Automercados archivos - Runrun

Automercados

Crédulos e ingenuos, por Armando Martini Pietri

LOS QUE TENGAN INGRESOS AUTORIZADOS y decididos por el régimen no es mucho lo que ganan, no alcanza, aunque sean dólares que el madurismo transforma en soberanos sin valor, petros que nadie quiere y bonos de infame nivel. Si creemos en las encuestas y aceptamos que más del 80% está hasta las narices, admitimos son muchos los que desean salir de quien califica una sala vacía y un discurso gris e intrascendente de “éxito total”.

El exacerbado populista y sus embustes, conjuntamente con el de origen árabe, libanés, libio, de alguno de esos desastres, a cargo de la economía, profesan universos ilusorios repletos de esperanza y atiborrados de prosperidad amplificando dadivosos posibilidades de operaciones cambiarias, decretando perspectivas mediante el sabio e ingenioso, tan anhelado recurso, dejando a un lado procedimientos en dólares imperialistas que, -según una revolucionaria constituyente, cuya ignorancia de economía aflora y abandonada por el sentido común, afirma que el dólar es ilegal y carece de valor-, para incursionar y realizarlas en euros sancionados, yuanes y dentro de muy poco, con evos bolivianos y pesos cubanos, -estás dos últimas monedas-, a decir, de brillantes/lucidos entendidos, serían la culminación del pensamiento inquieto, febril, profundamente ilustrado, cuyo resultado arrojaría un éxito de proporciones inmensas que obligaría a las más sobresalientes mentes cambiar el curso de la economía mundial. La otra difícil de superar, el anuncio de nuevos bonos de aquí al fin de año -once días antes que concluya el mandato reconocido-, quizás tengan recursos para pagar a diferencia de los actuales pendientes; son varias las limosnas aprobadas que llevan tiempo sin ser depositadas a los beneficiarios.

El obrero gobernante menciono con bombos y platillos la escalofriante cifra de 2.000 millones de euros listos, prestos y dispuestos sin que nadie conozca su paradero. ¿A que no aparecen? La otra engañifa, el crédito chino, diferido por años, y sin desglosar incómodos detalles. Por último, en esa estupenda cadena de anuncios merecedores, dignos de un premio Nobel en Economía; anhela el aumento del precio de la gasolina con el apoyo decidido y entusiasta de la guía juiciosa de las comunas. Entretanto, la inflación exaltada de pasión y amor sigue subiendo, en alza indetenible, galopando libre las llanuras del cielo y alturas celestiales siempre acompañada de los fieles precios saboteadores y la infantil bobería de la ofensiva imperialista.

A juzgar por las declaraciones del encargado de la Electricidad, que, a la perversidad de la guerra económica, sanciones injustas y abusadoras del imperio, saboteadores, en estos días, la fuerza de las lluvias, se ha unido una invasión de roedores cara pálidas, otras nacionalidades y animales de mala entraña, de derecha, antirrevolucionarios y hambrientos como la mayoría de la población, residiendo en las instalaciones eléctricas, degustando cables y exóticas exquisiteces de la nueva  gastronomía, conocida como, flujo de corriente. Sin embargo, recorre un aire fresco y emocionante de tranquilidad enternecedora al saber que, al fin, se ha dado cuenta, al menos, de la causa del problema.

El régimen rechazado por el mundo democrático, saturado de libertades, libre de sospecha y corruptelas, infamemente denunciado -por quienes desean destruir su reputación- en la Haya por violador de los Derechos Humanos, no tiene dinero para cancelar deudas, no le alcanza para pagar los numerosos bonos prometidos a millones de venezolanos pobres o, mejor, de escasos recursos. Con la botija ahogada y los CLAP refrenados en México -una denuncia que ya tenía su oscura y sobre preciada historia-, ¿de dónde va a sacar recursos para los famosos perniles navideños este aún más triste fin de año?

La pregunta incluso sería más amplia, ¿de dónde van a lograr los venezolanos para hacer hallacas? ¿comprar pan de jamón? ¿pinos y pesebres? ¿O acaso ya olvidaron las navidades y final de año 2017? ¿Va a ser ahora mejor? Los aguinaldos y utilidades, ¿quién, a quiénes y cuánto van a pagar? Se ordenó a las instituciones públicas comiencen a ingresar las bonificaciones navideñas, veremos. ¿Volverán este año a sabotearnos los gobiernos de Colombia y Portugal, se acuerdan?

Que el farsante levantó polvareda popular es indudable, los suyos fueron periodos de grandes concentraciones rojas. Pero esos tiempos se esfumaron, sólo queda en los venezolanos que siguen siendo pobres, la melancolía de lo que fue y ya no es; y en algunos la vergüenza y molestia de lo que debió ser y nunca fue.

Crédulos e ingenuos, con más o menos fanatismo dan la cara día tras día a los reclamos de sus amigos, familiares y vecinos. Son ellos quienes están dentro de las entrañas del gran fracaso, los que siguen tratando de dar explicaciones que hace años dejaron de convencer. Sus cercanos y conocidos aguantan colas humillantes desde la madrugada, se enferman y mueren por falta de medicinas, cobran bonos que a veces llegan, tardan sin explicaciones o son cancelados por partes, y con los soberanos van al comercio, desde automercados hasta buhoneros, para darse cuenta de que ganan poco y compran menos.

Son ésos, engañados activistas, que puede ganen un poco más, pero a cambio de poner la cara y llevar gente a concentraciones que, por propia voluntad, no irían. No tienen camionetas chinas ni los privilegios que el régimen castrista regala a sus cómplices, quizás alguno haya conseguido un taxi para ganarse la vida, pero no puede cambiar el aceite, rotar cauchos ni reparar los frenos.

Están pasando penurias, insuficiencias y trabajo. Menos, quizás, que los afortunados y meritorios poseedores del carnet de la patria, pero no disfrutan la felicidad ni el bienestar prometidos. Están hartos, cansados, molestos, es demasiado engaño.

 

@ArmandoMartini 

Llegó 2018, pero Caracas aún no despierta del letargo

comercioscerrados (1)

* Transportistas aseguran que 75% de las unidades están fuera de servicio

* 90% de los comercios en Chacao y Baruta permanecen cerrados

*  La Asociación de Comerciantes de Sabana Grande estima que 500 establecimientos bajarán santamarías en 2018 

 

 

Ya han transcurrido cuatro días del año 2018 y aún la mayoría de los negocios en Caracas permanecen cerrados. La rutina de la ciudad aún no ha tomado cuerpo, no hay tráfico y las calles lucen despobladas.

En el casco de Libertador el bullicio de los manteleros y comerciantes itinerantes todavía no retorna a los bulevares y la ciudad permanece ceñida prácticamente a la dinámica de quienes se forman en filas a las afueras de los automercados en busca de alimentos.

En las avenidas Urdaneta, Nueva Granada y Fuerzas Armadas la gente caminaba para llegar a sus destinos. El transporte flaqueó durante todo el día y solo algunas farmacias permanecieron abiertas.

En torno a la movilidad en el Área Metropolitana, Rodemir Mezzone, portavoz de los transportistas en la capital, desliza una cifra gruesa y advierte que 75% de la unidades están accidentadas. Y desgrana con cálculos del sector la coyuntura que estrecha la oferta de unidades. Del 25% de los vehículos operativos, aduce Mezzone, solo 12% están en servicio, el resto de los conductores permanece en receso por la fecha.

“El problema que nosotros enfrentamos son los altos costos de las autopartes que han aumentado en 1.000 %. Un litro de aceite cuesta hasta 700 mil bolívares, si lo conseguimos”. Mezzone prevé un colapso definitivo del transporte para los meses de febrero y marzo, cuando, a su juicio, no podrán responder a la demanda.

Señala que incluso con una tarifa urbana, que en diciembre se fijó arbitrariamente en mil bolívares, subsidian el 70% del servicio, cuyo costo real es de 4 mil bolívares, según el gremio. No obstante, el último instrumento legal vigente, la Gaceta 6.329 de fecha 25 de agosto, exhorta a los choferes a mantener las tarifas por debajo de los Bs 280 y deja sin efecto los últimos cuatro aumentos de pasaje.

Ayer los pocos cajeros automáticos operativos estuvieron repletos de usuarios ávidos de efectivo. El letargo prevaleció también en los municipios Chacao y Baruta, donde más de 90% de los locales se mantuvo fuera de servicio, según comerciantes, y las santamarías grafiteadas endosaban ciertos aires de galería urbana en la avenida Francisco de Miranda.

“Lo que estamos viviendo es un primero de enero prolongado.Pocos comercios están abiertos y otros no tienen nada para ofrecer. La gente aguarda en su casa esperando que todo se active, pero tardará mucho para que las ventas despeguen con vitalidad”, dice Alexis Vegas, un encargado de una tienda de víveres en el centro que despachó todo su inventario en diciembre y que no tiene más que algunos frascos de mermelada y pasta importada para ofrecer.

A propósito de ello, la Asociación de Comerciantes de Sabana Grande sostiene que dos de cada diez negocios de ese corredor no podrán recuperarse de los operativos realizados por la Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos. 20% de los establecimientos, lo que equivale a 500 recintos, cerrarán para 2018, según indicaron.

Otro aspecto que algunos suman al letargo de la ciudad es el desmayo con el que funciona la terminal de La Bandera, cuyas unidades tienen dificultades para retornar a Caracas por los problemas de distribución de combustible en el interior.

Colas por comida le ganan al “Dakazo 2”

RUNRUNES HIZO UN RECORRIDO POR CARACAS para hablar con los usuarios que en la actualidad visitan centros comerciales luego que la Superintendencia de Precios Justos fiscalizó locales para exigir la venta de productos a precios justos. Sin embargo, se comprobó que algunos ciudadanos afectados por la inflación no pueden aprovechar la oferta, pues su prioridad es comprar comida.

 

 

Chef Víctor Moreno y Marcela Reyes ofrecen recetas fáciles en la web

Captura de pantalla 2015-05-20 a la(s) 17.48.06

 

Automercados Plaza’s, motivado continuamente por innovar y por cultivar el interés de sus clientes en temas gastronómicos y nutricionales, presenta los Momentos de Cocina Plaza’s, producciones audiovisuales 2.0 en las que los chef Víctor Moreno y Marcela Reyes comparten opciones de recetas distintas a las cotidianas con el objetivo de enriquecer el paladar de la familia venezolana.

A través de sus distintos perfiles en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube y del blog Deleite Plaza’s, Automercados Plaza’s difunde cómo elaborar entradas y ensaladas, platos principales, postres y cocina típica venezolana.

“Desde que empezamos con este hermoso proyecto, hemos compartido más de 21 recetas,  a través de las cuales nuestros clientes han podido conocer con detalle la preparación de platos tales como Lomo de Cerdo en Salsa de Cerveza, Espuma de Chocolate, Bollitos Navideños, entre otras delicias. Cada día compartimos con más personas, nuevas preparaciones y nuevas soluciones que les permiten innovar y disfrutar de la cocina de manera sencilla y divertida”, explicó la Gerente de Manejo de las Relaciones con los Clientes de Automercados Plaza’s, Yolanda Romero.

Adicional a los Momentos de Cocina Plaza’s, la cadena de automercados comparte trimestralmente, vía correo electrónico, los Recetarios Clase Aparte, tomos culinarios pensados especialmente para los afiliados a SUMA Plaza’s. “Para nosotros es importante cumplir con las expectativas gastronómicas de nuestros clientes con iniciativas innovadoras y entretenidas, además de educativas”, comentó Romero.

Automercados Plaza’s, además de los Momentos de Cocina Plaza’s y de los Recetarios Clase Aparte, ofrece cursos de Cocina en sus Zonas Deleite, ubicadas en las Sucursales Los Naranjos y Los Chaguaramos,  espacios culinarios creados para el disfrute y enseñanza gourmet, la Escuela de Cocina Plaza’s, creada para ofrecer talleres de especialización gastronómica, así como la formación de profesionales de la cocina,  y distintas Experiencias de Marca, durante las cuales se ofrece la oportunidad de degustar una amplia variedad de infusiones, vinos, rones, cocteles, cervezas y algunos tipos de alimentos.

 

Largas filas marcan comienzo de año debido a la escasez de productos básicos

ColasCentrodeCaracas#8E

(AP Photo/Fernando Llano)

 

CARACAS (AP) — Tras las celebraciones y festejos del Año Nuevo, los venezolanos volvieron una vez más a la realidad de verse forzados a haber filas durante horas para entrar a automercados en muchos casos en un frustrado intento de comprar los escasos productos básicos existentes.

Las carencias diarias comienzan a irritar a aquellas personas que se ven obligadas a invertir buena parte de su tiempo en hacer las filas para adquirir desde pañales desechables o baterías para sus automóviles.

“Esto es humillante y lo peor del caso es que cuando logras entrar no consigues ni la mitad de la lista. No hay azúcar, no hay leche, no hay pollo, no hay aceite, sólo conseguí arroz y una cajita de mantequilla”, dijo Beatriz Jaimes, un ama de casa de 28 años, que junto a su bebe de un año, esperó tres horas en una fila para poder entrar el jueves a un automercado del este de Caracas.

 

VENEZUELA-ESCASEZ

Clientes forman fila en un supermercado en el centro de Caracas, Venezuela, el jueves 8 de enero de 2015. Tras los festejos del Año Nuevo los venezolanos volvieron una vez más a la cruda realidad de verse forzados a permanecer horas de filas para entrar a automercados en muchos casos en un frustrado intento de comprar los escasos productos básicos de consumo masivo. (AP Photo/Fernando Llano)

Jaimes como muchas otras personas en la fila había venía de visitar varias tiendas en días de búsqueda.

Mientras Gonzalo Herrera, un obrero de 37 años, comentó que “tuve la suerte que todavía quedaba un paquete de pañales”, luego de dos horas de fila en una farmacia, donde no encontró los medicamentos que buscaba para su madre hipertensa, según explicó.

Desde 2006 los venezolanos vienen enfrentando problemas de desabastecimiento, pero en el último año la escasez se ha agudizado debido a que el gobierno redujo la venta de divisas oficiales, lo que le ha impedido a muchas empresas comprar en el exterior materias primas, repuestos y equipos, afectando sus actividades de producción.

En enero debido al cierre por vacaciones de muchas empresas redujeron drásticamente los despachos de productos.

La escasez es evidente en la mayoría de los comercios de Caracas donde abundan anaqueles vacíos o con oferta de unos pocos rubros.

Críticos del gobierno sostienen que la política de control de precios a productos de primera necesidad, trámites engorrosos para transportar o almacenar los productos, desalienta las inversiones y constituye una de las principales causas de la escasez que padece el país.

Angel García Banchs, director de la firma local de análisis Econométrica, dijo a la AP que la gente se agolpa a las puertas de los mercados “porque sabe que algo está mal, sabe que la economía se está quedando sin inventario, se está quedando sin mercancía y por tanto van a los mercados a tratar de abastecerse… para buscar una solución a su problema particular. Ahora cómo se resuelve el problema a nivel macroeconómico… bueno simple y llanamente levantando el control de cambio y precios”, aseveró.

 

VENEZUELA-ESCASEZ

(AP Photo/Fernando Llano)

Las importaciones también se han visto desalentadas por leyes que castigan con cárcel a los minoristas que acumulen bienes y luego los vendan a un precio superior al que las autoridades consideran como un margen justo de ganancia.

Pese a que las autoridades tienen casi un año sin publicar el indicador de escasez, algunos analistas han estimado que el desabastecimiento ha alcanzado niveles históricos. En enero del 2014 el índice de desabastecimiento cerró en 28%.

 

 

TAMBIÉN PUEDE LEER:

Descubra en 2 minutos cómo las colas se están apoderando del tiempo de los venezolanos con este recorrido de el equipo de Runrun.es.

Dic 05, 2014 | Actualizado hace 5 años
En busca del magnicidio perdido por Jean Maninat

Imputadamcm3

 

Debe ser difícil, ser presidente de un país en el cual en cada esquina, hay un asesino encubierto esperando el menor descuido de los infinitos círculos de seguridad para atentar contra su integridad física. El mundo que lo rodea es un bosque amenazante, una asechanza insomne, sombras encubiertas en la oscuridad a la espera de su momento de gloria: darle un susto de marca mayor al primer mandatario.

Los idus de marzo hechos rochelita, guachafita, ópera bufa para divertirse en palacio, o conveniente excusa para encerrarse en… palacio y no ver lo que está sucediendo en las calles del país, las largas filas de gente esperando horas para adquirir los productos  básicos a los que tiene derecho, o para retirar sus muertos de la morgue. Pero cómo exigirle más a un gobernante que enfrenta una guerra económica dirigida contra él desde todos los centros terminales del sistema nervioso capitalista. Máxime ahora que la conjura de los poderosos le pulsó el botón de PB al petróleo y luego de raspar todo lo que había por raspar, surge como respuesta hipotecar el país por pedacitos, como la lotería de fin de año, a ver si llegamos al año entrante jadeandito pero en llegando.

Es una empresa ingrata. Uno puede imaginarse a los presidentes reunidos en uno de tantos eventos de Unasur jugándose a piedra, papel o tijera, tras bambalinas, a quién le toca sentarse al lado del amenazado gobernante en la cena oficial, y correr la mala suerte de compartir codo a codo la comida y el inminente atentado tantas veces anunciado. No digamos si en un gesto de caballerosidad le ofrece a alguno/alguna de sus pares partir de regreso al hotel en su carro oficial para “discutir unos asuntos de mutua importancia”. No, che, gracias mil, obligada, siempre tan atento. “Seré b… a ver si explota el auto” pensarán para sus adentros. Es, como ven, una vida solitaria, pero también agitada, obligado, como está, a espantar a toda hora el rayo infrarrojo que le revolotea, como un insecto impertinente en la cara  y el pecho. ¿Cómo concentrarse en una alocución y no dejar escapar barbaridad y media, ante tanto asedio?

Pero concordemos que tiene cierto caché, no hay héroe revolucionario cuya vida no haya estado amenazada desde las penumbras del imperio. Su ídolo y maestro caribeño ha contabilizado miles de atentados. Todo bicho viviente puede ser un arma letal del imperio: las langostas que gustaba tanto pescar y degustar con sus amigos intelectuales latinoamericanos y europeos, por eso se las hacía probar primero a ellos; las vacas Holstein que compró para cruzarlas con ganado cebú, nunca bebió de los chorritos de leche exangües que brotaban de sus ubres.  Pero nada como los libros, la palabra, el trazo libre de un pincel, allí traman todos los homicidas sus conjuras, allí se afinan las miras telescópicas. Ningún proyectil más certero que la libertad de expresión. Por eso, para evitar el trauma de un magnicidio, hay que suprimirla.

Ah, pero en medio de las tribulaciones, sentirse perseguido tiene sus alicientes: todo y todos están bajo su sospecha. Tras la inseguridad, la inflación, la escasez, el astrodólar, la insatisfacción creciente y la popularidad que desciende entre los suyos a ritmo de precio de petróleo, se esconde un magnicidio. En cada opositor habita un magnicida. Toda nueva elección anuncia un magnicidio. En las fronteras, en los aeropuertos, en las procesiones religiosas, en los bautizos y matrimonios, divorcios y reconciliaciones, en los juegos de pelota, en los espectáculos musicales, en las obras de teatro y los cines, las bibliotecas y universidades, automercados y peluquerías, los despachos públicos y las fábricas que quedan, se agolpan millones de magnicidas sin más armas que su apuesta por un cambio pacífico, electoral y democrático.

Hoy imputan a una líder de la oposición, María Corina Machado, antes hubo otros, y más tarde o temprano se inculparán entre ellos mismos. La búsqueda del magnicidio perdido requiere víctimas propiciatorias para calmar el miedo.

 

@JeanManinat

El Universal