Barinas archivos - Runrun

Barinas

Familiares de parturienta confirman que su muerte fue por COVID-19
La mujer murió el 10 de mayo en el hospital Luis Razetti de Barinas. Desde su ingreso, fue atendida como paciente con tuberculosis

 

Familiares de Liseth Carolina Correa Delgado, parturienta que falleció el 10 de mayo por una supuesta tuberculosis en el hospital Luis Razetti de Barinas, confirmaron a través de un comunicado que hicieron público en las redes sociales, la noche del domingo, 17 de mayo, que la joven murió como consecuencia del COVID-19.

El 29 de abril Correa Delgado ingresó al hospital porque estaba en proceso de un parto gemelar. Tanto las niñas como la madre salieron con bien de la cesárea que le practicaron el 1 de mayo, no obstante, la mujer estuvo hospitalizada hasta el 10 de mayo cuando ocurrió su deceso.

Rosa Isela Delgado Barrueta, madre de la víctima, explicó que a su hija siempre la trataron como un caso de tuberculosis y nunca le dijeron que estaba contagiada de COVID-19, se enteró el sábado, 16 de mayo, cuando una comisión del gobierno fue hasta su vivienda para informarle que los resultados de la prueba que habían enviado al Instituto Nacional de Higiene Rafael Rangel, para descartar coronavirus, dieron positivos a la enfermedad.

«En ningún momento nadie nos dijo nada. Me parece que es una falta de respeto que a estas alturas vengan a mi casa a decirme que mi hija murió por el COVID-19, ya cuando tiene siete días de haber fallecido», escribió por las redes sociales la madre de la muchacha.

Afirmó que su hija ingresó al Razetti con el diagnóstico médico de dificultad respiratoria, hipotiroidismo y hemoglobina en siete. «Se le realizó la prueba del COVID-19 y en las tres salieron negativo, se le realizó una transfusión de sangre, que le produjo contracciones, junto con un medicamento para inducir el parto que dio lugar al nacimiento de sus gemelas».

Según la aclaratoria pública de Delgado Barrueta, el viernes 8 de mayo, a su hija la examinó un neumonólogo que la diagnóstico con fibromatosis y le realizaron una placa de tórax. El sábado, 9 de mayo, a las 3:00 am, la joven presentó dificultad respiratoria y el personal de salud que la atendió sugirió que la acostaran en la camilla de nuevo y se colocara el oxígeno.

Ese mismo sábado, a la 1:00 pm, a Liseth Carolina le dio el primer paro respiratorio que obligó a que la intubaran. Les dijeron que estaba estable y así se mantuvo hasta las 7:00 pm, cuando le provino el segundo paro, mientras los médicos le aseguraban que la muchacha continuaba estable. El 10 de mayo, a la 1:00 pm, sufrió un tercer paro respiratorio y luego de media hora le informaron que su hija estaba muerta.

Ecocidio | De continuar las invasiones, sucumbirá el último relicto de las selvas de Caparo, por Elides Sulbarán Zambrano
El siguiente comunicado, firmado por tres profesores de la Facultad de Ciencias Forestales y Ambientales de la Universidad de Los Andes y por la bióloga Diana Duque Sandoval, fundadores y relacionados con la Estación Experimental Caparo (ULA), responde al artículo de opinión del exdiputado (PSUV) Juan Francisco García sobre la Reserva Forestal de Caparo, publicado el pasado 14 de abril y sometido a revisión por Runrun.es. 

@estacioncaparo

Qué íbamos a pensar los universitarios ligados a la Estación Experimental Caparo (municipio Andrés Eloy Blanco, estado Barinas, Venezuela) el 20 de enero de este año, cuando de manera local y restringida en la ciudad de Mérida conmemorábamos los 50 años del establecimiento de la misma, que menos de 3 meses después deberíamos darle un carácter nacional a esos 50 años. Una “celebración” efectuada en medio de la crisis permanente en la que viven las pocas instituciones sobrevivientes a años de debacle planificada de la infraestructura social y económica del país, exitosamente ejecutada desde los entes que se supone deben su existencia a la institucionalidad.

Desde hace algunos días ha tenido lugar una campaña de desinformación en diferentes medios de comunicación, promovida por un grupo de invasores de la Estación Experimental Caparo, en la cual los agresores que han deforestado cientos de hectáreas en la estación, se muestran como víctimas de las acciones de desalojo ejecutadas por organismos oficiales, en cumplimiento de la ley y de procedimientos legalmente sustentados. Además de este torcido cambio de identidad, de invasores a pobladores desalojados, MIENTEN AL AFIRMAR:

* Que la Universidad de Los Andes posee una concesión para la explotación maderera en la Reserva Forestal Caparo.

* Que esa concesión concluyó en 2012, y que a partir de ese año la bióloga Diana Liz Duque es la nueva concesionaria de la Estación Experimental Caparo, haciéndola responsable de una presunta tala de árboles y construcción de un camellón, actuando con el conocimiento de generales, el gobernador del estado Barinas y el ministro del ambiente (sic), quienes constantemente visitan la zona.

* Que la madera explotada, especialmente la de las plantaciones de teca, está comprometida con una empresa india y está siendo exportada.

* Que estos hechos evidencian el fraude del proyecto forestal de la Universidad de Los Andes, la violación de los derechos de los campesinos y el profundo daño que se hace al ecosistema.

* Que ellos son pobladores de la Estación Experimental Caparo.

La campaña ha sido acompañada de hechos concretos: el 16 de abril de 2020 ellos han intentado, por sexta vez este año, una invasión a la Estación Experimental, en esta oportunidad por el sector de la Pica 5.

En este sentido, quienes suscribimos, profesionales que hemos estado vinculados a los programas y proyectos desarrollados en la Estación Experimental Caparo, en calidad de docentes e investigadores adscritos a la Facultad de Ciencias Forestales y Ambientales de la Universidad de Los Andes o como ejecutores de proyectos técnicos en la Estación, consideramos pertinente y necesario exponer a la colectividad nacional los hechos reales que han caracterizado los 50 años de fructífera labor, en este muy especial espacio de la geografía nacional.

La Estación Experimental Caparo, conformada desde enero de 1970, es un caso raro en el área de conservación y manejo de la biodiversidad de los bosques estacionales tropicales de tierras bajas, ha resistido durante 50 años las amenazas de invasión y deforestación y es, hoy en día, la mayor superficie relictual de los bosques alisios de Venezuela y Colombia que ocuparon, originalmente, más de 1 millón de hectáreas, representando aproximadamente el 0,6 % del total.

Se encuentra localizada en la esquina noroeste de la Reserva Forestal Caparo, decretada hace 59 años, la cual constituía, originalmente, una extensión selvática de unas 174.000 hectáreas, actualmente exterminada por la sobreexplotación de los bosques y la ocupación ilegal de sus territorios para el desarrollo de actividades de agricultura y ganadería.

Selvas de Caparo

Hoy, de toda esa superficie, solo los ecosistemas de la Estación Experimental Caparo sobreviven en un lote de un poco más de 6000 hectáreas de las 7000 originales, que al compararlos con el área total de la Reserva Forestal Caparo se nos antoja muy pequeña, pero es lo asignado a la Universidad de Los Andes en el contrato de comodato original, suscrito el 16 de diciembre de 1982; es  lo único que queda de esa selva gracias al esfuerzo de varias generaciones de profesores, investigadores, obreros, estudiantes y técnicos que desde su inicio comenzaron a estudiar, inventariar, clasificar y manejar los ecosistemas de este rincón de los llanos del Orinoco.

La idea visionaria del profesor Dr. Luis Enrique Rodríguez Poveda (+) germinó durante la primera década de trabajo (1970 – 1980) y se logró separar ese pequeño lote  para los estudios del bosque de esta reserva, con fines de manejo forestal.

Area de influencia de la reserva forestal caparo

Para la década de 1980 se establece la figura de COMODATO con el Ministerio del Ambiente y de los Recursos Naturales Renovables, mediante el cual la Facultad de Ciencias Forestales de la Universidad de Los Andes manejaría la estación con fines de investigación, lo que era un reconocimiento formal al trabajo que allí venía ejecutando la universidad.

Desde el principio se establecieron plantaciones forestales y se comenzó a manejar el bosque con fines de producción maderera, objetivo primordial de una reserva forestal. Paralelamente, se realizaba docencia, investigaciones sobre la flora, la fauna, los suelos y otros aspectos de la ecología local, y extensión con los pobladores de las comunidades aledañas. La primera escuela que existió en ese sector fue instalada y sustentada por la Universidad de Los Andes.

La superficie de la estación se dividió en áreas de manejo, dentro de las que destacaban el Área de Manejo Forestal Extensivo (cerca del 60 % del total) y el de plantaciones forestales (alrededor de 6 %). Dentro de este esquema se propuso, además, una superficie de 2.700 ha (34 % del total) para destinarla a los estudios básicos de la biodiversidad y la preservación de la fauna y flora silvestres; en el resto del área las afectaciones forestales respetaban, en lo posible, la integridad de los ecosistemas, lo que es claramente evidente, en la actualidad, para cualquiera que la visite.

Para la tercera década de trabajo, la de 1990, la estación se había convertido en un centro de generación de información valiosísima sobre la ecología de los bosques llaneros y sobre el manejo forestal sustentable. Decenas de trabajos de investigación y tesis de grado de pre y postgrado, resultado de la labor de universidades nacionales y extranjeras, entrenando y educando, además, profesionales del campo forestal, biológico y agronómico. Cabal testimonio de la producción académica generada son los 335 trabajos, cuyo índice puede ser consultado en la lista que aparece en la página Facebook Caparo Estación Experimental.

Mientras esos procesos sucedían dentro de la Estación Experimental Caparo, en el resto de la Reserva Forestal Caparo la ocupación ilegal y arbitraria, con fines agropecuarios, fue sustituyendo los espacios donde había bosques. Los lotes asignados a las empresas madereras que actuaban como concesionarias fueron paulatinamente invadidos, el bosque fue talado y la mayor parte de la superficie de la reserva fue convertida en un sin fin de fincas y predios agropecuarios; solo el área asignada a la Universidad de Los Andes, correspondiente a la estación experimental, permanece; sin embargo comenzó a ser codiciada por los terratenientes que utilizan a los “campesinos sin tierra”, a quienes financian para que actúen como punta de lanza con el argumento de que el bosque natural es “tierra ociosa”  que ellos pondrán a producir para satisfacer la demanda de alimentos, en un proceso de “justica social”. Una vez “legalizada” la invasión, los invasores profesionales entregan a sus promotores la tierra obtenida y, con similares procedimientos y argumentos, continúan su tarea devastadora. Por esta vía, la Estación Experimental Caparo ha perdido cerca de 1000 ha. Tal nivel ha alcanzado la práctica invasora en los Altos Llanos Occidentales, que en las reservas forestales de Guayana se han conseguido invasores originarios del estado Barinas.

Para los albores del S XXI y dentro del esquema social imperante en Venezuela, se agudizaron las amenazas y, hacia el año 2005, se contuvo una fuerte invasión en el sector suroccidental de la estación, que destruyó 900 ha de bosque. A pesar de las denuncias, inspecciones y decisiones judiciales, no se pudo recuperar el área ni hubo sanciones para los responsables; este hecho se convirtió en un antecedente negativo para la seguridad de la estación.

En 2010, en la Estación Experimental Caparo se conmemoraron sus 40 años con la asistencia de investigadores nacionales y extranjeros, estudiantes, personal de la estación, autoridades universitarias y vecinos de las comunidades circundantes, en un seminario que evaluó las actividades desarrolladas en esas 4 décadas. Durante el evento, se descubrieron extracciones ilegales de madera de las plantaciones, hechas por explotadores furtivos.

La crisis nacional de la última década ha golpeado particularmente a las universidades, que se mantienen estoicas y tenaces como centros de generación de proyectos necesarios para el desarrollo sustentable del país. Sin embargo, los problemas económicos y logísticos actuales dificultan sobremanera el trabajo en un medio radicalmente hostil; esto, aunado a las permanentes amenazas de invasiones, ha llevado a que el trabajo del personal adscrito a la Estación Experimental Caparo se torne heroico y riesgoso.

Durante 2018 se efectuaron nuevas invasiones, esta vez dirigidas por una supuesta cooperativa campesina denominada “Embajadores de Cristo 777”, con una planificación organizada de manera minuciosa para ocasionar un impacto contundente contra los valores naturales de la Estación Experimental Caparo, que fue tomada por los 4 puntos cardinales y solo después de una larga campaña llevada a cabo por autoridades universitarias, profesores, estudiantes, personal de la estación, la bióloga Diana Liz Duque a través del Proyecto Mono Araña y pobladores de las comunidades vecinas, se logró el desalojo de los invasores que ya habían talado el bosque en múltiples sectores, construido ranchos y establecido siembras de rubros agrícolas.

La Fiscalía Ambiental apoyó a la universidad y ordenó el desalojo de estas personas, que utilizaron una estrategia diferente a invasiones anteriores haciendo uso, como en la actualidad, de medios periodísticos, mintiendo y difamando, presionando y amenazando al personal de la Universidad de Los Andes destacado en la estación. Sobre estas acciones, se detalla información en este enlace de la página de la institución en Facebook.

El poderoso respaldo que estos invasores reciben es de tal medida, que habiendo suscrito el presidente Nicolás Maduro en 2018 un punto de cuenta en el que ordenaba el desalojo de los invasores de la Estación Experimental Caparo, dando al mismo la calificación de URGENTE, pasaron muchas semanas y múltiples esfuerzos de los defensores de la estación para que los organismos competentes hicieran efectiva tal orden.

Durante 2019, después del desalojo, continuaron las amenazas de nuevas invasiones y se ocasionaron incendios en el bosque; pero ha sido ahora, en 2020, cuando alevosamente volvieron las mismas personas, aprovechando el estado de alarma decretado para atender la emergencia sanitaria por el coronavirus, organizadas en la cooperativa Embajadores de Cristo 777, la misma que actuó contra la estación en 2018, reiterando la campaña difamatoria en los medios de comunicación contra la Universidad de Los Andes y el Proyecto Mono Araña. 

Estación Experimental Caparo, ULA
Imagen de la invasión, 16 de abril de 2020. Obsérvese tocones de árboles talados y otros que empezaban a ser cortados. A la derecha, rancho de palma para alojar a los invasores.

Apenas se insinuaba la difícil situación planetaria originada por la COVID-19 que ha puesto en la palestra pública, entre otras cosas, la necesidad de una relación armónica entre el hombre y el ambiente. En ese instante pensamos que deberíamos divulgar, a mayor escala, los logros de la Estación Experimental Caparo y su importancia; pasados 3 meses y en medio y en una situación mundial inédita, nos vemos en la necesidad de escribirle al país para defender la estación del ataque artero contra la institución e investigadores que hacen vida en ella.

Funcionario del Ejército, asignado a la protección de la Estación Experimental Caparo, inspecciona rancho construido por los invasores (abril 2020).

De la lectura de estos alegatos, que responden a las informaciones ya referidas, las que carecen de toda veracidad y que han encontrado eco en diferentes medios de comunicación sorprendidos en su buena fe, se desprenden las siguientes aclaratorias:

* La Universidad de Los Andes no es una concesionaria maderera en la Reserva Forestal Caparo; tiene una Estación Experimental establecida hace 50 años y maneja el área con fines de investigación, docencia y extensión, sustentada en un contrato de COMODATO suscrito con la República, el cual fue renovado en el año 2006. La madera extraída por la Universidad ha sido producto de las plantaciones hechas por ella. El aprovechamiento comercial del bosque natural, en la Estación Experimental Caparo, cesó en 1996.

* Las 7.000 ha a las que hacen referencia los invasores, son precisamente el área de la Estación Experimental Caparo y son el único relicto boscoso continuo (a pesar de los invasores) de las 174.000 ha originales de la Reserva Forestal Caparo y de las más de 1 millón de ha que conformaban este ecosistema en los llanos venezolanos y colombianos.

* La zona protegida -sobre todo la Estación Experimental- es hogar de al menos 248 especies de aves, 30 anfibios y 60 mamíferos, entre ellos el jaguar (Panthera onca), el puma (Puma concolor), el ocelote (Leopardus pardalis), el oso hormiguero gigante (Myrmecophaga tridactyla) y la danta (Tapirus terrestris). Aquí viven tres especies de primates: el capuchino de frente blanca (Cebus albifrons), el mono aullador rojo (Alouatta seniculus) y el mono araña marrón o multicolor (Ateles hybridus); este último, registrado en Peligro Crítico de Extinción en la Lista Roja de la UICN y en la Lista Roja de Venezuela de especies amenazadas.

* No explican los invasores algo rotundamente evidente, que solo el área que ha estado bajo la administración y el manejo forestal de la Universidad de Los Andes es la que se ha conservado en sus condiciones naturales originales; el resto de la Reserva Forestal Caparo fue pasto de las acciones de quienes han actuado como depredadores del bosque, enarbolando la bandera de la justicia social, impunemente por décadas.

* La producción técnica y científica de la estación está respaldada por 335 publicaciones que abarcan 52 años de trabajo en el área. Una lista preparada por el profesor Omar Carrero Araque registró 99 trabajos entre los años 1967 y 1999; la misma fue actualizada por el profesor José Lozada para incluir los 236 producidos entre los años 2000 al 2019.

* La Biól. Diana Liz Duque (@Lizduquesa) no posee alguna empresa maderera, no ha suscrito un contrato de concesión con la República y no está involucrada en la explotación de los bosques. El proyecto MONO ARAÑA que dirige, es una investigación sobre la ecología del mono araña, especie en peligro de extinción que tiene, en la Estación Experimental Caparo, una de las pocas áreas de distribución que le restan para su supervivencia. El proyecto es una iniciativa de conservación a largo plazo, que desde el 2012 realiza investigaciones y acciones para proteger a este primate, es financiado internacionalmente y es, hoy en día, el único proyecto con sustento propio en la Estación Experimental Caparo, acorralada y amenazada.

* La Biól. Diana Liz Duque desarrolla las actividades del proyecto Mono Araña con pleno conocimiento de la Universidad de Los Andes, institución a cargo de la administración y manejo de la Estación Experimental Caparo.

Estos invasores no pueden considerarse pobladores tradicionales de la RFC, han intentado establecerse allí de manera ilegal, razón por la que su desalojo ha sido acordado y ejecutado desde diferentes instancias de Poder Público.

* Tratar de convertir los intentos de ocupar ilegalmente la Estación Experimental Caparo en un proceso de carácter político, acusando a mansalva a cualquiera que se oponga a sus acciones ilegales y depredadoras, da una idea clara del carácter de sus protagonistas y la abierta intención de crear un estado de confusión que les permitiría encontrar los modos de concretar sus intenciones.

Mono araña (Ateles hybridus), especie en peligro de extinción, objeto del proyecto de conservación adelantado en la Estación Experimental Caparo. Foto Diana Liz Duque.

Como resultado de la invasión ocurrida en 2018, a la ciudadana Herminia Díaz, quien dirigió esos hechos, le fue impuesta la sanción de efectuar trabajos comunitarios consistentes en el establecimiento de viveros para la reforestación de las áreas intervenidas, sanción que no se está cumpliendo con los parámetros técnicos mínimos que garanticen el logro exitoso de los propósitos que se le asignaron.

Este año, en medio de la cuarentena, continúan los ataques al bosque; ya van hasta la fecha 6 intentos de invasión que han sido impedidos con la actuación del Ejército, del personal de la estación y del Proyecto Mono Araña. En el intento del 6 de abril, amenazaron de muerte a los guardabosques; sin embargo, la estación no está sola y se continúa trabajando aunque siguen recibiendo amenazas. El jueves 16 de abril se dio el último intento de invasión por el sector de la Pica 5, siendo repelidos por los funcionarios del Ejército destacados para la protección de la Estación Experimental, aunque no se descartan nuevas tentativas en los próximos días.

De acuerdo con la Ley de Bosques (Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela N° 40.222 del 16.8.2013) los terrenos donde se localicen bosques naturales no podrán ser considerados ociosos o incultos. Las reservas forestales se establecen en terrenos baldíos, ejidos y otros propiedad de la nación, destinadas al aprovechamiento del patrimonio forestal y a la generación de productos y beneficios ambientales mediante un plan de manejo. En la misma se declara de utilidad pública e interés social la conservación, aprovechamiento y manejo sustentables de los bosques y el patrimonio forestal; y se declara de orden público las disposiciones que rijan la conservación de especies y ecosistemas forestales de especial valor ecológico, la prevención y control de ilícitos contra el patrimonio forestal, y la investigación e innovación tecnológica para el desarrollo forestal sustentable.

Por estas razones, las aspiraciones de los invasores carecen de viabilidad jurídica, a menos que la Reserva Forestal Caparo sea desafectada de su condición legal de Área Bajo Régimen de Administración Especial. En las décadas de 1960 y 1970, con la finalidad de detener las invasiones en la Reserva Forestal Ticoporo, cercana a la de Caparo, se adelantaron sendos procesos de desafectación parcial para establecer asentamientos campesinos; el resultado, las tierras desafectadas terminaron en manos de terratenientes y las invasiones continuaron. Hoy, los bosques de Ticoporo prácticamente desaparecieron, las invasiones asolaron la Reserva Forestal Caparo y de esta solo quedan en pie los bosques de la Estación Experimental Caparo.

La Ley antes citada manda a las universidades a incorporar en sus programas y líneas de investigación, estudios y proyectos relacionados con el conocimiento del bosque, la conservación, manejo y uso sustentable del patrimonio forestal. En esta materia la Universidad de Los Andes, desde  la década de 1950, ha tenido entre sus líneas docentes, de investigación y extensión comunitaria la conservación del ambiente y, especialmente, el campo forestal, ámbitos en los que ha sido pionera en Venezuela y Latinoamérica.

La ocupación ilegal de los espacios universitarios destinados a docencia, investigación y extensión se ha convertido en práctica corriente en Venezuela; en el caso de la Universidad de los Andes, además de la Estación Experimental Caparo, han sido objeto de intentos de invasión la Estación Experimental El Irel (Barrancas, municipio Cruz Paredes, estado Barinas) y la finca Judibana (El Vigía, municipio Alberto Adriani, estado Mérida).

La Estación Experimental Caparo es motivo de orgullo para los venezolanos, los barineses y los pobladores del municipio Andrés Eloy Blanco. Su defensa es materia del más elemental sentido nacionalista, no solo para quienes transitamos las sendas del ambientalismo y, especialmente, del manejo forestal sustentable, sino para cualquier ciudadano que entienda el valor ecológico y social de la conservación de estos espacios, donde se asienta nuestro patrimonio natural, el que debemos legar a las generaciones por venir.

Mérida, 19 de abril de 2020.

Firman:

Omar E. Carrero Araque, CI V- 2.504.926. Cofundador de la ESTACIÓN EXPERIMENTAL  CAPARO – Jubilado. Facultad de Ciencias Forestales y Ambientales Universidad de Los Andes.

José R. Guevara González, CI V- 3.377.231. Profesor  jubilado / Curador del Herbario MER. Facultad de Ciencias Forestales y Ambientales. Universidad de Los Andes

Elides A. Sulbarán Zambrano, CI V-4.493.677. Profesor activo. Facultad de Ciencias Forestales y Ambientales Universidad de Los Andes.

Diana Liz Duque Sandoval, CI V-17.759.070. Licenciada en Biología. Directora del Proyecto Mono Araña

 

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

Denuncian que a maestros de Barinas les suspendieron los salarios por exigir mejoras laborales

El diputado Julio César Reyes (AP-Barinas) denunció que a aproximadamente 1.000 maestros en el estado Barinas les suspendieron los salarios luego de exigir mejoras en sus condiciones laborales.

En la sesión ordinaria de la Asamblea Nacional, del martes 25 de junio, el diputado pidió el derecho de palabra para denunciar que desde hace 15 días a los maestros de la entidad no les pagan sus sueldos, “solo por el hecho de luchar en busca de mejoras laborales, de mejorar la infraestructura de las escuelas”.

Reyes asegura que esto es una violación a sus derechos laborales, contractuales y constitucionales y que los maestros del estado Barinas cuentan con el apoyo del Parlamento para denunciar “este atropello y humillación”.

Para el diputado el estado Barinas no escapa a la realidad del país y que los colegios “están por el suelo, el Programa de Alimentación Escolar está por el suelo y solo por el hecho de ejercer una lucha pacífica de calle lo que hicieron las autoridades fue suspender los salarios”. 

Igualmente indicó que tienen la denuncia por escrito y la entregarán a los técnicos del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de Naciones Unidas, que quedaron en el país en representación de Michelle Bachelet.

 

Foto: Asamblea Nacional

Convocan protestas a nivel nacional para exigir respeto a los Derechos Humanos

Para este viernes, 21 de junio, se esperan protestas en distintas ciudades del país con el objetivo de visibilizar la crisis que vive Venezuela ante la visita de la Alta Comisionada de Naciones Unidas, Michelle Bachelet. 

Una de ellas se convocó por distintas organizaciones civiles en la ciudad de Caracas, a partir de las 11 de la mañana, a las afueras de la sede del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo. La idea es exigir el respeto a los Derechos Humanos que han sido violados por el régimen de Nicolás Maduro.

En otras ciudades del país se esperan las mismas protestas. En Tovar, estado Mérida, la convocatoria es para protestar frente al Hospital II San José de Tovar. Igualmente en Barinas la concentración se hará a las afueras del Hospital Luis Razetti en la parroquia Corazón de Jesús. 

En San Cristóbal, estado Táchira, la convocatoria llamada “Por la vida, no a la violacion de los DDHH” está hecha para el Hospital Central en la avenida Lucio Oquendo a partir de las 10 de la mañana. En La Victoria, estado Aragua, la protesta se llevará a cabo frente al Hospital José María Benítez, mientras que en Maracay será frente al Hospital Central.

La agenda de protestas también estará activa en Guanare, Portuguesa, en el Hospital Miguel Oráa y en Guárico, en la capital San Juan de los Morros, la protesta será en la Plaza Los Samanes. En el estado Trujillo se llamó a hacer una cadena humana exigiendo agua, gas, electricidad y gasolina, a lo largo de toda la avenida Bolívar.

En el estado Nueva Esparta el llamado es a concentrarse a las afueras del edificio del Ministerio Público, ubicado en la avenida 4 de mayo. Mientras que en Miranda, en Charallave está previsto, a partir de las cuatro de la tarde, un volanteo en el Mercado Municipal, en el Ferrocarril y terminal de autobuses llamado “Bachelet la desnutrición es por el alto costo de la vida”.

Las protestas y manifestaciones ciudadanas han sido una constante durante los gobiernos de Hugo Chávez y ahora Nicolás Maduro. Según el Observatorio de Conflictividad Social durante el mes de mayo de este año se registraron 1.541 protestas en todo el país, siendo la principal demanda el derecho a la participación política, seguido de derecho a los servicio básico, derechos laborales y derecho a la vida. 

 

En seis estados de Venezuela ya no pregonan periódicos

Amazonas, Apure, Barinas, Portuguesa, Sucre y Zulia se quedaron sin medios impresos en un lapso de cinco años

Cuatro de estos estados tienen a más de 80% de su población bajo el plan de racionamiento eléctrico, lo que dificulta acceso a medios digitales

De 90 periódicos que habían en 2013 a nivel nacional hoy en día apenas circulan 28

 

@franzambranor

Infografía: Mayerlin Perdomo

 

“AGOTADO EL INVENTARIO DE PAPEL y todos los esfuerzos para reponerlo, debemos hacer una pausa”. Con estas palabras el diario Panorama se despidió de su edición impresa el pasado 14 de mayo de 2019 en una ultima edicion especial.

Las despedidas a mediados de mayo de Panorama y Mi diario, ambos productos de la misma casa editorial, dejaron al estado Zulia sin medios impresos. La entidad occidental es la sexta que se queda sin diarios junto a Amazonas, Apure, Barinas, Portuguesa y Sucre, según datos del Instituto Prensa y Sociedad (Ipys).

Amazonas llegó a tener hasta cuatro medios impresos: El Amazonense, El Autana, El Kiki Riki y El Chamancito, estos dos últimos todavía funcionan en versión digital.

El 24 de agosto de 2018, Ultima Hora dejó de distribuirse en los kioscos del estado Portuguesa luego de 44 años de existencia. Fue el último en despedirse en la entidad luego de la salida del Periódico de Occidente y Ciudad Portuguesa también el año pasado y El Regional en agosto de 2017.

En Barinas, el diario La Prensa cesó su circulación el sábado 19 de mayo de 2018 luego que ya habían cerrado sus homólogos De Frente, La Noticia y Ciudad Barinas. El 27 de agosto de ese mismo año bajó la santamaría el periódico Visión Apureña; Notisemana ya lo había hecho en Apure durante 2016. En Sucre, La Región expiró en febrero de 2018 dejando a la entidad sin periódicos, Diario Sucre se había despedido en 2016 y Provincia en 2014.

Tomando en cuenta estadísticas manejadas por Ipys, 12 estados cuentan con un solo periódico: Anzoátegui, Bolívar, Cojedes, Delta Amacuro, Falcón, Guárico, Mérida, Miranda, Monagas, Trujillo, Vargas y Yaracuy.

El avance del silencio ha sido progresivo desde la llegada de Nicolás Maduro al poder. De acuerdo a datos de Ipys, desde 2013 a mayo de 2019, 68 periódicos en Venezuela dejaron de circular parcial o permanentemente. 52 medios impresos fueron cerrados y 16 sufrieron suspensiones temporales. De los medios que dejaron de salir de forma definitiva, 56% no tienen versión digital.

Según Ipys, solo en 2018, 35 diarios de 18 estados del país debieron parar sus rotativas.

De un universo de 90 periódicos impresos en Venezuela para 2013, actualmente apenas circulan 28, una reducción de 72% en la oferta a nivel nacional.

Con la pérdida de medios, no solo se pierden libertades, también memorias: con 104 años, Panorama era hasta mediados de mayo el periódico más longevo de Venezuela. Antes el honor pertenecía a El Impulso de Barquisimeto, que en febrero de 2018 también salió de circulación luego de 114 años de existencia. Previo a Panorama, se produjo la desaparición física de la edición de El Nacional en diciembre de 2018, después de 75 años.

“El Puente sobre el Lago tiene 60 años y Panorama cumplió 104 años. Fuimos por mucho tiempo la única referencia informativa que tenían los zulianos”, dijo María Inés Delgado, directora editorial del diario Panorama, que ahora solo tendrá una edición digital.

 

 

Según una investigación de Prodavinci llamada Las horas oscuras, desde el 7 de marzo, cuando ocurrió el primero de los tres apagones nacionales, 18 millones de los 30 millones de habitantes de Venezuela vive en un plan de racionamiento eléctrico oficial, que no siempre sigue el orden del cronograma diseñado por el Ministerio de Energía Eléctrica. De acuerdo con Prodavinci, “las zonas afectadas pueden pasar entre 15 y 21 horas sin electricidad a la semana”.

En los seis estados que se quedaron sin periódicos, también es precario el suministro eléctrico, por lo que la dificultad para conectarse a Internet y consultar redes sociales o medios digitales condiciona aún más el derecho de los ciudadanos a ser informados.

En Zulia, estado más golpeado por los cortes eléctricos según reportes de los habitantes, casi 50% de sus habitantes vive en parroquias con racionamiento según el cronograma. Esto revela la informalidad de los cortes en el estado petrolero. En Apure, 81% de los habitantes sufre racionamiento; en Barinas, 80%; en Portuguesa, 84% y, en Sucre, 86%.

Amazonas es el único estado sin medios impresos pero con luz. Del plan de cortes quedaron excluidos Distrito Capital, Vargas, Amazonas, Delta Amacuro y Bolívar.

“Ya nosotros veníamos con una fuga de talentos producto de la crisis que vivimos en el estado. Hiperinflación, apagones, falta de agua, transporte, gasolina y hasta gasoil para prender la planta eléctrica causaron mella en el personal. El periodista, el diseñador y el fotógrafo pueden migrar a la versión digital, pero qué puede hacer alguien que trabaja en rotativas”, indicó María Inés Delgado de Panorama.

Sin papel para imprimir

Según datos del investigador y profesor universitario, Marcelino Bisbal hace 20 años habían 334 periódicos en Venezuela”, dijo Mariengracia Chirinos, directora de libertades informativas de Ipys.

Chirinos dijo que entre los principales factores que afectan la impresión de periódicos se encuentra la escasez de papel, materia prima que desde mayo de 2013 es distribuida por la Corporación Editorial Alfredo Maneiro, organo adscrito al Ministerio de Comunicación e Información y al Sistema Nacional Bolivariano de Información y Comunicación.  

“No solo son los controles para la importación de papel, también son los factores económicos y los problemas que enfrentan las empresas para seguir operando y pagando a su personal”, dijo Chirinos. “Hay medios que ni siquiera tienen para pagar una bobina de papel, cuyo costo se ha elevado en divisas en los últimos cinco años”.

“Con la Corporación Maneiro se hicieron todos los trámites, pero nunca nos facilitaron materia prima, en primer lugar porque las bobinas que ellos importan no eran compatibles con nuestra rotativa”, dijo María Inés Delgado de Panorama. “Ellos al parecer no entienden la dinámica de este negocio. Periódicos como La Verdad y Versión Final tuvieron detenciones temporales porque no les entregaban las bobinas de papel a tiempo”.

La directiva de Ipys sostuvo que algunos diarios se han visto en la obligación de mutar a semanarios para seguir con vida. “No hay capacidad para imprimir a diario. El ecosistema de periódicos actualmente en Venezuela es bastante pobre”.

Para Chirinos, en Venezuela la migración de medios impresos a digitales ha sido forzada. “Los cambios se han dado saltando el entorno tradicional. Lamentablemente no todos los medios corren con la suerte de seguir de pie. Hay algunos que ni siquiera tuvieron la posibilidad de saltar al mundo virtual”.

Chirinos dijo además que en los estados donde no hay periódicos, la navegación en internet es precaria. A esto hay que sumar los recientes inconvenientes con el servicio eléctrico. “Esto refleja los niveles de opacidad que hay”.

La reducción de páginas y de frecuencia de impresión han influido en el personal de algunos medios. “Las plantillas de los periódicos también han sido reducidas. Mucha gente ha sido despedida y otros han renunciado para irse a ejercer otras funciones o simplemente marcharse del país. El tema del transporte también es una limitación para los empleados y en esto incide la escasez de gasolina en el interior. A Caracas ya no llegan los periódicos regionales y al interior los medios impresos de la capital”, manifestó Chirinos.

“Ya nosotros veníamos con una fuga de talentos producto de la crisis que vivimos en el estado. Hiperinflación, apagones, falta de agua, transporte, gasolina y hasta gasoil para prender la planta eléctrica causaron mella en el personal. El periodista, el diseñador y el fotógrafo pueden migrar a la versión digital, pero qué puede hacer alguien que trabaja en rotativas”, indicó María Inés Delgado de Panorama.

Delgado espera que un diario tan emblemático como Panorama regrese a los kioscos. Anhelo que también contemplan directivos de diarios como El Nacional, El Carabobeño y El Impulso, porque como dijo el dramaturgo estadounidense Arthur Miller: “Un buen periódico es una nación hablándose a sí misma”

Estas son las noticias económicas más importantes de este #4Jun

EL RACIONAMIENTO DE COMBUSTIBLES pica y se extiende por el interior del país. Portuguesa se suma a la lista de Lara, Monagas, Bolívar y Táchira, donde las gobernaciones decidieron vender combustibles por terminales del número de placas, con el objetivo de ordenar el proceso, evitar las enormes colas y las prácticas dolosas con el suministro. Según conoció Banca y Negocios, se espera que las autoridades regionales de Barinas, Apure, Mérida y Trujillo asuman esta misma decisión en los próximos días. Banca y Negocios

Academia nacional de ciencias económicas: “Cifras presentadas por el BCV sobre el PIB e inflación están maquilladas”

Humberto García Larralde, presidente de la Academia Nacional de Ciencias Económicas emitió un documento público donde asegura que las cifras sobre el desempeño de la economía venezolana, presentadas la semana pasada, son “una catástrofe”. “Las cifras revelan una caída de la actividad económica del 36,1% entre 2012 y 2017 de proyectarse para todo el año 2018 el comportamiento observado durante los primeros nueve meses, la contracción habrá sido del 48,1% para el período presidencial completo. Esto significa una contracción promedia en el ingreso de cada venezolano del 51,6%, situándolo en términos absolutos en un nivel ligeramente inferior al de 1950. Es la contracción más pronunciada de un país que no esté en guerra, mayor que la de Grecia en el siglo XXI, y que el de Ucrania o de Cuba en los ’90″, explicó el académico. Descifrado

 

Pdvsa se mantuvo cerca del millón de barriles diarios en abril

La producción de crudo de Petróleos de Venezuela (Pdvsa) se mantuvo en abril alrededor del millón de barriles diarios, según un informe de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) publicado esta semana. Las cifras muestran una leve mejoría si se comparan con marzo, cuando la nación sufrió dos megapagones que paralizaron la actividad económica, social e industrial por varios días. Crónica Uno

 

Citgo recibió una citación del Departamento de Justicia de EEUU por investigación sobre sobornos en Venezuela

Citgo Petroleum Corp. recibió una citación del Departamento de Justicia derivada de una investigación sobre sobornos en Venezuela, lo que indica que el gobierno de los EE. UU. finalmente está dirigiendo su atención a la compañía después de años de sancionar a individuos. La Patilla

 

La debacle de Pdvsa empuja a los venezolanos a comprar gasolina en Brasil

La escasez de gasolina en Venezuela, un país con capacidad instalada para procesar más de un millón de barriles diarios de petróleo, ha llevado a los pobladores del sur del país a abastecerse de gasolina en Pacaraima, un pequeño poblado brasileño fronterizo con Venezuela. La Patilla

 

Rusia sobrepasa a Brasil como el principal proveedor a las refinerías independientes de China

Rusia sobrepasó a Brasil para convertirse nuevamente en el principal proveedor de las refinerías independientes chinas en mayo, enviando 1.76 millones de toneladas durante el mes, de acuerdo a un estudio de S&P Global Platts. S&P Global Platts

Guaidó en Barinas:

TRES PARADAS HIZO ESTE SÁBADO, 1 DE JUNIO, JUAN GUAIDÓ durante su primera gira por el estado Barinas, un periplo que comenzó el viernes en Sabaneta, donde nació Hugo Chávez.

Fue en el tercer sitio visitado, el pueblo de Pedraza, donde el presidente de la Asamblea Nacional y presidente encargado de la República, recordó que la lucha por el rescate de Venezuela lleva dos décadas y que por eso es justo reconocer el trabajo y sacrificio de muchos.

“Esto no empezó en el 2019, pero sí va a terminar en el 2019. Que sea el régimen quien decida si salen por las buenas o si salen por las malas”, afirmó el primer mandatario.

En horas de la mañana, Guaidó pasó por el sector Madre Vieja, en el municipio Barinas, donde lideró una asamblea de ciudadanos. Allí pidió a los asistentes mantenerse en protesta.

“La ayuda internacional va a llegar, pero tiene que conseguirnos en la calle. Nosotros hoy estamos en Barinas, y hemos estado en todo el país dando la cara, no como otros (en referencia al gobierno de Nicolás Maduro) que se encierran en cuatro paredes en Miraflores”, señaló.

El Presidente encargado también subrayó que la destrucción del país alcanzó cada rincón, incluso al lugar donde nació Chávez.

“El usurpador es tan miserable que ni cuidó Sabaneta de Barinas, donde vivía su jefe. Los que usurpan el poder en Miraflores se desconectaron de la realidad, están disociados; mientras andan saludando peces en el mar; nosotros estamos en la calle, con la gente, dándoles la cara, atendiéndolos”, recalcó.

Varios diputados de la Asamblea Nacional acompañaron a Guaidó en su visita a Barinas, así como líderes sociales y políticos de la región, incluyendo a la esposa del parlamentario Freddy Superlano, uno de los perseguidos por la administración de Maduro.

El líder de la AN aprovechó el acto para juramentar a los Comités de Ayuda y Libertad de Barinas. Allí, los educadores le entregaron un documento para denunciar los atropellos que han sufrido y le pidieron hacerlo llegar a la Comisión Especial de la Ley de Garantía para Empleados Públicos que atiende los casos de los trabajadores de la administración pública perseguidos.

En Socopó, segunda parada del sábado, Guaidó participó en otra asamblea de ciudadanos en la calle.

“Hoy Barinas le dice a Venezuela que estamos en la calle y no nos van a sacar (…) No será un grupito de ladrones y enchufados los que secuestren Venezuela”, sentenció. Exigió a la Fuerza Armada Nacional (FAN) ponerse del lado de la Constitución y le preguntó qué más esperaba para hacerlo.

“Desde Socopó advierto que estamos al borde de una catástrofe. Se robaron hasta el agua de los floreros. Destruyeron Pdvsa y hoy vemos cómo en el país con las reservas petroleras más grande del mundo, no tiene gasolina; pero tampoco tiene gas, agua, electricidad”, fustigó.

En las cercanías de la plaza Páez, en el poblado de Pedraza, Guaidó insistió en que la Presidencia encargada tiene un “Plan País” que se comenzará a aplicar en cuanto cese la usurpación.

“Sabemos cómo reconstruir y recuperar Venezuela. Sabemos qué hacer con los temas de electricidad, agua, salud, gas, economía; en fin tenemos respuestas y soluciones recogidas en lo que hemos denominado el Plan País”.