Susana Malcorra archivos - Runrun

Susana Malcorra

Canciller de Argentina: “La democracia en Venezuela está violentada”

JorgeFaurie

 

El canciller describe la situación con el régimen de Maduro como “una llaga”; dice que su objetivo es “lograr más mercados” y que aspira a cerrar un acuerdo con la UE antes de fin de año.

 

Santiago Dapelo

LA NACION ARG

 

l flamante canciller Jorge Faurie lleva un ritmo de trabajo frenético. Es que el reto que se impuso no es sencillo: materializar en hechos concretos la “inserción en el mundo” que consiguió Susana Malcorra. El objetivo del ministro de Relaciones Exteriores es traducir esa frase en inversiones y nuevos negocios para la Argentina.

Diplomático de carrera, Faurie sabe que llegó al más alto honor que tenía en su camino y lo quiere aprovechar al máximo. En ese camino, habla de continuidad, pero marca una diferencia sobre un tema sensible, que generó tensión entre la Casa Rosada y su antecesora: la situación en Venezuela. En una entrevista con LA NACION, lejos de la prudencia de Malcorra, Faurie expresa con mayor dureza la posición de la Argentina: “La democracia en Venezuela está violentada; hoy no es sostenible decir que hay más tiempo”.

– Si bien hace sólo 20 días que asumió el cargo, ¿cuál es su primera impresión?

– Es sumamente positiva porque comprobé que el país ha vuelto a ocupar un lugar de relieve y en algunos casos protagónico en la región y en el mundo.

– ¿Qué le pidió el Presidente?

– A ver… un trabajo rápido, eficaz y sobre todo que consolidemos esta inserción de la Argentina en el mundo para un incremento sobre todo de la colocación de su producción. Y así generar fuentes de mayor trabajo acá e inversiones para consolidar esas fuentes de trabajo.

– ¿Está preparada la Cancillería para estos desafíos?

– Tenemos condiciones para hacerlo, pero tenemos que organizarnos para hacerlo de esta manera.

– ¿Eso implica algún tipo de reestructuración?

– Estamos tratando de aliviar el proceso decisorio de manera tal que sea más rápida la respuesta. Los desafíos que tiene el mundo hoy son, por razones tecnológicas, muy demandantes. La idea es que la Cancillería esté adecuada. Pero nuestro objetivo principal es pensar qué es lo que Argentina necesita respecto del mercado y cómo nos adecuamos para ofrecer esa respuesta.

– ¿Habrá un control más estricto sobre las embajadas?

– No es una cuestión de premios o castigos, sino de fijar objetivos y ver cómo los alcanzamos. Soy demandante en que todos pongan su mejor esfuerzo. En este momento la prioridad número uno de la Cancillería es lograr más mercado para nuestros productos.

– El sello de Malcorra, según el Presidente, fue la inserción del país en el mundo después de años de aislamiento. ¿Coincide con que el país estuvo aislado durante la última década?

– Sin duda. Fue una época de un aislamiento que nos empobreció y nos limitó.

– ¿Cuál es el principal desafío que se planteó usted?

-Mi objetivo es consolidar la presencia de la Argentina en el mundo, pero con hechos. Porque una cosa es abrirla, pero otra es conseguir resultados.

– ¿Cuáles son las prioridades?

– Estamos haciendo todo el esfuerzo por cerrar un acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea. Pero a nivel bilateral tenemos en marcha negociaciones con Colombia, México y el diálogo con la Alianza del Pacífico. Tenemos que consolidar todo esto. También se han abierto posibilidades comerciales con Estados Unidos.

– ¿Es posible que se firme un acuerdo con la UE este año?

-Es una gran expectativa. Sería una señal muy importante que tienen que dar la Unión Europea y el Mercosur frente a un momento en que algunos líderes hablan de cerrarse sobre sus intereses. La Argentina lo hizo por 12 años y no produjo ningún resultado más que el achicamiento del aparato productivo y el empobrecimiento de la sociedad.

-I nversores, embajadores y empresarios deslizan que las elecciones de octubre son un condicionante para el arribo de inversiones. ¿Es así?

-El Gobierno está dando los pasos en función de hacer reformas que signifiquen una adecuación del país a lo que está viviendo el mundo. Tomá el ejemplo de la OCDE, estar ahí nos permitirá vincularnos con mayor credibilidad ante los principales socios de la economía mundial.

– ¿Cómo definiría lo que ocurre en Venezuela?

– Venezuela es una llaga.

– Las declaraciones de Maduro de esta semana, donde advirtió que responderá con las armas, no deja mucho margen de negociación. ¿Qué puede hacer la comunidad internacional?

– Tenemos que seguir insistiendo para que se sienten a dialogar. Tratar de que el gobierno venezolano se persuada que las armas no son una solución. Pero es la sociedad venezolana la que debe actuar, nosotros vamos a ayudar para que encuentren un punto de diálogo.

– Con la salida de Malcorra del ministerio da la sensación de que hay más armonía entre el discurso que emana de la Casa Rosada y la Cancillería sobre el régimen de Maduro. ¿Es así?

– Hoy no es sostenible decir que hay un tiempo más para esperar. La democracia está completamente alterada y violentada.

– ¿Qué hace falta para que Gran Bretaña se siente a la mesa de negociación por las islas Malvinas?

– Uno se sienta a discutir temas sensibles cuando tu interlocutor está atraído a ese debate. Debemos pensar en una relación que sea también más rica. Tenemos un contencioso de soberanía en el cual los dos países conocemos exactamente el sentido y la expectativa. Nuestra mirada ahora es de enriquecer la relación.

– ¿Qué representa el traspaso de la presidencia que la Argentina recibirá de Alemania en la próxima reunión del G-20 para nuestro país?

-Es una gran oportunidad. Estamos sentados a la mesa con los grandes líderes del mundo. Además, nos dará una gran visibilidad.

– ¿Cuándo definirá las designaciones de las embajadas de Estados Unidos, Francia, Paraguay?

– Todavía estamos trabajando en los nombres; será en el corto plazo.

– ¿Cuánto le molesta que digan que fue menemista?

-No soy peronista ni radical. He trabajado en las administraciones porque el sentido de una diplomática es estar al servicio del Estado.

 

Susana Malcorra renuncia a la Cancillería argentina y la reemplaza Jorge Fauri

Susana Malcorra Jorge Faurie

La canciller argentina, Susana Malcorra, renunció este lunes por razones personales y será reemplazada por Jorge Faurie, un diplomático de carrera que sirve como embajador en Francia, anunció el gobierno.

“Se va por razones estrictamente personales, pero va a seguir siendo parte del equipo de gobierno como asesora en España, adonde se va a vivir”, dijo el presidente Mauricio Macri, en conferencia de prensa en la Casa Rosada (gobierno).

Malcorra acompañó a Macri desde su asunción en diciembre de 2015. Faurie es “el número uno del cuerpo diplomático de carrera”, precisó en la rueda el jefe de gabinete, Marcos Peña.

“Estoy tomando una decisión que tiene tensiones, entre el orgullo de representar a mi país y mis responsabilidades familiares en Madrid”, dijo Malcorra.

 

Faurie es un diplomático de carrera que fue jefe de protocolo durante el gobierno del ex presidente Carlos Menem y también fue embajador en Portugal por diez años. Se desempeñó como vicecanciller cuando Carlos Ruckauf era canciller.

Faurie fue un hombre clave en en los primeros días de la gestión de Mauricio Macri. En medio de las confrontaciones con el kirchnerismo, se encargó de organizar toda la ceremonia de asunción del presidente.

Según anunció el jefe de Gabinete, Marcos Peña, el nuevo Canciller venía colaborando con el gobierno en temas relacionados al G20, que será organizado por Argentina en el 2018. El nuevo canciller habla a la perfección el inglés y el francés, y además es reconocido por su carácter fuerte.

El ex embajador tomará posesión de su cargo el próximo 12 de junio, cuando realice el cambio de mando con Susana Malcorra, quién seguirá asesorando al gobierno nacional desde España, donde vivirá junto a su familia.

*Con información de agencias

Informe Otálvora: OEA busca consenso para actuar sobre Venezuela

MalcorrayEspinosa

La canciller de Argentina Susana Malcorra y su nueva colega ecuatoriana María Fernanda Espinosa el 23MAY17 en Quito. Foto: Cancillería Ecuador.

Tensas se mantienen las relaciones entre los gobiernos de Nicolás Maduro y Juan Manuel Santos. En altas esferas políticas bogotanas se teme que el régimen venezolano provoque un incidente fronterizo. La noche del domingo 21MAY17, la cancillería del gobierno Maduro emitió un comunicado rechazando “la insólita e inadmisible provocación ejecutada por la República de Colombia, con la presencia de vehículos blindados de combate a escasos metros de la línea fronteriza con Venezuela, el día de hoy en Paraguachón, Departamento de La Guajira”. Dado el día y la hora cuando fue emitido, el comunicado parecía reflejar una gran  movilización de carros de guerra colombianos hacia Venezuela. En tanto, el canal de propaganda Telesur distribuía fotos de un grupo de cuatro vehículos militares parados a la vera de una carretera portando banderas colombianas. Los vehículos eran unidades de transporte de tropas Urutu y tanques ligeros Cascavel, todos ellos de fabricación brasileña adquiridos por Colombia en los años setenta y que difícilmente pueden evaluarse como una amenaza militar. El 22MAY17, Colombia informó que esos equipos estaban en la frontera guajira desde el año 2015, restándole importancia a la “preocupación” de la cancillería chavista.

 

Tanques

Vehículos blindados ligeros de las fuerzas militares colombianas en el departamento de la Guajira de Colombia, según foto tuiteada por @rolandotelesur el 21MAY17.

 

En el gobierno colombiano llamó la atención el anuncio del ministro de Defensa del gobierno chavista, general Vladimir Padrino enviando 2.600 nuevos efectivos militares al fronterizo estado Táchira, incluyendo “600 tropas de operaciones especiales”, oficialmente destinadas a represión de protestas populares que sacuden al país.

Luego que tropa venezolana instalara un campamento en la margen derecha del  rio Arauca durante el mes de marzo, la cancillería colombiana notificó al Secretario General de la ONU, el portugués António Guterres, sobre las operaciones militares venezolanas en la frontera.

*****

El 31MAY17 deberá producirse en Washington una reunión extraordinaria (“de consulta”) de los cancilleres de la OEA para tratar la situación venezolana. La convocatoria a esta reunión debió esperar varios años durante los cuales el régimen chavista se valió de todo tipo de maniobras para impedir un debate sobre Venezuela en la OEA. La convocatoria de la reunión, aprobada el 26ABR17, fue hecha invocando la “Carta de la OEA” y no la “Carta Democrática Interamericana”, lo cual fue una concesión para obtener el respaldo de gobiernos que de antemano se oponen a aislar al régimen venezolano.

En los últimos días se produjeron múltiples reuniones, abiertas y privadas, entre representantes de países de la OEA, negociando un consenso sobre la línea de acción que el organismo asumiría ante Venezuela. La única sanción contemplada en los estatutos de la OEA es la suspensión del país miembro pero todo indica que los cancilleres americanos no aprobarán tal medida contra Venezuela. Debe esperarse, en todo caso, que la OEA emita el 31MAY17 una resolución o un pronunciamiento sobre Venezuela mediante el cual se ofrecería la creación de un “grupo de países amigos” o un “grupo de contacto” para intentar aproximar posiciones entre el Gobierno y la Oposición en Venezuela.

Incluso la página oficial de la OEA publicó el 17MAY17 un proyecto de declaración presentado por Antigua y Barbuda, cuyo gobierno mantiene estrechas relaciones con los gobiernos de Venezuela y Cuba. El texto presentado por el representante de Antigua y Barbuda propone que la OEA ordene que solo el Consejo Permanente esté “autorizado a hacer declaraciones sobre los asuntos internos de los Estados Miembros”, en un claro intento de acallar al Secretario General Luis Almagro.

*****

El Consejo Permanente de la OEA celebró su reunión ordinaria del 24MAY17 para  resolver asuntos organizativos y protocolares de la reunión sobre Venezuela del 31MAY17 y sobre la Asamblea General anual que celebrará en junio en Cancún, México. El 22MAY17, el representante de Ecuador en la OEA, Marco Vinicio Albuja, solicitó a la Presidencia del Consejo Permanente incluir en la agenda para el 24MAY17 el tema “Situación Política en la hermana República Federativa del Brasil, de acuerdo con los principios democráticos de nuestra Organización”.  Ecuador ha sido uno de los miembros de la OEA que se ha opuesto a que el organismo debatiera sobre Venezuela alegando que el gobierno Maduro no  lo  aprobaba. Sin embargo, en esta ocasión el representante ecuatoriano, siguiendo instrucciones de Rafael Correa que ese mismo día abandonaba la Presidencia de su país, solicitó debatir sobre Brasil sin el consentimiento del gobierno de ese país y sin siquiera consultarlo con su colega brasileño. No obstante la cancillería de Brasil, al contrario de la usual práctica de la diplomacia castrochavista en la OEA, no exigió el retiro del tema y por el contrario su representante respondió a la “inquietud” ecuatoriana.

*****

Durante la sesión del 24MAY17 en la OEA, el enviado ecuatoriano habló sobre la situación interna de Brasil: “si las cosas siguen como están, quedan dos caminos. Le han solicitado al presidente Temer que ponga su renuncia y él ha dicho que no va a renunciar. Si renuncia será probablemente el Congreso que nuevamente elija un Presidente. O le correspondería de acuerdo a los principios de la Carta de la OEA y de la Carta Democrática retornar a la Presidenta Dilma Rousseff una vez que se ha comprobado que el juicio político en su contra no solo carecía de pruebas sino que estuvo comprado. Pero esto no es inmiscuirme en asuntos internos de un país…”

El vocero de Ecuador en la OEA basó su exposición en un reportaje publicado el 21MAY17 por el diario argentino prokirchnerista Página 12, según el cual los dueños de la empresa JBS habrían pagado a “30 diputados para el impeachment” contra Rousseff. Esta versión no se corresponde con la información oficial que ha circulado en Brasil según la cual la empresa JBS pagó a cinco diputados para que se opusieran al impeachment contra Rousseff. Debe recordarse que la empresa JBS se convirtió en uno de los mayores proveedores de cárnicos a nivel mundial, incluyendo sus grandes ventas al régimen venezolano, apalancada por créditos blandos y respaldo político internacional otorgado por los gobiernos de Lula da Silva y Dilma Rousseff. La fuente de la información usada por el embajador ecuatoriano en la OEA fue un medio de prensa argentino que actúa como parte del entramado propagandístico del castrochavismo. El periódico bonaerense Página 12 sirvió, por ejemplo, de plataforma mediática para que el gobierno de Rafael Correa diera “credibilidad” a una campaña de desprestigio contra el candidato presidencial opositor Guillermo Lasso en las recientes elecciones en Ecuador.

*****

El representante de Brasil en la OEA, José Luiz Machado e Costa, tomó la palabra para dar respuesta al ecuatoriano. “No se nos escapa cierta contradicción en que el país proponente [Ecuador] de este debate, se hubiera negado una y otra vez a discutir la grave situación en otro estado miembro cuya crisis política, económica, social y humanitaria parece que no le merece la misma preocupación”, en obvia referencia al caso venezolano. Machado explicó la situación política de su país y señaló que “no hay ninguna alteración de orden constitucional en Brasil. A pesar del momento complejo en el plano político interno, prevalece el pleno ejercicio de las libertades democráticas”… Y concluyó: “la inclusión de este tema en la agenda de hoy es una mal disfrazada tentativa de desviar el foco de nuestra atención cuando nos preparamos para atender la próxima semana la situación de Venezuela”.

*****

A raíz de la toma de posesión del nuevo presidente de Ecuador el 24MAY17, varios gobiernos suramericanos planearon la realización de un encuentro presidencial de Unasur. Los temas de la reunión sería “Venezuela” y la designación de un nuevo Secretario General del organismo suramericano.

Desde el año 2015 no se ha realizado una reunión de mandatarios de Unasur, asociación que vive una severa crisis. Tras un año de presidencia protempore de Maduro, la jefatura nominal fue asumida el 21ABR17 por Argentina sin que hasta la fecha se logre concretar una reunión de cancilleres de los doce países que forman Unasur. La Secretaría Ejecutiva está sin titular desde el 31ENE17 cuando finalizó la gestión del colombiano Ernesto Samper. El oneroso aparato burocrático del organismo, con sede en Quito, quedó en manos de un grupo de funcionarios designados por Samper y aliados del gobierno chavista, encabezado por el colombiano Yuri Chillan y el boliviano Mauricio Dorfler quienes han asumido funciones políticas y diplomáticas que no le corresponden ya que no representan a los países miembros. Chillán, quien era “jefe de Gabinete” de Samper en Unasur y cuyas tareas deberían en la actualidad limitarse a garantizar el funcionamiento administrativo, se ha adjudicado tareas de representación diplomática de la organización como si se tratara de una suerte de “Secretario general encargado” figura que no existe en Unasur.  Dorfler, quien ejerce como “Director de Asuntos Políticos y de Defensa” continúa actuando como el operador de Samper para Venezuela  en acuerdo con el gobierno Maduro.

 

RafaelCorrea

Yuri Chillan y Mauricio Dorfler saludan a Rafael Correa en la inauguración de un parque el 08MAY17 en la periferia de Quito. Foto: Unasur

La designación de un nuevo Secretario General requiere el consenso de los gobiernos miembros lo cual luce casi imposible de lograr en la actualidad, aunque el gobierno argentino ha logrado una importante lista de apoyos para su candidato al cargo, el actual embajador de Argentina en Chile José Octavio Bordón.

 

*****

La eventual presencia de buena parte de los mandatarios suramericanos en Quito, el 24MAY17, animó a las cancilleres de Argentina y Colombia, Susana Malcorra y María Angela Holguín, a planear una reunión presidencial de Unasur. Ambas  arribaron a Quito un día antes y sostuvieron encuentros con la nueva canciller ecuatoriana María Fernanda Espinosa donde hablaron sobre el “tema Venezuela”. La extraña inasistencia de Nicolás Maduro a la toma de posesión de Lenín Moreno hizo que la cancillería argentina cambiara promoviera una reunión “informal” de mandatarios de Unasur, la cual tendría lugar en la Embajada de Argentina en Quito. El malestar físico presentado por Mauricio Macri y por el paraguayo Horacio Cartes, al parecer soroche  (mal de montaña) durante el acto de ascensión en el Palacio Legislativo, obligó a suspender el encuentro presidencial de Unasur. El tema “Venezuela”, en todo caso, es objeto de intensas consultas por parte de las principales cancillerías del continente con vistas a la reunión del 31MAY17 en la OEA. Varios cancilleres ya han anunciado que arribarán a Washington uno o dos días antes de la cita, en procura de sostener reuniones informales con sus colegas. El papel de Unasur es irrelevante

 

Edgar C. Otálvora

@ecotalvora

Diario Las Américas

Gobiernos de América Latina se sumaron a petición del Papa Francisco de evitar violencia en Venezuela

PapaFrancisco_5

 

Ocho gobiernos de América Latina entre los que están Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Perú, Paraguay y Uruguay se adhirieron a la petición del papa Francisco de evitar que haya más violencia en Venezuela y buscar soluciones negociadas, así como respeto de los derechos humanos en un país en grave crisis humanitaria.

“Como lo ha señalado el Sumo Pontífice, es imprescindible contar con ‘condiciones muy claras’ para una salida negociada a la crisis política, económica y humanitaria en dicho país hermano”, recoge un comunicado conjunto facilitado por la Cancillería de Colombia y firmado el 30 de abril.

Asimismo, concuerdan con el pontífice en que todo lo que se pueda hacer por Venezuela hay que hacerlo, pero con las garantías necesarias.

Por ello, reiteraron que se requiere el cese de los actos de violencia, la plena vigencia del Estado de Derecho, la liberación de los presos políticos, la plena restitución de las prerrogativas de la Asamblea Nacional, y la definición de un cronograma electoral.

Ante la petición del obispo de Roma, la oposición venezolana reunida en la Mesa de la Unidad Democrática respondió que se encuentran más unidos que nunca en relación a la demanda del cambio político en Venezuela, e indicó que el único diálogo que se acepta en este país es el de los votos.

“Usted ha expresado en numerosas oportunidades que si no hay garantías y ‘condiciones muy claras’ por parte del régimen, no hay posibilidad ni de diálogo ni de resolver esta gravísima crisis”.

La alianza agradeció profundamente al papa su constante preocupación.

A su vez, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, aseguró que el papa ha entregado su mejor esfuerzo para que se produzca el diálogo político en su país y mostró su respeto a las declaraciones que hizo el pontífice sobre el país.

 

Panamá se une

A pesar de no estar en el comunicado original, Panamá dijo que “respalda el llamado” del papa Francisco para “encontrar una solución negociada entre Gobierno y oposición venezolana”, y que “considera que imposiciones en estos momentos de tensión” en Venezuela “solo contribuyen a agravar la crisis”.

En un comunicado de tres párrafos, el Gobierno de Juan Carlos Varela indicó que “asimismo, se une a lo expresado por el Pontífice de respetar los derechos humanos de los ciudadanos y desistir de todas las demostraciones de violencia que están poniendo en peligro la vida de las personas”.

“Panamá reitera la importancia de garantizar el respeto al orden constitucional” en Venezuela, añadió la misiva oficial, difundida por la Cancillería de Panamá.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, hizo este lunes un llamamiento al “poder constituyente originario” para que “la clase obrera” convoque a una Asamblea Nacional Constituyente, al señalar que no tiene otra alternativa y que de esta forma se logrará la paz en el país y será vencido “el golpe de Estado”.

El sábado pasado, el papa Francisco consideró que un nuevo intento de facilitación de diálogo político en Venezuela, como en el que participó recientemente el Vaticano, debe producirse en “condiciones muy claras”.

 

Argentina ve negativamente la Constituyente

Argentina incluso fue un poco más allá. Su canciller, Susana Malcorra,  consideró que la llamada del presidente Nicolás Maduro a cambiar la Constitución es como “echar nafta (gasolina) al fuego”, informaron hoy fuentes oficiales.

“Si bien está en la Constitución me parece que en este momento es casi como echar nafta al fuego. Tenemos que evaluarlo, pero pareciera que todo el mundo está doblando la apuesta y no está pensando que los que se mueren en la calle, sea cual sea el color político, son venezolanos”, dijo, en declaraciones al canal TN difundidas hoy por la Cancillería en un comunicado.

“Creemos que tienen que funcionar todas las herramientas existentes e ir a un esquema de elecciones en el que gane aquél que el pueblo decide que gana”, apuntó.

“Lo que su Santidad indica -y fue parte también de lo que hablamos cuando yo estuve en Roma hace unos días- es que ya quiere empezar a precisar los temas y fijar fechas y que no es una discusión sin final”, señaló.

“Y para eso es importante la participación y el compromiso del Gobierno venezolano pero también de la oposición, donde hay que asegurarse que todo el mundo comparte un objetivo y comparte la forma de llegar a ese objetivo”, prosiguió.

 

Golpistas

La ministra de Relaciones Exteriores de Venezuela, Delcy Rodríguez, acusó de alentar el golpismo a ocho gobiernos latinoamericanos que pidieron la liberación de los presos políticos, la restitución de las prerrogativas del Parlamento y un cronograma electoral.

A través de su cuenta en la red social Twitter la ministra de Exteriores de Venezuela expresó su malestar por el texto que firmaron los Ejecutivos de naciones vecinas.

“Venezuela protesta comunicado injerencista de Argentina, Chile, Colombia, Costa Rica, Perú, Paraguay, Uruguay y gobierno de facto de Brasil”, expresó Rodríguez, donde consideró que los gobiernos de estas naciones siguen cometiendo el grave error de quebrantar el Derecho Internacional y alentar el golpismo en el país.

De acuerdo a la canciller venezolana, las ideas expresadas en esa nota conjunta constituyen un comunicado en apoyo a factores opositores en Venezuela que, remarcó, alienta el golpismo y la violencia, y pretende desconocer al gobierno legítimo.

Los roces diplomáticos de Venezuela con estas ocho naciones empezaron después que se comenzó a discutir la situación de crisis del país en el foro de la Organización de Estados Americanos. El pasado 26 de abril 19 países aprobaron convocar una reunión de cancilleres en el seno de la organización para discutir sobre la crisis venezolana.

El hecho tildado como una injerencia, organizada por el gobierno de Estados Unidos y secundada por los Ejecutivos de estas naciones, provocó que el gobierno de Nicolás Maduro presentara el viernes 28 de abril un documento para abandonar el foro hemisférico al que llamó –parafraseando al fallecido dictador Fidel Castro– “ministerio de las colonias”.

Previamente había habido enfrentamientos con algunos de estos gobiernos que apoyaron tratar los informes realizados por el secretario general Luis Almagro para discutir la crisis venezolana.

Malcorra: Papa pidió que Maduro ofrezca alguna señal ante los compromisos

MalcorrayPapaFrancisco

 

La canciller argentina, Susana Malcorra, consideró este sábado que la situación en Venezuela “se está yendo de las manos”, y anticipó que pronto habrá una nueva reunión de ministros de Exteriores del Mercosur para analizar la situación y considerar alternativas firmes.

“Esta situación claramente se está yendo de las manos”, lamentó Malcorra, en declaraciones a radio Mitre desde Madrid, en relación a la los recientes saqueos y violencia que esta semana se produjeron en Venezuela y dejó al menos una docena de muertos, informó EFE.

“Hubo saqueos, los argentinos probablemente como muy pocos en el mundo sabemos lo que significa la gente desesperada en la calle”, agregó.

La funcionaria contó que pronto habrá una nueva reunión de los cancilleres del Mercosur para analizar una “alternativa más firme” con respecto al dialogo el cual se encuentra estancado desde hace meses.

“Más allá del acompañamiento y la intermediación que podamos hacer”, indicó Malcorra, es necesario “que el gobierno de Nicolás Maduro y la oposición se sienten a la mesa con la intención genuina de encontrar una salida y me parece que eso es lo que de momento estamos encontrando como límite”.

Reunión con el Papa Francisco

La ministra de Relaciones Exteriores argentina contó también que la situación en Venezuela fue uno de los temas que conversó con el papa Francisco durante un encuentro privado que mantuvieron ambos este viernes en el Vaticano.

“El papa Francisco me dijo es que ellos estaban dispuestos a continuar con algún mecanismo de apoyo”, expresó, pero puntualizó que la Iglesia quiere antes alguna señal por parte del gobierno de Maduro sobre los compromisos que les han pedido.

Cancilleres latinoamericanos buscan alternativas diplomáticas para Venezuela

susanamalcorra_

Los cancilleres de ocho países latinoamericanos dialogaron en Buenos Aires sobre “alternativas diplomáticas” ante la situación en Venezuela, luego de que la Organización de Estados Americanos (OEA) declarara el lunes que en el país  hay “una grave alteración inconstitucional”.

“En primer lugar hemos condenado la situación de violencia que se ha registrado en las últimas horas en Venezuela“, dijo el canciller chileno, Heraldo Muñoz, en una rueda de prensa en Buenos Aires junto a su colega argentina, Susana Malcorra.

Ambos ministros y sus pares de Uruguay, Paraguay, Brasil, México, Perú y Colombia analizaron la situación en Venezuela en un aparte de la reunión de ministros de Exteriores, Comercio y Producción del Mercado Común del Sur (Mercosur) y la Alianza del Pacífico celebrada hoy en Buenos Aires.

“Lamentamos que siga ocurriendo violencia en las calles cuando se expresa la opinión pacíficamente”, insistió Muñoz, quien dijo que con sus colegas abordó “la situación de Venezuela a la luz de lo acordado el lunes en la OEA”.

“Decidimos que vamos a explorar diversas alternativas diplomáticas para dar continuidad a lo que allí fue acordado, en la resolución del Consejo Permanente (de la OEA) del día lunes. Hay distintos caminos y opciones y en eso estamos”, sostuvo el canciller chileno.

Según Muñoz, con sus colegas acordó “seguir las consultas” para “ver los mejores caminos diplomáticos para darle continuidad a lo acordado en la reunión del lunes” en la OEA.

Por su parte, Malcorra recordó que la decisión de la OEA se enmarca en el artículo 20 de la Carta Democrática que “establece un proceso en el cual se buscarán todos los medios diplomáticos para avanzar en la resolución del problema”.

“Eso es exactamente lo que estamos haciendo en la primera discusión que tuvimos hoy entre los ocho para ver cuáles son esos próximos pasos tal cual lo establecido en el artículo por el cual se adoptó la resolución del lunes”, dijo Malcorra.

Resolución 1078 de la OEA: un punto de inflexión, por Kenneth Ramirez

PaísesMiembrosOEA

 

El pasado 31 de marzo, ante el autogolpe perpetrado por Nicolás Maduro a través de las sentencias 155 y 156 del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), los 20 Estados miembros de la OEA que el 28 de marzo habían emitido una Declaración sobre Venezuela (Argentina, Bahamas, Barbados, Belice, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, EEUU, Guatemala, Guyana, Honduras, Jamaica, México, Panamá, Paraguay, Perú, Santa Lucía y Uruguay), solicitaron a la Presidencia del Consejo Permanente de la OEA que en ese momento estaba en manos del Representante de Belice, Embajador Patrick Andrews, una sesión extraordinaria con carácter de urgencia para el lunes 3 de abril con el propósito de “considerar los sucesos recientes de Venezuela”.

Empero, llegado el día, el Representante de Bolivia, Embajador Diego Pary Rodríguez, alegó que el “impasse entre poderes en Venezuela” había sido subsanado tras el paso atrás dado por el régimen de Maduro a raíz de la declaración de la Fiscal General, Luisa Ortega Díaz, que le llevó a la convocatoria del Consejo de Defensa de la Nación y a la revisión parcial de las sentencias del TSJ. En consecuencia, desconvocó la reunión del Consejo Permanente y convocó a una reunión informal para tratar este asunto a la misma hora en otro salón.

El Representante de México, Embajador Luis Alfonso de Alba, acompañado de otras delegaciones, protestaron por lo que consideraron “un abuso” de parte de Bolivia. En consecuencia, dado que el Consejo Permanente había sido convocado en tiempo y forma, siguiendo el Artículo 37 literal B de su Reglamento, los Estados miembros decidieron reunirse en el lugar y hora acordada. Ante el persistente boicot de los Representantes de Bolivia y Haití, a la sazón Presidente y Vicepresidente del Consejo Permanente, hicieron uso del Artículo 6 del Reglamento, que establece que en caso de sus ausencias asuma la Presidencia el representante de mayor antigüedad. Por tanto, el Representante de Honduras, Embajador Leonidas Rosa Bautista, asumió la Presidencia en forma accidental.

Una vez constituida la sesión, el Representante de México señaló que el comportamiento del Embajador Pary sentaba “un precedente muy peligroso y es motivo de alta preocupación para mi país. Hay dos funciones distintas: la de Presidente y la de Representante nacional. Confiamos en que Pary sabrá ejercer con independencia y autonomía su función de Presidente”. En la misma línea, el Representante de Colombia, Embajador Andrés González Díaz, subrayó que la convocatoria era “absolutamente válida, los Estados miembros tenemos derecho a reunirnos y debatir”. En todo caso, los Estados miembros no estaban dispuestos a dejar pasar impunemente el “Madurazo”, ya que suponía hacerse la vista gorda de un autogolpe que traía muy malos recuerdos a la región, desde el golpe de Bordaberry en Uruguay en 1973 hasta el “Fujimorazo” en Perú en 1992 y el “Serranazo” en Guatemala en 1993.

Aunque se constató que existía quórum, la Presidencia decidió suspender por 15 minutos la sesión para informarle al resto de las delegaciones e instarlas a asistir. Pasado el receso, se le dio la palabra a la Canciller de Argentina, Susana Malcorra, como una cortesía dado su rango, quien procedió a exponer la gran preocupación respecto a la crisis venezolana existente entre los Estados Partes del MERCOSUR, en su calidad de Presidente Pro-Témpore de este mecanismo de integración. Explicó que, el pasado sábado 1 de abril, se había realizado una Reunión de Cancilleres del MERCOSUR en Buenos Aires, la cual decidió aplicar ante los sucesos ocurridos en Venezuela, la cláusula democrática contenida en el Protocolo de Ushuaia. En este sentido, los Estados Partes mantendrían consultas entre sí y con el gobierno venezolano para “restablecer la plena vigencia de las instituciones democráticas”. Asimismo, se instruyó a la Presidencia Pro-Témpore argentina a “iniciar las consultas indicadas con todas las partes venezolanas involucradas”. Aunque podría asumirse en teoría, que el problema había sido resuelto, porque Nicolás Maduro había instruido al TSJ a revisar las sentencias; en palabras de la Canciller Malcorra: “Esto demostró no solamente una injerencia del Poder Judicial sobre el Poder Legislativo sino que comprobó la injerencia del Poder Ejecutivo sobre el Poder Judicial. Lo cual es la prueba evidente de que las instituciones democráticas no están funcionando en Venezuela”.

La intervención de la Canciller Malcorra fue saboteada por la súbita incorporación del Representante de Bolivia quien pidió un punto de orden y habló de “golpe institucional” por haberse reunido el Consejo Permanente sin su presencia. El Representante de Honduras le explicó la normativa aplicada. El Representante Alterno de Venezuela, Samuel Moncada, respaldó los argumentos bolivianos sobre la “ilegalidad” de la sesión extraordinaria y pasó de allí a denunciar con cinismo un supuesto “golpe de Estado en la OEA”, obviando olímpicamente que el Consejo Permanente se había reunido muy a su pesar para tratar el “Madurazo”. El Representante de Nicaragua, Embajador Denis Moncada, intervino como el otro escudero de la ALBA –nótese, en cambio, la actitud cauta que ha tenido Ecuador– para intentar continuar con el lamentable espectáculo. La Representante de Canadá, Embajadora Jennifer May Loten, afirmó que la sesión estaba ajustada al Reglamento y que debía seguirse tratando el tema de fondo. Llamados al orden, la Canciller Malcorra apenas pudo culminar su discurso diciendo “que el proceso progresivo de aplicación de la cláusula democrática del MERCOSUR está en línea con la Carta Democrática Interamericana”.

A partir de allí, Moncada apeló a la histeria, en lugar de la diplomacia.  Arremetió contra la Canciller Malcorra y contra la “facción minoritaria” que desconocía a su juicio los principios de la organización. Prosiguió con improperios contra los gobiernos de México, Colombia y Paraguay. El Representante de México le señaló con agudo sarcasmo que “el Representante Permanente Alterno de Venezuela, tengo entendido que es eso” mostraba un lenguaje impropio y un amplio desconocimiento de la normativa de la organización. El Representante de Colombia le increpó “usted tiene la habilidad de ocultar su condición de diplomático”. El Representante de Argentina, Embajador Juan José Arcuri, exigió respeto a su Canciller, y visiblemente molesto sentenció “la grosería aquí prevalece”, para a renglón seguido mandar a callar al Representante venezolano que le interrumpía constantemente. La Representante de Paraguay, Embajadora Elisa Ruiz Díaz, desafió a Moncada señalando que en su país se respetaban los derechos humanos y no existían presos políticos. Visto que no podían detener la sesión, Moncada flanqueado por sus escuderos se retiraron en “protesta”. En lugar de hacernos más dignos, todo este episodio constituyó una auténtica vergüenza para el pueblo venezolano.

Acto seguido, con un quórum de 21 delegaciones, procedió a discutirse un proyecto de resolución que venía siendo considerado en los pasillos, el cual finalmente quedó aprobado por consenso según el Artículo 67 del Reglamento. Se produjo así un punto de inflexión en la OEA respecto a la crisis venezolana, ya que en el marco del Artículo 20 de la Carta Democrática Interamericana, se hizo una apreciación colectiva de la situación, se concluyó que existe una “alteración inconstitucional del orden democrático en la República Bolivariana de Venezuela”, y se estimó conveniente adoptar la Resolución 1078. En términos más llanos, se decidió empezar a aplicar formalmente la Carta Democrática Interamericana al gobierno venezolano como proceso gradual que inicia por gestiones diplomáticas. El gobierno de Maduro ha visto así reducido su margen de maniobra y prestigio internacional, ya que esto supone un reconocimiento formal de la falta de normalidad democrática en Venezuela; en tanto que una amplia mayoría de Estados del Hemisferio que representan el 90% de su población y territorio, lo perciben claramente como una autocracia. Ergo, ayer  también presenciamos una clara sanción moral y política al gobierno venezolano tras el “Madurazo”.

Más específicamente, la Resolución 1078 estipula un conjunto de acciones enmarcadas en los supuestos del Artículo 20 de la Carta Democrática Interamericana. Veamos: 1) “Urgir al gobierno de Venezuela a actuar para garantizar la separación e independencia de los poderes constitucionales y restaurar la plena autoridad de la Asamblea Nacional”; es decir, los Estados miembros hacen responsable al gobierno venezolano por todo lo ocurrido y por eso le solicitan subsanar la situación, al tiempo que piden finalizar el “desacato” de la Asamblea Nacional declarado por el TSJ que ha derivado en una suerte de tutelaje judicial sobre el Poder Legislativo, un  atropello a la inmunidad parlamentaria y una usurpación de funciones; 2) “Mantenerse dispuesto a apoyar las medidas que permitan el retorno al orden democrático y al Estado de Derecho”, es decir, mantener su fraternal ofrecimiento a apoyar diplomáticamente una nueva etapa de diálogo y negociación en Venezuela para dar lugar a una restauración pacífica del orden democrático mediante el respeto a la separación de poderes, la fijación de un cronograma electoral, la liberación de los presos políticos y la garantía del pleno goce de los derechos humanos y libertades fundamentales; 3) “Seguir ocupándose de Venezuela y emprender, en la medida que sea necesario, gestiones diplomáticas adicionales para fomentar la normalización de la institucionalidad democrática, de conformidad con la Carta de la OEA y la Carta Democrática Interamericana, incluyendo la convocatoria de una reunión a nivel ministerial”; es decir, mantienen el monitoreo sobre la crisis venezolana y en el marco de lo dispuesto en el Artículo 20  de la Carta Democrática Interamericana dejan la puerta abierta a emprender gestiones diplomáticas más activas, incluso convocar un período extraordinario de sesiones de la Asamblea General en caso de seguirse deteriorando la situación en el país.

El gobierno venezolano reaccionó emitiendo un Comunicado que “denuncia ante la Comunidad Internacional la grave alteración del orden institucional de la OEA”. El Mundo al revés. Un intento de desvirtuar la realidad a golpe de retórica que está destinado al fracaso. Asimismo, en cadena nacional, Nicolás Maduro gritó “¡Vade retro OEA! Saca tus manos, inmundas y llenas de sangre, de Venezuela” y “la derecha continental ha convertido la OEA en un tribunal de inquisición contra Venezuela”. Empero, no se atrevió a la ruptura definitiva. Bien sabe que no tiene fuerzas suficientes, y que esta coyuntura en nada se asemeja a la vivida por Cuba en 1962. Meros chillidos de fiera herida, que además se sabe acorralada.

En todo caso, se ha iniciado oficialmente un pulso largo y complicado entre la OEA que ha decidido aplicar la Carta Democrática Interamericana –acompañada del MERCOSUR que ha decidido aplicar el Protocolo de Ushuaia– y el régimen de Maduro. Se ha terminado el silencio y la indiferencia. Una amplia mayoría de Estados miembros han despejado el camino para que la OEA se ocupe a fondo del tema, y las discrepancias de enfoque cada vez son menores. Ergo, estamos ante una coyuntura internacional muy favorable para la redemocratización de Venezuela, la cual no debe ser desaprovechada. ¿Y usted qué opina?

 

 

@kenopina

Doctor en Ciencias Políticas, MBA en Energía e Internacionalista. Profesor de la Universidad Central de Venezuela (UCV) y Presidente del Consejo Venezolano de Relaciones Internacionales (COVRI).

Mauricio Macri: Lo que está pasando en Venezuela no es democracia

macriii-1

 

El presidente argentino, Mauricio Macri, dijo hoy que lo que está pasando en Venezuela “no es democracia” y que “no se respetan los derechos humanos”, en relación a la crisis política generada por la decisión, después anulada, del Tribunal Supremo de asumir las competencias de la Asamblea Nacional.

“Le pido al Congreso de la nación (argentina) que se reúna lo antes posible y que cada uno exprese qué es lo que opina de lo que está pasando en Venezuela. Para mí eso no es democracia, para mí ahí no se respetan los derechos humanos”, instó hoy el presidente durante un acto en la Casa Rosada, sede del Ejecutivo.

“Quiero saber quiénes en Argentina, que estuvo cerca de que le pasasen situaciones similares a las que hoy vive nuestro querido pueblo hermano venezolano, quiero que digan quiénes creen en ese modelo de convivencia”, continuó.

Poco antes también se había pronunciado la canciller argentina, Susana Malcorra, para señalar, en declaraciones a radio La Red, que si Venezuela no cumple las medidas solicitadas por el Mercosur este fin de semana, tras una reunión urgente de los ministros de Exteriores del bloque, se revisará el vínculo entre ese país y la alianza formada por Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay.

Entre esas condiciones figuran cumplir el calendario electoral, liberar a los “presos políticos” o garantizar la separación de poderes.

No obstante, Malcorra volvió a hacer hincapié en que el inicio del proceso para la aplicación de la cláusula democrática del organismo, que arrancó con la declaración conjunta de los cancilleres este sábado, no supone la expulsión inmediata de Venezuela, que sí está suspendida en sus derechos del bloque desde diciembre.

Malcorra insistió en que está disponible para dialogar con el presidente Nicolás Maduro y mantener el contacto con el fin de “tratar de entender los puntos de vista de cada parte” para lograr cumplir sus peticiones que, destacó, “no resisten más dilaciones”.

Asimismo, aseguró que en el país caribeño hay una clara injerencia del poder ejecutivo en el judicial y, a su vez, de este último en el legislativo, lo que demuestra que las instituciones democráticas están funcionando de manera “deficiente”.

La crisis política en Venezuela se agravó en los últimos días, después de que el Tribunal Supremo decidiera el 30 de marzo asumir las competencias de la Asamblea Nacional, de mayoría opositora.

Ante la presión internacional y las denuncias de la oposición, este fin de semana el presidente Nicolás Maduro pidió rectificar al Supremo, que terminó anulando sus sentencias sobre el Parlamento.