena parte de la comunidad internacional. De otro lado, en Haití sus habitantes cada vez realizan protestas más airadas reclamando por el paradero de miles de millones de dólares que llegaron como cooperación para garantizar una vida diferente tras el terremoto de enero de 2010 que dejó más de 300.000 muertos y millones sin hogar, pero que al contrario se ha traducido en profundizar sus miserias. Mientras, en Nicaragua el régimen sandinista de Daniel Ortega acaba de cumplir doce años en el poder fortaleciendo su mano dura contra los derechos de quienes lo critican, tras perder la estabilidad que tuvo por años al reducirse el flujo de fondos que llegaban de Venezuela con la caída de los precios del petróleo.

escasez de alimentos en venezuela

Venezuela, país con las mayores reservas petroleras del mundo, ha sufrido por la escasez de alimentos y la falta de oferta en los últimos años | Rayner Peña El Pitazo Venezuela

Fue Hugo Chávez en el fortalecimiento de su ideario bolivariano por América Latina quien ideó esta estrategia de la mano del boom petrolero con lo que buscaría la consolidación de su política socialista. En la cumbre de Puerto La Cruz, Venezuela, en la que se creó Petrocaribe en 2005, ratificó la visión con la que publicitaba el acuerdo energético. En sus palabras, los proyectos a realizar debían “empoderar de derechos” a las poblaciones de los países beneficiarios, ayudar a la “superación de la pobreza” y garantizar la “disponibilidad y accesibilidad a la salud, la educación y al micro financiamiento de cooperativas, pequeñas y medianas industrias”, entre otros objetivos.

Para esta investigación de #Petrofraudeun equipo periodístico de cinco medios, revisó en detalle la información disponible del ambicioso programa en los 14 países beneficiarios y realizó trabajos de campo en Nicaragua, Haití, República Dominicana, El Salvador, Guyana y Venezuela para contrastar en qué se ha convertido el maná que llegó de la mano del carismático gobernante, quien en los días de opulencia se preciaba de transitar el camino para derrotar la desigualdad en su país y de trazar la ruta para el resto del continente mostrando a Petrocaribe como un modelo sin antecedentes de relaciones internacionales solidarias.

Sin embargo, la investigación de #Petrofraude demuestra que esos propósitos no se cumplieron al pie de la letra y que, desde un principio, la estrategia fue otra: asegurar apoyos diplomáticos en foros internacionales y buscar la expansión regional del socialismo bolivariano venezolano. La estrategia incluso le ha permitido a Nicolás Maduro resistir a un creciente aislamiento internacional que tuvo su más reciente expresión cuando una mayoría de 19 gobiernos de la región desconocieron su nuevo período como presidente de Venezuela por considerar fraudulentas las elecciones que le permitieron reelegirse por seis años. En ese contexto, un grupo de países caribeños y centroamericanos beneficiarios del acuerdo estuvieron en el bloque de los que reconocieron su legitimidad o se abstuvieron de cuestionarla en la sesión del Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos del 10 de enero de 2019, fecha coincidente con la toma del poder para comenzar su segundo mandato.

En documentos oficiales la cancillería venezolana ha descrito al bloque de beneficiados de los créditos petroleros como una barrera de protección internacional. “La concepción estratégica de acción exterior de Venezuela hacia la región pasó por la definición y reforzamientos de los anillos de protección geopolítica constituidos por la ALBA y Petrocaribe como primer anillo”, se señaló en la Memoria y Cuenta del Ministerio de Relaciones Exteriores venezolano en 2015. Fue el mismo año cuando el entonces presidente estadounidense Barack Obama catalogó en una orden ejecutiva a Venezuela como una amenaza para la seguridad nacional de su país.

Como segundo y tercer anillos con igual propósito “de defensa y garantía de la soberanía nacional” se mencionaron la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y la Comunidad de Estados de América Latina y el Caribe (Celac), también impulsadas por Venezuela. La metáfora de los anillos, propia del lenguaje militar, refleja la visión del gobierno de Caracas con respecto a la importancia geopolítica de la cooperación petrolera y explica los pasos de su diplomacia.  (Ver mapa: “Anillos de seguridad”).

Con la muerte de Chávez y la llegada de Maduro al poder, lejos de suspenderse el plan, se mantuvo a toda costa bajo las directrices que ya se habían establecido. Ello incluyó la apuesta por los liderazgos locales que pudieran ser afines con la causa socialista y por el sistema de compensaciones en el que los grandes volúmenes de petróleo de Venezuela, se transaban a cambio de alimentos, en una parte, y en otra bajo créditos pagaderos en máximo 25 años con tasas que no superaban el 2,5 por ciento anual.

La cascada de dinero, que supuso la inyección de aproximadamente 28.000 millones de dólares de los cuales cerca de la mitad se transformaron en los préstamos con facilidades, implicó un desafío para la transparencia de la institucionalidad regional que no aprobó el reto. La gestión de los fondos, según evidencia recopilada por #Petrofraude, se hizo en un entorno de opacidad con respecto a los controles aplicados dentro y fuera de la plataforma diseñada para que el dinero fluyera, lo que facilitó el surgimiento de esquemas de desvío de recursos que beneficiaron a la consolidación de otros regímenes políticos que hoy son noticia, como el caso del Orteguismo en Nicaragua.

En ese caso, Chávez puso en su mira el respaldo con estos fondos a Daniel Ortega cuando aún era candidato por la Presidencia de Nicaragua a las elecciones presidenciales celebradas en 2006. El ex comandante del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) había ejercido la presidencia de Nicaragua entre 1980 y 1990, pero no había podido retornar al cargo después de tres intentos. Siete meses antes de los comicios de noviembre, fue invitado de honor de Chávez en el palacio presidencial de Miraflores en Caracas durante la firma de un convenio que permitió el envío de 82.000 galones de diesel a los alcaldes sandinistas, que lo distribuyeron entre transportistas, agricultores y ganaderos a falta cuatro semanas para los comicios. Desde ese momento, los recursos que llegaron a manos llenas desde Venezuela, se volvieron el sello de la gobernabilidad que Ortega logró incluso con los más tradicionales empresarios de su país y de la élite centroamericana, que mientras hubo recursos no cuestionaron al mandatario. (Ver nota: “El auxilio financiero que atornilla aliados”)

cumbre de presidentes

El fallecido presidente Hugo Chávez, su sucesor y ex canciller, Nicolás Maduro (izquierda) y el ex presidente de Pdvsa, Rafael Ramírez (derecha) | Efrén Hernández, El Nacional Venezuela

El ejemplo de Nicaragua está lejos de haber sido una excepción en la región, donde los créditos petroleros venezolanos ayudaron a catapultar o consolidar en el poder a aliados políticos de Chávez y Maduro, pero de igual manera el debilitamiento de los precios internacionales luego los ha puesto en aprietos. De hecho, la crisis del país centroamericano en manos de Ortega, está en buena medida asociada con el debilitamiento de la economía local tras reducirse la ayuda venezolana.

A la luz del inventario realizado por #Petrofraude, la diplomacia de Nicaragua, la de San Vicente y Granadinas y la de Dominica aparecen como las más consistentes en la línea del apoyo. El caso del país centroamericano resalta por los respaldos recíprocos ofrecidos en 2017 y 2018 cuando protestas políticas reprimidas en ambos países dejaron aproximadamente 500 muertos en suma y acusaciones contra Maduro y Ortega de aplicar incluso fuerza letal a través de grupos paramilitares consentidos por ambos gobiernos. El bloque de los que se “alinearon” con el régimen de turno de Venezuela incluye además a países como Antigua y Barbuda, Belice y Granada entre otros que, a pesar de ser muy pequeños en territorio y población, tienen votos con el mismo valor en los diversos foros internacionales, en especial en la OEA, donde el “anillo de protección” de los gobiernos de Venezuela, ha cumplido a carta cabal su propósito.

Rafael Ramírez, ex ministro de Petróleo, ex presidente de Pdvsa y uno de los impulsores de los convenios mientras sirvió a Chávez, no evadió el tema en entrevista con periodistas de #Petrofraude. “Nos volteamos a nuestro espacio natural geopolítico. Hicimos una política diferenciada para unos pueblos que son muy pequeños, islas muy pequeñas, pero que al cabo son países soberanos. ¿Qué eso nos dio una extraordinaria presencia geopolítica? Sí, claro. ¿Y por qué no lo vamos a hacer si todos los países lo hacen? Estados Unidos lo hace, los ingleses lo hacen, los mexicanos lo hacen”.

El ex funcionario, requerido por la justicia en el marco de un fuerte enfrentamiento con Maduro, afirma que el volumen despachado era relativamente poco para Pdvsa y permitía capitalizar un efecto multiplicador en relaciones internacionales. Oficialmente, es un tema que funcionarios del país promotor y de los beneficiarios suelen negar con vehemencia. (Ver nota: “Petróleo por votos”)

Sin embargo, los recursos de Petrocaribe tuvieron destinos más allá de la “política diferenciada” que defiende Ramírez. Multimillonarios recursos terminaron abultando los bolsillos de dirigentes locales o de empresarios amigos. Uno de los casos prominentes es el de Félix Bautista, senador del partido gobernante en República Dominicana. El parlamentario fue sancionado por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos bajo la Global Magnitsky Act por presunto lavado de dinero proveniente de Petrocaribe. Compañías suyas estuvieron entre las más favorecidas con contratos para la reconstrucción haitiana y, según documentación examinada en el presente trabajo, también formaron parte de complejos movimientos financieros de los que salieron aportes para campañas electorales y figuras políticas en diversos países. Entre ellos se cuentan fundaciones como la de Leonel Fernández, expresidente de República Dominicana por tres periodos, o aportes denunciados a personajes de la talla de Alejandro Toledo expresidente de Perú, la exvicepresidenta de Guatemala Roxana Baldetti, y Ricardo Martinelli, expresidente de Panamá. Estos tres últimos son procesados en sus países por diversos delitos de corrupción.

felix bautista

El senador dominicano Félix Bautista fue sancionado por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos por presunta corrupción con el uso de fondos relacionados con Petrocaribe | Danelis Sena, Diario Libre República Dominicana

Entre todas, la situación de Haití es precisamente la más aberrante. Allí se puede ver cómo la esperanza de desarrollo de uno de los países más pobres del continente fueron literalmente robados. El terremoto de 2010 se convirtió en una oportunidad para demostrar aún más la solidaridad y ayudar a reconstruir el devastado país para lo cual se presupuestaron más de 2.100 millones de dólares. Pero el resultado es un inventario de proyectos inconclusos que ha provocado protestas en las calles que cada vez se tornan más violentas y que ya dejan siete muertos. En sus consignas, los haitianos gritan en creole “Kot kób Petrocaribe a?”: ¿A dónde se fue el dinero de Petrocaribe” porque saben que recursos para viviendas, mercados, hospitales, colegios y otros proyectos con más de 400 partidas en las que se asignaron recursos llegó pero, una buena parte, fue a parar a bolsillos privados.

Cuando surgieron cuestionamientos públicos, diplomáticos venezolanos respondieron que el gobierno de Nicolás Maduro se sentía contento con la ejecución de los proyectos en el país caribeño e incluso se señaló que auditorías realizadas por Venezuela habían arrojado resultados satisfactorios.

manifestacion

En Haití la sociedad se ha movilizado para exigir castigos por la mala administración de los fondos de Petrocaribe | Jean Nehemy Pierre

Investigaciones parlamentarias locales involucran a los ex presidentes de Haití, Michel Martelli y René Preval, por tomar decisiones sin mayor sustento técnico para asignar apresurados contratos públicos. Igual señalan al actual presidente Jovenel Moïse por no tener firmeza en promover investigaciones y porque como empresario antes de llegar a la presidencia también sacó provecho. Según esas indagaciones, el gran desfalco involucra más de 40 personas entre ministros y directores de otras entidades estatales. Hasta el hijo del ex presidente Martelli, figura como uno de los enlaces claves en los contratos cuestionados. “Llamamos al arresto de todos los ladrones”, dice una de las canciones que repiten los haitianos que protestan en las calles de Puerto Príncipe. (Ver nota: “Las obras fantasmas que pagó el petróleo a los poderosos”).

En El Salvador los recursos de Petrocaribe han sido administrados con el protagonismo del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), grupo político que surgió de las extinta guerrilla en el país centroamericano y que tras ser el partido de oposición de izquierda se convirtió en la primera fuerza política con momentos de mayoría en el Congreso y durante dos periodos consecutivos con control de la Presidencia de la República. Esto durante la última década, coincidente con el flujo de dinero que Venezuela giró.

La investigación de #Petrofraude refleja que tras bambalinas, el principal artífice en la forma como se ha estructurado el laberíntico manejo financiero de los miles de millones recibidos es José Luis Merino, uno de los dirigentes claves del FMLN. Las transacciones que incluyen centenares de giros a cuentas off shore a sociedades de las que no se saben quienes son sus beneficiarios, tiene un particular episodio por cuenta de transacciones inmobiliarias especulativas dentro del mismo país y las cuales han sido reveladas en el presente trabajo.

Por ejemplo, una de ellas es un lote donde funcionó una gasolinera con la bandera Alba Petróleos. Después de que el dueño original y empleados cercanos intercambiaron entre sí la propiedad en dos transacciones, el terreno fue adquirido por una firma que forma parte del pulpo empresarial constituido en El Salvador para manejar el petróleo venezolano. En cuatro meses, el inmueble pasó de costar 85.500 a 1,3 millones de dólares, es decir, 15 veces más su valor. #Petrofraude documentó situaciones similares en un centenar de inmuebles. En la práctica, la empresa que ha manejado la millonaria cooperación venezolana opera principalmente como una financiera que no ha escatimado en ofrecer créditos, en algunos casos con garantías hipotecarias, por 500 millones de dólares a 90 personas y empresas escogidas a dedo. Las pérdidas han sido el signo común en una gestión que parece no buscar el lucro sino todo lo contrario. (Ver nota: “El desvío de los petrodólares”)

merino

José Luis Merino, dirigente del FMLN y asesor mayor de Albapes, es identificado como una figura clave en el manejo de la cooperación venezolana en El Salvador | La Prensa Gráfica El Salvador

Pero la forma de corrupción más generalizada ha estado en las llamadas compensaciones, el esquema en el que los países pagaban parte de sus deudas con productos alimenticios. En el papel, esta idea no sólo garantizaba seguridad alimentaria en Venezuela, que al contrario ha tenido al desabastecimiento como uno de sus principales sellos en los últimos años, sino que también fortalecería la industria nacional en cada país deudor. Sin embargo la investigación periodística de #Petrofraude, demuestra como este mecanismo se prestó para triangulaciones, facturaciones con sobreprecio y hasta recompra de productos de países de destinos tan lejanos como Nueva Zelanda.

La falta de control permitió que algunos pocos tuvieran una inesperada bonanza gracias a los recursos de Venezuela, que pagaba productos en muchos de casos de baja calidad muy por encima de los precios internacionales de lo que costarían productos de primera calidad.

Por ejemplo, en uno de los documentos inéditos revelados por #Petrofraude se ve uno de los comentarios de puño y letra del Presidente Nicolás Maduro: “Muy urgente concretar plan con Nicaragua”, justo al lado de su firma aprobatoria. Este documento aprobó una oferta de importaciones de varios productos en los que se aceptó pagar precios por encima de referencias de mercado o a precios que rebasaban promedios de las décadas recientes para el país. Entre ellos estaban la carne de ganado a casi 5.690 dólares por tonelada, cuando en los 20 años previos los mejores promedios de exportación no habían superado los 5.000 dólares, según datos oficiales de ese país.

La operación aprobada por Maduro formó parte de un patrón. #Petrofraude, documentó pagos de 145 millones por encima en la compra de café de dudosa calidad vendido por Nicaragua entre 2009 y 2013. “Ellos sabían qué calidad estaban comprando, pero, ¿quién se va a quejar en Venezuela?”, confirmó Joaquín Solórzano, presidente de la Asociación de Cafetaleros de Matagalpa, zona donde se produce la mayor parte del café nicaragüense. Federico Argüello, presidente de la Asociación de Exportadores de Café de Nicaragua confirma que el mercado venezolano era especialmente atractivo por sus precios: “Pagaban un diferencial por encima de Nueva York”. Bajo el esquema de compensaciones, según datos de Pdvsa a los que accedió #Petrofraude, se habrían exportado más de 2.700 millones de dólares a través de una empresa binacional manejada por los gobiernos de Venezuela y Nicaragua. Gran parte de ellos tuvieron diferenciales de precios que favorecieron a intermediarios cercanos al poder.

Mientras en Nicaragua los productores se beneficiaban del maná petrolero, sus colegas venezolanos padecían controles que les condenaban a pérdidas y a asistir a la depresión del negocio frente al avance de las importaciones. “Los precios controlados por el gobierno siempre estaban por debajo de los costos de producción”, dice Vicente Pérez, caficultor y miembro de la Fedeagro, la principal federación de productores de Venezuela. “El café nicaragüense se pagaba a precios premium pero era de baja calidad”. Este es uno de las situaciones que confirma lo distante que terminó siendo en la práctica componentes claves de este ambicioso plan de cooperación que supuestamente ayudaría a superar la pobreza.

Una tendencia semejante a la que ocurrió con la compensación comercial sucedió con Guyana, el segundo mayor beneficiario del sistema. Mientras el Partido Progresista del Pueblo manejó el poder en ese país, con el que Venezuela mantiene un diferendo fronterizo, se le dio un tratamiento privilegiado. La organización es afín al chavismo y perdió el poder en 2015, lo que hizo que los contratos se suspendieran. Durante seis años se despachó más de un millón de toneladas de arroz blanco y paddy para Venezuela a cambio de los préstamos petroleros. En 2010, por ejemplo, Caracas aceptó la cotización de 700 dólares por tonelada, mientras que los compradores de la Unión Europea adquirían la misma cantidad por 224 dólares menos.

Por esta vía se esquilmaron cientos de millones de dólares de los venezolanos que paradójicamente hoy no tiene siquiera como suplir sus alacenas con los productos más básicos. (Ver nota: “El negocio que vació la mesa de los venezolanos”).

Un informe del Banco Interamericano de Desarrollo, publicado en 2016, plantea perplejidad por la inclinación de las autoridades venezolanas a negociar un producto de gran valor como el petróleo, en condiciones semejantes por otro de menos valor como el arroz. “El mayor beneficio para Venezuela no parece ser económico”, se señala en el texto, que sugiere que la ganancia mayor se obtenía en el campo diplomático.

Ningún vocero actual de Pdvsa en Venezuela atendió las solicitudes de información que se presentaron con anticipación para este proyecto ni tampoco involucrados directos como Merino, Bautista o Francisco López, el hombre de confianza de Ortega que en Nicaragua manejó la cooperación petrolera. Por su parte Rafael Ramírez, negó manejos irregulares o falta de transparencia durante su gestión al frente de la empresa entre 2004 y 2013. “Todo está auditado”, dijo el ex funcionario. “Nuestras gestiones se investigaban siempre. Si la Contraloría General de la República detectaba alguna inconsistencia, nos llamaban. Si la auditoría interna nuestra presentaba inconsistencia, nos llamaban. Si nuestros auditores fiscales detectaban una inconsistencia con algo, yo no firmaba”.

Sin embargo, uno de estos informes de auditoría apunta que el mecanismo comercial, en el que se han transado más de 3.700 millones de dólares, careció desde su constitución hace una década de adecuados protocolos de seguimiento. El documento, fechado en abril de 2017, afirma que la Gerencia Corporativa de Finanzas Internacionales, que está en la médula del esquema, no formuló reglas efectivas para controlar los procesos.

El conglomerado de empresas del lado venezolano a cargo de las compensaciones ha sido manejado principalmente por militares. Entre las personas claves en el manejo directo de estas operaciones también se han destacado Asdrúbal Chávez, primo del presidente Chávez, y quien llegó a ser ministro de Petróleo; y el fallecido Bernardo Álvarez, quien pasó de ser el secretario general de Petrocaribe y de Caribe, filial de Pdvsa que es socia en 12 empresas binacionales relacionadas con la ejecución de los convenios petroleros en igual número de países de la región, a ser embajador ante la OEA donde llegó a ser presidente de su Consejo Permanente.

Bernardo Alvarez

Bernardo Álvarez fue una de las figuras claves para el despliegue de la petrodiplomacia venezolana en el continente | Juan Manuel Herrera, OEA

Aún está por verse las sanciones a los responsables de tan gigantesco fraude. Sin embargo es sólo ahora que se expone de manera amplia la compleja madeja de años de giros sin mayor control. Por ahora lo único claro es este modelo venezolano de exportación del socialismo hace aguas, y con la sequía por la baja capacidad actual de seguir inyectando dólares a manos llenas, irá dejando al descubierto las debilidades de un modelo que se basó en gran medida en los multimillonarios recursos del petróleo, de un pueblo que hoy padece hambre.

Nicaragua: Allanan y cierran televisora crítica del gobierno

Las autoridades de Nicaragua allanaron y cerraron las oficinas de una televisora crítica del gobierno, una semana después de allanar oficinas de organizaciones no gubernamentales y un periódico.

Lucía Pineda, director de prensa de la estación 100% Noticias, envió mensajes de WhatsApp a otros periodistas diciendo que el director de la estación Miguel Mora fue detenido durante la redada del viernes por la noche. Simpatizantes del presidente Daniel Ortega habían presentado quejas criminales acusando a Mora de fomentar el odio.

Pineda también dijo que la policía estaba incautando equipo de la estación, que dejó de transmitir. Otros periodistas dijeron que no se pudieron comunicar con ella tras recibir esos mensajes.

El regular nacional de transmisiones televisivas también emitió un comunicado prohibiendo a los operadores de cable que transmitan la señal de la estación.

El 14 de diciembre, la policía allanó cuatro organizaciones no gubernamentales, incluyendo el Centro para Derechos Humanos de Nicaragua, aparte del diario Confidencial. Las autoridades incautaron los bienes de las oficinas. La estación 100% Noticias ya había sido obligada a salir del aire durante varios días en abril, pero se le permitió volver a transmitir.

El presidente Daniel Ortega, de 73 años, ha estado usando mano dura contra las protestas que surgieron en abril, que inicialmente denunciaron un recorte de seguro social pero después pidieron su renuncia.

Al menos 25 personas han muerto desde el inicio de las protestas, y el centro de derechos humanos dijo antes de ser cateado que unas 565 personas han sido encarceladas. Miles de personas han abandonado el país y se han auto exiliado.

Ortega dice que las protestas son parte de un plan de golpe de estado para derrocarlo.