Temblor archivos - Runrun

Temblor

La tarde de este martes se registró un sismo en Bogotá, capital de Colombia, de 6.2 grados de magnitud. Tuvo una profundidad menor de 30 kilómetros y el epicentro fue a 18km de Mesetas.

El movimiento telúrico ocurrió a las 2:03 p.m. y se sintió con gran intensidad en centro y occidente del país, incluida Bogotá. El epicentro se ubicó a 18 kilómetros de Mesetas, en Meta. Tuvo una profundidad menor a 30 kilómetros.

Sobre las 2:19 p.m. se presentó una réplica de magnitud 5,7 con el mismo epicentro.

 

EFE Jul 06, 2019 | Actualizado hace 8 meses
Un nuevo temblor de 7,1 sacude el sur de California

UN TEMBLOR DE MAGNITUD 7.1 en la escala abierta de Richter sacudió este viernes de nuevo el sur de California, convirtiéndose en el mayor de los sismos que ha afectado a esta zona en las últimas horas, según informó el Servicio Geológico de Estados Unidos.

El Departamento de Bomberos del condado de San Bernardino informó a través de Twitter que el sismo produjo “deslizamientos de viviendas, grietas de cimientos y muros de contención derruidos”.

También informó de que una persona resultó herida de consideración menor.

Más de un centenar de temblores han sacudido esta área en los últimos diez días, siendo el de este viernes el mayor después del que se registró este jueves por la mañana de magnitud 6,4.

La sismóloga Lucy Jones, una eminencia en la materia en el sur de California, explicó en su cuenta de Twitter que ambos terremotos ocurrieron en la misma falla y “son parte de la misma secuencia”.

“¿Saben cuando decimos que hay una posibilidad entre 20 de que a un terremoto le siga algo más potente? Esta es esa vez”, dijo.

“Como cualquier temblor, el de hoy de magnitud 7,1 tiene una posibilidad entre 20 de que le siga algo aún mayor. Temblores menores de magnitud 5 son probables y de magnitud 6 bastante posibles”, añadió Jones.

Estos terremotos ocurridos en las últimas horas son los de mayor magnitud registrados en los últimos 20 años en el sur de California desde el de 7,1 de 1999 conocido como Hector Mine.

Tanto el de 1999 como los actuales se han registrado en zonas rurales de California con poca población, a diferencia del de Northridge, ocurrido en 1994 en Los Ángeles, de magnitud 6,4 y en el que murieron 57 personas y 8.700 resultaron heridas. 

Dos nuevos temblores se registraron en Valencia la noche del #29Dic

EL SÁBADO 29 DE DICIEMBRE se registraron dos nuevos sismos en Valencia, estado Carabobo, según los datos emitidos por la Fundación Venezolana de Investigaciones Sismológicas (Funvisis), el primero ocurrió a las 11:00 de la noche, a 12 kilómetros al oeste de Valencia, con una profundidad de 18.4 kilómetros y magnitud de 3.1.

A las 11:37 de la noche tembló por segunda vez con un poco más de intensidad, a 14 kilómetros al noroeste de Valencia con una profundidad de 9.0 kilometros y una magnitud de 3.7.

En el penúltimo día del 2018 se totalizaron cuatro eventos sísmicos, el primero fue a las 4:31 de la mañana, a 8 Km al noroeste de Valencia, con una profundidad de 17.3 y una magnitud de 3.3.

El primer seísmo de este sábado fue a las 4:31 am., a 8 Km al noroeste de Valencia, con una profundidad de 17.3 km y una magnitud de 3.3.

Los sismos ocurren por tercer día consecutivo en la capital carabobeña y estados centrales del país, por lo que la población y autoridades se mantienen alertas ante cualquier evento que pueda ocurrir.

El primer movimiento registrado fue el 27 de diciembre a las 4:59 de la madrugada y tuvo una intensidad de 4.9, en ese entonces se localizó 20 kilómetros al norte de Valencia y tuvo una profundidad de 9.4 kilómetros, ocasionando daños leves a edificaciones de esa ciudad.

Temblor al Norte de Valencia despertó a los habitantes del centro del país

Funvisis reportó magnitud de 4.9 a 12 kilómetros de la capital carabobeña

“A mi vecina se le quebró el nacimiento”, “Aquí solo se rompió un portarretrato”, “Todos los vecinos salieron del edificio”, “Yo hasta saqué los carros”, “Escuché un ruido muy fuerte y luego se comenzaron a mover las ventanas”. Así llegaron, vía Whatsapp, los reportes desde Valencia y Maracay, ciudades del centro de Venezuela la madrugada del 27 de diciembre.

Un sismo de 4.9 de magnitud, a una profundidad de 9,4 kilómetros y a 12 kilómetros al Noreste de Valencia fue el reporte de Funvisis publicado en su cuenta de Twitter. La detección fue hecha a las 4:59 am y la publicación en su cuenta de Twitter a las 5:10 am.

Minutos antes de la publicación de Funvisis servicios sísmicos de Colombia habían reportado el evento sísmico, al que le otorgaron una de magnitud 6.1. También los servicios chilenos dieron la información antes que la institución venezolana.

De acuerdo con Funvisis, ocurrieron al menos tres réplicas: una a las 5:12 am de 3,8 de magnitud a 16 km de Valencia y otra a las 5:24 am de 4.8 de magnitud, a la misma distancia de la capital carabobeña.

Hasta los momentos, los carabobeños han reportado hasta ocho réplicas.

Venezuela, y el terremoto más grande de los últimos 100 años en el país

 Cristian Farías Vega

Geofìsico

La Tercera

Este 21 de agosto, Venezuela fue víctima del terremoto más grande en los últimos 100 años en el país. El movimiento se sintió durante muchos segundos y con bastante fuerza en la capital Caracas, Trinidad y Tobago, e incluso en Bogotá, Colombia, a más de 1500 km de distancia. Los reportes originales de la Fundación Venezolana de Investigaciones Sismológicas (FUNVISIS) hablaron de un terremoto de magnitud 6.3, a una profundidad de apenas 0.1 Km., lo que en un país en el que la mayoría de las construcciones no son sismoresistentes, habría generado un megadesastre. Afortunadamente eso no pasó, aunque sí hubo daños estructurales importantes en varios lugares. A poco andar, las agencias internacionales presentaron sus estimaciones de la localización y magnitud del sismo, basados en las redes de las que disponen. Allí, la historia cambió, y mucho: se hablaba de un sismo de magnitud 7.3 (¡32 veces mayor que un M 6.3!), a unos 120 km de profundidad. Diferencias tremendas que cuando salieron a la luz, hizo que muchos comenzaran a atacar a FUNVISIS, con graves acusaciones incluso de adulteración en la información. Sin embargo, a la luz de lo que se ha ido sabiendo con las horas, la historia es distinta.

Lo primero que debemos saber es que un terremoto de magnitud 6.3, por más superficial que sea, no se va a sentir con fuerza a más de 1000 Km de distancia. Por lo mismo, un terremoto importante, de magnitud mayor a 7, tiene el potencial para sentirse fuerte en muchos lados. Además, como muchas ciudades en la región están levantadas sobre un suelo más bien blando -que amplifica las ondas sísmicas- un sismo así se siente muy poderoso. Lo interesante es que los datos de intensidad del USGS muestran una distribución más bien típica, donde la percepción del terremoto se ajusta bastante bien dentro de los parámetros conocidos para diversos sismos similares en el mundo. Esto es un argumento muy fuerte para hablar de una magnitud 7.3. Además, al ver los videos se puede apreciar cómo el suelo se estuvo moviendo durante casi un minuto, lo que tiene sentido con un terremoto de esa magnitud, pero que además sea profundo.

Sólo en base a estos argumentos se tiene que el terremoto tuvo que haber estado localizado a una profundidad considerable. Y ya que la profundidad del límite de la subducción local está muy cerca de donde se estimó que partió el sismo, seguramente lo que lo produjo fue un movimiento donde la subducción natural entre placas estuvo involucrada. Visto así, sería un sismo extrañamente profundo, pero que no se escapa de los parámetros de lo que una zona activa como la venezolana (que además suele tener sismos de magnitud 6 cada cierto tiempo) puede ofrecer. Uno de los problemas de sacar conclusiones con la primera localización reportada (la superficial) es que el sismo habría ocurrido debido a un choque muy raro entre dos sistemas de fallas. De hecho, eso dio pie a especulaciones que llevaron a la preocupación y al pánico en muchas personas. Esto se acrecentó cuando comenzaron a circular los cálculos de el USGS, o los reportados en IRIS. Allí derechamente varios comenzaron a atacar al FUNVISIS de ocultar información.

Pero todo parece indicar que lo que va pasando en FUNVISIS es más mundano, menos conspiranoico, y bastante feo. Comencemos con lo fundamental: la red sismológica de Venezuela era muy buena. De hecho, fue usada para ayudar a medir bien los parámetros del terremoto de Haití en 2010, y así ayudar a comprender cómo se generó ese terremoto, lo que después resulta ser fundamental para el manejo de emergencias. Una imagen de la localización de las estaciones está aquí:

Equivocarse por tanto en la magnitud de un sismo (y en su profundidad) es algo que puede pasar cuando no hay un ser humano revisando los sismos. La gran mayoría de los servicios sismológicos del mundo tienen un sistema que detecta y localiza automáticamente los sismos. Lo normal es que, cuando un analista revisa los registros, tanto la magnitud como la localización reportada cambian. Además, un sismo con magnitud 0.1 Km a veces se obtiene automáticamente cuando no tienes una buena cobertura de estaciones en torno a donde se generó el terremoto. Entonces, puede ser que los analistas no hayan podido volver rápidamente a revisar los registros. Todo esto se volvió más complejo cuando comenzaron a aparecer reportes periodísticos de “fuentes del FUNVISIS” que mencionaban que la mitad de la red venezolana había sido vandalizada, y que apenas tenían tres estaciones “cerca” de donde ocurrió el terremoto, por lo que les era imposible calcular con detalle. Tristemente, eso hace sentido con informaciones anteriores que ya mencionaban problemas que enfrentaba el FUNVISIS para poder reportar sismos a tiempo, con los parámetros correctos. Fue tras uno de esos eventos, de magnitud 4.5 y ocurrido el año pasado, que un analista planteó algo durísimo: “Me remito al mecanismo de comunicación, porque no tengo cómo saber si hay problemas con el sistema automático o con los instrumentos para hacer las mediciones”. Esto plantea un escenario donde las condiciones de los profesionales venezolanos para enfrentar su trabajo están lejos de ser las ideales. Y cuando no se tiene un entendimiento acabado a nivel social sobre el rol que juega un servicio sismológico, esto inevitablemente lleva a que la población desconfíe de sus autoridades al respecto, sobre todo cuando cometen un error, por más involuntario que sea. Esta desconfianza hace mucho daño en situaciones de emergencia. Es totalmente entendible que, en un país con los problemas que tiene Venezuela hoy, el monitoreo sismológico no sea una prioridad. Más aún cuando los terremotos que afectan el país no son de gran magnitud. Pero los indicios de un gran problema en este tema están presentes, y Venezuela debería hacer esfuerzos para hacerse cargo de eso también.

Al no ser un sismo de tanta profundidad, no se generó un tremendo desastre como pudo haber sido. Pero recordemos que los desastres ocurren debido a nuestra falta de preparación frente a un evento. Esta preparación se debe llevar a cabo antes que ocurra un terremoto, e incluye la inversión de dinero en medidas de mitigación, en la fiscalización de las construcciones, así como en la generación de redes de comunicaciones más robustas. Nuevamente, todas cosas que quizás sea mucho pedirle hoy a un país en problemas como Venezuela. Pero son necesarias. Nadie quiere que ocurra algo como lo que pasó en Haití el 2010. Eso sí, no me deja de llamar la atención que no pude encontrar una declaración del presidente Maduro al respecto del terremoto más grande que ocurrió en el país en los últimos 100 años. Y al respecto hay que ser muy claro: como ciudadanos necesitamos confiar en nuestras autoridades. Y en situaciones así, ellos tienen que tomar la batuta, y guiar los esfuerzos de reconstrucción y recuperación.

Si bien en los próximos días y semanas sabremos más de lo que pasó adentro del FUNVISIS, donde parece que hay muchos problemas, lo más importante hoy es pensar en la recuperación de las personas y zonas afectadas. Porque al final un terremoto lo sufren muchas personas, y todo el trabajo que se hace al respecto es para poder evitar que volvamos a sufrir tanto después de uno de ellos.

Habitantes de Yaguaraparo sintieron que la tierra se abría ante fuerte temblor

Once estados sintieron la intensidad del temblor. El movimiento telúrico se sintió con más fuerza en las poblaciones de Yaguaraparo , El Pilar, Cariaco, Carúpano, Irapa, Río Caribe y Maturín

Yesenia García/Sucre/ El Pitazo

Carúpano.- Con una voz entrecortada y temblorosa Carmen Guilarte, habitante de la población de La Montañita en la ciudad de Yaguaraparo, capital del municipio Mariño en el estado Sucre, narra el terror que vivió a las 5:40 pm de este martes 21 de julio cuando un fuerte temblor sacudió la cama donde veía televisión junto a su sobrino de siete años.

“Intentamos pararnos y no pudimos, el piso se estremecía mi sobrino y yo comenzamos a gritar. Llorando el niño me decía que la tierra nos tragaría. Cuando pude levantarme con el pequeño salimos corriendo entre el vaivén del piso y vimos como los arboles se venían como que fueran a caerse. La gente gritaba despavorida y se escuchaban como se rompían ventanales”, agregó.

Guilarte indica que en su casa se cayeron adornos y parte de la pintura de la pared “la gente corría sin parar. Fueron los minutos más largos de mi vida y el sismo que le siguió fue con más intensidad. Algunas casas antiguas de bahareque se les cayó la pared. Mi familia vive en Irapa en el municipio Cajigal a 20 minutos de aquí y vivieron lo mismo que nosotros”, agregó.

Luisa Villegas, residente de Vericallar en Irapa, manifiesta que con nervios y temblorosa empezó a marcar a su familia que vive en Caracas pero las líneas telefónicas y el internet estaban caídos “Pensé que no se detendría nunca el movimiento del piso y empecé a rezar, uno se recuerda lo de Cariaco y es atemorizante. Son tiempos de reflexión para todo el país, Dios nos proteja siempre”, manifestó llorando.

Distintas zonas de paria sintieron el sismo entre ellos Carúpano, capital del municipio Bermúdez en el estado Sucre donde habitantes se lanzaron a la calle alarmados por el fuerte movimiento telúrico aunque no se reporto daños materiales, el Hospital “Santos Aníbal Dominicci de Carúpano, el cual cuenta con cinco pisos fue desalojado por ser una estructura peligrosa ante eventos adversos.

Valencia se despierta con sismo de magnitud 4.2

 

Este miércoles, a las 7:23 a.m., se registró un sismo de magnitud 4.2 a 13 kilómetros al noroeste de Valencia, estado Carabobo.

El movimiento telúrico tuvo una profundidad de 5 kilómetros, informó Funvisis mediante su cuenta en la red social Twitter.

Luego de dos minutos, se registró una réplica de magnitud 4.0 a 12 kilómetros al noroeste de Valencia y con una profundidad de 2.8 kilómetros, de acuerdo con el organismo.

El Sistema Integrado de Carabobo (Protección Civil) no ha reportado daños estructurales importantes tras estos dos temblores. El vicepresidente de Protección Civil, Jacobo Vidarte, informó que una comisión en San Diego específicamente en Terrazas verifica el edificio donde hubo una explosión hace unas semanas por acumulación de gases.

 

 

 

*Con información de EL Universal y Unión Radio

Sismo de baja intensidad se registró en San Cristóbal

 

sismo

Un sismo de magnitud 3,3 en la escala Richter se produjo la madrugada de este domingo en la ciudad de San Cristóbal, según un informe de Funvisis.

El movimiento telúrico se originó a 14 kilómetros al noreste de la capital tachirense con una profundidad de 5,0 kilómetros.

Es es el segundo temblor que se registra en la región andina en menos de 24 horas, luego que el sábado ocurriese un sismo de 4,0 en El Vigía, estado Merida.

Igualmente este sábado se reportó un movimiento telúrico en Falcón de magnitud. El hecho ocurrió a 18 kms. al suroeste de Coro.