Alejandro Toledo archivos - Runrun

Alejandro Toledo

Ordenan 3 años de prisión preventiva a Kuczynski por el caso Odebrecht

UN JUEZ ORDENÓ EL VIERNES tres años de prisión preventiva para el expresidente peruano Pedro Pablo Kuczynski mientras es investigado por lavado de activos en relación con actos de corrupción de la constructora brasileña Odebrecht.

El magistrado Jorge Chávez indicó que Kuczynski, quien se encuentra en una clínica por motivos de salud, obstruyó a la justicia porque dio una dirección equivocada de su contadora y no tiene arraigo personal en el país, ya que su familia vive fuera.

La fiscalía afirma que Kuczynski, de 80 años, realizó supuestos “actos de blanqueo de capital” mientras era ministro de Economía y primer ministro durante el gobierno del expresidente Alejandro Toledo (2001-2006). Los presuntos delitos están relacionados con la construcción de una carretera que conecta Brasil con Perú y una obra para irrigar zonas desérticas en el norte del país.

Kuczynski se recupera en una clínica local de un procedimiento de cateterismo al corazón que se le practicó el miércoles. El exmandatario fue arrestado la semana pasada para cumplir una detención provisional por 10 días.

“Es una sentencia de muerte a sus 80 años”, dijo el legislador Gilbert Violeta, amigo del expresidente.

No se sabe a qué prisión será enviado Kuczynski, pero podría ser una cárcel de la zona este de Lima que sólo tiene un preso: el exmandatario Alberto Fujimori (1990-2000) quien cumple una condena de 25 años por violación de derechos humanos. Kuczynski liberó temporalmente a Fujimori horas antes de la Navidad de 2017, lo que desató protestas en el país.

La orden de cárcel se da el mismo día que se realizaron los funerales del expresidente Alan García (2006-2011), quien se suicidó para evitar ser arrestado mientras era investigado por otro caso ligado a Odebrecht.

Kuczynski llegó a la presidencia en 2016 y renunció en 2018 por un escándalo ligado a la presunta compra de votos de legisladores de la oposición a cambio de favores políticos. Lo reemplazó su primer vicepresidente, Martín Vizcarra, que gobernará hasta 2021.

Todos los presidentes que han gobernado Perú desde 2001 tienen cuentas pendientes con la justicia por sus nexos con Odebrecht. Además de García, Toledo reside en Estados Unidos, aunque se ha pedido su extradición, y Ollanta Humala (2011-2016) también estuvo preso entre 2017 y 2018.

El caso Odebrecht ha remecido a la élite política de Perú, al igual que a la de otros países de la región, luego de que en 2016 la compañía constructora admitió que pagó sobornos para obtener jugosos contratos en casi toda Latinoamérica.

Perú: Fiscalía investigan a Toledo, García y Kuczynski por lavado de activos

 

LIMA (AP) — La fiscalía peruana inició una investigación preliminar por el presunto delito de lavado de activos a los expresidentes peruanos Alejandro Toledo, Alan García y Pedro Pablo Kuczynski en base a declaraciones del exjefe local de la constructora brasileña Odebrecht.

En una información difundida por la cuenta oficial en Twitter de la Fiscalía se indicó que el fiscal José Domingo Pérez dispuso investigar por ocho meses a los exmandatarios luego de que el responsable de la constructora en Perú, Jorge Barata, dijera en febrero a los investigadores peruanos en declaraciones realizadas en Sao Paulo que la compañía otorgó dinero a las campañas presidenciales de García en 2006 y Toledo y Kuczynski en 2011.

Pese al presunto dinero de Odebrecht inyectado en sus campañas, Toledo y Kuczynski no lograron ganar los comicios generales en 2011. Toledo intentaba un segundo periodo y Kuczynski buscaba por primera vez llegar al poder.

La fiscalía informó también que investigará a las personas que supuestamente funcionaron como nexos para recibir el dinero, entre ellas la actual embajadora peruana en el Reino Unido, Susana de la Puente, a quien Barata calificó de intermediaria para que la campaña de Kuczynski obtuviera 300.000 dólares. Kuczynski llegó al poder en un segundo intento en 2016.

El exministro Luis Alva también fue sindicado como nexo para que el dinero de la constructora llegara a la campaña de García, quien ganó las elecciones en 2006 y gobernó hasta 2011. Otro investigado es el ciudadano israelí Avraham Dan On, exjefe de seguridad de Toledo, quien recibió 700.000 dólares para la campaña de Toledo en 2011.

Los tres exmandatarios a través de sus abogados han rechazado las imputaciones.

Los expertos afirman que el fiscal debe demostrar en un juicio que Toledo, García y Kuczynski sabían que había ingresado dinero de Odebrecht a sus campañas.

Los tres ya son investigados en otros casos ligados a Odebrecht por presuntos delitos de corrupción. Toledo gobernó entre 2001 y 2006 mientras que Kuczynski lo hizo entre 2016 y 2018.

Perú ha solicitado a Estados Unidos la extradición de Toledo por los delitos de corrupción, un trámite que puede durar varios meses.

En marzo y después de meses de turbulencia política, el Congreso peruano aceptó la renuncia a la presidencia de Kuczynski por señalamientos relacionados con Odebrecht.

La tormenta de escándalos de corrupción sembrada por Odebrecht en Latinoamérica ha salpicado a todos los exmandatarios peruanos y a los principales políticos del 2001 en adelante.

Denuncian que presidente de Perú fue asesor de Odebrecht y recibió aportes en 2011

pedropablokuczynski1

El presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, fue contratado como asesor de la constructora Odebrecht, tras dejar el gobierno de Alejandro Toledo en 2006, y probablemente recibió un aporte a su campaña electoral en 2011, según reveló el portal peruano IDL Reporteros.

El medio local publicó un acta no oficial del interrogatorio que fiscales peruanos hicieron a Odebrecht, la semana pasada en Brasil, sobre la aparente financiación a las campañas presidenciales de Keiko FujimoriOllanta Humala y Alan García en 2011.

Odebrecht reiteró que su compañía aportó 500.000 dólares a la campaña de Fujimori y que los detalles los conocía el ex directivo en Perú Jorge Barata.

Sin embargo, el encarcelado empresario sorprendió a los fiscales con la declaración de que contrató a Kuczynski “para curar heridas” porque éste se opuso al proyecto de la carretera Interocéanica cuando presidió el Consejo Directivo de Proinversión durante la gestión de Toledo (2001-2006), en la que también fue ministro de Economía y jefe del gabinete.

Fuentes presenciales que citó el director de IDL, Gustavo Gorriti, afirmaron que Odebrecht aseguró que el dinero para pagar a Kuczynski provino de “la caja dos“, donde estaban los fondos para financiar las campañas políticas y pagar sobornos.

Según el portal peruano, sólo Barata conoce cuánto se pagó a Kuczynski por esa labor de asesoría en temas económicos y demás detalles.

Finalmente, la carretera Interoceánica se empezó a construir en el gobierno de Toledo y éste solicitó 20 millones de dólares para adjudicar la obra a Odebrecht, según la declaración del empresario brasileño a la justicia de Estados Unidos.

El fiscal peruano José Domingo Pérez, a cargo del interrogatorio en Curitiba, le preguntó a Odebrecht si la empresa apoyó con dinero la campaña electoral del 2011 de Kuczynski, en la que quedó tercero.

Odebrecht contestó que “si ha estado en los primeros puestos, tengo la certeza que sí“, y nuevamente señaló que los montos y procedimiento los maneja Barata.

Durante su testimonio escrito dirigido a la comisión parlamentaria que investiga el escándalo de Lava Jato en Perú, el jefe de Estado afirmó, hace unos días, que no había tenido relación profesional ni comercial con las constructoras brasileñas ni con sus consorciadas peruanas.

El presidente del Poder Judicial, Duberlí Rodríguez, dijo que si el mandatario ha mentido a la comisión legislativa ha incurrido en una declaración falsa en investigación administrativa.

De otro lado, Odebrecht también confirmó, según la información de IDL Reporteros, que contrató al ex presidente Alan García para dictar conferencias “porque es una política de la empresa ayudar a los ex presidentes” y que mantenía una relación de muchos años con el líder aprista.

En mayo pasado, Odebrecht había declarado que probablemente también habían aportado a la campaña electoral de García en 2011, como era costumbre apoyar a todos los postulantes favoritos en las elecciones presidenciales.

En Perú, la justicia peruana busca encontrar el destino de los 29 millones de dólares que Odebrecht declaró haber entregado a funcionarios peruanos entre 2005 y 2014 para adjudicarse obras, durante un periodo que comprende los gobiernos de Alejandro Toledo(2001-2006), Alan García (2006-2011) y Ollanta Humala (2011-2016), en prisión preventiva por presunto lavado de activos.

Perú pide a EEUU que deporte a prófugo ex presidente Toledo

AlejandroToledo_

FOTO: AP Foto/Martin Mejía, Archivo

 

Perú enviará el lunes más información a Estados Unidos para que un juez federal analice si dicta una orden de detención y extradición del expresidente Alejandro Toledo, acusado de recibir millonarios sobornos de la constructora brasileña Odebrecht.

El gobierno peruano cree que Toledo estaría en San Francisco, California, luego de haber intentado viajar sin éxito a Israel.

Se estuvo “trabajando durante el fin de semana para completar esa información que se debe estar remitiendo en las próximas horas a Estados Unidos”, dijo a la radio local RPP el primer ministro Fernando Zavala.

Es la segunda vez que Perú tramita el pedido. Lo hizo sin éxito el fin de semana “a través del Departamento de Estado, llegó al Departamento de Justicia y el Departamento de Justicia lo que dijo es ‘necesito más información para tramitar la solicitud al Poder Judicial’ (estadounidense)”, explicó Zavala.

La víspera el presidente peruano Pedro Pablo Kuczynski y el mandatario estadounidense Donald Trump conversaron por teléfono. La casa de gobierno peruana dijo que Kuczynski pidió a Trump evaluar la opción de deportar a Toledo “en el marco de las competencias que la ley de migración de Estados Unidos brinda al Departamento de Estado”. La Casa Blanca no ha hecho comentarios al respecto.

Interpol mantiene una alerta roja de captura internacional para Toledo luego de que un juez peruano pidió su prisión preventiva tras admitir una acusación de la fiscalía según la cual el expresidente habría recibido 20 millones de dólares en sobornos de la firma Odebrecht, que reconoció haber hecho pagos ilegales a funcionarios en una decena de países de América Latina y dos de África.

En 2016 Odebrecht admitió en un acuerdo con el Departamento de Justicia de Estados Unidos que pagó unos 800 millones de dólares en sobornos a políticos de toda Latinoamérica, incluyendo 29 millones de dólares durante los gobiernos de Toledo (2001-2006) y sus dos sucesores Alan García (2006-2011) y Ollanta Humala (2011-2016).

De ser capturado, Toledo, de 70 años, será el segundo expresidente peruano tras las rejas. El otro exmandatario preso es Alberto Fujimori (1990-2000), que cumple una sentencia de 25 años de cárcel por asesinato y corrupción.

El caso Odebrecht y cómo afecta a cada país de América Latina

odebrecht-sede-brasil

 

En junio de 2015, la policía brasileña encargada de investigar la macrotrama corrupta de la petrolera estatal Petrobras arrestaba, en su lujosa casa de São Paulo, a uno de los empresarios más poderosos de Brasil, Marcelo Odebrecht. El mundo económico brasileño se echó a temblar; el mundo político, también. Y no han parado desde entonces de hacerlo. Los secretos que podía guardar el nieto (y ya por entonces presidente) de la mayor constructora de América Latina, con 168 mil empleados, y con ramificaciones en 28 países, entre otros, en Venezuela, Colombia, Perú o Estados Unidos, eran de tal calibre y de tal potencia que podían, por si solos, derribar presidencias o hacer caer gobiernos en toda la región.

Durante muchos meses, Marcelo, un hombre pagado de sí mismo y de carácter fuerte, se negó a aceptar el regalo envenenado de la Fiscalía brasileña: confesar lo que sabía (esto es: a quién había sobornado para conseguir contratos golosos) a cambio de rebajar la condena. Pero la situación en caída libre de la empresa, sobre la que pesaba una prohibición de presentarse a concursos públicos, más las pruebas recogidas por los investigadores (la carpeta olvidada de una secretaria en la que figuraban los nombres y apodos de los políticos sistemáticamente sobornado constituyó una de las más concluyentes) le hicieron doblegarse.

Aceptó cantar y delatar a cambio de rebajar diez años la condena (de 19 años). Con él, otros 77 altos cargos de la empresa se prestaron también a dar nombres, fechas y cuantías a la policía a cambio de años de libertad.

Además de pedir perdón públicamente, la empresa, asimismo, se avino a pagar la mayor multa impuesta a una compañía acusada de corrupción: 3 mil 500 millones de dólares, repartidos entre los Gobiernos de Brasil, Estados Unidos y Suiza (países que también investigaban a Odebrecht por sus prácticas corruptas). A cambio, dejaba de estar proscrita y volvía a poder concursar a obras públicas, su principal fuente de ingresos.

Pero una vez que las investigaciones se habían puesto en marcha, nada iba a impedir que el torrente de revelaciones siguiera arrasándolo todo. Desde Estados Unidos y pasando por las fiscalías locales, ya afecta, fuera de Brasil, al presidente colombiano Juan Manuel Santos y al expresidente peruano Alejandro Toledo. “Odebrecht empleó una secreta, pero totalmente funcional, unidad de negocios de la empresa (un departamento de sobornos, por decirlo de alguna manera) que, sistemáticamente, pagó cientos de millones de dólares para corromper a funcionarios del Gobierno en países de los tres continentes”, afirmó en diciembre de 2016 Sung-Hee Suh, fiscal general asistente de la División Criminal del Departamento de Justicia norteamericano.

Nada apunta a que la tormenta vaya a parar. Al contrario. Las confesiones de los más de 70 altos cargos (incluida la de Marcelo Odebrecht) están hoy por hoy en Brasil protegidas por el secreto de sumario. Pero no lo estarán por mucho tiempo y, más pronto o más tarde, se harán públicas. La prensa brasileña las denomina, acertadamente, “la confesión del fin del mundo”. Hace un mes se filtró la declaración de uno de esos altos cargos. Solo uno. Se llamaba Cláudio Melo Filho y su trabajo consistía, según afirmó ante la policía, en presionar (y sobornar) a políticos brasileños a cambio de que favorecieran los intereses de la empresa a la hora de conceder contratos o modificar leyes. Aseguró también que el actual presidente, Michel Temer, aceptó en la terraza de su palacio 10 millones de reales (más de 3 millones de euros) para su campaña electoral. Lo que esconda la declaración de Marcelo Odebrecht, que trataba con presidentes y ministros de muchos países, es dinamita pura a punto de estallar.

Esto es lo que se va conociendo de las diferentes investigaciones:

VENEZUELA

Según el detalle del caso abierto por la justicia norteamericana, en el caso de Venezuela, los pagos fueron de 98 millones de dólares a varios intermediarios que dijeron tener acceso directo a compañías públicas. El objetivo de Odebrecht era obtener información confidencial sobre proyectos y garantizarse concesiones.

COLOMBIA

La posibilidad de que el caso Odebrecht, empresa que confesó haber pagado en Colombia 11 millones de dólares en sobornos, salpicase al presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, ha desatado un tsunami político desde el martes por la noche en el país sudamericano. La Fiscalía aseguró que parte del dinero recibido como soborno por un exsenador detenido a principios de año “habría” terminado en la campaña presidencial de Juan Manuel Santos en 2014. Este miércoles, el fiscal salió a matizar ese condicional y explicó que responde únicamente al testimonio del exsenador detenido pero que no hay prueba física de que ello ocurriese, por lo que ha pedido que se investigue, un reclamo que ha hecho el propio presidente. Mientras, el Gobierno en pleno salió en defensa de Santos.

El pasado 14 de enero fue detenido el excongresista del Partido Liberal Otto Bula, acusado de recibir una comisión de 4,6 millones de dólares por favorecer a Odebrecht en la concesión de una carretera. A partir de la declaración de Bula, la Fiscalía emitió el comunicado matizado después.

BRASIL

Las tramas corruptas que afectan a la clase política y empresarial de Brasil se entremezclan y el caso Odebrecht no es una excepción. Según la investigación en torno a la causa abierta que afecta a la petrolera estatal brasileña Petrobras se calcula que de los 20.000 millones de reales (6.400 millones de dólares) desviados, 7.000 (2.250 millones de dólares) fueron a parar a Odebrecht. Se cree que la multinacional accedió a esa fuente de dinero pagando hasta 1.000 millones de reales (320 millones de dólares) en sobornos a políticos y otros agentes públicos, generalmente en forma de donaciones para campañas electorales.

Hasta el momento, la pieza judicial vinculada a Odebrecht requería de que una instancia judicial diera validez a la confesión de hasta 77 de sus ejecutivos. Así lo hizo el Tribunal Supremo el pasado 30 de enero. La confesión se encuentra bajo secreto de sumario pero la prensa brasileña ha ido filtrando al público algunos nombres clave, entre los que están el actual presidente, Michel Temer y a sus antecesores Dilma Rousseff y Luiz Inácio Lula da Silva. Están también dirigentes del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), desde José Serra, actual ministro de Exteriores, a Geraldo Alckmin, gobernador de São Paulo y hombre fuerte para las generales de 2018. 

LulayRousseff

PERÚ

La Fiscalía anticorrupción ha solicitado 18 meses de prisión preventiva para Alejandro Toledo, presidente del país entre 2001 y 2006. A Toledo, que se encuentra en París junto a su mujer Eliane Karp, se le acusa de haber recibido 20 millones de dólares en sobornos de Odebrecht, a la que habría favorecido en la carretera Interoceánica Sur, que une Perú y Brasil. Desde la capital francesa ofreció una entrevista al programa Cuarto Poder, donde negó haber recibido los sobornos denunciados.

Toledo no es sin embargo el único expresidente peruano salpicado por la trama de corrupción de Odebrecht. La situación judicial del expresidente Ollanta Humala se enmarañó tras la revelación del diario brasileño Folha de Sao Paulo de que la empresa había entregado tres millones de dólares a su campaña presidencial. Antes de esta revelación, la justicia peruana ya investigaba desde hace meses a Humala por lavado de activos en el financiamiento de sus campañas.

Además, el pasado 31 de enero, las autoridades peruanas detuvieron a su llegada de Estados Unidos a Jorge Cuba, viceministro de Comunicaciones durante el segundo mandato presidencial de Alan García, predecesor de Humala. La Fiscalía acusa a Cuba de obtener dos millones de dólares por ayudar a Odebrecht a quedarse con la licitación de unas obras de metro.

Pero no sólo por corrupción ha salpicado Odebrecht la vida de los peruanos. Perú tuvo que cancelar la semana pasada el contrato para construir el Gasoducto del Sur, cuya inversión de 7.000 millones de dólares ha sido la mayor en infraestructura en la historia de este país. El consorcio encargado de la obra, encabezado por Odebrecht, no contó con la financiación necesaria para terminarla. Ha sido multado.

AlejandroToledo

ARGENTINA

En Argentina estaba muy instalada la idea de que el caso Odebrecht era un problema del kirchnerismo. Durante los 13 años en el poder de Néstor y Cristina Kirchner la multinacional brasileña hizo grandes negocios y, según la investigación judicial, aportó a “intermediarios” en Buenos Aires 35 millones de dólares que le permitieron acceder a contratos por unos 278 millones de dólares. Sin embargo, el escándalo ha dado un vuelco inesperado y ha tocado de lleno el entorno del presidente actual, Mauricio Macri.

El jefe del espionaje argentino, Gustavo Arribas, íntimo amigo del presidente (hasta el punto de que le alquila el departamento de lujo en el que vivía antes de trasladarse a la residencia oficial) se ha visto obligado a declarar ante la justicia argentina por unas transferencias de casi 600.000 dólares que le hizo en 2013 Leonardo Meirelles, la persona que utilizaba habitualmente Odebrecht para pagar sus sobornos. La hipótesis que manejó La Nación, el diario que publicó la noticia, es que se trataba de una coima por la obra del tren Sarmiento, en la que participaba el primo de Macri, Ángelo Calcaterra.

El Gobierno argentino desmintió indignado esta hipótesis y Macri defendió a su amigo: “No entiendo de dónde sacan la vinculación con Odebrecht, es un cuento”, llegó a decir.

MÉXICO

Odebrecht reconoció haber pagado 10,5 millones de dólares en sobornos a “altos funcionarios de una empresa controlada por el Estado (mexicano)”. Los representantes de la constructora brasileña admitieron en diciembre a las autoridades judiciales de Estados Unidos que el pago de coimas se hizo entre octubre de 2013 y finales de 2014 para ganar contratos con una compañía de la que no revelaron el nombre.

La Secretaría de la Función Pública (SFP), que se encarga de investigar las acusaciones de corrupción en contra de funcionarios, dijo que investigaría el caso. Petróleos Mexicanos (Pemex, la petrolera paraestatal) también se pronunció públicamente en favor de revisar tres grandes contratos que otorgó a Odebrecht y por los que obtuvo 39 millones de dólares en beneficios. Entre ellos la construcción al norte del país del gasoducto Los Ramones, de 450 kilómetros de longitud, y el acondicionamiento de un terreno donde se levantará la refinería de Tula, Hidalgo.

En el tiempo en que se pagaron los sobornos, Pemex era un actor central en la apertura del sector energético mexicano. A finales de enero, Arely Gómez, la titular de la SFP, dijo que el caso de los sobornos de Odebrecht a funcionarios mexicanos es una de sus prioridades, pero no presentó ningún avance en la investigación.

REPÚBLICA DOMINICANA

Odebrecht pagará en este país y a lo largo de ocho años los 184 millones de dólares que se comprometió a entregar al Estado dominicano en concepto de compensación por los sobornos que la compañía admitió haber pagado en el país para obtener contratos de obras públicas. La Fiscalía reveló el pasado 2 de enero, según recogió Efe, detalles del acuerdo firmado con la empresa brasileña, alcanzado el pasado 20 de enero, por el cual esta se comprometió a abonar dicha cantidad.

Según el acuerdo, “dicho monto será desembolsado paulatinamente en un plazo de 8 años, mediante pagos anuales parciales hasta enero del año 2025, iniciando con un primer abono de 30 millones de dólares, desembolsado a la firma del acuerdo el pasado miércoles”. Destacó que, además de Brasil, República Dominicana es “el único país latinoamericano que, a la fecha, ha logrado una compensación que duplica el monto de los sobornos reconocidos”.

ECUADOR

Ecuador también se ha visto afectado. Funcionarios del Gobierno recibieron pagos por 33,5 millones entre los años 2007 y 2016. En la actualidad, la Fiscalía ecuatoriana ha pedido ayuda a España para tomar declaración a Rodrigo Tecla Durán, un implicado detenido en suelo español que puede aportar información sobre el caso Odebrecht en Ecuador, según informa EFE. Durán es investigado por presunto lavado de capitales, soborno de funcionarios y pertenencia a una organización criminal.

PANAMÁ

Así como ha pasado con República Dominicana, la firma Odebrecht ha cerrado un acuerdo verbal con las autoridades de Panamá para, en primer lugar, pagar una indemnización por la trama de sobornos en el periodo 2010-2014 y, en segundo lugar, colaborar en la investigación si es necesario. Según informó la Fiscal General panameña el pasado 12 de enero, la constructora brasileña pagará como reparación 59 millones de dólares.

 

Perú ofrece 30.000 dólares para capturar a ex presidente Toledo

AlejandroToledo

 

Perú colocó hoy al expresidente Alejandro Toledo en la lista de delincuentes más buscados del Ministerio del Interior y lanzó una recompensa de 100.000 soles (unos 30.000 dólares) para cualquier información que conduzca a su localización y captura, informaron las autoridades.

El ministro del Interior, Carlos Basombrío, fue el encargado de anunciar esta recompensa después de que anoche un juez pidiera la busca y captura internacional del exmandatario por tráfico de influencias y lavado de activos, así como su prisión preventiva por 18 meses.

“El Ministerio del Interior puso ya la alerta roja y la oferta de recompensa por 100.000 soles, la más fuerte que hemos puesto desde que estamos en el gobierno, para cualquier persona de cualquier país del mundo que nos de información sobre donde se encuentra Toledo”, indicó el ministro en declaraciones al Canal N de la televisión peruana.

El ministro indicó que la voluntad es “ubicar hoy” al expresidente, quien se encuentra fuera del país, supuestamente en Francia, y que no ha dado muestras de que regresará desde que el pasado viernes se difundiera que los responsables de la constructora brasileña Odebrecht habrían confesado que pagaron 20 millones de dólares a Toledo para que facilitara sus negocios.

En ese sentido, Basombrío indicó que la alerta roja peruana ya fue trasladada a Interpol Francia, en donde ya se está evaluando el pedido.

“Desde anoche hasta ahora hay gestiones para que dada la gravedad del caso se avance en este pedido. Ahora se depende de la rapidez de Interpol Francia.(…). Hemos exigido que la alerta roja internacional se active a la mayor brevedad posible”, añadió.

Según informa la página web de la Comisión Evaluadora de Recompensas contra la Criminalidad, la recompensa de dará a “las personas que proporcionen información oportuna y veraz que conlleve a la ubicación exacta y captura del expresidente”.

La ficha con la foto, los delitos de los que se le acusa y la recompensa ya se encuentra en la página web del Ministerio junto a la de otros criminales prófugos.

Un juez consideró que existen evidencias suficientes para pedir la captura de Toledo por supuestamente haber favorecido a Odebrecht en la licitación de la Carretera Interoceánica del Sur a cambio de jugosas dádivas, depositadas en un entramado de empresas “offshore”.

“No es un ciudadano cualquiera. Fue presidente de la República, y valiéndose de la más alta investidura del país, habría hecho todos estos actos corruptos para enriquecerse ilícitamente”, aseguró el juez Richard Concepción, titular del Primer Juzgado de Investigación Preparatoria de la Sala Penal Nacional a cargo de este caso.

Según dijo el juez, Toledo no tiene arraigo en el Perú, ya que pasa la mayor parte de su tiempo fuera del país, pues trabaja como investigador en la Universidad de Stanford (EE.UU.).

Toledo es la primera gran figura de la política peruana inculpada por el caso Odebrecht, cuyos responsables confesaron a la Justicia estadounidense haber pagado 29 millones de dólares a funcionarios de Perú entre los años 2005 y 2014.

Ese período comprende los Gobiernos de Alejandro Toledo (2001-2006), Alan García (2006-2011) y Ollanta Humala (2011-2016).

Emitieron orden de captura contra expresidente peruano Toledo por caso Odebrecht

toledo

 

El expresidente del Perú Alejandro Toledo (2001-2006) se encuentra desde este viernes en busca y captura por orden de un juez para que ingrese en prisión de manera preliminar por 18 meses, ante los serios indicios de que recibió 20 millones de dólares en sobornos de la constructora brasileña Odebrecht.

A Toledo, que se encuentra fuera de Perú, la Fiscalía le imputa los delitos de tráfico de influencias y lavado de activos por supuestamente haber favorecido a Odebrecht en la licitación de la Carretera Interoceánica del Sur a cambio de jugosas dádivas, depositadas en un entramado de empresas “offshore”.

El Ministerio del Interior anunció que enviará una alerta roja a los 190 países que integran la Interpol, y advirtió que incluirá a Toledo en la lista de los prófugos más buscados del país, por los que se ofrece una recompensa a cambio de facilitar su captura, si no vuelve a Perú de inmediato.

La orden de captura fue ordenada por el juez Richard Concepción, titular del Primer Juzgado de Investigación Preparatoria de la Sala Penal Nacional, a petición del fiscal anticorrupción Hamilton Castro, quien está a cargo de la investigación.

El magistrado indicó que los “elementos de convicción” existentes son suficientes y “respaldan con alto grado de fiabilidad” su intervención en las irregularidades detectadas en la obra.

“No es un ciudadano cualquiera. Fue presidente de la República, y valiéndose de la más alta investidura del país, habría hecho todos estos actos corruptos para enriquecerse ilícitamente”, dijo Concepción.

Afirmó además que el encarcelamiento de Toledo debe realizarse porque los delitos imputados están penados con al menos cuatro años de prisión y porque Toledo “no tiene arraigo en el Perú”, ya que su residencia habitual está en Estados Unidos, donde ejerce como investigador de la Universidad de Stanford.

El juez rechazó la solicitud del abogado de Toledo, el excongresista Heriberto Benítez, para que el expresidente tuviera un régimen de comparecencias periódicas en el juzgado o un arresto domiciliario mientras dure la investigación.

Benítez, que ha sido vinculado a dos redes de corrupción investigadas por la justicia en los últimos años, anunció un recurso de apelación por considerar que el fallo viola los derechos fundamentales de su defendido.

A la salida de la audiencia, el letrado sugirió a Toledo no regresar a Perú hasta que no se resuelva su apelación porque cree que no existen las garantías procesales suficientes.

El abogado del expresidente calificó la resolución de “vengativa” y de “talionaje judicial”, y anticipó que recurrirá al Tribunal Constitucional o a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) de ser necesario.

Según el fiscal Hamilton Castro, Odebrecht y Toledo acordaron que el pago de 20 millones de dólares en favor del mandatario si lograba la licitación de la Carretera Interoceánica del Sur, que atraviesa el territorio peruano desde la costa del océano Pacífico hasta la frontera con Brasil.

Toledo es la primera gran figura de la política peruana inculpada por el caso Odebrecht, cuyos responsables confesaron a la Justicia estadounidense haber pagado 29 millones de dólares a funcionarios de Perú entre los años 2005 y 2014.

 

 

 

 

Los Runrunes de Bocaranda de hoy 07.02.2017: ALTO: Odebrecht
ALTO
EL CHAVEZBRECHT:

Los fiscales federales suizos identifican que Ricardo y Luis Enrique Martinelli, hijos del ex presidente panameño Ricardo Martinelli, recibieron sobornos de Odebrecht.  El actual presidente de ese país ordenó llevar las investigaciones hasta las últimas consecuencias. Dio instrucciones de excluir a la empresa de las licitaciones del nuevo puente sobre el Canal de Panamá. En República Dominicana la población tomó las calles en grandes manifestaciones  para exigir “cárcel a los corruptos”, debiendo Odebrecht pagar $184 Millones a ese país por los sobornos que repartió allí para ganar licitaciones. El gobierno del Perú acaba de terminar la concesión que tenía Odebrecht en el manejo del gasoducto de ese país, luego que la empresa explícitamente reconoció haber pagado grandes coimas. Mas aún cuando se conoció que el ex presidente Alejandro Toledo habría recibido 20 millones de dólares para beneficiar a la empresa se está tramitando su extradición. En su propio país, Brasil, Odebrecht reconoce que pago en coimas más de 300 millones de dólares. El periodismo de investigación y una real libertad de prensa en Argentina, Brasil, México, Dominicana, Panamá, Perú y Colombia hacen explorar los estados financieros de la empresa a nivel regional.

COMPLICIDADES:

MinisterioPúblico2

¿Y en Venezuela?  En nuestro país nada. Absoluto silencio del gobierno chavista-madurista. La única funcionaria que se ha interesado en el caso es la Fiscal General Luisa Ortega Díaz quien habría instruido al Ministerio Público a solicitar a sus  colegas brasileros información de las actas con la confesión de Marcelo, el jefe de la empresa, y otros colaboradores que aportaron nombres y cantidades entregadas a funcionarios del gobierno rojo rojito. Absoluto silencio del Contralor Manuel Galindo Ballesteros. Absoluto silencio de los diputados del PSUV en la Asamblea Nacional. ¿Acaso esperan que el TSJ dictamine que está prohibido investigar ese caso como ordenó con las cuentas de Rafael Ramírez y PDVSA?. Gobernadores, ministros, alcaldes, civiles y militares, y militantes chavistas en las dependencias donde se llevaron a cabo las grandes obras de la corporación brasilera pudieran aparecer en un documento que las autoridades fiscales de los Estados Unidos están prontas a publicar. Tal documento viene con un capítulo intitulado “Venezuela”. ¿Recuerdan los venezolanos presos en Houston y Miami? ¿Recuerdan las visitas de Lula a Venezuela?¿Y al Puerto de Mariel? ¿Recuerdan las grandes obras petroquímicas conjuntas? Ninguna de las obras en Venezuela fue asignada a través de una licitación pública. Todas dadas a dedo por Hugo Chávez Frías. En contubernio con el inefable José Dirceu, mano derecha de Lula, coordinó las ejecutorias y se encargó de asignar los fondos para cada una. Dirceu, comunista refugiado en Cuba durante la dictadura militar en Brasil, tiene toda una leyenda propia pues se hizo cirugía para cambiarse el rostro y entrar a su país de contrabando para asumir la resistencia contra los uniformados. Hoy está preso por 23 años tras ser condenado al encontrarse pruebas de sus delitosen la “Operación Lava Jato”. Mientras el “comandante eterno” estaba vivo nadie paró los pagos. Tras su muerte, hasta Ramírez dejó esperando a Marcelo Odebrecht  y no lo recibió en dos citas concertadas con anticipación. Varias de las obras si fueron entregadas. Los brasileros subcontrataron empresas venezolanas para algunas de sus realizaciones. Recuerdo que aquí escribí -tras haber ido a un desayuno en el Marriot con el expresidente Lula y los empresarios criollos- que éste confesó haber sugerido a Chávez que trabajara mas con las empresas privadas venezolanas que tenían amplia experiencia en construcciones de envergadura pero que el “eterno” le contestó que no lo haría pues todos eran empresarios opositores y le darían aportes a los partidos enemigos…

¿Y LOS MENTADOS?:

BNDES

¿Qué secretos personales guardarán los directivos del Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social de Brasil (BNDES), el ex presidente de PDVSA Rafael Ramírez, los titulares de los ministerios de Empresas Básicas y Transporte, el actual jefe del SEBIN luego de su paso por la presidencia del Metro de Caracas, Haiman el-Troudi quien fue presidente de Cametro y ministro de transporte, los gobernadores del Zulia y Bolívar? ¿O el entonces presidente de Cametro, Claudio Farías, quien en 2009 declaró que estaba planteado eliminar algunas de las seis estaciones del proyecto, por considerar que solo beneficiarían a “la oligarquía”, cambiando la ruta a un alto costo. ¿Que podrán contarnos personajes como Alí Rodríguez Araque, Jorge Giordani, Asdrúbal Chávez y los ministros de Finanzas?. Parece que son muy obvias las huellas dejadas en un pequeño banco del paraíso fiscal que es la isla de Antigua. El único que en cada país sabía a quienes se les habría “mojado la mano” eran Marcelo y su delegado personalísimo en cada país. Nadie más. ¿Por dónde saltará la primera liebre en Venezuela de lo que pudiéramos llamar el “Chavezbrecht”, el mayor y más obsceno escándalo de corrupción que se conozca en nuestro país desde que ganamos nuestra independencia de España?…

¿MADURANDO?: 

Domingos-con-Maduro

Las últimas dos guindas de la Robulución del Siglo XXI las puso el propio Nicolás el pasado domingo 5 cuando, primero, ordena reactivar las obras asignadas a Odebrecht en Venezuela sin hacer alusión alguna a sobornos, delitos, culpables, extorsionistas y estafadores, bien civiles o militares. Con esta declaración Maduro ignora la globalización que hoy existe y engaveta culposamente la declaración del propio Marcelo, máximo líder de la empresa que lleva su apellido, cuando señaló que Venezuela fue el segundo país de América Latina en que su constructora pagó más sobornos, la friolera de 98 millones de dólares. Y, segundo, el nivel de ignorancia a nivel de la Presidencia de la República es tan grande  que el señor titular señala que “los subterráneos, las represas, los puentes son obras que se hacen solo con cabilla y cemento y eso lo sabemos hacer los venezolanos”. ¡Vaya desparpajo! Para culminar estas obras dependemos de gerencias, tecnologías, sistemas de procura, alianzas internacionales y una capacidad de financiamiento de escala mundial que por ningún concepto, lamentablemente, tenemos los venezolanos en estos momentos. ¿Y los reales de dónde van a salir?…¡Vaya legado! Y nos falta detallar los reales repartidos aquí confesados por el publicista de Chávez, Joáo Santana, condenado a 8 años por el mismo caso. Continuará…