Claudio Fermín archivos - Runrun

Claudio Fermín

#GuachimánElectoral | Primera semana de campaña: ofertas improbables y hasta repetitivas
El inicio formal de las actividades dejó registro de lo que los candidatos a la Asamblea Nacional proponen, aunque también la poca claridad que hay sobre las verdaderas competencias de los parlamentarios.

El martes pasado comenzó la campaña en Venezuela. Hubo poco distanciamiento social, especialmente en quienes decidieron ofrecer conciertos o actividades con multitudes en medio de la pandemia, pero también hubo muchas promesas. Es de suponer que en los días que restan de campaña los candidatos ofrecerán “villas y castillos”, pero ¿realmente un diputado está para arreglar los bombillos de una zona o para ofrecer una dolarización del salario?

Si bien es cierto que los candidatos siempre hacen promesas en base a las necesidades de la gente, y muchas se quedan en el camino, desde el #GuachimánElectoral haremos semanalmente un recuento y verificación de las propuestas electorales.   

 Nicolás Maduro: “Dejaré la tarea del matrimonio igualitario a la próxima Asamblea Nacional”

– Los diputados no pueden por sí solos aprobar la aprobación del matrimonio igualitario  porque la Constitución vigente, en su artículo 77, establece: “Se protege el matrimonio entre un hombre y una mujer, fundado en el libre consentimiento y en la igualdad absoluta de los derechos y deberes de los cónyuges. Las uniones estables de hecho entre un hombre y una mujer que cumplan los requisitos establecidos en la ley producirán los mismos efectos que el matrimonio”, por lo que aplicaría una reforma constitucional o una Constituyente.

– No fue tema en la agenda de la ANC

– Ni siquiera se ha propuesto ni se ha hecho la elección y ya tiene detractores como Javier Bertucci quien afirmó “Circula una versión tergiversada de mis declaraciones con respecto al matrimonio igualitario y la legalización del aborto. Mi postura es firme: me opongo categóricamente a estas leyes”

Cilia Flores: “Nosotros en la AN vamos a garantizar con las leyes que vamos a mejorar la salud, la educación y los servicios públicos”.

Candidata por el voto lista nacional del Psuv

– Parte de las tareas de los diputados es la función contralora de la administración pública, por lo que podrían garantizar que todos los servicios funcionen, pero desde su trabajo legislativo y no como una extensión del Ejecutivo.

– Pueden hacerlo desde sus responsabilidades como diputados, y si creen en la independencia de poderes, iniciar investigaciones de por qué los servicios no funcionan

– La Constitución y el Reglamento Interior y de Debates (RIDAN) son los que definen las funciones de los diputados.

– Comisiones que se pueden encargar: política interior, contraloría, administración y servicios, y las económicas que se relacionan directamente con la propuesta de mejorar y garantizar el funcionamiento de los servicios básicos.

Claudio Fermín: “Llegaremos a la AN para vigilar las inversiones, hacer contraloría social, para que se cumplan las leyes y sancionar nuevas leyes con prioridades”

Candidato por el voto lista nacional de Soluciones para Venezuela

– Lo que ofrece Fermín es muy amplio. Sin embargo, está dentro de las competencias que tienen los diputados: aprobar leyes y hacer función contralora del Poder Público

– Las comisiones que pueden materializar la vigilancia de inversiones: economía y finanzas y la de Contraloría.

No menos de cinco candidatos del Psuv, entre ellos Carola Chávez (voto lista del estado Nueva Esparta) y Yeimi Suárez (circuito 2 del estado Mérida) han manifestado que llevarán propuestas ley para que los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP) se conviertan en leyes que garanticen el derecho de la gente.

– Los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP) fueron ideados como una medida transitoria para el abastecimiento en 2016.

– “Sería una ley simbólica porque al final todo queda a discreción del ejecutivo”, precisó al #GuachimánElectoral Alí Daniels, director de la ONG Acceso a la Justicia, sobre la posibilidad de convertir en ley un programa que acentuaría los mecanismos de control y discriminación.

Carlos Sulbarán: “Fortaleceremos la pesca para garantizar la alimentación de nuestro pueblo y el bienestar de nuestros pescadores”

Candidato del Psuv por el circuito 2 del estado Nueva Esparta

– Ya existe una Ley de Pesca y acuicultura. Fue sancionada en 2003, cuando Francisco Ameliach (candidato del Psuv para el #6D por el estado Lara) y Noelí Pocaterra (candidata por el Psuv del voto lista).

– La ley no garantiza expresamente el bienestar de los pescadores, pero sí ofrece un marco jurídico para que se regulen las actividades del sector.

José Gregorio Vielma Mora recibió un anteproyecto de ley de religiones y cultos. La propuesta, según una nota de prensa, sería legislar sobre las normas que deben regir la libertad religiosa en el país.

Candidato lista del Psuv por el estado Carabobo

– La Constitución en su artículo 59 establece: “El Estado garantizará la libertad de religión y de culto. Toda persona tiene derecho a profesar su fe religiosa y cultos y a manifestar sus creencias en privado o en público, mediante la enseñanza u otras prácticas, siempre que no se opongan a la moral, a las buenas costumbres y al orden público”, por lo que todas las religiones pueden convivir en el país. Por lo que ya existe, a nivel constitucional, la libertad de credo que proponen.

Euclides Zavala: “No vamos a llegar a la Asamblea para aplaudir y levantar manos, vamos a proponer proyectos, leyes sustentables y realizables. Es impostergable la apertura de las fronteras marítimas con las islas Aruba, Bonaire y Curacao y en eso trabajaremos incansablemente”.

Candidato por UPP89 en el circuito 4 del estado Falcón

– Las relaciones diplomáticas son exclusivas del Ejecutivo. Desde el Parlamento, en tal caso, pueden hacer un exhorto a que se normalicen las vías de conexión entre Venezuela y las islas ABC.

#GuachimánElectoral | Claudio Fermín: “Nosotros hemos trabajado a favor de la despolarización
El líder del partido Soluciones considera que Venezuela está en el centro de una gran conspiración internacional y no es por parte de Maduro, Cilia Flores o Diosdado Cabello

José Luis Carrillo

A Claudio Fermín, exalcalde de Caracas y ahora líder del partido Soluciones para Venezuela, lo han acusado de chavista y de colaboracionista; él se defiende alegando que las posiciones que más favorecen al Ejecutivo son las que abogan por la no participación de los electores.

Pero en opinión de quien fue candidato presidencial en 1998 y 2000, hay sectores de oposición que buscan el cambio político permitiendo que la población sufra. En este sentido, enfatiza que es un hombre de oposición, que cree en un cambio en las políticas, pero un cambio que sea para bien y uno para el reencuentro y no la venganza.

En conversación telefónica con el #GuachimánElectoral justificó que la elección de diputados nacionales (los que entrarán con el cociente electoral y no por decisión de los electores) garantizará la proporcionalidad del proceso.

‒Usted ha reivindicado que al aumentar el número de diputados a elegir se atiende el principio constitucional de la representación proporcional. Pero además de elegirse diputados nacionales por cociente, se incrementó el número de diputados nominales en varios circuitos. ¿Esto no mantiene la desproporción?

‒Había una interpretación errónea de la Constitución, que dice que los diputados serán escogidos con base al 1.1 % de la población, pero que también afirma que debe haber una representación proporcional, y la base del porcentaje se aplicaba para todo, para elegir diputados nominales como para los de lista, cuando debía hacerse solo para los nominales. Recordemos que en 1998 se eligió un Congreso y la Cámara de Diputados contaba con 207 diputados y había 68 senadores. No es posible que ahora se estuvieran eligiendo a 167 diputados. La nueva manera de elección, con 48 diputados que se elegirán por cociente nacional de votos, garantiza que los partidos pequeños tendrán representación que será proporcional a la presencia que tengan a escala nacional.

‒Pero se aumentó el número de diputados a elegir nominalmente y no se ha indicado cómo se determinará la adjudicación de los diputados cuando se eligen dos o más ¿No continúa esto la desproporción?

‒En materia nominal no queda nada pendiente, cuando el circuito es plurinominal es igual. En un circuito que elija tres o cuatro diputados, el elector va a votar por tres o cuatro nombres; no es votación por lista. En uno que elijan dos, uno puede ser postulado por el partido A y el otro por un partido B. El elector dirá, ‘aquí son tres diputados, voy a votar por esta candidata ecológica, está Soluciones y está de AD’. Ahora, si es militante de un partido, votará por los tres de la misma organización.

Lo que dice la Constitución, que los diputados son elegidos en sus estados, se va a cumplir. Vamos a votar dos veces. ¿Por qué la lista de adjudicación o complementaria? A mí me tocó estar en la Constituyente en 1999, fui uno de los constituyentes elegidos por lista nacional. Virgilio Ávila Vivas fue elegido en la lista de Nueva Esparta. Usted vota en Barinas, lista y circuito, pero la lista tiene una gran bondad. Primero es un elemento que ayuda a que los valores regionales, los dirigentes emergentes de cualquier partido que viven en las regiones, tengan más espacios, no como ocurría con aquellos llamados dirigentes nacionales que en el modelo anterior eran impuestos como candidatos de los estados y en sus propios estados los llamaban importados. Esta lista nacional no es una lista de la antipolítica, es de la política que cree que los partidos deben garantizar lugares a sus dirigentes regionales emergentes. ¿Cuánto dura formar un dirigente nacional? ¿20, 30 años? Creemos que lista nacional ayuda a disipar y a llevar a mínima expresión candidatos importados en regiones.

La lista nacional no es más que una modalidad de la representación. El voto lista y el nominal están perfectamente representados.

‒¿Por qué no se ha producido un entendimiento entre las fuerzas que estaban en la Mesa de Diálogo Nacional para inscribir candidaturas unitarias? ¿Qué es lo que impide un acuerdo?

‒Una respuesta en dos planos: en la Mesa de Diálogo Nacional llegamos a muchos acuerdos, amplísimos, fue uno de los escenarios que le abrió caminos a respuestas muy concretas contra del atascamiento político que traíamos desde hace muchos años, que parecía que el panorama estaba en una calle ciega. El primer acuerdo de esa mesa fue recuperar la bandera de la paz, la búsqueda de la armonía. Todo estaba apuntando a una conducta de declaraciones de guerra, a la satanización del contrario, una actitud para ganar aplausos entre propios seguidores, la confrontación extrema llegando a su clímax. Llegó el momento en que el gobierno se paró de la mesa de negociación (la de Barbados) cuando Juan Guaidó y su grupo aplaudieron que las sanciones por parte de Estados Unidos, lo que estuvo acompañado por una declaración de Guaidó de que aquí no había nada que negociar. Eso era el anuncio de una cosa terrible, conflictividad, crisis; unos políticos dicen que no hay nada que negociar.

¿Cuál era el camino? ¿Matarnos? Quiero reivindicar como un primer gran acuerdo del MAS, Avanzada Progresista, Cambiemos, hasta Copei, que estos partidos levantaron las banderas del acercamiento. La resolución de conflictos es una de las grandes responsabilidades que los políticos y los partidos tienen, los que están en función del poder como los que estamos en oposición, proponiendo alternativas y ejerciendo la crítica. La resolución de conflictos no estaba pintada en la pared.

 

Hubo tropiezos, estuvo la acción de grupos distintos de demandantes. Mientras nosotros estábamos demandando la liberación de presos políticos, por la otra puerta los grupos de comités de víctimas preguntaban: ‘¿cómo usted va a liberar a esas personas?’. De tal manera que fueron momentos de mucha tensión, pero mantuvimos la brújula en el norte que queríamos. En definitiva, hemos promovido distensión, es un camino que estamos abriendo.

Si la premisa de la cual se parte es que las elecciones son solo para derrotar al gobierno, es maniqueísmo. La premisa de la que partimos en Soluciones no es esa, tenemos otro elemento: creemos que el pueblo tiene derecho a la representación, a que conductores, campesinos, agricultores, profesores universitarios y cultores del folklore estén representados. Hemos presentado unas propuestas donde hay gente de las bases; no solo dirigentes de Soluciones, sino de Redes, Federación Campesina, sindicato del petróleo, construcción, petroquímica, los cumanagotos, kariñas. Es una alianza con las bases. Otros creen que hacer una alianza es una especie de sopa de letras con las siglas de todos los partidos, esquema MUD y G4, pero si los cogollos van a elegir previamente a los candidatos y luego se presentan con el eufemismo de la plancha unitaria, entonces el pueblo no va a elegir.

Espero que a partir del 6 de enero de 2021 todas las fracciones tengan el entendimiento para buscar acuerdos, hacer contraloría social, lograr el equilibrio de los poderes y dar prioridad a la educación y a la infraestructura.

El fetiche de la unidad

Claudio Fermín ahondó en el tema de que las fuerzas de la “mesita” vayan por separado a las elecciones. “No somos un bloque político como no lo es el Polo Patriótico, no tenemos una dirección única común, como el G4, ni una dirección política como ellos, hoy vergonzosamente domiciliada en Washington. Los partidos de la mesa de diálogo tenemos coincidencias, diálogo, acuerdos, votos, pero no hemos llegado a una dirección política común, y porque creemos en el pluralismo, además. La confrontación extrema debe ser suplantada con pluralismo. La polarización es un mecanismo de segregación”, expuso al respecto.

‒¿Cómo surge la alianza con Juan Barreto? Usted ha defendido en anteriores ocasiones el libre mercado y él respaldó a Hugo Chávez, que hizo énfasis en expropiaciones ¿Cómo se produce una alianza cuando se tienen ideologías distintas?

‒Es uno de los procesos que a mí me ha entusiasmado más en los últimos años. La polarización más extrema es algo que no es un artificio, sino que tiene un marco ideológico; es la separación de la sociedad, la lucha de clases, decir donde cabe A no cabe B y donde cabe B no cabe C. Nosotros hemos trabajado a favor de la despolarización. Fue uno de los caminos que nos llevó a encontrarnos a Juan y a mí para unir esfuerzos para que se acabe esta confrontación maniquea.

Este esfuerzo, en aras del pluralismo, nos fue encontrando a Juan y a mí. Somos movimientos que trabajamos en las bases, Redes es un movimiento de movimientos; sindicatos, indigenistas, afroamericanos, muchísimos movimientos de diversidad sexual. Nosotros existimos en el barrio, el caserío, en la vecindad, en el sindicato, el gremio. Ese trabajo en las bases nos ha acercado mucho y luego el no creer en los extremos nos ha hecho activistas de la despolarización. Somos movimientos no dogmáticos.

Soluciones ha sido una suerte de arena de encuentro, gente de Bandera Roja, Psuv y AD. La única manera de haber sido venezolano y no haber pertenecido a alguno de esos partidos era vivir en Saturno. Así que fuimos coincidiendo en una propuesta realista, el manejo prioritario de la educación, de los servicios públicos y el convencimiento de que la prioridad debe ser trabajar para que haya producción de alimentos, y en ese mismo tema andaba la gente de Redes, dirigida por Juan Barreto. Ellos no piensan hoy lo mismo sobre las orientaciones del gobierno que lo que pensaban hace 10 años.

‒¿Conoce cuál va a ser el mecanismo de votación para el 6D? Faltan 80 días para las elecciones y aún los dispositivos, las máquinas no se conocen.

‒Ya se hizo la selección de la posición de las tarjetas en el tarjetón. Hubo una prueba, hasta ahora todo marcha de la mejor manera. No tenemos carencia o anomalía, vamos a votar como siempre, independientemente de que las autoridades den esa información. No tenemos información para perturbarnos en esa materia. Los partidos fueron a escoger sus posiciones.

‒¿Tiene su movimiento político los testigos suficientes para evitar la manipulación de la votación?

-Soluciones tiene gente organizada en 24 entidades y en los municipios, las parroquias geográficas las tenemos divididas en parroquias políticas. Tenemos más de 20.000 activistas. Vamos a hacer una contribución muy seria a la confianza del acto electoral. No somos los únicos, todas están trabajando en sus testigos de mesa. Soluciones tiene un enjambre de activistas que están cumpliendo su compromiso de estar en las mesas y serán personas de apoyo el día de las elecciones.

Desafíos

‒Si más de 50 países no van a avalar las elecciones a menos que haya garantías democráticas ¿Qué sentido tiene participar?

‒En Soluciones estamos convencidos de que uno de los grandes desafíos de la nueva AN que vamos a elegir es defender la representación popular, esos millones de venezolanos que vamos a votar por los candidatos que crean los representen mejor.

Si los electores quisieron integrar esa AN ¿a cuenta de qué, una pequeña élite de cuatro o cinco exministros del Exterior o satélites del presidente Donald Trump pueden decir si vale o no la Asamblea? Lo que tenemos que decirle al país, con claridad, es que Venezuela está siendo hoy el centro de una gran conspiración internacional y no es por parte de Maduro, Cilia Flores o Diosdado Cabello. A Venezuela se le está impidiendo vender su petróleo, se chantajea a países diciéndoles que, si compran, no van a poder acceder al mercado estadounidense; es una estrategia de bloqueo que lo que da es espanto.

Quienes estamos participando en las elecciones sabemos el tamaño de la crisis y la responsabilidad del Gobierno, pero queremos resolverla, no agravarla.

‒¿Cómo cree que se puede motivar a los ciudadanos que ya no confían en el voto como instrumento político?

‒Son dos cosas que observaría: primero, decir que el voto va a ser respetado. Me acuerdo de que hubo miles y miles de personas que dejaron de votar porque creían que las máquinas eran una estafa. Esa era una resistencia al cambio. La gente creía que la máquina estaba programada. ¿Cuánto tiempo hubo que pasar para que se comprendiera que lo que marques en la máquina es lo que va a Salir? La trampa es que si no tienes representación en las mesas y las personas que son del partido, entonces, personas que son pícaras y no honestas pueden votar por otros que no lo hicieron; es que alguien vota sin tener derecho a hacerlo por usted. El atentado no está en la mesa electoral. Nosotros vamos a tener testigos, quienes defienden lo contrario ejercen el cinismo de la antipolítica; es la perversidad de quienes llaman a la abstención.

La perversidad es que la antipolítica la ha convertido (la no participación) en una acción ética, decir que votar por cualquier opción es deshonesto e inmoral. Han hecho un daño cultural. Hay gente inocente que está considerando que están haciendo un acto heroico cuando es un acto de colaboracionistas, y cuando ir a votar es la expresión de tus pareceres, es escoger tu representación.

 

El enemigo del voto no está en las mesas, está en el mensaje criminal de hacerle creer a usted que si vota es un delincuente. Un cinismo imperdonable. No votar es dejar todo como está.

NoLesPasóLaTarjeta | La de Barreto y Fermín es una alianza interina
Juan Barreto ha criticado a Maduro y lo considera como el peor candidato presidencial del chavismo; ahora en alianza con Claudio Fermín pretende ocupar una curul en la Asamblea Nacional

@saracosco

Desde el #GuachimánElectoral haremos seguimiento a las alianzas atípicas, políticamente hablando, que se dieron en las más recientes postulaciones de cara al #6D. Con #NoLesPasóLaTarjeta queremos hacerle ver a la gente que en política no todo está dicho: unos se cambian de acera, otros se mimetizan y algunos hasta cambian de color. 

Juan Barreto, el que se define como un “chavista originario” y apoyó a Hugo Chávez desde el intento de golpe del 4 de febrero de 1992, ahora aspira a una curul en la Asamblea Nacional compitiendo contra los candidatos del Psuv, otrora aliado de su partido, Redes. 

Barreto aseguró que su partido Redes se creó tras una petición que le hiciera el mismo Chávez en 2012. En un tuit publicado en noviembre de 2015, dijo que Hugo Chávez ayudó a diseñar esa organización política.

Sin embargo, el exalcalde metropolitano no siguió todos los lineamientos de Chávez, pues luego de apoyar la candidatura de Nicolás Maduro en el año 2013, se desligó de su política de gobierno. 

Desde el año pasado decidió formar una alianza con Claudio Fermín, quien le “prestó” su tarjeta electoral para que pudiera postularse como candidato a diputado de la Asamblea Nacional, en vista de que Redes, en 2017, no fue revalidado como partido por el CNE. “Ha sido muy generoso; ni en los negocios ni en la política se es tan generoso como lo ha sido Claudio con nosotros”, expresó Barreto en julio de este año. 

Amigos y rivales

Juan Barreto es de los que cree en las salidas electorales y que hay que participar como sea, incluso, a pesar de la pandemia por el COVID-19.  “Así como las personas desafían las circunstancias para salir a buscar el sustento de sus hijos, deben entender que la democracia es el alimento de la patria y de la nación, y que bajo cualquier circunstancia deben votar. Por supuesto, tomando sus medidas de seguridad”, declaró a Crónica.uno.

Sin embargo, criticó que su organización política no fuera habilitada para participar en estas elecciones, lo que provocó, además, un acercamiento inusual con el que fuera su adversario: Claudio Fermín.

Fermín empezó su vida política de la mano del partido Acción Democrática, siendo además el primer alcalde electo por votación popular en el municipio Libertador de Caracas, entre 1989 y 1993. También ha intentado ser presidente en tres ocasiones, 1993, 1998 y 2000 sin éxito. 

El excandidato fue expulsado de Acción Democrática, en octubre de 1997, por “traición”, luego de que se negara a reunirse con los miembros de la organización. “Fui yo quien los expulsó a ellos de mi vida política”, replicó Fermín al conocer la decisión. “Esa es una cúpula sumisa y divorciada de la realidad y ya no seré portaaviones de una maquinaria solo preocupada por acceder a cargos burocráticos”, agregó en declaraciones a la agencia IPS.

Pero en 2004, lo intentó nuevamente como candidato a la Alcaldía Metropolitana, apoyado por varios partidos de oposición, entre ellos AD, pero perdió nuevamente ante Barreto. Hubo un cuarto intento de ser presidente para las elecciones de 2018. El anuncio lo hizo en enero de ese año, pero un mes después renunció y decidió apoyar a Henri Falcón, con la promesa de que si ganaba, Claudio Fermín sería el vicepresidente. 

Amigos con derechos

El anuncio formal de la “alianza” lo hizo Barreto el pasado 3 de julio, indicando que entre Redes y Soluciones -el partido de Fermín- hay diferencias, pero no discrepancias. Además,  agregó que ha sido un trabajo complementario, porque mientras unos dialogan con el gobierno de Maduro, otros hacen el trabajo de calle.

Fermín anunció, a mediados del mes de agosto, que no irá en unidad con el resto de partidos políticos que conforman la mesa de diálogo nacional. En declaraciones a Efecto Cocuyo, el miembro de la dirección nacional de Soluciones, Christian Chirinos, explicó que más del 50% de las postulaciones irá en alianza con la organización Redes y otros sectores gremiales. 

La amistad interina entre Barreto y Fermín no es la única con un halo inusitado. En las siguientes entregas de #NoLesPasóLaTarjeta seguiremos develando las alianzas electorales más llamativas para el #6D.

El Gallo Claudio, el Gallo Pelón, por Carolina Jaimes Branger

Claudio Fermín (der.) Foto: Rafael Briceño Sierralta, 2019 / diario Últimas Noticias.

@cjaimesb

Todos conocemos los dibujos animados de Warner Brothers como “Looney Tunes” y “Fantasías animadas de ayer y hoy”. En una de ellas aparecía un gallo llamado Claudio, en español. Claudio era grandote y tontón, pero divertido. Hizo populares frases como “no soy una gallina, hijo” y “es una broma, digo, es una broma, hijo”.

En Venezuela tenemos un Claudio, no gallo, sino Fermín, cuyo partido Soluciones tuvo la “brillante solución” de lanzar como candidato a uno de los más conspicuos generalotes de la revolución: Luis Felipe Acosta Carlez, famoso por sus lamentables actuaciones públicas, desde que eructó en cadena nacional cuando se llevó la mercancía de los almacenes de Polar y convirtió tamaño desaguisado en un triunfo. Incluso le sirvió como eslogan de su campaña electoral para la gobernación de Carabobo, que ganó en 2003.

Más o menos en la misma época, cual guapetón de barrio, había ordenado golpear salvajemente a las Mujeres de Negro, una ONG valenciana, que protestaban en la calle. Él mismo arrastró a Elba Power Diamante sin miramiento alguno.

Yo vivía en Maracay en aquel momento y una mañana que fue a una entrevista en la televisora regional TVS, un grupo de mujeres maracayeras fuimos a darle un cacerolazo en la puerta del canal en desagravio a nuestras compañeras de Carabobo. Cuando él salió, el escándalo fue mayúsculo. Una de las mujeres le lanzó unas pantaletas, que él recogió del piso, se las acercó a la cara -no sé si para besarlas u olerlas- y se las entregó a su mujer, quien lo acompañaba. “Toma, mi amor, para que te pongas estas pantaleticas, que están bien bonitas”. Ella se quedó congelada, ni se movió. El las dobló y se las metió en el bolsillo.

Cuando era gobernador, su machismo e idiotez lo llevaron a publicar unas vallas en 2007, donde aparecían mujeres en bikini o ropa interior que decían “incitar al sexo genera violaciones”. Algo así como justificar el salvajismo de los hombres y encima, culpar a las mujeres y demostrar su completa ignorancia en cuanto a derechos de las mujeres se refiere.

¡Cómo sería Acosta Carlez que el mismo Chávez lo calificó como “un triste y mal ejemplo” y pocos meses más tarde fue expulsado del PSUV! Encima, ha sido vinculado en repetidas ocasiones al narcotraficante Walid Makled.

Pero Claudio Fermín ahora dice que “no sabía nada de eso”. ¿Cómo designa como candidato por su partido a alguien que no conoce? Yo pensaba que cuando un partido va a postular a alguien para cualquier cargo, mínimo lee su currículo, ¿o no?

¿Dónde estaba Fermín todos esos años? ¿En Narnia? ¿En Ganímedes? ¿En Plutón?… Y los demás miembros de su partido… ¿tampoco sabían quién es Acosta Carlez? Que eso lo diga alguien que vive en la Venezuela profunda, lo puedo hasta creer… ¿pero Claudio Fermín?… Yo en un tiempo lo consideré un político serio e inteligente. Pero ahora a quien se me parece es al Gallo Claudio: mentecato y necio. Y sin la gracia del personaje animado.

Claudio, ahora que pretendes meternos un cuento de camino… ¿quieres que te cuente el cuento del Gallo Pelón?

 

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

Mesa de Diálogo Nacional discute elecciones parlamentarias en 2020, según Jorge Rodríguez
Sobre las conversaciones de Noruega, señaló que”alguien está mintiendo”

El ministro para la Comunicación, Jorge Rodríguez, informó este lunes 18 de noviembre que en la Mesa de Diálogo Nacional se está planteando la posibilidad de que se realicen elecciones parlamentarias en 2020.

En compañía del político Claudio Fermín, antiguo adversario del fallecido Hugo Chávez, Rodríguez dijo que “una de las cosas que ha promovido la mesa a pesar de la guerra psicológica, está relacionada con las cosas que la gente quiere escuchar y discutir, como las vías pacíficas las cuales son, por ejemplo las elecciones parlamentarias 2020”.

En la transmisión de Venezolana de Televisión desde el Palacio de Miraflores, el ministro manifestó que en Venezuela “la gente no quiere guerra, no quiere más odio, cierre de calles, quema de personas vivas. Ven con horror lo que está pasando en Bolivia, Ven con horror cómo se están asesinando personas en ese país o lo que ocurre en Chile”.

“Hemos llegado a acuerdos reales como el intercambio de petróleo por medicina. La necesidad de hacer más ágil los trámites con la exportación e importación. La reconciliación nacional es clave. Es importante la voz de las víctimas, como venezolanos fueron quemados vivos por decir que eran de una fuerza política”, dijo.

Sobre las conversaciones de Noruega, señaló que “alguien está mintiendo” al tiempo que aseveró que ese alguien “está muy asustado porque se está dando cuenta que su postulado no cuenta con el apoyo de la inmensa mayoría de este país”.

“¿Por qué es malo el diálogo? ¿No es cierto que se está discutiendo el nuevo CNE en la Asamblea Nacional por lo que acordamos en esta Mesa de Diálogo Nacional? No pueden seguir pensando que la gente es tonta. No nos obliguen a decir la verdad, o sino pregúntenle al Reino de Noruega que se acordó en ese mecanismo”.

Los #Runrunes de Bocaranda de hoy 02.10.2019: ALTO: ¿PA´ LANTE & PA´ TRÁS?
ALTO
¿PA´ LANTE & PA´ TRÁS?: 

 

Tras retirarse abruptamente del diálogo auspiciado por el Reino de Noruega es el propio Maduro que ayer lanza esta declaración ante la prensa extranjera convocada a una rueda de prensa en la Cancillería: “Si Noruega nos convoca para reiniciar el proceso de diálogo iríamos inmediatamente”. Lo dice quien ordenó comenzar una negociación paralela y escondida con un grupúsculo de partido$s minoritario$ rompiendo las reglas estipuladas por el auspiciante de los encuentros en Oslo y Barbados. Mientras repetía que era “el presidente del diálogo político” se ufanó de tener una “mesa de diálogo nacional donde participan tres excandidatos presidenciales: Henri Falcón, Claudio Fermín y Javier Bertucci”. Resaltó el regreso del chavismo a la Asamblea Nacional – que consideran en desacato- como parte de este acuerdo firmado hace dos semanas y para “buscar caminos de paz con todos los grupos parlamentarios que tiene la oposición que están bien divididos”. Sin embargo, como la fábula del alacrán, el propio presidente que abre la puerta a un nuevo diálogo lanza estas perlas a los opositores de la legítima Asamblea Nacional: “Esa A.N. está hundida y no le sirve al país. El próximo año la Constitución nos obliga a hacer elecciones del parlamento… los diputados del PSUV volverán a solicitar una investigación ante la plenaria de la Asamblea Nacional sobre las fotografías publicadas de Juan Guaidó acompañado de paramilitares del grupo Los  Rastrojos”. 

Recordemos que la semana pasada los diputados de la bancada chavista solicitaron una modificación en el orden del día, para pedir incluir este punto pero fue rechazado por la mayoría de los parlamentarios. Solamente asistieron 38 diputados chavistas y 100 de la oposición. En lo que es una costumbre suya, por un lado dijo que le daba risa las sanciones impuestas por la Unión Europea a funcionarios de distintos cuerpos de seguridad del Estado por violar Derechos Humanos, el pasado viernes 27 de septiembre y por otro: “La Unión Europea está hundida en el fango, lo tiene hasta el cuello. Le tiendo mi mano a la UE, vamos a iniciar un diálogo respetuoso para superar nuestras diferencias”. Pero fue justamente por unas nuevas sanciones impuestas por Estados Unidos a principios de agosto – donde se ordenaba el congelamiento de los bienes e intereses de Venezuela en Estados Unidos – que el régimen de Maduro decidió dejar de asistir a las reuniones de negociación con la oposición en Barbados, con la mediación de Noruega. La representación de la oposición ya ha ratificado que volverían también a Barbados siempre y cuando sea para que Maduro de una respuesta a la propuesta que se dejó en mesa sobre llevar a cabo elecciones presidenciales.

 
LAPIDARIA:

Supe de una conversa donde de manera informal demócratas opositores y gente del PSUV preocupados ante la gravísima situación de Venezuela decidieron sentarse a hablar e intercambiar visiones y asumir acciones destinadas a superar, primero, la crisis política, incluyendo el escenario montado por el gobierno con la Asamblea Nacional y la intención de nombrar un CNE desde el ilegítimo Tribunal Supremo de Justicia, digo ilegítimo pues si ya reconocieron a la Asamblea Nacional electa en 2015 saben que desde allí -violando todos los reglamentos constitucionales- se autoeligieron sus magistrados. Desde el montaje del “desacato” con los diputados electos en Amazonas hasta las violaciones a sus derechos comenzando por su inmunidad parlamentaria constitucional, las detenciones y las persecuciones que han hecho a muchos salir del país para preservar su vida y la de los suyos. El hecho cierto es que ambas partes, con suma discreción, buscaban retomar ese diálogo truncado en Oslo y Barbados, apenas una hora antes de que Maduro anunciara su disposicion a reiniciarlo. Aunque remató más tarde “con otra oposición”. Algo que ni Noruega, la Unión Europea, el Grupo de Lima o Estados Unidos aceptarían. Hasta Rusia dejo en el limbo su apoyo a reuniones con “los opositores” sin especificar mucho, si son los originales de Oslo o los “contratados” oficiales. Ya habían refrescado la memoria haciendo referencia al truncado diálogo en República Dominicana donde se llegó con los puntos claros y se pedía el respeto y garantías a unas posibles elecciones legítimas. Truncado esfuerzo, también, por la negativa del gobierno a aceptar un marco electoral apegado a la ley. En vista del fracaso, el régimen monto las elecciones del 2018 pedidas por la ilegítima asamblea constituyente roja rojita. Partiendo de la coincidencia en torno a la crisis humanitaria de todos los sectores, estados y comunidades se atrevieron a comenzar un posible entendimiento entre las dos partes. Entre los aspectos conversados está la prioridad de elegir un nuevo Consejo Nacional Electoral en el que los cinco miembros principales sean individuos probos, independientes y sin parcialidad política determinada, en vez de aquellas propuestas de 2 y 2 apoyados por los partidos y uno independiente. Entienden que para que el país acuda a la cita electoral, para salir en paz de Maduro, se debe creer en la imparcialidad y seriedad del árbitro. Una frase repetida en dicha conversaciones fue esta: “No es viable un país así más tiempo”. Otra más apremiante: “Si no nos ponemos de acuerdo los civiles los militares tomarán el poder mas temprano que tarde. Recordemos que “una vez que asuman el poder harán las paces con países que van desde Estados Unidos a Rusia y desde China a Colombia”. Recordando a Luis Herrera Campins: “A a ponerse alpargatas que lo que viene es joropo”.

 

CAMPAÑA: 

Ante la asignación por parte del gobierno Trump de $52 millones al “gobierno interino” que encabeza Juan Guaidó, el régimen venezolano está presto a lanzar una campaña acusando a los demócratas criollos de robarse los dineros de la Nación, de PDVSA y de Citgo sin ninguna prueba, como acostumbran, que pueda darle veracidad a tal infundio. Ese dinero está casi comprometido en su totalidad a deudas pendientes de pago a distintos funcionarios y entes que han ayudado a la representación de Guaidó en sus actuaciones globales. También es notorio que los Estados Unidos a través de la USAID ejercerá un control, una contraloría, de ese dinero para presentar cuentas ante su Congreso. Solo un 14% puede utilizarse sin contraloría previa pero por el que se deben presentar todos los recaudos y registrarlos con su justificación. Hoy deberá la Asamblea Nacional asignar los primeros recursos para ser utilizados en la protección de los activos de Citgo y PDVSA amenazados por acciones judiciales de deudores que lucraron con los gobiernos de Chávez y Maduro y amenazan con mas acciones judiciales para despojar a Venezuela de dichos activos. Es una inversión, a pagar luego, para proteger la Nación.

 

 

 

Salami de Budapest en Caracas, por Alejandro Armas

BASTÓ Y SOBRÓ QUE JUAN GUAIDÓ diera por agotada y clausurada la mesa de negociación auspiciada por Noruega para que el régimen chavista convocara a un grupo de políticos a la antigua residencia presidencial que da a la Plaza Bolívar, para firmar un acuerdo por el que las partes se comprometen a un supuesto diálogo. El tufo a “Plan B” no lo disimuló ni el mejor desodorante (porque, claro, los jerarcas del régimen sí tienen acceso a este producto higiénico, a menudo vedado para las masas bien sea por la escasez o por la inflación). De esa forma aspira el chavismo a desacreditar la presión internacional que se cierne sobre sus nada atléticos (ni “atlásticos”) hombros y estimular las ya amargas divisiones en la oposición.

No es nada que deba sorprendernos de la cúpula roja. La atención más bien se la llevaron los copartícipes del pacto, los señores Timoteo Zambrano, Claudio Fermín, Felipe Mujica y Luis Augusto Romero (en representación del partido de Henri Falcón). Ardió la Troya caribeña con acusaciones de traición y colaboracionismo. No me sumé, ni me sumaré por ahora, al coro airado. No me consta que estos sujetos, y las organizaciones políticas que representan, estén actuando motivados por ofertas materiales hechas por el régimen. Ni siquiera sé si a cambio de sus autógrafos les prometieron una cuota de poder (el chavismo siempre ha sido notablemente mezquino hasta con aliados como el Partido Comunista de Venezuela). Tampoco descarto que, aunque sea una posición ruidosamente absurda, crean que esta es la mejor forma de avanzar hacia la recuperación de Venezuela. El tiempo irá aclarando esos pormenores, aunque no hay que extrañarse si vemos cosas peores, como reza el pasaje popular del libro de Ezequiel.

Una posible explicación de las fuerzas macabras que operan detrás de esta jugada política puede ser ilustrada con un bien alimenticio que usted verá en cualquier charcutería (bueno, quizá no en las de Venezuela). A saber, un salami. “Táctica salami” es el nombre que se le da a una modalidad del viejo truco “divide et impera”. Se atribuye la expresión al líder comunista húngaro Mátyás Rákosi. Estamos hablando de las secuelas de la Segunda Guerra Mundial, cuando los fieles de Marx estaban consolidando sus respectivas dictaduras en Europa del Este. Pese al apoyo absoluto del tío Stalin desde Moscú, estos fueron procesos que no se llevaron a cabo de la noche a la mañana. Acabar con la oposición y establecer regímenes de partido único tomó tiempo.

En la tierra de los magiares, Rákosi hizo uso de una herramienta retórica que sonará familiar a los venezolanos. Empezó a acusar sistemáticamente a sus detractores de ser fascistas. Un señalamiento sensible para un país ocupado poco antes por nazis. Por temor a ser percibida como muy radical, la disidencia marginó a su ala más derechista. Pero Rákosi no paró. Luego la oposición hizo lo mismo con su grupo más cercano al centro y, finalmente, con los militantes de la izquierda no comunista. En palabras del propio Rákosi, los rebanó como un salami. Al final solo quedó una dizque oposición incapaz de disentir efectivamente. Así, los comunistas se adueñaron del poder absoluto y establecieron una de esas mal llamadas “repúblicas populares”.

El chavismo entiende perfectamente que una oposición fraccionada es más débil, sobre todo si, además de no coincidir en nada, los sectores se hacen la guerra entre ellos. Sus maniobras para fomentar el disenso no son pocas y ahora pudieran haberse leído el manual del camarada Rákosi. Después de todo, en lo que va de año han hecho guiños reiterados a las organizaciones políticas que no son parte de su coalición pero tampoco se sumaron a la estrategia encabezada por Juan Guaidó. Quienes sí lo hicieron, en la verborrea chavista, son unos facinerosos tan desesperados por obtener el poder, que se lanzaron a una aventura demencial. De esa gente, insisten en Miraflores, el país no puede esperar nada, pues su intento de epopeya no tiene otro destino que el fracaso. En cambio, agregan, los opositores que no respaldaron el dislate son personas sensatas que entienden que el poder lo tienen las autoridades chocantes pero legítimas y que si va a haber un cambio será de acuerdo con sus reglas. Este ha sido el mensaje desde enero.

No es ningún secreto que la euforia que siguió al acto apoteósico en Chacao ha sido en buena medida desplazada por la decepción y la angustia ante el hecho de que el régimen sigue en pie, mientras la calamidad socioeconómica muerde. Así que probablemente los señores Falcón, Fermín y demás pensaron que en efecto es una tontería radical lo que Guaidó está haciendo. De ser ese el caso, pudo resultarles tentador presentarse como los que sí ponen soluciones (que no opciones) sobre la mesa, aunque para ello tuvieran que pactar con el régimen.

Pero estas “soluciones” son un espejismo. Cambiar las autoridades del Consejo Nacional Electoral a mi juicio no devolverá al ciudadano común la confianza en el sistema. Pueden sacar a Tibisay Lucena y poner a quien quieran como árbitro. Muy pocos serán lo que crean que cualquier selección en la que participe un chavismo que no ha dado absolutamente ninguna señal de estar dispuesto a dejar el poder evitará los abusos y trampas de los procesos comiciales anteriores. Es más, ya una vocera del régimen, Gladys Requena, dijo que solo reemplazarán a los rectores con período vencido. Por sentencia del Tribunal Supremo de Justicia emitida en 2016, el número de rectores con plazo vencido es cero, como advirtió el periodista Eugenio Martínez. Es decir, si el chavismo no modifica su propia narrativa, no habrá ningún cambio.

En cuanto al planteamiento de establecer un programa de intercambio de petróleo por alimentos, otro punto en el pacto con el régimen, me remito a las impresiones del economista Francisco Rodríguez, quien ha hecho propuestas similares. Rodríguez señaló que esta iniciativa no es viable sin el visto bueno de Guaidó y del Gobierno norteamericano. Añadió que en las actuales circunstancias, la comida obtenida por esa vía caería en las mecanismos de distribución del chavismo, claramente politizados. Sería como otro CLAP.

Vemos entonces que, aunque hayan actuado sin intereses oscuros, es poco o nada lo que los cosignatarios del acuerdo con el régimen conseguirán. En cambio, pienso que es mucho lo que pierden por haberse dejado rebanar como una salchicha curada. Desde 2017 he hecho exhortos constantes a que todos los sectores de la oposición se unan en torno a una estrategia compartida con miras al cambio político que tanto urge. Eso incluye al sector que gira en torno a María Corina Machado y Antonio Ledezma, aquel que sigue más o menos amalgamado como Mesa de la Unidad Democrática o Frente Amplio y, por último, a los que firmaron el acuerdo en la Casa Amarilla. Pues bien, sea cual sea su intención, al haberse integrado a un sabotaje contra los esfuerzos del grueso de la oposición y el plan con mayores posibilidades de éxito, cruzaron una línea (no podía ser de otro color) roja. A partir de ahora, aunque se retracten, quedarían descalificados para volver a los esfuerzos mancomunados de democratización de Venezuela, puesto que no hay razón para concederles confianza. Triste final para una vida política. Si sus decisiones fueron desinteresadas, les deseo lo mejor en otro ámbito, caballeros.

 

@AAAD25
El traje opositor hecho a la medida del Emperador
Analistas coinciden en que el diálogo entre representantes de partidos minoritarios de la oposición y el oficialismo es una fachada para barnizar de legitimidad al gobierno de Maduro. La movida de la Casa Amarilla podría poner en riesgo el liderazgo opositor

@franzambranor

De un lado de la mesa Timoteo Zambrano, Claudio Fermín, Felipe Mujica y Luis Augusto Romero; del otro, Jorge y Delcy Rodríguez, Aristóbulo Istúriz, Blanca Eekhout y Jorge Arreaza. Ninguno sonríe, todos con aspecto circunspecto y rostro impávido miran al fondo del salón de la Casa Amarilla, como si se tratase de una escena previamente ensayada. Uno a uno se levanta y rubrica un documento. Aplausos van y vienen mientras la peculiar voz del ministro de Comunicación Jorge Rodríguez anuncia acuerdos entre los representantes de los partidos minoritarios de la oposición y el chavismo que son, según el consultor político Oswaldo Ramírez, unos brochazos con un barniz de legitimidad al gobierno de Maduro y su supuesto interés por establecer un diálogo nacional.

“Los actores que están sentados por parte de la oposición son los mismos que el 20 de mayo generaron un proceso de legitimación de la elección fraudulenta convocada por la irrita asamblea nacional constituyente. Son un grupo de oposición conveniente, como el traje hecho a la medida al emperador”, dijo Ramírez, director de la firma ORC Consultores. 

A falta de humo blanco en las reuniones en Barbados, coordinadas por Noruega y avaladas por la comunidad internacional, con representantes del presidente interino Juan Guaidó, el gobierno montó en la sede del Ministerio de Relaciones Exteriores un cónclave entre miembros de las fracciones de Avanzada Progresista, Movimiento al Socialismo, Cambiemos y Soluciones y dejó por fuera a los partidos con mayoría en el parlamento, el denominado G4: Primero Justicia, Acción Democrática, Voluntad Popular y un Nuevo Tiempo.

Destaca entre lo suscrito la reincorporación de los diputados del Psuv a la Asamblea Nacional, la designación de un nuevo Consejo Nacional Electoral, libertad para los presos políticos, la defensa del Esequibo, el rechazo a las sanciones y su levantamiento inmediato y el canje de petróleo por alimentos.

A juicio de Oswaldo Ramírez y del director de Datanálisis, Luis Vicente León la capacidad para ejecutar esta serie de acuerdos por parte de ambos bandos es nula y la reunión del pasado lunes arropa varios significados: 

 

Que las negociaciones formales, que incluyen a la oposición institucional mayoritaria, fracasaron y por ahora quedan a la espera de un mejor momento en el futuro.

“Esas negociaciones son las únicas que pueden provocar realmente cambios en la posición internacional de sanciones al gobierno de Maduro y no tienen nada que ver con el anuncio de este lunes. Son incomparables en términos de impacto potencial, pues estas últimas no recuperan ni confianza, ni legitimidad, ni derechos políticos reales, ni elecciones competitivas”, dijo Luis Vicente León. “Este grupo no tiene la capacidad de controlar la Asamblea Nacional, pero pueden tratar de comprar diputados. No tienen las herramientas para frenar sanciones, debido a que no poseen la interlocución válida con la comunidad internacional y muestra de ello es que parte del cuerpo diplomático que asistió a ese acto en la Casa Amarilla terminó parándose. Tampoco tienen la capacidad de generar una política pública de petróleo por alimentos, ellos no controlan la dinámica petrolera y no pueden comerciar con empresas debido a las sanciones”, señaló Oswaldo Ramírez. 

 

Con la medida el gobierno avanza en la estrategia de fracturar a la oposición.

Pone en guerra a una parte de los moderados con la mayoría institucional que rechaza un acuerdo considerado ilegítimo e inadecuado. “La batalla es ver quién conquista a los no alineados, que es el grupo más grande hoy en día. Estamos hablando de un número entre 45 y 52% de la población. Estas personas vieron la oportunidad de generar una especie de tesis de que ellos representan a los no alineados, cuando en realidad no aparecen en las encuestas de liderazgos, ni siquiera en el top 10”, dijo Ramírez de ORC Consultores. “Son actores que no tienen legitimidad y esta viene dada por los votos y salvo Timoteo Zambrano, que es diputado, los otros actores no tienen cargo alguno de elección popular y no han sido parte del ecosistema de la oposición”, añadió Ramírez. 

 

El gobierno persigue colocar en el debate nacional el tema de una elección parlamentaria para reemplazar la solicitud real y necesaria de una presidencial competitiva.

“No es la primera vez que este grupo de opositores está generando una matriz de opinión. Avalando las elecciones del 20 de mayo de 2018 no permitieron la participación de partidos políticos y la libertad plena. El objetivo hoy en día es que se hagan unas elecciones transparentes y creíbles”, dijo Ramírez. “Ninguno de los impactos de este acuerdo tiene oportunidad de rescatar legitimidad institucional, ni va a abrir la puerta a levantamiento de sanciones, ni recuperará confianza en los electores, ni unificará a la oposición camino a una elección competitiva, ni llevará al país a una elección presidencial que resuelva el conflicto político de manera democrática”, sentenció Luis Vicente León.

 

El regreso de los diputados chavistas a la Asamblea Nacional busca provocar un sismo dentro de esa institución.

“La AN está afectada en términos de sus miembros activos y con fracturas que le abren al gobierno la posibilidad de generar debates internos que le den validación de legitimidad y ejercicio de poder”, dijo León. “El oficialismo pudiera tratar de desbalancear a la AN. La oposición no cuenta con al menos 24 diputados. Eso puede poner en aprietos a la comunidad internacional al tener que reconocer a la AN como único organismo legítimo. La jugada que yo percibo es que el oficialismo trate el 5 de enero de 2020 de presionar para una directiva nueva. Además con un oficialismo incorporado pudiésemos tener unos debates eternos y el gobierno interino de Juan Guaidó sufriría”, indicó Ramírez.

 

La administración de Maduro intenta maquillar a nivel internacional el fracaso de las negociaciones apadrinadas por Oslo.

“Ese es un barniz que se da frente a los aliados de siempre como Nicaragua, Cuba, Rusia, China, Turquía e Irán y que probablemente pueda satisfacer a México y Uruguay, pero no a la Unión Europea y mucho menos al Grupo de Lima. Lo que busca el gobierno es un desequilibrio de poder en la oposición y su percepción fuera de nuestras fronteras”, dijo Oswaldo Ramírez. “Es fácil predecir que este acuerdo no cambie ni un ápice la tendencia explosiva de deterioro económico del país, lo que sí está amenazado es el liderazgo opositor”, agregó Luis Vicente León.