religión archivos - Runrun

religión

Gabriela Henriquez May 21, 2020 | Actualizado hace 2 semanas
Internet abre las puertas del templo
La Academia de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales proyectó su último estudio que en Venezuela podría existir un aumento de la tasa de contagio a 4 mil casos por día en la primera semana de junio, o un pico de más de mil casos por día después de la primera semana de septiembre. 
Ante los resultados del estudio y la incertidumbre sobre la reapertura del país, las religiones se han tenido que adaptar para seguir brindando sus servicios espirituales. 

@gchenriquez1 / Imagen: Abrahan Moncada. 

Miedo, ansiedad, desesperanza, e incertidumbre son solo algunas de las emociones que pueden estar experimentando las personas en todo el mundo ante la pandemia del coronavirus. En Venezuela, se suma el instinto de supervivencia que ha aflorado a raíz de la imposibilidad de las personas de salir a trabajar. Recurrir a ahorros, luego de más de 60 días de confinamiento, no es una opción para muchos, ante la depresión económica que existe en el país. 

Miles de venezolanos han buscado consuelo en especialistas, pero en especial, han buscado refugio espiritual en las congregaciones religiosas. Runrun.es entrevistó a cuatro voceros de distintos credos religiosos en el país para consultarles cómo ha sido la experiencia de digitalización de sus actividades y cómo avizoran a largo plazo los cambios en sus tradiciones. 

Iglesia Católica: una oportunidad de globalizar la fe

El padre Honegger Molina, Vicario Episcopal para los medios de comunicación de la Arquidiócesis de Caracas aseguró que la Iglesia Católica en Venezuela activó sus servicios por medios digitales de manera  exitosa  cuando fue decretado el confinamiento en el país. 

Explicó que no solo las misas se han digitalizado, sino también actividades como las catequesis, las clases bíblicas, las reuniones de la jerarquía de la iglesia para la planificación de la acción social, las contribuciones monetarias de los creyentes, los pagos de nómina a los empleados, así como el servicio de petición de misa para quienes cumplen aniversario de fallecidos. 

Añadió que hay actividades presenciales que no se detienen, pero que han requerido del máximo cuidado con las medidas de seguridad sanitarias. Entre ellas, las visitas a los enfermos; los bautizos por riesgo de fallecimiento; los matrimonios de emergencia, sin público; la entrega de alimentos y auxilio de los pobres mediante servicios delivery; los programas de Cáritas; y en algunas parroquias, la recepción de los difuntos en cenizas, con la presencia reducida de sus familiares para el acto sagrado de la despedida y entierro. 

Todos los actos sacramentales fueron trasladados para reanudarse a partir del mes de septiembre, entre ellos, los bautizos, primeras comuniones y confirmaciones.

Asimismo, para la reanudación de las misas presenciales se está planificando la estrategia de diversificar los horarios en los que se atienda a grupos más reducidos de personas para poder cumplir con el distanciamiento social, tal y como ya se está realizando en España. “Ya esos planes están pensados para un proceso que será escalonado, será regulado de normalidad de vuelta a la normalidad”, sentenció Honegger. 

Finalmente, el Vicario aseguró que transmitir en vivo y grabar las misas por plataformas digitales ha permitido que los públicos sean universales. “Ahora tenemos a muchos venezolanos que nos están siguiendo de la diáspora venezolana por todo el mundo. Y hay venezolanos que también ven misas italiana y españolas. Se globalizó totalmente la fe a través de las redes sociales”, dijo. 

Evangelismo en Venezuela: Whatsapp sirve para orar

Oswaldo Zambrano, vocero de las Asambleas de Dios de Venezuela, una asociación de evangélicos en el país, explicó que han tomado medidas que se acoplan a las restricciones que el gobierno ha decretado. Cancelaron las misas, las reuniones celulares de familias que se llevan a cabo en hogares, y los perifoneos. 

Aseguró que las iglesias que forman parte de Asambleas de Dios tienen proyectado que van a poder retomar sus actividades presenciales en diciembre. No obstante, añadió que se encuentran realizando sus actividades en línea.

“Todos los días a las 12 del medio día se lleva a cabo una oración por redes sociales, a nivel internacional; en Venezuela todas las noches de 7 a 8 de la noche se hace una cadena de oración por Whatsapp en la que las personas se conectan y comentan sus aprendizajes bíblicos”, dijo. 

También están trabajando para conseguir fondos y estructuras para apoyar a los trabajadores de las iglesias que se encuentran desempleados. Del mismo modo, están en la coordinación de repartición de alimentos en la ciudad de Caracas, una vez estos sean verificados por el Ministerio de Justicia y Culto. 

Zambrano, adelantó que están observando cuáles mecanismos están siendo usados en Colombia para retomar sus actividades religiosas. “Si en una congregación existía la capacidad para 100 personas, ahora solo va a entrar un 30% y se abrirán más horarios de servicios. Así podemos dejar una distancia de dos metros entre cada silla. Las escuelas de niños, un espacio a donde son llevados mientras los padres asisten a las misas, no se están abriendo”, dijo. 

Consideró que lo primero que se podría reanudar presencialmente son las células familiares en casas, con máximo tres grupos de familia. Pero eso también depende de las aperturas que de el gobierno en Venezuela. 

Testigos de Jehová tocan la puerta de Zoom

Alberto Nunez, portavoz oficial de los Testigos de Jehová en Caracas explicó a Runrun.es que la comunidad de testigos se reúne dos veces a la semana en salones que, por los momentos, no están siendo utilizados. Las reuniones ahora se hacen a través de la aplicación de Zoom, la cual permite a las personas levantar la mano e intervenir en su tradicional sesión de preguntas y respuestas. “Ahí se han tocado muchos temas sobre la ansiedad, el desánimo, y el no inquietarse por el sustento diario que es algo que agobia a las personas”, detalló.

“En algunas partes en donde la velocidad de internet no es muy buena, estamos utilizando también las llamadas en conferencia, o las líneas móviles, y eso ha hecho posible que semana tras semana podamos mantener el contacto con nuestros compañeros”, aseguró Núnez. También se esfuerzan por ayudar a quienes no han podido salir a trabajar por el confinamiento. 

En referencia a la predicación en casas de vecinos que distingue la labor de los Testigos de Jehová, Núnez explicó que ya no se están realizando. Sin embargo, algunos testigos utilizan las llamadas telefónicas, mensajes y audios por Whatsapp para hablar con sus vecinos y poderles hacer llegar mensajes de esperanza y de consuelo. 

Los bautizos, que generalmente se llevaban a cabo en asambleas o convenciones grandes, ahora se hacen de manera privada. “Se hacen en casas particulares, en las que dos ministros ordenados los llevan a cabo”, detalló. Los matrimonios, por su parte, han sido realizados por Zoom. “Se presentan unas palabras de consejos bíblicos para la pareja en donde la persona encargada de dirigirlo lleva un tema llamado Un matrimonio honorable a la vista de Dios”, puntualizó. 

Finalmente, Núnez dijo que tuvieron que suspender su asamblea anual, generalmente realizada en el Poliedro de Caracas, y será suplantada por sesiones en línea, durante julio y agosto.

Comunidad Hebrea atiende caso por caso

Runrun.es consultó con un líder comunitario de la religión judía en Venezuela, quien prefirió hablar en condición de anonimato, y éste detalló que las sinagogas no están prestando servicios religiosos presenciales, pero algunas personas se las han ingeniado para poder estar en conjunto por Zoom o por Whatsapp. 

“La gente muy religiosa está angustiada y ha habido un impacto psicológico, pero tenemos un equipo médico de psicólogos que ha dado charlas para bajar el nivel de ansiedad. También los rabinos llaman a las personas que se sienten más solas o están en una condición más precaria”, dijo. 

Detalló que recientemente se llevó a cabo la celebración del Pesaj, en la que se recuerda durante ocho días el proceso de salida de Egipto de los judíos, las diez plagas por las que pasaron y la travesía de los 40 años. 

Explicó que tradicionalmente se realizan cenas familiares, y algunas sinagogas hacen cenas colectivas, que tuvieron que ser suspendidas. Este año, toda la comunidad judía hizo la celebración en sus hogares, con su núcleo familiar; sin reunir a la familia extendida.

“La mayoría de la gente comprende que es un tema de salud pública, de hecho en la religión judía lo más importante es la vida. Cualquier cosa que ponga en riesgo la vida no se puede hacer”, dijo.

La persona consultada también detalló que no tienen una planificación para sus actividades de los próximos meses. “A medida de que el gobierno va emitiendo sus resoluciones con la extensión de la cuarentena, vamos nosotros cumpliendo con los requerimientos. Nosotros no tenemos nada pre-planificado para el Año Nuevo que ocurre en septiembre. Tampoco para el día del perdón, que es entre mediados de septiembre e inicios de octubre.  Por ahora eso está en stand by. Generalmente eso no se planifica con seis meses de antelación entonces ya veremos qué pasa con las resoluciones del gobierno”,dijo. 

El pasado 14 de mayo se llevó a cabo un día de oración a nivel mundial, cuyo lema fue “rezar por la humanidad”. El objetivo fue que todos, sin importar su credo, rezaran por la humanidad en el marco de la pandemia del COVID-19. 

Líderes de todo el mundo ahora conversan sobre una nueva era de diálogo interreligioso. Si bien es cierto que por años han existido diferencias importantes y conflictos entre distintas religiones, también es certero que todas por igual se han tenido que adaptar por igual a una nueva realidad que demanda un consuelo espiritual para muchos. 

Ética del don; no ética de la pureza y la mancha, por S:D:B Alejandro Moreno

ESTÁ EN JUEGO EN ESTOS MOMENTOS DE LA POLÍTICA –ya lo hemos dicho– el fondo esencial y existencial de la cultura del pueblo venezolano. Quiero hoy detenerme a reflexionar sobre la estructura de ese fondo: la ética que califica y constituye su raíz. Si trascendiendo lo aparente, lo circunstancial, nos fijamos en lo permanente y lo estructural, entenderemos que la ética sobre la cual se funda la práctica de vida de nuestro pueblo es una ética regida por el don y la entrega, no por la culpa, la limpieza y la pureza. Esta sería la típica ética farisaica mientras la ética del don, que al fin de todo es el amor, coincide plenamente con la ética cristiana más profunda. Estoy hablando de cultura, no necesariamente de religión, pues esta ética del don y del amor está presente en las prácticas culturales tanto de los creyentes como de los no creyentes, de los cristianos como los de otras religiones. Por alguna vía se hizo cultura popular venezolana. Es lo más profundo de nuestra identidad como pueblo, es la forma nuestra de habérnoslas con la vida y la realidad toda. Ciertamente eso no nos libra de cometer errores y delitos, o pecados, de actuar contra ella o fuera de ella, pero ella permite que podamos también regresar y recuperarnos. Desde el punto de vista cristiano este fondo ético es el que no se detiene en el remordimiento de la culpa sino que permite la liberación por el sincero arrepentimiento, hace posible el perdón en profundidad y la alegría plena y sin nubes de la total aceptación en el mundo absoluto del amor. En el campo social y político es lo que permite el encuentro entre quienes difieren en opiniones, en gustos y proposiciones porque hay un fondo común a todos, incluso inconsciente, sobre el que las coincidencias y la aceptación son posibles sin exigir para nada la uniformidad. La ética de la limpieza, la pureza y, por tanto, de fondo, siempre la culpa de la que es imperioso librarse pues es productora permanente de remordimiento, angustia y autohumillación y por lo mismo de la visión fundamentalmente negativa del otro que siempre será de algún modo culpable, es productora de las prácticas de aislamiento, segregación y encierro en un personal sentido de superioridad y orgullo de quien se siente más perfecto. Esto tiene efectos políticos y es causante de desunión. En religión, produce el fariseo, el que se siente superior ante Dios y desprecia al publicano por pecador. En eso consistió el gran rechazo de Jesús. Y en eso consiste el intento de desvenezolanización hoy.

[email protected]

El Nacional

Venezuela está lista para la beatificación de Madre Carmen

 

Este sábado 16 de junio, desde tempranas horas de la mañana, miles de feligreses venezolanos asistirán al Estadio de Béisbol de la UCV para celebrar la ceremonia de beatificación de la Madre Carmen Rendiles, quien desde ese día se convertirá en la tercera beata venezolana y primera de origen caraqueño.

Luego de varios meses de preparativos, la Conferencia Episcopal Venezolana y la Congregación Siervas de Jesús de Venezuela, junto a cientos de colaboradores y entusiastas de la causa, compartieron los detalles del evento y el protocolo de ingreso para todos los venezolanos que quieran asistir a la celebración.

A partir de las 7:00 de la mañana se abrirán las puertas para recibir a todos los feligreses y a las 8:30 AM iniciarán las actividades de animación y testimonios que se extenderán hasta las 10:00 AM, hora en la que está previsto el inicio de la Santa Misa que se estima culmine en horas del mediodía.

La celebración será presidida por el representante del Papa Francisco, Cardenal Angelo Amato, quien recibirá la solicitud de beatificación de manos del Cardenal Jorge Urosa Savino. En la ceremonia también participarán la Madre María Eugenia Noreña, Superiora de las Siervas de Jesús y la Doctora Trinette Durán, beneficiaria del milagro de la Madre Carmen, quienes llevarán hasta el altar las reliquias en primer grado de Madre Carmen.

El Maestro Luis Eduardo Galián será el encargado de dirigir a la Coral Misa Criolla, para acompañar con voces venezolanas la celebración de la santa misa que culminará con la develación de una imagen especial de la beata Madre Carmen, elaborada especialmente para la ocasión.

De esta manera, la Madre Carmen Rendiles se convertirá en la tercera Beata venezolana después de Madre María de San José, beatificada el 7 de mayo de 1995, y la Madre Candelaria de San José el 27 de abril de 2008. Ante esta celebración el Cardenal Urosa ha recalcado la importancia de acoger el testimonio de vida de una religiosa que será presentada como “ejemplo de santidad, de virtudes y perfección humana y cristiana”.

Los organizadores han recalcado la importancia de asistir con vestimenta cómoda, hidratación y refrigerios, al mismo tiempo que recomiendan organizarse en grupos familiares y parroquiales para facilitar el ingreso y permanencia en el estadio. El acceso podrá hacerse en vehículo propio, por lo que está previsto el funcionamiento del estacionamiento del estadio y, para quienes prefieran movilizarse en transporte público, se recomienda utilizar las estaciones Ciudad Universitaria y Zona Rental.

El evento será resguardado por la Policía Nacional Bolivariana, y más de 200 funcionarios de seguridad privada, junto al apoyo de voluntarios de la Cruz Roja, Bomberos Universitarios y Protección Civil que garantizarán la seguridad de todos los asistentes.

Los detalles de la ceremonia podrán seguirse en directo a través de las redes sociales de @madrecarmenvzla en Twitter, @madrecarmenvenezuela en Instagram y en facebook.com/madrecarmenvenezuela.

 

*Con información de nota de prensa

 

Cardenal Urosa invita a los venezolanos a la beatificación de Madre Carmen

 

A pocos días de celebrarse la ceremonia, el representante de la Conferencia Episcopal asegura que se tratará de una gran fiesta religiosa

 

“Alabó a Dios con su vida, se entregó al servicio de los pobres y es un ejemplo para todos nosotros”, con estas palabras describe el Cardenal Jorge Urosa Savino a la Madre Carmen, próxima beata de Venezuela y primera de origen caraqueño, en un mensaje que envía a todos los venezolanos para que participen en la celebración de su beatificación que se celebrará el próximo sábado 16 de junio a partir de las 10 de la mañana, en el estadio de la Universidad Central de Venezuela.

El Cardenal Urosa aseguró que se trata de una gran fiesta religiosa a la que están invitados todos los miembros de la feligresía de la Arquidiócesis de Caracas. Recalcó además el carácter familiar de la celebración, un momento importante para reunirse en torno a la Fe y el testimonio de vida de una religiosa que será presentada como “ejemplo de santidad, de virtudes y perfección humana y cristiana”.

A su vez, el Cardenal Urosa recalcó la invitación a todos los movimientos de apostolado y miembros de la Conferencia Episcopal Venezolana, y aseguró que la actividad generará una gran movilización de creyentes que vendrán de las diócesis aledañas y de toda Venezuela; por lo que es importante la organización de cada parroquia para asistir al evento en grupos y llegar al estadio al menos dos horas antes de la ceremonia.

La invitación del Cardenal Urosa se suma al mensaje que semanas antes envió el Secretario de Estado del Vaticano, Cardenal Pietro Parolin, quien resaltaba el significado que tiene para todos los venezolanos y la Iglesia en general la beatificación de la Madre Carmen.

“Espero que haya una participación muy grande en el rito de beatificación (…) y que su ejemplo de santidad, ahora reconocido por la Iglesia, pueda ayudar a todos los venezolanos a renovarse en este sentido”, señalaba el Cardenal Parolin.

En una reunión de la comisión organizadora de la beatificación, Urosa también aprovechó el mensaje del Cardenal Parolina para recordar la cercanía que este ha tenido siempre con todo el pueblo venezolano: “El cardenal Parolin es el segundo hombre al mando de la Iglesia; ha sido nuncio en Venezuela entre 2019 y 2013; y los venezolanos en general y la iglesia en particular, siempre hemos contado con su invalorable aprecio”.

Para el acto beatificación está prevista la presencia del Cardenal Ángelo Amato, prefecto de la congregación para la causa de los santos, y enviado especial del Papa Francisco,quien será el encargado de presidir la ceremonia y de transmitir el mensaje que el Sumo Pontífice envía a todos los venezolanos.

Todos los detalles pueden consultarse en www.madrecarmenrendiles.com y seguir las redes sociales @madrecarmenvzla en Twitter, @madrecarmenvenezuela en Instagram y en facebook.com/madrecarmenvenezuela.

 

El 20 de mayo de 2003, en medio de una intervención quirúrgica, en el hospital “Miguel Pérez Carreño”, la médico cirujano Trinette Durán de Branger sufrió una fuerte descarga eléctrica en su brazo derecho, producto de un cable sin protección que hizo contacto con la cama de operaciones. Como consecuencia del corrientazo, su brazo quedó inmovilizado con fuertes dolores. El diagnóstico médico fue atascamiento del nervio mediano y cubital desde la mano hasta la axila.

“Luego de dos meses de sufrir dolores intensos y tras ser evaluada por más de 20 colegas, decidí operarme a pesar del riesgo que representaba la intervención, porque necesitaba descansar del dolor que estaba sufriendo”, cuenta la doctora Trinette cuando recuerda los días de lucha que vivió.

La misma mañana de la intervención, Trinette visita la capilla del Colegio Belén para orar en la tumba de Madre Carmen. “Mientras rezaba una hermana me invitó a orar en la capillita junto a las religiosas y una de ellas me llevó al cuarto en el que reposaba la Madre Carmen en vida. Cuando entré sentí una fuerza muy poderosa y al ver su foto un rayo de luz enorme inundó la habitación y me hizo perder el conocimiento”, recuerda con emoción los detalles exactos de aquella mañana en que fue bendecida por intercesión de la religiosa venezolana.

La doctora Trinette despertó pocos minutos después y se encontró recostada en la cama, mientras que la madre María San Luis, quien fue hermana de sangre de Madre Carmen, la cuidaba y le repetía que había podido cargarla sin ningún esfuerzo porque pesaba menos que una pluma.

Cuando volví en mí me di cuenta de que ya no sentía dolor y pude mover mi brazo sin ningún impedimento. Fue un momento muy emocionante que nunca olvidaré y que siempre agradeceré profundamente a Madre Carmen”, asegura la doctora Trinette al recordar el momento de su sanación que le permitió suspender la operación que estaba pautada. Desde entonces la doctora Trinette ha sido testimonio viviente de la santidad de la religiosa.

Para conocer más detalles sobre el milagro y el proceso de beatificación de Madre Carmen puede ingresarse en www.madrecarmenrendiles.com y seguir las redes sociales @madrecarmenvzla en Twitter, @madrecarmenvenezuela en Instagram y en facebook.com/madrecarmenvenezuela.

 

 

* Con información de nota de prensa

Las Siervas de Jesús se preparan para celebrar la beatificación de su fundadora

 

Para llevar el mensaje y la vida ejemplar de su fundadora a más venezolanos, las hermanas Siervas de Jesús han trabajado con determinación en promover la causa de santidad de Madre Carmen desde 1995. Por eso celebran con especial emoción su pronta beatificación y aseguran que será una oportunidad de transmitir a toda Venezuela el legado de la Madre Carmen y el deseo de unión que la venerada religiosa siempre quiso para la Congregación.

La labor apostólica de esta institución suma más de 50 años, guiada por el espíritu y la enseñanza de su fundadora. Durante ese tiempo se han dedicado con Fe, oración y sacrificio al servicio del prójimo y a la adoración de la Eucarística.

Madre Carmen inició la misión educativa de las Siervas de Jesús en 1955 con la fundación del Colegio Belén de Caracas, en donde además las religiosas se dedican a la fabricación de las hostias que surten a toda la Arquidiócesis.

“La Madre Carmen sabía que las hostias son primordiales para todas las celebraciones eucarísticas. Por eso nos inculcó mucho el amor por las hostias y nos decía que en lo que fuera posible, no se cobraran. Siempre estaba enfocada en dar”, relata la Hermana María Anselma Espinoza, miembro de la Congregación Siervas de Jesús.

Para continuar con el fortalecimiento de los valores cristianos en los niños, jóvenes y las familias, las hermanas han dirigido la fundación de colegios en varias regiones de Venezuela, labor que ha dejado huellas de dedicación en todos sus integrantes.

A través de la página web www.madrecarmenrendiles.com y las redes sociales @madrecarmenvzla en Twitter, @madrecarmenvenezuela en Instagram y Facebook.com/MadreCarmen en Facebook, pueden conocerse detalles del pensamiento y obra de la Madre Carmen como fundadora de las Siervas de Jesús en Venezuela.

 

* Con información de nota de prensa

Tierra extraña, por Marianella Salazar

 

Ahora sí, acaba de entrar en escena un hombre tan poderoso y hábil como el papa Francisco, que combina un inmenso poder espiritual con un considerable conocimiento geopolítico y desde la solemnidad de la misa del Domingo de Resurrección en la plaza San Pedro del Vaticano pidió una solución a la crisis que estamos sufriendo los venezolanos.

Por primera vez después de su rotundo fracaso como mediador en el conflicto entre la oposición y el gobierno venezolano y de forma absolutamente contundente, sin dejar espacio a cualquier duda, Bergolio, para asombro de quienes lo leen desde los más variados abecedarios, de los que lo ven identificado con la izquierda y resaltan sus simpatías hacia los regímenes socialistas, dio un espaldarazo por la calle del medio –urbi et orbi– a los obispos venezolanos por sus críticas al gobierno dictatorial y represivo presidido por Nicolás Maduro.

Desde la logia central de la basílica el papa Francisco dijo: “Suplicamos el fruto del consuelo para el pueblo venezolano, el cual –como han escrito sus pastores– vive en una especie de “tierra extranjera” en su propio país, para que, por la fuerza de la resurrección del Señor Jesús, encuentre la vía justa, pacífica y humana para salir cuanto antes de la crisis política y humanitaria que lo oprime, y no falten la acogida y asistencia a cuantos entre sus hijos están obligados a abandonar su patria”. Fue una alocución estudiada y sin ambigüedades la del mensaje pascual.

El Papa valoró el mensaje de la CEV, publicado el pasado 19 de marzo, en el que fustigan el Plan de la Patria, al que tildan de nefasto. Allí los obispos no se ahorran calificativos para desnudar al desnaturalizado régimen que nos oprime: “En los últimos tiempos Venezuela se ha convertido en una especie de ‘tierra extraña’ para todos. Con inmensas riquezas y potencialidades, la nación se ha venido a menos, debido a la intención de implantar un sistema totalitario, injusto, ineficiente, manipulador, donde el juego de mantenerse en el poder a toda costa del sufrimiento del pueblo es la consigna. Junto a esto, además de ir eliminando las capacidades de producción de bienes y servicios, ha aumentado la pobreza, la indefensión y la desesperanza de los ciudadanos”.

El Vaticano y los pastores venezolanos trabajan para que el bloqueo impuesto por el gobierno que nos condujo a vivir o huir de un país en ruinas, desorganizado y herido, pueda avanzar sin más traumas hacia un verdadero cambio, pacífico, gradual y democrático. No creo que el Papa, por sí o en sí, logre cambiar demasiadas cosas en Venezuela, pero sus palabras, refrendando los documentos emitidos por la Conferencia Episcopal, sí refuerzan el espacio que hoy por hoy se ha ganado la Iglesia en el corazón de esos venezolanos desesperanzados y coléricos, afligidos y desesperados, decepcionados y pesimistas, de aquellos que no comen ni duermen, de quienes se olvidaron de reír y no le encuentran sentido a una vida tan miserable y terrible como la que padecemos aquí.

La religión también nos ofrece un espacio para la resistencia política, en la que se cultiva todo lo que el régimen devastador ha pervertido en casi veinte años: la historia, la verdad, la ética y la solidaridad. La visión geopolítica de Francisco está fijada tanto en el presente como en los sucesos que inexorablemente vendrán después del esperado cambio; se producen cuando se avecina un quiebre vertiginoso del sistema; quiere lograr que Venezuela avance hacia una mayor libertad y alejarla decididamente de cualquier transición violenta, para alcanzar una tierra más justa y unida y no esta “tierra extraña” que con tanto acierto han denunciado los obispos.

“Estoy brava con Dios”, por José Domingo Blanco

cruzdelavila_

 

“Estoy brava con Dios. No sabes cuánto he rezado para que derrame su compasión y luz sobre Venezuela. He orado, le he suplicado que interceda por nosotros. Mis plegarias limitan con la desesperación. Pero, no ocurre el milagro. Mi fe, que era sólida, se resquebraja. No entiendo cuánto más tenemos que sufrir. Esta ha sido la más larga y dura penitencia que hemos pagado. Me duele el sufrimiento que veo en las calles. El maltrato que recibimos los venezolanos, sin distingo de edades; porque, ni mis canas se salvan de los abusos. Y, ¿sabes qué es lo peor? Estoy perdiendo la esperanza. Cuba tiene 60 años con su dictadura. Nosotros, vamos a tener 20 años con este desastre. Y lo peor, es que veo a esa gente fortalecida, muy segura y atornillada: total, ellos no saben de carencias. ¡Qué les importa si tenemos poca comida o no nos alcanza para comprar la medicina! A ellos no les falta nada. Bueno, sí. Les falta algo: no tienen moral. Y sin moral, pueden cometer sus pecados sin temor a Dios. Sin miedo a sus represalias por todo el mal que nos han hecho. Tampoco tienen nada que perder. ¿Crees que les importa que los sancionen? ¿Crees que les importa que no los dejen entrar a Estados Unidos o a Europa? Con todo lo que han robado, pueden hacer de Venezuela su bunker. Ellos no padecerán el bloqueo. Y nosotros, secuestrados. Presos y moribundos en nuestro propio país. Yo estoy en esa edad en la que estoy viviendo los años de gracia. Es más: no me quedan ganas de seguir adelante. Estoy demasiado triste; pero, más que triste, estoy brava, muy brava. Estoy brava con Dios”.

El miércoles no sólo fue el Día de San Valentín. También fue Miércoles de Ceniza. Y como suelo hacer cuando se inicia la cuaresma, llamé a una tía muy querida, con sus 80 años bien vividos, que siempre fue dulce, cariñosa, alegre: la imagen de la solidaridad y la compasión. Hasta este miércoles cuando, por primera vez, la sentí malhumorada, triste y muy desesperanzada. Intenté hacerla reír, a pesar de que no es mucho el repertorio del que puedo echar mano. Quise decirle palabras alentadoras. Busqué distraerla pidiéndole los nombres de aquellos familiares que no me venían a la memoria. Le pregunté por algunos de sus trucos de cocina, porque siempre fue una excelente cocinera. Pero mis esfuerzos para sacarla de ese estado de desolación, solo tuvieron éxitos fugaces. Hubo incluso un momento en el que me sorprendió diciéndome que no iría a misa. Ella, que nunca había faltado a su cita con la Iglesia, con Dios y con la cruz de ceniza.

“Cuando las situaciones son adversas, la fe fortalece el alma”. Así le escuché decir a mi tía en más de una ocasión. Recuerdo que, según sus palabras, en Dios encontrábamos el asidero y la fortaleza para superar cualquier obstáculo. Por eso me sorprendieron sus palabras este Miércoles de Ceniza. Me asombró su enorme disgusto con Dios, como si él fuese el responsable directo de la terrible situación política, económica, social y moral que vive Venezuela. Le reclamaba su falta de solidaridad y misericordia. Cuando las salidas democráticas y constitucionales se agotan, sólo la religión es capaz de venir en auxilio de la esperanza. Pero, ¿cómo rescatar la esperanza cuando, como pueblo, como nación, sentimos que estamos próximos a recibir la extremaunción?

Reconozco que no es fácil ser optimista en momentos tan aciagos como los que atravesamos. Si hasta los más fieles al optimismo lo han dejado de lado para comenzar a profesar una nueva fe. Una más realista y más acorde con estos tiempos. Una donde las metas son más tangibles, y menos ambiciosas; pero, con cierto grado de dificultad: sacar cinco mil bolívares del banco, conseguir pan, comprar aceite para el carro, encontrar el antibiótico para combatir la bronquitis, hacer que la quincena no se escabulla apenas la depositan. Metas de corto plazo, que nos mantienen muy ocupados y nos hacen sentir victoriosos cuando las logramos. Es mi nuevo consejo para quienes me preguntan cómo podemos surfear este tsunami: es una época que, para superarla, tenemos que vivir “un día a la vez”.

Para mezclar la política, con la religión y la cuaresma, le digo a mi tía que la situación venezolana –sin duda, una catástrofe sin referentes similares en nuestra historia país- es quizá la prueba que nos envió Dios para probar nuestra fe inquebrantable ante sus designios. Ella, tan molesta como al principio de nuestra conversación, me asegura que más que una prueba de fe, es el castigo más duro y equitativo que nos ha prodigado. “Ahora nos viene una nueva penitencia: tendremos elecciones Mingo. El drama que estamos viviendo, se deja de lado para que empiece la campaña electoral. Todos se engolosinarán con sus aspiraciones presidenciales, como si estos comicios fueran válidos o no supiéramos cuáles serán los resultados. Ya ni eso me hace recobrar la esperanza; porque cuando el 23 de abril vuelvan a imponerle la banda presidencial a Nicolás, la esperanza –que es lo último que se pierde- la habré perdido”.

 

@mingo_1

Instagram: mingoblancotv