hambre archivos - Runrun

hambre

Aumenta el hambre en Latinoamérica por crisis de Venezuela y desaceleración económica

LA ORGANIZACIÓN DE LAS NACIONES UNIDAS (ONU) publicó un informe sobre el estado mundial de la seguridad alimentaria y la nutrición en Venezuela. El texto señala principalmente que el número de personas subalimentadas creció en América Latina y en especial en Suramérica en los últimos años.

En el informe sobre el estado de la seguridad alimentaria y la nutrición en el mundo 2019, se detalla que el aumento del hambre es mayor en América del Sur, donde la cantidad de personas subalimentadas creció a un 5,5% el año pasado, frente a un 4,6% en el 2013.

“Durante los primeros 15 años de este siglo, América Latina y el Caribe redujeron la subalimentación a la mitad. Pero desde 2014, el hambre ha ido aumentando”, dijo el representante regional de la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por su sigla en inglés), Julio Berdegué, a la agencia Reuters.

Marco Sánchez, director adjunto de la FAO precisó que en vista de la desaceleración y la dependencia del comercio de esos productos, “los ingresos tributarios se han aminorado fuertemente”.

En total en el mundo 821,6 millones de personas pasaban todavía hambre en 2018, cifra que ha aumentado por tercer año consecutivo en parte por la débil recuperación de la última gran crisis económica, según la ONU.

De los 77 países que experimentaron un aumento de la desnutrición entre 2011 y 2017, 65 sufrieron una desaceleración o una contracción de sus economías de manera simultánea y, entre estos, 52 dependían altamente del comercio de productos básicos y el vaivén de sus precios.

De los más de 820 millones de personas con hambre, 513,9 millones se localizan en Asia (el 11,3 % de la población), 256 millones en África (19,9 %) y 42,5 millones (6,5 %) en América Latina y el Caribe.

La situación más alarmante está en África, donde la subalimentación ha crecido en casi todas sus regiones, mientras que en países de Oriente Medio como Siria o el Yemen no para de incrementarse desde 2010 por la inestabilidad.

 

*Con información de EFE y Reuters

El guión perfecto del hambre, por Antonio José Monagas

TODO PROCESO, POR ESPURIO QUE SEA O NO, se apega siempre a un esquema. Éste, aun cuando haya sido forjado desde la improvisación o la inmediatez, busca considerar un curso expedito en la realización de  sus objetivos con el propósito de garantizar la continuidad de sus momentos, fases o estrategias a seguir. Vivencias de este tipo, han caracterizado el quehacer de la economía. Pero nunca tan bien logradas, como en el recorrido de la política.

Particularmente, porque el ejercicio de la política requiere, casi siempre, adosarse a prácticas presurosas que den con la respuesta perseguida. Así se desarrollan los hechos políticos, indistintamente de si las realidades invocadas o prometidas son contravenidas por la incontinencia de variables nuevas o acumuladas que configuran los procesos como tales.

Desde que Carlos Marx, consideró la posibilidad de forjar un sistema político que respondiera a lo que circundó alrededor de lo que llamó “socialismo”, la economía sobre la cual se movilizaba el mundo liberal comenzó a sentir los zarpazos de realidades que intentaban constreñir libertades y derechos en nombre de causas políticas que contrariaban su discurso.

Nunca, el ideario marxista logró amoldarse a las situaciones políticas donde buscaba introducirse. Tampoco, terminó de fraguar las realidades que cuestionaba. Siempre caía en el problema de cerrar una brecha casi imposible de comprender. Todo esto sucedía, a pesar de las condiciones de agobio que padecía la economía de mediados del siglo XIX. La distancia entre la palabra escrita o pronunciada y las realidades zanjadas por las diferencias en juego, siempre tendía a imponerse por encima de cualquier esfuerzo por contraerlas.

Así, con esta caracterización de las realidades políticas, económicas y sociales que pretendía aplicar una doctrina política-ideológica cargada con crasas deformidades funcionales, como en efecto vino engrosándose, la historia del desarrollo de los pueblos supeditados al comercio que marcaba la movilidad socioeconómica y sociopolítica del naciente siglo XX, comenzó a marcar el ritmo de los tiempos. Particularmente, como resultado de la primera revolución industrial que se suscitó a mediados del siglo XIX lo que animó actitudes empresariales que dieron al traste con el sistema esclavista que para entonces venía empleándose como modelo de trabajo.

En medio de dichas condiciones, se debatían (a cuchillo) las diferencias entre capitalismo y socialismo. De hecho, el socialismo, comenzó a ser objeto de cuestionamiento por parte del aberrado capitalismo que venía llevándose a cabo en medio de sociedades cuyos esquemas de trabajo eran fuertemente explotadores y brutales. No obstante, el socialismo empezó a develar sus debilidades ya contenidas en las obras de Marx: El Capitalismo, y el Manifiesto Comunista. Ello le deparó consistentes rechazos que devinieron en procesos políticos bastantes conflictivos. Aunque también insulsos, dado el carácter furibundo de muchos de sus seguidores militantes.

Por su parte, el capitalismo entendió buena parte de las críticas que concienzudos estudiosos de la teoría económica, le hacían. Aunque muchos cuestionamientos resbalaban en la testaruda corteza que resguardaba sus criterios. Sin embargo, la teoría del desarrollo, introducida a consecuencia de crasas equivocaciones cometidas tras presumidas interpretaciones del capitalismo como modelo económico, acució importantes reflexiones muchas de las cuales fueron descifradas por organismos financieros internacionales. Así derivó lo que luego se denominó, un Estado de Bienestar cuyo funcionamiento fue complementado por la acepción de lo que igualmente se llamó: socialdemocracia. O sea la combinación más ecuánime posible entre un capitalismo desmesurado y un socialismo hegemónico y autoritario. De esa forma, importantes disposiciones alcanzaron relativo “buen puerto”. Sobre todo, en países que extremaron juicios capitalistas y que repercutieron en perjuicio de grandes núcleos de su población.

Por consiguiente, importantes objetivos de desarrollo económico y social trazados por medidas gubernamentales elaboradas al amparo de esos mismos organismos financieros internacionales o de asesoría y consultoría económica, lograron contener la furtiva desesperación de intransigentes modelos de mercado cuyas respuestas en poco o nada satisfacían el clamor de un desarrollo que buscaba el mayor equilibrio. Por consiguiente, buscaba combinarse la significación del concepto de valores, ciudadanía y progreso lo que le otorgó importancia a la condición y concepción de “democracia”.

Para entonces, mientras esto sucedía, el socialismo había fracasado donde pretendió ser introducido. Si bien algunos movimientos políticos lograron establecerse bajo la influencia del socialismo, no necesariamente repercutió en el modelo económico aplicado desde la cúpula del poder político. Aun cuando, casos como China son, de alguna manera, la excepción “forzada” de la regla pues con el tiempo se impuso un modelo mixto que supo combinar con algún éxito condiciones ex profeso del capitalismo con algunas socialistas derivando un comportamiento cuyo dominio no puede ocultarse.

Pero advertir lo que otros países ha dejado ver, a consecuencia de la aplicación (a oscuras) del socialismo, es casi delinear un cuadro de fatalidades o realidades desperdigadas por causa de tantos hechos que no tienen razón de justificarse. Hechos éstos que explican calamidades tales como una inflación desmedida, condiciones de calidad de vida desperdigadas, servicios públicos a nivel del subsuelo, condiciones sociales que desagregan la familia, entre otras de igual pegada.

Por donde esto se analice en vista de armar un cuadro de las crisis que la historia contemporánea política universal, no es difícil inferir el horrible retrato que las realidades pudieron estructurar toda vez que los modelos económicos trazados desde el socialismo, particularmente, (léase caso Venezuela), han pretendido inculcar a fuerza de medidas de coerción y represión. Peor aún, sin medir consecuencia alguna. Es decir, así ejercicios de gobierno de tan atroz calaña, dieron con la mejor forma de prescribir el modelo perfecto de instigar el hambre de naciones enteras. De esa manera pudo prepararse y luego aplicarse, en países zarandeados por las circunstancias, como Venezuela, el guión perfecto del hambre.  

Venezuela bajó 32 puntos en el ranking de protección a la infancia

VENEZUELA OCUPA EL PUESTO 131 en la lista que enumera de mejor a peor la protección que brindan los países hispanos a la infancia, de acuerdo con un informe publicado por la organización Save The Children.

América Latina mostró un aumento en la protección de los pequeños, a diferencia de Venezuela, cuya calificación disminuyó 32 puntos debido al aumento de la tasa de muerte de niños menores de 5 años de edad en un 40% y de la tasa de homicidios de niños en 60%.

Los países que registran una mejor protección a la infancia son Singapur, Suecia y Finlandia. Brasil ocupa el puesto 99 y Colombia el 118.

El informe reafirma que los menores tienen mejores condiciones de vida en la actualidad, en comparación con épocas anteriores.

Con información de Sputnik.

Laureano Márquez Mar 15, 2019 | Actualizado hace 7 meses

COMO EN EL HOLODOMOR UCRANIANO, la historia discutirá si el intento de aniquilamiento por hambre del pueblo venezolano fue algo realizado intencionalmente, de forma planificada por el régimen, o si fue consecuencia de la aplicación de absurdas políticas económicas absolutamente erráticas, en conjunción con el robo sistemático de fondos públicos más grande de la historia universal.

Aunque para muchos, la verdad estaría en el primera teoría, que no excluye a la segunda, lo cierto es que los procesos de aniquilación de un pueblo por odio racial, suele realizarlos otro pueblo, como en el caso del Holodomor, en el que encontramos a los rusos (soviéticos) tratando de aniquilar a los ucranianos

Otro punto de vista para explicar la catástrofe, podría ser el del intento de sometimiento de un pueblo por hambre, que se le escapó de de las manos a sus promotores. En tal sentido, se habrían aplicado políticas destructivas de la producción y los servicios con toda la intención de acabar al sector privado, haciendo depender a la población de un sistema de suministro de bienes y servicios absolutamente controlado por el Estado, emulando lo que hacían muchas veces los emperadores romanos, quienes escondían durante algún tiempo los granos, generando hambre y escasez, para ganarse luego el favor popular con su distribución y dominando por hambre a las masas.

Quizá justamente se fue de las manos porque fue desarrollado por mentes criminales formadas fundamentalmente en el robo, pero además con el añadido de una profunda incompetencia administrativa y gerencial. Lo que sí exhibió el proceso descrito, es una extraordinaria capacidad para la destrucción y para el cinismo: “No hay nada de importancia que reportar”, por ejemplo, llegó a decir una autoridad, en medio del apagón más catastrófico recordado en el continente, que para el momento de la frase había dejado más de una veintena de muertes.

Existiendo pruebas y denuncias contundentes y reiteradas sobre la corrupción en el sector eléctrico que acabó con uno de los mejores sistemas generación y distribución de energía eléctrica del planeta, se atribuyó el apagón a un periodista, dos tuits, como antes había sido atribuido a una iguana, detrás de todos ellos -naturalmente- el imperialismo yankee siempre

Lo que sí está claro es que al régimen nunca le importó la cantidad de vidas de que tuvo que llevarse por delante para su consolidación, bien ocasionadas por daños colaterales producto del colapso de los requerimientos más elementales para la subsistencia (alimentos, agua, electricidad, salud), bien por aniquilación directa en represión a la protesta, ejecuciones extrajudiciales o mediante el uso de hampa común, siempre aliada del régimen en la aniquilación de ciudadanos, a veces motorizada y siempre armada para aterrorizar, controlar, secuestrar, torturar y asesinar a la población civil.

Como en todo proceso de estas características, millones huyen desesperados tratando de salvar sus vidas intentan su reconstrucción sin temor y en libertad. Recuerdos imborrables de dolorosas despedidas, de familias separadas, de penurias y calamidades allende las fronteras. Quedarán otros recuerdos, más duros, que también se anidaron en el alma con su carga de dolor: seres humanos hurgando la basura para sobrevivir, otros tomando agua del contaminado río Guiare, con un control militar del Estado para que nadie saque más de dos tobos de excremento, cumpliendo así la profecía del Supremo de de ver al pueblo bañándose en sus aguas.

Cosas que quedarán en la memoria como imborrable recuerdo de un horror que nunca debe volver a repetirse.

Los Runrunes de Bocaranda de hoy 21.02.2019: ALTO: Consejo final

ALTO

CONSEJO FINAL:

 

“La inmensa mayoría de los venezolanos está pidiendo que ya no siga al frente del Poder Ejecutivo” Este es solo uno de los párrafos de la Carta enviada al “Señor Nicolas Maduro Moros” por el Arzobispo del Táchira, Monseñor Mario Moronta. La totalidad de la misiva, mas una dirigida solo a los militares venezolanos, pueden leerla en www.runrun.es. Algunos otros párrafos demoledores para el “usurpador”, “ilegítimo”, “copión de Guaidó” o “hijo de Chávez”  como lo tilda la mayoría del país que solo le daría un 4% de apoyo duro, es decir menos del millón y medio de sus habitantes, según la última encuestaEs bueno recordar, al haber celebrado este 15 de febrero pasado 200 años del Congreso de Angostura, lo dicho por Simón Bolívar en su discurso:“El sistema de gobierno más perfecto es aquél que produce mayor suma de felicidad posible, mayor suma de seguridad social y mayor suma de estabilidad política” En estos momentos, nuestro pueblo carece de felicidad, tiene hambre y carece de estabilidad política. Arriésguese, y la historia será mucho más benigna con Usted. Le hablo con la verdad en la mano”. Otros aspectos de su misiva incluyen  un llamado a su gobierno y los militares que lo apoyan a permitir la entrada de la ayuda humanitaria: “Fíjese en algo delicado: a muchos sacerdotes y laicos, instituciones de esta región acuden silenciosamente un sinnúmero de oficiales de las Fuerzas Armadas, de los altos puestos del Gobierno, para que les podamos conseguir, en Cúcuta, medicinas para ellos o sus familiares, alimentos, etc. Ciertamente que no se lo dicen por miedo. Pero eso es verdad”. En otro segmento le señala que “Pedir y recibir la ayuda de ese tipo no es ninguna traición a la patria; sino un deber moral a favor de la dignidad de las personas que no tienen medicamentos, alimentos y otros insumos necesarios. Atrévase a oír al pueblo venezolano. No impida la ayuda que podemos darnos entre nosotros y la que se pueda recibir de otros países e instituciones internacionales. No diga que no es necesario”. Claro y raspao. Enhorabuena apreciado Mario. http://bit.ly/2H0lOc9

 

CUARTELES HAMBREADOS

En una reciente reunión de Nicolás Maduro Moros con el Alto Mando Militar en el Palacio de Miraflores surgieron algunas inquietudes por parte de los uniformados de mas alto nivel. El tema del lenguaje vulgar y duro contra el gobierno y, sobretodo, contra el presidente de los Estados Unidos fue una de las preocupaciones. ¿Acaso pensarían en la posibilidad de que NMM se vaya o lo derroquen y queden los altos mandos muy mancillados y disminuidos ante la acostumbrada diatriba de Maduro contra no solo EE.UU., Trump, Romeo y Abrams sino contra todo lo que huela a gobierno democrático o a congreso republicano, los países del Grupo de Lima, los vecinos latinoamericanos, los miembros de la Unión Europea y tantas otras naciones que han expresado sus críticas al régimen dictatorial, usurpador e ilegítimo que sigue destruyendo a Venezuela. El consenso global en estas calificaciones de las que hablo es cada día mas penetrante. En la reunión palaciega alguien comentó: “como no tenemos “rancho” para alimentarlos es mejor que se queden en sus casas, allí conseguirán un rebusque o en las alcabalas “martillarán” para poder comer. Hay que estar pendientes pues hay mucha “arrechera” en la tropa…

 

 

 

 

Maduro dijo que acabará con el hambre y prometió cajas Clap cada quince días

DURANTE UNA alocución con representantes de la Organización de las Naciones Unidas este sábado, Nicolás Maduro prometió que con el nuevo“Plan de la Patria”, culminará con la pobreza y el hambre en Venezuela.

“Son 17 objetivos, como ‘el fin de la pobreza’, segundo tema ‘hambre cero’, tercer objetivo ‘salud y bienestar’, cuarto objetivo ‘educación de calidad’, ‘igualdad de género’, ‘saneamiento de aguas’, ‘energía asequible y no contaminante’, trabajo decente y crecimiento económico”, dijo.

Indicó que este lunes 14 de enero acudirá a la asamblea nacional constituyente para presentar su plan y prometió cajas Clap con mayor regularidad.

“Este año debe cada 15 días llegarle a cada quien su caja, seguir estabilizando, los mercados y lo demás, con la ayuda de la FAOV, se estabilizará, todo es sistema de mercados y abastos, tener la logística para atender todas las escuelas, todos los días, pido apoyo en el sistema de alimentación, junto a la ONU”.

El representante de la ONU, Peter grohmann, dijo que es importante contar con datos en el área económica para poder monitorear un eventual progreso.

“Hay temas urgentes, en salud, educación y protección, es un reto importante que debemos trabajar en común, sabemos todo lo que estamos pasando y debemos saber llevarlo a algo sostenible”.

Codhez: El hambre afecta a 3 de cada 4 hogares en Maracaibo

LOS MARABINOS LLEGAN AL DIA MUNDIAL de la alimentación, promovido por la ONU este año con el lema Hambre Cero, con una realidad alarmante: 74,5% de los hogares reportan que, alguna vez en los últimos tres meses, tanto adultos como niños sintieron hambre pero no comieron.

Este dato revelador es uno de los resultados más destacados de la Encuesta sobre la Seguridad Alimentaria en la ciudad de Maracaibo realizada por la Comisión para los Derechos Humanos del Estado Zulia (Codhez) a principios de septiembre, tomando como referencia la Escala Latinoamericana y Caribeña de Seguridad Alimentaria (ELCSA).

Esta escala establece los diversos grados de inseguridad alimentaria, donde el grado más leve se evidencia en la preocupación por el acceso a los alimentos, el moderado se manifiesta en restricciones en la variedad, calidad y raciones de los alimentos, y el grado más severo es el hambre. La aplicación del cuestionario de la ELCSA por parte de Codhez en 800 hogares del municipio Maracaibo evidencia que no solo han sido sacrificadas la calidad y la cantidad de alimentos en los hogares marabinos sino que también hay hambre.

En más de la mitad de los hogares marabinos los adultos comen solo una vez al día.

54% de los hogares marabinos informaron que los adultos comieron una vez al día en los últimos tres meses, en 39,1% comieron 2 o más veces al día, y en 6,9% dejaron de comer durante todo un día. Los estratos D y E son los que más reportan haber comido solo una vez al día, y también, los que menos reportan que logran alimentarse dos o más veces por día.

Los niños no escapan a esta grave crisis, pero en alguna medida han sido protegidos por sus padres: en 62,9% de los hogares se respondió que los niños comieron 2 o más veces al día, mientras que en 29,6% solo comieron una vez al día, y en 7,5% dejaron de comer durante todo un día.

La preocupación por la falta de alimentos es generalizada

En términos generales, las familias marabinas consideran que la alimentación es su principal preocupación de los últimos tres meses: sea por escasez (21,9%), mala alimentación (7,1%) o alto costo (7%). En suma, en 36% de los hogares la preocupación sobre estos problemas está por encima de otros tan graves como los servicios públicos, la economía, la inseguridad y la escasez de medicinas.

Por falta de dinero u otros recursos, el 75,8% de los hogares encuestados reportó haberse quedado sin alimentos en los últimos tres meses, siendo su alto costo (54,6%) y la escasez (24,5%) las razones que más afectan a las familias de Maracaibo cuando necesitan comprar alimentos.

El 76% de los hogares encuestados manifestó que ni adultos ni niños tuvieron una alimentación adecuada. Con respecto a los niños, la tasa de respuestas afirmativas es particularmente alta en todos los estratos: E (83%), D (81,5%), A-B (54,5%), y C (42,4%).

En resumen, en la capital zuliana se evidencia la inseguridad alimentaria en sus diversos grados, y el más severo se presenta fundamentalmente en los estratos D y E que carecen de los medios para asegurarse una alimentación adecuada.

Las proteínas no llegan a la mesa de los hogares marabinos

80,4% de los adultos y 79,7% de los niños marabinos manifestaron tener una alimentación basada en poca variedad de alimentos durante los últimos tres meses. Esto se evidencia en los alimentos que reportan consumir con frecuencia, donde los resultados son los siguientes: en el desayuno, queso (28,2%), margarina (19%), y arepa (18,7%); en el almuerzo, arroz (26,2%), pasta (14,3%), y verduras (12%); y en la cena, queso (26,3%), arepa (21%), y margarina (17%).

Las carnes de pollo (8,4%) y de res (8,1%), así como los granos (8,3%), apenas aparecen reportados con alguna frecuencia en el almuerzo, una situación preocupante considerando la importancia de la ingesta de proteínas para una alimentación saludable.

Ante esta preocupante realidad que se vive en el municipio Maracaibo, desde Codhez aprovechamos este día de la alimentación para reiterar que el Estado venezolano debe diseñar políticas que atiendan urgentemente a las poblaciones más vulnerables a la inseguridad alimentaria con asesoramiento técnico de expertos en el área.

 

Los datos enunciados con anterioridad se obtuvieron a través de una encuesta realizada a 800 hogares pertenecientes a los estratos socioeconómicos A-B, C, D y E en las 18 parroquias que conforman el municipio Maracaibo, entre el 30 de agosto y el 6 de septiembre de 2018. 

Los resultados de esta investigación en materia de alimentación se difundirán cada semana durante el mes de octubre, y la presentación final del estudio tendrá lugar en la Feria de Derechos Humanos a realizarse los días 7, 8 y 9 de noviembre en Maracaibo.

 

Con información de Codhez

ElPitazo.net Dic 16, 2018 | Actualizado hace 10 meses
La generación del hambre
Nacieron en 2013, cuando la crisis alimentaria se agravó en Venezuela. Tienen 5 años, están desnutridos, y el daño provocado a su salud es irreparable. Estas son las historias de los niños que crecen en desventaja por nacer en medio de la emergencia humanitaria que vive el país

El Pitazo en alianza con CONNECTAS recorrió ocho ciudades y, con ellas, ocho realidades distintas. Estas son las historias de los niños que crecen en desventaja por nacer en medio de la emergencia humanitaria que vive el país.

La Generación del Hambre muestra el resultado de malas políticas económicas que terminan repercutiendo en lo más íntimo de las vidas humanas; el hambre, como
problema; la desnutrición, como tragedia. Las historias que la componen son el resultado de un trabajo periodístico exhaustivo, el retrato de una situación
completamente indeseable: neveras vacías, llantos, platos sobre la mesa como una hoja en blanco, un estómago que no se llena ni parece que fuera a llenarse nunca.

Son niños los que retratamos, pues es durante los primeros 5 años de vida cuando una alimentación adecuada es más importante, y el resultado es entristecedor: ocho niños cuyo futuro parece marcado antes de tiempo por daños irreversibles, y uno que no llegó a ver un mañana mejor.

El mayor esfuerzo estuvo dirigido a humanizar el dato, a no quedarnos con la pura cifra, sino traducir el hambre, ese ardor en el estómago, a historias vivas y tangibles, cada una en un contexto diferente, como una muestra del sufrimiento humano, y a lo que éste puede llegar.

La selección de las historias se realizó de manera que abordaran las distintas regiones del país, pretendiendo con ello hacer el retrato no de una zona específica, sino del país entero, o cuando menos de una gran parte de este.

Es importante recalcar que los resultados que presentamos en esta investigación, pese a que arropan el período 2013-2018, no refieren únicamente a las malas políticas llevadas a cabo por el presidente venezolano Nicolás Maduro, sino que son la consecuencia inevitable de años previos de la mala gestión de Hugo Chávez. Siendo así, pues, el hambre parece ser el rubro que se sembró años atrás en Venezuela, y que hoy estamos cosechando.

He aquí la prueba, tantas veces ignorada, de la emergencia humanitaria, negada por el gobierno venezolano, presentada aquí a través de una recopilación de datos nunca antes analizados en conjunto, y que nos llevan claramente a un responsable.

Otra gran parte del esfuerzo estuvo dirigida precisamente en esa dirección: conseguir cifras en un país que las oculta, recopilar información, consultar a especialistas y establecer una línea clara entre causas y consecuencias, pasando por la investigación y lo narrativo, juntando el dato con el testimonio.

 

Conozca cada una de las historias AQUÍ