Pernil archivos - Runrun

Pernil

Termómetro de la Calle: La protesta por el pernil se cocinó sin gas doméstico

De las 466 protestas registradas al cierre de 2018, en diciembre, más de la mitad estuvieron empujadas por la falla en la entrega del pernil que prometió Nicolás Maduro. Fueron 290 manifestaciones a escala nacional, según El Termómetro de la Calle, que dejaron incluso mutilaciones. Pero no basta con tener la carne, no tener gas para cocinarla también originó reclamos

 

Infografías: Elsy Torres

Fotografías: Rayner Peña

 

“ESTE AÑO NO VAMOS A FALLAR CON EL PERNIL. Este año viene el pernil completo, grande y gordote para todos los Clap del país”. Esa fue la promesa que, a 60 días de Año Nuevo 2019, hizo Nicolás Maduro a los venezolanos. Pero, el pernil no llegó y las calles se encendieron en protestas en todo el país por quienes reclamaban su pieza y los que se quejaban de que la recibieron picada, fileteada u obtuvieron pollo o medio cartón de huevos como reemplazo.

A la crisis de servicios públicos que se evidencia en toda Venezuela mediante las protestas de calle, se sumó un motivo antes de finalizar 2018. “Dame mi pernil” se hizo consigna en varios rincones del país y la indignación aumentó mientras se divisaban en el panorama declaraciones filtradas como “el comandante anunció la entrega porque era necesario, había que sacar a la gente a votar” o videos como el registrado en el estado Portuguesa que mostraba montones de piezas de porcino descompuestas, un día antes de que terminara el año.

De hecho, 62% de las manifestaciones registradas por El Termómetro de la Calle en diciembre 2018 tuvieron un solo protagonista: la entrega incompleta de perniles, siendo el caso de 290 de las 466 protestas de todo el mes.

 

null

El cierre de vías fue la manera de reclamar por la comida

 

Los estados andinos fueron los más desencantados. Táchira fue el que tuvo mayor conflictividad por esa causa, encabezando la lista y por lejos, con 83 pleitos, casi tres protestas por día. Le siguió Mérida con 53 manifestaciones. En Barinas y Trujillo sumaron 44, respectivamente.

En esa última entidad fue donde el gobernador Henry Rangel Silva dijo el 12 de diciembre que “hay gente que nunca ha comido pernil y ahora protestan porque no llegan. Uno por un pernil no puede entrar en una crisis existencia innecesaria”. En aquella declaración, ocurrida en su programa semanal Al día con Rangel Silva, también afirmó: “pueden cerrar las calles pero más perniles no van a llegar porque no hay en el país”. Allá vive Mayra Linares, quien reclamó que en su comunidad pagaron 350 bolívares por seis filetes de cochino. A esta zona andina llegó solo 30% del producto requerido.

El Termómetro de la Calle, un monitor de conflictividad social realizado en alianza entre El Pitazo, TalCual y Runrunes con instrumentos desarrollados junto a ORC Consultores, evidencia que, fuera de los territorios andinos, Zulia acumuló 48 reclamos por pernil, siendo a escala nacional la tercera entidad que más reclamó. Con mucha menor cantidad, estuvieron Miranda y el Distrito Capital, pues en la capital del país tampoco hubo pernil gordo para todos. Un caso curioso es el de Amazonas, donde se registraron 12 manifestaciones por las fallas con el pernil, siendo un aumento de 21% con respecto a su promedio del resto del año.

Pero no fue el único problema. Muchos de quienes recibieron la proteína se enfrentaron a otra realidad: la ausencia de gas. La falla en ese servicio fue la segunda causa de protestas durante diciembre de 2018, alcanzando el 14%.

 

Protestas pernil 2018

 

José Antonio fue uno de esos seguidores que se cansó de esperar por el cumplimiento de esa promesa. Espero tanto que el 31 de diciembre, ya convencido de que no tendría su pernil, salió a las calles de su pueblo para pedir la ayuda de los vecinos y lograr reunir lo necesario para darle de comer a su familia en la noche de Año Viejo, donde años atrás era una costumbre comer hallacas y cochino.

“Yo esperé porque de verdad tenía la esperanza de que me dieran mi pieza. En la casa las niñas y mi mujer estaban contando con eso, íbamos a hacer unos bollitos de hoja de maíz y nuestro cochino, pero no llegó. Al final los del Consejo Comunal nos hicieron esperar hasta el 31 a mediodía y nos decían que no perdiéramos la fe, pero en la espera hasta hambre le dio a la gente en la casa y se comieron los bollitos, entonces nos quedamos sin nada”, contó este habitante del municipio San Casimiro, una población del Sur de Aragua, donde hace tres meses que no llega la caja de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (Clap).

En la casa de José Antonio, esa noche del 31 prefirieron acostarse a las 9 pm para escapar del hambre y de la tristeza que les produjo no tener cena para recibir el año. “Me duele porque eso es lo que va a recordar mi niña de seis años, que yo sufrí para perseguir un pernil y que nunca llegó, que nos acostamos sin comer, que lleva dos años sin cena de 31. Esas cosas duelen y yo no sé porque tienen que jugar con uno, yo le había prometido que este año que pasó si íbamos a comer pernil el 31”, contó.

 

La fuerza pública trató de contener los reclamos

 

Mesas vacías y sangre derramada

Perder la mitad de un dedo, eso le costó a Angélica María Díaz Morelos la discusión con una vecina de su comunidad por el pernil. La poca existencia del rubro, la desigualdad en la repartición y los mecanismos condicionados para la entrega del alimento propiciaron todo tipo de situaciones esta Navidad de 2018.

Aunque se niega a hablar por temor, y porque hay un proceso legal abierto en el caso, el de Angélica fue un suceso conocido en todo el país. Los vecinos del sector El Plan, callejón San Guillermo del barrio La Alcabala, en Petare, recuerdan el hecho y lo reviven con facilidad. Cuentan que la pelea inició tras el sorteo de los 400 perniles que llegaron a San Guillermo para ser repartidos entre más de 3.000 familias inscritas dentro de la Comuna “4F”, que agrupa 18 consejos comunales y tres colectivos de todo Petare.

El mediodía del 7 de diciembre, Angélica se dispuso a repartir “solo entre chavistas” el pernil, cuando sus vecinas más cercanas se quejaron de que además les tocara media pieza, pese a ser un grupo numeroso. Quienes presenciaron el hecho se niegan a dar sus nombres por temor a ser agredidos en un barrio tan peligroso, pero cuentan que una ciudadana llamada Alejandra María Torres Ramírez agredió a la otra mujer con apoyo de algunas familiares y terminó mordiendo y arrancando con su propia boca un trozo del dedo de Angélica.

El parte policial refiere que la agredida sufrió “amputación traumática de tercera falange del dedo medio de la mano derecha”. “Al final se quedó sin parte de su dedo por pelear por ese pernil que ni siquiera era de ella”, reflexiona un residente de San Guillermo. La agresora estuvo detenida solo 72 horas y ahora tiene régimen de presentación. Mientras, en la comunidad siguen las riñas por la comida de los Clap que “es repartida solo para los que son chavistas, para los que abiertamente se muestran seguidores de Maduro y tienen su carnet, al resto no nos toman en cuenta”, tal como contaron.

 

Protestas pernil Andes

 

Esmery Rodríguez es vecina del 23 de Enero, la parroquia bandera del chavismo en Caracas. Fue una de las más de 60 personas que se apostaron el 30 de diciembre en Miraflores para gritar “El 23 de Enero reclama su derecho” y exigir a Nicolás Maduro la entrega completa del pernil y las cajas del Clap que solo llegaron a un limitado grupo de la comunidad. A los vecinos los sacaron de las calles con la promesa de que una comisión de Vicepresidencia se ocuparía de entregar la carne, pero nunca ocurrió.

También hubo reclamos por malos manejos y privilegios. “Es indignante escuchar a los delegados decir que la persona que no tenga el dinero para ese momento se queda sin el beneficio y que ese delegado se quede con su caja o su pernil… Cómo van a lograr acabar con las mafias, si las personas a las que se confía la administración toman parte en los abusos”, se preguntó Keyna Cáceres, una vecina de El Valle, donde el producto cárnico fue repartido “entre gallos y medianoche”.

Según dijo, en los Jardines de El Valle el trozo de cochino se otorgó solo a los censados por el Clap, a quienes “pusieron a correr, haciendo transferencias y pidiendo ayuda a todos los vecinos para no perder el bendito pernil”. Fue una situación similar a lo vivido por la gente del kilómetro cinco de la Panamericana, donde hubo quienes obtuvieron el producto a las 11:20 de la noche del 31 de diciembre.

La protesta por el pernil fue un grito ahogado por otros dramas que viven los venezolanos, pero dejo expuesta la inconformidad de un pueblo por el gobernante rompió otra promesa.

 

Las mujeres llevaron la batuta de las protestas

 

 

“P” de pernil, protesta, patria, por Carolina Jaimes Branger

UNO DE LOS EVENTOS QUE ME HA RESULTADO MÁS GRÁFICO de la dimensión de la tragedia que vivimos en Venezuela es la protesta general por la irregularidad en la distribución y la calidad de los perniles que el gobierno ofreció repartir.

No recibir un pernil es una calamidad. Más calamidad que la inseguridad, la escasez de alimentos, la precariedad de los hospitales, la falta de medicinas, la falta de electricidad, agua, gas y todos los etcéteras que faltan en este país. Incluso más que no recibir la caja Clap. El pernil se ha convertido en el tema nacional, sencillamente porque el tamaño del sueño de un venezolano hoy se ha reducido a tener uno, medio o un cuarto de pernil para celebrar la Navidad.

Atrás quedaron las ansias de superación, las ganas de trabajar. El chavismo las destruyó con su lema de que lo que uno no tiene es porque otro se lo quitó y con su falacia de que el gobierno está en el deber de proveer todo a los ciudadanos, a cuenta de que somos un país rico. La caída de los precios del petróleo demostró que, si la riqueza no se invierte, el país rico en un abrir y cerrar de ojos se convierte en un país pobre. El daño causado por Chávez, Maduro, los hermanos Castro y su círculo es inconmensurable y tomará al menos un par de generaciones remediar.

Cuando el país era próspero, la gente trabajaba y vivía. En la Venezuela chavista se prospera enredándose en un guiso y se sobrevive dependiendo del gobierno. Parece que para el chavismo es imposible entender que la riqueza de un país radica en su gente y en las oportunidades que el país ofrezca, no en las riquezas del suelo y subsuelo. Si eso fuera cierto, Japón sería un país paupérrimo y es uno de los más ricos, sólidos y prósperos del mundo. Encima, la aniquilación de PDVSA y las desquiciadas políticas económicas, impedirán que haya progreso. Pero desde hace rato estoy convencida de que no es impericia, sino la estrategia del régimen de mantenernos a todos en modo supervivencia para dominar, para manipular, para subyugar.

Por eso termino diciéndoles a mis compatriotas que sí, que protesten por su pernil. Que lo exijan. Y que lo peleen. Somos tan únicos que tal vez un pernil logre que finalmente nos unamos en un gran frente de ciudadanos para salir de la peor tragedia que hemos vivido en nuestra patria.

@cjaimesb

Otro bono se suma a oferta de Maduro en campaña presidencial en solitario

CarnetdelaPatria

Otro bono se une a la lista de ofrecimientos de Nicolás Maduro en la campaña electoral en solitario de cara a las elecciones presidenciales, ordenadas por la asamblea nacional constituyente.

Esta vez, Maduro anunció un bono de Carnavales por un monto de 700.000 bolívares para supuestamente 8 millones de venezolanos.

El mandatario también anunció la aprobación del Bono José Gregorio Hernández.

A esto se le une el bono que ofreció en navidad de 500.000 bolívares conjuntamente con un pernil que nunca llegó a las comunidades y aparentemente su entrega fue saboteada por el gobierno de Portugal.

Asimismo aprobó el bono de Reyes, el bono Parto Humanizado de 700.000 bolívares a las embarazadas, el bono de protección mensual a los miembros la Misión Hogares de la Patria.

Es de hacer notar que los bonos no tienen efectos ni incidencias en el salario real de los trabajadores, porque son un subsidio.

 

Colombia autorizó envío de unas 50 toneladas de pernil a Venezuela

images

 

Colombia autorizó el envío de unas 50 toneladas de pernil de cerdo a Venezuela, luego de las protestas que se registraron en ese país por la falta de esta comida típica en Navidad.

Los dos primeros camiones llegaron al país la noche del viernes y entre ambos sumaron unas 50 toneladas de comida de origen colombiano, explicó a la AFP una fuente reservada de la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales de Colombia (DIAN).

Aseguró que este sábado hay otros dos camiones listos para partir, pero no han terminado los trámites. No precisó el número de perniles de este cargamento.

El Ministerio de Transporte explicó que se concedió un permiso especial a una empresa con el objetivo de que se transporten los  perniles de cerdo a Barinas.

Asamblea Nacional investigará al Gobierno por importación de perniles

AsambleaNacional71-1

 

La Comisión de Contraloría de la Asamblea Nacional (AN) abrirá una investigación contra el gobierno nacional por la compra de perniles y el incumplimiento en su entrega que ha provocado múltiples protestas en todo el territorio nacional.

Juan Guaidó, presidente de la comisión, consideró que el gobierno nacional estafó a los venezolanos, por lo que el Parlamento acompañará los reclamos de la sociedad por la falta de comida que se han producido en los últimos días.

La decisión fue adoptada luego de que el mandatario Nicolás Maduro justificase los retrasos en la entrega de los perniles a través de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP) prometidos para navidad por un sabotaje hecho por Portugal, país al que se le compraron los perniles

Guaidó aseveró que existen contradicciones entre lo dicho por Maduro y Freddy Bernal, ministro  de Agricultura Urbana, quien también es el encargado de los CLAP.

Este procedimiento también obedece a los sobreprecios que han sido investigados y denunciados desde la AN.

Protestas continuaron este sábado en Bolívar y Anzoátegui

protestacbolivar_301217

Al oriente y sur del país, las manifestaciones en reclamo por la comida continuaron este sábado, 30 de diciembre.

En Ciudad Bolívar, capital del estado Bolívar, habitantes del sector Marhuanta protestaron para exigir a las autoridades que cumplieran sus promesas electorales de entregar a las comunidades las bolsas del Comité Local de Abastecimiento y Producción (CLAP), los perniles y los bonos navideños.

En esa misma entidad hubo cierres de vías el pasado 28 de diciembre, cuando ciudadanos salieron a las calles de San Félix y Puerto Ordaz, en Ciudad Guayana, para reclamar por las mismas razones de hoy. Las avenidas Botellón, Victoria y Los Pinares resultaron afectadas. En Anzoátegui también se registraron protestas por comida. En Puerto La Cruz, habitantes de la zona de Molorca protestaron con pancartas para pedir que se reanude la distribución de alimentos en la localidad.

Durante las dos últimas semanas, ciudadanos de distintos estados del país han protestado para exigir alimentos.

Exportadora de pernil en Portugal informó que Venezuela no pagó los cargamentos

consumocarne

La empresa productora de alimentos de Portugal, Raporal, reveló este jueves que los cargamentos de pernil solicitados por Venezuela no fueron enviados al país por falta de pago.

Medios portugueses señalan que Raporal no ha recibido el pago por los perniles solicitados, y prometidos por el Ejecutivo venezolano para la temporada decembrina, así como Venezuela todavía adeuda al empresa unos 40 millones de euros por cargamentos anteriores.

Previamente, el Ministro de Asuntos Exteriores de Portugal, Augusto Santos Silva aseguró que su país no tiene ninguna responsabilidad con las fallas en el suministro de pernil en Venezuela, esto luego de que el Presidente Nicolás Maduro los acusara de sabotear el envío.

El Ministro de Asuntos Exteriores de Portugal, Augusto Santos Silva, indicó recientemente que Portugal no tiene responsabilidad alguna en relación con la falta de perniles en Venezuela.

“El gobierno portugués no tiene, sin duda, este poder para sabotear el envío del pernil”, indicó el diplomático en entrevista ofrecida al medio luso TSF.

Este 27 de diciembre el presidente Nicolás  Maduro acusó a Portugal de sabotear  llegada de perniles para la navidad.

 

*Con información de Globovisión y El Nacional

Bolipuertos negó que haya pernil podrido en Vargas y Puerto Cabello

Bolipuertos2

A través de su cuenta en Twitter, Bolivariana de Puertos (Bolipuertos) desmintió el hallazgo de 137 toneladas de pernil podrido entre Vargas y Puerto Cabello.

Usuarios en las redes sociales aseguraban que 137 toneladas de pernil en Vargas, iban a ser entregadas la primera semana de enero, y que la carne se había dañado debido a un colapso de las plantas eléctricas.

Bolipuertos hizo un llamó a los venezolanos a no hacerse eco de rumores.

 

https://twitter.com/BolipuertosGob/status/946203766197555200