Mundial de Fútbol archivos - Runrun

Mundial de Fútbol

Suecia superó a Suiza por la mínima y avanzó a cuartos de final #Rusia2018

El sueco Emil Forsberg (derecha) festeja tras anotar el primer gol de Suecia ante Suiza en el partido por los octavos de final del Mundial en San Petersburgo, Rusia, el martes 3 de julio de 2018. (AP Foto/Darko Bandic)

SAN PETERSBURGO, Rusia (AP) — En un encuentro en que abundaron las precauciones, fue un infortunio el que decantó la balanza. Suecia vuelve a los cuartos de final y Suiza seguirá esperando.

Un disparo de Emil Forsberg, desviado por un rival hacia las redes, catapultó el martes a la selección sueca a los cuartos de final de la Copa del Mundo, tras vencer 1-0 a Suiza.

Dos selecciones que acumulaban 88 años en forma combinada sin avanzar a la ronda de los ocho mejores extremaron los cuidados durante el primer tiempo y casi la mitad del complemento. Hizo falta el tiro de Forsberg y el desvío para destrabar un encuentro que se sumergía en el sopor.

El volante del Leipzig de Alemania tiró la pared con Ola Toivonen, y se atrevió a disparar desde las inmediaciones del área a los 66 minutos. Manuel Akanji desvió el balón, que parecía ir directo a los guantes del arquero Yann Sommer y en vez de ello terminó incrustándose cerca del ángulo izquierdo.

“Este gol significó mucho para mí, estoy contento por haber ayudado a que el equipo ganara de una forma extraordinaria, en un partido en que no tuvimos muchas oportunidades”, dijo Forsberg.

No obstante, el gol se acreditó a Forsberg, de 26 años, quien a partir de que el astro Zlatan Ibrahimovic dejó de jugar con la selección, ha asumido la responsabilidad ofensiva de la selección sueca.

“Yo no creo que Emil haya jugado desde el comienzo pensando que estaba obligado a sustituir a alguien más, sino buscando participar de la reconstrucción de un equipo, generando acciones decisivas, y creo que ha hecho un tremendo trabajo”, valoró el estratega sueco Janne Andersson, en la conferencia posterior al partido. “Él hace que sucedan las cosas y hoy volvió a hacerlo”.

Sí, lo hicieron Forsberg y un desaguisado, que sin embargo favoreció al equipo que había adelantado un poco más sus líneas, y que se medirá en Samara, por el pase a semifinales, al ganador del cotejo que Colombia e Inglaterra disputaban más tarde en Moscú.

Cualquiera que sea el rival, deberá cuidarse de las armas, escasas pero efectivas, mostradas hasta ahora por Suecia en Rusia: solidez defensiva y largos balones en profundidad. Fue con esos recursos que los escandinavos vencieron a Corea del Sur, empataron con Alemania y golearon a México en la fase de grupos.

“Hay muchos buenos equipos, y en cada partido hay mucho en riesgo, pero es importante creer en lo que hacemos, eso es lo que nos hace fuertes”, advirtió Forsberg. “Podemos ser muy buenos en defensa y en ataque. Estamos ahora en los cuartos de final y estamos listos para enfrentar a cualquier equipo”.

Al compromiso de cuartos de final, Suecia llegará sin Mikael Lustig, lateral derecho, quien recibió su segunda tarjeta amarilla por una falta sobre Josip Drmic.

Suecia no había ganado un solo encuentro de eliminación directa desde Estados Unidos 1994, cuando sorprendió con el cuarto puesto. Su mejor papel histórico fue la final que perdió como anfitriona en 1958, frente a Brasil y un adolescente llamado Pelé.

Tras el despertar sobresaltado que le significó el gol, Suiza realizó un par de sustituciones: el atacante Haris Seferovic por el contención Bierim Dzemaili y el delantero Breel Embolo por otro centrocampista, Steven Zuber. Ciertamente jugó más cerca del arco de Robin Olsen, pero sin claridad.

No fue el desempeño esperado por parte de una selección ubicada en el sexto puesto del ranking de la FIFA y que le había empatado a Brasil en la primera fase. Su participación en el certamen se recordará más por los festejos con tintes políticos en la victoria ante Serbia que por haber trascendido.

“Es decepcionante que no hayamos podido hacer más, de verdad lo queríamos”, manifestó el técnico suizo Vladimir Petkovic “Pero los suecos capitalizaron sus oportunidades, con una jugada afortunada, y eso bastó para vencernos. Hoy no fuimos lo suficientemente buenos para ganar el partido”.

En los descuentos, Seferovic remató de cabeza cerca del área chica pero Olsen atajó. Y acto seguido, el árbitro esloveno Damir Skomina sancionó un penal en favor de Suecia, por una falta de Michael Langen que frustró un último contragolpe sueco por parte de Martin Olsson, quien se enfilaba ya hacia el arco.

El videoarbitraje mostró que la falta fue fuera del área. Se marcó tiro libre y tarjeta roja para Langen, poco antes del pitazo final.

La última vez que Suiza avanzó a cuartos en un Mundial fue como anfitriona, en 1954.

Las noches mundialistas se viven con intensidad en #Rusia2018

 

Víctor Grao

@VictorGrao

La Pizarra del DT

@LaPizarraDelDT_

 

El cielo continúa azul. Pero claro. No son siquiera las 9 de la noche cuando las calles moscovitas están llenas de gente. Bueno, siempre lo están. Pero esta vez la vestimenta es diferente. Es ropa de fiesta, nocturna. Son pocos los grupos de muchas personas. Generalmente, se ven de a dos o tres jóvenes caminando por la calle.

Moscú se ve tan segura que se puede sentir inseguridad. Por el centro, cerca de la Plaza Roja hay muchos controles de seguridad. Como entrada y salida a la calle Nikolskaya o mejor conocida como la “calle de las luces”. Se deben pasar dispositivos de detector de metales. Un poco alejados, se ven guardias de seguridad a toda hora. Sin importar el color del cielo.

La cantidad de personas transitando las calles hacen que se pueda sentir un grandioso clima nocturno. No hace calor, ni frío. 20-22 grados. Temperatura ideal para poder ir sin abrigo, pero con atuendo elegante sin necesidad de sudar.

Los latinos son los que incrementan el índice per cápita en los bares y discotecas. Brasileños, colombianos, mexicanos, argentinos y peruanos (todavía), se sienten dueños de Moscú. Hacen ruido, buscan hablar con cualquier rusa que les pase a su lado y beben. Para los dueños de los recintos, los sudamericanos son un manjar.

El hecho de contar con otra nacionalidad también parece atraer a las mujeres rusas. En casi todos los grupos de camisas de Neymar o Messi, hay grupos de rubias ojos verdes conversando. Bien sea en bares o en las calles. Por cierto, sin ánimos de machismo, son pocas las mujeres latinas que se pueden ver con grupos de jóvenes rusos. También afecta el hecho de que hay muchos más hombres que viajaron a Rusia, que mujeres.

El clima mundialista atrapa y seduce. Parece ser más fácil de comunicarse en otro idioma o de abrir tema de conversación con desconocidos. A ver, es más sencillo saludar a un mexicano hablándole de Chicharito en Moscú, que hacerlo en el DF. Creo que la afirmación es hasta lógica. De igual manera parece suceder con personas del sexo opuesto. La facilidad para comenzar una charla resulta increíblemente sencilla.

Al parecer los moscovitas poco le prestaron atención a la ministra rusa. Pidió a sus compatriotas que no se juntaran con extranjeros para conservar mejor la raza. Obviamente, requerimiento difícil de satisfacer.

Sobre las 11 de la noche, ya está oscuro. Las noches en Moscú son claras. Además de las muchas luces, no se ve un cielo negro. Al comenzar la fiesta tan temprano, en algunos locales el clima se va agotando sobre las 3 am. En otros, la fiesta continúa. La gente no se queda solo en un sitio.

En las calles también se ven carros con maletas abiertas y música a todo volumen. Generalmente en ruso. Grupos de jóvenes bailando al ritmo de las canciones. Y con vodka en las manos.

Extrañamente, en los bares se bebe mucha cerveza, a pesar de lo común que puede resultar el vodka entre los rusos.

Existen todo tipo de lugares nocturnos, desde algunos con tecno, hasta algunos latinos, si, latinos. Para bailar bachata, salsa o reguetón. Y los rusos van, extrañamente.

A partir de las 2 am comienzan a funcionar mucho los taxis. El metro cierra entre la 1 am y las 5.30 am, por lo que durante 4 horas es el momento de aprovechamiento de los vehículos amarillos. Obviamente, Uber también resulta una opción de transporte. Los buses hacen recorridos, pero su llegada es limitada a cualquier punto de la ciudad.

Las fiestas terminan alargándose o situándose a las afueras de los bares y discotecas. La razón principal es la espera de apertura del metro, que hace que el primer tren vaya completamente lleno de gente, se vean personas borrachas y otros tantos cabeceando, con ganas de dormir.

Es interesante y gustoso. Una cultura diferente que une, en un claro cielo, cientos de nacionalidades al ritmo de bailes rusos y latinos.

Redacción Runrun.es Jul 02, 2018 | Actualizado hace 2 años
Rusia: la euforia de ganar en casa

Aficionados rusos ondean banderas de su selección durante una improvisada reunión de fanáticos de los países participantes en la calle Nikolskaya la víspera de que empiece el Mundial de fútbol, en Moscú, el miércoles 13 de junio de 2018. (AP Foto/Rebecca Blackwell)

Víctor Grao

@VictorGrao

La Pizarra del DT

@LaPizarraDelDT_

Y ya está. Llegó el día. El día de presenciar un partido del Mundial de fútbol. Un día que marcaría un hito. Un cambio. Un antes y un después en la historia del país anfitrión, pero que nadie sabía. Todo inicia en el recorrido con un metro a tope. Ya se canta. Camisas rojas por doquier.

La seguridad a máximo, igual que las emociones. Bolsos grandes no pasan. Los miden con un centímetro para conocer si es posible entrar. Se deja en los utensilios destinado en las afueras del estadio. Cola larga. Todos querían pasar muchas cosas dentro del recinto. No se puede.

Se ingresa. Fan ID, entrada, lector. Guardias. Más guardias. Detector de metales. Revisión de equipos electrónicos: teléfonos y cámaras fotográficas. Pasan y pasan personas. Más seguridad todavía. Ya dentro del estadio.

Música. Bailes. Fiesta. No igual a la de las afueras. Esto es Ibiza, antes de la lectura de entradas, una isla cualquiera. Españoles, pocos. Rusos, muchos. Latinos y chinos por doquier. Más baile. Gente canta. Djs, grupos de toque musical. Voluntarios. Budweiser ganando dinero en venta de cervezas. Todos con birras en las manos. Vasos especiales del Mundial. Más cerveza. 350 rublos cada una. ¿Agua? Nadie.

Cantos. Pinta caritas. Colas inmensas para ponerse la bandera en los cachetes. Fotos: con el estadio, con la mascota, de los aficionados. Mezcla de cultura a tope. Servicios médicos y más voluntarios. Hasta su uniforme es rojo. Yo voy de azul (¿?).

Estatua a las afueras. Baños portátiles. Mucho uso por las cervezas. Estadio, imponente. Escaleras. 1, 2, 3, 4 pisos. Espectacular vista de Moscú, mejor vista del engramado. Va entrando la gente. Más birras dentro. De a 4 o 5 se compran. Cánticos rusos.

Cuenta regresiva: chetirie, tri, dva, adin, silbato del árbitro. Se juega. La ola. Gol de España. Grita una minoría. Casi no se siente. Solo se mira. Silencio. Comienza el RO-SSI-YA a corearse. Córner, cabezazo, mano. Penal. Pique no sabía qué hacía. El estadio de viene abajo. Dzyuba y gol. Ahora sí, se vino abajo. Gritos, abrazos con desconocidos. Festejo. Mucho festejo.

Entretiempo. Nadie lo cree. Se vacían las gradas. Pitazo del segundo tiempo. Siguen vacías. Cola de cerveza. Se entra. 50 minutos de partido. Estadio de nuevo lleno. RO-SSI-YA un millón de veces. No se corea nada más. Pequeñas minorías hablan español.

Señor de al lado cree que soy español. Bueno, lo soy. Pero no le hincho. Festeja y me mira. Soy venezolano. Se entera. Me choca la mano. Sabe inglés. Es ruso-armenio. Está solo. Rodeado de solo rusos.

Sistema ultra defensivo. Partido aburridísimo. Me duermo. Mentira, pero casi. España con posesión. De repente, un remate. Si, alguien chutó. Para Akinfeef. Paradón. Final del partido. Las gradas no se vacían.

Tiempo extra. Todos cantan. Parece posible. Rusia defiende. España “ataca”. Mejora el ambiente. ¿Remate? Sí, un remate. Muchos córners. Se levantan, se sientan. El ruso está impaciente. Final del partido, ahora sí. Vienen los penales. Impresionante. Ya es un triunfo. Pero se quiere más.

Portería, la más alejada. Rojos y blancos. España y Rusia. Silencio y aplausos. Bulla. Gol de España. Silencio. Gol de Rusia. Estruendo. Bulla. Gol. Silencio. Gol. Más estruendo. Bulla. Fallo. Una locura. Abrazos, cervezas, manos a las cabezas. Silencio. Gol. Arriba los anfitriones. Mucha bulla. Gol de Ramos. Silencio. Gol de Golovin. Increíble. 3-4.

Koke. Mucho ruido. Camino eterno. Insultos, gritos. Remate. FALLO. Final. Rusia en cuartos. Lágrimas: de felicidad y de dolor. Abrazos, abrazos, abrazos. Exacerbación. Locura. Akinfeef héroe. El estadio canta, corea, grita, salta. Sensación indescriptible.

Felicidad plena. Salida del estadio. Nadie dormirá. Banderas de Rusia. “Spain go home”, en inglés (¿?). RO-SSI-YA mil millones de veces. Metro, alegría. Calles, alegría. Estadios, alegría. Rusia, alegría.

La consigna de los aficionados peruanos: dormir es para los débiles #Rusia2018

Por Gonzalo Rodriguez Barboza

@rodriguezbar7

La Pizarra del DT

@LaPizarraDelDT_

“Fuimos visitantes. Nunca, en toda mi vida escuche un himno nacional que se cantara tan fuerte”. El delantero francés Olivier Giroud sintetizó, mediante una sola frase, el reconocimiento mundial que recibió la afición de la selección peruana. Si ocho horas de adelanto con respecto a Perú provocan la sensación de que se vive en el futuro, pues 10 pueden aparentar que la realidad ha superado la ficción.

Entre el domingo 17 de junio y el miércoles 20, una ya conquistada Moscú presenció cómo el número de tropas peruanas se había retirado de su territorio. Dispersos por todo el sector occidental del país federado, los que visten de blanco y rojo consiguieron distraer por unos cuantos días a quienes los admiraron previamente.

Sin embargo, después de visitar las zonas más atractivas rusas, como, por ejemplo, la bella San Petesburgo o la periferia moscovita, Perú concentró fuerzas en la tercera ciudad más importante, en el límite que separa Europa de Asia: Ekaterimburgo; justamente, con el fin de ampliar su misión imperialista.

Y vaya que se superaron a sí mismos. Los viajes en tren o bus de 12 a 14 horas quedaron atrás como un récord fácil de superar. Esta vez, las incansables gargantas y las desgastadas palmas dejaron su huella (acústica también) a lo largo de 25 y 30 horas invertidas en trayectos vía tren o bus.

Nunca antes en toda la historia de los rieles de metro moscovitas (cuyo origen se remonta a 1935) se oyó que chirriaran como lo hicieron cuando transportaron a los peruanos. Los saltos espontáneamente coordinados junto a los golpes a cualquier material noble provocaron que, en lugar de un tren, los rieles sintieran que pasaban tres a la vez.

En este caso, Ekaterimburgo sí contaba con un aeropuerto, por lo que los sectores burgueses del ejército blanquirrojo hicieron su arribo en solo cuatro horas. Pero el dinero no significó un gasto verdadero en este caso, pues el avisoramiento aéreo para determinar el número de soldados visitantes no era un dato menor.

Una gran ciudad para una gran afición

“Una vez más, seremos locales fuera de nuestro continente. Hay franceses contados con los dedos de una mano”, señalaban algunas voces de fanáticos. Lo cierto, no obstante, es que los galos solo colocaron 5000 hinchas en el Arena Ekaterimburgo, mientras que los peruanos superaron a los 26000.

A diferencia de la pequeña Saransk (314000 de habitantes), la ciudad del centro-oeste es la cuarta más poblada de Rusia con 1.3 millones de personas, por lo que, tras lo mostrado en la primera, los habitantes se prepararon y salieron a las calles para filmar todo lo que ocurriera. La afición peruana había sentado un precedente: el público foráneo quería verla, en vivo y en directo.

Ni siquiera una fuerte lluvia, de casi 30 minutos de duración a falta de solo dos horas para que iniciara el feroz encuentro, pudo frenar a los incaicos. Disfrazados con impermeables o protegidos bajo el cobijo de un paraguas, grupo tras grupo de hinchas llegaron al estadio, reflejando un fiel símil de lo que fue la Selección peruana en las eliminatorias. Es decir, listos para superar cualquier adversidad.

Admirados por la valentía de su equipo, los peruanos armaron una ceremonia que, por razones deportivas, no pudo terminar en fiesta. Aún con el resultado en contra, y con el ingrediente extra de que la posibilidad de revertirlo estuvo siempre latente. La ensordecedora muchedumbre peruana se llevó los elogios del mundo, de su rival y de de su líder: Ricardo Gareca.

España parte como favorito ante la anfitriona #Rusia2018

Gabriel López

@Gabriel_1021

La Pizarra del DT

@LaPizarraDelDT_

 

La selección de España terminó la fase de grupos sumando un punto ante su similar de Marruecos, unidad que le permitió quedarse con el primer lugar del Grupo “B” por encima de Portugal gracias a la diferencia de goles entre ellos. España enfrentará a Rusia por los octavos de final el domingo 1 de julio en el Estadio de Luzhniki (10:00 am hora venezolana). Los dirigidos por Fernando Hierro saben la dificultad que conlleva jugar ante el equipo local, pero cuentan con la experiencia y jerarquía que se necesita para afrontar un partido de éstas características.

A pesar de la actuación titubeante que tuvieron en el último partido, los ibéricos tienen todo servido para dar un golpe en la mesa, teniendo la posibilidad de eliminar a los dueños de casa. Luego de una primera fase correcta de los locales que sorprendió a propios y extraños, se vieron muy mal ante Uruguay y cayeron por goleada. En cuanto a nombres, la selección de España es mucho más, pero éste Mundial ya vio despedirse a los alemanes y, por ende, no hay que especular ante ningún rival.

La última vez que España afrontó unos octavos de final en dicha competición, se llevó la victoria ante la selección de Portugal 1-0 con gol de David Villa, en el Mundial de Sudáfrica 2010. Por su parte, la selección de Rusia afrontará por primera vez un partido de fase eliminatoria en una Copa del Mundo, ya que en sus anteriores participaciones (USA 1994, Corea-Japón 2002 y Brasil 2014) se fue eliminado en primera ronda. Cabe destacar que, en los mundiales de 1958, 1962, 1966, 1970, 1982 y 1986 jugaron los octavos de final, pero en aquel entonces formaban parte de la selección de la Unión Soviética.

Luego de tres encuentros disputados y ante rivales muy distintos, el XI de España no presentó mayores cambios y, probablemente, tampoco lo hará ante los rusos: David De Gea, Dani Carvajal, Sergio Ramos, Gerard Piqué, Jordi Alba, Sergio Busquets, Thiago Alcántara/Koke, David Silva, Francisco ‘Isco’ Alarcón, Andrés Iniesta y Diego Costa. El funcionamiento del equipo en gran parte de los encuentros ha sido óptimo, pero en ciertos momentos han perdido el rumbo de partido y el rival ha aprovechado dichas falencias.

‘La Sele’ ha sabido adaptarse a cada encuentro y, cuando el juego de posesión no ha sido suficiente, han utilizado balones en profundidad y el juego abierto por las bandas. Conociendo el físico de los rusos y sabiendo que es el fuerte de los locales, los españoles deberán jugar mucho a ras de césped. El triángulo del medio formado entre ‘Isco’, Iniesta y Silva deberá juntarse y jugar mucho en corto de cara al arco, para que Diego Costa pueda fabricarse espacios y oportunidades de gol.

Fernando Hierro jugará por primera vez en su carrera un partido de eliminación directa como entrenador y entiende que no hay margen de error. En un Mundial y en fase eliminatoria, los partidos suelen ser muy largos y la estrategia táctica y los movimientos del banquillo son claves para todos los equipos; por eso jugadores como Iago Aspas, Lucas Vázquez, Rodrigo o Asensio deberán estar preparados mentalmente para ayudar a sus compañeros en cualquier momento.  

Por su parte, el probable XI de la selección rusa debería ser, en gran parte, el mostrado ante Arabia y Egipto, ya que contra Uruguay tuvieron algunos cambios para dar descanso a algunos jugadores. Igor Akinfeev, Mario Fernandes, Ilya Kutepov, Sergei Ignashevich, Yuri Zhirkov, Roman Zobnin, Yuri Gazinskiy, Aleksandr Samedov, Aleksandr Golovin, Denis Cherysev y Artem Dzyuba.

A raíz de la lesión de Alan Dzagoev en el primer partido del Mundial, que parecía una tragedia para los dirigidos por Stanislav Cherchesov; esto terminó siendo un escape para el juego del equipo por las bandas. Cherysev, quien pasó momentos muy malos en sus clubes, ha renacido y se ha convertido en el arma más peligrosa de ésta selección rusa. Silva y Carvajal, tendrán que estar muy pendientes de sus constantes subidas para evitar quedar mal parados en defensas.

El ganador del encuentro, clasificará a los cuartos de final del Mundial y se enfrentará al equipo que salga airoso de la llave entre Croacia y Dinamarca, lo que significa, desde ya, un partido de cuartos muy complicado. La selección de España sabe que el cuadro de eliminación, a priori, pinta muy bien en general. Aunque hay equipos muy complicados y con mucho nivel, están evitando a Brasil, Argentina, Francia, Uruguay, Portugal y Bélgica, con los cuáles solo chocaría en una hipotética final del torneo.

Lista de convocados de España para el partido de octavos de final ante Rusia:

Porteros: David De Gea, Kepa, Pepe Reina.

Defensores: Daniel Carvajal, Álvaro Odriozola, Sergio Ramos, Gerard Piqué, Jordi Alba, José ‘Nacho’ Fernández, Ignacio ‘Nacho’ Monreal y César Azpilicueta.

Mediocampistas: Francisco ‘Isco’ Alarcón, Thiago Alcántara, Sergio Busquets, David Silva, Andrés Iniesta, Saúl Ñíguez, Marco Asensio y Lucas Vázquez.

Delanteros: Diego Costa, Iago Aspas y Rodrigo.

Lista de convocados de Rusia para el encuentro de octavos de final ante España:

Porteros: Igor Akinfeev, Andrey Lunev y Vladimir Gabulov.

Defensores: Mario Fernandes, Ilya Kutepov, Sergei Ignashevich, Yuri Zhirkov, Fedor Smolov, Andrey Semenov y Vladimir Granat. Igor Smolnikov salió expulsado ante Uruguay.  

Mediocampistas: Yuri Gazinskiy, Roman Zobnin, Aleksandr Samedov. Aleksandr Golovin, Aleksey Miranchuk, Denis Cherysev, Daler Kuzyaev, Anton Miranchuk y Aleksandr Yerokhin.

Delanteros: Artem Dzyuba, Fedor Smolov y Alan Dzagoev (lesionado).

Brasil y Uruguay arropan favoritismo en los octavos de final #Rusia2018

Neymar Jr. anotó un gol contra Costa Rica 

Víctor Grao 

La Pizarra del DT

@LaPizarraDelDT_

Terminó la fase de grupos. Las sorpresas se dieron, pero el cauce del río fue tomando forma. Si se quita a Alemania y, quizás Polonia, los equipos clasificados parecen ser los que debían estar en octavos de final. Algunos grupos más peleados que otros, pero a fin de cuentas, terminaron logrando el crédito merecido los todopoderosos cabezas de serie.

7 de las 8 cabezas de serie lograron acceder a la siguiente instancia. Y tan solo un equipo del cuarto bombo puso su sello en los octavos: Japón.

Runrunes analiza partido a partido de la próxima instancia de la Copa del Mundo:

Portugal Vs. Uruguay

Por lo demostrado en fase previa, parece ser uno de los partidos más parejos en cuanto a fútbol se refiere. Uruguay consiguió ser una de las dos selecciones que logró plenitud de puntos (9 de 9), mientras que Portugal estuvo a punto de quedar eliminada con Irán a última hora.

Las individualidades lusas, con Cristiano Ronaldo o Quaresma parecen ser las soluciones para romper una sólida defensa charrúa que no recibió goles en tres partidos. Los sudamericanos, por su parte, cuentan con el balón detenido como su principal arma durante el Mundial. Jugadores como Godín y Giménez representarán la clave, tanto en defensa como en pelota quieta.

Favorito: Uruguay

Luis Suárez suma dos tantos con la selección celeste 

Francia Vs. Argentina

Por nombres, resulta un partido de excesiva paridad, pero por juego no. Francia demostró en sus dos primeros partidos ser una selección bastante sólida, con argumentos defensivos muy positivos y con un Kanté en su tope de condiciones en el mediocampo. Argentina, lo contrario. Un milagroso gol de Marcos Rojo lo hizo acceder a la siguiente fase. Ahora, con menos presión luego de lograr pasar a octavos, podrán usar a Lionel Messi como principal exponente de juego. A pesar de que no ha demostrado un tope de condiciones en Rusia.

Favorito: Francia

Antoine Griezmann buscará su segunda diana en el certamen 

Brasil Vs. México

De entrada, pareciera ser que Brasil se lleva este partido. México fue de más a menos y la verdeamarelha de menos a más, durante la fase de grupos. Pero con Juan Carlos Osorio (entrenador mexicano), todo es incierto. El DT ha sorprendido más de una vez, no solo con sus alineaciones, sino siendo muy capaz a la hora de evaluar equipos rivales.

El combinado brasileño, después de su presentación contra Serbia, parece haber retomado el camino que lo clasificó como mejor selección sudamericana. Neymar y Coutinho están en su mejor forma y los espacios que puede dejar México en defensa, son autopistas para estos dos. Si no hay sorpresas, la pentacampeona debería acceder a cuartos.

Favorito: Brasil

La pentacampeona ha ido de menos a más

Bélgica – Japón

El partido más disparejo de cuartos de final. La selección más consistente y más completa de la fase de grupos, contra la selección que clasificó por Fair Play (tuvo los mismos puntos y goles que Senegal, pero recibió menos tarjetas).

El combinado de De Bruyne, Courtouis y Hazard ha logrado una cohesión, además de que muchos de ellos no estuvieron en el partido contra Inglaterra, por lo que vienen con más tiempo de descanso. Los nipones sorprendieron ganando contra Colombia y presentan una selección de mucho orden, pero que no parece complicar en demasía a los belgas.

Favorito: Bélgica

Bélgica arrancó con etiqueta de favorita y no ha decepcionado 

 

España – Rusia

El segundo choque más disparejo. Si se eliminara el partido contra Marruecos y la inconsistencia de gol que presenta España, parecería ser un partido de trámite para los de Fernando Hierro, pero no lo es. El combinado ruso hizo una excepcional fase de grupos y tiene un punto muy a su favor: juega en casa. El estadio Luzhnikí de Moscú estará vestido completamente de moscovitas apoyando a los suyos, además de la baja cantidad de españoles que hay.

Sin duda, España parece ser quien accederá a cuartos, pero cuidado con Golovin y Dziuba, que han mostrado muy buenas cosas, aunque contra rivales de menor nivel.

Favorito: España

Diego Costa ha sido la salvación para la irregular España

Croacia – Dinamarca

Luego de una estupenda fase de grupos y de una sólida victoria contra Argentina, los comandados por Luka Modric parecen haber paseado por Rusia. Ningún equipo les ha representado un mayor dolor de cabeza. El mediocampo croata ha podido mostrar solidez y solvencia, manejo de tiempos y correcta distribución del esférico.

Dinamarca, por su parte, podría ser la selección que dé el golpe sobre la mesa. Si bien empató sin goles ante Francia, parece haber sido un partido preacordado para el empate. Posiblemente el más aburrido del mundial. El partido que debía ganar lo hizo: contra Perú, e igualó contra una complicada Australia.

Favorito: Croacia, pero cuidado con Dinamarca

Croacia viene de golear a Argentina 

Suecia – Suiza

El partido menos vistoso en cuanto a estrellas del fútbol mundial se refiere. Acá no se podrán ver los Neymar o Modric, pero si dos equipos que han mostrado mucha solidez y buen juego en sus líneas. A pesar de ser el choque menos llamativo, será un compromiso muy parejo, donde el conjunto superará posiblemente a las individualidades.

Favorito: Suiza

Suiza ha sido la gran revelación  

Colombia – Inglaterra

Un espectacular duelo que se dará en Moscú. Junto al Francia – Argentina y Portugal – Uruguay; los partidos con mayor paridad en cuanto a jugadores de buen nivel se refiere. Inglaterra decidió que sus principales jugadores no estarían en el último partido contra Bélgica y Colombia tuvo que torcer el férreo brazo de Senegal para acceder primera de grupo.

Es quizás el único partido donde no existe un claro favorito. Ambos equipos, línea por línea, representan planteles con excesiva paridad.

Favorito: el que usted quiera

Colombia es única representante en una de las llaves de octavos 

Durante 4 días, del 30 de julio al 3 de julio veremos los octavos de final de la Copa del Mundo. ¿Sus favoritos? ¡Comenten!  

Bélgica se quedó con liderato del Grupo G y enfrentará a Japón en octavos #Rusia2018

Adnan Januzaj festeja tras anota el gol con el que Bélgica venció 1-0 a Inglaterra en el partido por el Grupo G del Mundial en Kaliningrado, Rusia, el jueves 28 de junio de 2018. (AP Foto/Alastair Grant)

KALININGRADO, Rusia (AP) — Adnan Januzaj cumplió con la tarea de un delantero: anotar goles que sellan una victoria.

También su primer gol con Bélgica. Solo que en esta ocasión, en circunstancias peculiares, el suplente pudo condenar a su selección a un rumbo más complicado en el Mundial.

Al vencer el jueves a Inglaterra por 1-0, en un partido que ninguno tenía que ganar, Bélgica podría cruzarse con rivales de mayor jerarquía en rondas posteriores tras conseguir el primer puesto de su grupo.

“No vamos a sufrirlo”, dijo el técnico de Inglaterra Gareth Southgate, conforme con el desenlace.

Pero tras hacer ocho cambios, la derrota era lo previsible, pese a que los belgas también realizaron nueve modificaciones.

Uno de los ausentes en cancha fue Harry Kane, el delantero inglés que comanda la tabla de goleadores del torneo con cinco conquistas.

“El impacto de este resultado para la próxima ronda es algo que no podemos cuantificar”, dijo Southgate.

La realidad es que Inglaterra enfrentará, en teoría, a rivales de menos calado si logra dejar en el camino a Colombia en los octavos de final el martes.

Un día antes, Bélgica afrontará un choque menos exigente contra Japón. Pero Brasil, Uruguay, Portugal, Francia y Argentina asoman en su horizonte en Rusia.

“No se puede planificar un escenario ideal”, dijo el técnico de Bélgica, el español Roberto Martínez. “Han visto a grandes naciones quedar un paso de ser eliminados, o que quedaron eliminadas”.

Tal fue el caso de la campeona vigente Alemania, que se despidió en la víspera.

Mediante victorias en sus primeros dos partidos, tanto Inglaterra como Bélgica tenían asegurada su presencia en la segunda ronda antes de viajar al enclave de Kaliningrado.

Fue un partido para el olvido. El que pudo haber sido un duelo vibrante entre dos potencias europeas acabó decepcionado debido a que todo estaba definido en el Grupo G.

Brasil y Suiza sacaron boleto a octavos de final por el Grupo E #Rusia2018

Los jugadores de la selección de Brasil festejan después de que su compañero Thiago Silva (centro, de frente), anotó el segundo tanto de su equipo ante Serbia, en un duelo mundialista celebrado el miércoles 27 de junio de 2018 en Moscú (AP Foto/Rebecca Blackwell)

MOSCÚ (AP) — ¿Qué les pasa a los grandes en esta Copa Mundial? ¿Alguien que dé un golpe de autoridad?

Sin convencer por tercer partido consecutivo, Brasil certificó el miércoles su pase a los octavos de final con una victoria 2-0 sobre Serbia.

El gol de Paulinho a los 36 minutos, tras un quirúrgico pase de Philippe Coutinho, iluminó el camino del triunfo. Thiago Silva puso el 2-0 a los 68, elevándose frente al marco para cabecear un córner de Neymar.

Brasil se apoderó del primer puesto en el Grupo E con siete puntos y sacó cita para un enfrentamiento contra México en Samara el próximo lunes. Suiza cerró segunda en la llave con cinco unidades, luego de empatar 2-2 con Costa Rica, y será rival de Suecia en la siguiente tanda, en San Petersburgo.

Aliviado por solventar la primera ronda, el técnico Tite destacó la sobriedad y consistencia de su Brasil, de todo el plantel. Nada del ‘jogo bonito’ o depender de una individualidad.

“Me siento como en calma. Esta noche sí que podré tomarme un trago”, dijo. “Voy a beberme una caipirinha”.

Se trata de un gusto que otros colegas no pueden darse en estos momentos, como Joachim Loew en Alemania y Jorge Sampaoli en Argentina.

Horas después de que la campeona vigente Alemania fue eliminada y de que Argentina se clasificó tras agonizar, Brasil pasó aprietos para imponer su jerarquía y su clase ante un rival voluntarioso pero con carencias.

España, Francia y Portugal, otras selecciones llamadas a ser las grandes protagonistas en Rusia, tampoco acaban de despegar

Tras su paso arrollador para ganar las eliminatorias sudamericanas, las dificultades de Brasil no se entienden.

Hasta ahora, Neymar, Coutinho y Gabriel Jesús cautivan con sus regates. Pero a la Verdeamarela le falta vértigo y ser menos previsible.

Los momentos de lucidez de Brasil han sido intermitentes. Pero tiene sus puntos a destacar, desde la solidez de Thiago Silva y Miranda en el centro de la defensa; el oficio de Casemiro en el medio y el desequilibrio que aportan Neymar y Coutinho. A Gabriel Jesús, el gol de le resiste.

“Sacamos muchas cosas positivas”, aseguró Silva. “Desde el primer partido hasta éste, hemos mostrado determinación y hemos sabido responder a los momentos difíciles, como los de hoy”.

Para el técnico de Serbia Mladen Krstajic, Brasil tiene los recursos para levantar la copa y exorcizar el fiasco de su humillante caída por 7-1 ante Alemania en las semifinales hace cuatro años como anfitrión.

“No es de ahora, sino desde antes del Mundial, Brasil estaba entre los favoritos para ganar el título”, dijo Krstajic. “Así es el fútbol. Alemania quedó fuera y Brasil está entre los favoritos”.

Brasil puede con lo que tiene y aún no suelta todo su potencial.

“Es un Mundial, el rival tiene calidad… Tenemos que saber sufrir”, justificó Silva. “En los momentos que nos presionaron seguimos concentrados para superar al adversario”.

Poco después que el arquero serbio Vladimir Stojkovic le había sacado a Neymar una pelota de gol tras una entrega de Gabriel Jesús, Brasil logró adelantarse en el estadio Spartak de Moscú con un brillante pase en profundidad de Coutinho.

Autor de dos goles en los primeros dos partidos, Coutinho dispuso de tiempo y espacio para filtrar el balón entre dos zagueros y dejárselo servido a Paulinho, su compañero en el Barcelona. Stojkovic salió a cortar el pase adelantado, pero Paulinho llegó primero para empujar el balón al fondo.

El arranque del segundo tiempo fue de espanto para Brasil. Obligada a atacar sí o sí para evitar su eliminación, Serbia se volcó en el área brasileña y acarició el empate cuando el arquero Alisson dejó un balón en el medio y el delantero Aleksandar Mitrovic llegó para cabecear. No fue gol porque Silva apareció providencialmente para desviar.

Una jugada con pelota detenida apagó el incendio. Neymar sirvió su córner y Silva se acomodó para el frentazo.

Trámite resuelto, pero Tite perdió a un titular.

Los pentacampeones añadieron otro de sus marineros a la lista de jugadores con problemas físicos, en la que ya estaban Douglas Costa y Danilo.

El nuevo damnificado es Marcelo. Debió retirarse a los 10 minutos. El lateral izquierdo fue reemplazado por Filipe Luis.

En pleno partido, la Confederación Brasileña de fútbol informó que Marcelo sufrió una dolencia en la espalda y que queda pendiente de evolución.

De momento, Neymar y compañía siguen su marcha. Le toca México, un rival obsesionado por alcanzar los cuartos de final en un Mundial por primera vez fuera de casa. ¿Cuál será la versión que mostrará Brasil?