Internet abre las puertas del templo - Runrun
Gabriela Henriquez May 21, 2020 | Actualizado hace 1 semana
Internet abre las puertas del templo
La Academia de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales proyectó su último estudio que en Venezuela podría existir un aumento de la tasa de contagio a 4 mil casos por día en la primera semana de junio, o un pico de más de mil casos por día después de la primera semana de septiembre. 
Ante los resultados del estudio y la incertidumbre sobre la reapertura del país, las religiones se han tenido que adaptar para seguir brindando sus servicios espirituales. 

@gchenriquez1 / Imagen: Abrahan Moncada. 

Miedo, ansiedad, desesperanza, e incertidumbre son solo algunas de las emociones que pueden estar experimentando las personas en todo el mundo ante la pandemia del coronavirus. En Venezuela, se suma el instinto de supervivencia que ha aflorado a raíz de la imposibilidad de las personas de salir a trabajar. Recurrir a ahorros, luego de más de 60 días de confinamiento, no es una opción para muchos, ante la depresión económica que existe en el país. 

Miles de venezolanos han buscado consuelo en especialistas, pero en especial, han buscado refugio espiritual en las congregaciones religiosas. Runrun.es entrevistó a cuatro voceros de distintos credos religiosos en el país para consultarles cómo ha sido la experiencia de digitalización de sus actividades y cómo avizoran a largo plazo los cambios en sus tradiciones. 

Iglesia Católica: una oportunidad de globalizar la fe

El padre Honegger Molina, Vicario Episcopal para los medios de comunicación de la Arquidiócesis de Caracas aseguró que la Iglesia Católica en Venezuela activó sus servicios por medios digitales de manera  exitosa  cuando fue decretado el confinamiento en el país. 

Explicó que no solo las misas se han digitalizado, sino también actividades como las catequesis, las clases bíblicas, las reuniones de la jerarquía de la iglesia para la planificación de la acción social, las contribuciones monetarias de los creyentes, los pagos de nómina a los empleados, así como el servicio de petición de misa para quienes cumplen aniversario de fallecidos. 

Añadió que hay actividades presenciales que no se detienen, pero que han requerido del máximo cuidado con las medidas de seguridad sanitarias. Entre ellas, las visitas a los enfermos; los bautizos por riesgo de fallecimiento; los matrimonios de emergencia, sin público; la entrega de alimentos y auxilio de los pobres mediante servicios delivery; los programas de Cáritas; y en algunas parroquias, la recepción de los difuntos en cenizas, con la presencia reducida de sus familiares para el acto sagrado de la despedida y entierro. 

Todos los actos sacramentales fueron trasladados para reanudarse a partir del mes de septiembre, entre ellos, los bautizos, primeras comuniones y confirmaciones.

Asimismo, para la reanudación de las misas presenciales se está planificando la estrategia de diversificar los horarios en los que se atienda a grupos más reducidos de personas para poder cumplir con el distanciamiento social, tal y como ya se está realizando en España. “Ya esos planes están pensados para un proceso que será escalonado, será regulado de normalidad de vuelta a la normalidad”, sentenció Honegger. 

Finalmente, el Vicario aseguró que transmitir en vivo y grabar las misas por plataformas digitales ha permitido que los públicos sean universales. “Ahora tenemos a muchos venezolanos que nos están siguiendo de la diáspora venezolana por todo el mundo. Y hay venezolanos que también ven misas italiana y españolas. Se globalizó totalmente la fe a través de las redes sociales”, dijo. 

Evangelismo en Venezuela: Whatsapp sirve para orar

Oswaldo Zambrano, vocero de las Asambleas de Dios de Venezuela, una asociación de evangélicos en el país, explicó que han tomado medidas que se acoplan a las restricciones que el gobierno ha decretado. Cancelaron las misas, las reuniones celulares de familias que se llevan a cabo en hogares, y los perifoneos. 

Aseguró que las iglesias que forman parte de Asambleas de Dios tienen proyectado que van a poder retomar sus actividades presenciales en diciembre. No obstante, añadió que se encuentran realizando sus actividades en línea.

“Todos los días a las 12 del medio día se lleva a cabo una oración por redes sociales, a nivel internacional; en Venezuela todas las noches de 7 a 8 de la noche se hace una cadena de oración por Whatsapp en la que las personas se conectan y comentan sus aprendizajes bíblicos”, dijo. 

También están trabajando para conseguir fondos y estructuras para apoyar a los trabajadores de las iglesias que se encuentran desempleados. Del mismo modo, están en la coordinación de repartición de alimentos en la ciudad de Caracas, una vez estos sean verificados por el Ministerio de Justicia y Culto. 

Zambrano, adelantó que están observando cuáles mecanismos están siendo usados en Colombia para retomar sus actividades religiosas. “Si en una congregación existía la capacidad para 100 personas, ahora solo va a entrar un 30% y se abrirán más horarios de servicios. Así podemos dejar una distancia de dos metros entre cada silla. Las escuelas de niños, un espacio a donde son llevados mientras los padres asisten a las misas, no se están abriendo”, dijo. 

Consideró que lo primero que se podría reanudar presencialmente son las células familiares en casas, con máximo tres grupos de familia. Pero eso también depende de las aperturas que de el gobierno en Venezuela. 

Testigos de Jehová tocan la puerta de Zoom

Alberto Nunez, portavoz oficial de los Testigos de Jehová en Caracas explicó a Runrun.es que la comunidad de testigos se reúne dos veces a la semana en salones que, por los momentos, no están siendo utilizados. Las reuniones ahora se hacen a través de la aplicación de Zoom, la cual permite a las personas levantar la mano e intervenir en su tradicional sesión de preguntas y respuestas. “Ahí se han tocado muchos temas sobre la ansiedad, el desánimo, y el no inquietarse por el sustento diario que es algo que agobia a las personas”, detalló.

“En algunas partes en donde la velocidad de internet no es muy buena, estamos utilizando también las llamadas en conferencia, o las líneas móviles, y eso ha hecho posible que semana tras semana podamos mantener el contacto con nuestros compañeros”, aseguró Núnez. También se esfuerzan por ayudar a quienes no han podido salir a trabajar por el confinamiento. 

En referencia a la predicación en casas de vecinos que distingue la labor de los Testigos de Jehová, Núnez explicó que ya no se están realizando. Sin embargo, algunos testigos utilizan las llamadas telefónicas, mensajes y audios por Whatsapp para hablar con sus vecinos y poderles hacer llegar mensajes de esperanza y de consuelo. 

Los bautizos, que generalmente se llevaban a cabo en asambleas o convenciones grandes, ahora se hacen de manera privada. “Se hacen en casas particulares, en las que dos ministros ordenados los llevan a cabo”, detalló. Los matrimonios, por su parte, han sido realizados por Zoom. “Se presentan unas palabras de consejos bíblicos para la pareja en donde la persona encargada de dirigirlo lleva un tema llamado Un matrimonio honorable a la vista de Dios”, puntualizó. 

Finalmente, Núnez dijo que tuvieron que suspender su asamblea anual, generalmente realizada en el Poliedro de Caracas, y será suplantada por sesiones en línea, durante julio y agosto.

Comunidad Hebrea atiende caso por caso

Runrun.es consultó con un líder comunitario de la religión judía en Venezuela, quien prefirió hablar en condición de anonimato, y éste detalló que las sinagogas no están prestando servicios religiosos presenciales, pero algunas personas se las han ingeniado para poder estar en conjunto por Zoom o por Whatsapp. 

“La gente muy religiosa está angustiada y ha habido un impacto psicológico, pero tenemos un equipo médico de psicólogos que ha dado charlas para bajar el nivel de ansiedad. También los rabinos llaman a las personas que se sienten más solas o están en una condición más precaria”, dijo. 

Detalló que recientemente se llevó a cabo la celebración del Pesaj, en la que se recuerda durante ocho días el proceso de salida de Egipto de los judíos, las diez plagas por las que pasaron y la travesía de los 40 años. 

Explicó que tradicionalmente se realizan cenas familiares, y algunas sinagogas hacen cenas colectivas, que tuvieron que ser suspendidas. Este año, toda la comunidad judía hizo la celebración en sus hogares, con su núcleo familiar; sin reunir a la familia extendida.

“La mayoría de la gente comprende que es un tema de salud pública, de hecho en la religión judía lo más importante es la vida. Cualquier cosa que ponga en riesgo la vida no se puede hacer”, dijo.

La persona consultada también detalló que no tienen una planificación para sus actividades de los próximos meses. “A medida de que el gobierno va emitiendo sus resoluciones con la extensión de la cuarentena, vamos nosotros cumpliendo con los requerimientos. Nosotros no tenemos nada pre-planificado para el Año Nuevo que ocurre en septiembre. Tampoco para el día del perdón, que es entre mediados de septiembre e inicios de octubre.  Por ahora eso está en stand by. Generalmente eso no se planifica con seis meses de antelación entonces ya veremos qué pasa con las resoluciones del gobierno”,dijo. 

El pasado 14 de mayo se llevó a cabo un día de oración a nivel mundial, cuyo lema fue “rezar por la humanidad”. El objetivo fue que todos, sin importar su credo, rezaran por la humanidad en el marco de la pandemia del COVID-19. 

Líderes de todo el mundo ahora conversan sobre una nueva era de diálogo interreligioso. Si bien es cierto que por años han existido diferencias importantes y conflictos entre distintas religiones, también es certero que todas por igual se han tenido que adaptar por igual a una nueva realidad que demanda un consuelo espiritual para muchos.