Migración Colombia archivos - Runrun

Migración Colombia

Migración Colombia se prepara con sistema biométrico ante retorno de venezolanos
En entrevista para el diario El Tiempo de Colombia, Espinoza afirmó que la última cifra de venezolanos en Colombia era de 1’788.380. De ellos, un poco más de un millón están en condición de irregulares.

 

El director de Migración Colombia, Juan Francisco Espinosa, dijo que cerca de 80.000 venezolanos han salido de Colombia para retornar a su país, en medio de la pandemia. Sin embargo, al terminar la emergencia, asegura que muy probablemente regresarán, por lo cual el país se está preparando con tecnología biométrica para identificarlos.

Espinosa explicó que los ciudadanos venezolanos deberán descargar una aplicación en el celular que diligenciará un formulario para conocer a qué se dedica, dónde está ubicado, núcleo familiar y nivel de escolaridad, entre otros. Además, deberán montar una fotografía con la cual la aplicación hará un reconocimiento biométrico de la persona y un reconocimiento dactilar.

Terminado ese proceso, la aplicación emitirá un documento electrónico que le llegará al teléfono con un código de barras y otros elementos de seguridad para que no se pueda falsificar en línea. Y ese será su documento de identificación. “En Migración Colombia vamos a tener unos elementos especiales para identificar si es una identificación original o falsa”, dijo.

Asimismo aseguró que identificación biométrica les permitirá, entre otros, mayores oportunidades de acceso al sector financiero, al sistema de seguridad social y va a fortalecer una base de datos que permita un mejor trabajo de las autoridades del orden nacional.

Cambios en la migración venezolana 

Por primera vez, en cinco años, en este 2020 se empieza a ver el inicio de una tendencia decreciente de la población migrante en Colombia. En febrero eran 1’825.000; en marzo pasaron a 1’809.000, y en abril el dato es de 1’788.380, es decir, inicia un proceso de disminución.

Espinosa aclaró que el 36 por ciento de los migrantes son personas entre los 18 y los 29 años (la mayor fuerza productiva) lo que sugiere que en Venezuela puede estar produciendo un envejecimiento poblacional, porque los jóvenes han ido migrando no solamente hacia Colombia, el Cono Sur, Europa y Estados Unidos y los ciudadanos de mayor edad se estarían quedando en Venezuela.

El director de Migración Colombia afirmó varios estudios señalan que después que pase la pandemia por el coronavirus,  el 80 por ciento de los venezolanos que regresaron volverán a Colombia con al menos tres personas más. 

“Nosotros nos inclinamos en creer que regresaran con un solo acompañante, lo que nos genera un nuevo fenómeno migratorio para el cual ya nos venimos preparando”, dijo.

*Con información de El Tiempo

Por segundo mes consecutivo disminuyó la cifra de venezolanos radicados en Colombia
A la fecha han retornado a Venezuela más de 81 mil migrantes venezolanos y cerca de 30 mil más estarían a la espera de poderlo hacer
4% del total de venezolanos que se encontraba en Colombia al inicio de las medidas de aislamiento han regresado a su país

 

Por segundo mes consecutivo la cifra de venezolanos radicados en Colombia disminuyó con respecto al mes anterior, informó el Director General de Migración Colombia, Juan Francisco Espinosa Palacios.

Según el jefe de la autoridad migratoria colombiana, al 30 de abril de 2020, la cifra de ciudadanos venezolanos radicados en Colombia sería de un millón setecientos ochenta y ocho mil trescientos ochenta (1.780.380). Un uno por ciento menos que los que se encontraban a finales del mes de marzo.

El Director General de Migración Colombia aclaró que el temor a la actual pandemia, sumado a factores como el desempleo, la falta de acceso al sistema de salud y el desalojo de viviendas, ha ocasionado que a la fecha más de 81 mil ciudadanos venezolanos hayan regresado a su país.

Espinosa aprovechó la oportunidad para informar que la entidad viene trabajando en un sistema de identificación para los ciudadanos venezolanos, teniendo en cuenta que según las proyecciones que se tienen, se calcula que cerca del 80% de los venezolanos que han retornado a su país, regresarán a Colombia en los próximos meses, en compañía de una persona más.

El jefe de la autoridad migratoria colombiana indicó que Bogotá, Cúcuta, Barranquilla, Medellín y Cali, son las ciudades que mayor número de venezolanos radicados registran y que en la actualidad, respecto a las salidas de estos nacionales hacia su país, las mismas siguen sujetas a la capacidad que tiene Venezuela para recibir a sus connacionales.

Migración Colombia: Pensar en los venezolanos como armas biológicas es un concepto miserable
Según el director de Migración Colombia 80% de los venezolanos que han regresado a su país en los últimos tres meses, volverán a Colombia, dada la situación que atraviesa Venezuela desde hace años y que empeora día tras día

 

“Calificar a los ciudadanos venezolanos que buscan retornar a su país como armas biológicas, es un concepto deplorable y miserable”, así lo afirmó el Director General de Migración Colombia, Juan Francisco Espinosa Palacios en una entrevista sobre retorno de venezolanos, realizada por una cadena internacional de televisión.

Espinoza enfatizó que el Gobierno colombiano y las administraciones locales han venido trabajando por garantizar la seguridad en materia sanitaria no solo de los colombianos, sino también de aquellos migrantes que permanecen en el país en incluso de aquellos que buscan retornar a Venezuela.

“Estamos muy encima de los temas de salud. La Secretaría de Salud del respectivo municipio donde se encuentra el ciudadano venezolano, antes de partir hacia frontera, hace un proceso de tamizaje. Ahí estamos trabajando con la Procuraduría General de la Nación, la Defensoría del Pueblo y un gran apoyo de la cooperación internacional. Cuando esos venezolanos llegan a zona de frontera se hace un nuevo proceso de tamizaje y de verificación en salud. Claro que hemos tenido contagios de población venezolana, como lo hemos tenido en población colombiana. Ese cuento de que los venezolanos que están saliendo son personas con padecimientos de Covid-19 es totalmente falso. No lo tomamos a pecho, no lo tomamos como un tema de responsabilidad y así seguiremos trabajando”, indicó Espinosa Palacios.

De acuerdo con el Director General de Migración Colombia, a la fecha ya han retornado de manera voluntaria a Venezuela más de 76 mil ciudadanos venezolanos y se estima que serían más de 24 mil los que estarían a la espera de poder hacerlo. Un proceso que, de acuerdo con el jefe de la autoridad migratoria colombiana, podría tardar hasta 6 meses de acuerdo con las restricciones actuales que tiene Venezuela para la recepción de sus connacionales.

Juan Francisco Espinoza afirmó que Colombia sigue viendo a los venezolanos como hermanos y que seguirá trabajando por garantizar el derecho a migrar, dentro de un marco de orden y seguridad.

Colombia dice que regreso de 24.000 venezolanos a su país tardará seis meses
Según disposiciones del gobierno de Venezuela el tránsito de personas por los corredores humanitarios solo se puede realizar los días lunes, miércoles y viernes, en grupos que no superen los 300 por el puente Simón Bolívar

El regreso a Venezuela de unos 24.000 migrantes que están en Colombia y buscan volver a su país por las dificultades que viven por la pandemia de la COVID-19 puede demorar hasta seis meses por las restricciones impuestas por el Gobierno de Nicolás Maduro, informaron este martes fuentes oficiales.

El director de Migración Colombia, Juan Francisco Espinosa, aseguró en un Facebook Live que serían más de 24.000 los migrantes venezolanos que estarían a la espera en diferentes ciudades del país a que se habilite el paso hacia Venezuela por los corredores humanitarios.

Según disposiciones del Gobierno de Venezuela el tránsito de personas por los corredores humanitarios solo se puede realizar los días lunes, miércoles y viernes, en grupos que no superen los 300 por el puente Simón Bolívar, en Norte de Santander, y 100 por el puente José Antonio Páez, en Arauca.

En el caso de La Guajira, el paso de personas es esporádico pues por esta parte de la frontera no se ha establecido un corredor humanitario formal.

De otro lado, el funcionario colombiano pidió a los venezolanos que quieran regresar a su país respetar los protocolos establecidos por las autoridades para evitar la propagación del coronavirus.

Explicó que en los controles de las autoridades colombianas han sido detenidos 14 autobuses y seis automóviles particulares por transportar migrantes irregularmente.

Incluso en uno de los buses fueron descubiertos siete venezolanos escondidos en el baño y en el camarote del vehículo.

A la fecha han retornado de manera voluntaria a Venezuela más de 76.000 venezolanos de los más de 1,8 millones que viven en el país.

Colombia y Venezuela no tienen relaciones diplomáticas desde el 23 de febrero de 2019 cuando el presidente Maduro las rompió tras el fallido intento del líder opositor Juan Guaidó de ingresar a Venezuela una caravana de ayuda humanitaria que partió desde la ciudad colombiana de Cúcuta.

Migración Colombia expulsa a venezolano acusado de espiar unidades militares
También le prohibió el ingreso al país por un periodo de diez años, a menos que tenga una visa expedida por la Cancillería colombiana

El Gobierno colombiano expulsó este jueves al ciudadano venezolano Gerardo José Rojas Castillo, detenido ayer por el Ejército acusado de pertenecer a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) y de espiar unidades militares de Colombia.

La expulsión la ordenó Migración Colombia, que además le prohibió el ingreso al país por un periodo de diez años, a menos que tenga una visa expedida por la Cancillería colombiana.

“El ciudadano extranjero fue expulsado de manera discrecional por la autoridad migratoria colombiana, con base en un informe entregado por el Ejército Nacional”, afirmó la entidad en un comunicado.

Migración tomó la decisión basada en una información de inteligencia militar que asegura que Rojas Castillo, perteneciente a la Fuerza Armada de Venezuela, “estaría adelantando actividades no autorizadas, las cuales podrían poner en riesgo la seguridad nacional”.

Tras ser detenido por el Ejército en una carretera entre la ciudad de Valledupar y el departamento de La Guajira, limítrofe con Venezuela, Rojas Castillo fue dejado a disposición de Migración Colombia, autoridad que este jueves lo condujo hasta el caserío limítrofe de Paraguachón (La Guajira) para hacer efectiva la medida de expulsión.

Acusado  de espionaje

La detención de Rojas ocurrió en un puesto de control instalado en un punto llamado La Ye de Corazones, luego de que el Ejército constatara que ingresó al país en “calidad de refugiado” para espiar unidades militares, especialmente en los departamentos de La Guajira y Cesar, cuya capital es Valledupar.

Según la información, Rojas fingía ser el dueño de un puesto de venta de jugos frente a instalaciones militares del Ejército “y posteriormente logró ingresar a una empresa de Transportes de Valledupar como vigilante de seguridad”.

Con ese trabajo, “el hombre podía observar de forma permanente los movimientos externos del cantón militar de la Décima Brigada Blindada”, describió un comunicado del Ejército.

La institución también pudo confirmar que Rojas cuenta con capacitación militar de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (DIGECIN), como cursos de cazador, de Fuerzas Especiales o Caribe, de paracaidista, de mando y conducción, y de infiltración.

En su detención intervinieron soldados de la Décima Brigada Blindada en coordinación con funcionarios del Ministerio de Relaciones Exteriores y de Migración Colombia.

Migración pendular: Con un pie adentro y otro afuera
Salir por la frontera a comprar productos y volver el mismo día o pasar meses trabajando en el extranjero en procura de retornar con un capital en divisas se ha convertido en práctica común para el venezolano
De acuerdo a una investigación de Radio Fe y Alegría, 60% de los migrantes pendulares son mujeres y el resto hombres

 

@franzambranor | Foto: andreas N en Pixabay 

 

 

En enero de 2017, Nelson decidió que debía irse de Venezuela. El dinero no le alcanzaba ni para hacer un modesto mercado. No aguantaba más la situación económica, sentía que le cortaban el oxígeno. 

Nelson viajó a la ciudad colombiana de Medellín. La despedida de su esposa e hijos en Coro fue rápida, pero emotiva. Lloraron abrazados y se prometieron un eventual próximo encuentro.

En Medellín duró seis meses, en los cuales pudo ahorrar y enviar dinero a su familia en la capital falconiana. “Ganaba más de salario mínimo. En seis meses hice 3 mil 500 dólares. De los casi 3 años que estuve fuera, fueron los mejores seis meses de mi periplo”, dijo Nelson Orlando.

De acuerdo a Migración Colombia, 40 mil venezolanos cruzan a diario la frontera y solo 2 mil se quedan en territorio neogranadino, el resto se regresa a Venezuela. El ejercicio de ir y venir se cataloga como migración pendular. 

Después de estar en Colombia, Nelson vino a Venezuela por un período y se fue a Ecuador. Estuvo desde septiembre de 2017 hasta octubre de 2018 en Quito. Llegó a Ecuador con 700 dólares y en 15 días se gastó 500. “Tuve seis meses sin trabajo, vivía en un cuarto debajo de una escalera, no tenía privacidad. No ahorré ni 300 dólares, comía mal, estuve dos meses donde no llegué a tener más de un dólar en el bolsillo”, dijo Nelson. 

En octubre de 2018 le ofrecieron un trabajo en la ciudad colombiana de Manizales con la misma gente que trabajó en Medellín.

Llegó a Medellín con 250 dólares en el bolsillo. Se encontró con su familia en la ciudad colombiana, pero los veía poco, laboraba de lunes a sábado, de 6 de la mañana a 10 de la noche. Duró ocho meses en el trabajo. “Mi esposa llegó pesando 42 kilos, mis hijos también estaban delgados”, comentó Nelson.

En Colombia estuvo hasta octubre de 2019 y decidió regresar. Hoy en día está en Coro trabajando como mecánico y no descarta volver a emigrar.

Péndulo hacia el norte

A 263 kilómetros de Coro, en Guanare, Luis también optó por salir del país parcialmente a comienzos de 2017.

“En diciembre de 2016 se me dañó el carro, la nevera y el aire acondicionado, yo pensaba que con el pago de los aguinaldos iba a poder solucionar estos tres problemas, pero no pude resolver ninguno”, dijo Luis.

Estados Unidos fue su destino. En la ciudad floridana de Orlando duró cuatro meses. “Trabajé en la parte hotelera, limpiando cocinas en las noches. En el primer mes conseguí dinero para reparar las tres cosas que se me averiaron en Venezuela”, agregó Luis.

El ingeniero en informática regresó a Estados Unidos en 2018, esta vez con su esposa Jocely y sus dos hijas adolescentes. El periplo en esa ocasión duró cinco meses y probó el sector de la construcción. “Es mejor remunerado que la parte hotelera. Soy ingeniero y estoy acostumbrado a trabajar en una oficina. Allá todo el trabajo es físico. La tarea que alguien sacaba en 10 minutos yo la hacía en un día”, comentó Luis.

“Yo llegué trabajando como pintora, en mi vida había pintado”, dijo Jocely, esposa de Luis. 

“Lo más difícil es dejar tus raíces, pero en mi mente lo hice más fácil pensando siempre que era temporal”, añadió Jocely.

Los que se mueven por necesidad

Nelson, Luis y Jocely son catalogados por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y por la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) como migrantes pendulares.

“La migración pendular es básicamente movimientos cortos. Desde un día hasta meses”, dijo el experto en migración Alfredo Infante.

De acuerdo a Infante, a la migración pendular la caracteriza la no pérdida del lugar de residencia y por lo regular la sostiene redes de solidaridad. 

“Las personas se movilizan por cuestiones de trabajo informal, teniendo como referencia siempre algunos contactos y vinculaciones vía solidaridad social”, señaló Infante, quien perteneció a la ONG católica Servicio Jesuita a Refugiados

Según una investigación de Radio Fe y Alegría, 60% de los migrantes pendulares son mujeres y el resto hombres. 30% son personas de entre 21 y 40 años y 70% son menores de 21 años. 

“Los movimientos pendulares son dinámicas que ocurren en todo proceso migratorio. Obedecen en nuestro caso a la dificultad de permanencia en otros países dado el cierre de las políticas migratorias, la desprotección por el cierre de las relaciones consulares y la necesidad de conseguir dinero para sostener la vida en Venezuela”, sostuvo. 

“Está ocurriendo qué la gente va a capitalizar algún recurso para luego comprar aquí un carro o montar algún negocio”, aseveró el experto en migración.

El grueso va por comida

La mayoría de los migrantes pendulares que cruzan la frontera hacia Colombia se dedican a adquirir productos, de acuerdo a la Conferencia de Provinciales en América Latina y el Caribe (CPAL). Un 50% va por víveres, 37,5% por medicinas y 12,5% por ropa y calzado.

“Normalmente estos movimientos pendulares se dan entre poblaciones fronterizas, pero en Venezuela se están produciendo desde todo el país”, aseguró Infante.

Los migrantes pendulares no se limitan a comprar, sino que trabajan. 

“Es triste porque el deterioro de la economía nos ha convertido en mano de obra esclava y en el mejor de los casos, mano de obra barata”, indicó Infante.

De acuerdo a CPAL, 42,7% de los migrantes pendulares que trabajan en Colombia lo hacen como vendedores; 22,8 son empleados de oficinas; 15,2% son profesores y maestros; 9,9% pertenecen a la industria de la construcción y la metalurgia y 6,2% son transportistas.

“Conozco, por ejemplo, poblaciones de caficultores que migran a Colombia en tiempos de colecta y también trabajadoras sexuales que pendulan”, sostuvo Infante.

El experto en migración dijo además que este tipo de dinámicas afecta el tejido social debido a que introduce un elemento que vulnera la convivencia familiar, comunitaria y social. “Entramos a un proceso de normalización cultural resultado del deterioro institucional, y las personas en busca de un piso, se movilizan, pero al no encontrar protección por ausencia de consulados y de políticas receptivas, se ven forzadas a pendular”.

Para Infante la migración pendular seguirá ocurriendo y se profundizará porque en los fenómenos migratorios las dinámicas son ondas expansivas.

“Por supuesto que la población más afectada son los niños, adolescentes y adultos mayores, pues quedan desprotegidos y en la intemperie en Venezuela”.

Colombia implementó nuevas medidas para recuperar espacios públicos tomados por venezolanos
Los controles están dirigidos a erradicar el microtráfico, trata de personas, y explotación de niños y adolescentes

El gobierno de Colombia puso en marcha desde el viernes una serie de nuevas acciones para atender el tema migratorio. La medida se tomó en algunos municipios que presentan problemas de seguridad, informalidad y espacio público.

La iniciativa se origina luego de que el Concejo de Cúcuta aprobó una proposición para que el presidente Iván Duque restableciera relaciones diplomáticas con Venezuela.

La moción se presenta con la finalidad de poner fin a casi cinco años de aguda crisis social en los dos países, reseñó La Opinión de Colombia.

El concejal Guillermo León Báez aseguró que Cúcuta no resiste más la explosión social que se desató con el cierre de la frontera en 2015.

La policía nacional, Migración Colombia y la Alcaldía de Villa del Rosario implementaron nuevos controles para la recuperación del espacio público en los alrededores de la cancha de fútbol de este municipio. En este lugar se reúnen a diario aproximadamente 250 personas, todas provenientes de Venezuela.

 

El alcalde Eugenio Rangel Manrique mencionó que esta intervención era necesaria porque en ese sitio se instalaron más de 50 refugios en los que convivían ancianos y niños en difíciles condiciones. Ahora lo que sigue es el sector de Las Parrillas y La Parada, en los que se concentra el mayor volumen de migrantes y también de problemas.

Los controles están dirigidos a erradicar el microtráfico, trata de personas, y explotación de niños y adolescentes. Problemas que se acrecentaron en este territorio en el último año, dijo el mandatario.

Expresó que Villa del Rosario es quizás el municipio del país más afectado por la crisis migratoria, pero también el más olvidado. Allí se encuentran 36.000 venezolanos, los que se suman a los 90.000 habitantes que tiene el municipio.

«Tenemos problemas de todo tipo y ello demanda inversión, y para ello no contamos con recursos», subrayó Rangel.

Lo que se pretende con los controles en Villa del Rosario es que el espacio público no se convierta en sitio de estancia.

Flujo educativo aumenta

El gerente de la Frontera, Felipe Muñoz, indicó que se registró un incremento de 60% en la matrícula de niños venezolanos en municipios del área metropolitana.

En Norte de Santander el año pasado se venía prestando el servicio a 9.600 escolares, pero este año se pasó a 15.200 alumnos. En Cúcuta se pasó de 9.000 a 14.000 estudiantes. Los municipios afectados con este incremento son también Villa del Rosario, Ocaña, Tibú, El Tarra, Los Patios y Pamplona.

Muñoz insistió en que la problemática con los venezolanos es causada por el régimen de Nicolás Maduro. Ratificó que el gobierno de Colombia mantiene el compromiso de apoyar a Venezuela en las necesidades humanitarias que se tengan.

Tienditas dejó de ser acopio

Muñoz manifestó que desde agosto del año pasado se cerró el centro de acopio Tienditas donde se encontraba una serie de donaciones de ayuda humanitaria. Todos los elementos que había allí fueron distribuidos a ONG y organizaciones de migrantes.

Dijo que con el liderazgo de la representación de la Embajada de Colombia del gobierno interino de Venezuela y con conocimiento de los países donantes se implementaron estrategias para realizar la distribución de los suministros a venezolanos, en Colombia, que por cuenta de la crisis que atraviesa el país llegaron hasta el territorio neogranadino. Dicha entrega se originó con base en la identificación de necesidades críticas, beneficiando también a algunas poblaciones colombianas vulnerables.

Según el último reporte al 31 de octubre de 2019 de Migración Colombia,  hay 1.630.903 venezolanos viviendo en  el país

Por primera vez desde que se hace el conteo de la migración venezolana en el país, el número de ciudadanos venezolanos que no tienen sus papeles para permanecer legalmente en Colombia superó al de los que están en condición regular. ¿Qué ocurrió?

El último informe emitido por Migración Colombia sobre la situación de los ciudadanos venezolanos en Colombia arrojó un dato que pasó desapercibido y que mal entendido puede provocar una lectura equivocada de la crisis migratoria.

Según el último reporte de la entidad, con corte al 31 de octubre de 2019, en el país hay 1.630.903 venezolanos viviendo en Colombia.

Pero por primera vez en cinco años, el número de migrantes en condición irregular superó al de quienes tienen sus papeles en regla. De acuerdo con el informe, hay 719.189 venezolanos que están de forma regular en el país y 911.714 están en condición de irregularidad.

Más información en TalCual.