Melania Trump archivos - Runrun

Melania Trump

Donald Trump se aleja de Twitter y se alista para dar informe anual

DonaldTrump_1

 

Cuando el presidente Donald Trump rinda su informe anual el martes en la noche pregonará una economía robusta y los esfuerzos bipartidistas en el Congreso en el tema migratorio, mientras busca promoverse frente a una nación profundamente dividida y da impulso a su posición débil frente a los estadounidenses.

El discurso del Estado de la Unión representa también el inicio del segundo año de la presidencia de Trump y es por tradición la mayor plataforma de los mandatarios para hablar ante el país. Sin embargo, Trump ha redefinido las comunicaciones presidenciales con su cuenta de Twitter, una fuente acelerada y sin filtro, y no hay garantía de que el discurso cuidadosamente elaborado vaya a resonar más allá de su siguiente tuit.

Trump se mantuvo callado en Twitter el martes, mientras la Casa Blanca buscaba enfocar su atención en el esperado discurso presidencial ante una sesión conjunta del Congreso y millones de estadounidenses que lo verán desde sus casas por televisión e internet.

Autoridades de la Casa Blanca tienen esperanzas de que el mandatario pueda usar el discurso que se trasmitirá en hora estelar para acreditarse la mejora registrada en la economía. Aunque la trayectoria de un menor desempleo y mayor crecimiento comenzó con su antecesor, Trump argumenta que la reforma fiscal que promulgó el año pasado ha aumentado la confianza de las empresas y que hará que las compañías reinviertan en Estados Unidos.

Considerando el estado de la economía, Trump estará frente a los legisladores en una posición notablemente débil. Sus niveles de aprobación han rondado el 30% gran parte de su presidencia y al cierre de 2017, solo 3 de cada 10 estadounidenses opinaban que Estados Unidos iba en la dirección correcta, de acuerdo con una encuesta de The Associated Press-NORC Center for Public Affairs Research. En el mismo sondeo, 67% de los estadounidenses consideraron que el país estaba más dividido debido a Trump.

Es poco probable que Trump pueda confiar en una robusta agenda legislativa para revertir esas cifras en 2018. El Congreso no ha logrado un acuerdo tan básico como el de financiar al gobierno lo que hizo que el gobierno cesara labores brevemente hace unos días y que solo quedó resuelto con un arreglo de corto plazo que recorrió hasta el 8 de febrero el plazo para definir el gasto.

La primera dama Melania Trump, quien últimamente ha estado fuera de los reflectores, estará presente en el discurso del martes, dijeron en la Casa Blanca.
La primera dama será muy observada. A principios de mes, el diario The Wall Street Journal reportó que el abogado del presidente había arreglado un pago a una estrella porno, Stormy Daniels, para evitar que la actriz hablara de una supuesta relación extramarital en 2006 con el futuro presidente.

El 13er aniversario de bodas de la pareja pasó sin comentarios públicos la semana pasada y la señora Trump anunció abruptamente que no viajaría con su esposo a una cumbre económica la semana pasada en Davos, Suiza.

AFP Ene 20, 2017 | Actualizado hace 3 años
Ivanka Trump: Den una oportunidad a mi padre

IvankaTrump_

 

Ivanka, hija mayor de Donald Trump, instó a los detractores de su padre a darle “una oportunidad”.

Al ser consultada por la cadena ABC pocas horas antes de la investidura de Trump como presidente de Estados Unidos, Ivanka, de 35 años, reconoció que “el país está muy dividido”.

Pero “vi, durante toda mi vida, que mi padre es un gran unificador. Así que yo diría a cada uno de sus críticos: ‘dénle tiempo, dejen que asuma sus funciones, déjenle probar que ustedes están equivocados’,” reclamó.

También dijo que el discurso de investidura de su padre será “de unidad y de optimismo”.

A las mujeres inquietas por la llegada al poder del magnate inmobiliario, muchas de las cuales prevén manifestar el sábado en contra del nuevo mandatario, les dijo que “toda su vida mostró su apoyo y su defensa de las mujeres”.

Consultada acerca de los permanentes tuits de su padre, reconoció que “a veces le digo que no lo haga”. No obstante, indicó que Twitter es una herramienta “muy potente” que le permitió “llevar directamente” su mensaje.

Ivanka, una ex modelo devenida en mujer de negocios, también consideró “inapropiado” el título de “auténtica primera dama” que le atribuyeron decenas de medios estadounidenses, en virtud de que ella ha estado más visible junto a Trump que Melania, la tercera esposa del magnate.

“Hay una sola primera dama, y Melania será una gran primera dama, y estoy orgullosa de ella”, aseguró Ivanka.

Mientras su marido Jared Kushner fue designado alto consejero de la Casa Blanca, esta madre de tres hijos pequeños dijo que se propone “viajar a través del país, escuchar y ver cómo puedo aportar un valor agregado positivo”.

Trump y Melania son recibidos por los Obama en la Casa Blanca tras misa en St. John's

Trump Melania

El presidente electo, Donald Trump, junto con su esposa y familia, el vicepresidente, Mike Pence, y miembros de su equipo dio hoy inicio al día en que será investido presidente de Estados Unidos con la asistencia a un servicio religioso en una iglesia frente a la Casa Blanca. Al finalizar la misa, el presidente Barack Obama y la primera dama Michelle Obama reciben al presidente electo y su esposa en la Casa Blanca.

Trump recorrió en un vehículo blindado la distancia que separa la Blair House (residencia para invitados distinguidos del presidente) de la iglesia episcopaliana de St. John’s, donde tradicionalmente el presidente estadounidense acude a misa.

Normalmente esa pequeña distancia es recorrida por los mandatarios estadounidenses a pie, aunque las fortísimas medidas de seguridad que rodean los actos de hoy y la lluvia podrían haber llevado al Servicio Secreto a inclinarse por la comitiva a motor.

El acto religioso da inicio a las celebraciones de investidura presidencial, que tendrán su momento central con la jura este mediodía del cargo en las escalinatas del Capitolio.

Trump ha estado acompañado de su esposa Melania, sus hijos, el vicepresidente, Mike Pence, y una parte importante de su equipo para la Casa Blanca y de los elegidos para conformar su gabinete de Gobierno, entre ellos su nominado para el Departamento de Defensa, James Mattis; Vivienda, Ben Carson, o Salud, Tom Price.

Trump vestía un traje oscuro a medida de Ralph Laurent y corbata roja, mientras que Melania lucía un vestido de chaqueta azul claro con el pelo recogido, en un estilo que recordaba a la fallecida primera dama Jackie Kennedy.

En total, unas 300 personas cercanas al futuro presidente estadounidense, que se impuso en las elecciones del 8 de noviembre a la demócrata Hillary Clinton, asistieron al oficio religioso.

El sermón estuvo dirigido por el pastor baptista tejano Robert Jeffress, un polémico religioso de Dallas que había anunciado que el título de su servicio sería “Cuando Dios elige a un líder”, en el que incluyó una lectura del antiguo testamento sobre la construcción de un muro alrededor de Jerusalén.

Trump no es conocido por ser excesivamente religioso, aunque durante la campaña comenzó a reunirse con líderes religiosos en su Trump Tower de Nueva York y a aproximarse a movimientos evangelistas, con una importante influencia en el voto conservador.

Tras salir del servicio religioso, la pareja presidencial que saldrá de la Casa Blanca recibió al nuevo presidente americano y su esposa Melania Trump, quien será la segunda Primera Dama extranjera.

La recepción fue en el Pórtico Norte, la entrada flanqueada por columnas sobre la avenida Pennsylvania, donde las dos parejas intercambiaron saludos y frases amables, y Melania entregó un obsequio a Michelle Obama. Al intercambiar saludos, cuando Melania Trump extendió la mano a Michelle Obama, ésta la abrazó.

Las parejas beberán té y café en una recepción cerrada a la prensa.

 

 

*Con información de EFE y AP

10 cosas que hacen la toma de posesión de Trump un show de segunda

DonaldTrump_

 

Este viernes 20 de enero de 2017, el empresario multimillonario Donald Trump será investido como el presidente número 45 de los Estados Unidos en una ceremonia conocida como la inauguración. Jurará lealtad a la Constitución y pronunciará su primer discurso en el National Mall.

La Constitución americana no específica sobre cómo debe ser la gran cita, solo la fecha y el juramento. La ceremonia pública no es obligatoria, pero forma parte de una tradición que data de 1789, cuando George Washington prestó juramento en Federal Hall en Nueva York, primera capital de EEUU.  

La ceremonia de investidura, tildada por el magnate como “la más grande de la historia”, comenzará a las 9:30 de la mañana, hora de Venezuela, y se dedicará las dos primeras horas a la música para luego pasar a la parte protocolar.

Trump, el presidente con más edad al asumir el cargo (70 años), no ha escapado de las polémicas desde que comenzó la carrera presidencial. Y su investidura no escapa de ello. A continuación 10 peculiaridades y diferenciadores de la ceremonia:

1. Después del juramento, Trump tendrá un desfile corto y asistirá sólo a tres bailes de gala.

2– El comentarista del evento, por decisión de Trump, será Stevie Ray, de 58 años, y no Charlie Brotman, quien desde que Dwigth Eisenhower asumió su segundo mandato en 1957 había narrado todas y cada una de las tomas de posesión. “Fue el golpe de mi vida. Me sentí realmente mal, como si Muhammad Ali me hubiera golpeado en el estómago”, dijo Brotman, de 89 años.

3– Más de 40 legisladores del partido Demócrata anunciaron que boicotearán la ceremonia de investidura, casi todos en apoyo del legislador John Lewis, de 76 años y un ícono vivo de la lucha por los derechos civiles en el país. Un portavoz del equipo del presidente electo de EEUU, Donald Trump, calificó hoy como una “lástima” que algunos legisladores hayan anunciado que se ausentarán de la toma de posesión.

4– El magnate podría ver frustrado uno de los dos sueños confesos que tenía para su investidura: superar el récord histórico de Obama. Según estimados del Departamento de Seguridad Nacional, se espera que alrededor de 900.000 personas llenen las calles de Washington el viernes. Una diferencia de casi la mitad en comparación a la primera inauguración del presidente Barack Obama en el 2009, que batió récord de asistencia con una participación de 1.800.000 personas.

5– A Trump se le complicó ponerse de acuerdo con los artistas para una de las partes más esperada de la investidura, el acto musical. Por el momento, se sabe que en la ceremonia participarán el coro The Mormon Tabernacle (uno de los miembros decidió renunciar antes que participar en ella), el grupo de baile The Rockettes y Jackie Evancho, una soprano de 16 años finalista del programa ‘America’s Got Talent’. A última hora  la cantante Jennifer Holliday se negó a participar. En la ceremonia de Barack Obama cantó Aretha Franklin, para George W. Bush lo hicieron Ricky Martin y Jessica Simpson y para Bill Clinton, Fleetwood Mac y Bob Dylan. Voceros de Trump han explicado la ausencia de grandes estrellas musicales alegando que el magnate ya es de por sí la celebridad más importante.

6– No se permitirá usar drones durante la inauguración. Pilotear uno de estos populares vehículos aéreos no tripulados será sujeto a una multa de más de $1.400.

7– Hasta la primera dama ha sido objeto de polémica para esta inauguración. Debido a la impopularidad de su marido, por primera vez muchos diseñadores reconocidos se niegan a vestir a Melania Trump. La diseñadora francesa Sophie Theallet, neoyorquina de adopción, fue la primera.“La retórica racista, sexista y xenófoba utilizada por la campaña presidencial de su marido son incompatibles con los valores compartidos que respetamos”. Otros diseñadores siguieron sus pasos, entre ellos Marc Jacobs, Derek Lam, Phillip Lim y Christian Siriano. Sin embargo, otros diseñadores, como la venezolana Carolina Herrera y Tommy Hilfiger, han dicho que sería un honor vestir a la primera dama. Desde el vestido de seda rosa de Mamie Eisenhower al vestido largo blanco de Jason Wu que Michelle Obama escogió para la investidura de su marido en 2009, los vestidos de las primeras damas terminan muchas veces en el Museo Nacional de Historia Estadounidense del Smithsonian.

8– Trump va ser nombrado presidente sin haber delineado un plan concreto de las relaciones de EE UU con América Latina, reseñó la agencia AFP. No se ha esbozado una estrategia general o una doctrina que pueda guiar las relaciones de Washington con el resto del continente. Durante toda su campaña electoral y en declaraciones posteriores a su victoria, sugirió que podría revertir lo avanzado en las relaciones con Cuba e insistió en la construcción de un muro en la frontera con México para impedir la entrada de inmigrantes. También criticó los acuerdos comerciales que Estados Unidos ha suscrito y prometió renegociarlos, en una amenaza que en principio afecta directamente a México, con quien está unido –junto a Canadá– en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte. Igualmente trascendió que durante un reciente encuentro en su despacho, mostró una particular disposición de ahondar en la tensa situación venezolana, haciendo especial énfasis en los presos políticos del país, como el alcalde Metropolitano de Caracas, Antonio Ledezma y el dirigente de Voluntad Popular, Leopoldo López.

9– El millonario asumirá la presidencia como el más impopular mandatario en cuatro décadas, desde los años de Jimmy Carter. El futuro presidente cuenta con la aprobación del 40% de los electores y el rechazo del 55%, la mitad de la popularidad que tenía Barack Obama cuando se preparaba a asumir la Casa Blanca en enero de 2009, de acuerdo con un sondeo del Washington Post y ABC.

10- 99 grupos pro y anti-Trump planean llevar a cabo manifestaciones en toda la ciudad. Se han convocado simultáneamente varios actos como: una manifestación contra la guerra, una concentración de apoyo a la legalización a la marihuana, protestas durante el desfile de los partidarios de Trump, entre otros eventos. Para el 21 de enero, un día después de la investidura, activistas y organizaciones también han convocado en Washington una gran manifestación en defensa de los derechos de las mujeres. AFP informó que se proyecta que asistirán cientos de miles de participantes y ya han confirmado su asistencia numerosas personalidades del país, incluidas mujeres del mundo del cine y del espectáculo como Scarlett Johansson, Julianne Moore, Cher y Katy Perry.

Donald Trump es oficialmente el candidato republicano a la Casa Blanca

46cb284d692517249f0f6a7067007d30

 

Unidos por una noche, los republicanos nominaron a Donald Trump como el abanderado presidencial de su partido, lo que representa la culminación del empresario de su ascenso por los rangos republicanos y lo proyecta a las elecciones presidenciales de noviembre contra la demócrata Hillary Clinton.

“Esto es un movimiento, pero debemos ir por todo”, dijo Trump en declaraciones en video que se transmitieron en la sede de la convención.

Para Trump, esta fue una muy necesaria oportunidad para reagruparse tras un caótico inicio de la convención, con acusaciones de plagio en el discurso de Melania Trump en la ceremonia inaugural. El martes no hubo polémicas, pero el evento no tuvo el toque de brillo y Hollywood que había prometido el magnate, con varios cargos republicanos desfilando sobre escenario con agudas pero repetitivas críticas a Clinton.

El gobernador de New Jersey, Chris Christie, fue uno de los pocos oradores que animó a la audiencia, con duras críticas a Clinton y pidiendo a los delegados que gritaran “Culpable” mientras enumeraba acusaciones contra la demócrata.

“Nosotros no descalificamos a Hillary Clinton para ser presidenta de Estados Unidos, los hechos en su vida y su carrera son los que la descalifican”, dijo Christie.

La familia de Trump volvió a ocupar el escenario central, subrayando la urgente tarea de campaña para transformar la imagen de un candidato que a menudo es visto como áspero y divisivo. Dos de los hijos de Trump hablaron de su carácter, presentándolo como un hombre que no se intimida ante los desafíos.

“Para mi padre, imposible es tan solo el punto de partida”, comentó Donald Trump Jr., el mayor de los cinco hijos del candidato republicano.

La sombra del plagio volvió a ceñirse sobre la convención cuando el programa “The Daily Show” destacó en Twitter las similitudes entre dos frases del discurso de Donald Trump Jr. y un artículo de F.H. Buckley en The American Conservative. Ambos pasajes comparan las escuelas estadounidenses con grandes almacenes de la época soviética gestionados para beneficiar a los empleados, no de sus clientes.

Buckley dijo a The Associated Press que fue uno de los principales responsables del discurso de Trump Jr., “por lo tanto no es un problema”.

Para algunos republicanos, la noche también ofreció una idea de lo que pudo haber sido. El presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, que se resistió a los llamados para unirse a la campaña presidencial, hizo un elocuente llamado a la unidad del partido, aunque su mensaje se centró más en los riesgos de permitir que los demócratas permanezcan en la Casa Blanca y avancen en el Congreso, que en respaldar a Trump.

“Compitamos en todas partes de Estados Unidos y salgamos a votar como si hasta el último voto contara, porque así será”, afirmó Ryan.

Muchos líderes republicanos se mantuvieron lejos de la convención, aún temerosos de ser vinculados con su divisivo candidato e inseguros sobre cómo su nominación afecta su propio futuro político.

Los asistentes a la convención reflejaron la creciente insatisfacción de algunos republicanos con la élite del partido. El líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell, que ha ofrecido un tibio apoyo a Trump, fue recibido con abucheos cuando tomó el escenario.

Se dieron algunas muestras de disidencia cuando los estados que Trump no ganó registraban sus votos, pero el empresario se distanció rápidamente de sus rivales en las primarias.

Su estado natal, Nueva York, fue el que le dio la cifra requerida para la nominación. Cuatro de sus hijos formaron parte de la delegación del estado en la convención para el histórico nombramiento y parecían sobrecogidos por la emoción.

Tiffany Trump, la hija de 22 años del candidato con su ex esposa Marla Maples, adornó sus declaraciones con raras anécdotas de su padre, incluyendo las notas escritas a mano que le dejaba en su reporte de calificaciones.

“Mi papá es un líder natural, la última persona que te dirá que bajes tus aspiraciones”, comentó.

Melania Trump fue elogiada por resaltar las cualidades personales de su marido durante su discurso del lunes. Habló de su “simple bondad”, su lealtad y el amor hacia su familia, mientras subrayaba el “drama” que se genera con Trump en la política.

Pero su discurso fue también objeto de acusaciones de plagio. Dos pasajes de su intervención, cada uno de al menos 30 palabras, coincidieron casi literalmente con uno que pronunció Michelle Obama en la convención demócrata de 2008.

La campaña de Trump mantuvo viva la polémica en el segundo día de la convención al insistir en que no había evidencias de plagio y no ofreció más explicaciones sobre cómo esos dos fragmentos terminaron en el discurso de la esposa de Trump. El tema copó la actualidad desde Cleveland hasta la votación vespertina, eclipsando el gran esfuerzo de Melania Trump por mostrar un lado más amable de su esposo.

Clinton aprovechó la polémica y dijo que, hasta el momento, la convención republicana ha sido “surrealista” y la comparó con la película “El Mago de Oz”.

“Cuando se abre el telón, solo es Donald Trump sin nada que ofrecerle al pueblo estadounidense”, comentó Clinton durante su discurso en Las Vegas.

El principal asesor de Trump, Paul Manafort, dijo que el asunto “se ha salido totalmente de proporción”.

“Ni siquiera son oraciones. Literalmente son frases”, dijo Manafort a The Associated Press.

Las convenciones son enormes compromisos logísticos, con miles de asistentes que organizar y decenas de oradores a supervisar. Pero la reunión de cuatro días palidece en comparación con el alcance de las responsabilidades presidenciales al frente del gobierno de Estados Unidos.

Los líderes republicanos se encontraron respondiendo preguntas no deseadas. El presidente del Comité Nacional Republicano, Reince Priebus, dijo que “probablemente” habría despedido a quienes escriben sus discursos si estuviera en una situación similar, y reconoció que el asunto era una distracción.

No quedó claro si la controversia tendrá consecuencias en la manera en que los votantes ven a Trump. El empresario ha sobrevivido a varios momentos políticamente peligrosos que podrían haber sentenciado a otros candidatos.

 

AntiTrump caen superados en número y fuerza

CONVENCION REPUBLICANA-RIVALES DE TRUMP

Tras semanas de planificación y con un feroz estallido que hizo sombra a casi todo lo demás en el primer día de la Convención Nacional Republicana, la feroz pero siempre improbable iniciativa conservadora para negar a Donald Trump la candidatura republicana a la presidencia de EEUU sucumbió por varios motivos.

El declive se agravó día a día hasta culminar el martes con una votación de estados que llevó oficialmente a Trump a la candidatura. Esa votación confirmó el colapso de una iniciativa en la que confiaban los conservadores, en la que los delegados ignorasen audazmente las normas del partido para respaldar al candidato de su elección y no a Trump.

“Tanto si se planificó como si no, al parecer no ocurrió”, dijo el delegado de Colorado Kevin Grantham. Los líderes del partido querían “asegurarse de que Donald Trump es el candidato, independientemente de lo que dijeran los estados, independientemente de lo que dijeran los delegados”.

Los conservadores contrarios a Trump se habían unido a otra facción que intenta cambiar las reglas del partido para desviar el poder de la cúpula del Comité Nacional Republicano a los activistas de base. Entre esos activistas había muchos partidarios del senador de Texas Ted Cruz, uno de los aspirantes derrotados a la nominación. Pero se vieron muy superados en número por los delegados de Trump y los habituales del partido que creen que, les guste o no, Trump ha ganado las primarias republicanas de este año.

Otros factores en su contra eran la falta de un candidato alternativo de los rebeldes, la sólida campaña de presión que lanzó una alianza entre la campaña de Trump y el comité del partido y una creciente sensación de que era hora de unirse en contra de la probable candidata demócrata, Hillary Clinton.

“Uno puede defender su posición hasta llegar a un punto en el que estaría poniendo en juego al país o al estado”, explicó Steve House, presidente del partido republicano de Colorado, una delegación llena de disidentes y partidarios de Cruz. “El equipo dijo, ‘Alcémonos y apoyemos al nominado”’.

En el otro bando, la delegación de Utah anunció desafiante que dedicaría sus 40 votos a Cruz. Pero el responsable del proceso asignó esos delegados a Trump debido a una laguna en las normas del partido en Utah, que permiten votar sólo a aspirantes activos en la convención… y Trump era el único.

Desde que quedó claro la pasada primavera que Trump era el probable candidato, delegados conservadores de todo el país buscaron formas de utilizar las normas del partido para evitar que se impusiera en la convención. Se organizaron a través de medios sociales, teleconferencias y correos electrónicos aparentemente interminables.

Pero sufrieron un duro golpe la semana pasada cuando el comité de normas de la convención aprobó las reglas para el encuentro de esta semana. La tendencia se mantuvo durante el congreso en sí, dirigido por líderes del partido que tienen la última palabra sobre las disputas internas.

Los conservadores hicieron el lunes un último intento de reescribir las normas del partido, pero se vieron bloqueados. Sus exclamaciones de indignación lograron una amplia cobertura y distrajeron la atención de los esfuerzos del partido por mostrar unidad, pero perdieron todas formas.

Durante la votación del martes, la delegación de Alaska dividió sus 28 votos entre Trump, Cruz y el senador de Florida Marco Rubio. Los miembros del partido contabilizaron 28 delegados de Alaska para Trump, citando una discrepancia en las normas del partido estatal, y su decisión quedó por encima de la delegación cuando reclamó un nuevo recuento.

Subrayando la futilidad de desafiar a los líderes del partido, el presidente de la formación, Reince Priebus, explicó la decisión contra Alaska a toda la convención y dijo: “En cualquier caso, tengan una gran noche”. Después abandonó rápidamente el escenario mientras sonaba la música, dejando a los delegados de Alaska insatisfechos y derrotados.