Chile archivos - Runrun

Chile

Las autoridades chilenas sospechan de que el incendio que en Nochebuena destruyó cerca de 150 viviendas en la ciudad portuaria de Valparaíso fue intencionado, luego de que circulara un video en las redes sociales del presunto autor adentrándose en la zona donde comenzó el fuego.

«Hay bastantes indicios de que sí podía haber sido provocado», reconoció en una rueda de prensa el ministro del Interior, Gonzalo Blumel, quien se desplazó a la zona junto a otras autoridades y confirmó que la Fiscalía ya inició una investigación.

«De ser cierto, esto sería gravísimo, las penas por incendio son muy altas y vamos a presentar querellas. El llamado es a estar alerta y denunciar cualquier conducta que sea sospechosa», agregó Blumel.

Dos focos diferentes se generaron de manera simultánea sobre las 15.00 hora local (18.00 GMT) en los cerros altos de Valparaíso, el puerto turístico más importante de la costa central de Chile, a 100 kilómetros al este de Santiago, y avanzaron con violencia por los costados hasta juntarse en la población de La Isla y alcanzar una zona de viviendas de madera y lata.

Los vecinos fueron desalojados al iniciarse el fuego y muchos han pasado la noche en dos albergues habilitados para la emergencia.

El fuego, que destruyó cerca de 150 hectáreas y 150 viviendas pero no causó ni heridos ni víctimas fatales, sigue activo en la zona boscosa, pero está controlado en los cerros habitados, según el último informe de la Oficina Nacional de Emergencia (Onemi)

«Hay suficientes medios para extinguirlo a lo largo del día», aseguró el director de OnemiI, Ricardo Toro.

La principal prueba que manejan hasta ahora las autoridades es un video que ha circulado en redes sociales y que muestra a una persona ingresando a una camioneta justo en el sector donde comenzó uno de los focos que desataron el incendio.

También se investigan los testimonios de decenas de vecinos de La Isla y Cuesta Colorada (las dos zonas residenciales afectadas), quienes denunciaron haber visto a varias personas subiendo en carros a los cerros antes de que comenzaran las llamas.

«Alguien, ya sea una persona o un grupo de personas, quieren ver destruido Valparaíso y en el piso nuestra ciudad. Nosotros exigimos saber quienes son y que intención les lleva a actuar de esta forma y que paguen con la máxima pena», indicó el alcalde de la ciudad portuaria, Jorge Sharp.

 

 

Según Sharp, de los cinco últimos incendios que se han registrado en la ciudad este año, «cuatro presentan características que nos permiten afirmar con bases fundadas que ha habido intencionalidad».

A comienzos de octubre el Gobierno de Chile anunció una inversión de 120.000 millones de pesos (unos 165 millones de dólares) en un plan para la prevención y el combate de los incendios forestales que se esperaban con la llegada del verano en el contexto de la peor sequía de los últimos 60 años en el país.

La región de Valparaíso es la zona más crítica por la escasez hídrica y se encuentra bajo decreto de zona de catástrofe desde hace meses.

En los últimos cinco años, Chile ha registrado un promedio de 6.511 incendios por temporada que han afectado una superficie media de 177.000 hectáreas.

Centenar de viviendas quedan calcinadas por incendio forestal durante Nochebuena en Chile
Oficina Nacional de Emergencia (Onemi) informó en su último balance, que las llamas calcinaron también una superficie de 100 y 8,5 hectáreas de pastizal, matorral y arbolado en los dos focos activos en Valparaíso

Más de un centenar de viviendas quedaron calcinadas por un incendio forestal que alcanzó durante la Nochebuena, un sector poblado de la ciudad costera de Valparaíso, mientras decenas de dotaciones de Bomberos y aeronaves tratan de controlar la situación desde tierra y aire.

Desde las 15.00 hora local (18.00 GMT) dos focos diferentes de fuego se generaron de manera simultánea en los cerros de la ciudad de Valparaíso, a unos 100 kilómetros al este de Santiago, y avanzaron por los costados hasta juntarse y alcanzar la zona poblada periférica.

El ministro de Agricultura de Chile, Antonio Walker, quien se desplazó hasta la zona para coordinar los esfuerzos de control y extinción, indicó a la prensa que la situación «no es fácil» y está «muy complicada por el viento».

«Estamos en pleno combate. Creemos que ya hemos perdido cien viviendas y vamos a tener que sacrificar algunas más para hacer un cortafuegos para que el fuego no entre donde está la mayor concentración de hogares», afirmó el titular de la cartera agropecuaria.

El siniestro, que todavía está activo, ocurrió en los cerros Rocuant y San Roque, que se juntaron cerca de la población La Isla, en la que docenas de viviendas quedaron consumidas por las llamas sin que vecinos ni Bomberos pudieran hacer nada para impedirlo.

Las autoridades también informaron de que hasta el momento no hay heridos ni víctimas mortales, ya que se decretó la evacuación temprana de la zona afectada.

 El Gobierno de Chile investiga una posible injerencia extranjera en el estallido social tras detectar hace seis semanas un tráfico “desmedido” de internet “desde un país de Europa oriental”, indicó este martes el canciller chileno, Teodoro Ribera.

“Se está investigando por parte de los organismos internacionales chilenos si hay o no injerencia internacional directa», aseguró el ministro a periodistas a las puertas del Congreso, en la ciudad porteña de Valparaíso.

Ribera no especificó qué país estaría detrás de la presunta injerencia, pero aseguró que «hubo en los días posteriores al 18 de octubre una cuota importante de uso de internet proveniente de un país de Europa oriental hacia Chile.

 

“Hay un tráfico desmedido de internet, hay creación de perfiles falsos en otros, pero vuelvo a señalarle (que) no es ninguna novedad, absolutamente ninguna novedad de que hoy en día existen riesgo internacionales para los países y para las democracias”, añadió, tras participar en una comisión parlamentaria que estudia una acusación constitucional contra el presidente Sebastián Piñera por supuestas violaciones a los derechos humanos en las protestas.

 

Las declaraciones de Ribera tienen lugar un día después de que el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, acusase a Cuba y Venezuela de agitar las protestas en Latinoamérica y asegurase que su país ayudará a los Gobiernos “legítimos” a evitar que las protestas se conviertan en “disturbios y violencia”.

«Seguiremos apoyando a los países que intentan evitar que Cuba y Venezuela secuestren esas protestas y trabajaremos con (los Gobiernos) legítimos para evitar que las protestas se conviertan en disturbios y violencia que no reflejan la voluntad democrática de la gente», sostuvo Pompeo en Kentucky.

Chile vive desde el 18 de octubre el estallido social más grave desde el fin de la dictadura de Agusto Pinochet (1973-1990), que ya se ha cobrado la vida de al menos 23 personas y ha provocado miles de heridos, además de graves señalamientos por presuntas violaciones a los derechos humanos por parte de las fuerzas de seguridad.

Lo que empezó siendo un llamamiento de los estudiantes chilenos a colarse en el metro de Santiago para protestar contra el aumento de la tarifa se convirtió en una revuelta social en la que se clama por un modelo económico más justo y que carece de líderes identificables.

Las marchas, que comenzaron siendo multitudinarias, han ido perdiendo fuerza, aunque sigue existiendo descontento en las calles y episodios de extrema violencia (saqueos, incendios y destrucción de mobiliario público), pese a las tímidas medidas sociales anunciadas por el Gobierno al inicio de la crisis y al histórico acuerdo parlamentario para cambiar la Constitución.

Recientemente en Bolivia, pero también en Chile, Ecuador, Perú y por supuesto Venezuela, los uniformados son determinantes a la hora de reafirmar o sustituir un gobierno 

 

En Perú, el presidente Martín Vizcarra encabeza una mesa con el alto mando militar; en Chile, el mandatario Sebastián Piñera lee un comunicado flanqueado por militares; en Ecuador, Lenin Moreno se dirige a la nación rodeado por uniformados de verde oliva y en Bolivia, la cúpula militar exhorta al presidente Evo Morales a renunciar, acción que tomó casi de inmediato para posteriormente exiliarse en México.

En Latinoamérica, la influencia de los militares en los gobiernos es notoria y cuando hay procesos de transición son ellos con los que los líderes civiles deben tomarse la foto.

Después de 13 años en el poder, Evo Morales renunció el pasado 10 de noviembre a la presidencia de Bolivia luego de una exhortación del alto mando militar. Acusado de cometer fraude electoral en las elecciones del pasado 20 de octubre, Morales optó por un dar paso al costado y refugiarse en México, donde aspira seguir luchando para volver a la máxima silla de su país.

La negativa militar  a confrontar las manifestaciones con la fuerza y la solicitud de renuncia por el comandante de las Fuerzas Armadas fueron muy importantes en Bolivia. A ello hay que sumar las protestas pacíficas y la presión internacional con la difusión de informes sobre el fraude electoral y el llamado a nuevas elecciones”, dijo la internacionalista, Elsa Cardozo.

Ante la salida de Morales, los gobiernos de Cuba, Nicaragua y Venezuela calificaron el movimiento como un golpe de Estado. “En Bolivia se ha perpetrado el más vil golpe de Estado, coordinado por las fuerzas imperiales. A Evo lo sacaron por ser indio y defender a los pobres”, dijo Nicolás Maduro en una alocución el pasado 12 de noviembre. Maduro nombró a cada uno de los militares que conforman el alto mando militar boliviano y pidió a su comandante Williams Kaliman que restituya a Morales en el poder a fin de evitar una guerra civil. 

 

“El golpe de Estado lo había dado Evo Morales, cuando desconociendo la Constitución. Desconociendo el referendo, decidió postularse un periodo más”, dijo el experto en materia internacional, Luis Daniel Álvarez.

Para la internacionalista Milagros Betancourt, el deber de las Fuerzas Armadas es defender la Constitución y no actuar guiados por intereses particulares.

“En todas partes del mundo, las Fuerzas Armadas son las que tienen el control de las armas. Su papel es y debe ser institucional. Tienen que salvaguardar al Estado y a la población”, dijo Betancourt. “Eso es lo que han hecho en Bolivia, Ecuador, Perú y Chile en los acontecimientos recientes en esos países. Son institucionales y garantes de la Constitución”, agregó.

 No todo es verde oliva

Para el internacionalista Luis Daniel Álvarez no todo pasa por el plano militar. Es preciso también un acompañamiento de la sociedad civil para lograr procesos de transición.

“Evo Morales se robó las elecciones de una forma grotesca y descarada y después lo que hubo fue una presión ciudadana de la mano de la comunidad internacional para que se desconociera ese proceso”, señaló Álvarez.

Álvarez sostiene que hubo un quiebre militar producto de la presión ciudadana. “Lo que se termina evidenciando allí es que para que haya ese detonante, para que se rompan las lealtades tiene que haber una fuerza ciudadana suficientemente fuerte, que sea capaz de motivar”, dijo el internacionalista.

“En Bolivia, los militares ni siquiera actuaron, solo le dijeron a Evo que se fuera porque eso le garantizaba la tranquilidad al país”, añadió Álvarez.

 

A juicio de la internacionalista Elsa Cardozo, el gobierno de Evo Morales perdió la legitimidad y el sector militar actuó en procura de recuperar el Estado de derecho. “Y perdió legitimidad no solo en la oposición tradicional, sino en sectores que le habían sido cercanos, como el líder indígena Marco Antonio Pumari, la Central Obrera Boliviana, La Confederación Única de Trabajadores Sindicales y Campesinos y el grupo aymara Ponchos Rojos”, dijo Cardozo.

Para Cardozo ese terreno fértil de la sujeción al estado de derecho, la separación de poderes y la autoridad civil es respetado solo por algunos militares de la región. “Terreno sobre el cual los regímenes más radicales de Bolivia y Ecuador, y especialmente Venezuela y Nicaragua, desarrollaron sus medidas de instrumentalización política del sector militar”, dijo la internacionalista.

Aquí en Venezuela el tema es distinto. Los militares perdieron precisamente su carácter institucional y se convirtieron prácticamente en una fuerza política armada”, aseveró la internacionalista y abogada, Milagros Betancourt. 

El caso venezolano

Con Evo en México dispuesto a regresar a su país y la senadora Jeanine Áñez nombrada presidente provisional de Bolivia mientras se convoquen unas elecciones, el gobierno de Nicolás Maduro apostará por la victimización del líder indígena, aliado incondicional del chavismo.

Apenas este 13 de noviembre, Áñez reemplazo al alto mando militar que destituyó a Morales y nombró a Sergio Carlos Orellana Centellas como nuevo comandante de las Fuerzas Armadas en sustitución de Williams Kaliman. Las fuerzas militares y policiales han reprimido y detenido a manifestantes afectos a Morales en La Paz, El Alto y otras ciudades bolivianas.

“Es pronto para saber cómo se estabilizará la situación boliviana, en medio de la cual el régimen venezolano aboga por el retorno de Morales. Se pretende alentar una supuesta polarización regional entre liberales golpistas y progresistas, pero el balance geopolítico regional es otro y más complejo, de exigencias sociopolíticas a la democracia. Y muy distinto para el régimen venezolano, que no ha sido invitado a las reuniones del Grupo de Puebla, ni considerado como destino para el asilo de Morales y sus colaboradores más cercanos”, sostuvo Elsa Cardozo.

Gobierno de Maduro busca sacar provecho a protestas en América Latina
Expertos en materia internacional coinciden en que Venezuela no es el responsable directo, pero alienta manifestaciones en países donde la izquierda es oposición

 

@franzambranor

 

En Chile fue por el aumento del precio del boleto de Metro, en Ecuador por el incremento del transporte y en Perú fue por la disolución del Congreso. Tres protestas apenas en el mes de octubre. Todas contra gobiernos a quienes el chavismo considera adversarios.

“Ustedes me entienden. Todas las metas las estamos cumpliendo una por una, el plan va en pleno desarrollo. Vamos mejor de lo que pensábamos”, dijo Nicolás Maduro el domingo 20 de octubre en el cierre del I Congreso Internacional de Comunas.

El presidente de la Asamblea Nacional y presidente interino Juan Guaido responsabilizó a Maduro de las manifestaciones en territorio sudamericano. “Es evidente que Maduro es un incapaz y no puede controlar la producción petrolera en Venezuela, pero sí tiene la capacidad de financiar, a través del oro que extrae del arco minero, a grupos para generar violencia y desestabilizar la región”. 

El politólogo y profesor universitario Miguel Ángel Martínez Meucci dijo que existe la posibilidad de que el chavismo esté involucrado en las recientes protestas.

“Ello no quiere decir que el chavismo causa las protestas, sino que operaría como uno más dentro de un conjunto de elementos que, en alguna medida, contribuyen a configurar el tipo de movilizaciones que finalmente tienen lugar. La lógica de la acción colectiva que se desarrolla en acciones de este tipo difícilmente responde a la voluntad de un único actor”, dijo Martínez Meucci.

 

La internacionalista Elsa Cardozo sostuvo que el discurso de Maduro alienta las manifestaciones y sugiere que todo obedece a un plan trazado en Caracas. 

“Se han ventilado algunas evidencias de injerencia que deberán examinarse con la necesaria atención, pero sin duda el aliento es explícito. Por otra parte, se quiere transmitir la impresión de influencia decisiva en un momento en que el régimen venezolano está muy deslegitimado y, si bien convocó a una disminuida concurrencia del Foro de Sao Paulo en Caracas, no tiene representación alguna entre los progresistas del Grupo de Puebla”, indicó Cardozo. 

La protesta es un derecho

La protesta pacífica como manifestación de desacuerdo social está contemplada en todas las constituciones de los países democráticos del mundo y para expertos en materia internacional es un derecho irrefutable. 

“Las protestas son válidas para quienes las organizan e inválidas para quienes están en contra. Todas las protestas en el mundo tienen un componente organizativo y un componente espontáneo”, dijo el politólogo y experto en materia internacional, Ángel Álvarez.

“En cada caso existen malestares sociales que obedecen a la realidad concreta de cada país, así como actores políticos organizados que orquestan, al menos parcialmente, los mecanismos de protesta”, indicó Miguel Ángel Martínez.

“Son protestas por razones y con propósitos declarados muy diversos que en principio las validan: desde las de Perú, que fueron, por rechazo a la corrupción, contra el Congreso y su negativa a despolitizar la selección de magistrados del Tribunal Constitucional hasta las de Ecuador y Chile, contra medidas de ajuste de bienes y servicios críticos para la población anunciadas por el poder ejecutivo. La gran objeción sobre la validez de cada una aparece en estos dos últimos casos, en los que en nombre de una legítima demanda ciudadana se atenta contra la institucionalidad democrática”, dijo Elsa Cardozo. 

 

Argentina: la casa que podría desaparecer 

 

La izquierda mete la mano 

La internacionalista Elsa Cardozo sostuvo que tanto en Chile como en Ecuador los movimientos de izquierda adversos a los gobiernos de Sebastián Piñera y Lenín Moreno han aprovechado para levantar la voz. 

“En los dos ha habido aliento explícito de líderes de izquierda para aprovechar la protesta como confirmación del fracaso de los gobiernos de y, justificando la vandalización  y alentando el desvío de los medios y canales institucionales para afrontar las dificultades”, dijo Cardozo. 

 

“Cuando un gobierno es de izquierda la derecha protesta y cuando es de derecha, la izquierda lo hace, eso es así no solamente en América Latina, sino que también en Estados Unidos y Europa, porque en eso consiste la política”, indicó Ángel Álvarez.

Para Miguel Ángel Martínez Meucci la protesta se desvirtúa cuando se desvía de sus verdaderas exigencias y comienza la injerencia de otras instancias.

“El hecho de que legítimos reclamos populares se vean entremezclados con acciones violentas y agendas de poder de actores políticos vinculados al Foro de Sao Paulo complica el modo en que dichos reclamos pueden ser gestionados por los respectivos gobiernos”, dijo Martínez Meucci . “Lo que debería ser un tratamiento a demandas populares termina incorporando un elemento de defensa contra lo que se percibe como injerencia exterior. El FSP propicia así una creciente polarización política en el hemisferio que debilita las posiciones de centro y los grandes consensos nacionales dentro de cada país. Así, cabe esperar mayor conflictividad y zozobra intraestatal e interestatal en nuestro hemisferio”, añadió Martínez Meucci, experto en conflicto político y procesos de pacificación.

Posible reacomodo de fuerzas 

Para Ángel Álvarez, las manifestaciones de rechazo a los gobiernos de Ecuador y Chile, así como las protestas en Argentina en septiembre 2019 solicitando un aumento del salario mínimo,  podrían ocasionar un viraje en la geopolítica del hemisferio.

Los argentinos acaban de elegir en segunda vuelta el pasado domingo 27 de octubre al peronista Alberto Fernández eligió como su presidente, en reemplazo de Mauricio Macri.

“Estamos en países donde se están haciendo elecciones y hay partidos polarizados tanto a la izquierda como a la derecha. Los gobiernos de derecha privilegian los ajustes económicos, lo cual conduce a una insatisfacción de un sector importante de la población. Los gobiernos de izquierda priorizan políticas regulatorias que generan inflación y muchas veces corrupción lo cual también genera insatisfacción de un sector de la población. De forma tal que hay un ciclo de surgimiento de unos gobiernos y decaimiento de otros. Tuvimos una ola de izquierda a comienzos de 2000, esa ola se agotó y vuelve a la palestra la derecha y por consiguiente surgen problemas económicos importantes con la implementación de ajustes económicos neoliberales. Es un ciclo difícil de cerrar en economías altamente vulnerables y afectadas por su vinculación al mercado internacional con estados débiles¨, dijo Álvarez.

“Hay una lucha dentro y fuera de los gobiernos, por la preservación de la democracia: el final del ciclo de bonanza, el fracaso económico de los llamados progresismos, las expectativas insatisfechas por quienes llegaron al poder para reemplazarlos, la estela de debilitamiento de los compromisos de protección de los derechos humanos y la democracia sometidos a la alta presión de la crisis venezolana, con su fuerte impacto material y humano en el vecindario”, sostuvo Cardozo.

Para Cardozo, todas las acciones que se están llevando a cabo en agenda diplomática a nivel del Foro de Sao Paulo y en las calles con protestas no terminarán por darle un carácter de legitimidad al gobierno de Venezuela, que a su juicio puede ser uno de los objetivos de Maduro. “Todo lo contrario”, puntualizó.

Gobierno estadounidense ve con preocupación focos de violencia en Latinoamérica
La administración de Trump está monitoreando el posible involucramiento de actores externos en las manifestaciones

 

El Departamento de Estado de Estados Unidos manifestó preocupación por los focos de violencia surgidos durante manifestaciones en países de la región.

Namita Beggins, vocera del Departamento de Estado EE.UU. le dijo a la Voz de América: “nos preocupa mucho la violencia, la destrucción que hemos hemos visto, no solo en Chile, sino en otras partes del hemisferio. Pedimos que haya respeto al estado de derecho y que haya soluciones pacificas”.

Sobre si estas protestas o focos de violencia en los países de Latinoamérica podrían tratarse de injerencia de intereses ajenos en las naciones convulsionadas, la vocera dice que éstas se deben a los pueblos “alzando sus voces”, pero señaló que cada situación es diferente y que son puntuales.

El presidente Lenín Moreno señaló durante las protestas presentadas en su país, que el régimen de Nicolás Maduro, y su gobierno podrían tener intereses en estos hechos. Al respecto, Beggins le dijo a la VOA que EE.UU. está monitoreando “el involucramiento de un actor externo en estas manifestaciones”.

Así mismo Beggins manifestó que para su gobierno la prioridad es proteger a los ciudadanos estadounidenses en el exterior: “Nuestra embajada en Chile ha trabajo mucho y en otras embajadas en la región para emitir instrucciones, para mantener la seguridad de nuestros ciudadanos en el exterior”.

La funcionaria reiteró que seguirán colaborando con los socios democráticos de la región para ver una solución democrática en los diferentes países.

Así mismo, se refirió a la declaración conjunta de Argentina, Brasil, Colombia y Estados Unidos sobre las elecciones en Bolivia, pera pedir el trabajo de “las autoridades electorales con la misión de observación electoral de la OEA para asegurar o verificar lo que sucedió en la primera vuelta y si esta misión no puede verificar lo que sucedió, pedimos al gobierno de Bolivia que trabaje para tener una segunda vuelta de elecciones”.

Sobre Venezuela, la vocera del departamento de Estado señaló que el gobierno de Estados Unidos continuará apoyando de manera continua al gobierno encargado de Juan Guaidó y a la Asamblea Nacional.

Así mismo, sobre la emisión de una licencia que prohíbe por tres meses las transacciones relacionadas con el bono de la petrolera estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa) 2020, Beggins le dijo a la VOA que “es nuestro intento (el de EE.UU.) por proteger los recursos que pertenecen al pueblo de Venezuela”.

Casi 600 mil venezolanos cruzaron la frontera en los últimos 4 meses
Ecuador, Chile y Perú, principales países de acogida, establecieron restricciones para el ingreso a sus territorios

 

La emergencia humanitaria crece en Venezuela y sus fronteras continúan desbordándose. En los últimos 4 meses, 595.707 venezolanos han huido en estampida, de acuerdo con el conteo que realiza mes a mes la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur). Es como si en ese tiempo se vaciara la población total del estado venezolano Nueva Esparta.

Desde junio, los principales países de acogida Ecuador, Chile y Perú establecieron restricciones para el ingreso de venezolanos a sus territorios. Pero la exigencia de visado no detuvo al éxodo considerado por la Acnur el más grande en la historia reciente de la región. En junio emigraron 163.717, en julio 144.720, en agosto 108.340 y en septiembre 178.930. Para un total de 595.707 nuevos migrantes solo 120 días.

“En Venezuela hay una violencia silenciosa que está expulsando a la gente, que la está matando. Por eso deciden salir. No hay una guerra expresa con armas, bombas, como sucede en Siria. Se trata de una violencia psicológica, silenciosa, que hace que haya migración y que los ciudadanos se vengan a menos, que sus capacidades mermen”, explica la socióloga y especialista en Migración de la Universidad Simón Bolívar, Claudia Vargas.

Vargas destaca que este desplazamiento, que ya suma 4,5 millones de migrantes y refugiados en el mundo, avanza aceleradamente: “En tan solo 3 años ha salido más gente de Venezuela que los que han emigrado desde 2011 de Siria”.

Se trata de un éxodo creciente, solo comparable con el sirio. En ocho años más de 5,6 millones de personas han huido de Siria. Desde que comenzó la guerra en 2011, van 6,6 millones de desplazados internos. Estos escapan de las bombas y de las balas, en Venezuela del hambre y la crisis de salud.

Los venezolanos se ven obligadas a buscar refugio lejos de sus hogares. Huyen de la inflación que se prevé en 200.000% al finalizar el año, mientras que el desempleo se podría ubicar en 47,2%, según el Fondo Monetario Internacional. Huyen de un salario mínimo de apenas 7 dólares, en que apenas pueden comprar un cartón de huevos y una harina. Se requieren al menos 41 salarios mínimos para adquirir la canasta alimentaria.

La alta comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, en septiembre durante la presentación del cuarto informe sobre Venezuela destacó que “la situación económica y social sigue deteriorándose rápidamente”. Expresó que el país pudiera representar “el episodio hiperinflacionario más agudo que haya experimentado la región”. En reiteradas ocasiones Naciones Unidas ha dicho que 7 millones de venezolanos necesitan asistencia humanitaria.

“Hay una situación política que está afectando lo económico, social y cultural”, piensa Vargas, “es complejo porque en la medida en que esto no se resuelva la crisis de refugiados y migrantes no se detendrá”. Sostiene que al no tener condiciones mínimas de vida los ciudadanos, el no poder acceder a los recursos básicos, “está haciendo que salgan más rápidamente y en condiciones desfavorables”.

La Acnur prevé que la cifra de refugiados y migrantes al final del año alcance los 5 millones. Para entender la magnitud de este número, es como si se hubieran ido todas las personas de al menos 5 estados de Venezuela: Mérida, Monagas, Portuguesa, Falcón y Sucre. La proyección poblacional de cada uno de estos territorios está estimada en un millón de personas según cálculos del Instituto Nacional de Estadísticas.

Buscan protección

Las solicitudes de refugiados también se han incrementado: en septiembre se alcanzó la cifra de 650.606, es decir, 186.337 nuevos solicitantes de protección internacional con respecto a junio.

El informe de Tendencias Globales de Desplazamiento Forzado de 2018 de la Acnur expresó que por primera vez las solicitudes de asilo de venezolanos representan más de una por cada cinco presentadas en el mundo. En 2018 se generaron 341.800 nuevas solicitudes de refugio.

Pese a la demanda de asilo por parte de venezolanos, apenas han sido reconocidos como refugiados 21.000 personas. Naciones Unidas asegura que la mayoría de los venezolanos necesitan protección internacional.

El segundo país con más solicitudes de asilo fue Afganistán con 107.500. Mientras que los sirios ocupan el tercer lugar: Hubo 106.200 nuevas solicitudes en 2018.

La regulación de los migrantes venezolanos continúa siendo materia pendiente. De 4,5 millones, solo 2 millones cuentan con permisos de residencia y de estancia regular. Colombia regularizó, según la Acnur, a más de 677.000, Perú a otros 466.000 y Chile a 325.025. Estos son los países con la mayor cantidad de venezolanos con estatus regular.

Piñera pide a todos sus ministros poner sus cargos a la orden
Fuerzas Armadas de Chile anunciaron el levantamiento del toque de queda

 

El presidente chileno, Sebastián Piñera, anunció el sábado que pidió la renuncia a todos sus ministros para diseñar un nuevo gabinete, tras una semana de fuertes movilizaciones callejeras que exigían cambios al modelo económico y plantearon fuertes críticas al sistema político.

“He pedido a todos los ministros poner sus cargos a disposición para poder estructurar un nuevo gabinete para poder enfrentar estas nuevas demandas y hacernos cargo de los nuevos tiempos”, dijo el conservador Piñera desde el palacio La Moneda.

Piñera dijo también que tiene la intención, “si las circunstancias lo permiten”, de levantar el estado de emergencia decretado en Santiago y varias otras ciudades a partir de las 24 horas del próximo domingo.

Levantan toque 

Las Fuerzas Armadas de Chile anunciaron este sábado que decidieron levantar el toque de queda que regía desde el sábado pasado en Santiago, una ciudad que empieza a volver a la normalidad tras un estallido social sin precedentes.

“Se ha evaluado que las actuales condiciones permiten resolver que NO habrá Toque de Queda en la RM (región metropolitana) a partir de este momento”, dijo el ejército en un comunicado. AFP

Según detalló al sitio web Emol, que si bien anoche la tienda ABCdin fue atacada y hubo también otros disturbios, en general “el comportamiento de la comunidad y de las personas fue muy bueno”. El periódico, además, explicó que para evitar que otros comercios se sigan viendo afectados por el toque de queda, en especial los nocturnos, anunció que no se aplicará la medida esta noche.