vecinos archivos - Runrun

vecinos

#EstoNoEsNormal | El fuego y Dostoyevski

RESIDENCIAS LAS DANIELAS, LAS MINAS DE BARUTA. Estos son algunos de los eventos ocurridos entre la noche del lunes 11 y la madrugada del martes 12 de marzo:

9 pm. Atrapan a un hombre que intentaba saquear un carro.
10 pm. Un grupo de ladrones trata de forzar la entrada de la urbanización.
11 pm. La misma pandilla intenta saquear un kiosko que está al lado de la misma entrada.
11:30 pm. Estalla dos veces el transformador de una red eléctrica cercana.
12:30 am. Se oye una persecución de motos justo en la entrada y una serie de disparos.
1:30 am. En un apartamento empieza una pelea doméstica salvaje.
2:00 am. Unos adolescentes le prenden fuego al jardín del estacionamiento.
2:30 am. Algunos vecinos tratamos de apagar el incendio antes de que alcance los carros, utilizando la poca agua que tenemos, pues el servicio ya estaba suspendido dos semanas antes del apagón.
Hasta entonces solo habíamos tenido 4 horas de electricidad en la noche del domingo. El servicio no se restableció sino hasta el miércoles en la tarde.

Ante esta serie de eventos, en plena madrugada de insomnio y preocupación, recordé que en “Demonios”, una novela sobre los inicios del terrorismo en Rusia, Dostoyevski escribe una escena en la que gran parte de un pueblo de provincia se incendia. Un espectador, el gobernador Von Lembke, llevado a la locura por la crisis desatada, mira anonadado las llamas y dice: “El incendio no está en los tejados, sino en las almas de las personas”.

Pero cómo ardían esas llamas aquí en la tierra.

@marcoalexj

Durante protesta, vecinos de La Pastora quemaron casa de Robert Serra

FOTOS: @Mariafernandazb

 

COMO SE SABE, la “casa de la cultura de Robert Serra”, ubicada en La Pastora, es un símbolo del chavismo en esa zona populosa de Caracas, en la que la noche del 22 de enero se registraron manifestaciones y actos vandálicos.

Entre esas acciones violentas, personas desconocidas arremetieron contra estas instalaciones. Las imágenes se difundieron a través de Twitter en donde las llamas salían por todas las ventanas de la residencia, convertida en una especie de lugar de culto tras su fallecimiento.

Pasada la noche y con los primeros rayos del sol en la convulsa ciudad, los vestigios de las protestas nocturnas -luego de que un grupo de guardias nacionales se entregaran tras haber desconocido a Nicolás Maduro como mandatario- aparecen.

Un grupo de protestantes prendieron en llamas la ‘Casa de la Juventud de Robert Serra’, un museo conmemorativo al fallecido líder del chavismo, ubicada en la esquina de Puerta de Caracas, en La Pastora.

Las manifestaciones registradas en la capital del país se registraron durante todo el día en el sector de Cotiza, pero fue en la noche donde varias zonas del Municipio Libertador como Lídice, Catia y El Valle se vieron afectadas por estas acciones.

En un video difundido por redes sociales la noche de este lunes 21, se pudo apreciar el momento en que las llamas provocadas por los habitantes de la zona consumían la edificación.

 

*Vea más detalles en TalCual

Cuota extraordinaria, por José Domingo Blanco

 

Desde siempre, cada vez que asistía a las reuniones de condominio, salía con la impresión de que, al final, éstas terminaban siendo una representación micro, de lo que ocurría a nivel macro en Venezuela. Cinco o cuatro vecinos, por lo general, los mismos de siempre, dispuestos a escuchar a la Junta de Condominio -a la que todos critican; pero, con la que nadie colabora. Si no es fácil poner de acuerdo a los copropietarios o inquilinos de un edificio, imagínense lo que podemos esperar para el país. Y eso no ha variado mucho, a pesar de los tiempos que corren -en los que debemos ser mucho más proactivos, comprometidos y solidarios.

Por eso, para mí, las reuniones de condominio son el mejor ejemplo de cómo nos comportamos los venezolanos cuando se requiere nuestra presencia para resolver problemas o situaciones complicadas que ameritan consenso: somos evasivos, tenemos excusas y esperamos que “alguien haga algo”, porque somos fanáticos de la frase: “la verdad es que no entiendo por qué aquí nadie hace nada”; una postura muy crítica que jamás pone en riesgo la comodidad de quien la expresa. No es que “aquí nadie hace nada”. No es que “nadie reacciona”. Es “qué estoy haciendo yo para cambiar esta situación y aportar soluciones”.

Sin embargo, la hiperinflación ha hecho que la frecuencia en las convocatorias de la junta de condominio haya aumentado; y la participación de copropietarios e inquilinos, esté superando el quórum. Sin duda alguna, el Whatsapp ha jugado un papel fundamental porque con el grupo Vecinos, podemos enterarnos –muy rápidamente- del problema, sus consecuencias, el costo de resolverlo, la cortísima vigencia del presupuesto y cuánto aumentará si no lo aprobamos de inmediato.

Así se vive en hiperinflación: como si estuviésemos participando en una carrera. Buscando el mejor precio porque de un proveedor a otro, la variación puede ser significativa y, de un día para otro, lo estaremos pagando mucho más caro.

Los edificios que ya tienen sus añitos están viviendo el drama propio de las personas de edad que requieren un poco más de cuidados, remedios y atenciones. A los inmuebles, por el desgaste propio del uso, también les salen sus achaques. En este momento, cuando los ingresos de las familias no están alcanzando ni para cubrir la canasta alimentaria, los imprevistos o gastos extras generan una crisis presupuestaria. Y es allí cuando renegamos y nos lamentamos de que la vida útil de las cosas no sea infinita.  Por eso, cuando en el grupo Vecinos, la Junta informa sobre un nuevo problema, la reacción inmediata es apretamos el bolsillo.

Los repuestos de ascensores, el motor de las puertas eléctricas, el pago de los camiones cisternas, la reparación de las filtraciones, las rupturas de las tuberías de aguas negras, la impermeabilización de la azotea, sustituir las lámparas dañadas, comprar bombillos para iluminar las áreas comunes, los detergentes para que la conserje limpie y hasta las bolsas negras para depositar los desechos alcanzan hoy unas cifras astronómicas, que solo pueden ser costeados con el aporte de cuotas extras.

Otra palabra que he escuchado mucho en estos tiempos hiperinflacionarios que corren es “jerarquizar”, que no es otra cosa que decidir qué se reparará primero y qué, de lo que también está dañado, aguanta “un poquito más”. Haciendo malabarismos para evitar que el edificio o la casa o el carro se vuelvan el cacharrito o el cascarón que siempre evitamos tener, porque antes, el “mantenimiento preventivo” era una palabra que podía incluirse con frecuencia en el presupuesto familiar o empresarial.

Suena el timbre del grupo Vecinos y la palabra “Urgente” precede a “Reunión”. ¡Se quemó la “brequera” de la bomba de agua! Escribe, acompañando con emojis de angustia, la presidente de la junta. Las fluctuaciones de voltaje y la falta del “vital líquido” provocaron este nuevo problemón. Qué si ya se pidieron los presupuestos: tres diferentes para ver cuál es el mejor. Qué si nos tardamos, nos aumentan. Que el repuesto es genérico, hecho en China; pero, aguanta y es más barato.  Qué si no los instalamos rápido, no podrán poner el agua; pero, que para poder poner el agua primero debemos contratar una cisterna… Dejo de leer, respiro hondo, tomo de nuevo el teléfono y escribo: “¿ya saben de cuántos millones es la cuota extraordinaria?”

 

@mingo_1

Instagram: mingoblancotv

Líderes vecinales encabezan Toma de Venezuela

pueblo

Con la convicción de que en la calle debe darse la lucha por un cambio en el país, líderes vecinales participan en la “Toma de Venezuela” para rechazar la decisión del Consejo Nacional Electoral de suspender la recolección del 20% de firmas para activar el referendo revocatorio presidencial.

Las concentraciones saldrán desde varias zonas, entre ellas Santa Fe, La Florida, la Avenida O´Higgins, Parque del Este, Santa Mónica y Caurimare. Todas tienen prevista llegar a la autopista Francisco Fajardo, a la altura de La Carlota.

Una de las vecinas de Antímano que ya está lista para empezar su caminata es Mayerling Méndez. Su punto de partida es el Metro La Paz. Ella, al igual que mucha gente, expresa su malestar por las trabas que ha impuesto el Consejo Nacional para impedir el Referendo Revocatorio al presidente Nicolás Maduro. ”La gente está cansada de pasar hambre y no hay medicina en los hospitales públicos”.

Efrady Moncada, vecino del 23 de Enero, también está preparado para participar en la movilización. “Estamos motivados porque la gente está hasta el tope de lo que está pasando en este país, porque estamos cansados de los abusos de los gobernantes que no respetan las leyes, mucha gente me ha dicho que va a salir a la marcha con su pancarta en mano, porque un cambio tiene que venir, la gente rechaza las humillaciones que vive la gente para recibir una bolsa del Clap”.

José Quintero, director de la Asociación Civil Procatia, se organizó con vecinos para asistir a estos actos de calle preparados por la Mesa de la Unidad para recuperar la Democracia. “Estamos expresando la rabia por el abuso, porque esta gente que no quiere contarse está inventando cualquier cosa, vamos a demostrar que si somos la mayoría, porque si nos hubiesen dejado hacer la recolección de firmas el 26, 27 y 28 ellos sabían que íbamos a hacer más de diez millones de personas en la calle que íbamos a estar en los mil 356 centros electorales que ellos abusivamente pusieron”.

Quintero dijo que los funcionarios del Gobierno perdieron al pueblo y la capacidad de gobernar. “Nicolás Maduro abusivamente salió del país sin pedir permiso a la Asamblea Nacional como siempre se ha hecho en el país cuando un Presidente va a salir por cinco días y él supuestamente se fue por diez. Como catienses nos estamos organizando, estamos trabajando con la gente, para no continuar con este abuso, con esa hambruna que estamos pasando”.

Cristóbal Correia, vecino de Coche, está convencido que gran parte de Caracas participará en esta actividad tal como lo hizo el pasado 1 de septiembre. “La gente va con sus vecinos, con su familia, tenemos un rol de motivar a la gente y vamos estar ayudando”.

Correia cree que es indispensable un cambio político en Venezuela para salir de la crisis y se puede lograr a través de tres instrumentos, la presión internacional, la presión institucional que ha hecho la Asamblea Nacional y “el tercero el rol que nos toca a nosotros, la presión popular, la movilización de calle, para demostrar que somos una gran mayoría, que queremos conducir este cambio”.

Ago 26, 2016 | Actualizado hace 3 años
Ante la intervención de PoliChacao, por Alfredo Jimeno

Polichacao_

 

Han pasado tres meses desde que Nicolás Maduro ordenó intervenir la Policía Municipal de Chacao y lo único que ha quedado claro en todo este tiempo es la reafirmación de lo que denunciamos desde el primer día de esta medida: la toma de nuestra policía municipal tiene claras motivaciones políticas y no técnicas, y ello pone en riesgo la seguridad de todos nuestros vecinos.

El día de ayer el ministro Néstor Reverol decidió unilateralmente prorrogar por 90 días más la medida contra nuestra policía municipal, ello debido a que el plazo de la intervención inicial estaba próximo a vencerse. Esta nueva acción, como es de suponerse, no tiene tampoco ningún fundamento de carácter técnico sino únicamente político.

Hasta hace unos años Chacao fue una isla de seguridad en un entorno cada vez más inseguro y violento. Los chacaoenses recordamos con nostalgia aquellos días cuando gracias a las gestiones de Leopoldo López como alcalde podíamos presumir de vivir con tranquilidad y sosiego; días donde era común la constante presencia de nuestra policía en todos los sectores del municipio, con funcionarios dotados de las mejores herramientas para cumplir con su trabajo; días cuando los motorizados se ponían el casco justo antes de entrar a Chacao, cuando no daba miedo sacar el celular en la calle o cuando tan solo un secuestro era ya demasiado. Esos días lamentablemente son un recuerdo, porque hoy todos vivimos cada vez más intranquilos y temerosos por la inseguridad.

Hoy los chacaoenses estamos más indefensos ante la delincuencia que hace tres meses, y, con la extensión de la intervención política de nuestra policía municipal, el futuro no pinta bien.

Nuestro país vive momentos difíciles que exigen definiciones. En este sentido, el ejemplo que está dando el sacerdote Lenin Bastidas, quien decidió caminar desde el estado Anzoátegui hasta nuestra ciudad capital para acompañarnos el próximo primero de septiembre, es esclarecedor. El sacrificio que decidió asumir el sacerdote lo fundamenta diciendo que no aguanta más ver el sufrimiento de niños, jóvenes y ancianos buscando comida y medicamentos, y que antes de permanecer pasivo y asumir una actitud apaciguadora ante la dolorosa realidad, él ha decidido dar un paso al frente y luchar por lo que considera justo.

Nosotros en Chacao no podemos permanecer complacientes ni pasivos ante una situación de injusticia que pone en peligro la seguridad de personas inocentes. No confrontar la intervención política de nuestra policía municipal, buscando en cambio aparentar que todo marcha bien con la seguridad ciudadana y que nuestros funcionarios trabajan con total normalidad, es asumir una actitud de cómplice con quienes desde el gobierno nacional anteponen sus cálculos políticos ante el bienestar de las personas.

Por ello, con mucha decisión y valentía, debemos ser fieles a la verdad y denunciar la injusta intervención de nuestra policía municipal. Los chacaoenses tenemos derecho a vivir tranquilos y seguros, y no permitiremos que se nos viole ese derecho.

@AlfredoJimenoR

Vecinos de El Playón cuentan como fueron agredidos por la GNB

gnbplayon

 

Vecinos de la comunidad de El Playón, ubicada en la carretera Mérida – El Valle, La Culata, Estado Mérida, e integrada por unos 600 habitantes atestiguaron que durante tres días que soportaron música a alto volumen, conducción imprudente a exceso de velocidad y disparos de armas de fuego de parte de turistas (tres mujeres y tres hombres) que se hospedaban en una cabaña de la localidad.

María una señora de la tercera edad, quien estuviera recién dada de alta por problemas médicos, señaló a miembros del Observatorio de Derechos Humanos de la Universidad de Los Andes que el día miércoles 23 de marzo de 2016 a las 3 pm se acercó a la cabaña donde se hospedaba el grupo de turistas para pedirles que bajaran el volumen a lo que ellos respondieron mostrándole las armas que portaban y afirmando que podían hacer lo que les daba la gana porque eran familia de la primera dama Cilia Flores, y continuaron con el exceso de volumen y las detonaciones de las armas de fuego mientras jugaban “chapita”.

Los abusos llegaron a su extremo el día 24 de marzo de 2016 cuando, en una de las tantas veces que el grupo de turistas conducía a exceso de velocidad por las estrechas calles del Playón, casi arrollan a una joven madre que llevaba a su bebe en brazos. En consecuencia, a eso de las 8 pm un grupo de vecinos se acercó a la cabaña donde se hospedaban los turistas para reclamar, siempre de manera muy educada, los continuos abusos. Como respuesta fueron insultados y apuntados con armas de fuego por el GNB Alexander Sánchez, (el cual ya había apuntado antes con su arma a varios vecinos del sector incluyendo a un menor de edad), y quien repetía que ellos podían hacer lo que quisieran porque ahí estaba hospedada una sobrina de Cilia Flores. La supuesta sobrina de la primera dama a su vez decía: qué me van a hacer ustedes unos simples pueblerinos.

Dada la situación los vecinos solicitaron la presencia de la Guardia Nacional Bolivariana para que el efectivo que apuntó con un arma de fuego a los miembros de la comunidad fuese sancionado. Los funcionarios de la GNB conversaron con el grupo de turistas quienes pedían no ser grabados con los teléfonos celulares, pero al mismo tiempo estos mismos funcionarios grababan a los miembros de la comunidad. Posteriormente se retiraron del lugar, afirmando que los vecinos eran opositores.

Cerca de la media noche de ese día, unos 35 miembros de la comunidad de El Playón permanecía en las afueras de la cabaña turística reclamando las agresiones recibidas por  el grupo de turistas ahí hospedados cuando fueron reprimidos desproporcionadamente por unos 50 funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana, siendo un Coronel de la GNB quien detonara la primera bomba lacrimógena a los pies de personas de la comunidad, y los demás funcionarios detonaron unas 15 bombas a una distancia de 8 metros aproximadamente en lo que es una calle rural rodeada de casas. Varias personas incluidos señores de la tercera edad, niños y bebés fueron afectadas por los gases. Un bebé de un año de edad perdió el conocimiento. Un vecino que se encontraba en la calle en estado de embriaguez fue también víctima de agresiones por parte de la GNB recibiendo bombas lacrimógenas, puntapiés y dispararos de perdigones.

Como consecuencia de las continuas agresiones y a fin de que se hiciera justicia la comunidad trancó la carretera Mérida – La Culata exigiendo la presencia del Gobernador del Estado y la sanción de los responsables. La respuesta fue mayor represión. Vecinos aseguraron que se movilizaron aproximadamente 200 funcionarios de la GNB lo cual resulta desproporcionado ya que la comunidad de El Playón sólo tiene 600 habitantes en su mayoría personas de la tercera edad, niñas, niños y mujeres.

Vecinos señalan que una supuesta Defensora Pública se presentó y les dijo dejen que los turistas se vayan y aquí no ha pasado nada. Los funcionarios de la GNB coordinaron el desalojo de los turistas entre los que se encontraba la supuesta familiar de la primera dama de la República y aseguraron que los turistas tenían comunicación directa con los funcionarios de la GNB lo cual incrementó la agresión de los mismos para despejar la vía y poder lograr el desalojo el cual se realizó aproximadamente a la una de la madrugada.

La agresión contra la comunidad del Playón se prolongó durante la madrugada y todo el día siguiente. La GNB disparó de manera excesiva y desproporcionada gases lacrimógenos y perdigones contra las personas que manifestaban y hacia el interior de las casas. Se usó además material ilegal para el control de manifestaciones como cañones lanza morteros y piedras. El señor José C. miembro de la comunidad relató que: me tocó encerrarme en la habitación y con paños tapar las puertas, los vecinos hicieron lo mismo.

La GNB usó además armas letales. Vecinos señalaron que los funcionarios les decían: ustedes con piedras y nosotros con estas chiquitas pero efectivas.

Por otra parte los vecinos aseguraron que los funcionarios de la GNB dispararon cañones lanza morteros hacia la montaña produciendo un incendio forestal y luego culparon a la comunidad.

El señor José C. en su testimonio relató que previo a las 12 noche escuchó muchos disparos y su vehículo recibió un impacto de posible bala en el vidrio frontal. También nos relató que los funcionarios de la GNB se referían a la comunidad de El Playón como “una comunidad de malandros”.

Por una estación de radio local un funcionario de la Defensoría Pública se refirió a la comunidad como “una comunidad de borrachos y matraqueros”  incitando al odio y criminalizando la protesta.

El General Gustavo Saluzzo comandante de la GNB en Mérida expresó su descontento porque la comunidad “había agredido a los funcionarios de la GNB” y se comprometió a sancionar al oficial (GNB) Peralta, quien dirigió el ataque a la comunidad del Playón. Cabe mencionar que hasta el momento los hechos permanencen impunes y no se ha sancionado a los responsables.

Miembros de la comunidad de El Playón que laboran en la administración pública, fueron víctimas de acoso laboral por el simple hecho de vivir en esa comunidad.

Quien sí resultó detenido fue el señor Víctor Hugo Mora, arrendatario de la cabaña donde se hospedaban los turistas. De acuerdo a sus abogados hubo múltiples violaciones al debido proceso.

 

Infiltrado en protesta de vecinos amenaza con quemar sede del portal web El Estímulo

infiltrado11

 

Este miércoles 20 de abril, un grupo de unas 50 personas, incluyendo voceras y residentes del Campamento de Pioneros Comunidad Socialista Francisco de Miranda, protagonizaron una protesta frente a la sede de El Estímulo en reclamo por un trabajo publicado en la revista Clímax sobre viviendas de autoconstrucción, al cual solicitaron réplica. Las personas fueron atendidas por el coordinador editorial de la revista, Víctor Amaya.

Unos 15 minutos luego de iniciada la conversación entre el periodista y las voceras del grupo, un sujeto se acercó acompañado de funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana. La persona, portando una gorra del Ministerio de Relaciones Interiores, Justicia y Paz, exigía que a los manifestantes se les diera respeto y consideración “y si no les paras bolas yo mismo vengo y les quemo esta vaina”. Se le solicitó la identificación al sujeto, quien no quiso responder las interrogantes y, manteniendo una conversación telefónica vía celular, evitó ser fotografiado en un primer momento. Tampoco los vecinos pudieron dar su nombre.

Minutos más tarde, el sujeto se identificó como el sargento mayor Antonio Bello y aseguró ser el enlace del Visipol (Viceministerio del Sistema Integrado de Policía) con la comunidad de Santa Eduvigis, “y aparte de que soy vecino, estoy destacado allí en Farmatodo por los problemas que hemos tenido con los bachaqueros en el sector”. El supuesto funcionario admitió haber llegado acompañado de uniformados de la Guardia Nacional Bolivariana “porque me habían dicho que estaban invadiendo” aunque luego ratificó que la protesta fue por un derecho a réplica. “Yo pude haberme venido con una cámara de VTV”, dijo Bello quien se calificó como “chavista”.

La persona que se presentó como Antonio Bello dijo que había sesgo y mala intención por parte del equipo periodístico de El Estímulo y ratificó su amenaza: “eso te lo puedo asegurar, si tú no le paras bolas al poder popular, el poder popular viene y te toma la verga esta“, a la que añadió, en señalamiento directo contra Víctor Amaya que “sígueme tomando fotos, tú sales por aquí. Yo sé por dónde sales tú”. Sin embargo, el supuesto funcionario afirmó no estar amenazando.

 

*Vea la nota completa en El Estímlo

Amenazan a vecinos de Bello Monte por la valla de Leopoldo López
libertadLP
El concejal del municipio Baruta, Luis Somaza, denunció amenazas violentas contra vecinos del edificio Hannover en Bello Monte, por parte de un grupo autodenominado Frente Popular contra la Derecha y el Fascismo en Venezuela, que a través de un panfleto dejado a las puertas del edificio insta a la comunidad a quitar la valla publicitaria del líder político venezolano Leopoldo López en la que se pide su Libertad Ya.
“Durante la madrugada del jueves los vecinos consiguieron el panfleto amenazante a las puertas del edificio en el que el grupo irregular dice “otorgamos un lapso de 24 horas a los habitantes de residencias “HANNOVE” para que quiten la valla de Leopoldo López, de lo contrario serán objeto de represalias”, informó Somaza.
El hecho de terrorismo fue denunciado ante Polibaruta, el CICPC y el Ministerio Público, quienes iniciaron la investigación. La comunidad también denunció el merodeo durante el día de sujetos con actitud sospechosa que se identifican como efectivos de la PNB.
El concejal expresó que “no podrán quebrar la voluntad del pueblo, a sus amenazas no le tenemos miedo, el cambio es inminente y la Amnistía será una realidad. No podrán silenciar las voces de un pueblo que pide Cambio Ya”
La valla colocada en el techo del edificio Hannover es propiedad de una empresa de publicidad sobre la cual la comunidad de la residencia no tiene injerencia.
Captura de pantalla 2016-02-26 a la(s) 11.18.22