violencia archivos - Runrun

violencia

#MonitorDeVíctimas | Funcionarios del CICPC mataron a dos hombres en Petare
En La Vega, un panadero fue asesinado por las FAES 

 

 @franzambranor | Fotografía: Carlos Ramírez

 

Dos hombres fueron asesinados en diferentes operativos del CICPC en Petare, municipio Sucre, de acuerdo a versiones que sus familiares aportaron en las adyacencias de la morgue de Bello Monte donde esperaban por la entrega de los cadáveres.

Edwin Enrique Marín Flores, de 23 años de edad, fue asesinado el 16 de mayo, seis días después de que se fugara del destacamento del Comando Nacional Antiextorsión y Secuestro (CONAS) ubicado en la urbanización Alto Prado, municipio Baruta. 

Los familiares desconocen en qué lugar específico de Petare, municipio Sucre,  mataron a Marín Flores, solo saben que fueron funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC) quienes llevaron su cadáver a la morgue. Creen que no fue llevado a centro asistencial alguno. 

Mientras, el 23 de mayo, mataron a Deykel Carvallo, de 22 años de edad, en el barrio El Carpintero, de Petare. Sus parientes dijeron que efectivos del CICPC  ingresaron a su casa situada en el sector Las Casitas y le propinaron un tiro en el pecho.

Carvallo dejó huérfana a una niña de 1 año de edad. 

Matan a panadero en La Vega

Según allegados a Moisés Alexander Caraballo Monasterios, funcionarios de las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES), lo asesinaron en su casa ubicada en la calle Zulia de La Vega a las 5:00 am del pasado 26 de mayo.

Caraballo, de 19 años de edad, trabajaba en una panadería del mismo sector.

De acuerdo a la familia le dieron tres balazos por la espalda y se lo llevaron al hospital Miguel Pérez Carreño donde falleció. 

el futuro de la juventud en sectores populares

38% de las muertes violentas de Caracas son realizadas por fuerzas policiales
El reporte Anual de Monitor de Víctimas recolecta los datos de 898 muertes violentas en el Área Metropolitana de Caracas durante 2019. Estos datos identifican los principales móviles de homicidios de la ciudad y visibilizan la letalidad policial

Caracas, mayo 2020- Hombres jóvenes que fueron sorprendidos de madrugada por operativos policiales que acabaron con sus vidas. Mujeres mayores que fueron asesinadas en sus casas para robarlas. Adolescentes que cayeron en medio de ajustes de cuenta por conflictos del pasado. Veinteañeras a quienes mataron sus parejas. Muchachos a quienes les dispararon para quitarles lo poco que tenían. Estas son las víctimas más comunes de la violencia en Caracas.

En el 2019, Monitor de Víctimas registró 898 homicidios de los cuales alrededor de 40% de los perpetradores fueron identificados como miembros de las fuerzas de seguridad del Estado. Un porcentaje alarmante que pone en duda el debido proceso y el respeto de los derechos humanos en Caracas.

Los robos con 17% y el ajuste de cuentas con 9% del total de los homicidios son la segunda y tercera causa de muerte en la ciudad. Estas cifras confirman que actualmente la capital venezolana es una de las más peligrosas del mundo, con ciudadanos vulnerables ante aquellos que tienen las armas.

El reporte anual de Monitor de Víctimas de 2019 es un trabajo colaborativo del medio digital RUNRUN.ES y la organización Caracas Mi Convive. Es un proyecto que combina el periodismo de datos y la participación ciudadana. Los reporteros van dos veces al día a la morgue principal de Caracas a recoger testimonios de familiares y testigos, y revisar las versiones de los funcionarios acerca de los homicidios que ocurren en el área metropolitana de Caracas.

En el informe se narran los hechos de algunos de los casos más destacados y se cuenta cómo mataron a estas personas. A su vez, se describen las características sociodemográficas de las víctimas, lo cual permite identificar poblaciones particularmente vulnerables a cada tipo de violencia en la ciudad.

La madre de una de estas víctimas de letalidad policial contó: “Tengo miedo, vivo aterrada. Si salgo y veo a alguien afuera vestido de negro comienzo a temblar”. Estas palabras expresan el terror que generan las instituciones que deberían proteger la vida de los habitantes.

El reporte profundiza en este tema y, por medio de testimonios y análisis descriptivos e inferenciales de los datos, identifica la existencia de una violación sistemática al derecho a la vida por parte de las fuerzas de seguridad del Estado en Caracas.

Por esto, los invitamos este miércoles 27 de mayo a la presentación oficial del Informe Anual 2019 de Monitor de Víctimas, en la que se explicará la metodología empleada, se discutirán los hallazgos encontrados y se hará un llamado a la defensa de los Derechos Humanos y el diseño de políticas que garanticen la seguridad del venezolano.

 

 

Pedro Méndez Dager May 12, 2020 | Actualizado hace 3 semanas
Petare sufre, por Pedro Méndez Dager

@pedro_mendez_d 

Petare sufre en estos días. Sufre desde hace mucho la falta de servicios, la inseguridad, la falta de transporte y de instituciones que trabajen por el bien común. Es parte de la ciudad, pero tales privaciones le impiden disfrutar de todas las ventajas de estar en ella.

En Venezuela, el Estado solo sirve para que quienes lo usurpan puedan perpetuarse en el poder y para perseguir a la disidencia. No hay ni Estado de Bienestar ni Estado de Derecho, por eso no están garantizadas ni la educación, ni la salud, ni la seguridad social, ni la justicia, ni los servicios, nada que implique derechos civiles y políticos.

El Estado está al servicio de grupos corruptos y violentos que someten a todo un país.

Por eso, los petareños hoy sufren más y sus hijos deben ver como normales las armas y las detonaciones y la ley del más violento que controla espacios del barrio, como pasa en el resto de Venezuela con amplias regiones del país entregadas a organizaciones criminales.

Lo que pasa hoy en Petare pasa en el Arco Minero, en Aragua, en el estado Sucre, en todas nuestras fronteras, en el estado Falcón y en todos los lugares en los que se ha entregado a un poder fáctico paraestatal las competencias y responsabilidades que deberían recaer en los organismos de seguridad del Estado.

Entender estas dinámicas es condición necesaria para lograr el cambio político en Venezuela. Cualquier análisis que no tome en cuenta la trascendencia de esto en el equilibrio de la coalición dominante no atiende a la realidad completa de aquello a lo que enfrentamos.  

Los vecinos del municipio Sucre tenemos derecho a tener un gobierno municipal, regional y estadal que nos garantice los servicios, la seguridad, el aseo urbano, la planificación urbana y obras públicas de calidad. Petare, esa parte autoconstruida de nuestro municipio, esa parte, como pocas, hecha con el sudor de la frente de sus habitantes, tiene derecho a vivir dignamente y a tener oportunidades de progreso y de justicia.

De cara al futuro, no solamente habrá que trabajar por recomponer la soberanía, al Estado, a la administración pública y la descentralización para que nuestros municipios puedan desarrollar todo su potencial económico y brindar buena calidad de vida a los ciudadanos. Sino que haciéndolo debemos lograr que quienes en los barrios del país hoy solo ven opciones en la violencia, puedan tener oportunidades de emprender, estudiar y progresar.

Una premisa de cara al futuro es generar las oportunidades para que todos podamos desarrollar nuestras potencialidades, para que cada venezolano pueda estudiar y tener las condiciones mínimas para convertirse en generadores de valor, de emprendimientos, de ideas.

Es problema de todos en nuestra sociedad que tantos jóvenes en los sectores populares encuentren un refugio en la violencia. Y no se trata solamente de construir canchas para sustituir armas por deporte, no se trata solo de administrar de forma correcta el sistema educativo, no son solo programas de alimentación; se trata sobre todo de programas de educación temprana y educación técnica que cambien las perspectivas de futuro de los niños y jóvenes.

Se trata de liberar la economía para atraer inversión, generar empleo y riqueza que cambien los incentivos para toda la sociedad y que cada quien encuentre sentido y una vida digna en el trabajo honrado y en la inversión.

Necesitamos recuperar el Estado, en su esencia y función, y su soberanía.

 

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

Un tercio de los homicidios de Caracas se concentran en 12 calles
Las Culebras de Caracas es una investigación que contrasta dónde ocurren los homicidios en Caracas con la percepción de la violencia de los niños de La Cota 905

@cisnerosrincon

Caracas, abril 2020.- “Son las culebras que muerden, escupen veneno y matan gente. Les tengo mucho miedo”. Cuando los adultos hablan de los ciclos de venganza que muchas veces conducen a la muerte, en las comunidades más vulnerables de Caracas, usan frases como “tienes una culebra” o “lo mató una culebra”. Ese concepto le ha hecho creer a los niños de La Cota 905 que existen animales peligrosos que matan a las personas en su comunidad. Esas “Culebras” lo hacen vivir con el miedo constante de que sus familiares puedan ser las próximas víctimas.  

En una investigación realizada por la organización Caracas Mi Convive, se reflejan los dibujos realizados un grupo de infantes cuando se les pidió ilustrar aquello que no les gusta de su comunidad. Los resultados demostraron que existe un conocimiento preciso sobre tipos de armas, drogas y su consumo, además de hacer énfasis en las formas de violencia que, a más de uno, le ha quitado a familiares o amigos. También las “culebras” tuvieron mucha presencia.

Ignacio fue uno de los participantes. Tiene 8 años y en su dibujo esbozó culebras, a su familia llorando y sin dinero para comprar comida, peleas en su comunidad y enfrentamientos violentos entre bandas y policías. Como Ignacio, existen decenas de niños que están de forma constante, expuestos a la violencia armada. Elementos presentes que se han vuelto no solo su realidad sino cotidianidad.

Pero, eso no es todo. El estudio Las Culebras de Caracas contrasta también la geolocalización de 1.967 muertes violentas ocurridas en el Área Metropolitana de Caracas, que fueron registradas por el observatorio de homicidios, Monitor de Víctimas. Así, con esta investigación conjunta con Caracas Hotspots fue posible identificar que un tercio de los homicidios de Caracas se concentran en solo 12 puntos de la ciudad.

Es decir, en palabras de Guillermo Sardi, psicólogo y coordinador general de Caracas Mi Convive, “podemos corroborar que no toda Caracas es violenta, hay focos de violencia en la ciudad”. Son zonas delimitadas, conocidas como: Hotspots. “Si se enfocan las estrategias y recursos en estos lugares, se podría tener un efecto masivo en los niveles de violencia de Caracas”, asegura el estudio.

Las personas que más sufren las consecuencias de la violencia son las que viven en asentamientos urbanos no planificados y, por tanto, se encuentran en un contexto de exclusión social. En estas zonas viven familias con poco acceso a servicios y recursos, lo que las coloca en una marcada situación de vulnerabilidad. Familias como la de Ignacio, que buscan sobrevivir en un entorno de emergencia humanitaria compleja. 

¿Dónde quedan las 12 calles que concentran el 34% de los homicidios de Caracas?

  1. La Cota 905
  2. Propatria: Estación de metro
  3. Ciudad Tiuna, El Valle
  4. Plaza Sucre
  5. Las Acacias
  6. Carapita, Antímano
  7. Barrio Zamora, El Valle
  8. Los Jardines, El Valle
  9. Mamera, Antímano
  10. Las Mayas
  11. Macarao, Las Adjuntas
  12. Caricuao

La investigación previa de Caracas Mi Convive sobre los puntos calientes, realizada en conjunto con la plataforma ArcGIS, Caracas Hotspots, analiza las estructuras físicas de los puntos calientes. Entre las características comunes, encontraron:

  1. Deterioro del espacio físico, con calles y aceras rotas y estructuras destruidas.
  2. Escaso o inexistente mantenimiento, con alta concentración de basura y falta de limpieza.
  3. Iluminación precaria.
  4. Aceras y vías de acceso en mal estado para su uso.
  5. Falta de interés tanto de las autoridades como de los habitantes para mantener o arreglar el espacio.

Además, la urbanista Oriana Medina, del equipo de Caracas Mi Convive, explica que “cuando el deterioro urbano no permite el encuentro entre los habitantes, las personas dejan de comunicarse. Esto implica que los vecinos se aíslan en sus casas ante los actos violentos, en lugar de organizarse para buscar soluciones a estos problemas. La incapacidad de establecer planes conjuntos en las comunidades con espacios deteriorados es otro aspecto que promueve la violencia”.

 

Pueden leer las investigaciones completas en:

Las Culebras de Caracas: La ciudad vista desde los ojos de los niños

Caracas Hotspots

#MonitorDeVíctimas | Mataron a vigilante dentro del Parque del Este
Lo apuñalaron en la habitación donde dormía. Dos crímenes más ocurrieron en Ciudad Tiuna y la carretera Petare-Santa Lucía 

Francisco Zambrano @franzambranor / Fotografías: Carlos Ramírez

 

Rubis Alfonso Correa Fandiño, de 60 años de edad, solía visitar a su familia en Petare los fines de semana cuando estaba libre de su trabajo como vigilante en el Parque del Este de Caracas. Pero el pasado sábado 4 y el domingo 5 de abril no lo hizo. 

Extrañados, sus familiares lo buscaron y se enteraron que el cadáver de Correa Fandiño había sido levantado por funcionarios del Cicpc el domingo, víctima de un ataque con arma blanca en su dormitorio del Parque del Este.

Su familia desconoce el posible móvil del asesinato. Alegan que Correa Fandino no tenía enemigos aparentes.

La víctima tenía cinco años trabajando en el Parque del Este y deja tres hijos.

También con arma blanca 

En otro suceso, a Javier Montiel lo apuñalaron por la espalda hasta matarlo frente a la torre 24 del complejo de la Gran Misión Vivienda Ciudad Tiuna, ubicada en Fuerte Tiuna, municipio Libertador, el pasado 5 de abril aproximadamente a la 1:00 am.

Montiel, de 19 años de edad, era oriundo de Maracaibo y pertenecía a la etnia wayúu, trabajaba como obrero en un vertedero de basura desde hacía cuatro meses.

Según la familia, Montiel regresaba de su trabajo cuando fue asesinado.

Lo mató un amigo por una deuda 

Dos tiros recibió Michael Istúriz, de 38 años de edad, por parte de un amigo luego de sostener una discusión por una deuda de dinero. El crimen ocurrió en el sector La Lagunita de la carretera Petare-Santa Lucía, estado Miranda.

Así lo expresó un familiar de Istúriz en la morgue de Bello Monte.

El suceso ocurrió el pasado 6 de abril a las 11 de la mañana.

Istúriz era comerciante y deja huérfanos a dos hijos menores de edad.

 

Los estados más violentos de Venezuela durante este año fueron Miranda, Bolívar, Aragua, Guárico y el Distrito Capital
Se registraron 24 homicidios por cada 100.000 habitantes en manos de delincuentes

 

Más de 16 mil fallecidos por muertes violentas se registraron en el país durante el 2019, dijo este viernes 27 de diciembre el Observatorio Venezolano de la Violencia (OVV) durante la emisión de su informe anual.

“Este año cierra con un estimado de al menos 16.506 fallecidos por muertes violentas, con una tasa de 60.3 fallecidos por cada 100.000 habitantes”, dijo el director de la organización, Roberto Briceño León, al tiempo que recalcó que ha diferencia de años anteriores la cifra disminuyó, pero que todavía está muy por encima de Colombia donde se contabilizaron 25 muertes por cada 100.000 habitantes.

Asimismo detalló que de los 16.506 asesinatos, 6.588 fueron por responsabilidad de delincuentes, lo que representa 24 homicidios por cada 100.000 habitantes en manos de antisociales. Mientras que 5.282 fueron víctimas al resistirse a los cuerpos de seguridad, lo que significa que asesinaron a 19 personas por cada 100.000 habitantes.

De igual manera, indicaron que además de la capital, los estados más violentos de Venezuela son Miranda, Bolívar, Aragua y Guárico.

 

La mayor crisis social de la historia

En el año 2019 Venezuela ha vivido la mayor crisis social de la historia por la destrucción de la economía, la pérdida de capital humano por la migración, el deterioro del estado de derecho y el incremento de la desigualdad social. 

En ese contexto de destrucción institucional, la violencia y la criminalidad han sufrido cambios importantes, pues la criminalidad acompaña los cambios en las sociedades, y procura adaptarse a las oportunidades que le ofrece el mejoramiento o empeoramiento de las condiciones de vida en esa sociedad.

El año 2019, Venezuela se mantiene como uno de los países con mayor número de muertes violentas en la región y en el mundo. 

Este año cierra con un estimado de al menos 16.506 fallecidos y una tasa de 60,3 muertes violentas por cada cien mil habitantes, muy por encima de cualquiera de los otros países considerados violentos en América Latina.

 

 

Letalidad policial

Las muertes provocadas por los policías se mantienen en un niveles extremadamente alto, registrándose en 2019 un promedio de 14,5 personas muertas cada día del año.

La acción de represión del delito por parte del Estado se ha reducido al exterminio de los delincuentes. No existe ninguna política sostenida de de aplicar los castigos previstos en las leyes, ni programas de prevención del delito, sino de eliminación de los presuntos delincuentes.

La reducción de la letalidad en algunos estados puede tener su explicación no en la disminución de la acción policial violenta, sino en una nueva modalidad que tortura y amenaza de muerte a los presuntos delincuentes con el propósito de forzarlos a emigrar del país.

 

#MonitordeVíctimas | Lo asesinaron por una deuda de 10 dólares
Al joven de 21 años lo mataron en Carapita. Al día siguiente, en horas de la madrugada, otro muchacho de 20 años cayó por un disparo en la cabeza

@loremelendez  

 

Una discusión entre conocidos terminó en una tragedia. Kelvin José Pérez Benítez, de 21 años, fue asesinado por un hombre al que le debía 10 dólares poco después de tener un altercado en plena calle, a las 4:00 pm.

El hecho ocurrió el sábado 30 de noviembre en el sector 1 de Mayo de Carapita. Pérez Benitez estaba allí cuando fue sorprendido por su victimario, que comenzó a reclamarle la deuda. Poco después sacó una pistola y le disparó cuatro veces. Le quitó todas sus pertenencias.

El muchacho fue trasladado por vecinos hasta el Hospital Dr. Miguel Pérez Carreño. Allí lo ingresaron y operaron. Pero, después de la cirugía, murió. Eran las 11:30 pm

El joven trabajaba en una fábrica de zapatos y vivía alquilado en una habitación en Carapita desde hacía tres meses. Era el mayor de tres hermanos.

Muerto cuando celebraba su cumpleaños

En la calle principal de El Cerrito en Mesuca, Petare, ocurrió otro homicidio. Allí amaneció el cadáver de César Antonio Acosta Tanier, de 20 años, el pasado domingo 1 de diciembre. Tenía un disparo en la cabeza que, según la versión de los vecinos, le fue propinado alrededor de las 3:00 am. Aunque escucharon los disparos, nadie salió a auxiliarlo. El cuerpo fue recogido 8 horas después, a las 11:00 am.

Familiares del joven desconocen la razón del asesinato, aunque no descartan que se haya tratado de un robo porque le quitaron sus documentos y teléfono. Su padre, Elvis Acosta, habló con él la noche del sábado 30 de noviembre, pues estaba de cumpleaños. Alrededor de las 9:00 pm, el muchacho le comentó que estaba celebrando en la calle con unos amigos. “Yo le dije que se fuera para la casa, que era muy tarde, pero no me hizo caso. En la mañana, me avisaron que estaba muerto”, contó Elvis Acosta.

Acosta Tanier trabajaba en el Mercado de Mesuca, donde tenía un puesto de venta de comida procesada. Era padre de un niño y el menor de sus tres hermanos.

 

 El Gobierno de Chile investiga una posible injerencia extranjera en el estallido social tras detectar hace seis semanas un tráfico “desmedido” de internet “desde un país de Europa oriental”, indicó este martes el canciller chileno, Teodoro Ribera.

“Se está investigando por parte de los organismos internacionales chilenos si hay o no injerencia internacional directa», aseguró el ministro a periodistas a las puertas del Congreso, en la ciudad porteña de Valparaíso.

Ribera no especificó qué país estaría detrás de la presunta injerencia, pero aseguró que «hubo en los días posteriores al 18 de octubre una cuota importante de uso de internet proveniente de un país de Europa oriental hacia Chile.

 

“Hay un tráfico desmedido de internet, hay creación de perfiles falsos en otros, pero vuelvo a señalarle (que) no es ninguna novedad, absolutamente ninguna novedad de que hoy en día existen riesgo internacionales para los países y para las democracias”, añadió, tras participar en una comisión parlamentaria que estudia una acusación constitucional contra el presidente Sebastián Piñera por supuestas violaciones a los derechos humanos en las protestas.

 

Las declaraciones de Ribera tienen lugar un día después de que el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, acusase a Cuba y Venezuela de agitar las protestas en Latinoamérica y asegurase que su país ayudará a los Gobiernos “legítimos” a evitar que las protestas se conviertan en “disturbios y violencia”.

«Seguiremos apoyando a los países que intentan evitar que Cuba y Venezuela secuestren esas protestas y trabajaremos con (los Gobiernos) legítimos para evitar que las protestas se conviertan en disturbios y violencia que no reflejan la voluntad democrática de la gente», sostuvo Pompeo en Kentucky.

Chile vive desde el 18 de octubre el estallido social más grave desde el fin de la dictadura de Agusto Pinochet (1973-1990), que ya se ha cobrado la vida de al menos 23 personas y ha provocado miles de heridos, además de graves señalamientos por presuntas violaciones a los derechos humanos por parte de las fuerzas de seguridad.

Lo que empezó siendo un llamamiento de los estudiantes chilenos a colarse en el metro de Santiago para protestar contra el aumento de la tarifa se convirtió en una revuelta social en la que se clama por un modelo económico más justo y que carece de líderes identificables.

Las marchas, que comenzaron siendo multitudinarias, han ido perdiendo fuerza, aunque sigue existiendo descontento en las calles y episodios de extrema violencia (saqueos, incendios y destrucción de mobiliario público), pese a las tímidas medidas sociales anunciadas por el Gobierno al inicio de la crisis y al histórico acuerdo parlamentario para cambiar la Constitución.