Fuerza Armada archivos - Runrun

Fuerza Armada

Jose A. Guerra Ago 02, 2020 | Actualizado hace 2 meses
Licencia para matar, por José Guerra

“Licencia para matar”… guardias nacionales con armas letales en una protesta de 2017. Foto Luis Florido en Elpolitico.com.

@JoseAGuerra

Quienes siempre hemos defendido el rol de una Fuerza Armada Nacional apegada a la Constitución y las leyes, quienes hemos apoyado en la tribuna y en la acción a los integrantes de la institución militar, hoy nos consideramos asidos del derecho a criticar de forma pública acciones de integrantes de la Guardia Nacional Bolivariana, en su rol de garantes del orden público.

Mi relación con esta institución se afianzó durante las protestas de 2017, cuando en medio de las refriegas callejeras, nos tocó mediar con oficiales a cargo de la represión, con resultados no siempre auspiciosos. Nunca olvidaré a un oficial que se tapaba el apellido tallado en su uniforme, una vez en una manifestación en el Crema Paraíso de Santa Mónica y estando Fernando Albán y un señor con muletas conmigo, tratando de que los guardias no arrojaran las bombas lacrimógenas, ese oficial impartió la orden para que nos rociaran en la cara los gases tóxicos.

Pero también viene a mi memoria un intento de llegar al BCV a entregar una carta, exigiendo que el ex instituto emisor publicara los datos; el general Fabio Zavarse, hombre incondicional al régimen, me llamó y me dijo que el único que podía pisar el BCV era yo y, a la vez, impidió que los colectivos nos agredieran. En la entrada de la Asamblea Nacional siempre compartíamos respetuosamente con los guardias que custodiaban la institución, inclusive con los más duros en materia represiva. Allí noté que el descontento estaba presente en los uniformados.

Por eso condeno las acciones de guardias nacionales en Isla de Toas, estado Zulia donde un muchacho de dieciocho (18) años, Joel Albornoz, de oficio pescador, fue asesinado por el proyectil de un guardia, ante su exigencia de gasolina para poder faenar y alimentar a su familia.

Y también el caso del señor Carlos Chaparro, en Aragua de Barcelona, que el 26 de julio de este año, fue muerto por un capitán de la Guardia Nacional por protestar ante el abuso en la distribución de la gasolina.

No puede dejar de mencionarse la agresión hace un par de semanas de guardias nacionales a personas indefensas de la tercera edad, que en la plaza del BCV exigían que le paguen una pensión decente.

Y antes el caso de Geraldine Moreno, a quien un guardia le vació en la cara un cartucho de perdigones y la asesinó. Estos no son hechos aislados.

Por ello, parece que como compensación por la labor represiva, a la Guardia Nacional le hubiesen conferido una especie de licencia para matar. El problema para la Fuerza Armada como un todo, hoy desprestigiada, es que el pueblo no distingue entre los distintos componentes y habla de los militares, para referirse a quien tiene más presencia en la calle. Y este rechazo se ha agravado con el mercado negro de la gasolina y el tráfico de influencias, que los guardias en custodia de las bombas han hecho una práctica rutinaria. Propugnamos por una institución armada profesional, con salarios dignos, con apresto adecuado, al servicio de la nación, pero estos hechos hay que evidenciarlos. Por el propio bien de la institución.

2 de agosto de 2020.

 

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

Conoce a tu Fuerza Armada, por Eddie A. Ramírez S.

“Los militares solo deben intervenir para derrocar una dictadura”. Gráfica de El Carupanazo, insurrección militar contra el gobierno democrático de Rómulo Betancourt, aupada en 1962 por el Partido Comunista y el MIR. 

En Venezuela nuestros militares no son producto de una élite, sino que provienen de familias de clase media y clase media baja, con los mismos defectos y virtudes de la mayoría de  los civiles. Sin embargo, siempre ha existido cierto divorcio entre ellos y el resto de la sociedad.

Hoy, este divorcio se ha acentuado por la complicidad del Alto Mando militar que tolera las violaciones a la Constitución, por los atropellos de los guardias nacionales en contra de manifestantes pacíficos, por la corrupción, incluida el tráfico de drogas, y por las torturas en la Dirección de Contrainteligencia Militar.

¿Qué hacer con nuestra Fuerza Armada una vez tengamos democracia? ¿Eliminarla? ¿Purgarla? ¿Redimensionarla?

Intervenciones militares

Nuestros militares han intervenido en la vida política en varias oportunidades. Unas veces con razón, otras equivocadamente. Desde que en 1910 se creó el ejército profesional, los militares intervinieron justificadamente en cuatro oportunidades:

1. Cuando Gómez, un pequeño grupo intentó derrocar sin éxito al dictador.

2. El 18 de octubre de 1945 la oficialidad joven insurgió contra un presidente demócrata, pero que se negaba a desprenderse de los residuos del gomecismo y se oponía a realizar elecciones directas para elegir presidente. Cabe apuntar que todavía este es un punto polémico.

3. El 23 de enero de 1958, cuando le quitaron el apoyo al dictador Pérez Jiménez y

4. El 12 de abril 2002, cuando le solicitaron la renuncia a Chávez por propiciar la masacre del día anterior y por violaciones previas a la Constitución.

Las intervenciones militares en contra de gobiernos electos democráticamente fueron numerosas. Todas fracasaron, excepto la del 24 de noviembre de 1948, en la que el Alto Mando derrocó a don Rómulo Gallegos en medio de una gran ebullición política.

El inicio del período democrático a partir de 1958 fue traumático. Muchos ciudadanos confundieron libertad con libertinaje. Salieron mucha veces espontáneamente, otras aupados por la extrema izquierda. Poco después, el 7 de septiembre, hubo un alzamiento en contra del gobierno de facto presidido por el vicealmirante Wolfgang Larrazábal.

La toma del cuartel Bolívar en San Cristóbal, la toma de la Escuela Militar y cuartel de la Policía Militar, y el Barcelonazo, fueron intentos fallidos de derrocar a Rómulo Betancourt en la creencia equivocada de que seguía siendo el comunista de los años 30 y que toleraba los focos iniciales de guerrilla. Esto último probablemente era cierto, pero más bien para mantener ocupado y asustado al ejército sobre el peligro comunista.  

El Carupanazo y El Porteñazo (mayo y junio de 1962, respectivamente) fueron insurrecciones inéditas. Por primera vez el Partido Comunista y el MIR participaron en alzamientos conjuntamente con algunos oficiales adoctrinados y otros que se dejaron arrastrar. Los alzamientos del 4 de febrero y del 27 de noviembre de 1992 tuvieron características similares.

Sobre la infiltración comunista en nuestra Fuerza Armada cabe especular si es un plan de la extrema izquierda, una consecuencia de la educación impartida por maestros y profesores de esa ideología o que últimamente ingresan jóvenes de las clases más necesitadas, que equivocadamente piensan que el comunismo resuelve las desigualdades.

¿Qué estimula a algunos oficiales a intentar derrocar un gobierno? Pensamos que no es la ambición, ya que el riesgo de perder la carrera es muy alto. Más bien es el deseo de enderezar entuertos, reales o supuestos, causados por los políticos. Consideran que son la “reserva moral” de un país y que tienen la obligación de intervenir cuando la situación económica, social y política es percibida como mala por una parte, mayor o menor, de la población.

No hay que olvidar que en todos los “golpes” han participado, activa o pasivamente, civiles y partidos políticos. Desde luego que en una democracia el único mecanismo de cambio aceptable es el voto.

Los militares solo deben intervenir para derrocar una dictadura.

Los militares no participaron en la represión durante las dictaduras de Gómez y de Pérez Jiménez, pero sí en las torturas y desaparecidos durante la guerrilla castrista y ahora con la dictadura de Chávez-Maduro. Cabe recordar que hay 127 militares presos y numerosos exiliados por enfrentar al régimen actual.  

Eliminar la Fuerza Armada no es factible, ni deseable. Lo procedente es purgar la institución de corruptos y violadores de derechos humanos. Pero también redimensionar la organización.

Hoy no tiene sentido que exista para enfrentar el ejército de un país vecino. Pero sí para combatir la guerrilla de extremistas nuestros y colombianos, así como para desmantelar la red de narcotráfico. Para eso no se requieren tanques, destructores y  submarinos. Tampoco aviones Sukhoi o F16.

Nuestros militares retirados deben contribuir a diseñar la Fuerza Armada del futuro, la cual debe garantizar la seguridad y apoyar en casos de desastres naturales. También trabajar para lograr una relación armónica de los militares con el resto de la sociedad.

Como (había) en botica

Luis Pacheco, presidente de Pdvsa ad hoc, informó detalladamente sobre Citgo. Algunos deberían asesorarse antes de declarar.

Monómeros Colombo Venezolanos reportó en el primer semestre aumentos del 30 % de ventas consolidadas, 221 % de utilidad operacional, de 17 % en aprovechamiento capacidad instalada y de 374 % del EBITDA.

Lamentamos el fallecimiento de César Hernández Gimón, compañero de Gente del Petróleo y de Unapetrol.

¡No más prisioneros políticos, ni exiliados!

[email protected]

 

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad. Y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

Guaidó a la FANB: De ustedes depende que la transición sea lo menos traumática
Guaidó evocó la amenaza del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de que aplastará a la tiranía de Maduro.

El presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, envió este fin de semana un mensaje a los militares del país tras haber concluido su gira internacional, en la que recorrió ocho países.

En una carta que envió a la FANB, Guaidó expresó: “De ustedes sí depende que esta transición sea lo menos traumática para toda Venezuela, su futuro y el de la familia militar”.

A juicio del mandatario encargado, es inevitable un cambio de gobierno en el país, independientemente de los deseos del régimen de Nicolás Maduro.

 

En la comunicación, Guaidó evocó la amenaza del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, con quien se reunió el pasado 4 de febrero, de que aplastará la “tiranía de Maduro”.

Por otra parte, en sus palabras, manifestó: “Todo el que se ponga del lado de la Constitución, tendrá respeto y garantías. Tenemos el respaldo del mundo y es evidente”.

Con información de El Carabobeño

La gira exitosa del presidente (e) Guaidó amerita reflexiones de nuestra dirigencia democrática, a la cual le reconocemos valentía,  constancia y sacrificios en la lucha en contra del narcorégimen, pero que debe ofrecer a los venezolanos una muestra de desprendimiento de legítimas ambiciones políticas en aras de lograr el fin de las penurias. Guaidó ha cumplido más allá de las expectativas. Incluso sus críticos lo han presionado para que reconozca errores que, en opinión de quien esto escribe, no fueron tales. Tuvo la valentía de intentar forzar la entrada de la ayuda humanitaria por Cúcuta, que evidenció ante el mundo que aquí hay una crisis y que el régimen no permite se solucione parcialmente.

Desde las cercanía de La Carlota hizo un llamado a la Fuerza Armada para que se pronunciara en defensa de la Constitución, pero el Alto Mando Militar prefirió seguir siendo guardia pretoriana. No fueron errores, sino iniciativas que no tuvieron éxito. Error hubiese sido no intentarlo. Fracasan quienes solo critican.

Un primer punto es que los partidos admitan que, a pesar de sus méritos, ninguno tiene una gran aceptación entre la población. Esta es abrumadoramente contraria al régimen, pero las encuestas indican que solo un pequeño porcentaje se identifica con un partido determinado. La percepción de los ciudadanos en general, sea cierta o no, es que privan intereses personales o de tolda, lo cual dificulta una verdadera unidad.

 

Un segundo punto a considerar es que el apoyo internacional es muy importante, pero parece que nadie está decidido a sacarnos las castañas del fuego. Es decir que estamos obligados a crear un frente interno muy compacto que proyecte no solo una imagen de unidad, sino que también ofrezca un plan de gobernabilidad. Para el industrial, el comerciante, el productor agropecuario, el ciudadano que se debate entre emigrar o quedarse es de vital importancia lo que vendrá después de la salida de Maduro. En el pasado cometimos el error de querer sacar a Chávez mediante un referendo, pero sin presentar un candidato para sucederlo. “En el camino se enderezan las cargas” pareciera ser el eslogan de nuestra dirigencia, menospreciando que en general los ciudadanos quieren estabilidad y conocer quién asumirá las riendas.

El tercer punto es definir cómo sería ese plan de gobernabilidad. ¿ Sería sensato que Guaidó, como presidente (e) esté al frente de una transición mientras se preparan y realizan elecciones con varios candidatos de la democracia versus un candidato de los totalitarios?  Asumiendo que presentemos un solo candidato y que sea electo, ¿ cuál sería la estabilidad política ante unos desplazados sin escrúpulos y considerando que el nuevo presidente tendrá que tomar medidas poco populares. ¿ O acaso pensamos que los problemas se resolverán en poco tiempo? ¿Qué probabilidades habría de un retorno del chavismo como sucedió en Nicaragua y recientemente en Argentina?

Chile y Colombia lograron estabilidad política porque cuentan con partidos políticos fuertes y con dirigentes con visión de estadistas. Por ello lograron pactos de gobernabilidad. En Venezuela el Pacto de Puntofijo   fue posible por la existencia de Acción Democrática y Copei, que en ese entonces contaban con gran apoyo popular, además de dirigentes como Betancourt y Caldera.   Hoy, sin menospreciar lo que tenemos, hay que aceptar que ninguno de nuestros dirigentes logra aglutinar a la oposición y que los partidos se han venido a menos.

¿Será factible que nuestros políticos se pongan de acuerdo y se comprometan a un plan de gobernabilidad por 20 años? El presidente (e) Guaidó conduciría el país por no más de un año, plazo en el que debe realizarse la elección presidencial. A la misma presentaríamos un solo candidato, seleccionado por resultados de encuestas o en primarias, por lo cual podría o no ser Guaidó. El período presidencial podría ser por los seis años que contempla la Constitución, pero con un acuerdo de no reelección; en cada contienda iríamos con un solo candidato, seleccionado por los ciudadanos y no por rotación de partidos, hasta completar el tiempo del Plan de Gobernabilidad..

El Plan de Gobernabilidad de Puntofijo se firmó después del derrocamiento de la dictadura de Pérez Jiménez, pero en este caso lo aconsejable es suscribirlo cuanto antes, para saber a qué atenerse. Un Plan País sin un Plan de Gobernabilidad terminaría engavetado, ocasionaría más frustración y no crearía confianza a los inversionistas.

 

Como (había) en botica: Cuando el Alto Mando militar no supo interpretar las aspiraciones de la población de más democracia y de mérito en los ascensos militares, la oficialidad joven se rebeló exitosamente el 18 de octubre de 1945. Ante las violaciones a la Constitución, entre ellas la creación de la milicia, aspiramos que los oficiales institucionalistas desconozcan a ese Alto Mando corrupto y exijan el fin de la usurpación.   Felicitamos a los abogados del Foro Penal Gonzalo Himiob y Alfredo Romero, quienes por mérito han sido habilitados para litigar en la Corte Penal Internacional. También al cardenal Baltazar Porras por su designación en la Academia de la Lengua y al cardenal Urosa por sus declaraciones solicitando la renuncia de Maduro¡No más prisioneros políticos, ni exiliados!

[email protected]

Después de la Revolución bolchevique de octubre de 1917, se constituyó una milicia fanática denominada la Guardia Roja, la cual tuvo que ser sustituida por el Ejército Rojo tal día como hoy, en 1918. Trotsky fue su progenitor, con el apoyo de Lenin, y Stalin lo fue purgando de supuestos o reales “desviacionistas”. Estos tres genocidas pensaron que serían inmortalizados. Trotsky fue asesinado por sus compañeros de ruta.

Los nombres de las rebautizadas ciudades de Leningrado y Stalingrado volvieron a ser San Petersburgo y Volgogrado, respectivamente. Ese ejército rojo combatió por la libertad en la II Guerra Mundial, pero también toleró las violaciones a los derechos humanos a sus compatriotas, invadió Hungría y Checoslovaquia y, por último, se mantuvo pasivo ante el derrumbe del Muro de Berlín y la disolución de la Unión Soviética.

Este comportamiento errático es típico de la mayoría de los ejércitos,cuyos oficiales a veces son adalides de la libertad y otras cómplices de atropellos. Venezuela no ha sido la excepción. Unas veces nuestros uniformados intervinieron justificadamente para derrocar o intentar derrocar dictaduras y en otras, equivocadamente, atentaron contra gobiernos democráticos alegando que era necesario enderezar entuertos, lo cual no les corresponde cuando hay un estado de derecho.

Cuando el gobierno no tiene un origen legítimo o viola la Constitución, y los otros Poderes del Estado no intervienen por complicidad o por miedo, la Fuerza Armada tiene la obligación constitucional y moral de contribuir a la restitución de la garantías constitucionales, y no pueden escudarse en que eso le corresponde solo a los civiles.

 

La Fuerza Armada es una organización piramidal, donde el principio básico es “superior que manda y subalterno que obedece”, por lo que la principal responsabilidad es del Alto Mando. Para el resto de la oficialidad se dificulta cualquier crítica o acción contra la dictadura por la existencia de equipos de espionaje sofisticados, la presencia de muchos infiltrados y que el régimen considera enemigo a cualquiera que exprese un desacuerdo o murmure contra alguna medida o simplemente que sea sospechoso de disentir. Sin embargo, todo oficial debe recordar que obedecer órdenes contrarias a la Constitución es un delito y que cuando esta es violada tiene que contribuir a restituirla.

La actuación de Chávez justificó que la Fuerza Armada le solicitara la renuncia. La demanda a Maduro para que abandone Miraflores y puedan realizarse elecciones transparentes está igualmente justificada. En cumplimiento de la obligación constitucional, muchos de nuestros militares no han permanecido pasivos y han pagado con su vida, cárcel, tortura, exilio, pérdida de su carrera y del bienestar familiar. Chávez, Maduro y sus acólitos han ocultado o minimizado estas acciones de nuestros militares para sembrar desesperanza entre los ciudadanos e incentivar el desprecio hacia la Fuerza Armada.

Al 20 enero 2020 había 79 oficiales, 53 sargentos y un cabo secuestrados, muchos de ellos torturados y casi todos acusados de instigación a la rebelión. Entre los oficiales hay un general en jefe, un mayor general, tres generales de división, cuatro generales de brigada, 12 coroneles, un capitán de navío, 14 tenientes coroneles, dos capitanes de fragata, 8 mayores, un capitán de corbeta, 6 capitanes, un teniente de navío, 24 tenientes y un alférez de navío. Es decir 45 oficiales superiores y 34 oficiales subalternos.

Cabe mencionar el caso del teniente coronel Igbert Marín Chaparro, quien fue el primero de su promoción tanto en la Academia Militar, como en los cursos realizados, además de graduado con honores en Derecho y Política Internacional en la Universidad Central de Venezuela, quien fue detenido junto con otros siete tenientes coroneles por informar al Alto Mando del malestar en las guarniciones por la escasez de comida y deficiente equipamiento de las unidades militares. Además, son miles los guardias nacionales y soldados que han desertado y cientos de oficiales han pedido la baja, han sido retirados en contra de su voluntad o tuvieron que exiliarse

El descontento en los cuarteles ha aumentado por la intención del régimen de incorporar la llamada milicia como otro componente de la Fuerza Armada, además de la proliferación de paramilitares rojos armados que agreden a la población, y la presencia en nuestro territorio de guerrilleros colombianos y del Hezbollah, así como la incorporación del embajador de Cuba a las reuniones del Gabinete.

Todo indica que Maduro, Cabello, Padrino y Ceballos quieren convertir a nuestra Fuerza Armada en una Guardia Roja y eso no lo deben permitir nuestros militares. De no actuar pondrán en peligro la supervivencia de nuestra hoy deteriorada Fuerza Armada.

 

Como (había) en botica: Un éxito la gira del presidente (e) Guaidó. Solidaridad con nuestro compañero de Gente del Petróleo Domingo Brito, arbitrariamente detenido en El Tigre. Lamentable el fallecimiento de la pundonorosa diputada Addy Valero, que agonizando rechazó el intento de soborno por parte del narcorégimen !No más prisioneros políticos, ni exiliados!

[email protected]

Arreaza acusa a EEUU de planificar estrategia militar contra Venezuela
Arreaza puntualizó que el gobierno de EEUU pretende que la FANB apoye por la fuerza al presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó

El canciller de Venezuela, Jorge Arreaza, acusió al gobierno de Estados Unidos de “planificar” una presunta estrategia militar que se utilizará contra el país.

Durante un acto realizado en la Unefa, Arreaza expresó: “Hay una política diplomática que está presente, podemos verlo con el golpe de Estado y recientemente el señor Pence promoviendo a través de las redes sociales un golpe de militar en Venezuela”.

El oficialista indicó que el gobierno estadounidense pretende que la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) apoye por la fuerza al presidente encargado Juan Guaidó.

“EEUU merece un futuro seguro, democrático, próspero y con justicia social. Por la paz y contra la dominación, no más Trump”, expresó el canciller.

Y agregó: “Los oprimidos de EEUU merecen prosperar en un país libre de supremacismo”, indicó Arreaza.

Con información de El Universal

Guaidó pide a la Fuerza Armada expulsar a

EL PRESIDENTE INTERINO, JUAN GUAIDÓ, pidió a la Fuerza Armada a expulsar de Venezuela a grupos irregulares, como la guerrilla colombiana del ELN, “en defensa de la soberanía” del país.

“¿Están contentos de que sigan actuando libremente en la frontera estos grupos irregulares? (…) La invitación es a que ejerzamos soberanía, a que expulsemos a los grupos irregulares de Venezuela, la invitación es realmente a hacer respetar la soberanía nacional”, manifestó en una rueda de prensa.

Guaidó insistió en que “la dictadura” de Nicolás Maduro “ampara” y “financia” a “estos grupos de narcoterroristas”.

Asimismo, rechazó que el gobierno de Maduro culpe a Colombia del rearme recientemente anunciado por exlíderes de las FARC y dijo que, por el contrario, el gobierno de Maduro es el responsable de ello, porque, a su juicio, este grupo guerrillero hace vida en Venezuela.

Con información de EFE

Crímenes sin Castigo | Contra la inteligencia
La degradación y expulsión de los generales Carvajal y Rotondaro, mediante decreto presidencial, no solo envía un mensaje a la tropa que murmura y se queja sino especialmente a quienes hoy conducen el aparato de inteligencia

 

@javiermayorca

 

LA DEGRADACIÓN Y POSTERIOR EXPULSIÓN de las filas militares de los generales Hugo Carvajal y Carlos Rotondaro, a través de un decreto presidencial, tiene numerosos detalles que merecen ser analizados, pues dicen mucho de lo que podría llamarse el “clima organizacional” de la Fuerza Armada.

No es la primera vez que el Gobierno aplica una medida como esta. En marzo de 2018, otro decreto publicado en la Gaceta Oficial lanzó fuera de la institución castrense a Raúl Isaías Baduel, hasta ese momento general en jefe, ex ministro de la Defensa, “héroe de abril” y, para más detalles, integrante de aquel grupo que según la leyenda del Arañero se congregó en torno al Samán de Guere para hacer un juramento, que luego se traduciría en un intento de golpe de Estado, del que por cierto este general desistió a última hora.

En aquella oportunidad, uno podía suponer que esta decisión obedecía a una súbita efervescencia presidencial. Un golpe a la mesa, como para convencer que se tiene un carácter que en realidad no existe. De nada valían las observaciones formuladas por el abogado Omar Mora, en el sentido de que la degradación y la expulsión de la Fuerza Armada son dos penas accesorias que, como lo indica el propio calificativo, solo pueden ser impuestas una vez que ha ocurrido una sentencia definitivamente firme.

En los cuarteles todo debe estar reglamentado. La idea, dicen los especialistas, es general rituales y rutinas. La ruptura de esta normalidad es muy peligrosa, puesto que abre paso a la discrecionalidad en algo tan delicado como el uso del poder armado.

La degradación y la expulsión también tenían su ritual. Una vez me lo explicaron en el Consejo de Guerra: el penado era colocado frente a sus compañeros de armas, luego se daba lectura a la decisión de viva voz para posteriormente despojarlo de toda su parafernalia. Por último, el resto de la tropa debía darle la espalda.

Todo esto pues la justicia militar tiene un carácter esencialmente ejemplarizante, destinado a preservar un valor fundamental en la Fuerza Armada, como es la disciplina.

Maduro rompió con todo eso. Su problema no es la indisciplina, que cunde en Fuerte Tiuna, sino la deslealtad. Carvajal y Rotondaro debieron entender esto hace tiempo, pero optaron por permanecer pegados al poder. En el caso del creador y ex director de Contrainteligencia Militar uno debe reconocer que su proceso de alejamiento del madurismo fue lento y prolongado, incluso previo a la escueta campaña que lo llevó a ocupar una curul parlamentaria. Intentó sin éxito abrevar del oficialismo pero tratando de mancharse lo menos posible con la influencia de la pareja presidencial. Y ese juego, al final, lo dejó al descubierto.

Era cuestión de tiempo para que degradaran y expulsaran de la FAN a Carvajal y a Rotondaro. Lo extraño, especialmente en el caso del militar/diputado, es que no le hayan aplicado la fórmula completa, tal y como hicieron con el oficial que diseñó el Sebin, Miguel Rodríguez Torres.

Cuando Maduro llegó a Miraflores, en su primer grupo de oficiales ascendidos a destiempo estaban precisamente Carvajal y Rodríguez Torres. Era como si el nuevo presidente necesitara consolidar cuanto antes su posición en la FAN a través de la inteligencia. Seis años después, ambos se han enfrentado al mandatario y han conocido, cada quien a su manera, cómo se puede ser víctima de los excesos del poder. Este mensaje va dirigido a la tropa que murmura y comenta, y especialmente a los que en este momento están al frente de los mismos cuerpos que una vez condujeron estos oficiales del Ejército.

 

Breves

 

*Vuelven los piques a la autopista Francisco Fajardo. Esta práctica, que en otras oportunidades ha ocasionado la muerte de conductores, generalmente sorprendidos en medio de las carreras, retornó al lugar en el que cobró notoriedad hace algunos años: el distribuidor Los Ruices. Los vehículos que participan en las competencias, y los de los espectadores son tantos que ocupan canales en ambos sentido. Una conductora que por razones laborales debe regresar a su residencia a altas horas de la noche se ha visto atrapada varias veces en medio de estas carreras. “Se estacionan a ambos lados de la autopista, detienen a los carros que van en sentido a Terrazas del Ávila, pero también los que van a Altamira, para que puedan hacer sus piques, y me ha ocurrido que pasan los carros a ambos lados a altísima velocidad (…), la sensación alrededor es espeluznante pues la gente está demasiado alborotada, tomada y con botellas en las manos (…) Al principio eran pocos carros, pero han ido en aumento. El jueves 28 de marzo ha sido la noche en que más carros y gente he visto. La situación es crítica. Muy cerca está un módulo policial, y no hacen nada”, relató.

*Mucha preocupación ha ocasionado el llamado Momo Challenge en sectores juveniles, tanto de Venezuela como de otras partes del mundo. El 20 de marzo, por ejemplo, se atribuyó a este juego el suicidio de un niño de once años de edad en North Miami Beach (EEUU). Tres días antes de este suceso, la policía judicial venezolana emitió un mensaje para alertar que por la plataforma YoutubeKids estaba irrumpiendo la figura del hentai Momo “incitando un juego suicida”. Las advertencias parecían concretarse el 31 de marzo, ante la noticia de que un niño de doce años supuestamente se quitó la vida en Margarita, mientras participaba en uno de estos retos. La organización Cecodap indagó sobre este caso. Su director Oscar Misle confirmó que el joven murió por ahorcamiento. Pero no se ha establecido que este hecho fuese producto de una participación en el famoso juego. Para el momento del suceso, además, el adolescente carecía de teléfono pues se le había dañado debido a la exposición al agua. De manera que no pudo tener acceso inmediato a los mensajes que transmite la repulsiva figura. “No podemos concluir que fue por influencia de los retos de Momo”, dijo Misle. Más allá de esto, la tragedia que implica el suicidio de un joven a tan corta edad ha suscitado una reflexión en el colegio donde estudiaba. Según el psicólogo Abel Saraiba, que ha trabajado este caso en nombre de la ONG, el alumnado debe discutir lo sucedido con su compañero, “orientados por su profesor guía”, puesto que es muy probable que influyan diversos factores sobre la comunidad estudiantil, más allá de un reto que hoy se llama Momo y que antes podía ser Ballena Azul. Según este profesional, es necesario hacer prevención pues los suicidios o sus tentativas “son una gran problemática entre adolescentes”.