Runrun.es: En defensa de tus derechos humanos

DDHH Olvidados

El Día de la Madre no es para las presas políticas

De las 24 presas políticas que tiene el gobierno de Nicolás Maduro en mayo de 2024, al menos 8 son madres que fueron separadas de sus hijos sin un debido proceso judicial

DDHH-Olvidados-El-Dia-de-la-Madre-no-es-para-las-presas-politicas
/ Runrun.es (Mayerlin Perdomo)
Joshua De Freitas
12/05/2024

Rocío San Miguel, activista de derechos humanos en Venezuela, celebrará el día de las madres del 2024 como presa política: lleva tres meses y dos días sin un debido proceso judicial que la separa de su hija. 

Ella es el caso más reciente. También está la primer teniente retirada Karen Nayarit Gómez Gutiérrez, quién es una presa política por denunciar por un mes la desaparición forzada del padre de sus dos hijos, de un año y de dos años, y ahora el gobierno de Nicolás Maduro la acusa de «traición a la patria» en una supuesta trama de corrupción llamada «Brazalete Blanco».  La privaron de libertad el 26 de enero de este año y durante dos meses también sufrió desaparición forzada. Ahora, la madre de Gómez es quién cuida a sus nietos

Ante los ojos del gobierno madurista, ser madre de un preso político también es un delito: Yosida Vanegas, una jubilada de 67 años y madre del preso político Juan Carlos Monasterios, cumplirá 9 meses privada de libertad sin ninguna acusación formal este 15 de mayo

Mientras que para Emirlendris Benítez  este será su quinto día de las madres consecutivo sin ver a sus dos hijos, el menor de ellos de 10 años de edad. Entre las múltiples vulneraciones a sus derechos humanos, se denuncia que el Estado venezolano le practicó un aborto sin su consentimiento, en un país donde la interrupción al embarazo sin motivos médicos está penalizada y el gobierno no ha tenido intenciones de cambiar esas leyes

Ellas son cuatro de las ocho madres que son presas políticas, según los registros de la ONG Justicia, Encuentro y Perdón (JEP). 

Entre privaciones de libertad arbitrarias, ejecuciones extrajudiciales y hacinamientos en cárceles sin atención médica, comida, agua ni seguridad, las madres de víctimas de violaciones a los derechos humanos y las presas políticas viven su día a día.

Una prisión política que se pica y extiende

«Ellas son permanentemente victimizadas, humilladas emocional y físicamente, en revisiones corporales que no respetan los más fundamentales códigos de respeto. Amenazadas y perseguidas. Las madres de los presos políticos están presas junto a ellos. La prisión las alcanza», dijo Martha Tineo, abogada especialista en derechos humanos y cofundadora de JEP. 

En una revisión hemerográfica de Runrun.es en las 338 entregas de «DDHH Olvidados» se constató que el 94,67 % (320) de las denuncias de los casos de violaciones a los derechos fundamentales en Venezuela frente a la prensa y a los tribunales son atribuidas a la madre, a la hermana o a la esposa de la víctima —que también tienen el rol de madre dentro de sus núcleos familiares—.  

«Algunas, por amenazas, han tenido que salir del país, y desde el exilio trabajan forzosamente en las más precarias condiciones para poder enviar algo de dinero a Venezuela y que otro familiar surta lo posible a sus hijos en prisión. El peso de las rejas va sobre sus hombros. Y sus corazones, literalmente partidos en dos», reiteró Tineo.

La abogada recalcó que la violación a los Derechos Humanos de las madres de los presos políticos es constante: «Recientemente, un grupo de presos políticos fue trasladado a módulo 1 de la cárcel de El Rodeo I, recién remodelado, allí no se les permite llevarles alimentos, pero la consecuencia ha sido que muchos reportan la escandalosa pérdida de peso de hasta 15 kilos, aproximadamente, en dos meses. Lógicamente, esas madres estarían dispuestas a pagar lo que fuera por poder alimentarlos. Es una realidad verdaderamente atroz». 

Y esta vulneración de derechos humanos afecta de igual forma a las madres de presos comunes. El Observatorio Venezolano de Prisiones, en su más reciente informe, denunció que las madres de los privados de libertad deben trasladarse entre 287 y 1 574 kilómetros solo para poder visitar a sus hijos o esposos y darles la comida y los medicamentos que el Estado no les provee. 

También, un informe de las ONG Una Ventana a la Libertad y Cecodap advierte que las madres de los privados de libertad adolescentes deben velar por la salud y seguridad de sus hijos en un Estado que no los separa a los presos mayores de edad y también son víctimas de «tratos crueles o torturas, fallas en la alimentación y retardo procesal». 

Resiliencia para pedir justicia

Al ver que los asesinos del hijo de Carmen Arroyo y del hijo de Ivonne Parra no recibían justicia, ellas se juntaron con otras 11 madres y familiares de víctimas de ejecuciones extrajudiciales para llevar sus casos en conjunto a través de la ONG Madres Poderosas

Un paso similar dio la madre de Rosa Orozco, quien al ver que la ejecución extrajudicial de su hija en el contexto de las protestas del año 2014 sigue impune,  fundó junto a Tineo la JEP para acompañar a madres como ella y madres de presos políticos.

Está el caso también de Elvira Llovera de Pernalete, quien junto a su esposo, decidió fundar la Alianza de Familiares y Víctimas 2017 , en la que también están otras ocho madres de víctimas de ejecuciones extrajudiciales en las protestas de 2017 . La motivación común es la falta de justicia. 

Por su parte, Beatriz Salas, jubilada de 81 años y madre de Hugo Marino Salas, sigue denunciando desde Estados Unidos de forma individual que el Estado no le brinda información sobre el paradero de su hijo después de cinco años de desaparición forzada por parte de los funcionarios venezolanos. 

Y, ante la negativa del Estado de mejorar su sistema de salud pública y retomar el programa de trasplantes cadáver-vivo, las madres de los niños que esperan un trasplante hacen esfuerzos enormes, mientras otras han tenido que ver partir prematuramente a sus hijos. Según la ONG Prepara Familia, 99 % de los pacientes infantiles son cuidados por sus madres emocional, física y financieramente.

«Ellas han resignificado su dolor y desde él sacan la fuerza necesaria para seguir tras la búsqueda de justicia y memoria», dijo Tineo. «Ellas son capaces incluso de acceder a extorsiones con tal de saber alimentados a sus hijos y dotados de lo sus pocas capacidades les permiten». 

Oswaldo Castillo fue sentenciado a la pena máxima sin pruebas que lo incriminen

Oswaldo Castillo fue sentenciado a la pena máxima sin pruebas que lo incriminen

Miliany Castillo aseguró que el día del magnicidio, su hermano estaba en el cine con sus amigos, “hay fotos con fecha y hora que lo confirman, los vecinos lo vieron, es imposible que una persona pueda estar en dos lugares tan distantes al mismo tiempo”

Una base de datos de mujeres y personas no binarias con la que buscamos reolver el problema: la falta de diversidad de género en la vocería y fuentes autorizadas en los contenidos periodísticos.

IR A MUJERES REFERENTES