conflicto archivos - Runrun

conflicto

La ciudadanía bajo acecho por Antonio José Monagas

 

Venezuela está rota. Pesarosa realidad, pero cierta. Las distintas fracturas padecidas en el choque vivido entre las actitudes de su gente y los valores que sirvieron para guiar el país hacia derroteros que aseguraron un reconocido pluralismo político, terminaron intrigando las propuestas sobre las cuales pudo soportarse el fortalecimiento del Estado de Derecho entendido como base fundamental de una sociedad democrática y participativa.

Nunca se comprendieron las ideas que apuntaban a aceptar el conflicto y la disidencia como forma de distender y resolver los problemas que no tienen solución consensual. Por tan contundente razón, sin que fuese la única causa que habría determinado el oprimido estado al cual el país ha llegado, a consecuencia de las encubiertas crisis que han marcado su discurrir, la praxis política se enturbió abismalmente. Tanto se dieron situaciones así, que la gestión de gobierno se redujo a torpes coacciones envalentonadas de un poder represivo que se dirigió a establecer un clima de hostigamiento mediante el cual se hizo posible constreñir toda intención de aseguramiento de la democratización plena del sistema político.

En medio de esta onda de conflictos, decayeron actitudes, valores y esperanzas que habían sido baluarte del proceso de modernización de la democracia que intentó adoptarse como modelo político a seguir. Precisamente los cambios que lograron imponerse, no fueron del todo los previstos por el sistema de planificación trazado desde la cúpula del Estado (venezolano). No sólo se complicó el comportamiento de la economía, así como se debilitó el estado de derecho pretendido constitucionalmente. Igualmente sucedió con la actitud gubernamental de cara a exigencias de desarrollo, como ante demandas de lo que había sido representativo o expresión de la preservación y mantenimiento de la infraestructura nacional.

Quizás lo más grave que aconteció luego que comenzaron a resquebrajarse las responsabilidades comprometidas por el gobierno central frente a los desafíos que pautaban los cambios propios del desarrollo tecnológico, cultural, social, político, económico e indiscutiblemente, humano, tuvo que ver con la concepción, asimilación, comprensión y consideración del sentido de ciudadanía.

El concepto de ciudadanía, al igual que muchos de los valores morales y políticos que fueron cuarteándose hasta su casi extinción, como resultado de los trances que desviaron al país de propósitos delineados por los planes nacionales, fue perdiendo su efectivo impulso primario. Pero no sólo motivado por problemas suscitados alrededor de su comprensión e interpretación desde la sociología política y de la socialización como factor educativo. También, a consecuencia de la dinámica que experimentó el ejercicio de la política toda vez que determinados intereses sensibilizaron conductas en perjuicio de derechos fundamentales y libertades significativas. Muchas de ellas, inducidas por el sectarismo, la discriminación, el individualismo, o contravalores que bien se prestaron al deterioro de costumbres, sentimientos y razones de convivencia y reunión propias de apegos familiares, religiosos y amistosos.

El desarraigo que conllevó la ciudadanía, tuvo relación con la fractura que desagregó la idea de ciudad a consecuencia de la dinámica urbanística que se dio en el curso de la velocidad que la modernidad le imprimió al crecimiento y expansión de las urbes más congestionadas y convulsionadas. De esta manera, las metrópolis se descompusieron en tres tipos de ciudades a saber: ciudad histórica, basada en la aprehensión de las tradiciones. La ciudad funcional, basada en el desarrollo del urbanismo. Y la ciudad humana, afincada en el sentido de ciudadanía. Aunque ésta tipología, fue difícil de configurar debido a las dificultades que experimentaban su comprensión y praxis pues la misma estaba teñida del proselitismo que incitaba el populismo como modelo político en efervescencia. Y que, lamentablemente, sigue transitándose por esa racha de realidades.

El contraste establecido por estos enfoques de ciudad considerados así desde una perspectiva político-espacial, hizo relucir choques de naturaleza axiológica y fáctica. Así fue advertido un primer conflicto entre el sentido de armonización de las actitudes asomadas por los individuos frente a las posibilidades de integración, mediante híper-conversaciones tendentes a compactar compromisos éticos, morales y políticos, y los procesos de urbanismos concebidos a instancia de las coyunturas políticas, culturales y sociales, particularmente.

Un segundo choque, ocurre entre intereses económicos toda vez que los mismos resultan de la movilización de condiciones sociales cuando entran en pugna o rivalizan por objetivos planteados unilateralmente. Tan aguda situación, pone al descubierto dos tipos de crisis cuyos entornos dan cuenta de la complementariedad entre ambas. Por lo que al sumar sus razones, el ejercicio de ciudadanía propendió a desdibujarse de su esencia, consistencia y conciencia. Y su praxis, terminó convirtiéndose en un alarde de populismo solapado, afincado en un discurso que pudo calar o establecerse como actitud, condición, efecto o razón.

Y aún cuando siga persistiéndose en asentir la ciudadanía desde su construcción como proceso de socialización y desarrollo, los problemas que la confrontan no han dejado de atascarla o de hostigarla en términos de su afianzamiento como condición de crecimiento y afianzamiento sociocultural y sociopolítico. De ahí que se hable con este lenguaje crítico pues se ha encontrado la ciudadanía bajo acecho.

 

@ajmonagas

Tierra extraña, por Marianella Salazar

 

Ahora sí, acaba de entrar en escena un hombre tan poderoso y hábil como el papa Francisco, que combina un inmenso poder espiritual con un considerable conocimiento geopolítico y desde la solemnidad de la misa del Domingo de Resurrección en la plaza San Pedro del Vaticano pidió una solución a la crisis que estamos sufriendo los venezolanos.

Por primera vez después de su rotundo fracaso como mediador en el conflicto entre la oposición y el gobierno venezolano y de forma absolutamente contundente, sin dejar espacio a cualquier duda, Bergolio, para asombro de quienes lo leen desde los más variados abecedarios, de los que lo ven identificado con la izquierda y resaltan sus simpatías hacia los regímenes socialistas, dio un espaldarazo por la calle del medio –urbi et orbi– a los obispos venezolanos por sus críticas al gobierno dictatorial y represivo presidido por Nicolás Maduro.

Desde la logia central de la basílica el papa Francisco dijo: “Suplicamos el fruto del consuelo para el pueblo venezolano, el cual –como han escrito sus pastores– vive en una especie de “tierra extranjera” en su propio país, para que, por la fuerza de la resurrección del Señor Jesús, encuentre la vía justa, pacífica y humana para salir cuanto antes de la crisis política y humanitaria que lo oprime, y no falten la acogida y asistencia a cuantos entre sus hijos están obligados a abandonar su patria”. Fue una alocución estudiada y sin ambigüedades la del mensaje pascual.

El Papa valoró el mensaje de la CEV, publicado el pasado 19 de marzo, en el que fustigan el Plan de la Patria, al que tildan de nefasto. Allí los obispos no se ahorran calificativos para desnudar al desnaturalizado régimen que nos oprime: “En los últimos tiempos Venezuela se ha convertido en una especie de ‘tierra extraña’ para todos. Con inmensas riquezas y potencialidades, la nación se ha venido a menos, debido a la intención de implantar un sistema totalitario, injusto, ineficiente, manipulador, donde el juego de mantenerse en el poder a toda costa del sufrimiento del pueblo es la consigna. Junto a esto, además de ir eliminando las capacidades de producción de bienes y servicios, ha aumentado la pobreza, la indefensión y la desesperanza de los ciudadanos”.

El Vaticano y los pastores venezolanos trabajan para que el bloqueo impuesto por el gobierno que nos condujo a vivir o huir de un país en ruinas, desorganizado y herido, pueda avanzar sin más traumas hacia un verdadero cambio, pacífico, gradual y democrático. No creo que el Papa, por sí o en sí, logre cambiar demasiadas cosas en Venezuela, pero sus palabras, refrendando los documentos emitidos por la Conferencia Episcopal, sí refuerzan el espacio que hoy por hoy se ha ganado la Iglesia en el corazón de esos venezolanos desesperanzados y coléricos, afligidos y desesperados, decepcionados y pesimistas, de aquellos que no comen ni duermen, de quienes se olvidaron de reír y no le encuentran sentido a una vida tan miserable y terrible como la que padecemos aquí.

La religión también nos ofrece un espacio para la resistencia política, en la que se cultiva todo lo que el régimen devastador ha pervertido en casi veinte años: la historia, la verdad, la ética y la solidaridad. La visión geopolítica de Francisco está fijada tanto en el presente como en los sucesos que inexorablemente vendrán después del esperado cambio; se producen cuando se avecina un quiebre vertiginoso del sistema; quiere lograr que Venezuela avance hacia una mayor libertad y alejarla decididamente de cualquier transición violenta, para alcanzar una tierra más justa y unida y no esta “tierra extraña” que con tanto acierto han denunciado los obispos.

Las 5 noticias más importantes a esta hora

DeutscheBank

 

Saúl Ortega: Legislativas y presidenciales podrían resolver el conflicto político del país

El dirigente oficialista Saúl Ortega aseguró que la propuesta del constituyente Diosdado Cabello de realizar las elecciones parlamentarias junto a las presidenciales el próximo 22 de abril podría servir para resolver el conflicto político que hay en el país. Ortega agregó que todo indica que no hay voluntad política de quienes están en la actual AN para salir del desacato. Ortega aseveró que la última palabra en cuanto a esta propuesta la tiene el Consejo Nacional Electoral. Globovisión

Guanipa dijo que PJ no participará en presidenciales y propuso creación de un gran frente nacional

El dirigente del partido Primero Jusiticia (PJ), Juan Pablo Guanipa, aseguró este miércoles que ni su partido ni la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) participarán en las próximas elecciones presidenciales, por no lograse un acuerdo en Dominicana sobre las garantías que exigía la coalición para unos comicios libres y transparentes. Caraota Digital.

Deutsche Bank: Gobierno podría recaudar hasta $4.400 millones con el petro

Deutsche Bank calcula que el gobierno de Nicolás Maduro podría recaudar entre $3.400 millones y $4.400 millones con la venta del petro, un criptoactivo que salió al mercado esta semana. “Con base en los criterios de subasta y asumiendo diferentes descuentos, estimamos que el gobierno se propone recaudar entre $3.400 millones y $4.400 millones. Las sanciones financieras y la continua generosidad fiscal podrían actuar como factores disuasivos para empresas petroleras estadounidenses y posibles inversores nacionales y extranjeros. Los cálculos también son sensibles a los cambios en los precios internacionales del petróleo”, señaló.  Banca y Negocios

Habilitan 76 puntos de vacunación y programa casa por casa en Vargas

Del 19 de febrero al 31 de marzo, el Ministerio de la Salud en el estado Vargas mantiene habilitados 76 puntos de vacunación adicional al programa casa por casa que se implementa principalmente en los urbanismos de la GMVV. Los 76 puntos de vacunación incluyen los CDI, ambulatorios y consultorios populares y también está prevista la instalación de puntos móviles en los principales terminales. Analítica

Investigan a bancos suizos por vínculos con caso de corrupción de Pdvsa

El regulador financiero suizo Finma dijo el miércoles que investiga a varios bancos suizos para determinar si siguieron las normas contra el lavado de dinero, ante una investigación creciente sobre corrupción por unos 1.000 millones de dólares que involucra a la petrolera estatal de Venezuela. “FINMA está en contacto con varios bancos suizos en conexión con el caso de PDVSA”, dijo el regulador. “La agencia está verificando en qué medida los bancos suizos están involucrados y si cumplieron sus obligaciones regulatorias”. El Nacional

Nov 28, 2017 | Actualizado hace 2 años
Juntos sí hay futuro, por Roberto Patiño

Unión

 

Todos padecemos o sabemos de alguien (un familiar, un amigo, un compañero de trabajo, un vecino) que no consigue o no puede pagar los medicamentos para un tratamiento o una afección crónica, que está teniendo problemas para poder alimentarse y llegar a fin de mes. Una situación que ha alcanzado cuotas tan alarmantes e impactando de manera tan devastadora a la población, que desde hace tiempo es reconocida por la comunidad internacional: Venezuela es descrita como un país al borde de una crisis humanitaria.

Las gravísimas problemáticas de alimentos y salud han alcanzado una magnitud sin precedentes. Leemos las noticias de las muertes de infantes por desnutrición, las alertas que emiten organizaciones como Caritas, vemos a venezolanos en las calles rebuscando comida en la basura. Por otra parte, se multiplican las muertes y padecimientos por falta de insumos médicos y resurgen enfermedades como el paludismo y la difteria, que creímos minimizadas o erradicadas desde hacía años.

Esta crisis se ha profundizado afectándonos a todos de alguna u otra forma. Vivimos una crisis económica en la que sencillamente el dinero no alcanza para comer. De igual forma nuestra cotidianidad se ve trastornada por la imposibilidad de encontrar medicamentos o por los altos precios que estos han alcanzado. Pensemos, por ejemplo, lo que significa para una persona con sueldo mínimo necesitar de un antibiótico cuya caja cuesta hasta Bs. 400.000.

Como sabemos, la respuesta del gobierno ante esta situación es la de continuar la crisis, promoviéndola y aprovechándola. Aplica la misma fórmula catastrófica que viene afectando de manera cada vez más destructiva las condiciones de vida de la colectividad: por un lado, insiste en políticas empobrecedoras y excluyentes (controles de precios, disminución de la producción nacional) mientras en paralelo implementa sistemas de control y sometimiento que vuelven dependientes del Estado a sectores cada vez más amplios de la población. Mecanismos como los CLAPs o los carnets de la patria, que condicionan la entrega de alimentos o distribuyen de manera mezquina escasos beneficios sociales, promoviendo la exclusión y la desigualdad, impidiendo el desarrollo y la autonomía de las personas.

En una nación en crisis, con un gobierno que explota las necesidades de sus ciudadanos para mantenerse en el poder, es fundamental el reencuentro de los venezolanos y la activación de la colectividad, tanto para enfrentar los problemas comunes que nos afectan como para construir un proyecto de futuro en el que todos estemos representados. La gravedad del contexto actual nos afecta a todos y nos exige, para su transformación, replantearnos en qué manera podemos participar e involucrarnos. La situación actual debe ser leída como un llamado a la sociedad para reflexionar sobre la importancia de valores como la solidaridad y la convivencia. No como ideales abstractos sino como herramientas indispensables para la articulación de las fuerzas sociales en la construcción de un proyecto de país.

Nuestra experiencia con iniciativas como Alimenta la Solidaridad en la que convergen el empoderamiento y la organización local, la participación de organizaciones sociales y grupos privados, nos demuestra una vía de trabajo posible que genera resultados y cambios en la realidad. La solidaridad y la convivencia son conceptos que se materializan en un plato de comida, en una comunidad trabajando en conjunto, en una empresa contribuyendo activamente a aliviar una emergencia social. Una Venezuela posible, distinta a la visión de exclusión, opresión y conflicto impuesta por el gobierno, que se produce solo por el encuentro y el compromiso real de las personas.

Sin un cambio en el modelo de poder y la implementación de un plan de rescate que atienda a la crisis en toda su complejidad no es posible cambiar el actual contexto de dificultad y problemas que atraviesa el país. Pero para lograr condiciones de transformación, es fundamental activar mecanismos de solidaridad y convivencia que contribuyan a revertir las políticas de fragmentación y empobrecimiento del régimen. Y esta narrativa de reconocimiento, encuentro y participación debe alcanzar a los sectores políticos, económicos y sociales del país para plantear una vía, posible e inclusiva, hacia el futuro.

 

@RobertoPatino

Canciller Holguín evaluará los hechos armados ocurridos en la frontera colombo-venezolana

Holguin

 

La canciller colombiana María Ángela Holguin, estará este jueves en la frontera con Venezuela para evaluar los hechos armados que se han registrado en los últimos días en las adyacencias al puente internacional Simón Bolívar que comunica al estado Táchira con el departamento de Norte de Santander.

La información fue suministrada a la prensa por el gobernador de la entidad del norte de Santander, William Villamizar Laguado.

“Hacer un nuevo análisis de la situación que se ha presentado y poder, con los organismos de seguridad, tomar decisiones. Al alcalde de Cúcuta, César Rojas, le fue confirmada la visita y nosotros esperamos la confirmación oficial en la gobernación”, dijo Villamizar Laguado.

Además de los enfrentamientos armados en las cercanías a la estructura que dejaron como resultado un niño venezolano herido, en las últimas horas autoridades colombianas informaron sobre el hallazgo de una fosa común y de acuerdo con reseñas periodísticas “el comandante de la Policía Metropolitana de Cúcuta, Javier Barrera, se reunió con el comandante de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) en la línea divisoria y se dio autorización para que funcionarios del Cuerpo de Investigaciones, Científicas, Penales y Crimininalísticas (Cicpc) de Venezuela verificara la situación junto con la policía”.

El general Carlos Yánez, jefe de la Zona de Defensa Integral en Táchira negó la existencia de la fosa al tiempo que señaló que no hubo comunicación entre autoridades venezolanas y colombianas para inspeccionar el área.

“Totalmente falso. No hubo contacto con autoridades colombianas. Una patrulla del Ejército venezolano avistó parte de un cuerpo semienterrado y fue notificado al Cicpc”.

17 venezolanos

Efectivos militares de la GNB retuvieron 32 millones de pesos colombianos y 43 millones de bolívares en dos procedimientos practicados al sur de San Cristóbal y en la frontera con Colombia. Yánez dijo que en ambos operativos fueron detenidos 17 ciudadanos de nacionalidad venezolana.

“Fueron incautados 32 millones de pesos. Esto en moneda venezolana, es más o menos, 350 millones de bolívares. Éste dinero estaba siendo trasladado desde el vecino país para influir en la economía venezolanas que se dedican al cambio ilegal de la moneda”, dijo el militar.

 

Vea la nota completa en El Nacional

Impaciencia y realismo mágico, por Víctor Maldonado C.

Protesta#14May

 

Desde tiempos inmemoriales se ha planteado el conflicto como algo serio. El libro “El Arte de la Guerra” de Sun Tzu, comienza precisamente con esta advertencia. “Es un asunto de vital importancia para el Estado; la provincia de la vida y de la muerte; el camino a su supervivencia o ruina. Por eso mismo, se le debe estudiar profundamente”. Y no es, por tanto, buen espacio para la improvisación, la emocionalidad desbordada, el desasosiego y los meros deseos. El poder sacar ventaja dentro de un conflicto requiere de estrategia, disciplina y paciencia.

Hay que dejar que las estrategias maduren, y permitir que los procesos de significación política operen. Algunos se apresuran a dudar, y a otros les parece que eso que se está haciendo es demasiado blando, demasiado poco como para lograr resultados. A esos grupos hay que recordarles que cualquier conflicto supone una estimación de costos. Si los costos son superiores a las eventuales ganancias, la estrategia es suicida. Si es lo contrario, podría ser viable. Como la diferencia entre la derrota y la victoria es crucial, hay que hilar muy fino en la concatenación de las acciones orientadas a lograr un resultado. En este caso, el orden de los factores si altera el producto, y la posibilidad de impactar en varios planos simultáneamente puede hacer la diferencia. De lo que se trata es de hacer un estimado inicial de fuerzas propias y las que se van a oponer, para decidir cómo se puede abordar exitosamente el desafío.

Cuando los ciudadanos se confrontan con sus gobiernos, de entrada, se plantea un conflicto asimétrico, que se resuelve por desgaste, desmoralización y pérdida de reputación. Aquí cabe perfectamente la consigna de que “el que se cansa primero, pierde”.  Es obvio que los gobiernos tienen el monopolio de la violencia y una capacidad muy holgada para ejercerla. Los ciudadanos solo tienen su voz, su capacidad para manifestar, y algunas veces la razón moral para exigir un cambio. Son cañones contra consignas. La fuerza pura y dura contra razones. Es un certamen de verdades que se quieren imponer una sobre la otra, y que requiere, de parte de la población, una sobria serenidad para no caer en la tentación del desbarajuste, creyendo que, por ser mayoría y por tener mejores razones, va a ser fácil imponerse a una facción que tiene armas y quiere usarlas. No es así.

Ricardo Rojas, autor del libro “Resistencia no violenta a regímenes autoritarios de base democrática” (2015) sostiene que “ciertas formas de resistencia no violenta permiten socavar las bases de un gobierno dictatorial con mayor eficiencia que el enfrentamiento armado, hasta llegar a un punto en que un movimiento de fuerza limitado, puede terminar por derrocarlo, o cae solo por su propio desgaste. Pero para ello, será necesario contar con un alto nivel de organización, desarrollo y puesta en marcha de una estrategia central y varias estrategias localizadas para alcanzar objetivos parciales, tácticas y métodos de avance en las direcciones elegidas.

Si Sun Tzu fuera consultor político de este momento, no dejaría de insistir en la necesidad de mantener la atención en los cinco factores fundamentales de todo equipo victorioso: Un liderazgo que sea capaz de convocar; capacidad de coordinar las operaciones con el clima; conocimiento del terreno donde se plantea el enfrentamiento; un comando que cuente con las  siguientes cualidades: sabiduría, sinceridad, humanidad, coraje, y severidad; y una doctrina estratégica que permita la mejor organización y control posible, así como la más eficiente división de las tareas. Estas son las bases, a juicio del estratega, de cualquier probabilidad de éxito. ¿Y qué hacemos con los impacientes y pendencieros?

Toda campaña de resistencia no violenta tiene entre sus principales fatalidades la impugnación constante de parte de grupos extremistas. Aquellos que pretenden una jugada de mano sorpresiva, o una nueva intervención de fuerzas sobrenaturales a favor de la causa. Con esas expresiones hay que contar, porque siempre aparecen. En estos casos Sun Tzu advierte que “un comandante hábil busca la victoria en la situación, y no en la demanda de sus súbditos”. Decidir un curso de acción, no es cuestión de popularidad sino de eficacia en términos de resultados. Pero recordemos igualmente que nadie puede asegurar éxito si antes no acumula influencia moral y liderazgo entre los que le siguen. Una cosa depende de la otra. A las dos hay que prestarles atención.

El desconcierto es una amenaza. Hay quienes, por ejemplo, no se cansan de llamar a un paro general, medida a la que atribuyen efectos milagrosos. Sun Tzu advertiría contra aquellos generales que no aseguran una línea confiable de suministros para su ejército, que tarde o temprano “tendrán una mirada enojada por su propio empobrecimiento”. Algunos no lo entienden, pero una huelga general en condiciones de bajo abastecimiento y escasez significativa colocaría la presión en la población, que pronto se levantaría contra los culpables de su hambre. Otra cosa que olvidan los propagandistas de la huelga general es que si no hay ventas tampoco hay la posibilidad de pagar salarios. Por eso hay que hacer hincapié en la serenidad de la conducción, huyendo de la ineficacia tumultuaria. Un líder, dice el estratega chino, “si es sereno, no es irritable; si es inescrutable, insondable; si es correcto, no es imprudente; si se sabe controlar, no es confuso”. No es por tanto un personaje para las galerías de la demagogia.

Nadie duda de la buena fe de los planteamientos extremistas. Pero a veces juegan para el lado contrario. La resistencia no violenta a regímenes autoritarios es equivalente a una guerra de desgaste, donde ninguna de las acciones, tomadas individualmente, hace la diferencia. Es el proceso acumulativo practicado con constancia lo que al final logra tres cosas: deteriorar la estrategia del adversario, desbaratar sus alianzas y desmoralizar su base social. Visto así, es mucho lo que se ha avanzado, aunque nada sea por ahora, demasiado determinante. Pero acumulemos evidencias.

 

  1. El apoyo popular del gobierno está en el suelo.
  2. Las instituciones de la sociedad civil, que actúan al margen del gobierno, se han fortalecido. Partidos políticos, Iglesias, universidades, academias, gremios empresariales, colegios profesionales y sindicatos de trabajadores lucen ahora con más credibilidad y capacidad de convocatoria.
  3. En los sesenta días que dura la protestas, se ha mantenido el signo contrastante de la resistencia no violenta contra grupos violentos asociados a la impunidad. Hay una superioridad moral acumulada en la misma medida que se ha degradado el régimen que usa la fuerza y la represión a mansalva.
  4. La coalición gubernamental está sometida a fuertes presiones, dilemas y paradojas.
  5. El régimen tiene menos aliados y más miradas críticas en el concierto internacional.
  6. Toda la sociedad está pensando en la necesidad y en la posibilidad de un cambio político, pacífico y con respaldo ciudadano.

 

Hay que aguzar la mirada para apreciar los resultados y estimar los avances. Por eso resulta siempre una mala noticia el surgimiento de factores asociados al desorden, la impaciencia y el realismo mágico. Frederick Douglas, citado por Ricardo Rojas recuerda que “querer libertad sin agitar, es querer cosechas sin romper el suelo con el arado, lluvias sin rayos y truenos, océanos sin olas”. En nuestro caso, la libertad se haya al final de un camino intrincado y dolorosamente largo. La buena noticia es que ese camino ya lo estamos andando, tal vez hayamos recorrido mucho más de la mitad, y todos sabemos qué significan y cómo se sienten los costos de haber pasado muchas noches oscuras con pérdidas dolorosas e injustificadas. Muertos, heridos, presos políticos y la represión son el rastro, pero también el principal incentivo para seguir, sin la tentación del extravío que significa la improvisación o el pecado de la violencia. Buscar atajos a estas alturas es temerario. Ser hipercríticos no tiene ningún sentido. No advertir las desviaciones es también una forma de traicionar la causa. Los que nos han guiado hasta ahora no son perfectos, pero se han reconciliado con nosotros por su coraje, y porque lo que han hecho hasta ahora ha dado resultados. Es cierto que el miedo y la angustia se acumulan, y nos hacen presas fáciles de laberintos que no conducen a ningún lado, y de espejismos que desvirtúan las cláusulas que tiene la realidad. Pero ante esos efectos del cansancio y la desolación solo hay como remedio una buena mezcla de disciplina en la realización y mucho foco en la realidad.

@vjmc

Kerry defiende eventual creación de dos Estados como salida a crisis en Medio Oriente

JohnKerry,

 

El secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, aseguró este miércoles que su país no va a”defender una dinámica peligrosa” y que sigue apoyando una “solución de dos Estados” como “única forma” de lograr una paz “duradera” en el conflicto entre Israel y Palestina.

Kerry defendió así en una comparecencia en el Departamento de Estado la decisión de su Gobierno de no emplear su poder de veto en la votación del pasado viernes en el Consejo de Seguridad de la ONU que exigió a Israel el fin a su política de asentamientos en territorios palestinos.

“Ese voto tenía el objetivo de defender la solución de dos Estados”, dijo Kerry, cuyo Gobierno había protegido a Israel en el pasado de resoluciones parecidas a la aprobada el viernes pese a oponerse a su política de establecer nuevas colonias en territorios palestinos.

La decisión de no oponerse fue adoptada “de acuerdo a nuestros valores”, afirmó el secretario de Estado sobre la resolución, que fue aprobada con 14 votos a favor y la única abstención de Estados Unidos.

Kerry aprovechó también para criticar al Gobierno del primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, que calificó como el más inclinado a la derecha de la historia del país y con una “agenda impulsada por los elementos más extremistas”.

“La ampliación de los asentamientos no tiene nada que ver con la seguridad de Israel”, señaló tajantemente Kerry, que reconoció, no obstante, que los asentamientos no son “el principal motivo” del conflicto, aunque sí entorpecen una posible solución.

“No podemos ignorar las aspiraciones palestinas”, agregó, para subrayar que “nadie que esté seriamente comprometido con la paz puede ignorar las consecuencias” de establecer nuevos asentamientos.

“La de dos Estados es la única solución para la región que puede garantizar el futuro de Israel y la dignidad de los palestinos”, zanjó el secretario de Estado, al advertir de que esa vía está en “grave peligro”.

Todo listo para que las FARC le digan adiós a las armas

pazcolombia

 

Todos está listo: Colombia entera espera que el presidente Juan Manuel Santos y las FARC firmen un acuerdo de paz el lunes que pondrá fin a un dramático enfrentamiento de 50 años en la nación sudamericana.

En Cartagena —la ciudad sede de la ceremonia protocolar que tendrá por protagonistas a Santos y al jefe de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Rodrigo Londoño, alias Timochenko— algunas calles amanecieron cortadas y se incrementó drásticamente la seguridad para proteger a los 15 mandatarios y decenas de personalidades de todo el mundo que asistirán vestidos de blanco.

Ya llegaron el presidente cubano Raúl Castro, el rey emérito de España Juan Carlos, el presidente costarricense Luis Guillermo Solís y el peruano Pedro Pablo Kuczynski, entre otros.
El acuerdo será rubricado ante unos 2.500 invitados especiales a quienes se les pidió vestir de blanco como símbolo de paz en una jornada en la que también se rendirá homenaje a las víctimas de la guerra y se realizará una misa.

Formalmente, el camino que trajo a los colombianos a este punto comenzó a finales de 2012, cuando representantes de las FARC y el gobierno se sentaron a una mesa de diálogo inicialmente en Noruega y luego, casi inmediatamente, en Cuba. Sin embargo, Santos recalcó la víspera que los primeros sondeos informales comenzaron al menos un par de años antes.
“El primer contacto indirecto fue en diciembre del 2010. El primer contacto directo fue en marzo del 2011. Desde entonces ha sido una negociación difícil, pero siempre con el objetivo muy claro”, señaló Santos.

Asimismo, el gobernante destacó el camino que todavía falta por andar tras 52 años de conflicto armando.

“Reconstruir un país que ha sido tan golpeado, que ha sufrido tanto durante tanto tiempo, no es algo que se puede hacer de la noche a la mañana”, agregó Santos. “Culminamos esa travesía para bien de Colombia y de toda la región y del planeta”.

La rúbrica, que se espera sea realizada con un bolígrafo —que las autoridades colombianas llamaron “balígrafo” pues se hizo con una bala usada en algún enfrentamiento_, dará paso a un plebiscito por el cual la población se decidirá si acepta o no el acuerdo de las partes y sigue adelante con el cese bilateral y el desarme por parte de las FARC.

Las últimas encuestas disponibles señalaron que un 54% de los colombianos le dará su voto al “sí” a favor del acuerdo frente a un 34% para el “no”. El 12% de los consultados desconocía el tema o se abstuvo de responder, según cifras publicadas por la emisora Caracol Radio en base a un estudio realizado por la firma Cifras y Conceptos la semana pasada.

Para que sea refrendado se necesitan poco más de 4,5 millones de votos de los 35 millones de ciudadanos aptos para sufragar.

“Yo estoy con la paz, ahora podemos reconciliarnos y si todos ponemos un granito de arena se puede llegar”, dijo a la AP, Ruth Alarcón, una manicura de 42 años que vive en el poblado de Carmen de Bolivar a 120 kilómetros de Cartagena y a donde los negociadores fueron el domingo a promover el “sí”, pues la región azotada por la guerra tiene mucha animadversión a la guerrilla.

Otras personas en desacuerdo pegaron carteles en sus vehículos con la consigna “Yo voto no”.
Las FARC con sus 7.000 miembros en armas son el movimiento guerrillero en actividad más antiguo de América Latina. El gobierno también realiza conversaciones para un desarme con el otro grupo guerrillero, un poco más pequeño, el Ejército de Liberación Nacional.

 

Ban Ki-moon llegó a Cartagena para la histórica firma de la paz 

 

El secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Ban Ki-moon, llegó la mañana de este lunes a Cartagena de Indias para asistir a la histórica firma del acuerdo de paz que pone fin a 52 años de conflicto armado entre el Estado colombiano y las FARC.

Ban Ki-moon, que llegó a las 07:30 am hora local (12.30 GMT) al aeropuerto internacional Rafael Núñez, fue recibido por funcionarios del Gobierno colombiano y se retiró sin hacer declaraciones.

El secretario general de la ONU elogió días atrás el Acuerdo Final para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y Duradera que hoy firmarán el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, y el jefe de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Rodrigo Londoño Echeverri, alias “Timochenko” o “Timoleón Jiménez”.

“Espero que otros conflictos tomen inspiración y actúen para detener el derramamiento de sangre”, señaló en esa ocasión el diplomático, quien recordó que la ONU ayudará a implementar el acuerdo y ofrecerá su “pleno respaldo” a los colombianos.

 

*Con información de EFE