crisis alimentaria archivos - Runrun

crisis alimentaria

Codhez: 70% de hogares de Maracaibo dejaron de tener una alimentación saludable
El costo de muchos de los alimentos se acerca al monto del salario mínimo vigente

 

En comparación con los precios de hace un mes, en esta segunda quincena de noviembre se advierte un marcado incremento en los precios. La carne de res en sus distintos tipos de cortes registró aumentos considerables: la costilla, en promedio, se consigue en Bs. 54.593,20 (+71%), el corte de primera en Bs. 115.450,00 (+60%), y el corte de segunda en Bs. 97.205,00 (+57%).

El costo de muchos de los alimentos ya está acercándose al monto del salario mínimo vigente, cuyo ajuste fue establecido recientemente en octubre. La compra de un kilo de caraotas, cuyo precio promedio es de Bs. 65.780,77, representa un 62% del salario. Otros precios de alimentos que están cerca de alcanzar el mismo valor son el queso blanco semiduro (63,71%), la pechuga de pollo (65,69%), y el cartón de 30 huevos (75,05%).

En esta última quincena de noviembre, todos los precios de productos aumentaron, con excepción del tomate, cuyo kilo bajó 16%. El precio promedio de la harina precocida de maíz registró un incremento de más de 13%, pasando de Bs. 30.586,07 a Bs. 34.655,23, el arroz blanco pasó de costar Bs. 27.966,68 a Bs. 37.618,67, registrando un incremento porcentual del 36%.

En este monitoreo de precios, la organización que realiza estudios sobre la seguridad alimentaria de la población marabina, también incluyó los precios de frutas como el cambur, la lechosa, la guayaba y la mandarina. Desde la primera quincena de septiembre a la segunda quincena de noviembre, el kilo de guayaba se incrementó en 190% y el de cambur en 100%.

En la actualidad, el kilo de guayaba se consigue en Bs. 26.540,38, cuando en la primera quincena de septiembre costaba Bs 9.147,65. El cambur, por otro lado, se consigue en Bs. 15.269,05 cuando hace dos meses costaba la mitad. Por otro lado, la mandarina (Bs. 22.304,83) y la lechosa (Bs. 17.152,84) han mantenido sus precios desde entonces.

En atención a los resultados del Reporte preliminar sobre Seguridad Alimentaria en Maracaibo publicado por Codhez a mediados de octubre, donde se informó que en más del 70% de hogares de Maracaibo, tanto adultos como niños, niñas y adolescentes dejaron de tener una alimentación saludable por falta de dinero u otros recursos, se exhorta al Estado venezolano tomar medidas económicas conducentes para revertir la hiperinflación y garantizar el acceso a la alimentación adecuada a la población.

#Hambrómetro: Canasta alimentaria triplicó su precio desde la reconversión monetaria

EL PRECIO DE LA CANASTA BÁSICA ALIMENTARIA subió su costo 95,9 % entre septiembre y octubre, es decir, casi dos veces más en apenas 30 días y casi cuatro veces más que el precio de agosto.

El incremento de la canasta alimentaria se grafica de manera exponencial desde agosto, cuando fue puesta en marcha la reconversión monetaria y se anunció un paquete de medidas para resolver la crisis entre las que estaba un aumento que llevó al salario mínimo de 30 a 1.800 bolívares soberanos.

A pesar de que en septiembre los trabajadores devengaron el nuevo salario, este solo alcanzó para adquirir 38 % de la canasta alimentaria, que ese mes se ubicó en Bs. S. 4.651. Para octubre, con un precio de Bs. S. 9.115, el salario mínimo solo permitió comprar 18 % de la canasta, de acuerdo a las cifras del Hambrómetro provistas por una firma de análisis privado.

De agosto a octubre, la canasta alimentaria registró un incremento de 185%, mientras que entre octubre de 2017 -cuando costaba Bs.F.9,3- y octubre de 2018 aumentó 97.910,87%.

Sin embargo, el aumento podría haber sido mayor de no ser por el control de precios que impone el gobierno a 25 de los 50 productos que conforman la canasta, aseguró la economista junior de Econométrica, Albani Granados.

“Durante septiembre se observó un endurecimiento de los controles de precios en esos rubros, lo que ha hecho que se queden rezagados con respecto a los precios internacionales”, señaló la investigadora y acotó que los controles pueden contener los precios y la inflación por un corto tiempo, pero “no durarán en el mediano plazo porque los controles de precio fracasan”.

Luego de que fallen las regulaciones, se puede esperar que la inflación de los rubros se agudice, dijo la economista.

Las cifras de Econométrica, presentadas en el Hambrómetro, señalan que aunque en agosto el índice de precios al consumidor (IPC) fue de 94,5%, en septiembre, bajo un nuevo salario, hubo una subida que alcanzó 255,8%, la más alta inflación mensual del año. Sin embargo, en octubre la cifra decreció a 101,7%.

La alta inflación de septiembre tuvo su raíz en el aumento de tarifas en el área de telecomunicaciones y educación, los grupos que reunieron la mayor inflación del mes que se lee como una inflación inorgánica, a diferencia de octubre, que aunque menor, representa un aumento considerable de la inflación.

La escasez de los productos de la canasta alimentaria también se agudizó especialmente en septiembre. Esta se mantiene por encima de 70% desde junio de este año, pero en el noveno mes llegó a estar en 79,8%, la más alta hasta el momento. En octubre bajó a 77,9%.

El pico observado en septiembre obedece a la implementación del control de precios del gobierno mencionado anteriormente. La firma económica privada citada por el Hambrómetro registró niveles de escasez entre 80 y 100 por ciento de los principales productos regulados de la canasta normativa, especialmente en las carnes, arroz, harina de maíz precocida, algunos granos, atún y sardinas enlatadas y frescas.

“No es negocio producir a esos precios, lo que hace que haya menos productos regulados ofertados”, dijo la economista.

El 10% de la población venezolana ha emigrado

ALREDEDOR DE 10% DE LA POBLACIÓN VENEZOLANA, de los 28 millones 900 mil habitantes contabilizados, ha emigrado hacia otras latitudes, publica 2001.com.ve.

Ante esta situación la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) alertó “que la crisis migratoria en Venezuela es tan grave que ya podría igualar a la diáspora del Mediterráneo, que en el año 2015 se convirtió en una situación humanitaria crítica y se agudizó por el incremento del flujo descontrolado de refugiados, solicitantes de asilo político y otros emigrantes en condición de vulnerabilidad. Esta situación aún persiste”.

Venezuela y la diáspora del siglo 21. Según la Agencia de la ONU para los Refugiados (Acnur), “el éxodo de los venezolanos ya es uno de los movimientos de población masivos más grandes en la historia de América Latina”.

La Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) a junio de 2018 estimó que el éxodo de personas que han salido de Venezuela se ubica en unos 2,3 millones de personas desplazadas a otras regiones de América Latina. La OCHA no precisó la fecha de inicio del cálculo.

Mientras que la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), indica que el éxodo de venezolanos la comparan con la crisis migratoria en el Mediterráneo, movilidad humana que se agudizó en 2015 y que para el 21 de diciembre de 2015, contabilizó más de 1 millón 6 mil personas que habían entrado en Europa. Este éxodo de personas se consideró como la mayor crisis migratoria y humanitaria en Europa, después de la Segunda Guerra Mundial.

Algunos datos del éxodo cubano. Según el portal web Ciudad Latina, en 1965 entraron a EEUU “más de 5 mil personas. Posteriormente, en los llamados ‘vuelos de la libertad’ que finaliza en 1973, por orden del presidente Richard Nixon, vinieron más de 260 mil personas a reunirse con sus familiares. Luego vino el éxodo del puerto Mariel en 1980, cuando llegaron en botes 125 mil personas más tildadas popularmente como los ‘Marielitos’. Indica el mismo portal web que para 1994 surge la ‘crisis de los balseros’, donde Fidel Castro, deja libre la frontera para que las personas que no quieran vivir en Cuba puedan marcharse sin problemas”.

Asegura Ciudad Latina que “en esta ocasión fueron refugiados en la base de Guantánamo, más de 32 mil cubanos. Hasta el año 2013, se registra más de millón y medio de personas, según la Oficina del Censo de los Estados Unidos”.

Cuántos éramos. En el caso de Venezuela, el último censo de Población y Vivienda realizado en el año 2011 indicó, de acuerdo a proyecciones del Instituto Nacional de Estadística (INE), que la tasa de crecimiento viene decayendo desde 1961 a 2011 según los censos de crecimiento que van desde 1873 a 2011.

La información del INE reflejó que el pico más alto de crecimiento de la población venezolana fue en el año 1961 y el más bajo en el año 2011.

Resolución. El pasado jueves el Consejo de Derechos Humanos de la ONU emanó una resolución referida a la crisis y exhortó al gobierno de Nicolás Maduro a que acepte la ayuda humanitaria. Además solicitó a la alta comisionada de la ONU para derechos humanos, Michelle Bachelet, que prepare un nuevo informe exhaustivo sobre la situación de derechos humanos en Venezuela y que se presente en junio de 2019. Bachelet solicitó al gobierno de Nicolás Maduro acceso al país para constatar en qué condiciones o crisis humanitaria están los ciudadanos de Venezuela.

Maduro dice “sí va”. Durante una improvisada rueda de prensa en la sede de la ONU, el presidente Maduro dijo que concede el permiso a la alta comisionada e indicó que los trámites se realizarán a través de la Cancillería.

La alta comisionada de la ONU para los derechos humanos, Michelle Bachelet, dijo hoy que se han seguido recibiendo desde el pasado junio informaciones sobre casos de muertes relacionadas con la malnutrición y enfermedades que se pueden prevenir en Venezuela.

En su primer discurso ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, la nueva alta comisionada dijo que en el mismo periodo continuaron las denuncias de detenciones arbitrarias, maltratos y restricciones a la libertad de expresión en ese país.

“El gobierno no ha mostrado apertura para una rendición de cuentas genuina”, sostuvo, en referencia a las violaciones de los derechos humanos que documentó la ONU durante las protestas masivas de 2017.

Bachelet, quien asumió el puesto de alta comisionada la semana pasada, dijo que el éxodo de venezolanos demuestra la importancia de proteger los derechos humanos en toda circunstancia y, en este caso particular, de ayudar a los países que los están recibiendo.

Cifró en 2,3 millones el número de personas que han huido del país hasta el pasado 1 de julio, lo que equivale al 7 % de la población total.

Las razones -expuso- han sido “la falta de alimentos y de acceso a medicinas esenciales y a atención médica”, así como “la inseguridad y la persecución política”.

Mencionó que este movimiento no está decayendo, sino que por el contrario se está “acelerando”, con 800 venezolanos que están entrando a diario a Brasil.

Asimismo, mencionó que 4.000 venezolanos llegaron a Ecuador cada día en la primera semana de agosto, y que hubo 50.000 llegados a Colombia en un periodo de tres semanas en julio.

Se necesitan más de Bs. 10 millones diarios para cubrir la canasta básica familiar

El precio de la canasta básica familiar de mayo de 2018 alcanzó los Bs. 301.138.353, un aumento de 116,9% (Bs. 162.282.640) frente al precio del mes anterior, lo que claramente habla de una aceleración de la hiperinflación en el quinto mes del año.

Según los datos del Centro de Análisis Social (Cendas) de la Federación Venezolana de Maestros, son necesarios 162,3 salarios mínimos vigente para este mes (un millón de bolívares), lo que significa que cada día se precisan Bs. 10.037.989 para cubrir los gastos básicos de una familia de cinco miembros.

La inflación de mayo registrada por el Cenda se relacionan con los datos arrojados por el Indice Nacional de Precios de la Asamblea Nacional, según el cual mayo los precios se dispararon 110,1%.

La variación anualizada mayo 2018 – mayo 2017 alcanza a 21.012%, lo que se traduce en casi 300 millones de bolívares (Bs. 299.711.989); es decir, casi 300 salarios mínimos.

El alza de la canasta familiar de mayo convierte en sal y agua el aumento de salario decretado por Nicolás Maduro la semana pasada, según el cual el ingreso integral subió a partir de este mes a cinco millones cien mil bolívares.

Todo sube
De acuerdo con el Cendas, todos los rubros de la canasta subieron de precio, comenzando por los artículos de higiene personal y limpieza del hogar, que aumentaron más de 221% al pasaro de 15 a 48,2 millones de bolívares. En este renglón resalta el aumento de 474,6% de las toallas sanitaria.

El alquiler de vivienda aumentó 141,4%, al pasar de 621.500 a 1,5 millones de bolívares.

En tanto, la canasta alimentaria subió 119,9 millones de bolívares o 119,8%. Su adquisición requiere invertir 220.138.620 bolívares; mientras que salud aumentó 117,2% al pasar de 1,510 a 3,2 millones de bolívares.

El rubro de vestido y calzado aumentó 41,5% (de 3,32 a 7,98 millones de bolívares), al tiempo que educación subió 23,6% (de 12,09 a 14,94 millones de bolívares).

Finalmente, el costo de los servicios públicos básicos aumentó 16% al pasar de 1,4 a 1,7 millones de bolívares, en buena medida debido al incremento de la tarifa del transporte urbano en 40%.

Runrun.es invita a foro sobre la crisis alimentaria venezolana

Runrun.es y la Red Agroalimentaria de Venezuela invitan este jueves, 28 de junio de 2018, al foro “Crisis alimentaria venezolana: seguimiento, indicadores y respuestas”, que contará con una serie de panelistas que analizará la situación actual y las perspectivas inmediatas del sector agroalimentario y su repercusión en la nutrición en el país.

El evento se hace en el marco de la presentación de dos herramientas digitales que permitirán a periodistas, investigadores y estudiantes la revisión de cifras relacionadas con la seguridad alimentaria: la web de la Red Agroalimentaria, con estadísticas y bases de datos del sector, y el Hambrómetro, proyecto de Runrun.es para mostrar y comparar, en un mismo sitio, los números relacionados con el fenómeno del hambre en Venezuela.

Marianella Herrera, de la Fundación Bengoa y el Observatorio Venezolano de la Salud; Aquiles Hopkins, presidente de Fedeagro; Rodrigo Agudo, asesor de Fedenaga y Carlos Larrazábal, presidente de Fedecámaras, abordarán temas que van desde la realidad nutricional del venezolano, pasando por la producción agrícola, pecuaria, agroindustrial y la distribución de alimentos.

La cita será este jueves, 28 de junio de 2018, a las 9:30 am, en el salón Omega de Foro XXI, en Centro Letonia de La Castellana, en Caracas.

Intervención de mercados municipales es un paso más del control social, denuncia Paparoni

El diputado a la Asamblea Nacional, Carlos Paparoni, alertó que la intervención de mercados municipales demuestra la intención del Ejecutivo Nacional de aumentar su control social “jugando con el hambre y el estómago de los venezolanos.

El Vicepresidente Sectorial de Economía, Tareck El Aissami, anunció este miércoles que ocho mercados municipales fueron intervenidos en el Distrito Capital, Aragua, Miranda, Maracaibo y Lara, con el fin, a su juicio, de promover la distribución de alimentos de forma idónea, en el marco de un plan de abordaje de los mercados nacionales, estadales, municipales y mayoristas.

Paparoni consideró que “estas decisiones solo traerán más hambre a una nación que está destruida, comiendo de la basura, con altos índices de desnutrición y perdiendo kilos de peso”.

Asimismo, el diputado indicó que “los mercados municipales son el único lugar donde la mayoría de los venezolanos se abastece con frutas, verduras, hortalizas y demás productos alimenticios por el desastre de las políticas públicas gubernamentales. Esto es solo un paso más en la estrategia para ejercer el control social y hacer que todos los venezolanos dependamos de los CLAP”.

Paparoni exhortó a El Aissami a generar estrategias que solucionen la crisis alimentaria en Venezuela: “la solución para el hambre es apoyar a la producción nacional, elimine los controles a los productores venezolanos, invierta en insumos, semillas, fertilizantes para incentivar la producción nacional que permita satisfacer la demanda de los consumidores y aumentar la oferta para así disminuir el costo de los productos alimenticios”.

220 salarios mínimos se necesitaron para adquirir la Canasta Alimentaria Familiar de mayo

La Canasta Alimentaria Familiar ubicada en Bs. 119.963.639,83 en abril tuvo un aumento de 119,8%, ubicándose en Bs. 220.138.620,81 durante mayo, es decir, al menos 220 salarios mínimos, según el registro mensual del Centro de Documentación y Análisis Social de la Federación Venezolana de Maestros (CendasFVM).

El incremento, con respecto a mayo de 2017 es de 22.115,6%. Lo que llevo a que se requieran 220 salarios mínimos (1.000.000,00 bolívares) para poder adquirir la canasta, referida a una familia de cinco miembros: 7.337.954,02 bolívares diarios, 7.33 salarios mínimos diarios.

El cálculo de Cendas indica que todos los rubros subieron de precio: raíces, tubérculos y otros, 266,4%; frutas y hortalizas, 193,4%; pescados y mariscos, 126,8%; café, 125,0%; azúcar y sal, 119,7%; cereales y productos derivados, 108,6%; leche, quesos y huevos, 107,5%; carnes y sus preparados, 90,6%; salsa y mayonesa, 78,1%; granos, 69,0% y grasas y aceites, 59,8%.

Sin embargo, desde que se detuvo la publicación oficial de los precios controlados, Cendas no ha continuado el seguimiento y la comparación de los precios regulados y los precios de mercado que se venían haciendo desde el año 2003.

Además,  48 productos del registro presentaron escasez en el mes. Los principales problemas los experimentaron 15 productos: leche en polvo, atún enlatado, margarina, avena, azúcar, aceite de maíz, lentejas, arroz, harina de trigo, pastas alimenticias, harina de maíz, café, mayonesa, pan, queso amarillo: el 25,00% de los 60 productos que contiene la canasta.

Adicionalmente, escasean otros productos básicos como: jabón de baño, cera para pisos, papel tualé, pañales, toallas sanitarias, toallines, toallitas, leche condesada, suavizante, desodorante, afeitadora desechable, jabón Las Llaves y medicamentos como Atamel, Losartán Potásico, Amlodipina, Aspirinas, Omeprazol, Lansoprazol, Dilantin, Di-Eudrin, Glibenclamida, Glidan, Biofit; anticonceptivos Belara y Trental; Tamsulon, Zyloric, Tamsulosina, Heprox, Secotex, Urimax, Clopidogrel y antialérgicos, entre otros, e inyectadoras.  En total, escasean al menos 48 productos en este registro.

Los incrementos de 100% para arriba

La mayoría de los rubros experimentaron la duplicación de sus precios. Por ejemplo, las raíces y tubérculos aumentaron 266,4% (de 3.508.427,51 a 12.855.630,90 bolívares) por el precio de la yuca que subió 353,6%.  El tomate también tuvo un incremento de 352,7%, y el grupo de 21 frutas y hortalizas subió 193,4%.

El rubro de pescados y mariscos subió 126,8%, de 11.447.040,23 a 25.960.314,21 bolívares. El rubro carnes y sus preparados subió 90,6%, de 25.879.689,97 a 49.333.791,53 bolívares.

El café aumentó 125,0%, al subir de 2.014.137,00 a 4.531.891,00 bolívares el rubro. El rubro azúcar y sal subió 119,7%, de 2.153.527,59 a 4.730.489,30 bolívares, debido al incremento de precio del azúcar, que en promedio se vende en 642.878,78 bolívares el kilo, 113,6% más, con relación al mes pasado. La sal aumentó 367.081,92 bolívares, de 93.593,75 a 460.675,67 bolívares el ½ kilo, 392,21%.

Cereales y productos derivados aumentó de 10.063.604,42 a 20.992.116,66 bolívares, 108,6%. El producto principal, la harina de trigo, subió 326,0%.

Leche, quesos y huevos subió de 18.110.977,15 a 37.585.666,94 bolívares, 107,5%.  La leche en polvo desapareció. Y cuando se consigue, se vende en 3.938.775,51 bolívares en promedio, el sobre de un kilo, aumentando 2.638.150,51 bolívares, 202,8%, de 1.300.625,00 a 3.938.775,51 bolívares. El cartón de huevos subió 953.505,57, 81,7%, de 1.166.764,70 a 2.120.270,27 bolívares el cartón. Un huevo costaba 70.675,67 bolívares en promedio.

Salsa y mayonesa subió de 3.516.153,81 a 6.263.071,42 bolívares, 78,1%, debido al incremento de precio de la salsa de tomate, 81,3%, de 651.923,07 a 1.181.857,14 bolívares.  El precio de la mayonesa aumentó de 780.192,30 a 1.358.750,00 bolívares, 74,2%.

Los granos aumentaron de 5.117.995,44 a 8.650.070,41 bolívares, 69,0%. Las caraotas aumentaron de 343.000,00 a 633.863,63 bolívares el ½ kilo, 84,8%.  Las arvejas, de 448.500,00 a 728.250,00 bolívares el ½ kilo, 62,4%. Las lentejas subieron de 488.636,36 a 743.750,00 bolívares el ½ kilo, 52,2%.

Grasas y aceites subió de 3.476.111,10 a 5.556.318,83 bolívares, 59,8%. El aceite vegetal no se consigue; y cuando aparece, se vende en promedio en 1.150.217,39 bolívares el litro, 365.217,39 bolívares más, 46,5%.  La margarina cuesta 1.052.833,33 bolívares, subió 492.277,78 bolívares, 87,8%.

El costo promedio de un almuerzo para un trabajador es de 1.100.000,00 bolívares. El monto del ticket de alimentación es de 51.850,00 bolívares diarios, 61 veces el valor de la unidad tributaria vigente, de 850,00 bolívares: 1.555.500,00 bolívares mensuales.

*Con información de nota de prensa de Cendas-FVM