Informe Otálvora: EE. UU. multiplica presencia militar en el Caribe, por Edgar C. Otálvora - Runrun
Informe Otálvora: EE. UU. multiplica presencia militar en el Caribe, por Edgar C. Otálvora
Las naves de guerra USS Detroit, USS Lassen, USS Preble y USS Farragut navegan el 11MAY20 en aguas del Caribe, acompañadas de helicópteros MH-60R Sea Hawk. Al fondo, una aeronave P-8A con capacidad de guerra electrónica. Foto US Navy.

@ecotalvora 

En octubre de 2019 Juan Guaidó habría compartido con “países aliados” la información “relevante” que manejaba “sobre un grupo de militares y civiles en el exilio que habían sido contactados e infiltrados por agentes de la dictadura”.

Así lo señala un documento que circuló en varias cancillerías sudamericanas y europeas. El reporte está fechado el 08MAY20 y contiene una detallada explicación del equipo de Guaidó ante lo que el régimen chavista presentó como una “invasión militar” promovida por EE. UU., Colombia y Guaidó.

******

Un aliado del chavismo en Europa Oriental comienza a disfrutar del ala protectora de EE. UU. El 15MAY20 el Departamento de Estado de EE. UU. informó que “esta semana, el primer envío de crudo estadounidense partirá a Bielorrusia” abriendo compuertas para ampliar relaciones políticas con este tradicional aliado de Rusia.

Aleksander Lukashenko, quien desarrolló intensas relaciones personales, políticas y comerciales con Hugo Chávez promovidas por Rusia, está ahora procurando ayuda de Washington en materia energética.

Bielorrusia fue beneficiaria de créditos y donaciones venezolanas, a la vez que se convirtió en proveedor de servicios de construcción de viviendas, de armamento y entrenamiento militar. El país donde el chavismo ha estado enviando centenas de cadetes para formarlos como oficiales ahora coquetea con EE. UU.

******

Juan Guaidó y su “canciller”, Julio Borges, celebraron el 04-05MAY20 una reunión-taller con todos sus representantes diplomáticos en el extranjero con el objeto de debatir un documento con líneas de acción “estratégica”. Un punto central de lo debatido fue sobre el propósito de destacar a nivel internacional que la propuesta de Guaidó es un “proyecto hecho por los venezolanos para buscar una solución política en el país, que permita conformar un Gobierno de Emergencia Nacional para atender la crisis humanitaria compleja y avanzar hacia unas elecciones presidenciales libres”.

La primera jornada, con una audiencia de 150 personas conectadas, fue bajo invitación y contó con expositores sobre la situación petrolera y política mundial, así como sobre las acciones de la izquierda en Latinoamérica. A la reunión virtual fueron invitados representantes de la OEA, EE. UU., Unión Europea y Grupo de Lima.

La segunda jornada fue diseñada como una sesión interna, solo con participación de los miembros del equipo de Guaidó, en la cual debatirían sus líneas de acción internacional.

******

La presencia de Joaquín Villalobos en el evento de los diplomáticos de Guaidó tenía como propósito escuchar sus observaciones sobre el “contexto geopolítico de la izquierda en América Latina como soporte de Nicolás Maduro”. Villalobos, líder guerrillero de izquierda en los años ochenta en su país (El Salvador), es actualmente un reconocido consultor en temas de resolución de conflictos. En esa condición actuó como asesor del colombiano Juan Manuel Santos en las negociaciones de paz con las Farc celebradas en La Habana que condujeron a los acuerdos de 2016. Igualmente, Villalobos participó como asesor de la delegación de la oposición venezolana en las negociaciones seguidas con el gobierno de Maduro en República Dominicana en 2017-2018.

Parte del contenido de la intervención de Villalobos en el evento organizado por Julio Borges del 04MAY20, apareció en forma de artículo en la edición del 07MAY20 de El País de Madrid, bajo el título “Venezuela, ¿negociar o no negociar?”. 

Villalobos se pregunta “¿por qué razón, después de tantos años con un conflicto en Venezuela, que no es guerra, no ha habido una solución negociada, mientras, en casos más graves y complejos, esta ha sido posible?”. Y su respuesta es que “las negociaciones en Venezuela han fracasado porque suponen que es un conflicto entre venezolanos cuando, en realidad, se trata de un país intervenido por Cuba”. Villalobos agrega que “los cubanos son el poder real en Venezuela y sin señalar su responsabilidad, sin presionarlos, sin exigirles su retirada y sin sentarlos en la mesa no es posible una negociación. La solución es que Cuba transite a la democracia y al capitalismo de una vez por todas”. Villalobos no lo dice en su artículo pero sí lo afirmó durante su teleconferencia: los sectores democráticos de Cuba, Venezuela y Nicaragua deben procurar acuerdos para actuar coordinadamente.

******

La visión de Villalobos coincide con la forma como el gobierno de Donald Trump ha ido perfilando el “tema Venezuela” como indisoluble del “tema cubano”. De hecho, en el Departamento de Estado fue fusionado en un mismo despacho y funcionario el tratamiento de Venezuela y Cuba. Por cierto, el Departamento de Estado decidió dejar sin efecto el compromiso del gobierno de Barack Obama para retirar a Cuba del listado de países promotores del terrorismo que fue una de las condiciones del régimen castrista para “normalizar” las relaciones. El Departamento de Estado de EE. UU. emitió el 12MAY20 su listado, que por ley debe producir anualmente, informando al Congreso sobre países que cooperan con EE. UU. en el combate al terrorismo. Cuba fue reingresada al listado de la cual había sido sustraída en 2015 de gobiernos “no cooperantes” en el combate al terrorismo. Con ello el régimen castrista se suma a Irán, Corea del Norte, Siria y Venezuela. EE. UU. censura la negativa cubana de entregar a Colombia a diez jefes de la guerrilla del ELN que viven en La Habana y son señalados como responsables por el ataque del 17ENE19 cuando un carro-bomba explotó en la Escuela de Cadetes de la Policía Nacional en Bogotá.

Por cierto, en la explicación de la inclusión de Venezuela en el listado de “no cooperantes en la lucha contra el terrorismo”, el Departamento de Estado precisa que “si bien Maduro no fue el reconocido presidente de Venezuela durante este período [2019], su control dentro de Venezuela impidió efectivamente la cooperación con los Estados Unidos en los esfuerzos contra el terrorismo”.

******

La credibilidad de la CEPAL ha quedado en seria duda tras la abierta vinculación de su Secretaria Ejecutiva, la mexicana Alicia Bárcena, al grupo internacional izquierdista Grupo de Puebla GP. Bárcenas, quien dirige el organismo regional de la ONU desde el 01JUL08, formó parte de los participantes en el “III Encuentro del Grupo de Puebla” realizado el 10ABR20 junto con Lula Da Silva, Dilma Rousseff, Rafael Correa, Evo Morales, Ernesto Samper Pizano, Martín Torrijos y José Luis Rodríguez Zapatero. En ese encuentro, realizado mediante videoconferencia, participó igualmente el mandatario argentino Alberto Fernández, quien es uno de los fundadores de la iniciativa que busca relanzar a la izquierda latinoamericana basándose en sus principales figuras que se autocalifican como “líderes progresistas”.

******

El GP fue creado el 10JUL19 y tiene como propósito “construir un nuevo proyecto común aprendiendo de nuestros errores y recuperando nuestra vocación de mayorías y de gobierno”. La llegada de Fernández a la presidencia argentina el 10DIC19 fue el primer éxito del grupo y desde entonces ha vinculado al gobierno de Argentina a las acciones del GP. Si bien Fernández no suele suscribir el creciente número de comunicados y proclamas del GP, el argentino no ha dudado en intervenir en eventos organizados por el grupo sobre política interna chilena el 23ABR20 y sobre Colombia el 15MAY20. Los comunicados del GP se han focalizado en la defensa de sus miembros Rafael Correa y Evo Morales, así como de los regímenes castrista y chavista, a la vez que ataca a los gobiernos de EE. UU., Ecuador y al transitorio de Bolivia. En la práctica, el GP está operando como una plataforma multiplicadora del discurso castrochavista a nivel internacional y, como herramienta cohesionadora de diversas tendencias izquierdistas en cada país, mostrándose como una versión light del Foro de São Paulo. El gobierno de López Obrador igualmente se muestra activo dentro del GP. Maximiliano Reyes Zúñiga, el subsecretario para América Latina y el Caribe, participó en la sesión sobre política interna colombiana celebrado el 15MAY20.

******

El 01ABR20, cuando Donald Trump anunció la “mayor operación antinarcóticos” de la historia y su secretario de Defensa Mark Esper ejemplificó con las finanzas del régimen chavista como uno de los blancos de esa “operación”, se creó la falsa impresión de que se trataba de una suerte de expedición temporal hacia el Caribe y el Pacífico Oriental. No faltaron quienes vieron en ese anuncio la inminencia de una acción militar sobre Venezuela. En realidad, los planificadores castrenses de EE. UU. están ejecutando una acción para multiplicar los activos militares en el Hemisferio Occidental, enfocados a corto plazo en las operaciones antinarcóticos pero dirigidos a fortalecer a largo plazo la capacidad de combate en una zona que comienza a ser disputada por Rusia y China.

La Cuarta Flota, dependiente del Comando Sur, fue recreada el 05MAY08 después de medio siglo de haber sido disuelta. El Informe Otálvora del 18MAY08 narraba: “Chávez anunció que próximamente se realizaría una prueba de lanzamiento de un misil desde uno de los aviones Su-30 adquiridos a Rusia. Chávez detalló que la prueba sería en área marina y que él personalmente sería el artillero que activaría el disparo. Afirmó que los misiles con que cuentan los Su-30 serían utilizados para hundir la recién activada IV Flota de EE. UU.”.

A la Cuarta Flota le fue confiada como área de responsabilidad las aguas del Caribe, América Central y América del Sur, pero no le fueron asignadas embarcaciones. La Cuarta Flota existió durante una década como una instancia administrativa, adscrita al Comando Sur y que disponía de las naves que temporalmente le fueran asignadas desde otras flotas. Esta situación está tendiendo a cambiar tras la aprobación por Trump de los planes diseñados por el Comando Sur de multiplicar los activos militares en el Hemisferio Occidental, por ahora orientados a la ejecución de operaciones antinarcóticos.

******

Según la información que ha ido liberando el propio Comando Sur de EE. UU., en las últimas semanas se han incorporado diversas naves para sumarse a la Cuarta Flota en sus operaciones en el Caribe y el Pacífico Oriental. Fueron asignados a la Cuarta Flota por lo menos cuatro destructores misilísticos Clase Arleigh Burke, hasta hace poco tiempo basados en el Medio Oriente como activos de la Quinta Flota. Entre ellos se encontrarían los destructores USS Pinckney (DDG 91), USS Lassen (DDG-82), USS Preble (DDG-88) y el USS Farragut (DDG-99). El destructor USS Kidd (DDG-100), de la misma clase de los anteriores, igualmente estaría asignado a las operaciones de la Cuarta Flota pero debió ser reconducido a un puerto de California el 28ABR20 ante la detección de casos de COVID-19 entre la tripulación.

La embarcación de más reciente construcción asignada a la Cuarta Flota es el USS Detroit (LCS-7), una nave de combate litoral lanzada en el 2014 y que se mantiene en operaciones antinarcóticos en el Caribe desde 2019. Así mismo, la patrullera USS Tornado (PC-14) forma parte de la flota ya activa en operaciones antinarcóticos. Las naves “cutter” USCGC James (WMSL-754) y el USCGC Waesche (WMSL-751), además de sus helicópteros, embarcaciones ligeras y personal embarcado en las naves de la Armada, sería aporte del servicio de Guarda Costas.

La flota cuenta además con el barco de aprovisionamiento USNS Laramie (T-AO-203) encargado de proveer combustible, alimentos y suministros en alta mar a las naves en operaciones, lo cual ampliará el tiempo de duración de las misiones antes de regresar a puerto. El USNS Laramie se encuentra actualmente en aguas del pacífico panameño tras navegar desde Florida.

******

El 13MAY20, la Cuarta Flota publicó en su cuenta Twitter una serie de fotografías en las cuales aparecen navegando en formación, ya en aguas del Caribe, las naves USS Detroit, USS Lassen, USS Preble y USS Farragut. La imagen deja ver igualmente una aeronave Boeing P-8A Poseidon, parte del escuadrón VP-26 de la Armada de EE. UU. basado en Jacksonville, Florida.

Aeronaves P-8A, entre cuyas capacidades se incluye la guerra electrónica, suelen realizar vuelos de reconocimiento sobre aguas del Caribe, creando gran malestar en la jerarquía castrense del régimen chavista. De hecho, el 19JUL19 un avión caza Su-30 de la Fuerza Aérea venezolana realizó peligrosas maniobras de aproximación a un P-8A en espacio aéreo internacional sobre el Caribe.

Diario Las Américas 

 

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad y no comprometen la línea editorial de RunRun.es