Piden al Estado venezolano mayor compromiso en lucha contra el VIH - Runrun
Piden al Estado venezolano mayor compromiso en lucha contra el VIH
Pese a que la cifra de fallecidos por la infección de VIH ha disminuido, en el mundo cada minuto muere una persona por enfermedades relacionadas al virus
En Venezuela 96.725 personas viven con VIH, de las cuales 60.765 reciben tratamiento antirretroviral
El Ministerio del Poder Popular para la Salud distribuye gratuitamente el tratamiento, pero desde 2015 el Gobierno de Nicolás Maduro no compra medicamentos 
La ONG Acción Solidaria sentenció que la inacción estatal ha provocado un retraso de 15 años en torno al combate contra el VIH
A partir de 2024 se adquirirán medicamentos a través de una subvención formal con el Fondo Mundial y los recursos serán administrados por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo

 

Cada 1 de diciembre se conmemora el Día Mundial del VIH, organizaciones y activistas acordaron homenajear a partir de 1988 a las más de 25 millones de personas que han muerto a consecuencia del Virus de Inmunodeficiencia Humana.  

Aunque actualmente la cifra de fallecidos es ínfima en comparación con los inicios del virus, el VIH está lejos de terminar. Solo en 2022, 630 mil personas murieron por enfermedades relacionadas al VIH (casi una por minuto) y 1,3 millones se infectaron. 

Según estadísticas del Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre VIH (Onusida), más de 9 millones de personas de las 39 millones que viven con el virus no tienen acceso a tratamientos.

De acuerdo con Onusida, la financiación de las comunidades ha disminuido en la última década de 31% en 2012 a 20% en 2021.

El informe Global 2023 reveló que en Venezuela se estima existen 96.725 personas con VIH, de las cuales 60.765 reciben tratamiento antirretroviral.

El año pasado, la incidencia de VIH en Venezuela fue de 6.506 nuevas  infecciones, de las cuales 4.850 son hombres y 1.656 mujeres. La mayor cantidad de casos la ocupan personas entre 25 y 49 años de edad.

Recursos insuficientes

Según la directora de Onusida en Venezuela, Regina López de Khalek, los objetivos mundiales para 2025 incluyen que organizaciones lideradas por comunidades proporcionen el 30% de los servicios de pruebas y tratamientos, 80% de prevención para poblaciones con alto riesgo de infección y 60% de apoyo a facilitadores sociales que habiliten una respuesta eficaz y sostenible.

López sostuvo que en Venezuela “estamos mejor que en los años 2016, 2017 y 2018”.

La doctora expuso que gracias a la subvención del Fondo Global para la Prevención del VIH, Tuberculosis y Malaria, Venezuela ha podido sortear las necesidades en torno a la enfermedad.

Lopez indicó que el Ministerio del Poder Popular para la Salud siempre ha distribuido gratuitamente el tratamiento.

“Y así fue hasta el 2015, pero a partir de allí no compró más medicinas debido a la crisis presupuestaria que argumentaban y que vive el país”.

La profesional de la salud aseguró que entre 2019 y 2023 la adquisición de retrovirales se hizo a través de unos fondos de emergencia del Fondo Mundial. “Pero estos recursos alcanzan solo para comprar tratamientos”.

Lopez indicó que de 2024 a 2026 se adquirirán medicamentos gracias a una subvención formal con el Fondo Mundial y los recursos serán administrados por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

Sin embargo, expresó que los recursos siguen siendo insuficientes.

“Cada vez hay más pacientes, se necesita hacer carga viral al menos una vez al año, es perentorio el estudio de los niños expuestos (niños que nacen de madres con VIH), tenemos problemas de tratamientos para las personas que ya entran en la etapa crítica y padecen tuberculosis cerebral o toxoplasmosis diseminada”, precisó.

La directora de Onusida aseveró que se necesita más compromiso por parte de las autoridades.

“Entendemos perfectamente la situación por la cual atraviesa el país, pero si se está viviendo una cierta recuperación económica, es momento de invertir en las deficiencias que tenemos, hacer por ejemplo estrategias con países aliados”, sugirió

López aclaró que la función de Onusida es asesorar a los Gobiernos de la mano del Ministerio de Salud.

“Es una realidad que la situación actual es mejor que en años anteriores, tenemos médicos capacitados y gente muy comprometida, sin embargo, en años anteriores existieron convenios con institutos de Cuba, contábamos con más pruebas de diagnóstico, había suficientes reactivos para los niños y leches maternizadas para que la madre infectada no amamantara a su hijo, fuimos pioneros en América Latina con nuevos tratamientos”, recordó. 

La doctora sentenció que para el futuro cercano desean implementar la profilaxis pre-exposición, que consiste en distribuir medicamentos a personas con alto riesgo de contraer VIH.

López indicó que se puede cumplir la meta mundial de erradicar el VIH para 2030, pero apoyando el liderazgo de las comunidades.

“Este Día Mundial del VIH es un llamado a la acción para apoyar a las comunidades y liberar todo su potencial, disponemos de las herramientas necesarias para prevenir nuevas infecciones. El fin del VIH es posible y sabemos cómo lograrlo. Estamos aprendiendo, estamos dando pasos cortos pero seguros”.

15 años de retroceso en el combate

Para la ONG Acción Solidaria, la inacción del Estado en torno al combate del VIH ha provocado un retroceso de 15 años.

Debido a los efectos de la emergencia humanitaria compleja, la Unidad de Respuesta en VIH de Acción Solidaria ha documentado una reactividad mensual entre el 15% y el 20%, alcanzando el pico en octubre de 2023 de 22%

La ONG denunció que la falta de reactivos para exámenes de control como carga viral y CD4, disponibilidad limitada de tratamientos antirretrovirales y escaso acceso a preservativos constituyen obstáculos para la realización de jornadas gratuitas de despistaje de VIH. 

El director de la Unidad de Respuesta en VIH de la ONG, César Pacheco, sentenció que los exámenes para control no están disponibles en servicios públicos de salud.

“Solo un grupo limitado de asociaciones pueden ofrecer este servicio y en instituciones privadas el costo es elevado”.

Pacheco indicó que el medicamento para VIH disponible en Venezuela es eficaz.

“Pero lamentablemente solo tenemos un tipo de esquema disponible, lo cual puede perjudicar a personas que desarrollan algún tipo de comorbilidad (dos o más enfermedades al mismo tiempo)”.

El activista manifestó que en la actualidad el Gobierno venezolano no ha asumido postura alguna.

“No hay señales claras de que el Estado tenga la intención de comprar por medios propios los medicamentos antirretrovirales”. 

Para Pacheco, es necesaria la implementación de programas de formación para abordar los aspectos médicos en torno al VIH e igualmente los que tienen que ver con la sensibilización y promoción de prácticas no discriminatorias.

El directivo alertó que es hora de desechar frases como “enfermos con Sida”.

“Es adecuado hablar de personas que viven con VIH, que es más dignificante”.

 

LEA:  El silencio del Estado sobre el Metrotexato que afectó a pacientes oncológicos infantiles