Semana Santa archivos - Runrun

Semana Santa

En su tradicional discurso de Domingo de Resurrección, solicitó a los líderes políticos proporcionar esperanza y oportunidades a los millones de desempleados nuevos

El papa Francisco pidió este domingo por la resolución de los conflictos que aquejan a Venezuela y que hacen sufrir a los más desprotegidos, durante la misa del Domingo de Pascua en la Basílica de San Pedro en el Vaticano.

Su Santidad oró para que se alcancen “soluciones prácticas e inmediatas en Venezuela orientadas a facilitar la ayuda internacional a la población que sufre a causa de la grave coyuntura política, socioeconómica y sanitaria” (minuto 12,35 del video), mientras los católicos de todo el mundo celebraban una Pascua solitaria, obligados a pasar el día más alegre del calendario litúrgico cristiano entre los dolorosos recordatorios de la devastación provocada por la pandemia.

Francisco llamó el domingo a la solidaridad en todo el mundo para enfrentar el “desafío de la época” que plantea la pandemia de coronavirus, mientras los católicos de todo el mundo celebraban un solitario Domingo de Pascua, obligados a pasar el día más alegre del calendario litúrgico cristiano entre los dolorosos recordatorios de la devastación provocada por la pandemia.

Las familias que generalmente asistían a la misa matutina de Pascua y más tarde se reunían con sus amigos para comer y celebrar estaban aislados en sus hogares. Los puestos de control en Europa e iglesias cerradas en todo el mundo obligaron a los fieles a ver los servicios de la Pascua por internet o en televisión.

En el Vaticano, Francisco celebró una misa en una Basílica de San Pedro casi vacía, con un puñado de fieles simbólicos sentados uno por banca y con la alabanza de “Kyrios” resonando en los suelos de mármol.

Normalmente, la Plaza de San Pedro estaría llena de flores frescas en el Domingo de Resurrección, con tulipanes y orquídeas convirtiendo la columnata de la plaza en un festival de color, subrayando el mensaje de renacimiento y vida del feriado.

Sin embargo, este año la plaza de adoquines se veía desierta. Barricadas policiales rodeaban el lugar, impidiendo el acceso cuando normalmente habría decenas de miles de personas para escuchar la bendición del pontífice “Urbi et Orbi” (“A la ciudad y el mundo”).

En lugar de eso, Francisco permaneció adentro, subrayando la soledad que enfrenta toda la humanidad en medio de las órdenes de aislamiento para evitar más contagios.

En su tradicional discurso de Domingo de Resurrección, Francisco pidió a los líderes políticos proporcionar esperanza y oportunidades a los millones de desempleados nuevos y exhortó a la Unión Europea a dar un paso adelante al “desafío de la época” planteado por COVID-19, que ha azotado Italia, España y otras naciones europeas.

Recordó que Europa se levantó nuevamente después de la Segunda Guerra Mundial “gracias a un espíritu concreto de solidaridad que le permitió superar las rivalidades del pasado”.

Dio oraciones especiales por los enfermos, los muertos, los ancianos, los refugiados y los pobres. También ofreció agradecimiento y aliento a los médicos y enfermeras que han trabajado “hasta el agotamiento y con poca frecuencia a expensas de su propia salud”.

“Este no es un momento para el egocentrismo, porque el desafío que enfrentamos es compartido por todos, sin distinguir entre las personas”, afirmó.

En lugar de aparecer a mediodía para su bendición ante la basílica, se esperaba que hablara ante la tumba de San Pedro, subrayando la soledad que afrontaba toda la humanidad en medio de cuarentenas y órdenes de confinamiento para evitar los contagios.

Era una escena repetida en todo el mundo, con los fieles o bien en casa o bien practicando el distanciamiento social en las iglesias donde aún se celebraban misas públicas.

Un puñado de romanos afortunados asistieron a misa desde sus balcones, con vistas a la iglesia Santa Emerenziana en el vecindario norteño de Trieste, donde un sacerdote realizó un servicio en el techo del templo.

“Nos sentimos cercanos unos a otros pese a esta distancia”, comentó el feligrés Luca Rosati desde su balcón. “Podemos experimentar desde aquí lo que normalmente veríamos dentro de la iglesia, como una comunidad”.

En la iglesia del Santo Sepulcro de Jerusalén, donde muchos cristianos creen que Jesús fue crucificado y sepultado, el arzobispo Pierbattista Pizzaballa instó a los fieles a no desanimarse.

“El mensaje de Pascua es que la vida, pese a todo, prevalecerá”, dijo Pizzaballa durante una misa a la que asistieron un puñado de clérigos, y con las calles que rodean la Ciudad Vieja sin peregrinos ni vendedores.

En su vigilia del sábado por la noche, el papa Francisco instó a los fieles a no dejar que la soledad y el dolor de la pandemia de COVID-19 les prive de la esperanza por un futuro mejor.

“Esta noche adquirimos un derecho fundamental que nunca nos podrán quitar: el derecho a la esperanza”, declaró Francisco.

Protestas por gasolina y agua se saltaron la cuarentena en el jueves santo
Usuarios trancaron tramos en descontento con la escasez

Diversas protestas se produjeron este jueves santo en Caracas y en el interior de Venezuela por la escasez de gasolina y agua.

En Las Mercedes motorizados procedieron a trancar la avenida principal luego que muchos de ellos se quedaran sin surtir combustible en la llamada bomba de Texaco.

Igualmente en la autopista Valle-Coche, autos y motos cerraron el tramo en descontento por la falta gasolina.

La misma actitud tuvieron algunos en el interior.

 

Lo importante de morir es resucitar, por Armando Martini Pietri

@ArmandoMartini  

Resurrección suena a domingo final de vacaciones, como si el lunes comenzara el año. Tintinea a nueva vida, despertar de un mal sueño. Comenzar un camino, que en realidad transitamos, ruta en la cual estamos unos con más alegría, otros con tristeza, todos con ilusión y esperanza.

Cuando Jesús se preparaba para morir se justificó ante el Padre eterno, “Todo está consumado”. No fueron palabras del Jesús Dios, fue el rendimiento de cuentas del hombre, concebido para efectuar una tarea que cumplió hasta el último aliento.

Jesús le dio una salida al espíritu y comportamiento humano, pero no fue llave para la paz. Los cristianos tenían, y tienen, que ganársela; el cielo no es recompensa automática, es conquista personal. Portarse bien, cumplir los mandamientos, no es tan sencillo como parece, es el resultado de una convicción, decisión de cada quien, y la voluntad expresa de mantenerla por encima de las circunstancias. Ese es el sentido de la propuesta de poner la otra mejilla: un acto de persistencia, de no dejarse vencer por el miedo, la agresión y ferocidad del agresor.

Resucitó y se fue al reino celestial, es Dios y nosotros no. Somos vecinos de estos lados, sufrimos hambre, angustia, enfermedades y epidemias que ahora nacen de avanzadas tecnologías que ni siquiera imaginamos, pero nos afectan. Aunque lejos de China, respiramos el mismo aire y padecemos las mismas contaminaciones. Y si quien lee es castrista, madurista, chavista, comunista, socialista, piense que inhala el mismo aire de Donald Trump en los jardines de la Casa Blanca.

No es de ese aire del cual necesitamos resucitar, sino de la pesadez en resignarnos a la mentira, verdades tan distorsionadas que ya ni son reales ni son falsedades. Es hora de comprender el dolor de observar una patria derruida, desmontada decreto a decreto, falsedad a falsedad, error a error, incompetencia a incompetencia. Un sufrimiento tremendo, aunque aliviado por la fe y esperanza de tener que reconstruir lo que vimos destruir frente a nosotros.

Murió en la cruz. El hombre que en él cumplió su misión, el encargo de Dios, pero persistió el Jesús Dios que jamás ha muerto, se mantiene entre nosotros como actitud, apoyo del buen ladrón, que se arrepiente sincero, paga sus deudas con la sociedad, y rechazador, sentenciador del mal robador, que no se lamenta ni aflige, porfía en su maldad.

No importa lo que digan los bandidos enchufados, asesinos coautores, verdugos torturadores, embusteros socios y cómplices de la ignominia. Están condenados a ser sepultados en el Infierno. Caen mirando a otro lado, no ven la mano de Jesús tendida para rescatarlos con solo decir que se arrepienten de sus crueldades. Sin la perversidad de la impunidad, la justicia debe prevalecer.

Es hora de razonar. Hemos sido víctimas de excesivos engaños y, en la estafa, tan perverso es el estafador, quien se aprovecha de la ingenuidad de otros, como el estafado. En el encuentro entre estafador y estafado, ambos son malas personas.

Son muy pocos los venezolanos que puedan decir, con plena franqueza, que no tienen un pedazo de la culpa nacional. Ni Chávez ni sus acompañantes -ingenuos y bandidos por igual-, ni castristas en Cuba, izquierdosos en el continente, pueden señalar que no son culpables. Todos lo somos, directa o indirectamente; debemos asumir con gallardía responsabilidades dejadas de lado, sepultadas en algún rincón, porque no hay ricos sin pobres que los halaguen ni asesinos sin cobardes que les teman.

Debemos reflexionar ante la imagen atormentada del Cristo crucificado, ver la sepultura, que es tiempo para meditar; y la resurrección, como invitación al arrepentimiento franco y voluntad de cambiar, rechazar la propia barbarie y decidirse a avanzar por el nuevo camino.

No es fácil. Sí digno y admirable, nos conduce a la salvación, aunque serán muchas las traiciones, obstáculos y tentaciones que vencer. Es cómodo preferir substraer el dinero ajeno para disfrutar de privilegios, amenidades, excelencias y exquisiteces; lo difícil y meritorio es vivir con decoro de quien se gana cada día la honra de ser, real y sinceramente, un buen ser humano, ejemplar ciudadano, mujer u hombre honesto, verdaderos forjadores de patria y orgullo de ser un pueblo admirable.

Transcurre Semana Santa bajo el manto apabullante de una pandemia que no inventamos, pero igual nos contagiamos. Avanza el tiempo sobre una nación arruinada por gobernantes incapaces, tratamos de ganarnos la vida escurriéndonos entre forajidos que desvalijaron sin ocultarse, ahora mirando al horizonte, esperando vengan a resolvernos problemas que vimos crecer sin tener el coraje y decisión de resolver.

Jesús el humano murió entre dos ladrones, a uno lo condujo a la salvación, al otro lo dejó caer en la perdición. No fue disposición suya. Fue la libre decisión de cada uno.

Resurrección no es solo salir del sepulcro caminando como Lázaro, no es el resultado de un milagro ocasional. Resucitar es ser capaces de hacer con nuestras manos y propias voluntades el verdadero camino del cual tanto hablamos, pero que aún subsiste en un sueño, ilusión, esperanza de que alguien lo haga realidad.

Y para eso no es necesario saber hablar inglés.

Gobierno impide recorrido del Nazareno de San Pablo programado para este #8Mar
Al anunciar la medida respecto al Nazareno, el ministro Reverol acotó que organizará con la Iglesia Católica visita de los siete templos a través de los medios de comunicación, que será seguida por los feligreses desde sus casas

 

El ministro de Relaciones Interiores, Justicia y Paz, Néstor Reverol, informó que tras una reunión con las autoridades del municipio Libertador, revocó la autorización para que se realizara este miércoles santo la procesión del nazareno de San Pablo, la imagen más venerada por los caraqueños, que saldría en recorrido motorizado por las principales arterias viales de la capital.

Reverol señaló que la decisión se tomó para mantener el cumplimiento de la cuarentena por la pandemia de covid-19 durante esta Semana Santa, por lo que pidió a la feligresía “realizar» sus cultos religiosos desde sus casas.

Ante la cuarentena, la Arquidiócesis de Caracas había previsto que la venerada figura hiciera un recorrido pro las principales zonas de la ciudad (cuatro de los cinco municipios) a bordo de un papamóvil, ante la imposibilidad de realizar la adoración, procesión y misa campal a la que año a año acuden miles de caraqueños.

“Hemos recomendado a la iglesia católica hacer una procesión (del Nazareno) coordinada después de la cuarentena, y que el pueblo de Venezuela en estos días santos permanezca en sus casas”, detalló Reverol.

De la misma manera, acotó que estará en contacto con representantes religiosos y autoridades de Caracas para organizar la visita a los siete templos a través de los medios de comunicación, la cual podrá ser seguida por la feligresía desde sus casas.

Reverol señaló que ante la pandemia del nuevo coronavirus que afecta a todo el mundo, debe renovarse la fe pero desde los hogares. “Cada familia en una iglesia y cada casa en un templo”, agregó.

El ministro del régimen destacó que a diferencia de años anteriores, en esta Semana Santa no se dispondrán de los diferentes dispositivos de seguridad sino que las acciones están dirigidas a evitar la propagación del virus.

al respecto, la Arquidiócesis de Caracas informó a través de sus redes sociales que la procesión anual del Nazareno de San Pablo, “no saldrá a las calles y avenidas de Caracas” este año.

“Estamos diseñando una vía para que el miércoles santo, la principal devoción de los caraqueños llegue a sus hogares por la TV y redes sociales”, informó en su cuenta oficial de Twitter.

El administrador apostólico de Caracas y cardenal de Mérida, Baltazar Porras, aseguró que pese a que no hará el peregrinaje, el Nazareno de San Pablo, la principal devoción de los caraqueños, derramará sus bendiciones este miércoles santo.

“La bendición del Nazareno será tecnológica (…) A través de las nuevas tecnologías estaremos presente en sus hogares. ValeTV trasmitirá la santa misa; invito a tomar la señal para que llegue a todos”, expresó en Twitter.

Nazareno de San Pablo recorrerá la Gran Caracas en el Papamóvil el #8Abr
La Arquidiócesis de Caracas indicó que se cumplirán las normas sanitarias para hacer la procesión del Nazareno de San Pablo

El administrador apostólico de la Arquidiócesis de Caracas, cardenal Baltazar Porras, informó a través de las redes sociales que fue aprobado por el Consejo de Gobierno de la entidad eclesiástica el recorrido en el Papamóvil del Nazareno de San Pablo el Miércoles Santo, cuya fecha en 2020 es el 8 de abril, a partir de las 9:00 a.m.

La medida de hacer la procesión de esta forma obedece a la pandemia del covid-19 que afecta a Venezuela, donde el decreto de cuarentena fue puesto en marcha para evitar el avance de la enfermedad. El cardenal Porras indicó que esta procesión contará con las «debidas normas de seguridad e higiene» que se requiere.

Subido en el Papamóvil, el Nazareno de San Pablo recorrerá gran parte del Área Metropolitana de Caracas para que los devotos puedan admirarlo y elevar sus plegarias al cielo. También, desde la Arquidiócesis de la capital, se pidió comprensión a la ciudadanía por la ruta que fue trazada.

«Las parroquias podrán organizar traslados con la imagen del Nazareno en sus sectores», escribe en la red social y agregó que los fieles podrán visitarlo en su Basílica cuando termine la cuarentena.

Un comunicado difundido por Globovisión, refiere que la Arquidiócesis de Caracas pide a la ciudadanía si van a realizar la procesión, así como a las diócesis, que cumplan con las normas sanitarias y eviten el contagio.

Pidió que las imágenes viajen en vehículo adecuado para que los fieles puedan adorarlo, mientras que en otro viaje el sonido con el sacerdote para que dirija los rezos.

Exhortó además a solicitar la colaboración de los cuerpos de seguridad para que resguarden la procesión y se eviten percances, al tiempo que solicitó organizar bien las rutas para que no coincida con la del Nazareno de San Pablo. En ese sentido, sugirió que las imágenes de las parroquias las lleven por caminos alternos.

¿Y si cristo viene hoy?, Por Reuben Morales

EN ÉPOCAS DE SEMANA SANTA, siempre nos suelen recordar la famosa promesa de la segunda venida de Cristo. ¿Pero se han puesto a pensar si esto, en efecto, sucediese hoy? Deberíamos estar preparados. No esperemos encontrarnos al clásico Cristo de siempre. Si Él viene hoy, le tocaría ser un Cristo moderno que eche mano a nuevas estrategias comunicativas, como el YouTube, el stand-up comedy y otras más.

Por ejemplo, en su faceta de youtuber, seguramente Cristo se apodaría “Cristuber” y estos serían algunos de sus episodios:

EPISODIO 1: TUTORIAL.
“¡Hola, amiguis!… ¡Bienvenidos a otro episodio!… Hoy les voy a comentar varias cositas, pero antes, les voy a pedir un favor. Sigan ya mismo a las cuentas @Pablo… @Lucas… y por favor me bloquean a @Judas. La semana pasada descubrí que me dio ‘unfollow’ por 30 seguidores.
“En el episodio de hoy les traigo un tutorial: ¿Cómo saber si tu papá es tu papá? Como a mí ya me pasó, les doy este tip. Inviten a su presunto padre a la clínica y háganse un examen de ADN. Si tu genoma sale exactamente igual al de otros dos entes, pero diferente al de él, entonces dile con toda franqueza: ‘Lo siento, pero no fuiste hecho a mi imagen y semejanza’”.

EPISODIO 2: UN RETO.
“¡Hola, amiguis! Hoy les traigo el #MagdalenaChallenge. Es muy fácil. Solo debes buscar a una mujer, te le acercas y te le quedas viendo a los ojos fijamente lo más que puedas, ¡pero sin darle un beso! Después retas a dos amigos y los etiquetas. Para empezar a viralizar esto, comienzo retando al Arzobispo de Santiago de Chile y al Arzobispo de Boston. ¡Pero ojo!… ¡Prohibido hacer el reto con niños!”

EPISODIO 3: MILAGROS MODERNOS.
“¡Hola, amiguis! Hoy les quiero mostrar la versión moderna de mis milagros. Por ejemplo, miren la foto de esta mujer. ¡Logré que se graduara de Periodismo en Venezuela, tiene un año ejerciendo y no la han metido presa!… ¡Aplausos!
“Vean este otro milagro: ¡Conseguí a una persona que jamás ha visto Game Of Thrones!… ¡Que por cierto, es la misma que nunca vio Titanic!”.
“Y otro milagrito más: ¡YO!… Sí… yo logré ser influencer sin usar peluca porque mi pelo largo, es largo de verdad”.

EPISODIO 10: RESPUESTAS DE LOS SUSCRIPTORES.
“¡Hola, amiguis! He estado leyendo sus comentarios y estoy muy triste. Hoy aprendí que no los puedo complacer a todos. Por ejemplo el otro día, miren: multipliqué los peces y salió la comunidad de veganos a crucificarme en redes. Dije ‘ok, voy a bajarle dos y cambiar la estrategia’. Entonces multipliqué los panes y toda la comunidad de alérgicos al gluten me cayó a latigazos. ¡Ahora se fregaron! Estaba pensando multiplicar dólares, pero olvídenlo. No quiero que toda la comunidad de comunistas me caiga encima. Como ellos dicen que ser rico es malo…”.

Así sería su faceta de youtuber. Ahora, en cuanto a su faceta de comediante, no me extrañaría que termine sacando un show titulado “INRIsas”, donde una de sus rutinas sería ésta:

“¡Buenas noches, buenas noches! ¡Uy!… llegué de milagro. Llegar aquí fue todo un calvario. Como notarán, la noche de hoy tiene un antes y un después. ¿Entendieron? AC-DC. Es que también me gusta el rock… ¡Más vale que se rían con estos chistes Divinos!… Si no lo hacen, les envío mis avispas pa’ que los piquen.
“Ahora mírenme… echen un ojito… ¿Qué tal este cuerpito de Cristo? Lo saqué a punta de hacer Poncio Pilates.
“Oigan, si llegué tarde me disculpan, pero es que venía en el carro y se me espichó un caucho. Menos mal que tenía una llave de… cruz”.

No dudo que llegaría a tener su especial de Netflix. Ahora, lo único que temo de estas nuevas facetas de Jesús, es que le comience a ver la utilidad estratégica a algunas de sus viejas costumbres. ¿Multiplicar panes y peces para regalarlos? ¿Decir que es más fácil pasar a un camello por el ojo de una aguja a que un rico entre en el Reino de los Cielos? ¿Suena familiar, no? ¡Ay, Diosito, si tu hijo Cristo viene hoy, te imploramos de rodillas! ¡Que por favor no termine siendo un político socialista!

 

Jueves Santo: cena de traición y nuevo comienzo, por Armando Martini Pietri

FESTIVIDAD CRISTIANA TRADICIONAL del jueves anterior al Domingo de Resurrección, como parte de la Semana Santa. En este día los cristianos recordamos la institución de la Eucaristía en la Última Cena y el lavatorio de los pies realizado por Jesús; acto de ejemplarizar la humildad y servir a los demás como misión.

Fue el día de Jesús con sus discípulos, ceremonia de adiós y despedida, aunque también el verdadero comienzo de una nueva era, un tiempo diferente de percepción y relación entre los seres humanos con el Creador, cuando instituyó la consagración del pan como su cuerpo y el vino como su sangre, la nueva comunión entre Dios y su creación.

Aquella noche en Jerusalén, once de los doce discípulos -aún no sabían- que se convertirían en apóstoles. El perjuro, ya dudoso de su acción vil, estaba incómodo. Jesús conocía quién era el traidor y cuál su traición, prefirió guardar silencio, dejándolo en libertad para decidir.

Aquella última cena fue un compartir entre compañeros de fe, pero se percibía que algo grave sucedería, aún no se daban cuenta que lo grandioso no estaría en la aterradora muerte de Jesús, sino en la misión trascendental que dejaría con su resurrección, marcando el camino al cielo, el destino definitivo.

No advirtieron el simbolismo del pan y el vino que Jesús compartió, no entendieron en ese momento solemne que no era aquella cena sólo un encuentro sino el comienzo de toda una misión de vida que trascendería la historia de la humanidad con ellos como maestros y abanderados. Tendría que venir semanas después Pentecostés, la visión del Espíritu Santo sobre ellos para terminar de transformar a aquellos hombres sencillos y desconcertados, en los difusores del nuevo mensaje.

Sólo uno no estuvo para recibir el fuego divino, que tarde, tras sangre, sufrimiento y sacrificio del Maestro, comprendió la magnitud de su error, que lo transformaba en el mayor traidor de la historia, discípulo que se colgó para morir por toda la eternidad.

Prepotencia, egoísmo, soberbia, pretensiones propias, son las monedas que siguen engañando a los hombres y mujeres que descuidan la verdad y hasta la desprecian, sobrevaloran recompensas en oro y plata dejando en los albañales de la vida sus almas y conciencias. Nunca entienden que las riquezas duran -dependiendo de cuándo y cómo sean sancionados por perjuros a la honorabilidad- mientras que la bondad, satisfacción de tenerla y ejercerla, de llevar sus vidas bajo la guía de mandamientos, son eternas, tesoros invalorables de la existencia.

Esta Venezuela tiranizada por fanáticos, bandidos, miserables corruptos y militares como estaba aquella Judea por las legiones y férrea dictadura romana, marcial, corrompida, inmunda, asquerosa e implacable, aliada con una dirigencia judía tan asustada como prepotente; nuestro huerto de los olivos está sembrado de una mezcolanza de ingratos, traidores y delincuentes, pero también de ciudadanos con principios éticos, valores morales y buenas costumbres que mantienen coraje, dignidad y esperanza entre la inseguridad, anaqueles vacíos, bolsas de basura, repisas medicinales vacantes, hospitales sin higiene y los peores servicios públicos que podamos recordar.

Por si fuera poco, sale a la luz pública un expediente en el cual se involucra al propio Jefe de Estado usurpador, en actos de corrupción, violaciones a los Derechos Humanos y a la dignidad de sus ciudadanos, saqueando los recursos naturales del país y conduciendo a la nación, una vez próspera, a la ruina económica por su régimen autoritario e infames políticas económicas socialistas; se señala a los valentones del régimen castrista venezolano cometiendo asesinatos extrajudiciales y torturas, tomado prisioneros políticos y restringiendo severamente la libertad de expresión, en un esfuerzo desesperado por retener el poder, monedas de plata que son cada día más pesadas.

Venezuela vive una de las peores circunstancias en su historia. Duplicidad en Presidentes, poder legislativo, Tribunal Supremo de Justicia, Ministerio Público, Procurador General y representantes diplomáticos. Tenemos dos de cada uno, pero ninguno en capacidad de resolver los problemas que enfrentan los ciudadanos.

En el caso específico de la primera magistratura, no hay excusa, ha tenido tiempo y recursos, no lo hizo, porque no sabía o no podía, nunca debió ejercer el cargo heredado. El otro, joven ingeniero, repleto de ganas, preparado, con ideas, pero no lo dejan, su entorno inútil, descalificado, arcaico y primitivo pero favorable cohabitante.

El nuestro es un Gólgota con la cruz de la crisis y la hiperinflación a cuestas, aun sabiendo que, con la injusticia, tiranía y muerte llegará también el rayo justiciero, que pondrán de rodillas, aterrorizados, a quienes nos sojuzgan, mantienen bajo el dominio de lanzas y espadas que cortan cabezas y perforan carnes, mientras la falsa maravilla de la revolución retorcida trata de sobrevivir, acompañada de los siempre convivientes colaboracionistas, perjuros que se empeñan obsesivos en mantener la ignominia castro socialista, promoviendo elecciones turbias e incomprensibles con quien ha quebrantado y traicionado todo valor humano y responsable de un Holodomor, -Genocidio u Holocausto ucraniano, atribuido a la hambruna que asoló el territorio de la República Socialista Soviética de Ucrania, durante los años 1932-1933-, como ya están auspiciando en Venezuela. Sólo plantearlo, es una insensatez repugnante, nauseabunda y asquerosa.

Hoy es día de meditación religiosa, jueves de pesar y temor, pero con la certeza de que va a cambiar. Venezuela merece mejor y lo tendrá. Invoquemos a Dios estos días santos para que nos ilumine y dé la oportunidad de trabajar, crear y realizar un país libre, democrático, republicano y liberal del cual sentirnos orgullosos, para vivirlo, disfrutarlo, levantar familia y educar a nuestros hijos, motivar a los nietos, morir con la tranquilidad y seguridad de que las futuras generaciones lo perfeccionarán de acuerdo a nuestro gentilicio y venezolanidad, principios éticos, valores morales y buenas costumbres ciudadanas.

@ArmandoMartini

EL PRESIDENTE DE LA Asamblea Nacional, Juan Guaidó informó que el 19 de abril se realizará un “gran cabildo abierto” en el marco de la llamada Operación Libertad.

“Sepa el pueblo de Venezuela que esta Semana Santa seguiremos trabajando. Este próximo 19 de abril tendremos un nuevo cabildo abierto para ver cómo han avanzado los balances a fin de seguir en el cese de la usurpación”, expresó el mandatario encargado.

Guaidó no ofreció detalles de los puntos de concentración ni la hora en que se va a realizar la actividad.