Dron archivos - Runrun

Dron

Manifestantes en Chacaíto exigen liberación de diputado Juan Requesens


Rafaela Requesens, presidenta de la Federación de Centros Universitarios de la UCV, acudió a la manifestación convocada para realizarse en la plaza Brión de Chacaito para exigir la liberación del diputado Juan Requesens.
La dirigente estudiantil agradeció a los venezolanos por apoyar a su familia en este momento tan difícil.
“Aquí seguimos con fuerza. Somos tu voz, Juan Requesens. Gracias por acompañarme a mí y a mi familia en este momento tan difícil. El pueblo venezolano es nuestro motor para seguir luchando contra el régimen”, escribió en su cuenta de Twitter @RRequesens.
La oposición venezolana convocó a una concentración en Chacaito para exigir la libertar de Juan Requesens, diputado a la Asamblea Nacional por el estado Táchira, quien fue detenido y torturado por funcionarios del gobierno.
En el lugar ya se encuentran dirigentes políticos y manifestantes.
Una fuente dijo a Primero Justicia que Requesens fue torturado y drogado para que dijera que estuvo implicado en el ataque contra Maduro.

D. Blanco Ago 09, 2018 | Actualizado hace 2 años
Drones y dronas, por José Domingo Blanco

 

Calificaré al pasado sábado –el día del supuesto “magnicidio”- como un día tragicómico. Uno más de los muchos que este régimen ha aportado para la posteridad y que le darán ese toque de humor –negro y amargo- a la historia venezolana que se contará en las décadas futuras. Esa historia verídica que a las generaciones de venezolanos de los años venideros les costará creer porque se asemeja más a los cuentos propios del imaginario popular, como en un su momento lo fue el de La Sayona. Este nuevo intento de magnicidio, muy probablemente, ocupará un grueso capítulo junto con los otros intentos, incluido el más jocoso, el que protagonizó Marleni Olivo cuando, desesperada por contactar a Nicolás, le lanzó un mango con su número telefónico; con tan mala suerte que tuvo excelente puntería e impactó en la cabeza del mandatario. Aunque, a ese episodio protagonizado por la señora Olivo, lo catalogaría de “manguicidio” más que magnicidio; a pesar de que, para los efectos de quienes rodean a Maduro, tuvo la misma intención: asesinar al Heredero de la Revolución.

Lo cierto del caso es que, el sábado pasado no sólo propició chistes y memes, sino también sirvió para desatar de nuevo la ira implacable del régimen. Y, aprovechando el estallido del dron -o de una drona o de bombona de gas o de fuegos artificiales o de cualquier cosa porque la verdad, esa que se obtiene luego de investigaciones policiales científicas serias, nunca la sabremos- arrancó esa especie de OLP; pero, contra quienes ellos consideran sus enemigos y, a la postre, estuvieron detrás del “atentado terrorista”.

Venezuela es, en estos momentos, un territorio intermedio entre lo fantástico y lo real donde, a veces, la auténtica ficción se vuelve posible. Tenemos que afrontar con la cabeza fresca y el alma despejada, ese terrorífico azar de nuestras calles. ¡Siempre surge una trama subyacente!  Y, a mi juicio, en este momento, una suma de situaciones fortuitas está favoreciendo de nuevo a Nicolás y al fortalecimiento de su régimen aniquilador. Como he dicho en anteriores oportunidades, cuando no hay salida democrática, sobreviene la violencia. Una violencia que sólo favorece al régimen, que es el que la clama; porque, la sociedad civil ha demostrado que la rechaza. Por eso, es menester que surja una nueva dirigencia opositora que, haciendo equipo con todos los grupos democráticos, logre plantarse firme y hablarle claro al régimen. Necesitamos con carácter de urgencia, una nueva dirigencia opositora blindada contra las tentaciones propias del poder y motivada hacia la construcción de ciudadanía, que es la que propicia la vida democrática.

Todos los magnicidios, los inventados por Chávez y Maduro, son patrones de conducta propios de los dictadores. Ambos, Chávez y Maduro, fueron modelados por su maestro, Fidel Castro. Estas prácticas se han ido perfeccionado con los tiempos, porque su objetivo es la represión y provocar miedo. Dos componentes indispensables en las tiranías. Ambos elementos, el miedo y la represión, han sido siempre capítulos de un plan perverso que logra atemorizar a la población. Y cuando lo que abundan son las especulaciones sin certidumbres, el autócrata logra imponer su dictadura.

En los sistemas totalitarios, otra de las víctimas es la libertad de expresión. Es uno de los primeros derechos que se viola y secuestra. Y en Venezuela, ese principio se cumple sin excepción. Para poder “montar la olla” que el régimen necesitaba para iniciar su cacería de detractores o “incómodos para la revolución” ese día del “magnicidio”, once colegas fueron detenidos y obligados a borrar el material que grabaron durante “el atentado terrorista” contra Nicolás. Tengo que reconocer el coraje y el brillante accionar de los medios de comunicación independientes y sus periodistas que, pese a la dictadura, lograron acceder a la información, en un intento por defender lo que para Alexis de Tocqueville hacía posible la democracia: la libertad de expresión.

Sin embargo, el régimen no escatima a la hora de brindarnos distracciones y obligarnos a desviar la mirada de lo verdaderamente importante. En un nuevo intento para apartarnos de lo sustantivo que nos acontece, el desgobierno prepara con uno de sus próceres preferidos, Herman Escarrá, toda una campaña propagandística para dar a conocer los artículos de la nueva Carta Magna, que prepara de manera soterrada la fraudulenta Asamblea Nacional Constituyente. Y, así, entretenernos hasta las elecciones de diciembre, con las que, una vez más, pretenderá seducir a un significativo número de partidos que, en teoría, le hacen oposición; pero que, al final, no son más que piezas del ajedrez, con las cuales el régimen juega astutamente, para disfrazar de democracia un sistema que, desde todos los ángulos que se analiza, no lo es.

Y así, a casi una semana de los hechos ocurridos el pasado sábado en la Avenida Bolívar -aún no esclarecidos como debe ser- las declaraciones de Nicolás y sus cómplices terminan de echar por tierra la nueva tesis del magnicidio. El espectáculo del que fuimos testigos tiene una sola lectura, frustrante y difícil de reconocer para muchos: la dictadura de Maduro se atornilla, con más dosis de terror, abusos y atropellos.

@mingo_1

Instagram: mingoblancotv

 

Los que vieron el cielo estallar en la avenida Bolívar

AL ACTO DEL 81 ANIVERSARIO DE LA GUARDIA NACIONAL BOLIVARIANA en la avenida Bolívar del pasado sábado 4 de agosto, donde se perpetró un supuesto ataque contra el presidente Nicolás Maduro no asistieron todos los miembros del actual gobierno.

A la salutación a la GNB, que se hizo por primera vez fuera de una zona militar, no asistieron figuras del chavismo como el presidente de la asamblea nacional constituyente, Diosdado Cabello, la vicepresidenta Delcy Rodríguez y el vicepresidente del Área Económica, Tareck El Aissami.

Maduro dijo en cadena nacional este martes que la vicepresidenta no lo acompañó el sábado por problemas de salud.

Cabello si se presentó este lunes 6 en una marcha en apoyo a Maduro desde la Plaza Morelos hasta las inmediaciones del Palacio de Miraflores, acto al que no asistió el mandatario, ni Rodríguez y tampoco El Aissami.

A la concentración denominada “Maduro pa rato” asistieron figuras que no estuvieron el día del supuesto ataque como la alcaldesa del municipio Libertador, el abogado los constituyentistas Hermann Escarrá, Adán Chávez y Tania Díaz.

En las fotografías y vídeos del sábado pasado se aprecia por supuesto al mandatario y a su pareja Cilia Flores, al presidente del Tribunal Supremo de Justicia, Maikel Moreno; al Fiscal General de la República designado por la asamblea nacional constituyente, Tarek William Saab; al Defensor del Pueblo, Alfredo Ruiz; al Contralor General de la República, Manuel Galindo y a los integrantes del tren ministerial Néstor Reverol, Aristóbulo Iztúris, Jorge Rodríguez y Ricardo Menéndez. Obviamente acudió el alto mando militar de la nación encabezado por el Ministro de la Defensa, Vladimir Padrino López y el Comandante General de la Guardia Nacional, Richard López Vargas.

 

PÁRESE SOBRE LA FOTO DE CADA UNO PARA VER LA REACCIÓN DE CADA QUIÉN

 

INFOGRAFIA | Explosión de drones es la única evidencia que el Gobierno muestra como intento de magnicidio

UN ATENTADO. UN INTENTO DE MAGNICIDIO contra el presidente Nicolás Maduro. Fue la explicación que dio el gobierno venezolano a  sendas explosiones de dos drones que ocurrieron durante la parada militar que celebraba el 81 aniversario de la Guardia Nacional Bolivariana en la avenida Bolívar el sábado 4 de agosto de 2018.

El denunciado intento de asesinar a Maduro, que causó siete militares heridos según voceros oficiales,  ha sido tomado con escepticismo y precaución. Sólo una docena de países (Nicaragua, Cuba, Bolivia, El Salvador, Turquía, Rusia, Siria, Irán, España, Ecuador y Uruguay) han condenado las detonaciones que obligaron a suspender el discurso presidencial transmitido en cadena nacional y que provocó la estampida de los uniformados apostados en el desfile.

De la incredulidad generalizada hacia el supuesto intento de magnicidio han acusado voceros oficiales como el canciller Jorge Arreaza, quien consideró que tanto medios de comunicación como agencias de noticias han subestimado el intento de magnicidio contra el presidente Nicolás Maduro, subrayó vía Twitter.

También, el primer vicepresidente del Psuv, Diosdado Cabello,  criticó la postura de los partidos de oposición al no condenar el supuesto intento de magnicidio contra Maduro. Tras la movilización del lunes 6 de agosto en el centro de Caracas, convocada desde el alto gobierno para respaldar al mandatario, enfatizó que  “no condenan que ahí pudieron haber muerto, además del hermano presidente, los presidentes de los poderes, el alto mando militar, casi todo el mando político, compañeros que estaban invitados al acto y parte del cuerpo diplomático”. En la tarima a la que se refería Cabello no se encontraba el también presidente de la anc el sábado 14 de agosto. 

Hasta el momento, se confirma que dos drones modelo DJI M600 estallaron durante la ceremonia militar del sábado 14 en las inmediaciones de la avenida Bolívar de Caracas, tal como denunció el ministro de Defensa, Néstor Reverol. Sin embargo, es un conteo que no coincide con la versión del titular de Comunicaciones e Información, Jorge Rodríguez, quien afirmó que ese día se registraron tres explosiones durante el supuesto intento de acabar con la vida del presidente.

Sin presentar evidencias, el propio Maduro ha señalado a “la ultraderecha” y al presidente saliente de Colombia, Juan Manuel Santos de estar detrás del intento de asesinarlo. Mientras que Reverol, quien tildó el ataque como “un delito de terrorismo y magnicidio en grado de frustración”,  anunció que ya se habían detenido a seis presuntos “terroristas” después del registro de varios hoteles de la capital. Arreaza vinculó el ataque a restos de la célula rebelde que dirigía el fallecido piloto Óscar Pérez, asesinado en enero de 2018 por tropas gubernamentales en El Junquito.

 

Vecinos de la esquina de Curamichate no vieron el dron de Jorge Rodríguez
Dos días después de las explosiones algunos trozos de papel metálico y restos de plástico se encontraban entre las estatuas de Marx y Lenin en el Paseo de la Revolución de la avenida Bolívar

 

[email protected]

“NOSOTRAS ESTÁBAMOS TRABAJANDO, FALTABA POCO para cerrar cuando escuchamos la explosión, fue más fuerte que un trueno. Luego dos muchachos pasaron corriendo y alguien los perseguía diciendo que eran ellos. Sentimos que la cosa se ponía fea, por lo que decidimos bajar la santamaría, para evitar problemas mayores. Esa fue la peor decisión que tomamos”, dice Vanessa, trabajadora de una venta de dulces ubicada a pocos metros de la esquina Curamichate, en la parroquia Santa Rosalía, en el centro de Caracas al ser consultada sobre si el sábado había  visto o escuchado al tercer dron.

El sábado 4 de agosto a las 5:45 de la tarde varias explosiones marcaron el abrupto final del acto aniversario de la Guardia Nacional Bolivariana encabezado por el presidente de la República Nicolás Maduro, que se realizaba -de manera inusual- en la avenida Bolívar de Caracas.

Casi de inmediato se informó sobre un intento de magnicidio utilizando vehículos aéreos no tripulados o drones. Las versiones oficiales sobre el atentado eran disímiles: dos o tres de estos vehículos fueron usados. El ministro Néstor Reverol, de Interior y Justicia habló de dos, mientras que el ministro Comunicación e Información, Jorge Rodríguez, dijo en una entrevista a la agencia rusa de noticias tres Sputnik que eran tres, uno de los cuales se habría estrellado cerca de la esquina de Curamichate.

El misterioso tercer dron, que según el ministro Rodríguez estalló en la esquina aledaña al terminal del Nuevo Circo de Caracas, aún no tiene testigos: vecinos y comerciantes negaron haber escuchado o visto el objeto volador.

Vanessa, quien pidió que su apellido no fuese revelado por razones de seguridad, solo recuerda haber escuchado dos explosiones.

Al preguntarle sobre un tercer estallido o un dron caído en las inmediaciones del comercio, responde que no tenía conocimiento de tal aparato. “Bueno, solo sabemos del que estalló en el edificio y el que han pasado en videos, no se si hubo otro”.

Agrega que lo peor de la experiencia fue haber bajado la santamaría después de la explosión y haberse quedado dentro del pequeño local comercial. “Quedamos atrapadas, y lo peor es que no hay ventanas, casi nos morimos asfixiadas. Los funcionarios policiales tomaron la cuadra y no dejaban salir ni entrar a nadie mientras ellos revisaban todo”.

Dijo que, a pesar de que su hora de salida era a las 6:00 pm, “nos quedamos atrapadas hasta pasadas las 8:00 de la noche, gritamos y gritamos hasta que nos dejaron ir. No es justo, llegué a mi casa en Petare a las 10:00pm, con toda la inseguridad que hay y sin transporte”.

Jorge Mendoza, vecino de Santa Rosalía, recuerda que cuando se produjo la explosión iba a su casa en el edificio Eddy, en compañía de su mamá,una mujer octogenaria, “Eso sonó durísimo, seguimos caminando porque no quería dejar a mamá sola en la calle; cuando comenzaron a llegar las patrullas, esto se puso full de policías que se metieron a los edificios, revisaron en todas partes, como si uno estuviera metido en esas cosas”.

Nancy, una morena de unos 40 años y trabajadora sexual que no reveló su apellido, se maquilla la boca por enésima vez de rojo brillante y sigue la conversación mientras se toma un café. Recuerda que estaba en las cercanías del edificio Saint Louis, en la avenida Lecuna, conversando con un vendedor ambulante cuando se produjo la explosión.

“La explosión me asustó, no me esperaba una cosa tan fuerte, llegaron los policías y tomaron todos los alrededores, yo me fui, siempre es mejor decir aquí corrió que aquí cayó”.

Ninguno de los dos dice haber visto ni escuchado un explosión en la esquina Curamichate.

Entre Marx y Lenin

El lugar cercano donde hay muestras de una posible explosión es el Paseo de la Revolución, en la avenida Bolívar, entre los bustos de Karl Marx y Vladimir Ilich Lenin, a unos cincuenta metros de los edificios de la Misión Vivienda. Cerca del sitio donde estaba ubicada la tarima presidencial el pasado sábado 4 de agosto.

Allí, una mancha negra en el piso, restos de papel de bronce y pequeños pedazos de piezas plásticas indican que en el lugar se produjo la deflagración e incendio de un objeto.

VIDEO | Así explotó el dron durante el acto militar en la avenida Bolívar

EL SÁBADO 4 DE AGOSTO DE 2018, aproximadamente a las 5:45 de la tarde, explotó un dron que sobrevolaba frente a la tarima presidencial durante el acto militar del 81 aniversario de la Guardia Nacional Bolivariana en la avenida Bolívar de Caracas. Autoridades afirman que fue un atentado contra la vida del presidente Nicolás Maduro.

Tres videos sociales sincronizados por Runrunes reconstruyen el momento

 

Jorge Rodríguez: Nicolás Maduro sufrió un atentado

El vicepresidente de Comunicaciones, Jorge Rodríguez, aseguró que se cometió un atentado contra el presidente Nicolás Maduro durante el 81 aniversario de la Guardia Nacional Bolivariana.

“Todo el trabajo que se hizo después ha permitido establecer con evidencias que se trata de un atentado contra la figura del presidente constitucional  de la República Bolivariana de Venezuela”, dijo.

Rodríguez señaló que Maduro se encuentra en buen estado de salud luego de que confirmaran la detonación de artefactos explosivos colocados en drones que sobrevolaron el desfile.

Explicó que una serie de averiguaciones establecieron que las explosiones se realizaron en las cercanías de la tarima presidencial.

El vicepresidente de Comunicaciones agregó que siete efectivos de la GNB resultaron heridos tras las detonaciones,

“Fracasaron, nuevamente fracasaron”, aseguró.

VIDEO Imágenes aéreas del inicio de la marcha de la MUD en Bello Monte


El miércoles 11 de mayo, simpatizantes de la oposición se concentraron frente a la estación del Metro de Caracas en Bello Monte.

Desde un drone se realizaron las tomas de los manifestantes desplegados en la avenida, al lado del río Guaire, cuando se preparaban para marchar hasta el Consejo Nacional Electoral (CNE), para reclamar el cumplimiento de los plazos establecidos en la ley para el conteo de las primeras firmas.