Equipo de Investigación RR, autor en Runrun

Equipo de Investigación RR

Especial | COVID-19 en Venezuela: la pandemia de la opacidad
El número diario de muertes reportadas por la gestión de Maduro ha oscilado invariablemente entre 0 y 12 fallecidos
La ONG Médicos Unidos de Venezuela (MUV) comenzó a llevar una estadística para reflejar las muertes por COVID-19 del personal de salud, debido a la opacidad de la información oficial
Durante este primer año en pandemia, solo en dos oportunidades el ministro de Salud, Carlos Alvarado, ofreció el reporte de contagios y fallecidos por COVID-19

 

A un año de la detección del primer caso de COVID-19, Venezuela registra 145.379 casos confirmados y 1.391 muertes, según cifras ofrecidas por la administración de Nicolás Maduro.

La veracidad de cifras son puestas en entredicho porque están alejadas de cualquier comportamiento epidemiológico si se toman en cuenta las proyecciones, la evolución en países con población similar (Perú con 1.358.294 positivos y 47.491 muertes) y los hechos irregulares que se han presentado en el proceso de diagnóstico, prevención y monitoreo de la pandemia.

El virus arribó oficialmente a Venezuela el 5 de marzo en un vuelo proveniente de España bajo el código IBE6673 de la aerolínea Iberia, pero se supo el 13 de marzo, cuando lo anunció la vicepresidenta Ejecutiva, Delcy Rodríguez.

El equipo de Runrun.es realizó un recuento gráfico de lo que fue el primer año de COVID-19 en el país. El trabajo se divide en seis capítulos, los cuales cuentan cómo se desarrolló este primer año de la pandemia en Venezuela.

Uno de los puntos abordados en esta investigación es la opacidad de la información oficial sobre la muerte de médicos, enfermeras y personal de salud en general, por lo cual la ONG Médicos Unidos de Venezuela (MUV) comenzó a llevar una estadística para reflejar las muertes por COVID-19 de los miembros del gremio. Hasta el 8 de marzo de 2021 la organización ha incluido en su estadística a 354 trabajadores de la salud. Esa cifra representa el 25,45% del total oficial de muertes en el país. Con ese porcentaje, el personal de salud venezolano sería por mucho el más afectado por la pandemia en la región.

Por otra parte, desde que se anunció el primer fallecido, el número diario de muertes reportadas por la gestión de Maduro ha oscilado invariablemente entre 0 y 12 fallecidos, patrón que se repite independientemente del número de casos positivos que anuncien.

Venezuela tiene el promedio de casos y fallecidos más bajo de la región, según la Organización Mundial de la Salud (OMS) cifras que han sido marcadas por la desconfianza que han generado las declaraciones y estudios de expertos en el área de salud, las denuncias de políticos y personal médico, y el sesgo en el registro de contagios y muertes.

Durante este primer año de contagios, quienes realizaron la vocería de los casos fueron la vicepresidenta Ejecutiva, Delcy Rodríguez; Freddy Ñañez, ministro de Comunicación e Información; y Jorge Rodríguez, presidente de la Asamblea Nacional y exministro de Comunicación e Información. Solo en dos oportunidades el ministro de Salud, Carlos Alvarado, fue el encargado de dar las cifras oficiales.

En estos 365 reportes oficiales de COVID-19, los voceros revelaron el nombre de 8 de los 1.430 fallecidos. En cuanto al personal de salud fallecido, solo hicieron mención de 27 de los 354 casos reportados por la Organización Médicos Unidos de Venezuela.

Puede acceder al especial completo “COVID-19 en Venezuela: la pandemia de la opacidad” a través de la siguiente imagen:

#EnchufaDÍN | Felicita a Jorge Rodríguez por su nuevo cargo
Jorge Rodríguez es ahora diputado y presidente de la Asamblea Nacional

Jorge Rodríguez ha participado de forma permanente en los procesos de diálogos, como representante del oficialismo. Ahora, como diputado y presidente de la Asamblea Nacional, instaló una nueva mesa de diálogo, aunque ya advirtió que puede haber perdón, pero no olvido, por lo que podría aparecer nuevamente con una presentación de Power Point con presuntas pruebas en contra de algún dirigente opositor. 

 

Especial | 6D de 2020 cierra el ciclo de las instituciones democráticas en Venezuela
El 6D del 2015 estuvo impregnado por la esperanza de cambio, mientras que el evento del 6D de 2020 dejará todos los poderes públicos bajo el control absoluto del chavismo

En este especial, Runrunes presenta una línea de tiempo que recorre los hitos políticos que marcaron la agenda de la Asamblea Nacional desde el 6 de diciembre de 2015, cuando 14.385.349 electores, equivalente a 74.17 % del padrón electoral, acudieron a las urnas y confiaron en la institución democrática del voto como herramienta de expresión de voluntad y búsqueda de un cambio político. 

Se trata de una cronología llena de propuestas de cambios para restablecer el equilibrio de poderes en el país, todas las cuales se encontraron con obstáculos erigidos desde el Gobierno, antes de que siquiera pudiera instalarse el nuevo Parlamento el 5 de enero de 2016. Una tras otra, las leyes de los nuevos diputados fueron encontrando barreras emanadas de un poder Judicial al servicio del Ejecutivo. 

Así como el 6D del 2015 estuvo impregnado por la esperanza de cambio, el evento antidemocrático del 6D de 2020 dejará todos los poderes públicos bajo el control del chavismo. Venezuela pasará a tener, ahora formalmente, instituciones sin balances, frenos, contrapesos ni legitimidad de origen. 

De la mano de un selecto grupo de articulistas, los invitamos a recorrer los últimos cinco años de la vida republicana venezolana, tras los cuales se cierra el ciclo de las instituciones elegidas de manera democrática.

Puedes leer aquí el especial 6D de 2020 cierra el ciclo de las instituciones democráticas en Venezuela 

#EnchufaDÍN | Felicita a Carmen Meléndez por su nuevo cargo
Carmen Meléndez volvió al Ministerio de Interior y Justicia

Como un reciclaje, Carmen Meléndez dejó la gobernación de Lara para volver a ocupar el cargo de Ministra de Interior y Justicia, donde solo estuvo por cinco meses la primera vez. Ese despacho reveló que durante su primer año como gobernadora, las muertes por resistencia a la autoridad pasaron del 10% al 82,2%. 

Chavismo INC: Panamá es el hub del chavismo

Venezolanos inyectaron 2.811 millones de dólares en compañías de Panamá y seguían aumentando el número de residentes y refugiados. Mientras la mayoría lo elige como una salida para escapar del hambre, a otros los seduce la plataforma financiera, los proyectos inmobiliarios y los servicios especializados para mover dinero con facilidad. ¿Cómo el país terminó de convertirse en uno de los refugios favorito de los chavistas?

Por: Sol Lauría

Panamá podrá ser diminuto pero facilita el acceso al mundo financiero, garantiza secrecía y siempre fue seductor para gente con vocación de riesgo, poder o fortuna. Con restricciones cambiarias, una corrupción galopante y la economía al borde del colapso en su país, los chavistas no serían la excepción.

En la última década se convirtió en uno de los destinos favoritos para el refugio, la salida o la aventura de miles de venezolanos. Aunque no formó parte del proyecto político nacido en 2004 llamado ALBA, ahí llegaron, se movieron y pasaron miles de millones de dólares de venezolanos.

La investigación transnacional Chavismo INC. rastreó los flujos millonarios de petrodólares que salieron del erario de la Venezuela gobernada por Hugo Chávez y Nicolás Maduro en los últimos 20 años. En el capítulo reservado a Panamá se identificaron 242 sociedades anónimas con 380 relaciones que involucra a personas de interés en Venezuela, país desde donde se inyectaron 2.811 millones de dólares en el país centroamericano.

Chavismo INC. es un proyecto coordinado por Transparencia Venezuela, la plataforma latinoamericana Connectas y la Alianza Rebelde Investiga (ARI). La investigación muestra 10 historias sobre corrupción, un entramado de negocios, acuerdos ventajosos, fraudulentos o sofisticados esquemas que abultaron los bolsillos de unos pocos con fondos venezolanos. 

Aquí los principales hallazgos:

* Entre 2012 y 2015, venezolanos inyectaron 427 millones de dólares en compañías de Panamá, según datos de la Contraloría General de la República. Por esos tiempos, la Superintendencia de Bancos dijo que Venezuela ocupaba el tercer lugar entre los países de origen de depósitos externos en el sistema bancario local —unos 1.400 millones de dólares en 2015, que ascendieron a 2.811 en 2019— y la cámara de la construcción aplaudía la participación de venezolanos en el boom inmobiliario. La abrumadora avalancha de la época la sintetizó el expresidente de México, Vicente Fox, cuando dijo: “El mejor ministro de Economía que ha tenido Panamá es Hugo Chávez”.

* De las sociedades anónimas identificadas en la investigación, ocho fueron señaladas por la Oficina de Control de Activos Extranjeros de Estados Unidos (Ofac) y otras tantas están bajo investigación judicial por cuestiones como lavado de dinero o sobornos. La plataforma offshore famosa por Panamá Papers fue aprovechada por familiares de pesos pesados del gobierno venezolano como Diego Salazar Carreño, testaferros como Samark López Bello y el clan familiar de la primera dama Cilia Flores de Maduro. 

* Los datos rastreados por Chavismo INC. muestran que en la gran mayoría de las volteretas del poder en Venezuela para quedarse con tajadas de dinero público, hubo una sociedad panameña. El exviceministro de energía Nervis Villalobos —requerido por la Justicia en varios países por supuesto soborno y lavado— aparece como directivo de Pomerol Investments Group S.A. y vinculado a varias más. La plataforma incluyó hasta al propio Hugo Chávez: en el pago de sobornos del Lava Jato, Odebrecht le depositó al publicista Joao Santana 35 millones de dólares en la sociedad panameña Shellbill Finance S.A. para desarrollar su propaganda electoral.

* Las camarillas del chavismo encontraron en Panamá especialistas para lavar miles de millones de dólares del Estado sin levantar sospechas, como los que ayudó a limpiar un banquero alemán en el trópico llamado Matthias Krull. En finales de 2014, en Panamá solo se hablaba de Lava Jato, el escándalo de corrupción que ponía en jaque a los presidentes de la región. Los banqueros seguían las noticias que los señalaban como intermediarios en el pago de sobornos de la gigante brasilera Odebrecht, pero a Krull no le quitaban el sueño: él era directivo del banco suizo Julius Baer y por eso gestionaba una cartera jugosa de personas vinculadas al chavismo y otros millonarios de Venezuela, con lo que reportaba al banco ganancias de varios millones anuales.

* Krull trazó un esquema similar al usado por Odebrecht, pero para otro patrón: el Conspirador 7. Los documentos de la causa en Estados Unidos no identificaron quién era pero lo describieron de forma tan precisa que medios internacionales publicaron que se trataba de Raúl Gorrín. El expediente señala que había 600 millones de dólares de Pdvsa para camuflar, así que Krull puso manos a la obra: fabricaron un acuerdo por el cual una empresa —Rantor Capital— le prestaba a Pdvsa 7.200 millones de bolívares y, seis días después, cedía los derechos de esa deuda a otra empresa —Eaton Global Services Limited—, que la cobró en dólares a tasa oficial: 600 millones de dólares, a pagar en una cuenta bancaria en Europa. La tramoya dejó más de 500 millones de dólares de ganancia, gracias al pago de sobornos y a la diferencia del dólar oficial y el del mercado. 

* Cinco meses después de iniciada la operación que se hizo famosa con el nombre Money Flight, la conspiración se había duplicado gracias al combustible que Pdvsa no paraba de inyectar: más 1.200 millones de dólares. Ahí Krull dibujó el esquema para convertir parte de ese dinero sucio en uno con apariencia de lícito. La operación muestra un patrón común en otros casos de corrupción de Venezuela analizados por Chavismo INC.: cada cacique a cargo de algún área del Estado —en este caso, Pdvsa—, disponía de miles de millones que terminaban repartidos en un grupo de funcionarios. Para mover y disponer de ese dinero, se asociaban a empresarios —como Conspirador 7— y testaferros con los que montaban la estafa. Al final, buscaban a los operadores financieros —Krull o El Delator— para que lavaran.

* Hubo testaferros como Mario Enrique Bonilla Valera, quien logró pasar de los videojuegos al suculento universo de los negocios de forma rápida y precoz a los 20 años. En la causa, Krull lo involucró con sus amigos “Los chamos”: los hijos de Cilia Flores, la esposa de Nicolás Maduro. “Los chamos” aparecen en la causa cuatro veces, la más contundente es en el “Resumen de la Operación 600” que muestra cómo se repartió la plata: 227 millones de euros para un boliburgués, 68 millones para Conspirador 7 y 159 millones para “Los chamos”.

* En 2015,  el clan familiar de Cilia Flores abrió 12 sociedades en Panamá. Habitante rotundo y reservado del poder, Carlos Erik Malpica Flores, el sobrino favorito de Cilia, tuvo los reflejos para no figurar en ninguna de esas estructuras jurídicas, pero su familia aún aparece: el padre en tres, la hermana y la tía en el resto. Once de las sociedades fueron disueltas a principios de 2016, tras la publicación de investigaciones periodísticas que los vinculaban. Malpica Flores fue sancionado por la Ofac y por el gobierno de Panamá.

* Samark López Bello no era un nombre que sonara mucho cuando se hablaba de política en poder venezolano. En 2012 tomó el control de la sociedad Yakima Trading Corp, con la que selló negocios con Pdvsa y a partir de 2013 empezó a aparecer en algunas publicaciones periodísticas por supuestos vínculos a actividades comerciales en Panamá, pero pasaba desapercibida su relación con el superministro y vicepresidente Tareck El Aissami. El 13 de febrero de 2017, Ofac lo señaló como el testaferro y blanqueador de El Aissami y saltó a la fama mundial. 

Aquí puede leer la historia completa sobre Panamá: el hub del chavismo.

Aquí puede leer todo el especial de Chavismo INC.

 

The Central Bank of Venezuela: Official Squeezer of Venezuelan Gold
Venezuelan gold is not only smuggled through trafficking routes. Sometimes it just walks out of the bank.

By using its powers for gold trade and as custodian of foreign-exchange reserves, the Central Bank of Venezuela (BCV) has been dilapidating the country’s resources which have reached an all-time low amidst an environment of financial draught and hyperinflation.

Until 2013, Venezuela was among the first 30 countries in the world with the greatest reserves of monetary gold. However, in a matter of five years these reserves have been evaporating. This is largely in part to the BCV’s lack of solid management. Controlled by public servants who are loyal to Nicolás Maduro, this formerly autonomous institution has become the axis of an ecosystem of alleged money laundering, sanctions and million-dollar business deals which have also included gold resources extracted from the controversial Orinoco Mining Arc.

This report by Runrun.es in alliance with Connectas and the International Center for Journalists (ICFJ) reveals the BCV’s ploys to obtain alternate resources and gain liquid assets after the dismantling of Venezuela’s main resource: the oil industry.

Click on the image to access this special report.

 

#EnchufaDÍN | Felicita a Néstor Reverol por su nuevo cargo
Reverol es el nuevo ministro de Energía Eléctrica

Néstor Reverol se suma a la lista de funcionarios que van alargando su currículo dentro de la administración de Nicolás Maduro, además en cargos variados. Del Ministerio de Interior y Justicia, -siendo el ministro con mayor tiempo en ese despacho- ahora Reverol, que además es militar, tendrá que velar por la seguridad del sistema eléctrico y sus constantes apagones, desde el Ministerio de Energía Eléctrica

Chavismo INC: El clan de contratistas que refugió su fortuna en República Dominicana
Empresarios cercanos al chavismo, algunos prófugos de la justicia, aterrizaron en República Dominicana para dedicarse al millonario negocio inmobiliario en uno de los grandes polos del turismo caribeño, Punta Cana. Uno de ellos es la cara visible de un proyecto de 100 millones de dólares 

Por: Suhelis Tejero

Un clan de empresarios venezolanos, que en el pasado fueron privilegiados contratistas públicos durante las gestiones de Hugo Chávez y Nicolás Maduro, se coló entre las tradicionales familias de República Dominicana que controlan el negocio turístico en ese país para impulsar un proyecto de 100 millones de dólares en uno de los destinos dorados del Caribe: Punta Cana.

La investigación transnacional Chavismo INC. rastreó los flujos millonarios de petrodólares que salieron del erario de la Venezuela gobernada por Hugo Chávez y Nicolás Maduro en los últimos 20 años. En el capítulo reservado a República Dominicana identificó 51 interacciones de personas de interés con personas, empresas o instituciones en República Dominicana. Algunas de ellas han sido investigadas por la justicia del país en casos por presuntos delitos de blanqueo de capitales y fraudes.

Chavismo INC. es un proyecto coordinado por Transparencia Venezuela, la plataforma latinoamericana Connectas y la Alianza Rebelde Investiga (ARI). La investigación muestra 10 historias sobre corrupción, un entramado de negocios, acuerdos ventajosos, fraudulentos o sofisticados esquemas que abultaron los bolsillos de unos pocos con fondos venezolanos.

Aquí los principales hallazgos:

* El proyecto turístico que impulsan los excontratistas ligados al chavismo en República Dominicana cuenta con una inversión de 100 millones de dólares para 150.000 metros cuadrados que incluyen espacios corporativos, residenciales, hoteleros, de locales nocturnos, restaurantes, tiendas, gasolinera, un lago artificial y hasta un delfinario. Ha sido bautizado con un nombre que procura agregar un matiz cosmopolita a una marca: Downtown Punta Cana. 

* Luis Francis Moreno, el excontratista de Petróleos de Venezuela (Pdvsa), se presentó en 2013 como la cara visible del grupo que desarrolla el proyecto turístico de Downtown Punta Cana. Incluso, flanqueó al presidente dominicano Danilo Medina en la ceremonia que dio inició a la construcción. Ese clan se fue formando con los años y reunió en varias propiedades y compañías dominicanas a un puñado de empresarios que durante años amasaron fortunas a través de contratos con la industria petrolera venezolana. 

* La aventura empresarial de Luis Francis Moreno en República Dominicana comenzó en 2010. Como un emprendimiento familiar, la compañía Construcciones y Minería Virgen de la Altagracia (Conmivial) fue el punto de partida de un recorrido exitoso en la isla. De acuerdo con reportes contables a los que tuvo acceso Chavismo INC., Conmivial prestó servicios como contratista para el Grupo Punta Cana a la que le proveyó materiales y construcciones viales para hoteles y aeropuertos. Entre sus clientes también estuvo la Constructora Norberto Odebrecht para una de las obras que se investiga en los tribunales dominicanos: la carretera Bávaro-Uvero Alto-Miches- Sabana de la Mar, unos 112 kilómetros de vía que costaron 370 millones de dólares, con un sobrecosto que se estima en 3%. 

* Junto a Francis Moreno están los hermanos Urbano Fermín, dueños de Constructora Urbano Fermín C.A. (Cuferca). La poderosa contratista fue la empresa con la que Pdvsa firmaba contratos sin parar para el traslado de coque y azufre, para el manejo de sólidos y hasta para el alquiler de maquinarias pesadas y de carga de las operaciones en las empresas Petropiar y Petroanzoátegui, en la Faja Petrolífera del Orinoco. Los hermanos lograron contratos también con la Gobernación de Anzoátegui para la construcción de un mercado municipal en Puerto La Cruz en 2008 que, según reportes periodísticos, no fue concluido.

* Los hermanos Carlos Eduardo, Carlos Enrique y Carlos Esteban fueron acusados en 2017 por la fiscalía venezolana por haber cometido un presunto desfalco a través de los contratos que obtuvieron en la Faja Petrolífera del Orinoco, la enorme reserva de crudo al oriente venezolano. Carlos Esteban está detenido desde septiembre de ese año en Venezuela, luego de que la fiscalía lo imputara por presuntos delitos de peculado doloso, asociación para delinquir, lavado de dinero y concierto de funcionario con contratista, a través de Cuferca. Sobre sus hermanos Carlos Eduardo y Carlos Esteban también pesan órdenes de detención desde entonces, pero eso no ha roto los lazos empresariales que mantienen con el Caribe dominicano.

Luis Eduardo y Luis Ramón Francis Villegas, hijos de Francis Moreno, y los hermanos Urbano Fermín registraron su primera empresa juntos en República Dominicana en febrero de 2015. Y son socios en varias más: los registros de propiedad revisados para esta investigación revelan empresas conjuntas enfocadas en las operaciones de construcción e inmobiliaria en la región este de la isla, que luego se han expandido a actividades de recreación y hasta a academias de fútbol. Entre los hermanos Francis y los Urbano Fermín hay registradas al menos 25 empresas en tierras dominicanas, sin contar con las sociedades que comparten en Panamá.

* República Dominicana no solo ha visto pasar a las familias Francis y a los Urbano Fermín. Otros más han aterrizado en la isla para hacer inversiones o compras que luego han sido cuestionadas, han terminado con sus negocios intervenidos, sus casas allanadas o, incluso, han sido investigados judicialmente. La lista incluye al empresario Samark López, el supuesto testaferro de Tareck El Aissami que enfrenta cargos criminales en Estados Unidos por violaciones a la Ley de Designación de Jefes Internacionales del Narcotráfico. Su vivienda, situada en el lujoso sector de Cap Cana, fue allanada por la policía dominicana a mediados de 2019, en medio de una investigación de la que nunca trascendieron detalles.

* Danilo Diazgranados, uno de los operadores financieros favoritos del chavismo, es otro de los venezolanos que se asentó en la isla. Vive desde hace una década en La Romana, en la región este de República Dominicana, donde en ocasiones aparece en las páginas de sociales de medios locales auspiciando proyectos con las comunidades de San Pedro de Macorís. La Cámara de Comercio de Santo Domingo registra una empresa a su nombre: Inversiones Halis, una compañía dedicada a la compra y venta de inmuebles.

* Otros de los visitantes ligados al chavismo en República Dominicana fueron la pareja compuesta por Adrián Velásquez, el exedecán del fallecido presidente Hugo Chávez, y la extesorera de Venezuela, Claudia Díaz Guillén. En los Panama Papers aparecen con empresas registradas en paraísos fiscales y ligados a Diazgranados. Residieron en República Dominicana entre 2014 y 2017, cuando fijaron su nueva residencia en España. Al año siguiente fueron detenidos debido a una orden de captura internacional solicitada por Venezuela y por una investigación judicial paralela que siguen las autoridades españolas. En ambos casos se les acusa de blanqueo de capitales y enriquecimiento ilícito.

Aquí puede leer la historia completa sobre República Dominicana: El clan de contratistas que refugió su fortuna en el Caribe. 

Aquí puede leer todo el especial de Chavismo INC.