Conspiración archivos - Runrun

Conspiración

María Corina Machado: Aquí se quebró la obediencia silente de la Fuerza Armada

“En Venezuela si hay una verdadera conspiración para destruir la República. Una conspiración que en conjunto con el castrocomunismo, la guerrilla colombiana, los carteles de la droga y grupos terroristas, este régimen ha perpetrado para entregar nuestro territorio y soberanía, y para destruir y acabar de manera violenta con la vida de los venezolanos”.

Así inició la rueda de prensa de la dirigente María Corina Machado, quien es acusada por el gobierno de Nicolás Maduro de estar involucrada en una supuesta conspiración militar para derrocar a su gobierno.

Esto es un genocidio y ahora se les ocurre venir a llorar con denuncias de magnicidio. Igualito que Fidel Castro, igual que Hugo Chávez”, sentenció Machado.

La dirigente fundadora de Vente Venezuela destacó que no es la primera vez que el Gobierno la involucra en supuestas conspiraciones y magnicidios, pero dejó en claro que en caso de una transición, hará todo lo necesario para que Maduro permanezca con vida y se enfrente a la justicia.

“Yo sí lo quiero fuera de Miraflores ya, pero lo quiero vivo para que enfrente la justicia que les ha negado a los venezolanos. Este régimen miente todos los días”, aseveró la opositora.

Por ello, no dudo en calificar al gobierno de Maduro como un “régimen sádico que tortura a toda la sociedad venezolana, que de manera intencional y sistemática provocó el hambre”.

“El quiebre avanza, aquí se quebró el chantaje del miedo por el hambre luego del 20 de mayo (…) Aquí se quebró la economía, el Bolívar no vale nada. Aquí se quebró la obediencia silente de la Fuerza Armada. El colapso es evidente”, afirmó la dirigente opositora.

A juicio de la dirigente, el país colapsó pues “están matando son a los venezolanos de hambre”, pero la intención del mandatario venezolano ante la crisis del país es “llorar y victimizarse”.

Reiteró que es deber de los venezolanos “restituir el orden constitucional y desobedecer órdenes ilegales de la tiranía. Yo todo lo he dicho en público. Es un deber como ciudadanos detener este horror que está ocurriendo. Aquí hay un país que está de pie y está claro, y sabemos lo que tenemos que hacer”.

 

No conspira

María Corina Machado recordó que en 2015 el Gobierno obtuvo una declaración bajo tortura del teniente coronel retirado José García Arocha, quien la inculpó en ese momento de estar involucrada en supuestos planes de magnicidios.

Luego de esto, el Gobierno liberó al militar, quien se evadió del país y en 2017, durante una audiencia sobre violación de los derechos humanos a venezolanos en la OEA, confesó que sus declaraciones eran totalmente falsas contra la opositora.

Desestimó por completo los supuestos contactos con militares activos y retirados, dentro y fuera del país, para planificar supuestas rebeliones. “El reportaje hace referencia a un expediente que sé que existe, pero no conozco. Las acusaciones son falsas. Ya esto es un patrón comprobada del régimen que usa la tortura para levantar falsas acusaciones”

Dijo que actualmente, son varios los torturados para construir un expediente de rebelión y magnicidio para inculparla nuevamente. Estos militares fueron atrapados a mediados de mayo, y se les vincula con el “Operativo Constitución” para destituir a Maduro.

Machado calificó de brutal el hecho de que militares torturen a sus colegas para conseguir declaraciones de supuestos planes de rebelión. “No están solos, la sociedad venezolana los acompaña“, fue su mensaje para los funcionarios y los familiares de estos que sufren la persecución y encarcelamiento.

Además, señaló que Maduro arremete contra su persona “porque no tiene ni control ni respeto de las instituciones militares”, al tiempo de que lo acusó de ser el responsable de la degradación militar y degenerar las estructuras de defensa de la Nación “para colocarlas al servicio de un proyecto político que ha dejado desguarnecidas las fronteras”.

La dirigente política también mencionó que la “dictadura”, como denomina a la administración de Nicolás Maduro, ha destruido el apresto operacional de la Fuerza Armada, mientras se han presentando 11.500 solicitudes de baja durante el primer semestre de 2018.

“Lo único que le queda a Maduro es sembrar el terror dentro de la Fuerza Armada y por eso ahora me persiguen a mí (…) Me persiguen porque no aceptamos falsos diálogos y tácticas de chantaje. Me persiguen porque dicen que le hablo a los militares, yo le hablo a todos los venezolanos”, enfatizó Machado.

William Castillo: no es cierto que no haya medicinas

WilliamCastillo

En entrevista con La Tercera, el dirigente chavista William Castillo, Director General de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones en Venezuela, denunció una “conspiración” contra su país. Castillo también dijo que no es cierto “que la gente se está muriendo” y que “la oposición tiene poca chance en Venezuela de ganar el revocatorio”.

Venezuela está en el epicentro de la atención regional y no son días fáciles para el país. Ante la alarmante crisis por la escasez de alimentos, el domingo 35.000 venezolanos aprovecharon la apertura temporal de la frontera con Colombia, para abastecerse de en distintos supermercados de la ciudad fronteriza de Cúcuta. Y la noche del lunes, el Presidente Nicolás Maduro anunció que los militares supervisarán la distribución de alimentos.  En este contexto, el Director General de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones de Venezuela, William Castillo, estuvo en Chile esta semana como parte de una “gira comunicacional” para entregar la visión chavista del país, ya que según dijo a La Tercera, “se están creando prejuicios que no son reales”.

¿Usted cree que hay una campaña mediática contra la gestión de Nicolás Maduro en Venezuela?

Creemos que contra el gobierno de Venezuela y contra la nación hay una campaña muy intensa en muchos medios de comunicación internacionales, que convierten la situación venezolana, a través de campañas de comunicación, y distorsionan lo que está ocurriendo.

¿Hay libertad de prensa en su país?

En la prensa venezolana hay una prensa privada muy importante.   Existe la más amplia libertad de expresión. Más de 100 diarios privados. Ha habido algunos problemas con la importación de papel. Pero más del 80% de los diarios están circulando. A partir de situaciones específicas de escasez en ciertos rubros se ha generado la idea de que Venezuela vive una crisis humanitaria, de que no hay comida. Que no hay medicina y que la gente se está muriendo en las calles. Eso dista de ser verdad.

Pero ¿hay una crisis humanitaria?

No existe una crisis humanitaria en Venezuela.

¿Por qué el nivel de escasez de alimentos y medicinas es tan alto?  

La caída del precio del petróleo ha afectado a muchos países.  Ha habido restricciones para la entrega de divisas en el sector productivo y ha generado retrasos en la importación de ciertos productos y cierta materia prima. Pero hay otro problema, paralelo. Se han articulado grupos que están sacando del país (cosas por) contrabando. Eso, por supuesto, también ha afectado la distribución. Hay una combinación de factores coyunturales en la economía  mundial y  venezolana, lo que llamamos conspiración económica, para debilitar a la Revolución Bolivariana y al gobierno de Nicolás Maduro.

¿Quién querría hacer esa conspiración económica?

Las elites económicas de Venezuela y sus aliados internacionales que no terminan de aceptar que en Venezuela hay un proceso de izquierda, un proceso pacífico.

¿Qué sucede con los informes de organizaciones mundiales que sí han tildado la situación de crisis humanitaria y que han advertido sobre la alta inflación?

No negamos que existan problemas. Hay una inflación muy alta en Venezuela. Parte de esa inflación es inducida, no responde al  mecanismo tradicional de formación de precios, sino que es por una actitud especulativa. Si se esconden los alimentos, suben los precios. La gente no consigue los alimentos. Hay toda una distorsión de la economía tradicional que se ha unido a la crisis económica que ha afectado al país por los precios del petróleo. Un factor fundamental es que existe una conspiración económica que tiene fines políticos, para justificar una intervención en Venezuela.

¿Cómo ve su gobierno el proceso de referendo revocatorio?

Venezuela es uno de los tres países del mundo que tienen un proceso de referendo revocatorio en su Constitución. Nosotros creemos en un modelo de democracia que no solo sea representativa, sino que participativa y protagónica. Pero se tienen que cumplir una serie de pasos que están establecidos en un reglamento, ese reglamento es bien estricto. La oposición dejó pasar cinco meses este año y casi que en mayo y junio solicito el referendo. La oposición ha hecho las cosas muy mal y ahora los tiempos no les dan para hacerlo este año, y le están diciendo al mundo que el gobierno no quiere que se haga el referendo.

 

MinDefensa ordena entregar armas largas a la Milicia para defender la revolución

milicia

 

 

ONG’s, triunfo electoral del 6D, desabastecimiento, derechos humanos, inseguridad, liberación de presos políticos y democracia son algunos de los enemigos internos que debe enfrentar la FANB, según un documento presentado por el ministro Vladimir Padrino a los oficiales del Estado Mayor Superior Ampliado. Rocío San Miguel, experta en el tema militar, considera grave algunos aspectos contenidos en el instructivo y asegura que la Milicia Bolivariana “son soldados al servicio de la revolución”

 

@ronnarisquez

 

El ministro de la Defensa, Vladimir Padrino López, ordenó dotar de armas largas y municiones a la Milicia Bolivariana y al pueblo en 2016. Esta y otras directrices están establecidas en un documento entregado a los oficiales del Estado Mayor Superior Ampliado para su ejecución ante supuestas amenazas a la independencia y soberanía del país debido -entre otras cosas- a “acciones conspirativas internas y externas para la desestabilización del Estados”.

En una reunión que se realizó el pasado 5 de febrero de 2016 para analizar la seguridad de la nación, el titular de la Defensa giró una serie de instrucciones a los oficiales del Estados Mayor Superior Ampliado orientadas a atender una supuesta amenaza interna y externa “implementada por el gobierno de Estados Unidos” mediante una estrategia de Estados fallido. Estas indicaciones están especificadas en un documento, de 10 páginas, se denomina: “Guía de planteamiento del comandante estratégico operacional de la FANB ante las amenazas contra la independencia, soberanía y la integridad del espacio geográfico de la República Bolivariana de Venezuela”.

 

fan

 

 

En la página 9, al abordar el punto relacionado con la logística, destaca una de las órdenes del ministro Padrino López en el apartado identificado con la letra “c”:  “Desconcentrar todo el armamento y munición que sea posible con el objeto de acercarlos a las Unidades y al pueblo, especialmente a la Milicia Bolivariana que requiere de la dotación de armas largas y munición para elevar su apresto operacional. Hacer máximo uso de las instalaciones de la FANB existentes”.

Previamente, en el apartado “b”, se indica que el Comando Logístico Operacional (COLOP) y los Comandos Generales deben establecer un plan conjunto de preservación de sistemas de armas a fin de “garantizar la disponibilidad de los mismos para ser usados cuando la amenaza lo imponga”.

“Esto es algo gravísimo, muy grave, porque la Milicia Bolivariana no es un componente de la Fuerza Armada. No está contemplada en la Constitución. Esto significa que se están entregando las armas a grupos no profesionales de la FAN, que están al margen de la ley. Son soldados al servicio de la revolución”, asegura Rocío San Miguel, presidenta de la ONG Control Ciudadano para la Seguridad, la Defensa y la Fuerza Armada Nacional.

La experta explica que la estructura militar actual contempla en todo el territorio nacional 7 Regiones Estratégicas de Defensa Integral (REDI), 24 Zonas Operativas de Defensa Integral (ZODI) y 99 Áreas de Defensa Integral de la Milicia (ADI). “Esto quiere decir que se están entregando finalmente las armas a las 99 ADI, que están constituidas por aproximadamente 1.500 agrupaciones de Milicia Bolivarian que ocupan todas las parroquias a nivel nacional”, afirma San Miguel, y detalla que sólo en la zona noroeste de Caracas (entre San Bernardino y el 23 de Enero) operan ocho grupos de milicianos identificados como Ezequiel Zamora.

“Se está avanzando en la afirmación de la milicia como organizaciones de combatientes que se deben a la defensa de la revolución y esto es absolutamente inconstitucional, y sumamente grave”, insistió la presidenta de la ONG Control Ciudadano.

Explicó que desde la reforma de la Ley de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana en 2014, la Milicia Nacional Bolivariana pasó a ser parte de la FANB, sin embargo no es uno de sus componentes. “La FAN es la única depositaria de las armas de la República”, precisó San Miguel.

¿La guerra de la FANB contra la FANB?

El documento presentado por el ministro Vladimir Padrino a sus oficiales comienza de la siguiente manera: “Hoy los he reunido con la finalidad de impartirles las instrucciones que considero deben atender y tomar en cuenta en la planificación y ejecución de actividades que acometeremos durante el año 2016 ante la situación de amenazas contra la independencia, soberanía y la integridad del espacio geográfico de la República Bolivariana de Venezuela puestas de manifiesto en la realidad actual como parte de la GUERRA DE CUARTA GENERACIÓN, GUERRA NO CONVENCIONAL Y ESTRATEGIA DE ESTADO FALLIDO implementada por el gobierno de EE UU”, dice el documento.

Luego enumera las expresiones de esa supuesta guerra: “…han sido el boicot de las corporaciones internacionales, el desabastecimiento, acaparamiento, especulación de productos de todo tipo, contrabando de extracción, mercado negro de divisas y ataque a la moneda y economía nacional; inseguridad (hampa común, crimen organizado, narcotráfico, paramilitarismo); corrupción y crisis de valores éticos y morales; operaciones psicológicas (internas y externas) para el debilitamiento de todo tipo; ataques a las empresas estratégicas y a los servicios públicos pudiendo estos últimos generar manifestaciones espontáneas o inducidas por falta de servicios básicos como alimentos, agua electricidad, aseo, transporte, gas, servicios para higiene y salud, entre otros; y las acciones conspirativas internas y externas para la desarticulación del Estado”.  

Lo llamativo en este aspecto es que todas las supuestas “amenazas o expresiones” de esa “estrategia de Estado fallido” aparecen asociadas a actividades que son responsabilidad o que están bajo el control de la FANB desde varios años. Por ejemplo, toda la cadena de importación y distribución de alimentos en el país está bajo la administración de militares (desde el ministerio de Alimentación hasta Guías de Distribución); y también son funcionarios de la FANB quienes se encargan de custodiar las fronteras para evitar el contrabando de extracción.

En el caso de la seguridad ciudadana, se trata de una área que ha estado en manos de la Guardia Nacional desde hace 17 años (bajo la identificación de diversos planes y misiones que llegan hasta A toda Vida Venezuela y las OLP) y el actual ministro de Relaciones Interiores, Justicia y Paz es un mayor general del Ejército.

En el caso del narcotráfico como amenaza a la estabilidad del Estado, es imposible obviar el papel que ha desempeñado el estamento militar en este escenario, con resonancia internacional incluso. Son innumerables las denuncias que vinculan a funcionarios de la FANB con el tráfico de drogas. Recientemente destaca una supuesta investigación en una fiscalía de Nueva York al mayor general Néstor Reverol, comandante de la GNB. Y hace apenas dos semanas fue detenido el mayor del Ejército, Juan José Sorja Ojeda, con casi 500 kilos de cocaína. Una amplia lista de nombres de militares vinculados a la revolución y señalados por narcotráfico ofrece Mildred Camero, ex presidenta de Conacuid, en su libro Chavismo, Narcotráfico y Militares.

 

padrino

Venezuela lideró la compra de armas en América Latina en 2015, bajo la administración del ministro Padrino López

 

Sin embargo, según el documento del ministro de la Defensa la amenaza interna está en la población civil, representada en las ONG y en el triunfo electoral de la oposición el 6 de diciembre. “No podemos dejar de visualizar a las grandes corporaciones internacionales con intereses en los recursos naturales de Venezuela, el financiamiento de corporaciones y gobiernos a las ONG’s y organizaciones sociales con carácter desestabilizador… y la presión geopolítica ejercida por los EEUU para garantizar el control de nuestra patria por cualquier medio, usando como pretexto la restauración de los derechos humanos, la democracia, las libertades públicas, la liberación de ‘presos políticos’ y el resultado de las elecciones del pasado 6 de diciembre de 2015”, dice un párrafo de la página 2 del documento.

Esta concepción de la población civil como enemigo de la nación es otro de los aspectos que preocupa a Rocío San Miguel, quien recuerda que en el caso de Venezuela estas medidas especiales en momentos de conflictividad social “revisten una inquietud particular por el modo en que operan y por la vigencia del decreto (008610) que permite el uso de armas de fuego y la fuerza mortal contra manifestantes”.  

El documento también destaca que “la palabra clave para el año 2016 es MANTENER el apresto operacional de la FANB y la Milicia Bolivariana desde el punto de vista de personal, adiestramiento, armamento, munición; materiales y equipos, para estar en capacidad de dar respuesta a las diferentes amenazas”. Además garantiza el abastecimiento de alimentos para los funcionarios.

Por otra parte, esta semana fue publicado un informe del Instituto de Investigaciones de Paz de Estocolmo que revela que Venezuela fue el mayor comprador de armas de América Latina en 2015 y ocupa el lugar 18 entre los países del mundo que más armamento adquirieron el año pasado.

 

Develando la conspiración por José Vicente Carrasquero A.

conspiracion

 

Muy orondo apareció el presidente la Asamblea Nacional, en su semanal programa que financiamos los venezolanos, comentando una conversación privada entre dos ciudadanos a quienes la Constitución les garantiza el secreto de sus comunicaciones. No explicó el ancla del bodrio televisivo el origen de la grabación que uno debe suponer respaldada por una orden judicial y además amparada por el secreto procesal. Es entonces claro que estos dos sujetos terminan siendo el objetivo de una conspiración para oír lo que pudieran decir en cualquier momento y que los conspiradores puedan usar la conversación para mal ponerlos ante el público. Por ahí ya va una conspiración urdida y puesta en marcha por quienes tienen el deber de garantizar los derechos de los venezolanos.

El asunto no se queda allí. Los ciudadanos de nuestra maltratada patria son víctimas permanentes de conspiraciones que tienen sus orígenes en el alto poder. Por ejemplo, los que fingen dirigir los asuntos económicos tienen como prioridad máxima, cumplir con el pago del capital y los intereses de una deuda contraída con propósito desconocido. Y es una conspiración porque esa decisión atenta directamente contra el soberano que no fue consultado sobre la contratación de esa deuda y ahora tiene que asumirla en escasez, devaluación, pérdida del poder adquisitivo e inflación. En otras palabras, para la humanista nomenclatura del régimen es más importante atender a los acreedores nacionales e internacionales que garantizar un flujo de divisas que permita el funcionamiento moderno y adecuado de la economía.

Este gobierno, producto tal como lo sostiene el padre de la creatura, de las conspiraciones que llevaron al lamentable 4F del 92, sigue montado en maquinaciones e intrigas para llevar a cabo su plan hacia el desastre. Uno de estos complots consistió en ir ahorcando paulatinamente al empresariado venezolano hasta reducirlo a su mínima expresión. Y el objetivo de tal urdimbre no puede haber sido otro que sustituir al productor nacional por el extranjero al que le pagan en dólares a cambio de jugosas comisiones que explican la inmensa cantidad de nuevos ricos que exhibe la Involución del siglo XXI.

Y por aquello de estar permanentemente montados en una conjura contra el pueblo, armaron a grupos de supuestos seguidores para tener un cuerpo paramilitar que defendiera el proceso político. Esta conspiración explica la cantidad de armamento de guerra en manos de civiles que los usan para delinquir o para imponer su ley en distintos territorios. Como producto de esta irresponsable actuación, hoy miles de familias lamentan la pérdida de uno de sus miembros. Es esta misma trama la que permite tener un país sui generis en el que los grupos delictivos están mejor armados y disponen de más recursos que las policías de un país con inmensas riquezas en el subsuelo.

No es otra cosa que una conspiración la que ha puesto en tela de juicio nuestra demanda sobre el Esequibo. Un contubernio entre Fidel Castro y Hugo Chávez para echar al olvido nuestra reclamación, buscaba consolidar las relaciones exteriores del comunismo cubano en el Caribe y América Latina. Se pensaba que con esta traición a los derechos venezolanos sobre esos vastos territorios se garantizaba la continuidad del proceso revolucionario. Una vez más, la victima de esta conspiración termina siendo un pueblo que puso sus destino en unas manos que no eran dignas de confianza, tal como ha demostrado el devenir de los hechos.

Se conspira permanentemente desde un CNE que no cumple con el mandato constitucional de generar confianza a los venezolanos. Es más que sabido que la gente desconfía de una dirigencia burocrática que no esconde su simpatía por el gobierno de turno. Que hace todo lo que está a su alcance para impedir que el proceso electoral sea debidamente observado, que ha permitido el vicio del voto asistido a personas que evidentemente no necesitan tal ayuda, que no pone freno al uso corrupto de los bienes de la nación al servicio del partido gobernante. Nuevamente, la victima de semejante intriga resulta ser el pueblo soberano al que se le irrespeta permanentemente.

Termina siendo una asquerosa conspiración poner presos a políticos y a ciudadanos por expresar su oposición al gobierno que más ha merecido críticas en la historia del país. Es así como se inventan juicios insostenibles para sacar del medio a personas que pudieran terminar promoviendo y capitalizando el descontento contra el peor desempeño de gobierno en todo el hemisferio occidental. Conspiración que empantana a esos poderes que supuestamente se crearon en 1999 para defender a todos los ciudadanos por igual.

Y es que no podía ser de otra manera. La precaria clase política llega al poder a caballo de multitud de procesos conspirativos. Chávez permanentemente se vanagloriaba de todas las conspiraciones en las que había participado. Y típico de su poca catadura moral, calificaba de conspirador a cualquiera que osara levantar la voz frente a su autoritarismo.

Fue por la vía de la conspiración que un gobierno electo en las urnas terminó siendo una vulgar dictadura con ínfulas de izquierda pero de claras expresiones fascistas. Por la vía de la conspiración pretende permanecer en el poder. Pero, el pueblo ha despertado y todas las encuestas indican que tiene una factura que presentar el 6D.

 

@botellazo

Conspiración paranoica por Víctor Maldonado C.

Venezuelas

 

Hemos progresado. Ahora la gente se pregunta cómo puede ser posible que el gobierno no pueda ver los efectos de su gestión. Que no tenga la capacidad de verse como causa de las consecuencias que todos estamos padeciendo. En la calle, los ciudadanos que hacen colas y sufren los rigores de la escasez, la inflación y el desempleo, no encuentran respuestas satisfactorias a la inacción del gobierno. Nadie puede darle una explicación racional a este curso inercial hacia el desastre mientras el alto mando cívico-militar se la pasa debatiendo sobre la inmortalidad ultra-galáctica y las diversas formas que tienen a la mano para volver a interpretar lo que el supremo dijo en aquel tiempo pero que “interpreta cabalmente esto que nos está pasando hoy”. Hemos avanzado en la misma medida que no hay resignación en aquellos que buscan respuestas sin resignarse a la convivencia con el enigma más intrigante del siglo XXI. Me refiero a las vías para quebrar y someter a la pobreza a un país petrolero, luego de más de diez años de precios petroleros altos. ¿Cómo hicieron para llevar a cabo el anti-milagro perfecto?

Ludwig Wittgenstein solía decir que “el enigma no existe. Si es posible formular un interrogante, también se lo puede responder”. El caso venezolano tiene respuestas, pero están aplastadas por una trama exculpatoria que se inscribe en los anales clásicos de las teorías paranoicas de la conspiración, es decir, la concepción errónea de que cuando ocurre algo malo, ello se debe a la mala voluntad de un poder maligno, de algo o de alguien que está especialmente interesado en el fracaso del modelo, de los que están al frente del gobierno y al final, contra el pueblo, su felicidad y sus derechos.

En Venezuela vivimos un ambiente de conspiración paranoica. No hay nada que ocurra o que deje de ocurrir que no tenga una excusa, al margen de los que deberían ser responsables. El crimen, por ejemplo, es culpa de los paramilitares. La escasez, de los bachaqueros. La inflación, de la derecha maltrecha, la recesión del eje Bogotá-Washington-Caracas, los apagones de los terroristas y guarimberos, el calor tiene su razón en el capitalismo salvaje, y el frío ocurre porque “los gusanos de Miami” están empeñados en el fracaso del proyecto de Chávez.  Ya sabemos que a la hora de las excusas ya no se guardan ni las formas. Depende del momento y de quien tenga al frente un micrófono. Recientemente un diputado oficialista dijo que “como estábamos en guerra ellos no podían publicar las cifras de la inflación”. Otra, mucho menos feliz en sus declaraciones dijo que “ella gozaba la cola sabrosa”. Uno de ellos asume como verdadera una guerra que ellos se inventaron para ocultar el ejercicio corrupto del poder que es también incapaz de resolver nada. La otra, que por cierto es la responsable de que ahora estemos disfrutando de un Guaire de aguas cristalinas, asume como valedera el disfrute cuasi-orgásmico de una larga espera, al sol y con lluvia, tal vez porque le parezca barato otorgar ese privilegio a los que no tienen otra forma de disfrutar nada.

No hay teoría conspirativa que sobreviva al esfuerzo sistemático de pensar con realismo. Por eso mismo el régimen no educa ni informa. Su especialidad es la distorsión de la realidad y la explotación del resentimiento. Ellos prefieren que la gente se devane los sesos buscando un culpable extravagante y que no lo haga tratando de reflexionar sobre las causas y las consecuencias. Karl Popper decía por eso que “solamente la ignorancia puede ser la obra de poderes que conspiran para mantenernos en ella, para envenenar nuestras mentes instilando en ellas la falsedad, y que ciegan nuestros ojos para que no podamos ver la verdad manifiesta. Esos prejuicios y esos poderes son, pues, las fuentes de la ignorancia”. Por eso mismo la agenda del socialismo del siglo XXI es el aislamiento social y la más grosera hegemonía comunicacional. El régimen cuelga del delgado hilo de sus propias patrañas.

No es casual que haya una forma marxista de la teoría conspiracional de la ignorancia. La obsesión contra la prensa libre y cualquier forma de capitalismo encubre esa voracidad genética con la que el comunismo consume poder. Tampoco es un albur que los socialismos sean tan insistentes en mostrar las supuestas contradicciones irresolubles entre el proletariado y el capital, hasta el punto de tener que desencadenar la dictadura obrera como antesala del comunismo. De nuevo asunciones falaces, explicaciones erróneas y esa forma tendenciosa que muestra como verdadero lo que es falso. Una de las más comunes es la que utilizan algunos líderes cuando se refieren al pueblo, categoría gaseosa y difusa detrás de la cual se encubren las propias opiniones e intereses inconfesables.

Los fanatismos son irreductibles. En eso también son campeones los socialistas. Sus opiniones las equiparan a una “verdad científica” y por lo tanto incontestable. Para ellos –pobres ilusos- la verdad es manifiesta  y por lo tanto está allí a la luz y a la mano de cualquiera que quiera acceder a ella. Los que reniegan de esa verdad –por lo demás oficial y de obligatorio consumo- son parte de la maldad y la depravación capitalista –de nuevo el culpable más ubicuo-  cuyos tentáculos e intereses tienen sobradas razones para temer la verdad, conspirar contra ella e intentar suprimirla. Pero la verdad no suele estar tan a la mano, sobre todo en situaciones tan polarizadas y extremas como la que los venezolanos estamos viviendo. Voy con un ejemplo.

Recientemente la periodista Esperanza Marquez le hizo una entrevista al Padre Arturo Peraza que fue titulada así: “El desencanto es con el gobierno, no con el modelo”. Reconozco y valoro ante todo la buena fe y la preocupación social del sacerdote y profesor de la UCAB. Pero esa afirmación –de haberla dicho efectivamente- nos sugiere un sinfín de interrogantes, no sobre su persona sino sobre el tratamiento apropiado del tema. Por ejemplo, si el modelo, que no es otro que el socialismo del siglo XXI, puede suponerse diferente a sus administradores dogmáticos. Si el problema es de ejecución y no de concepción. Si la distribución populista de la renta no es inherente al planteamiento ideológico y a su fatal fracaso. Y si alguien puede afirmar algo tan grueso como que hay un desencanto que se puede discriminar entre los actores y el libreto que con tanta rigidez han desempeñado.

Pero la entrevista sigue. En algún momento la  periodista afirma “Ese sueño que ofreció Hugo Chávez a los pobres fue como una ilusión y lo que hizo fue utilizarlos para luego sumir al país en lo que estamos”. O sea, intentando plantear una relación entre causas y consecuencias se topa con la responsabilidad de quien por mucho tiempo ejerció el poder con afanes monopólicos. La respuesta del sacerdote fue también muy llamativa: “Yo no aceptaría ese argumento porque cuando estás en los barrios populares y tienes a 10 minutos un centro de atención médica y no necesitas bajar unas escaleras para llegar al hospital significa que la calidad de vida ha mejorado de una manera exponencial. ¿Por qué la clase media es tan ciega para ver una cosa tan obvia?, hay que ir al barrio y darse cuenta lo que significó ese momento de calidad de vida en cuanto a derecho a la salud o acceso a la vivienda. Fueron cosas que se hicieron y es mucha ceguera no darse cuenta”. No dice el cura que el programa Barrio Adentro confinó al barrio a ser su propio gueto. Tampoco refiere al inmenso daño que eso provocó en la salud poblacional, cuyas cifras han sido inventariadas con mucha seriedad por la encuesta sobre las vulnerabilidades del venezolano, realizada por cierto por la UCAB en conjunto con otras universidades. Tampoco recuerda que lo que se ha deteriorado es precisamente la calidad de vida en un país lleno de violencia, inseguridad y las consecuencias de una mala economía. Nadie tiene acceso a la salud –no es problema de cuantas escaleras sube o baja el enfermo- cuando este socialismo autoritario ha motivado la más intensa fuga de talento. Nadie puede tener acceso a la salud cuando salir a la calle de noche es más peligroso que aguantar hasta el día siguiente con un infarto entre pecho y espalda. Nadie tiene salud si no hay medicinas y la calidad del médico es tan baja y anacrónica que pocos confían en que sean ellos precisamente los que pueden resolver un problema. Por alguna razón los funcionarios del sector público prefieren las clínicas privadas y no se ha oído que ninguno de ellos –salvo el que por eso se murió- confíe su vida a un médico cubano.

Los barrios no han mejorado en su calidad, y allí siguen, dando cuenta del fracaso de todos esos experimentos alrededor del uso y del abuso de la pobreza para fines políticos. Barrio Adentro fue un negocio de los cubanos. Barrio Adentro era un programa político que usaba una carencia social para ganar adhesiones. El Estudio de Condiciones de Vida (UCV-UCAB-USB) concluyó que 4 de cada 10 venezolanos cree que los programas sociales son para partidarios del gobierno. Es difícil invalidar o dejar de lado esa percepción cuando en las sedes de cualquier programa social lo primero que está a la vista es una foto de Chávez, otra del Che, y el resto de la pared llena de consignas políticas ajenas a la dignidad y el decoro de lo que debería ser un servicio público. No alude el entrevistado a que se perturbó hasta la quiebra lo que debía ser un sistema integrado de salud, no solo para los pobres, sino para los ciudadanos. Pero, ¿es que el chavismo como modelo se salva por esa iniciativa? ¿Y los colectivos violentos? ¿Y la corrupción? ¿Y la represión? ¿Y la justicia?  ¿Y el ventajismo autoritario?

La realidad muestra indicios que contradicen a aquel que reclama a la clase media esa “mucha ceguera” que le impide reconocer que se hizo algo. Se podría agregar además que se trata a la clase media como otra entelequia, tan gaseosa como podrían ser “los sectores populares”, que en boca interesada resultan ser argumentos y oportunidades para la tergiversación de la realidad.  Pregunto yo ¿Es la clase media culpable de todo este desastre? ¿No se deja colar por esa ruta una que otra teoría de la conspiración paranoica que encubre una realidad más compleja y siniestra? Por cierto, el barrio no es una cantera de conocimiento trascendental. Cada vez que leo la recomendación de ir al barrio para conocer la verdad no puedo sentir otra cosa que un intento impropio de manipular la realidad. No hay arcanos ocultos en los barrios de nuestras ciudades.

Volvamos a Karl Popper. Él decía que el problema de los que invocan “la verdad manifiesta”, esa que está allí para que todos la palpen, “no solo engendra fanáticos -hombres poseídos por la convicción de que todos aquellos que no ven la verdad manifiesta deben de estar poseídos por el demonio- sino que también conduce, aunque quizás menos directamente que una epistemología pesimista, al autoritarismo. Esto se debe, simplemente, a que la verdad no es manifiesta, por lo general. La verdad presuntamente manifiesta, por lo tanto, necesita de manera constante, no sólo interpretación y afirmación, sino también re-interpretación y re-afirmación. Se requiere una autoridad que proclame y establezca, casi día a día, cual va a ser la verdad manifiesta, y puede llegar a hacerlo arbitraria y cínicamente”. De eso se encarga la hegemonía comunicacional, la propaganda, la ceguera militante y la ingenuidad que se debate entre la nostalgia y los buenos deseos.

Esa maquinaria de divulgación tendenciosa hace mucha bulla y provoca demasiada confusión. Por eso vale la pena tener algunos principios claros:

 

  1. El poder corrompe. Y cuando es absoluto se corrompe absolutamente. (Lord Acton)
  2. El populismo siempre decantará en autoritarismo y evasión represiva.
  3. La oferta populista es un intento de dominación y de confiscación de la libertad.
  4. La mediación populista de la pobreza no acaba con los pobres pero los hace menos libres.
  5. El modelo socialista incluye a sus caudillos autoritarios como parte del formato. No hay socialismo sin personalismos groseramente despóticos.
  6. La única forma de valorar al socialismo es por sus resultados, que siempre son fracaso y ruina.
  7. Las misiones son la expresión frustrada de la visión militarista de las políticas sociales.
  8. El gobierno solo debería empeñarse en garantizar reglas del juego claras y estables, seguridad y justicia, y servicios públicos de calidad.
  9. Los sectores vulnerables de la población deben ser atendidos debidamente y diferencialmente. Los subsidios directos, temporales y condicionados son la mejor forma.
  10. La inflación es siempre el resultado de la indisciplina fiscal y la oferta irresponsable de un bienestar que antes no se ha producido.
  11. La escasez es el resultado del populismo económico que niega costos, precios y condiciones de mercado.
  12. No hay libertad sin empresa privada. No hay empresa privada sin el respeto absoluto por los derechos de propiedad.
  13. La libre competencia y el libre mercado garantizan productividad, oferta diversa y precios competitivos.
  14. Solo la disposición de empleos de calidad permiten movilidad social y salir de la pobreza.
  15. La democracia se construye y consolida con clases medias empresariales y profesionales vigorosas y no contra las clases medias.

 

Yo siento que va llegando la hora de que entre todos construyamos una versión de la realidad en la que haya menos culpables y más responsables. El esplendor de la verdad es más sereno y está más orientado hacia el futuro, pero sin desmemoria, para que haya aprendizaje. Hay que luchar por un deslinde entre lo cierto y lo falso. Hay que reescribir toda esta tragedia. El punto de partida podría ser identificar quién o quiénes han acumulado poder y por lo tanto capacidad de realización para el bien y también para el mal. Y exigir que esos poderosos asuman las consecuencias de sus actos. Porque de lo contrario va a terminar la clase media siendo el chivo expiatorio de toda esta tragedia.

 

@vjmc

Fiscalía venezolana acusa formalmente a Antonio Ledezma por el delito de conspiración

AntonioLedezma15

 

La Fiscalía General presentó una acusación por el delito de conspiración contra el alcalde opositor de la zona metropolitana de Caracas, Antonio Ledezma, quien está detenido en la cárcel militar de Ramo Verde a las afueras de la capital.

El Ministerio Público presentó en un tribunal local una acusación contra Ledezma, de 59 años, por los delitos de “conspiración y asociación”, indicó el martes esa dependencia en un comunicado. El fiscal del caso solicitó al tribunal que Ledezma siga detenido mientras se le sigue juicio.

El alcalde, arrestado el 19 de febrero por miembros de la policía política, es señalado de presuntamente “apoyar a grupos que pretendían desestabilizar el país a través de acciones violentas”, precisó la Fiscalía.

Los abogados y familiares de Ledezma han rechazado los señalamientos y han asegurado que el dirigente del partido Alianza al Bravo Pueblo es un “preso político” y que no está siendo sometido a un juicio justo. Algunos ex presidentes y políticos extranjeros han abogado por su liberación. Está detenido en la misma cárcel donde está recluido desde febrero del 2014 el dirigente opositor Leopoldo López señalado de promover unos hechos violentos en la capital.

Eddie Ramírez Mar 31, 2015 | Actualizado hace 5 años
Las conspiraciones por Eddie Ramírez

Conspiraciones

 

Conspirar, es decir unirse contra un superior o soberano, es materia de militares con o sin la participación de civiles.  Marco Tulio Bruni-Celli,  distinguido abogado,  sociólogo,  político y experto en derechos humanos, plantea  el tema en su libro El 18 de octubre, de obligatoria lectura para entender mejor no solo ese importante hecho, sino para  reflexionar sobre el papel de los militares en nuestra historia del siglo XX y de estos últimos quince años.

Bruni- Cellí señala, con muchas pruebas, que los militares ¨vienen conspirando en Venezuela sistemáticamente contra todo tipo de gobierno desde que se creó el Ejército Nacional¨, recalcando que ello es independiente de si es una dictadura, una democracia, una buena o mala administración o de los presupuestos y condiciones socio-económicas de los militares. Además,  dice Bruni-Celli, ¨siempre han buscado y en la mayoría de los casos han logrado comprometer previamente, y ganar como aliados para sus acciones subversivas, a sectores del mundo civil.

Tradicionalmente, opinantes políticos superficiales achacan las conspiraciones de los militares a simples ambiciones personales, lo cual pareciera estar lejos de la verdad. El citado autor analiza a profundidad el tópico, mencionando la tesis de Rómulo Betancourt de que, por lo general, los militares ¨sienten que se les asigna un destino manifiesto y una misión providencial como salvadores de países¨. Entendamos que en Venezuela la idiosincrasia de los militares no difiere significativamente de la de los civiles. Conspirar implica un alto riesgo y las más de las veces el conspirador va a parar a la cárcel o al exilio. Para un militar conspirar puede significar perder su carrera y el derecho a jubilación. Por ello, la motivación, equivocada o no, debe ser  importante y no simple ambición.

Cuando existen mecanismos institucionales para controlar abusos del Poder Ejecutivo o para corregir crisis severas, es injustificable que los militares decidan conspirar. La discusión se presenta cuando no existen esos mecanismos.  En teoría, no corresponde a los hombres de uniforme decidir cuándo deben actuar. Esto es particularmente cierto cuando los civiles no están de acuerdo sobre el qué y el cómo salir de un gobierno. Para que una conspiración tome cuerpo se requiere una crisis política y/o económica, apoyo civil y una masa crítica de militares descontentos.

El 18 de octubre de 1945 fue una iniciativa de los militares que contó con el respaldo de Acción Democrática y con el visto bueno de los dirigentes Rafael Caldera y Jóvito Villalba. Posteriormente, el nuevo gobierno contó con la benevolencia del partido comunista.  El 24 de noviembre de 1948 fue un golpe militar con el apoyo tácito de Copei y de URD, y la pasividad de la  población.  El 23 de enero de 1958  fue también un golpe militar, pero con respaldo de todos los partidos políticos, intelectuales y gremios profesionales, así como con acciones de calle.  El 4 de febrero y el 27 de noviembre de 1992 fueron  golpes militares fallidos sin ningún apoyo civil, salvo un pequeño grupo de cabezas calientes, aunque Caldera y Uslar justificaron a posteriori  a los alzados. Estos hechos indican que también los civiles han sido unos permanentes conspiradores, aunque con diferentes grados de involucramiento.

Hoy en día Venezuela padece la crisis más severa del siglo XX y lo que va del XXI,  Periódicamente el régimen inventa  conspiraciones para encarcelar a civiles que considera enemigos políticos y a militares que percibe como desafectos. No tiene base la acusación del eje  conspirativo Madrid-Bogotá-Miami, mucho menos que Estados Unidos piensa invadirnos. ¿Existe otra conspiración más ¨endógena¨?  Solo sabemos que hay descontento en todos los sectores y que, a pesar de que  la vía electoral es muy estrecha, debemos votar aunque ello no sea suficiente para salir del totalitarismo.

Como en botica:  ¨De regreso de la revolución¨ es un valioso y valiente testimonio de la admirada profesora Gloria Cuenca sobre su desencanto de la utopía comunista. Nuestros diputados que aspiren a la reelección deben presentar un informe de su gestión y asistencia a las sesiones. Pareciera que algunos ni siquiera han leído las Memorias y Cuentas de los ministerios, las cuales reflejan el desastre de la administración, a pesar de lo que ocultan.  Presumimos que la MUD emite comunicados blandengues aspirando que sea lo ¨políticamente correcto¨ para evitar descalificaciones del régimen, pero los mismos no convencen a ninguna de las partes.   El hampa tolerada por el régimen asesinó en Puerto La Cruz a nuestro compañero de Gente del Petróleo, ingeniero Erik Serrano y a su hijo. En todo el país los malandros actúan impunemente amparados en lo afirmado por los rojos de que¨ los saqueos de febrero de 1989 fueron el inicio del movimiento revolucionario¨. Maduro debe renunciar ¡No más prisioneros políticos, ni exiliados!

 

[email protected]

La soberanía, secuestrada en Ramo Verde por Asdrúbal Aguiar

RamoVerde2

 

Antonio Ledezma, Alcalde Metropolitano de Caracas, electo por segunda vez con el 51% de los votos de los habitantes de la Gran Caracas, capital de Venezuela, acaba de ingresar en calidad de imputado por conspiración a la Cárcel Militar de Ramo Verde.

Secuestrado por funcionarios sin rostro – que eso es lo que ocurre en propiedad al y al negarse éstos justificar su acción represora restrictiva de la libertad del burgomaestre, huérfanos de un mandato judicial – en lo adelante le hace compañía a los otros 62 presos políticos y de conciencia que mantiene tras las rejas el régimen militar que preside el civil Nicolás Maduro y comparte con el teniente del Ejército Diosdado Cabello, cabeza de la Asamblea Nacional.

Igual suerte le espera, según se dice, a la diputada María Corina Machado, cuya representación le fue arrebatada mediante otro golpe a la Constitución; en una suerte de razzia sobre los activos de la oposición democrática que también alcanza al diputado Julio Andrés Borges, dirigente fundamental de la Mesa de la Unidad Democrática.

El atropello lo anuncia y celebra su autor principal, Maduro, desnudando su desprecio profundo por la separación de los poderes y la independencia de la Justicia. Afirma, no obstante, que quien da la orden del carcelazo es el Ministerio Público, ignorando que es incompetente para ello y sólo se le informa del desafuero luego de ejecutado, para que lo santifique con actuaciones posteriores. Por si fuese poco, la violación manifiesta que ocurre del Estado de Derecho, alcanza a la libertad personal y e inviolabilidad del recinto privado de la persona de Ledezma, que a la sazón tiene lugar mediante un black out informativo previo – cadena presidencial de radio y televisión – a fin de impedir que la opinión nacional se enterase del atropello contra el poder municipal metropolitano y la soberanía de los habitantes de la metrópolis.

Arguye Maduro una tesis a prueba de iletrados, a saber que la tetrarquía opositora integrada por Machado, López y Ledezma, ha firmado una semana antes un manifiesto golpista, santo y seña para que la Fuerza Armada y el pueblo se levanten contra su gobierno. Se trata de un documento que hace apología de la democracia y pide lo que es legítimo en toda democracia: demandar de los gobernantes corrección o renuncia cuando se revelan incapaces para sostener la gobernabilidad; ofrecer alternativas políticas, económicas y sociales que eviten al pueblo mayores sufrimientos, en la emergencia económica y social que vive Venezuela; en fin, invitar al país a que dialogue y se acuerde sobre las vías constitucionales, democráticas, pacíficas y electorales pertinentes para encontrarle solución de drama a una tragedia en apariencia insoluble.

El golpe democrático a Maduro, por los firmantes del llamado Acuerdo Nacional, en suma, se reduce a constatar lo que es máxima de la experiencia: 1) La devaluación del bolívar en un 2.600 %; 2) la inflación de casi 100 %, la más alta del mundo; 3) La caída de los ingresos nacionales en 35.500 millones de dólares, imposibles de subsanar con unas reservas que apenas llegan a 20.750 millones de dólares; 4) La falta de dólares para importar los bienes de primera necesidad de la población y de un aparato productivo interno que, por confiscado, es hoy un cementerio; 5) En fin la deuda pública de 147.000 millones de dólares, luego de “rumbearse” la revolución, sin dejar obra cierta, la astronómica cifra de 1,2 millardos de dólares.

Todo ello por el empeño de Maduro – como “Tarazona” de los hermanos Castro – de cuidar un modelo político y económico marxista, expresión histórica regresiva de los mayores fracasos vividos por la Humanidad en el siglo XX.

Ante todo eso, la protesta  y la afirmación de creencias cabalmente democráticas derivan para éste y los suyos en golpismo puro y duro; por la miopía suicida que les incapacita ver el abismo hacia el que nos empujan como colectivo, ellos incluidos.

Maduro y Cabello, reinciden obtusos en sus yerros y espantan fantasmas que los hacen presa. Creen que adelantando las elecciones y jugando en soledad, para ganar con el 61% que un pajarito le revela al primero mientras duerme, basta para contener la rabia popular que une al país por encima de sus diferencias y añejas polaridades.

Numa Quevedo, ministro del interior de Wolfgang Larrazabal, en 1958, ante una situación de desesperación social que vive Venezuela luego de caer la penúltima dictadura, le dice a éste que la única alternativa a la vista es “plomo o plata”, y así nace el Plan de Emergencia. Pero ahora no hay plata y el régimen ofrece plomo y cárcel a la oposición. Maduro, aun así, dice que aspira vivir 90 años y servirle al país por siempre. Eso lo dice, mientras sus esbirros secuestran a Ledezma.

 

@asdrubalaguiar

[email protected]